Libro de línea de sangre: Telyavos

La edad oscura, la larga noche.
Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#21

Mensaje por Alexander Weiss » 08 Mar 2020, 13:18

Imagen
EL PACTO DE TELYAVEL

Como lo contó Azuolas, consejero del rey Mindaugas, Lietuvos Didzioji Kunigaklstysté, Gran Duque de toda Lituania.

A lo largo de los siglos, las tierras del Báltico recibieron la visita de sucesivos viajeros, algunos en busca de tierras y otros buscando comerciar con los pueblos que habitaban allí bendecidos por los dioses. Fueron conocidas como tierras de ámbar y pieles, que emprendían viaje hacia las cálidas tierras del sur, donde florecían las grandes ciudades.
Pero durante mucho tiempo las tierras del Báltico continuaron siendo frías e indómitas. Mientras en el sur los reinos e imperios se alzaban y caían, los pueblos que habitaban junto al mar Báltico continuaban viviendo como habían hecho desde hacía miles de años, respetando a los antiguos dioses que moraban en los bosques y lagos y a sus enviados que de vez en cuando surgían pidiendo ofrendas y sacrificios.
La tierra estaba llena de magia, y entre los pueblos surgieron hombres y mujeres sabios, que en ocasiones lideraban a su gente, pero más a menudo aconsejaban la forma de agradar a los dioses y mantenerse en paz con el mundo.
Pero en un mundo duro como aquel la paz a menudo era un bien demasiado escaso. Con frecuencia las tribus luchaban entre ellas por cuestiones de tierra, por conseguir riquezas o por el ansia de poder de sus caudillos. Del norte llegaron comerciantes, pero también saqueadores, que atacaban a los pueblos para robarles o capturar esclavos. Y los pueblos se armaron y lucharon contra los nórdicos, vendiendo caras sus vidas y su libertad.
A pesar de los ocasiones conflictos, los pueblos del Báltico y sus dioses prosperaron en su aislamiento hasta que llegaron los seguidores de la cruz, que no toleraban más dioses que el suyo. Vinieron sus hombres santos y ordenaron que las estatuas de los dioses fueran destruidas y sus lugares de culto sustituidos por iglesias. Los pueblos respondieron con sangre y durante un tiempo siguieron viviendo como siempre.
Pero del oeste no sólo llegaron los seguidores de la cruz. También llegaron hombres y mujeres sabios que tenían sus propios planes y que conocían el poder de los dioses. Buscaban el poder de la tierra, y aunque la mayoría de ellos se dirigieron hacia el este, hacia las tierras de los Rus, unos pocos se asentaron en las tierras del Báltico, estudiando sus misterios.
Entre estos hombres y mujeres sabios se encontraba un grupo de siete que habían desafiado a la muerte y habían perdido, siendo convertidos en vampiros, conocidos como los Tremere. Estos siete Tremere se resentían de su condición y buscaban una cura para su estado, regresar a la vida y contemplar de nuevo la luz. En aquellas tierras apartadas creían que podrían prosperar lejos de la atención de sus compañeros, ansiosos de sangre y poder.
Recurrieron a Telyavel, y el dios respondió. Le ofrecieron sangre y poder a cambio de que los devolviera a la vida, pero el dios respondió que no podía dar la vuelta a aquel camino de sangre en el que se habían adentrado. Debían recorrerlo hasta el final, donde los aguardaba la muerte, y encontrar su camino entre las estrellas para renacer en el mundo.
Desesperados, dos de los Tremere se expusieron a la luz del sol, pero los demás decidieron aceptar lo que se les había dado, por ardua que fuera su senda. Hablaron de nuevo con el dios Telyavel, y se ofrecieron a ser sus servidores a cambio de su bendición. Y el dios aceptó, y rompió las ligaduras de sangre que los ataban y los convirtió en hijos suyos. Así dejaron de ser Tremere y se convirtieron en Telyavos.

Como lo contó Drebulé, la Bruja de los Álamos.

