Vampiros al este y al oeste - WebVampiro

Vampiros al este y al oeste
Feb
17

Vampiros al este y al oeste

Nota de Webvampiro: Hace ya un tiempo abrimos las puertas de nuestro castillo a Alexander Weiss, conocido como Magus en otros lugares de la Red. Para quien aún no lo conozca, es probablemente el mayor creador de contenido no oficial de Mundo de Tinieblas en castellano. Algunas obras suyas, como “Vampiro Edad Romana”, son ediciones aún mejores que muchos suplementos oficiales. Weiss se convirtió de pleno derecho en nuestro bibliotecario oficial y parte de su obra está en nuestra Biblioteca. Y decimos parte porque hablar de su obra, que además permite descargarse y utilizarse libremente, es hablar de, literalmente, miles y miles de folios. Por ello, hemos decidido ir publicando periódicamente parte de los artículos que ha escrito o que ha desarrollado con otras colaboraciones, y que pueden resultar de interés para los fans. El contenido original de algunos de estos artículos es más extenso, pero se han vuelto a editar para encuadrarlos en el formato de lectura de un blog. Se podrán ir encontrando todos ellos bajo la etiqueta de “Cajón de sastre”. Este primer artículo es una traducción de Weiss de un original de Steven Markley, “Predaphile.”

¿Cómo solucionar el problema de “los occidentales deben morir”? ¿Cómo pueden los Vástagos y los Kuei-jin interactuar de formas que no terminen en una masacre? Bien, a continuación expondré algunas ideas relacionadas con Estirpe de Oriente y Vampiro: la Mascarada que permiten interrelacionar ambos juegos sin ideas homicidas por medio. Simplemente pensando un poco, el conflicto entre las dos especies de vampiros puede llevar a un nivel mucho más elevado.

Los Kuei-jin no matan a todos los Vástagos que llegan a Asia. Pueden sobrevivir, y sobreviven, en Oriente

En mi Mundo de Tinieblas, la mayoría de los Kuei-jin no se limitan a matar a todos los vampiros occidentales tan pronto los ven; de hecho, no existe razón por la que un Vástago cuidadoso no pueda pasar desapercibido en una ciudad oriental (a pesar de lo que digan los suplementos de Estirpe de Oriente). Por supuesto, existen excepciones a esta norma: en algunos lugares de las Cortes Doradas y China, los Vástagos no suelen durar mucho. Pero cuando se encuentran con un Vástago solitario o un pequeño grupo de ellos, la mayoría de los Kuei-jin adoptan una actitud de esperar y ver (de la misma forma que los Vástagos hacen con los Kuei-jin en Occidente), especialmente si el Vástago en cuestión no parece una amenaza. Si un Kin-jin se ocupa de sus asuntos y no hace nada abiertamente estúpido, lo más probable es que lo dejen en paz. Un Kuei-jin inteligente consideraría que es mejor vigilar y observar pacientemente cualquier posible debilidad que aprovechar llegado el momento.

Y si los Kuei-jin locales quieren expulsar a los Vástagos, pueden conseguirlo con fuerza financiera, peones de sus Pantallas Escarlatas, políticos locales -¿no os suenan familiares estas tácticas? Pensadlo de esta manera. Cada demostración de poder abierto es una carta en la mesa, una muestra de la capacidad del vampiro. La violencia no sólo es una herramienta poco sofisticada para un Kuei-jin, puede tener consecuencias desagradables (incluyendo consecuencias en el propio Dharma). Un asesinato directo es una provocación que puede ocasionar represalias y contraataques de los aliados de los Vástagos. Si el vampiro occidental sobrevive al ataque, también puede que descubra las capacidades y debilidades de su enemigo y estará mejor preparado para la próxima vez. Sin embargo, si los contactos más importantes del Vástago simplemente se niegan a tratar con él, los tenderos y traficantes locales se niegan a venderle sus productos, si de repente su casero le dobla el alquiler, y su rebaño comienza a enfermar, la no vida puede resultar muy dura de repente. En muchas ocasiones los extranjeros terminan frustrándose y se trasladan en busca de terrenos más fáciles, no es necesario recurrir a una táctica de exterminio ya sea a corto o largo plazo.

Los Kuei-jin no son omniscientes. Los Vástagos no son estúpidos

Muchos de los jugadores de Estirpe de Oriente (y tristemente también los autores) parecen asumir que los Kuei-jin saben mucho sobre los Vástagos, una información tan detallada que limita con el conocimiento de la metatrama. Por el contrario, normalmente parece que los Vástagos, sin importar sus recursos, estrategias o adaptabilidad parecen incapaces de aprender nada sobre los Kuei-jin.

Los Kuei-jin deberían ser tan ignorantes sobre los Vástagos como los Vástagos lo están de ellos, y por lo tanto deberían estar igual de asustados de los occidentales. Esto añade una gran sensación de misterio al juego. No existe razón por la que los Vástagos que viven en el Reino Medio no puedan saber algo de los Catayanos. Por otra parte, un Kuei-jin no puede entrar en una librería y comprarse el último suplemento de Vampiro: la Mascarada para saberlo todo sobre los vampiros occidentales. La información obtenida debe proceder del espionaje y compartiendo información.

Los Kuei-jin no son imparables. Los Vástagos no están indefensos

Sí, parece que los Kuei-jin tienen muchas ventajas comparados con los Vástagos: Disciplinas más poderosas, una “Reserva de Sangre” potencial de 20, son capaces de percibir los mundos espirituales e interactuar con ellos, tienen servidores espirituales, etc. Sin embargo, los Vástagos también tienen sus propias ventajas.

