Tutorial de caracterización: Nosferatu

Tutorial de caracterización: Nosferatu
Abr
21

Tutorial de caracterización: Nosferatu

Aquí os dejaré algunos consejos para conseguir dos tipos de maquillaje para disfraces con los que convertirnos en Nosferatu. También pueden ser usados para zombies, brujas o cualquier otra criatura sobrenatural de la índole fea.


MATERIAL

Látex líquido. Algunas personas dicen que puede usarse cola blanca, pero no lo recomiendo ya que puede resultar tóxico para la piel.

Esponjas y pinceles. Preferiblemente de maquillaje, pero pueden ser de calidad baja. Pensad que al usarlo con látex lo más habitual es que sólo puedan usarse una vez.

Base de maquillaje. A ser posible, del tono de vuestra piel. Puede ser de calidad chino.

Pintura. La que consideréis según el tipo de criatura que queráis ser. Para zombies tonos más verdosos, para Nosferatu, el que gustéis, para monstruos según el tipo….pero aseguraos de tener varias tonalidades. Recomiendo sin embargo tener siempre a mano marrón, blanco y negro.

Sangre falsa si queréis darle algún que otro toque.

Maquillaje de cara blanco para darle toques finales.

 


Aquí las diferentes esponjitas que podéis usar para esto. Las finitas me van especialmente bien para zonas como muñecas o dedos, mientras que las grandes son ideales para grandes superficies como mejillas o frente.

 


Esta es la botella de látex. Huele fuerte y sintético. Es de 100 mililitros y una os durará bastante. Cuidado, porque caduca.

Unas pequeñas recomendaciones antes de echar nada en la piel:

Probad en una pequeña zona de la piel que queráis maquillar el látex líquido y todas las pinturas. Aseguraos que no os provocan alergia ni reacciones. Si es afirmativo, olvidaos. Ningún disfraz merece sufrir.

Recomiendo poner crema hidratante antes de maquillarse. Ayudará a que la piel sufra menos. Venden crema especial para el látex, pero cualquier crema bastará. Os ponéis la cantidad que consideréis y cuando se haya secado, ponéis los materiales.

 

PRIMERA TÉCNICA

Aplicamos un poco de látex sobre la superficie en la que vamos a trabajar. Hacedlo con la esponjita y siempre pendientes de reacciones alérgicas o molestias. Si es posible, evitad zonas de pelo u os haréis una depilación posterior.

Si es inevitable el pelo, id con cuidado a la hora de quitar el látex (explicaré más abajo cómo)


Coged papel de váter y cortadlo con los dedos de forma irregular. Yo prefiero usar trocitos pequeños porque así puedo controlar mejor los resultados.

Id colocando el papel encima de la zona sobre la que hemos puesto el látex. Con dos o tres trozos bastará. Sobre el papel debéis poner más del líquido, asegurándonos de ir dando golpecitos con la esponja. No se trata de pintar, sino de ir añadiendo el látex con toquecitos. No sólo se enganchará mejor, sino que dará un efecto más “realista” de piel muerta.

Es bastante importante ser delicados y no tener prisa.

Lo dejamos secar casi totalmente. Podríais trabajar sin necesidad de esperar, pero corréis el riesgo de poner demasiada humedad en el papel y que se rompa. Unos 5 minutos serán suficientes.

Luego, aplicamos una base de maquillaje de nuestro tono. No es necesario que sea de nuestro color de piel, pero el efecto siempre será mejor. En el caso de las fotos, no tenía de su tono así que usé uno general.

No lo pinté completamente, sólo me centré en darle un tono poco uniforme.

Como podéis ver, por la disposición del papel se han formado arrugas y “huecos”. Con pintura más oscura (del tono que queráis) podéis hacer sombreados y oscurecer el interior de dichas arrugas y huecos.

Luego, a esos mismos huecos les añadís color rojo para simular sangre. De nuevo, podéis usar los colores que más os apetezca, pero si queréis dar grima lo ideal es intentar asemejar el tono real lo más posible.

Aquí entra mucho en juego vuestra propia habilidad artística, pero no os preocupéis. Mientras no quede un tono uniforme, el resultado valdrá igual y la práctica hace al maestro.

Yo le añadí un poco de verde, un poco de blanco y de nuevo algo de rojo.

Lo dejé secar y quedó tal que así. Tenéis total libertad para experimentar con tonos y variantes.

Ejemplo de la técnica:


SEGUNDA TÉCNICA

Es un poco más complicada, pero sirve para simular heridas abiertas. Usado en las mejillas, permite simular la sonrisa de Glasgow.


Engancharemos un trozo entero de papel de váter. Mi consejo es que dicha capa sea un poco gruesa (uno o dos papeles doblados). Costará de enganchar y requerirá de especial paciencia. Es muy importante que sólo pongáis látex en los bordes, no en el centro.

Luego, de nuevo esperaremos a que se seque y posteriormente aplicaremos la base de maquillaje. La pintaremos toda.

Ahora viene el paso complicado.

Con unas tijeras pequeñas y con muchísimo cuidado, cortaremos el papel hasta que quede tal y como se muestra en la foto, siempre evitando llegar hasta el borde. A ser posible, no os clavéis las tijeras.

Si ocurre un accidente, os quitáis el látex y limpiáis bien la herida. La salud es lo primero.

Para el corte, intentad aprovechar articulaciones (ya que será la zona de movimiento). Si lo hacéis en el rostro, intentad seguir la forma de vuestros labios.

A la hora de pintar, de nuevo usad tonos más oscuros por el interior y más claros por el exterior. Sangre, verde, blanco…al gusto.

Con cuidado: recordad que la capa ahora será más delicada. No os paséis con la pintura. Es recomendable esperar que se vaya secando si queréis añadir más color.

Y aquí los resultados finales 🙂

Ejemplo de la técnica:

QUITARSE EL MAQUILLAJE

Una cosa que tenéis que tener en cuenta es que el látex es como un plástico: quitarlo sin que duela no es fácil, pero con paciencia se puede.

Mi recomendación es que uséis agua caliente para reblandecer el material. Luego, y siempre siguiendo la dirección del pelo, ir arrancando. Es como quitarse cola blanca tras hacer manualidades.

Si lo quitáis a lo bruto, os podréis hacer daño. Incluso, si tenéis la piel delicada o habéis puesto maquillaje en zonas delicadas, os podríais arrancar un poquito de piel (la capa más superficial). Id con cuidado y no tengáis prisa.

Si os lo quitáis en la ducha o variantes, cuidado con los trozos que vayáis quitando. Pueden provocar atascos en las tuberías, así que mejor dejarlos a un lado y luego tirarlos.

Y por supuesto, una vez estéis totalmente limpios, poneos más crema hidratante.

About Magda Dalmau

2 comments