Yo no estuve entre los primeros, y creo que hoy no queda ninguno para dar testimonio de lo que ocurrió entre aquellos hechiceros que llegaron a las tierras del Báltico y hablaron con el dios Telyavel.
Por lo que he podido saber, estas tierras están llenas de magia, un bien muy valorado por los llamados brujos, hechiceros y magos, y que a medida que transcurre el tiempo resulta más escaso. Este motivo los atrajo a las tierras del Báltico, de la misma forma que los comerciantes recorrían las rutas del norte, el este, el oeste y el sur, acudiendo en busca de ámbar y pieles.
En algún momento, quizás hace unos doscientos años, llegó un grupo de refugiados de la Casa Tremere. Eran una orden de magos que en su búsqueda de inmortalidad habían fallado y se habían convertido en vampiros hechiceros. Un grupo de ellos, descontento con su nueva condición, huyó a las tierras del Báltico, con el pretexto de extender la influencia de la orden en la zona.
Se dice que intentaron romper el hechizo que los había convertido en vampiros, pero no lo consiguieron, pues era demasiado poderoso. En su aislamiento decidieron romper lazos con el resto de la Casa Tremere, y para ello convocaron la ayuda de los hechiceros paganos del Báltico y así establecieron un culto en torno al dios Telyavel.
Telyavel era el dios del sol, de la forja y el protector de los muertos, que conducía las almas a su última morada, por lo que resultaba adecuado para los hechiceros vampiros. Pero hicieron algo más que crear un culto en torno al dios, pues de alguna manera consiguieron contactar con el dios, o algo que respondió a sus plegarias. Con su ayuda consiguieron romper los lazos de sangre que los unían a la Casa Tremere y encontrar su propia libertad.
Es verdad que en el culto de Telyavel existen creyentes sinceros, pero la verdad es que el pacto con el dios fue un intercambio pragmático. Los nuevos Telyavos usurparon el lugar de los sacerdotes del dios y asumieron el liderazgo del culto. Aunque los más viejos afirman que fue un acuerdo pactado y pacífico, no descarto que se empleara cierta violencia. Convenientemente, no queda nadie que recuerde aquellas primeras noches, y los Telyavos no dejan de hablar de las bendiciones que les concedió el dios y cómo los convirtió en sus “elegidos.”
Demasiado bueno para ser cierto.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#22

Mensaje por Alexander Weiss » 08 Mar 2020, 16:53

Imagen

LA ALIANZA DE LOS PAGANOS

Como lo contó Azuolas, consejero del rey Mindaugas, Lietuvos Didzioji Kunigaklstysté, Gran Duque de toda Lituania.

No estábamos solos en las tierras del Báltico. Como he contado, los dioses y sus adoradores habían habitado en este lugar donde milenios. Y no éramos los únicos vampiros que habían encontrado su bendición.
Líderes entre los vampiros del Báltico se encontraban los Gangrel, divididos en diversas tribus, que a menudo guerreaban entre sí, y que afirmaban haber sido los primeros en habitar en aquellas tierras. Viendo nuestra conexión con Telyavel, nos acogieron de buen grado y se convirtieron en estrechos aliados nuestros.
También había un linaje muy temido, que afirmaban descender de Byelobog, el dios blanco del Norte, ferozmente territoriales y a los que procuramos respetar.
Y por último, varios videntes del clan Malkavian actuaban como intermediarios entre los vampiros y los dioses, siendo uno de ellos reconocido como el Krîvé, la autoridad suprema de las criaturas paganas del Báltico. Era un título honorífico, pero su consejo y autoridad eran muy respetados por todos los no muertos y otras criaturas sobrenaturales.
Nuestra llegada y alianza con Telyavel había sido muy oportuna, pues los seguidores de la cruz redoblaban sus esfuerzos por conquistar las tierras e imponer a su dios sobre todos los demás. Y en esta ocasión ya no venían hombres santos amenazantes con los fuegos de su infierno, sino guerreros armados con la cruz y el acero.
Ayudamos a los demás linajes con nuestro poder. Comprendíamos mejor que nadie la conexión del poder de los dioses con la tierra y lo canalizamos contra sus enemigos, ganándonos el respeto de los demás vampiros y mereciendo un lugar entre ellos.
Desde luego, la guerra no fue fácil, y varios de los nuestros cayeron en aquellos tiempos. Fue por entonces que Deverra asumió el liderazgo del culto de Telyavel. Ella era uno de los primeros Tremere que habían abandonado el yugo de la esclavitud y quien mejor conocía los designios del dios. No hubo discusión cuando llegó el momento de aceptarla como nuestra líder, y ella nos organizó y nos dio forma, de la misma forma que Telyavel había dado forma al sol en su forja.

Como lo contó Drebulé, la Bruja de los Álamos.

Más mentiras. Los Telyavos no fuimos tanto aceptados entre los demás vampiros paganos como nos ganamos un lugar entre ellos, mediante una mezcla de diplomacia y fuerza, pactando con quienes resultó adecuado y eliminando a quienes se oponían a nuestra presencia.
Los vampiros del Báltico estaban lejos de llevar una existencia idílica. De hecho, los conflictos entre ellos eran habituales. Cuando los Telyavos llegamos, los Gangrel de estas tierras se encontraban enzarzados en una guerra con un linaje de brujas de sangre que adoraban a una diosa conocida como “La Madre de las Aguas”. Ambos linajes habían estado enfrentados desde tiempo inmemorial, con períodos de tensa tregua y otros de conflicto abierto.
Nuestra llegada coincidió con un tiempo de guerra y nuestra intervención fue decisiva para terminarla. Nos aliamos con los Gangrel y exterminamos a las brujas, robándoles su magia de paso. Y a cambio nuestros aliados nos permitieron asentarnos en aquellas tierras y en cierto sentido, ocupar el lugar de hechiceros que habían ocupado las hijas de la Madre de las Aguas.
Por supuesto, existieron y todavía existe cierta desconfianza hacia nuestra presencia y artes, pero hemos demostrado nuestra utilidad una y otra vez.
¿Y quién era Deverra? No llegué a conocerla, pero por lo que he oído fue una mujer admirable, una de los primeros Tremere que llegaron al Báltico. Cuando llegó el momento de asumir el liderazgo de los Telyavos, ella era simplemente la más poderosa y por lo tanto más adecuada para dirigirnos. También me han dicho que hablaba con frecuencia con Telyavel, aunque como siempre, tengo mis dudas.


