La barbarie sobrenatural

La barbarie sobrenatural
Mar
12

La barbarie sobrenatural

Nota de Webvampiro: Esta es la tercera entrega de una serie de artículos que, de modo cronológico, ofrecen ayudas para ambientar partidas de Mundo de Tinieblas en la II Guerra Mundial. La base fundamental del texto se centra en Wraith, pero hay referencias a los diferentes juegos. El texto original es de Jonathan Blacke y la traducción es obra de Alexander Weiss. La fotografía muestra la puerta de entrada al campo de concentración de Auschwitz con el famoso mensaje de “El trabajo os hará libres”.

La primera entrega, dedicada a los momentos previos al estallido de la guerra, puede leerse aquí

La segunda entrega, con la guerra en pleno apogeo, puede leerse aquí.

A partir de 1942. Proyecto Hombre Lobo

Las criaturas sobrenaturales no fueron inmunes a los horrores desencadenados con la creación de los campos de la muerte. Desafortunados Vástagos, Lupinos y otras criaturas sobrenaturales fueron capturados y transportados a los campos. Bajo la dirección de Heinrich Himmler, se llevó a cabo una operación de alto secreto conocida como Proyecto Hombre Lobo, que consistió en la realización de experimentos en lugares especiales con las criaturas sobrenaturales capturadas por los nazis. Los Lupinos fueron las principales víctimas de la experimentación por parte de los biólogos del Proyecto Hombre Lobo, que realizaron actos tan atroces con ellos que habrían hecho temblar al Doctor Mengele y a sus seguidores. Pocos de estos Lupinos sobrevivieron.

El Proyecto Hombre Lobo también se dedicó al estudio y análisis de los pocos Vástagos que habían sido capturados –principalmente vampiros de los clanes Ravnos y Gangrel– con resultados similares. Sin embargo, miembros de todos los clanes y sectas se encontraron atrapados o se acomodaron dentro de la maquinaria burocrática y de exterminio nazi; los campos de concentración se convirtieron en auténticas despensas de vitae. Un cuerpo desecado más no llamaba la atención de los guardias de los campos, y Vástagos de toda clase se alimentaron de los prisioneros. Después de todo, si al fin y al cabo esos desgraciados iban a terminar en los hornos crematorios ¿Qué importaba si uno más o menos moría un poco más pronto?

Existen rumores de que vampiros del clan Tzimisce estuvieron involucrados en las actividades del Proyecto Hombre Lobo (por no mencionar otros centros experimentales desperdigados por todo el Tercer Reich), pero las únicas evidencias concluyentes de responsabilidad sobrenatural en la experimentación científica de los campos de la muerte señala a los magos. Entre las Convenciones, la investigación realizada por Iteración X y los Progenitores con el Doctor Mengele y sus seguidores está bien documentada. Lo que es menos conocido es que la Casa de Helekar, una facción de la Tradición Eutánatos ha estado absorbiendo Quintaesencia del campo de concentración de Dachau durante décadas, explotando la Resonancia del sufrimiento del lugar para sus propios propósitos.

Los fantasmas de Dachau se encuentran irritados con la situación, y los indicios señalan que pronto se producirá un ataque contra los magos.

El Ejército de Fuego

Muchos de los hombres y mujeres que murieron combatiendo a los nazis en los grupos de resistencia nunca abandonaron la lucha cuando llegaron a las Tierras de la Sombra. Muchos de los luchadores de la resistencia formaron bandas de Renegados y buscaron a sus camaradas caídos en las Tierras de la Sombra –y a sus enemigos. Llamándose a sí mismo el Ejército del Fuego, estos Renegados provocaron muchos quebraderos de cabeza a los Anacreontes, a quienes el Ejército del Fuego acusaba de proteger a varios nazis caídos.

El Ejército del Fuego también provocó el final de los Acuerdos de Partición. Mientras buscaban en las distintas Necrópolis, estos Renegados se encontraron con las comunidades que habían sido creadas bajo los términos de los Acuerdos. A los ojos de estos luchadores lo que veían eran secciones especiales de fantasmas que habían sido separados del resto de las Necrópolis debido a su posición indefinida dentro de la sociedad de Estigia. Resultaba demasiado familiar.

El Ejército del Fuego se infiltró en estas comunidades y las purificó, convenciendo a una considerable mayoría de los fantasmas de la Partición de que abandonaran las Necrópolis bajo su protección. Los Legionarios locales a menudo superaban a las mal equipadas brigadas del Ejército del Fuego, pero no hicieron nada para detenerlas –muchos Jerarcas creían que cuanto antes se marcharan de sus ciudades los fantasmas del Holocausto, tanto mejor. Miles y miles de fantasmas abandonaron sus comunidades y se unieron al Ejército del Fuego, que los llevó a las Tierras de la Sombra en busca del resto de sus compañeros.

About Alexander Weiss

Leave a comment