Tal'Mahe'Ra e Inconnu


Por si no bastara con las Sectas, los Clanes, el gobernante de turno o tu propio Sire hay todavía cosas peores escondidas en la Larga Noche. De estos grupos sólo se conocen rumores, leyendas y medias verdades. De hecho, realmente no se puede confirmar que existan o que si lo hacen tengan las características e intereses que creemos que tienen.

Tal’Mahe’Ra

Inconnu

 

TAL’MAHE’RA

La Tal’Mahe’Ra, también conocida como Verdadera Mano Negra, tiene métodos e intereses que se mueven siempre en el terreno de lo oculto. Resulta evidente para quienes dicen conocerla que realmente trabajan por un objetivo en concreto, pero rehuyen la violencia para obtenerlo, trabajando desde la sutileza y la discreción, así como atesorando secretos de la Estirpe que se pierden en el origen de los tiempos.. Parece ser que su objetivo final es el de establecer la supremacía vampírica desde la influencia constante, ejerciendo como guías del rebaño mortal como un pastor lo es de su ganado. Consideran que los mortales deben ser protegidos para que puedan seguir dando sustento a la raza vampírica, quien a su vez ejerce como el punto álgido de la pirámide intelectual y alimenticia.

La Verdadera Mano Negra sostiene su propia guerra contra seres extraterrenales llamados Comealmas, de características e intereses desconocidos. Sea como fuere, esta Secta asegura estar librando una auténtica Cruzada contra esas entidades corruptas. En todo caso, la Tal’Mahe’Ra es un grupo incomprensible para buena parte de los Vampiros, mezcla de asociación arqueológica, aquelarre místico y capítulo de conspiradores.

Esta Secta tiene una estructura rígida que es respetada con devoción por sus miembros. En lo más alto se sitúa el Del’Roh, la autoridad definitiva de la Verdadera Mano Negra, de quien se cree que reside más allá de la vida y de la muerte, en un territorio físico desconocido para la inmensa mayoría de Vástagos. Dirige toda la organización y sus intereses van más allá de las preocupaciones mundanas de la Camarilla, el Sabbat o el Movimiento Anarquista. En el mundo físico, el mando de la Verdadera Mano Negra lo ostentan los Serafines, auténticos comandantes que en muchos casos trabajan como infiltrados con renombre en la Camarilla o el Sabbat y los cuales mantienen una tupida de red identidades falsas.

Además, la Tal’Mahe’Ra cuenta con monstruosos hechiceros llamados Liches y agentes especializados en todo tipo de actividades necesarias para la Secta, a los que se les conoce como Dominaciones. También hay un cuerpo de sicarios y asesinos de élite, encargados de eliminar a los enemigos de la organización o de sus intereses, los cuales son conocidos conjuntamente como Shakari. Por último, tienen su propio cuerpo de jueces y legisladores (Qadi), un grupo de estudiosos de los orígenes del vampirismo que custodian antiquísimos escritos místicos (Rawi) y meros esclavos o sirvientes de los intereses de todo el resto de la pirámide, que son denominados Qulis.

INCONNU

El Inconnu pierde sus raíces en los tiempos de la antigua Roma… como mínimo. Parece ser un grupo conformado por Vampiros antiquísimos que rara vez se reúnen entre ellos y que nunca se presentan como miembros de este grupo al resto de Vástagos. O al menos eso se dice. Nunca ha dado pistas sobre su papel, intereses o acciones, por lo que los pocos Vampiros que sí han oído hablar de ellos de un modo más fiable sólo han llegado a la conclusión de que parecen ser observadores de cuanto sucede en la Larga Noche. La muy extraña ocasión en la que algún Vampiro dice ser miembro de esta Secta, suele dejar con el anuncio caos, agitación y consecuencias imprevisibles para fines desconocidos.

Aparentemente, la Secta carece de gobierno central, por lo que el rango más alto conocido es del Monitor. Este Vampiro actúa como un observador vigilante y distante de gran poder. Pero se desconoce a quién vigila, por qué y a quién informa (si es que lo hace) y con qué intenciones. Algunos miembros del Inconnu prefieren un estilo de vida más nómada en el que se dedican a transmitir sus filosofías a quien quiera escuchar. Estos Vampiros adquieren el rango de Eques, nombre que recuerda lejanamente a la clase patricia de la Roma clásica.

Autora de la ilustración: Carmen Cornet