LA MADRE DE LAS AGUAS
¿Quiénes eran las hijas de la Madre de las Aguas? Los testimonios de la guerra de los Telyavos contra las hechiceras de sangre son escasos, pero parece que se trataba de un oscuro linaje surgido de los propios Gangrel, que mantenían una estrecha conexión con los espíritus de la tierra y que habían desarrollado su propia magia. La Madre de las Aguas era la más poderosa de todas ellas y según la leyenda, moraba en las profundidades de un lago, donde fue destruida por un héroe del clan Gangrel, o quizás por los hombres lobo, las versiones divergen.
Existe cierto parecido entre los Telyavos y este linaje de hechiceras de la sangre, en especial las artes que ambos linajes practicaban. Muchos creen que las hechiceras eran una rama de la línea de sangre conocida en occidente como Lhiannan.
Aunque procuraron pasar desapercibidas desde su derrota, las hechiceras han comenzado a reaparecer en los últimos tiempos. Procuran permanecer apartadas de los Telyavos, a quienes acusan de haberles robado su magia y usurpado su papel como portavoces de los dioses del Báltico
.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#23

Mensaje por Alexander Weiss » 09 Mar 2020, 12:49

Imagen
LA LLEGADA DE LA CRUZ NEGRA

Como lo contó Azuolas, consejero del rey Mindaugas, Lietuvos Didzioji Kunigaklstysté, Gran Duque de toda Lituania.

La alianza de los Telyavos con otros vampiros fue fructífera, unificando a los dispersos linaje que habitaban las tierras del Báltico. Desde siempre se habían producido conflictos con los no muertos que habitaban en otras tierras, especialmente con los nórdicos y eslavos, pero por primera vez en mucho tiempo los vampiros lituanos presentaban un frente común.
No es casualidad que los lituanos, que habían pagado tributo a sus vecinos, terminaran tomando la iniciativa, atacando y realizando incursiones, saqueando en represalias por los ataques previos, y consiguiendo botín y esclavos. Las tribus bálticas se fortalecieron y crearon un ejército que sirvió como advertencia para los enemigos ávidos de conquista.
Al mismo tiempo, Deverra y los Telyavos se dedicaban a desarrollar su magia de sangre, con la aprobación del dios Telyavel, mezclando sus raíces místicas con una hechicería más pura, que tomaba su poder de la propia tierra. Utilizando su diplomacia Deverra contactó con otros Tremere descontentos, que acudieron y se iniciaron en los misterios del dios y así se convirtieron en Telyavos, fortaleciendo el linaje.
Deverra también estrechó sus lazos con los Gangrel, especialmente varios antiguos Ferales que le enseñaron muchas formas de comunicar con la naturaleza. Del este llegó un poderoso guerrero llamado Qarakh, que con su tribu también incrementaron las filas de los vampiros paganos del Báltico.
Pero la paz no pudo durar, porque nuevos enemigos llegaron del oeste, caballeros germánicos que portaban una cruz negra y venían decididos a acabar con el culto a los antiguos dioses. En esta ocasión sus sacerdotes y monjes vestidos de negro aguardaron como carroñeros en la retaguardia para recoger las sobras de la conquista de los guerreros y plantar sus cruces sobre la tierra devastada.
Con nuestra ayuda, livonios, lituanos y otros pueblos bálticos consiguieron algunas victorias. Quienes mantenían la fe en los antiguos dioses podían contar con nosotros, pero quienes se sometían a la vergüenza del bautismo cristiano simplemente eran abandonados o considerados enemigos.
Pero los guerreros de la cruz negra contaban con su propia ayuda. Un linaje de vampiros conocidos como los Ventrue, seguían sus pasos, y no estaban dispuestos a que entorpeciéramos la labor de sus vasallos de sangre. Tras los primeros desencuentros, la guerra era inevitable.

Como lo contó Drebulé, la Bruja de los Álamos.

