Metajugador: El Enemigo

Metajugador: El Enemigo
May
23

Metajugador: El Enemigo

Como Narradora no tengo demasiada experiencia, pero sí he recabado la suficiente -creo- como jugadora para observar un fenómeno que se da muy a menudo en cualquiera de las partidas que he participado en mesa, online o en vivo: el metajuego. Llamamos comúnmente metajuego a aquellas conductas que los PJs de nuestra partida llevan a cabo pero que de acuerdo con su hoja de juego y propio estado no podrían conocer, pero que el PJ asume como suyo. Pongamos un ejemplo: tenemos un Vampiro neonato con ocultismo a 1 que al ver que un Cainita no se refleja en un espejo achaca que es un Lasombra. He ahí al metajugador.

El jugador, conocedor de los Clanes sabrá este dato, pero su PJ, con ocultismo a 1 a lo sumo por ver películas de vampiros, podría recordar que es una característica que los humanos han achacado mediante diversas leyendas a sus semejantes, pero no identificar su Clan. A mí personalmente el metajuego es algo que resulta intolerable y que además resta la emoción y verdadera finalidad de los juegos de rol: ser otra persona, no tú mismo. He de reconocer aquí que tanto como jugadora como en el papel de Narradora  tiendo a ser algo esclava de la ficha, para bien y para mal. Si mi PJ tiene inteligencia a 2, no puedo venir y haber llegado a una conclusión digna de Sherlock Holmes; la misma exigencia le pido a mis jugadores. Evidentemente cada uno debemos ponernos diferentes retos interpretativos, pero creo que todos los jugadores coincidimos en que hacerte un alter ego de ti mismo, pero más alto, más guapo y más listo, con el paso del tiempo pierde gracia. Pero por otra parte, si nos exigimos crear e interpretar PJs más alejados de nosotros mismos, debemos ser fieles a nuestra creación.

Pero sin desviarnos del tema, he querido plasmar en esta entrada a los metajugadores dividiéndolos en tres categorías que he denominado:

El jugador con trastorno múltiple: es el grado más intenso de metajuego. Este jugador tiene tantas ansias por entrar en escena, que llega un momento en que olvida el rol de su PJ y es su propia persona la que toma las riendas de la escena. Ya no sabemos con quién estamos interactuando, si con el jugador o su personaje, ya que se ha apartado tanto de la ficha y está actuando con tal visceralidad que no sabemos a qué atenernos con esta persona en lo que a la trama se refiere. He podido observar que esto pasa sobre todo en gente que hace PJs con credos y formas de pensar muy similares a la suya propia. De este modo, cuando una situación que se les presenta les enerva, indigna o enciende de algún modo, las pasiones propias del jugador tienden a tomar las riendas y entonces se olvida de las limitaciones o condiciones que la ficha de su PJ le impone.

Aquí es deber del máster, con mano izquierda por supuesto, y sin ofender a nadie, recordarle que estamos en un juego donde la intención es divertirse y no vale la pena alterarse y por supuesto, que como en cualquier juego, hay que ceñirse a sus reglas, siendo el metajuego -especialmente a este nivel- una forma de saltárselas.

El jugador omnisciente: no es que se haya olvidado completamente que ha creado un PJ, pero sí que es cierto que tiende a opinar sobre escenas en las que no está presente o conocer o saber hacer cosas que su PJ difícilmente sabría. Las salidas del tono de la partida son muy inferiores al anterior, pero siguen siendo lo suficientemente importantes como para romper el ritmo de la trama o el de sus compañeros PJs.

Entiendo que como en el caso anterior, procede dar un toque de atención a este jugador o tener la maestría de narrar alguna escena que pueda aprovechar esta intervención desafortunada para integrarlo en la partida, esto dependerá de cada Narrador.

El jugador despistado: realmente este jugador se sale de su rol -literalmente- más por despiste que por la pasión que caracteriza a los anteriores. A veces traen a colación información que con los medios de los que disponen, no podrían obtener. Aquí dependerán más que otra cosa de la permisividad del máster en cuanto a los medios de obtención de información de los que disponen, o de lo laxo que quiera ser en cuanto a lo que pueden hacer o no con determinada puntuación en sus habilidades, características, Disciplinas, etc.

Es un fenómeno imparable y del que todos alguna vez hemos pecado ¿vosotros cómo lidiáis con los metajugadores?

About Arya Schwarz

Leave a comment