Libro de línea de sangre: Telyavos

Información y debate de Vampiro Edad Oscura
Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#61

Mensaje por Alexander Weiss » 18 Mar 2020, 23:03

Imagen

APÉNDICE UNO: ASPIRANTES A LA DIVINIDAD

Para el éxito de la magia nada es realmente importante, sólo la creencia es crucial.
-Dorothy Morrison

¿Cuál será el destino de los Telyavos? En estos momentos se trata de un futuro incierto y lleno de conflictos entremezclados en el gran campo de batalla de la Guerra de los Príncipes. A pesar de haber sufrido enormemente, siguen aferrados a los viejos dioses y al poder de la tierra, y quizás haya un atisbo de esperanza en el horizonte para ellos. Los elegidos de Telyavel se dedican a cumplir su voluntad, aunque demasiado a menudo aparezcan otros intereses. Las noches medievales continúan, mientras los clanes Cainitas y quienes siguen inadvertidamente sus pasos juegan con reinos enteros; la línea de sangre se juega su supervivencia en un mundo que parece querer dejar atrás a los antiguos dioses surgidos de la tierra.
Aunque son un linaje reciente, con apenas dos siglos de historia siendo generosos, varios Telyavos han destacado entre sus compañeros, ya sean sus audaces fundadores que decidieron correr el riesgo de apartarse del clan Tremere, los mártires caídos en la guerra contra los enemigos de la línea de sangre y los valientes que han sobrevivido luchando contra la adversidad.
Los siguientes Telyavos reciben el reconocimiento de su linaje por derecho propio, y algunos son conocidos por otros clanes, que quizás los consideren enemigos, pero sus actos están presentes en la historia y las conversaciones de los Cainitas de la Edad Oscura.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#62