Sin duda Deverra fue una líder magnífica. No pretendo conocer sus motivos, pero a ella hay que atribuirle el mérito de forjar a los Telyavos en lo que llegaron a ser. Organizó a sus seguidores en una serie de círculos establecidos en torno a varios lugares sagrados, y compartió su sangre con los místicos del lugar, bien mediante la diplomacia…o la fuerza. Cuando se trataba de hacer cumplir la voluntad del dios, se mostraba implacable. Que la voluntad del dios coincidiera con sus propios intereses, es otra cuestión.
La unión de los Telyavos fue simplemente una cuestión de supervivencia. De otros lugares llegaron viajeros Tremere, que se mostraron sorprendidos por lo que sus compañeros habían conseguido en tierras paganas. Deverra sedujo y reclutó a varios, y también eliminó discretamente a otros, para evitar que se supiera demasiado de su obra.
También hay que reconocer a Deverra haber forjado la alianza con los vampiros paganos, y especialmente con los Gangrel, a los que había ayudado a eliminar a sus enemigas juradas, las hechiceras de sangre. En cierto sentido, los Telyavos también dieron a los Gangrel la unidad que necesitaban, encontrándose divididos en varias tribus que a menudo habían peleado entre sí. Qarakh, el guerrero venido del este, se convirtió en un líder, trayendo sus propios aliados y estrategias del este.
Cuando llegaron los caballeros de la cruz negra, en principio los Telyavos actuaron sutilmente, observando y aconsejando a sus aliados. Raras veces tenían que intervenir de manera directa, utilizando su poder para volver la tierra y los elementos contra sus enemigos. Sin embargo, con la llegada de los Ventrue, los vampiros del Báltico se dieron cuenta de que la amenaza de la cruz era más peligrosa de lo que habían estimado.
La ferocidad de los Gangrel y la ayuda de sus aliados Telyavos mantuvieron a los Ventrue a distancia, y de la misma forma los lituanos y otros pueblos del Báltico consiguieron rechazar las primeras incursiones de los caballeros cristianos.
Pero esta resistencia terminó atrayendo la atención de poderes mayores, que tenían sus propios designios sobre aquellas tierras.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#24

Mensaje por Alexander Weiss » 09 Mar 2020, 16:23

Imagen

EL DIOS DEL OESTE

Como lo contó Azuolas, consejero del rey Mindaugas, Lietuvos Didzioji Kunigaklstysté, Gran Duque de toda Lituania.

Los Ventrue, bloqueados en su conquista y rechazados una y otra vez de las tierras del Báltico, terminaron acudiendo a uno de los suyos, recién llegado del oeste, y que traía con él un considerable poder, con varios ejércitos a su disposición y el poder de un dios en sus manos.
El antiguo Alexandre había perdido su reino y ambicionaba conquistar otro, convirtiéndose en un rey entre los demás Ventrue, que lo temían y se inclinaban ante él. Su mente era de acero, al igual que su armadura, y dirigió a sus huestes hacia las tierras del Báltico, derrotando a nuestros aliados mortales e inmortales una y otra vez. Finalmente el propio Qarakh se enfrentó contra Alexandre, pero su poder no era comparable al del dios venido del oeste, resultando derrotado y gravemente herido.
Fue entonces cuando Deverra recurrió al dios Telyavel y le pidió que les ayudara a derrotar a Alexandre y los guerreros de la cruz que lo acompañaban. Y el dios respondió y le dio poder suficiente, aunque tuvo que sacrificar un elevado precio, consumiendo la juventud eterna de su cuerpo y uniendo el destino de Qarakh a la tierra.
Pero fue suficiente. El caudillo Gangrel volvió a enfrentarse con el antiguo Alexandre, quien demasiado confiado de sí mismo, creyó que podría acabar con su rival en solitario. Sin embargo, con la ayuda de Telyavel el antiguo Ventrue fue derrotado y devorado, y sus huestes regresaron hacia el oeste portando su armadura manchada de sangre y cenizas para anunciar su derrota.
Con gran esfuerzo habíamos conseguido ganar aquella batalla, pero la guerra estaba lejos de terminar.

Como lo contó Drebulé, la Bruja de los Álamos.

