Tremere

Los Tremere siguen viviendo con la desconfianza de los demás apuntando hacia ellos, aunque ya pocos Vampiros recuerdan realmente su origen como humanos con habilidades mágicas que exterminaron un Clan para llegar a formar parte de la sociedad vampírica. Muchos Tremere consideran blasfema esa acusación en las noches actuales.

Los Brujos residen en enormes Capillas que han ido fundando por todo el mundo y su presencia es imprescindible para que la Camarilla haga frente a sus enemigos. En las ciudades donde los enfrentamientos con el Sabbat son más frecuentes, los Príncipes suelen ponerse en manos de este Clan para que organice la defensa de todo el territorio o el ataque frente a los intrusos. Los Tremere han logrado así convertirse en un Clan necesario y autosuficiente mientras mantiene una férrea disciplina interna que da solidez a su compleja estructura piramidal.

A los Tremere les rodea el misterio y corren miles de rumores sobre ellos y sus aficiones. Poco les importa a los Brujos que les critiquen mientras les teman. Y realmente les tienen miedo, ya que es un Clan muy heterogéneo en el que un Tremere puede ser muy distinto de otro, pero siempre se defenderán entre sí y se mantendrán como un frente unido y jerarquizado. De hecho, acostumbran a descansar, estudiar y convivir juntos en refugios conocidos como Capillas. Aún así, a pesar de esa imagen exterior, la rivalidad académica, la ambición política o la competitividad en el dominio de sus artes mágicas suelen generar conflictos en sus reuniones privadas. 

SECTA: Camarilla

DISCIPLINAS: Áuspex, Dominación, Taumaturgia

DEBILIDADES: Los Tremere son particularmente susceptibles a los Vínculos de Sangre, en los que caen bebiendo menos veces la sangre de otro Vampiro que el resto de Vástagos. Además, todos los Tremere entregan un vial de su Sangre al Consejo de gobernantes del Clan, por lo que pende sobre ellos la amenaza de ser objeto de algún tipo de castigo taumatúrgico si cometen algún desliz.

MÁS INFORMACIÓN: Los Tremere en Edad Oscura

Autora de la ilustración: Jezebel (Deviantart)