Mensaje por Alexander Weiss » 19 Mar 2020, 11:54

Imagen

DEVERRA
Deverra nació con un nombre diferente en una aldea de las tierras de Livonia, la hija de un herrero que reverenciaba al dios Telyavel. Desde que era pequeña se mostró interesada por el mundo que se encontraba más allá de su hogar, y desarrolló habilidades que llevaron a algunos de sus vecinos a murmurar que era una bruja.
Un mago viajero de la Casa Tremere llamado Alferic descubrió su talento para la magia y obligó a su padre a que le entregara a la niña para convertirla en su aprendiz como maga Tremere de la Orden de Hermes. Acompañó a su maestro en sus frecuentes viajes mientras aprendía las artes de la magia y recibió un nombre Hermético: Deverra. Como era una aprendiz conflictiva a menudo terminaba castigada barriendo los aposentos de su maestro, y sus compañeros aprendices le dieron en burla el nombre de la diosa romana del barrido y las escobas nuevas. Sin embargo, cuando terminó su aprendizaje y se convirtió en una maga de plena derecho lo mantuvo, cambiándolo con un significado diferente: “Deavera”, la diosa de la sinceridad.
Poco tiempo después del final de su aprendizaje, su maestro Alferic la convocó para que participara en un ritual en el que recibiría la inmortalidad. En una extraña ceremonia su sangre fue drenada y su maestro le dio la suya, convirtiéndola en una vampira. Se enfureció al sentirse engañada y tuvo dificultades para aceptar en qué se había transformado, pero se guardó su rencor para sí misma. Finalmente pidió a sus superiores que la enviaran a las tierras del Báltico para estudiar la magia del lugar y su potencial para el clan Tremere.
En su antiguo hogar se encontró con los espíritus de la tierra y comenzó a buscar una forma de recuperar su vida otra vez. Contactó con otros compañeros del clan Tremere que también compartían sus objetivos, y juntos se encontraron en un lugar apartado de Estonia con un antiguo espíritu de considerable poder. El espíritu les dijo que no podía romper su maldición, pero podía compartir con ellos la magia de la tierra. A cambio pedía que custodiaran su piedra sagrada para toda la eternidad y le construyeran un templo donde pudiera habitar en el mundo de los mortales. Deverra y sus compañeros aceptaron.
Deverra informó al Consejero Etrius de la capilla de Ceoris de sus supuestos avances, afirmando que ella y sus seguidores se habían establecido en las tierras del Báltico como sacerdotes del dios Telyavel, aceptando sacrificios de sangre de los habitantes de la zona. Esta relación con el paganismo provocó ciertas sospechas y desconfianza entre otros vampiros Tremere, que consideraban que Deverra y sus compañeros estaban rompiendo con la tradición Hermética y adoptando prácticas extrañas y peligrosas en la magia del clan. Los Tremere del Báltico o “Tremere Telyavélicos” como comenzaron a ser llamados, fueron evitados y rechazados. No fue algo que les importara demasiado.
Con el paso del tiempo los “Tremere Telyavélicos” o simplemente “Telyavos”, como preferían llamarse, reforzaron sus vínculos con sus servidores mortales y con las facciones sobrenaturales del Báltico. Deverra se mostró especialmente hábil como una diplomática de gran carisma que consiguió varios aliados, ayudando a los vampiros Gangrel en sus conflictos con las brujas de sangre locales -algunas de las cuales fueron secretamente protegidas entre los Telyavos, a quienes ayudaron en el desarrollo de su magia- o por lo menos mantener la paz con otros vampiros que desconfiaban de los Telyavos. De esta forma Deverra y sus compañeros prosperaron, reclutando aprendices entre sus seguidores, fortaleciendo su comunidad. Deverra y los Telyavos adoptaron varias costumbres de sus aliados, entre ellas los principios de vivir en equilibrio con el mundo que los rodeaba y con su propia Bestia. También cumplió con su pacto con Telyavel, y el dios le proporcionó nuevo conocimiento que incrementó su poder y el de sus seguidores.
Cuando los pueblos del Báltico fueron amenazados por la llegada de conquistadores cristianos, Deverra buscó nuevos aliados y en esta ocasión los encontró en la banda de Qarakh, un señor de la guerra Gangrel procedente de las lejanas tierras de los mongoles. En el año 1155 fundaron una tribu conjunta entre Telyavos y Gangrel, en la que mortales y vampiros convivían en armonía entre ellos y con los espíritus que les rodeaban. La tribu no se asentó en un lugar fijo, sino que recorría periódicamente las tierras de Livonia y Lituania. Finalmente Deverra y Qarakh se convirtieron en amantes. Como voz de la razón en la tribu, Deverra mantuvo la paz entre los diversos líderes vampíricos que se unieron a ella, tanto entre Telyavos como Gangrel.