La derrota de Alexandre me hace pensar que ni siquiera los llamados dioses no son del todo inmortales, a pesar de su poder, y que llegado el momento hasta los dioses pueden morir. Por lo que he me han contado varios vampiros germánicos, Alexandre de París tenía miles de años cuando murió, y era especialmente poderoso, lo que ellos llaman un Matusalén.
Y sin embargo, había sido derrotado. Apenas unos años antes de su muerte había sido expulsado de su dominio en la ciudad de París, después de que otros vampiros unieran fuerzas contra él, y acompañado de unos pocos seguidores leales había buscado refugio entre los Ventrue germánicos, que aunque lo respetaban, temían que terminara apoderándose de sus tierras.
Y en efecto, Alexandre buscaba conquistar un nuevo reino que reemplazara al que había perdido. Algunos dicen que fue por ambición, otros que buscaba impresionar a una dama, y otros que por puro aburrimiento, pero en cualquier caso, lideró a los Ventrue y sus ejércitos germánicos en la conquista de las tierras del Báltico y en el proceso se confió demasiado y terminó cayendo.
No sé cómo Deverra y los Telyavos lo consiguieron, pero se dice que Qarakh estaba poseído por la fuerza del dios Telyavel, y así consiguió derrotar a Alexandre en un duelo. También se cuenta que las tierras del campo de batalla se abrieron para devorar a los Ventrue y sus ejércitos, y que así se alcanzó la victoria.
Sin duda Deverra y sus aliados poseían una poderosa magia, ya fuera otorgada por Telyavel o conjurada por el poder de su propia sangre. ¿Cómo lo consiguieron? Todavía hoy quienes asistieron a aquella descomunal batalla de dioses no son capaces de explicarlo.
Por desgracia, ese triunfo resultó efímero.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#25

Mensaje por Alexander Weiss » 10 Mar 2020, 12:39

Imagen

EL REGRESO DE LOS TREMERE

Como lo contó Azuolas, consejero del rey Mindaugas, Lietuvos Didzioji Kunigaklstysté, Gran Duque de toda Lituania.

La destrucción del antiguo Alexandre provocó sorpresa entre los Ventrue. Ya no se trataba de un conflicto habitual, desplegando ejércitos y servidores para atacar a sus enemigos. Ahora se enfrentaban a un poder que no conocían, y para poder contrarrestarlo necesitaban nuevos aliados.
Así que recurrieron a los Tremere.
Y los Usurpadores estuvieron más que dispuestos a ayudarles para ganarse su confianza y favor. Para ellos también fue una sorpresa encontrarnos, después de tanto tiempo distanciados. De hecho, muchos nos creían muertos después de tanto tiempo. Y lo más importante, vieron una oportunidad que no podían dejar perder.
El primero de sus ataques llegó de manera imprevista, mediante una maldición silenciosa. El poderoso Qarakh, nuestro más poderoso aliado sintió la sangre hervir en su interior, la Bestia apoderándose de sus miembros, y para evitar causarnos daño, entró en letargo bajo el cuidado de Deverra. De esta manera lo perdimos en un momento crucial.
Los Tremere no nos declararon la guerra de inmediato, sino que nos enviaron una “embajada” envuelta en falsa cortesía y buenas intenciones. Deverra se reunió con el líder de la embajada, un turbio hechicero llamado Jervais, y que no era del todo desconocido para quienes habían huido de la mano traicionera de los Usurpadores.
Pero desde el principio el encuentro estuvo plagado de malas intenciones y la guerra fue inevitable. Luchamos.
Y perdimos. Los Tremere no eran un amigo honorable y estaban dispuestos a todo para acabar con nosotros. Sus Gárgolas descendieron del cielo, dirigieron a los ejércitos de los Ventrue hacia nuestros lugares sagrados, y sin dudarlo profanaron y mancillaron la tierra y todo lo que encontraban a su paso, y con la tierra herida, nuestra magia no podía hacer frente a la suya.
Pero eso no fue lo peor. Mientras sus servidores luchaban contra nosotros y nos perseguían, los Tremere buscaron y descubrieron el templo oculto de Telyavel. Y actuaron sin dudarlo, destruyéndolo y profanándolo de tal manera que el dios no ha vuelto a hablar con nosotros.
Deverra sintió las heridas de la tierra y cómo su vínculo con el dios se rompía y sabía que no podía ganar aquella guerra, así que hizo todo lo posible para salvar lo que pudiera. Envió a unos pocos elegidos hacia el este, y aconsejó a sus aliados que se retiraran, pero ella permaneció en su santuario para hacer frente a los Tremere. Ante la ausencia de Telyavel, sus acólitos se sacrificaron para proporcionarle poder, y por un momento pareció que sería capaz de cambiar la marea de la batalla y expulsar de nuevo a nuestros enemigos y a sus parásitos Tremere.
Pero no fue suficiente. Deverra fue derrotada y destruida, sus restos reclamados por los Usurpadores como un trofeo.

Como lo contó Drebulé, la Bruja de los Álamos.

