Bastet / Razas


bastetrazas2Es un buen momento para que comprendas, una vez has entendido lo que tenemos en común, qué nos hace diferentes. No todos los Bastet somos iguales, de hecho somos muy diferentes, y este hecho es especialmente importante en nuestro nacimiento. Tú naciste hombre, al igual que yo. No todos lo hacen.

HOMÍNIDO: La especialmente atractiva naturaleza de los hombres gato y la falta de material de reproducción felino han convertido a los homínidos en la raza predominante hoy en día y supongo que irá a más. Es posible que los padres ya sepan lo que sucede, o puede que la sangre Bastet corra por sus venas desde hace generaciones sin ellos saberlo. Luego llega el primer Cambio y… bueno, ya sabes el resto.

METIS: No se les puede culpar y ya tienen bastante con sus propios problemas. La maldición de la endogamia se muestra en las deformidades que padecen por haber nacido de la unión sacrílega de dos Bastet. Sus madres se ven obligadas a parir una criatura medio felina. Imagina extraer de tu vientre a un pequeño Crinos agitando sus pequeñas garras aún en tu interior. Es desolador. Estos seres sufren desde que vienen a la vida y hay que respetarles por ello. También se ven obligados a madurar mucho más rápido que nosotros, por lo que también son dignos de admiración. Encontrarás en tu camino a otros Bastet que te digan lo contrario, desde luego. Te dirán que los Metis deben ser exterminados, que no merecen vivir, que llevan la mancha de la corrupción en sus cuerpos y sus mentes. La elección es tuya, piensa lo que quieras.

FELINO: La caza, la agricultura y la muerte de sus presas ha ido exterminando a los grandes felinos, así que los Bastet nacidos de felinos salvajes son cada vez menos frecuentes. Los que hay han aprendido a luchar y a ocultarse desde antes de comprender lo que pasaba, de modo que son temibles. Se muestran espesos respecto a los asuntos de los humanos, pero entienden la naturaleza como sólo un animal puede.

Cada Raza permite conocer unos Dones determinados.

Autora de la ilustración: Tess Garman