Deverra advirtió a Qarakh de que había tenido una visión sobre la llegada de un terrible príncipe con el rostro de un niño, que resultó ser el derrocado Alexandre de París, un Matusalén del Clan Ventrue, que lideraba un ejército de caballeros cruzados y vampiros de su propio clan, parte de la Orden de la Cruz Negra, y que planeaba conquistar las tierras del Báltico y quizás convertirlas en su reino. Su poder parecía imparable, y en sus primeros encuentros derrotó a Qarakh y los vampiros paganos.
En la Arboleda de las Sombras, Deverra convocó al dios Telyavel para que les ayudara, proporcionando protección a su amante Qarakh. En la batalla decisiva ella participó personalmente, convirtiendo el terreno en un pantano donde las tropas de los Ventrue quedaron atrapadas, y obligando a Alexandre a enfrentarse personalmente con Qarakh. En ese momento Deverra lanzó un poderoso hechizo , sacrificando la juventud de su cuerpo a Telyavel y se convirtió en una anciana, para que el dios le prestara la fuerza de la tierra a Qarakh. Con el poder de la tierra Qarakh consiguió vencer a Alexandre y bebió el alma del antiguo vampiro.
Sin embargo la victoria de los vampiros del Báltico tuvo consecuencias. Los Ventrue de la Orden de la Cruz Negra supieron que sus enemigos tenían la ayuda de poderosos hechiceros de la sangre y pidieron ayuda a los Tremere. A su vez los Usurpadores, supieron lo que Deverra y sus aliados habían hecho y decidieron apoyar a los Ventrue en su guerra para ganarse su favor. Utilizando su magia los Tremere fortalecieron la sangre de Alexandre en el cuerpo de Qarakh, y ante los problemas para controlar su cuerpo, el antiguo Gangrel decidió caer en letargo para no poner en peligro a sus aliados, dejando a Deverra al mando de su tribu.
Poco tiempo después llegó al campamento de Deverra una embajada del clan Tremere, dirigida por Jervais, procedente de la capilla de Ceoris. Aunque hubo un encuentro entre ambos, pronto quedó claro que el acuerdo no era posible y Deverra precipitó un conflicto que aguardaba desde hace mucho tiempo. Los Telyavos utilizaron la magia de la tierra contra los Tremere, mientras los Usurpadores comenzaron a destruir las arboledas sagradas de los Telyavos, y utilizaron los símbolos de la cristiandad contra ellos. Las Gárgolas de los Tremere les permitieron actuar con rapidez, viajando de un lugar a otro.
La mayor victoria de los Tremere fue el hallazgo del templo oculto de Telyavel, que profanaron y expulsaron al dios del mundo de los vivos. Este acto rompió la conexión entre Deverra y Telyavel, debilitando considerablemente su magia.
Sintiéndose que todo lo que había construido estaba en peligro, Deverra tomó una decisión drástica. Ordenó a su tribu que desmontara el campamento y huyera, y ella se quedó con sus seguidores y los miembros de su círculo: Bernalt, Oluksna, Ako y Valdur, para hacer frente a los Tremere. Como ya no podía contar con Telyavel, Deverra los sacrificó a todos y utilizó su poder para vencer a sus enemigos en una última confrontación.
Sin embargo, fue derrotada. Jervais, el embajador de los Tremere, había sido sometido a un ritual en la capilla de Ceoris que permitió que el Consejero Etrius y los Tremere canalizaran su propio poder contra Deverra a través de él. De esta manera la líder de los Telyavos fue derrotada y sus restos fueron preservados ritualmente y llevados a Ceoris, donde fueron incinerados en presencia de Etrius y otros Consejeros de Tremere.
Alta y delgada, Deverra solía vestir con un manto azul oscuro, dejando su capucha atrás para dejar suelto su largo cabello pelirrojo. Sus rasgos eran delicados y finos, con una piel pálida, como es habitual entre los vampiros. Sus ojos eran especialmente grandes, pero le proporcionaban un aire sobrenatural, que utilizaba en su provecho. Lo más atractivo era el color de sus ojos, de un brillante verde esmeralda que bajo la luz adecuada casi parecían lanzar destellos. Sin embargo, tras recurrir al poder de Telyavel en la batalla contra Alexandre envejeció prematuramente, convirtiéndose en una anciana pálida y de cabello blanco como la nieve, aunque todavía conservaba la belleza de sus ojos verdes.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#63