Quizás nuestra victoria inicial sobre los Ventrue nos llevó a confiarnos demasiado, pues demostramos que éramos una amenaza a tener en cuenta, y llevó a nuestros enemigos a buscar nuevos aliados. Quizás deberíamos haber actuado de manera más discreta, buscando algún tipo de acuerdo en lugar de lanzarnos a una guerra total contra nuestros enemigos. ¿Hubiera sido posible?
Tengo dudas. Quizás los Ventrue nos hubieran dejado permanecer como consejeros en las tierras del Báltico. Quizás hubiéramos podido reconciliarnos con los Tremere y ser reconocidos como una facción dentro de la Casa de los Usurpadores. La nobleza de estas tierras no es muy diferente a la de otros reinos, y quizás la convivencia hubiera sido posible.
Pero debo reconocer que no lo sé. Me dieron la sangre en estos tiempos turbulentos, cuando Deverra ya había muerto, y en estas noches esa posibilidad queda muy lejos.
Deberíamos aprender de la derrota. Desde el principio Deverra no se mostró conciliadora y de hecho, intentó asesinar al líder de la embajada Tremere. Sin embargo, ella conocía de primera mano cómo eran los Usurpadores, así que al final no cuestiono su decisión. Quizás debió esperar un momento más adecuado en lugar de iniciar una guerra que no podía ganar.
La respuesta de los Tremere fue implacable. No sólo nos derrotaron con su magia, sino que nos hirieron de forma irremediable. Al asegurarse de destruir los santuarios de Telyavel y otros dioses atacaron la fuente de nuestro poder. Y los Usurpadores no hicieron distinciones entre nosotros y otros practicantes de la magia. Y sin el poder de la tierra la cruz pudo avanzar sin obstáculos.
Al final, Deverra murió como había vivido, siendo consecuente con sus ideales. Sólo por eso merece mi admiración. Sin embargo, sus seguidores parecen más dedicados a idolatrarla y utilizarla para imponer su autoridad que a aprender de su ejemplo. El poder de los viejos dioses mengua con cada noche que pasa, nuestros aliados son cada vez menos fiables y su ayuda no es suficiente frente a los enemigos que llegan en un torrente inagotable, siguiendo el camino de la cruz.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#26

Mensaje por Alexander Weiss » 10 Mar 2020, 23:35

Imagen

RETIRADA Y CONTRAATAQUE

Como lo contó Azuolas, consejero del rey Mindaugas, Lietuvos Didzioji Kunigaklstysté, Gran Duque de toda Lituania.

La mayoría de los supervivientes huimos hacia el este, donde nos reagrupamos en un santuario cerca de la ciudad de Riga, que se convirtió en un refugio para los Telyavos y otros adoradores de los viejos dioses. Sin embargo, en aquel momento de necesidad, muchos de nuestros aliados nos abandonaron. Varios antiguos Gangrel habían caído. Qarakh despertó de su letargo cambiado y nos ignoró. Para nuestra sorpresa se reunión con Jürgen von Verden, el líder de los Ventrue germánicos y aceptó su oferta de paz, negociando una tregua entre los Ventrue y los Gangrel del Báltico.
Nos sentimos traicionados, por lo que nos distanciamos de Qarakh. De todas maneras nos afectaban problemas más acuciantes. Debíamos reconstruir nuestro poder y ayudar a nuestros seguidores, amenazados por el avance de los caballeros germánicos. Así que por nuestra cuenta acudimos a los nobles lituanos. Comprendíamos que su división no podía hacer frente a los invasores, así que decidimos que era necesario unirlos en un reino.
Tras deliberar, decidimos apoyar el ascenso del duque Mindaugas. No sólo era un hombre devoto de los viejos dioses, sino que además se encontraba bien situado para unir a todas las tribus del Báltico bajo su liderazgo. Con nuestro apoyo y consejo, y ante la amenaza de los germánicos, consiguió nuestro objetivo compartido.
El año 1236 tuvo lugar la Batalla de Saulé, la Batalla del Sol. Los caballeros germánicos sufrieron una derrota sin precedentes, y tras la victoria Mindaugas fue reconocido como gobernante de toda Lituania, con el título de “Gran Duque”, aunque gobierna como un rey. Nuestro papel en esa victoria fue pequeño, pero importante, pues durante la noche utilizamos el poder de la tierra en beneficio de los lituanos, volviendo el terreno pantanoso en contra de su pesada caballería. La fuerza del frío y del agua los debilitaron de manera que a la mañana siguiente la caballería ligera de las tribus lituanas dieron buena cuenta de los germánicos. El Maestre Volkwin von Naumburg se encontraba entre los caídos, y los caballeros quedaron diezmados. En los días siguientes las tribus que habían sido subyugadas por los cristianos en Livonia se alzaron en rebelión.
Y así llegamos a las noches actuales. Si bien la amenaza de la cruz y sus parásitos sigue presente, y nos encontramos faltos de aliados, ahora podemos dedicarnos a reconstruir, aunque nuestras pérdidas hayan sido grandes. Otros linajes de vampiros se alzan para tomar el testigo, y por el momento la fe en los viejos dioses está a salvo.

Como lo contó Drebulé, la Bruja de los Álamos.

