Debates presentes en Mago

Debates presentes en Mago
Jul
11

Debates presentes en Mago

Los que me conocen saben mi especial, casi enfermiza, devoción por el juego de Mago, sobre todo en su versión de “La Ascensión”. A diferencia de otros juegos, cada nuevo material que llega a mis manos o que vuelvo a releer me ofrece un continuo desafío, una sensación de descontrol y de que no sé nada del juego, que en realidad me gusta. Sí, lo reconozco. Ese estado de zozobra me genera cierto entusiasmo, a la vez que una inagotable avidez de conocimiento donde a veces me descubro sabiendo más de la historia hermética que de las guerras napoleónicas.

Desconozco si mi afinidad con el juego se basa en que a diferencia de otros, donde eres una criatura o monstruo, en este caso eres un humano jugando a ser un semi-dios, pero humano al fin y al cabo. Con sus taras y sus ventajas. El juego presenta una serie de debates que son tan jugosos que probablemente daría para llenar varios hilos de nuestro preciado foro. Intentaré enumerar los que me salen de cabeza, y que son perfectamente extrapolables a nuestra vida real:

El control: Vivimos en una sociedad controlada, eso está claro. El control no debiera ser malo per se. Pero cuando deja de ser una elección para convertirse en una obligación la cuestión se vuelve cuanto menos discutible. Números de cuenta bancaria, carnets electrónicos, el constante bombardeo de los medios de comunicación de masas mediante los cuales prácticamente cualquier información puede llegarnos sin filtro alguno, confiando en la libertad de prensa; la posibilidad de que cada persona disponga de un dispositivo inteligente o el uso ya generalizado de las redes sociales abren nuevos espacios para la reflexión y el juego.

El desequilibrio: Tecnocracia vs Concilio. Un mundo controlado -el primer mundo- contra un mundo olvidado. Si bien la Tecnocracia aspira a un mundo global, controlado por la realidad impuesta, su foco se centra en el primer mundo y en especial en las grandes ciudades en las que las Masas viven con una falsa sensación de libre albedrío. En nuestra triste realidad, hay notables similitudes. Vivimos una especie de sueño americano en el que cubrimos nuestras necesidades básicas mientras millones de semejantes no tienen ni siquiera donde ir. Disfrutamos de alimentos manipulados -cada vez más transgénicos- mientras miles y miles de humanos no tienen nada que echarse a la boca. Y así, un largo etcétera.

El transhumanismo: Deus Ex Machina. La máquina integrada en el hombre, como esperanza para la humanidad. La Iteración X ve en el transhumanismo el único hilo conductor para un futuro donde las Masas y los Subversores de la realidad vivan en armonía. Películas como Blade Runner o Ghost in the Shell ya nos han dado pistas del debate que, cada vez más, está encima de la mesa. La sustitución o la mejora de la calidad de vida de personas con alguna discapacidad no me genera ninguna duda, pero cuándo se trata de un perfeccionamiento, ¿es ético o al menos amoral?

La responsabilidad: Como dijo el tio Ben, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. La necesidad de un Mago de saber medirse, de mantenerse en un perfil bajo y de saber cuándo su voluntad debe ser llamada es esencial para que el hubris (o hybris como lo han rebautizado en el M20) no te acabe atrapando. Los Magos sienten la necesidad de hacer un mundo mejor, y eso puede llevar a abusar de tu don en pos de lo que entiendes como “hacer el bien”. Es, sin duda, un reflejo de nuestra propia magia interna. La que generamos con nuestros actos y nuestras palabras, pues la mayoría de la gente con un mínimo sentido de ética intenta actuar bien, siempre desde su punto de vista.

Estos son varios de los puntos que me salen a vuelapluma y tirando de mi mala memoria, pero sin duda con la lectura del M20 -que pienso paladear este verano- estoy casi seguro que este artículo puede tener una continuidad no muy tardía. Mientras tanto, “Keep calm and believe in Magick”…

Autor de la ilustración: Borja Pindado (Deviantart)

About Jebediah Gogorah