El castillo (que no fue) de Drácula

El castillo (que no fue) de Drácula
Jul
14

El castillo (que no fue) de Drácula

brandentrookDe: Dovar Szantovich <d.szantovich@gmail.com>

Para: Correo cifrado

Asunto: Bran

Es cierto que tal y como me comentasteis, el lugar sigue siendo interesante. Resuenan en sus alrededores, desde la catedral negra de Brasov hasta los mismos muros del castillo, los ecos de tiempos pasados. Si uno tiene un olfato especialmente entrenado, puede incluso detectar el aroma de la Sangre perdido en los siglos, detectar todavía el movimiento de osos y lobos en los bosques y escuchar el sonido grave de la Vieja Patria.

Pero me temo que, si bien nuestros… aliados mortales de la zona siguen siendo fieles, hemos de tener especial cuidado con la llegada de nuevos visitantes, con sus leyendas, sus nuevas tecnologías y demás tonterías propias de la modernidad. Un pequeño recordatorio de qué sensaciones provocó ese lugar, y cuáles debe seguir provocando al caer la noche, se hace en estos tiempos más necesario que nunca.

Atentamente,

Dovar

Es cierto que para llegar hasta allí se atraviesan bosques en los que a plena luz del día parece que fuera ya de noche. Es cierto que está junto a un pueblo pequeño, al que domina desde lo alto de un promontorio. Es cierto que está en el corazón de los Cárpatos, en Transilvania. Pero lamentablemente, Drácula no estuvo allí.

El castillo de Bran es el principal reclamo turístico actualmente de Rumanía por su supuesta relación con Vlad Tepes. Lo curioso es que el empalador no utilizó este lugar de modo habitual, sino la fortaleza ahora en ruinas de Poenari. Se cree que apenas pasó allí una noche, si bien sí está documentada su presencia en las poblaciones de alrededor. El caso es que no hemos querido perder la oportunidad este verano de visitarlo y de llevar el ankh de Vampiro hasta las entrañas de este castillo.

branlvmokCabe decir que como localización para una partida sigue siendo perfecta. El castillo está en medio de los Cárpatos, en lo alto de una colina entre bosques que provocan temor incluso durante el día. Desde sus torres se tiene una visión espectácular de los Cárpatos y de Transilvania. Incluso en pleno siglo XXI da una sensación de soledad y de cierta majestuosidad sobre la población en la que se alza, así que es de imaginar el aspecto que debía tener hace siglos, rodeado sólo de árboles y aldeas. Ahora bien, si queréis utilizar este castillo de un modo medianamente realista, olvidaos de la película que ha inmortalizado a Drácula en los últimos años. Es un castillo pequeño, estrecho, repleto de recovecos y con escaleras secretas, de techos bajos y habitaciones que están lejos de lo majestuoso. Puede generar incluso una cierta sensación de opresión, hasta de claustrofobia. El Bran es vertical y muy alto, el refugio perfecto para un Tzimisce receloso y territorial.

Como curiosidad, los dueños del castillo han decidido (creo que en una sabia decisión) que el complejo no se convierta en un parque de atracciones de todo lo relacionado con Drácula. Han dejado las referencias al vampirismo en dos plantas en la parte superior. Allí hay un análisis riguroso de la figura histórica de Vlad Tepes (defendido casi como un héroe nacional frente al invasor otomano; de hecho para monstruos, vienen a decir, quédense ustedes con madame Bathory y dejen a Vlad en paz), un recorrido por el mito del Vampiro (hundiendo sus raíces en el strigoi, o muerto que vuelve a la vida de la mitología rumana) y hasta nos encontramos con alguna ilustración (ved la última foto) que seguramente os pueda sonar…

Una visita interesante y un entorno que sigue siendo evocador, por lo que con el castillo de Bran inauguramos también una serie más de entradas en el blog que dedicaremos a distintas localizaciones interesantes para partidas.

About Voivoda de Castilla

Fundador de www.webvampiro.com

Leave a comment