El Culto de Telyavel se batió en retirada, derrotado pero no vencido. Sin embargo, sus heridas eran profundas y muchos de sus seguidores dudaban, yo entre ellos. Si los sucesores de Deverra se hubieran mostrado dignos de su legado quizás habrían podido conservar la lealtad de quienes la habían servido voluntariamente.
Pero pronto comenzaron los recelos y las disputas por el poder y el culto se fragmentó. Varios Telyavos ansiaban crear sus propios cultos, y quizás recibir la bendición de otros dioses o conseguir su propio poder. A duras penas se mantuvieron alianzas, pero sin el liderazgo de Deverra muchos Telyavos decidieron seguir su rumbo. Lo sé porque yo estaba entre los que dieron la espalda al culto y siguieron su camino, quizás más solitario y duro.
Percibiendo su debilidad, varios aliados del Culto del Telyavel también nos abandonaron a nuestra suerte. Qarakh y los Gangrel hicieron su propia paz con los Ventrue, y su fuerza se incrementó con la llegada de sus parientes del oeste, que cabalgaban con los mongoles. Estos recién llegados desconfiaban de nuestra magia, así que procuramos no interponernos en su camino.
Sin embargo, la victoria de los Ventrue y sus aliados Tremere estaba lejos de ser completa. Y en verdad, el triunfo de los Usurpadores les había atraído nuevos enemigos. De los pantanos del sur han surgido los Byelobogi, los hijos pálidos del dios Byelobog, que no están dispuestos a compartir su territorio con los seguidores de la cruz…y se dice que el propio Byelobog sigue sus pasos de cerca. Aunque tampoco guardan mucho amor por nosotros, por lo menos combaten a los Ventrue y los Tremere e impiden que sigan persiguiéndonos. He oído que los Byelobogi están acompañados por brujas que practican su propia magia de sangre, aunque todavía no me he encontrado con ninguna.
En verdad vivimos tiempos inciertos, pero también llenos de oportunidades. Los Telyavos estamos dispersos, y aunque el culto a Telyavel se mantiene, también estamos quienes hemos abierto los ojos y hemos descubierto que debemos seguir otros caminos si queremos sobrevivir. Demasiado tiempo hemos vivido siguiendo los caprichos de los viejos dioses, pretendiendo ser los protectores de la tierra y ha llegado el momento de que crezcamos y consigamos nuestro propio poder.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#27

Mensaje por Alexander Weiss » 11 Mar 2020, 20:53

Imagen

LA SANGRE DE LOS DIOSES
Los Telyavos se encuentran bajo asedio. Fugitivos desde un principio, consiguieron adaptarse y sobrevivir en un lugar que había permanecido aislado durante milenios. Sin embargo, su llegada coincidió con el final de este aislamiento, y ahora se enfrentan a numerosos enemigos, tanto entre los seguidores de la cruz cristiana, como los brujos Tremere de los que se distanciaron en sus inicios. Ahora se ven forzados de nuevo a cambiar y adaptarse, aunque muchos siguen resistiendo al cambio que se avecina en el horizonte, debido tanto a sus vínculos con la tierra como a los mortales paganos a los que protegen.
Aunque asentados entre los pueblos y tierras que bordean el mar Báltico, la persecución y sus enemigos los han llevado a extenderse más allá de lo que desean, buscando otros pueblos paganos que parasitar lejos de la amenazadora sombra de la cruz o tratando de esconderse entre los invasores, observando y aprendiendo. Aunque en sus tierras tradicionales el paganismo continúa siendo próspero, cada vez son más los que abrazan el cristianismo, a pesar de la evidente naturaleza “divina” de los Telyavos y otros no muertos que afirman representar a los viejos dioses.
Hace poco los Telyavos fueron derrotados y quebrantados con dureza, y los más poderosos del linaje fueron destruidos resistiendo a un poder superior al suyo. Los supervivientes son en su mayoría vampiros bastante jóvenes, y quizás todos los miembros del culto de Telyavel no lleguen a los veinte.
Y sin embargo, las recientes derrotas que han sufrido los caballeros germánicos en el Báltico y la devastadora marea de los conquistadores mongoles, han dado a los pueblos paganos un respiro por el momento. En estos momentos surgen nuevos Telyavos, y a algunos de ellos ni siquiera siguen los principios del culto aunque lleven la sangre del dios. En cualquier caso, posiblemente todo el linaje no llegue a los cuarenta vampiros.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#28

