Otros Mundos

-¡Vamos! Casi lo logras, no desfallezcas, te estás alejando, no…

La mirada de desilusión de su maestro no se hizo esperar. Ludwig yacía en el suelo empapado en sudor y completamente exhausto.

-Te he dicho que debes dejar tu mente en blanco, ¿cómo esperas entrar en la Umbra si no obedeces mis indicaciones?

-Pero maestro, convertir mi cuerpo en esencia espiritual es demasiado para mí. Estoy muy cansado.

-¿Y qué esperabas? ¿entrar con esos harapos a la Umbra? Para poder traspasar los límites de este reino debes convertir tu cuerpo en esencia espiritual, así que levántate, lo intentaremos una vez más.

Dicho esto, Ludwig se incorporó como pudo. Sus huesos le dolían pero sabía bien que debía terminar el entrenamiento con éxito. Que había cosas más allá de lo que sus ojos veían y sus manos tocaban.

Los Magos son capaces de transportarse a través de varios mundos. En realidad, de diversos planos de la realidad que se superponen unos a otros.

El primer mundo no es otro más que el propio, el universo en el que vivimos. Los Magos llaman a este plano espiritual «El Reino», y el mismo está regido por las leyes racionales que todos conocemos.

Luego, existe un mundo espiritual que es reflejo del nuestro. Un mundo en el que los seres, las cosas y los lugares Resuenan con la esencia de lo que ha ocurrido junto a ellos o con su propia naturaleza.

Al entrar allí nos encontramos con la Penumbra, también llamada Periferia. En este lugar podemos ver el estado de salud espiritual de las cosas. Hay lugares que conectan ambos mundos, ambas fronteras. Manantiales, Regios o Membranas son algunos de los nombres que reciben y conocerlos es codiciado no sólo por los Magos, sino también por otros seres sobrenaturales.

Más allá de la Penumbra, la realidad se divide tanto que una mente no Despertada no es capaz de abarcar esta comprensión más allá de sus creencias en un Cielo y un Infierno. Pero hay mucho más que eso…

Anillo Interior

Anillo Medio

Anillo Exterior

Contrarium

ANILLO INTERIOR

Llamado también «Umbra Cercana». Es el primer lugar al que llega el viajero. Mientras que en el Reino una iglesia se vería como la conocemos, en el Anillo Interior la fe de los creyentes le daría dimensiones colosales; las estructuras, las imágenes y el púlpito estarían hechos de luz brillante, las emociones que fueron dejadas por quienes construyeron la iglesia se reflejarían en cada piedra. Si el artista que talló la imagen de la Virgen se encontraba desesperado, el Mago vería dicha imagen un poco más oscura, nebulosa, y un poco de ese sentimiento le llegaría al contemplarla. Además, podría observar las ideas que inspiraron la construcción en ese lugar concreto, las cuales cobrarían forma numérica y tangible. Si existiese un proyecto para remodelar un área concreta del edificio, el Mago vería el proyecto ya terminado.

Además de las sensaciones que aún reverberan por la cercanía del mundo real, determinados reinos naturales y espirituales cobran vida en rincones de este lado de la Umbra, creándose parajes de ensueño y horizontes de leyendas y fantasías. Cobran especial relevancia en este plano los llamados «Senderos de los Wyck». Son caminos invisibles a los ojos mortales pero que a un Mago espabilado le pueden valer para guiarse por este plano Umbral o para regresar al mundo real. Todos los Magos consideran inquietantes estos caminos, ya que pueden mutar a voluntad, variando su extensión y características. Son lugares fríos, escasamente iluminados y con vida propia.

ANILLO MEDIO

Llamado también «Umbra Media». En la misma iglesia del ejemplo anterior se verían espíritus de fe, con los cuales podría conversar. Vería además los espíritus de las paredes, ya que todas las cosas inanimadas poseen su propia «alma», y podría conversar también con tales paredes si conociera el lenguaje en el que hablan. Al contemplar la imagen de la Virgen antes mencionada, probablemente no sentiría nada especial, pero si conversara con la misma, quizás ella le diría que recuerda que fue creada con desesperación.

Es decir, en este lugar, se pierden los lazos con el mundo real y aparecen centenares de Reinos habitados por seres espirituales o Magi que se han retirado a tales lugares a descansar o curarse de los daños del Azote en determinados paraísos específicos. Los Magos de las Tradiciones suelen visitar lugares mágicos donde hallar conocimiento de seres espirituales cercanos o héroes legendarios. Dentro de la Orden de la Razón, estos viajes se llevan a cabo para la comprensión de términos matemáticos o metafísicos en reinos abstractos del pensamiento. Muchos de estos Reinos están conectados directamente con la Tierra, y no es necesario pasar por el Anillo Interior para llegar a ellos.

.

Es también el lugar donde residen los espíritus elementales. La Ciudadela de Bronce, el Mar Eterno, las Nubes Cambiantes… son algunos de los lugares donde los espíritus de la climatología y los elementos han creado sus propios mundos.

ANILLO EXTERIOR

Es el lugar más difícil de imaginar para un ser humano. La «Umbra Lejana» guarda reinos y secretos imposibles de concebir por su grado de abstracción. Las delimitaciones temporales, espaciales y mentales tienen poco peso en este lugar. Es la residencia de pesadillas y cuentos de hadas. Muy pocos Magos llegan a este nivel de conocimiento de la Umbra.

Quienes han alcanzado este nivel aseguran haber visto una corona dorada que a modo de arcoiris reina sobre la Creación. Es Horizonte. Un plano donde los Magos más poderosos han logrado crear mundos aún más complejos que el terrenal. Los fundadores de las Tradiciones tienen un Reino propio en este nivel donde se reúnen para tratar temas de la máxima importancia. También se habla de que aquí existe una inigualable escuela Hermética o el mayor puerto para Aerostatos que pueda haberse concebido. También aquí están los Reinos de las Esferas (llamados Fragmenti) y lugares en pleno caos de creatividad y energía (llamados Vada).

.

Para los Dedalianos, más allá de este Anillo existe algo más. Algo difícil de comprender, terrorífico de comprobar. Lo llaman simplemente el Vacío.

CONTRARIUM (INFRAMUNDOS)

Este lugar es conocido por la tradición judeocristiano por ser el hogar del Diablo: el Infierno. Sin entrar en consideraciones dogmáticas, este lugar existe y está habitado por seres incognoscibles, poderosos e indudablemente malignos. Extiende sus sombras por la Penumbra, e incluso hay puertas que conducen directamente hasta aquí. Es mejor no acercarse ni por asomo a estos lugares, ya que perder algo más que la vida puede ser el castigo a tal osadía.