La Letanía de los Bastet

bastetletania2

Ahora aprenderás las normas por las que regimos nuestras vidas. Apréndelas, vela por ellas y reveréncialas. Pero no hagas de ellas el maldito centro de tu existencia. No las llevamos tan a rajatabla como los Hombres Lobo. De hecho, es casi insólito que un Bastet pierda Renombre solo por saltarse las normas de la Letanía. Son una guía de conducta, nada más. Pero también nada menos.

Éste es el Código que crearon nuestros Ancestros
Ésta es la Ley de la Luna y el Sol
Ésta es la Ley de la Formación de Secretos
Ésta es la Ley del Cambio

HÓNRATE A TI MISMO

Nosotros poseemos Magia dentro de nosotros mismos, dentro de nuestros corazones, mentes y espíritus. Deshonrarnos nosotros mismos es dispersar esa magia y derramar nuestras almas.
Debemos permanecer puros. Purificarnos de la suciedad, despojarnos de nuestras antiguas vidas, preocuparnos de nuestra propia salud y evitar la enfermedad de reproducirnos entre nosotros. La Posesión es impura y debemos sacudirnos a los demás espíritus de nuestras pieles, pues mancharán el nuestro.
Cuando fallamos debemos purificarnos nosotros mismos lavándonos, buscar curas a nuestras enfermedades, educar a los deformes que engendremos y limpiar nuestras almas con ceremonias. Si los engendros del Destructor nos conducen a la destrucción, estamos obligados a tomar nuestras propias vidas. Si no lo hacemos, otros lo harán por nosotros.

HONRA TU PALABRA

Somos los más sabios de las Razas Cambiantes y venimos de lugares que respetan el significado del honor. Dejen que los perros y los monos se meen en la confianza; nosotros somos gente honesta. Es aceptable mentir a las demás criaturas; ellos no son de nuestra sangre y no están sujetos a nuestras leyes.
Debemos permanecer confiables, no romper los juramentos con nuestra Gente y no hacer falsas acusaciones contra alguno de nuestra especie. Una promesa hecha es un lazo jurado con Selene; actuaremos en él como si la mismísima Diosa nos castigara por fallarle. Huiremos para sobrevivir a una pelea, pero no correremos cuando otros dependan de nuestra fuerza.
Cuando fallamos debemos restituir a aquellos que engañamos, en hechos, tratos o dinero. Podemos ser retados a Hanshii o castigados por otros Ritos. Podemos ser exiliados o marcados. Al final, seremos deshonrados y recordados como mentirosos entre todos los Pueblos.

HONRA A TU PARENTELA Y A TU ESPECIE

Nosotros recordamos a los Parientes, que conservan vivo nuestro linaje, y respetamos a nuestros primos de las otras tribus. Los grandes felinos son más preciados que nuestros amantes humanos, pero ambos son relaciones de sangre. Todos los Bastet son sagrados bajo la luz de la luna y nuestros más severos juramentos nos protegen en estos tiempos del Ocaso. Todas nuestras leyes pertenecen a nuestra Gente y a nuestros Parientes y nos respetamos entre nosotros como iguales bajo la luna.
Debemos permanecer justos: no pelear entre nosotros sin un motivo, buscar una restitución abierta y el combate honorable, respetar un desafío y a quien desafía y obedecer al orador e invitados de la Taghairma. Cuando nuestra Gente y nuestra Parentela estén en peligro, los ayudaremos; cuando ellos lloren, nosotros los consolaremos.
Cuando fallemos tomaremos el juicio de nuestros compañeros, nos distanciaremos de nuestra especie, abandonaremos la Taghairma y aceptaremos el estigma del que rompió el juramento. Si permitimos que nuestra Parentela sea dañada, aceptaremos que sus espíritus lleven noticias de nuestra cobardía y aceptamos esa etiqueta como justa.

HONRA TU TIERRA

Somos los hijos de la luna y de la tierra juntos, formados por los padres, adoptados por la madre y amamantados por los pechos de Selene y Gaia como una sola. Cuando la corrupción coma del corazón de nuestro mundo, cuando los Asura devoren el espíritu de la tierra, no nos quedaremos impasibles. Nuestras armas son muchas -secretos, garras, colmillos y aliados- y no dudaremos en usarlos por la supervivencia de nuestro mundo. Nuestra gente ha caminado demasiado cerca de la extinción para nosotros como para tomarnos esos asuntos a la ligera.
Debemos permanecer fieros: no envenenar la tierra ni permitir que sea arruinada. Informaremos a los demás de los planes para contaminar las tierras salvajes y perseguiremos a los cazadores furtivo. Estaremos del lado de los demás Killi, incluso de los odiados perros, si eso significa detener a los demonios. No nos aliaremos con los poderes de las sombras ni beberemos sabiduría corrupta. Seguiremos siendo bravos en la cara de la ira del Destructor y triunfaremos.
Nosotros no le fallamos a nuestra Tierra y madre. Esa senda conduce a la muerte.

HONRA TU SILENCIO

Somos los guardianes de los secretos y nuestros destinos dependen del silencio. Cada uno de nosotros lleva la condena oculta de nuestra propia gente y sabemos el costo de traicionar esa confianza. También sabemos que tenemos lo que otros desean -o lo que creen que desean- y nos divierte hacer que se retuerzan. Nuestro conocimiento es cosa nuestra. No lo compartiremos a no ser que así lo deseemos.
Debemos permanecer silenciosos: nunca dejar que nuestro Yava salga de nuestros labios, tampoco dejar que caigan en otras manos. Nuestros misterios son nuestros para distribuirlos y los valoraremos por Rango y Título. Nos ocultaremos de los extraños; ellos pensarán que nos conocen, pero los engañaremos. Nosotros ocultaremos nuestro conocimiento en acertijos y cuentos; que los inteligentes descifren su significado. Actuaremos como si supiéramos incluso más de lo que sabemos, pues ésto mantiene a los extraños adivinando. Dejen que se maravillen de nuestra perspicacia; ellos nos valoran mas alto cuando lo hacen.
Cuando fallemos cubriremos nuestros rastros con confusión, pretenderemos ser otra cosa que lo que somos, llenaremos la atmósfera con rumores ociosos y ocultaremos mensajes en código. Quien falle en mantener el Yava será asesinado -no hay mejor misericordia- y el que actúe de acuerdo a él será despedazado por felinos cazadores. No hay perdón para este crimen.

Autora de la ilustración: Tess Garman