Después de la II Guerra Mundial

Después de la Gran Guerra
Mar
16

Después de la Gran Guerra

Nota de Webvampiro: Esta es la última entrega de una serie de artículos que, de modo cronológico, ofrecen ayudas para ambientar partidas de Mundo de Tinieblas en la II Guerra Mundial. La base fundamental del texto se centra en Wraith, pero hay referencias a los diferentes juegos. El texto original es de Jonathan Blacke y la traducción es obra de Alexander Weiss.

La primera entrega, dedicada a los momentos previos al estallido de la guerra, puede leerse aquí.

La segunda entrega, con la guerra en pleno apogeo, puede leerse aquí.

La tercera entrega, centrada en los efectos de los campos de concentración, puede leerse aquí.

 

Después de la guerra

Después de la Segunda Guerra Mundial Estigia y las Tierras de la Sombra quedaron destrozadas. Durante los años de guerra, habían llegado a las Tierras de la Sombra almas perdidas en números sin precedentes. Las Moradas situadas en los campos de batalla y en las ciudades de Europa aumentaron en tamaño y población. Los caminos estaban llenos de almas sin segar que cayeron en manos de Espectros acechantes o que se convirtieron en Espectros directamente. Sin embargo, la ruptura de las Tierras de la Sombra se produjo con la aparición del Quinto Gran Maelstrom, después de que las ciudades de Hiroshima y Nagasaki fuesen destruidas por bombas atómicas. El Laberinto se abrió y de sus profundidades surgió el gran Malfeo Gorool, que no consiguió destruir Estigia debido al aparente sacrificio del propio Caronte.

Después de la desaparición de Caronte, los Señores de la Muerte trataron de restaurar el orden en las Tierras de la Sombra. Los Anacreontes, desbordados por la continua llegada de almas, encontraron que sus medios eran insuficientes para atender al gran número de fantasmas. Muchas almas, rechazadas en las puertas de las Necrópolis, se encontraron todavía más perdidas que cuando habían llegado al Inframundo. La destrucción de muchos lugares en las Tierras de la Piel dio lugar a la aparición de muchos Nihils, y las ya debilitadas fuerzas estigias perdieron gran parte de su fuerza en las batallas para rechazar las incursiones espectrales.

En medio del desorden de las Tierras de la Sombra caminaban las víctimas del Holocausto. Muchos Despojos, creados en los hornos de las Tierras de la Piel, sembraron el caos en varias antiguas Necrópolis y Moradas. Fantasmas furiosos atacaron a las almas recién llegadas, buscando con furia a sus asesinos nazis. Millones de fantasmas se unieron en pequeños Círculos, vagabundeando por las encrucijadas sin destino alguno. Ningún Segador, Legionario ni Barquero los acompañaban –sólo un olor acre a quemado. Este hedor era una marca generalizada e inconfundible de los fantasmas del Holocausto.

La Alianza de los Millones

Poco después del final de la guerra, se llegó a un acuerdo que permitió la creación de ghettos libres para los fantasmas que habían perecido durante el Holocausto. Este acuerdo fue llamado la Alianza de los Millones, y fue firmada por los representantes de todos los presentes –los Señores de la Muerte, las Damas del Destino, las almas perdidas del Holocausto y los Barqueros.

Los fantasmas del Holocausto podían establecer ghettos libres en las Tierras de la Sombra en los lugares donde se habían cometido las principales atrocidades, donde había enormes niveles de Pathos. Estos campos estarían conectados entre ellos por las vías de ferrocarril y carreteras fantasmales de las Tierras de la Sombra que habían conectado los campos de concentración y exterminio durante la guerra; los Aliados habían bombardeado muchas vías de comunicación, y muchos segmentos de la infraestructura de transportes aparecieron en las Tierras de la Sombra.

Los ghettos se convirtieron en santuarios donde los fantasmas Encadenados a ellos podrían construir sus propias moradas y sobrevivir al arduo proceso de asumir sus muertes en las Tierras de la Sombra. Estos fantasmas podían trabajar unidos para resolver sus Pasiones, sin ser molestados por distracciones o interferencias exteriores. En la Alianza también se incluía el derecho de los fantasmas del Holocausto a perseguir, capturar y castigar a cualquiera de los fantasmas nazis. Según los términos de la Alianza, nadie, ni siquiera los Señores de la Muerte, podían obstaculizar la venganza. Los líderes elegidos de cada ghetto serían los responsables de establecer la autoridad. Se les otorgaba completa autonomía.

La Alianza de los Millones fue todo un acontecimiento de la Historia de Estigia. Por primera vez desde los tratados entre Estigia y los Reinos Oscuros de Jade y Marfil, la Jerarquía reconocía oficialmente la independencia de una población de fantasmas respecto del gobierno estigio. El establecimiento de varias docenas de ghettos y campos libres puso los cimientos de una sociedad completamente separada en las Tierras de la Sombra, el equivalente de un nuevo Imperio que coexistía con el antiguo régimen.

Además de protegerse mutuamente, los fantasmas que viven en los ghettos independientes se han dedicado a localizar las almas de millones de víctimas del Holocausto y traerlas a los campos. La idea de una gran comunidad de almas unidas por sus experiencias en la muerte es uno de los principales fundamentos que une a los distintos campos. Los ghettos están constantemente en busca de compañeros del Holocausto, almas perdidas que viajan a través de los senderos oscuros de la Tempestad, ocultándose en remotas Necrópolis o uniéndose a grupos de fantasmas de los Gremios o a los Herejes. También buscan víctimas que se hayan hundido en el Olvido y hayan sido transformados en Espectros o Grotescos; en muchos campos hay grupos o Círculos que han asumido la peligrosa tarea de buscar a estar criaturas e intentar ayudarlas a alcanzar la Redención.

About Alexander Weiss

Leave a comment