Relaciones con otros Seres Sobrenaturales

La mayoría de los Magi no han avanzado lo suficiente en sus Artes como para no sorprenderse como humanos que son al tener constancia de la existencia de seres sobrenaturales. No obstante, aquellos que ya conocen esta realidad y la asimilan suelen intentar conocer al máximo al resto de seres cuya mera existencia es ya todo un reto para la realidad.

VAMPIROS: En el mejor de los casos, Magos y Vampiros tratan de evitarse. Ninguno ofrece al otro nada de interés, y suelen tener intereses distintos. Sólo existe el caso especial de la Orden de Hermes, que ha visto como una casa entera de su orden se ha unido al vampirismo. El Concilio ha llegado a tener tratos con algunos de ellos, y la Orden de la Razón los considera humanos enfermos.

GAROUS: A pesar de que en ocasiones colaboran juntos por un interés común, la dependencia que unos y otros tienen de la Quintaesencia provoca choques bastante frecuentes entre ellos. Suelen coincidir bastante en las zonas poco pobladas, donde lo habitual es que haya enfrentamientos por el territorio.

OTROS CAMBIAFORMAS: Las relaciones entre estos seres y los Magi son muy escasas, y el Mago medio considera que son poco más que agentes del Azote. Sólo algunos Magi especialmente interesados en el estudio de la realidad y el caos han tenido tratos cuando menos extraños con los Ananasi.

CHANGELINGS: Para la Orden de la Razón los duendes no son más que cuentos para niños, pero en cambio sí mantienen una relación bastante cercana con el Concilio. Por lo general hay respeto mutuo e incluso colaboración puntual, aunque ambos pretenden en ocasiones la Quintaesencia, lo que puede dar lugar a conflictos.

DEMONIOS: Ningún Mago en su sano juicio juega con nada relativo al Infierno y sólo trata con Demonios cuando el Azote llama a su puerta. La única excepción son los magos Infernalistas, que tratan con estas entidades, en ocasiones incluso las sirven. Algunos Magi están en la cuerda floja cuando su ansia de conocimiento les lleva a coincidir con algún Demonio, y en estos casos el Mago suele llevar las de perder.

CAZADORES: Los Despertados intentan evitar por todos los medios ser detectados. En esta época la magia es sinónimo de brujería y suelen ser las presas más fáciles para un Cazador. Algunos Magi tienen trato con la Sociedad de Talamasca e incluso pertenecen a ella, aunque intentan aprovechar el conocimiento que la Sociedad les ofrece y pasar desapercibidos en la medida de lo posible. El resto se mantiene tan lejos como puede de las llamas de la Inquisición.

MOMIAS: Pocos Magi han tratado con estos seres, por lo que su relación es casi nula. Los que sí lo han hecho aseguran que es tal su poder que lo mejor es mantenerse alejados.

WRAITHS: No hay término medio en la relación con los fantasmas. Aquellos que hacen uso del Arte del Espíritu con respeto y en busca de conocimiento suelen ser bien tratados por los Muertos Sin Reposo. Sin embargo, los nigromantes y demás Despertados que buscan utilizarlos en su beneficio suelen ganarse eternos, peligrosos y molestos enemigos.