Mensaje por Alexander Weiss » 11 Mar 2020, 20:55

Imagen

LIVONIA
Livonia o Terra Mariana fue uno de los primeros territorios conquistados por los cruzados germánicos a finales del siglo XII. Sin embargo, tras la reciente derrota en la Batalla de Saulé de los Hermanos Livonios de la Orden de la Espada y su unión con la Orden de los Caballeros Teutónicos, la zona ha sido afectada por varias rebeliones de los pueblos paganos locales, entre otros livos, letones, oselios, curos y semigalios, y el paganismo está experimentado un resurgir. El estado de Livonia está formado por las posesiones de los caballeros livonios, y los Obispados de Riga, Courland, Ösel-Wiek y Dorpat, gobernados por príncipes-obispos.
En secreto Livonia es el principal dominio del Culto de Telyavel, reforzado por la llegada de supervivientes llegados del oeste. Los Telyavos poseen su santuario más poderoso en las cercanías de Riga, y aprovechando las derrotas sufridas por los cristianos, las han utilizado para fomentar las rebeliones paganas, al mismo tiempo que han infiltrado servidores y peones entre los cristianos, tomando a varios como servidores y esclavos para combatir la influencia de los vampiros Ventrue que llegan con los colonos germánicos. Aunque su dominio sobre estas tierras está lejos de ser absoluto, y de hecho deben compartir territorio con otros clanes, los Telyavos son sin duda el linaje más poderoso de Livonia.
El Culto de Telyavel todavía resiste con fuerza en Livonia, y en los últimos años, varios grupos de Telyavos han comenzado a extenderse por todo el país, para consolidar su influencia, a pesar de la presencia de los cristianos. La Alianza de Riga está construida sobre un antiguo santuario pagano dedicado a Telyavel y otros dioses bálticos, y se encuentra celosamente protegida mediante varios hechizos de ocultación. Los Telyavos actúan como protectores de la comunidad pagana del país, pero al mismo tiempo procuran favorecer a sus protegidos por encima de los paganos que rechazan su posición como “elegidos” de los dioses.
Última edición por Alexander Weiss el 11 Mar 2020, 20:58, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#29

Mensaje por Alexander Weiss » 11 Mar 2020, 20:57

Imagen

LITUANIA
La amenaza de invasión de los caballeros germánicos contribuyó a que los pueblos bálticos unieran fuerzas para hacer frente a las incursiones. Los jefes lituanos se convirtieron en duques, estableciendo la propiedad privada de la tierra y formando clases sociales. Frente a los ataques de los germánicos, los lituanos realizaron sus propias incursiones contra sus vecinos. En el año 1219 veintiún duques lituanos firmaron el Tratado de Halych-Volynia dando forma a un estado lituano. Sin embargo, en las décadas siguientes el duque Mindaugas mediante el asesinato y la diplomacia consiguió convertirse en el único gobernante de Lituania en 1236. La victoria de la Batalla de Saulé sobre los caballeros germánicos también incrementó su prestigio, siendo considerado “Gran Duque de Lituania”.
Quizás lo más importante es que Mindaugas, un creyente en los viejos dioses, ha convertido su dominio en uno de los últimos reductos del paganismo en Europa, a pesar del asedio del cristianismo. De hecho, se muestra como un gobernante muy capaz, sabiendo sacar partido de las divisiones y rencillas entre los cristianos.
Como reducto del paganismo, Lituania resulta un país muy atractivo para los Telyavos, que acechan en la corte de Mindaugas y de otros duques lituanos. Sin embargo, no están solo. Otros vampiros paganos también están decididos a mantener a todo costa este refugio para los paganos, y de la misma forma que la amenaza del cristianismo ha provocado la unión de los lituanos, los vampiros paganos también han sabido hacer un frente común.
En Lituania los Telyavos actúan con menos sutileza que en otros lugares. Participan gustosamente en el juego de intrigas de la política lituana, respaldando candidatos, ofreciendo favores y compitiendo en los salones de poder.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5707
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#30

Mensaje por Alexander Weiss » 12 Mar 2020, 13:02

Imagen

ESTONIA
Los caballeros germánicos no son los únicos que se han lanzado a la conquista de las tierras del Báltico. En el año 1218 el Papa Honorio III otorgó al rey Valdemar II de Dinamarca permiso para conquistar tantas tierras como pudiera en Estonia. De hecho, Alberto de Riga, líder de los cruzados germánicos que combatían a los estonios en el sur, visitó al rey danés y le pidió que atacara desde el norte.
En el año 1219 el rey Valdemar II desembarcó con su ejército en el puerto de Lindanise y derrotó a los estonios. Tras la victoria se repartió el territorio con los cruzados y creó el Ducado de Estonia, construyendo una fortaleza en Reval, que los estonios llamaron Tallinn (castillo danés). En las siguientes décadas Reval se ha convertido en un centro de comercio al que acuden mercaderes germánicos, y que está gobernado por un duque que actúa en nombre del rey de Dinamarca.
Unos pocos Telyavos procedentes de Livonia han comenzado a infiltrarse en el ducado danés. De la misma forma que sus compañeros livonios se dedican a debilitar la influencia del clan Ventrue, presente entre los caballeros teutónicos, no sólo utilizando sus vínculos con la población pagana, sino también utilizando peones entre los daneses. Poco a poco construyen los cimientos de una rebelión, planeando expulsar a los caballeros teutónicos.

Editor completo

Volver a “VAMPIRO EDAD OSCURA”