Los Vástagos pueden aprender y desarrollar Disciplinas más rápido que los Kuei-jin y no necesitan preocuparse de no poder elevar sus Disciplinas por encima de los límites de su Dharma, o los equilibrios de Yin y Yang. En el ámbito social –con sus Vínculos de Sangre, Dominación, Presencia y otras Disciplinas- los Vástagos tienen la ventaja sobre los Wan Kuei-, que sólo disponen del Arte de Obligación (y más raramente Devorar Plegarias). Los Vástagos pueden crear ghouls, mientras que para los Kuei-jin crear dhampiros lleva mucho más tiempo y son mucho más independientes. Como ya se ha mencionado, los Kuei-jin no pueden alimentarse de animales, mientras que los Vástagos sí. El desequilibrio dhármico, las relaciones con los espíritus, la influencia corruptora del P’o y las responsabilidades del P’o son completamente irrelevantes para los Vástagos. Por último, y no por ello menos importante, los Vástagos pueden crear a otros como ellos con mucha más facilidad que los Kuei-jin, que simplemente no pueden.

En resumen, el hecho es que las dos especies de vampiros se encuentran muy equilibradas, y los Kuei-jin no las tienen todas consigo para aplastar a los Vástagos con tanta facilidad como parece en Estirpe de Oriente.

Los Kuei-jin no son bastiones armoniosos de equilibrio espiritual. Los Vástagos no están más corruptos que los Kuei-jin

Los Vástagos afectan al Chi que fluye a su alrededor cuando utilizan sus Disciplinas (y pueden realizar otros efectos con su sangre, como incrementar sus Atributos Físicos), y por lógica los Kuei-jin también deberían comportarse de forma similar. Antes de tragarse la propaganda de las Cortes del Quincunx, ¿por qué no preguntarle a un hengeyokai lo “equilibrados” e “iluminados” que están los Kuei-jin?

“Los Kin-jin son seres bárbaros desequilibrados; descontrolan el flujo del Chi con su sola presencia.” ¿Y qué? Los Kuei-jin son almas condenadas que fueron enviadas al Infierno pero consiguieron hacer el camino de vuelta al mundo de los vivos y reanimar sus cuerpos. (Y si eso no es mandar a tomar por culo el “Mandato del Cielo”…) Estos muertos vivientes deben robar el Chi de los vivos para sobrevivir, salvo los que están lo bastante “iluminados” para absorber energía directamente del Tapiz. Todos los Kuei-jin conocen Artes Demoníacas, que son poderes extraídos del P’o de las energías del Yomi y manifestados en el Reino Medio. No parece que estos tipos sean algo muy saludable para el ambiente espiritual…

Es la clásica propaganda hipócrita de “nuestra mierda no apesta”. Aunque los Kuei-jin pueden acusar a los Vástagos de sembrar el caos en los mundos espirituales ellos (consciente o inconscientemente) minimizan o ignoran el daño que ellos mismos causan. Los Narradores harían bien en ilustrar este hecho de vez en cuando.

Ideas para crónicas de Vampiro: La Mascarada en Oriente

Dicho esto, y teniendo en cuenta estos precedentes, nada impide a un Narrador emprendedor decidir situar su Crónica en una ciudad oriental. Se puede partir de diversas situaciones:

-Colonos: Este tipo de Crónica resulta mucho más adecuado para el escenario de Edad Victoriana: Vampiro, cuando los países occidentales se lanzaron a la conquista de Asia, bien mediante el uso de la diplomacia o de la fuerza. Los personajes pueden ser un grupo de Vástagos que sigue a las fuerzas de ocupación de un territorio en Oriente, encargados de establecer un dominio fomentando la influencia de su país. En un escenario más reciente en las noches actuales, los personajes pueden utilizar lazos empresariales o vías indirectas para establecer su presencia en una zona y atrincherarse para evitar represalias.

-Embajadores: Muchos vampiros, y especialmente los de la Camarilla, utilizan la diplomacia como forma de evitar conflictos y es muy posible que sobre todo a partir del siglo XX y a caballo de la apertura de relaciones entre los países de Asia y Occidente, la Camarilla haya entablado algún tipo de contacto con sus congéneres orientales. Este tipo de Crónica sitúa a los personajes en un tenso juego de sutilezas, y a menudo a merced de los cambios políticos. Pueden ser observados, vigilados, espiados e incluso asesinados por los elementos más extremistas que desean romper las relaciones diplomáticas con los “extranjeros”.

-Refugiados: Exiliados de un dominio o perseguidos en su territorio, los personajes se ven obligados a huir a Oriente, donde esperan encontrar un escondrijo lejos de la influencia de las sectas. En principio, su situación puede no ser muy halagüeña, viéndose obligados a sobrevivir en una situación precaria o a prestar servicios mercenarios, sometidos al capricho de sus anfitriones. También pueden sumergirse en la política local, apoyando a las facciones que pueden favorecerles a pesar de su situación como extranjeros. O pueden tratar de permanecer ocultos, evitando cualquier tipo de contacto y dedicándose exclusivamente a sus propios asuntos.

-Visitantes: Tal vez los personajes no tengan intención de quedarse en Oriente, pero por alguno motivo se sienten obligados a viajar allí por algún tipo de interés personal, que puede ir desde el asesinato de un enemigo potencial, el robo de una reliquia, espionaje o simplemente un interés turístico por el exotismo oriental.

About Alexander Weiss

Leave a comment