Mensaje por Alexander Weiss » 19 Mar 2020, 13:40

Imagen

JURATE
Jurate nació en Palanga, un asentamiento costero habitado por el pueblo de los curos en el siglo XII. El lugar prosperaba con el comercio del ámbar del Báltico, y asimismo también era el lugar de un célebre santuario, al que acudían peregrinos paganos de diversos pueblos para rezar a los dioses. En torno al santuario también acudían numerosos videntes, adivinos y hechiceros.
La familia de Jurate había prosperado con el comercio del ámbar, y cuando tuvo suficiente edad, ella y otras doncellas de Palanga fueron elegidas para atender el fuego sagrado del santuario. Allí aprendió de las sacerdotisas el conocimiento de los antiguos dioses.
Los curos tenían muchos enemigos, y ellos mismos a menudo se dedicaban a guerrear con sus vecinos. En el año 1161 los daneses desembarcaron en Palanga y conquistaron el asentamiento y la fortaleza cercana. Muchos curos huyeron de la ira de los daneses, entre ellos Jurate con su familia.
Fueron perseguidos por un grupo de daneses que quería obtener botín, pero esa noche los atacantes fueron rechazados por un grupo de guerreros curos que habían regresado con ayuda. Entre ellos se encontraba una hermosa hechicera que dirigió la magia de la tierra contra sus enemigos y puso a los daneses en fuga. Jurate quedó impresionada por aquella mujer, y así conoció a Deverra, quien le habló del dios Telyavel y de sus elegidos.
Deverra vivía en un asentamiento nómada en los bosques de Livonia, en compañía de los adoradores del dios y Jurate, después de meditarlo, decidió seguirla, aunque sus padres no le dieron permiso de buena gana.
Jurate encontró la vida entre los Telyavos y sus aliados agradable, y se convirtió en una aprendiz de Deverra, que finalmente le concedió el Abrazo y le abrió las puertas de un mundo hermoso y a la vez terrible, en el que los dioses caminaban entre los humanos. Bajo la tutela de su maestra, Jurate aprendió mucho, y a menudo actuó como su enviada ante otros círculos Telyavos dispersos por el Báltico.
Con la llegada de los cruzados cristianos y los vampiros que seguían su paso, Jurate luchó valientemente con sus compañeros Telyavos, enviando contra ellos el poder del fuego y los elementos. Hubo derrotas, pero también victorias, y tras la retirada de los odiados Ventrue, pareció que habían ganado la guerra. Deverra había sacrificado su propia juventud en el proceso, y eso hizo que Jurate la admirara más todavía.
Entonces llegaron los Tremere, que resultaron un enemigo más insidioso e implacable. Los Usurpadores profanaban y destruían sin escrúpulos, y conocían bien el poder de la magia. Jurate capturó a uno de los Tremere y contempló sorprendida cómo era consumido por la magia de los Usurpadores para que no pudiera ser utilizado como rehén. Frente al poder de los dioses en los que creía, el poder de los Tremere era una llama destructora que no se detenía ante nada.
Finalmente Deverra cayó ante la desesperación, después de que el poder del dios Telyavel la abandonara. Convocó a Jurate y la ordenó que reuniera a los supervivientes y se marchara a Riga. Jurate era reticente a obedecer a su maestra en aquel momento de necesidad, pero contempló con horror cómo sus antiguos compañeros se sacrificaban uno tras otro en un ritual de sangre para darle todo su poder a Deverra para que pudiera hacer frente a los Tremere.
Asustada, Jurate huyó, llevando noticia de lo que había ocurrido a sus compañeros Telyavos. En el Alka de Riga fue elegida como sucesora de su maestra y continuadora de su legado, y aunque se sentía bastante insegura, Jurate aceptó.
Ahora Jurate es la nueva líder de los Telyavos, al menos de manera nominal, aunque no tiene la autoridad ni el poder de su maestra. A menudo deja bastante autonomía a los círculos del linaje, pero al mismo tiempo comienza a perder el temor y a actuar con decisión para proteger a sus seguidores. Desde el Alka de Riga acepta aprendices, envía instrucciones a otros círculos y busca extender la influencia de la línea de sangre frente al avance del cristianismo. Al mismo tiempo también recibe embajadas de otros vampiros y busca nuevos aliados, aunque contempla el futuro con cierto pesimismo.
Imagen: Jurate era una mujer joven cuando fue Abrazada. Es de estatura baja y rasgos delicados, con un aire de tranquilidad y calma a su alrededor. Su larga cabellera dorada le llega más allá de los hombros y hasta la cintura, y en ocasiones la trenza en hermosos patrones y la adorna con abalorios de ámbar. Sus ojos son de un tono azul claro, y su piel es pálida, aunque con un ligero matiz de vida. Suele vestir con vestidos largos y mantos de color pardo, pero cuando preside las ceremonias de los Telyavos se viste con largas túnicas de color amarillo y blanco, que combina con joyas de ámbar y oro.
Consejos de Interpretación: Estás llena de preocupaciones en una posición en la que no te sientes segura, por lo que actúas con mucha cautela y procuras aparentar serenidad para no dejar traslucir tus miedos. Te aferras al recuerdo de tu sire para seguir su ejemplo, y al mismo tiempo sientes una mezcla de odio y temor hacia los Tremere, por lo que procuras que tus seguidores eviten un conflicto directo con ellos por el momento.
Sire: Deverra
Naturaleza: Protectora
Conducta: Juez
Generación: 8ª
Abrazo: 1162
Edad aparente: Cerca de veinte
Atributos Físicos: Fuerza 2, Destreza 3, Resistencia 2
Atributos Sociales: Carisma 3, Manipulación 3, Apariencia (noble) 4
Atributos Mentales: Percepción 3, Inteligencia 3, Astucia 3
Talentos: Alerta 1, Esquivar 1, Empatía 3, Expresión 3, Liderazgo 2
Técnicas: Armas C.C. 2, Etiqueta 2, Pericias 2, Supervivencia 2, Trato con Animales 1
Conocimientos: Academicismo 1, Lingüística 3, Ocultismo 3, Política 2, Sabiduría Popular 3
Disciplinas: Animalismo 2, Auspex 3, Presencia 2, Taumaturgia 4
Sendas taumatúrgicas: Senda de la Sangre del Mundo 4, Rego Ignem 3, Rego Elementum 2, Senda del Alma del Mundo 2
Trasfondos: Aliados 3, Contactos 4, Influencia 2, Posición 4, Rebaño 3, Recursos 3
Virtudes: Conciencia 3, Autocontrol 3, Coraje 3
Camino de la Humanidad: 6
Fuerza de la Voluntad: 6

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#64

Mensaje por Alexander Weiss » 19 Mar 2020, 15:40

Imagen

AZUOLAS
Trasfondo: Nacido en la noble familia lituana de los Ruskaiciai, Azuolas era el segundo de tres hermanos, pero tras un invierno especialmente cruel su cuerpo consumido y enfermizo lo postraron en el lecho. Afirmaba que los muertos lo visitaban, pero en su familia creían que había enloquecido y su padre pensó en poner fin a su vida.
Sin embargo, su madre supo ver que su hijo había heredado la visión de sus antepasados y consultó con varios hechiceros. Finalmente un sacerdote de Telyavel les ofreció su ayuda y les propuso tomar al niño bajo su tutela.
Entre los Telyavos, Azuolas aprendió a controlar su visión y también a comprender a los espíritus que veía. Regresó con su familia para completar su formación como uno de los nobles de Lituania, pero lo acompañó su maestro, que por la noche complementaba su educación.
Azuolas no destacó en el manejo de las armas, pero consiguió convertirse en un muchacho sabio y respetado, considerado que había sido bendecido por los dioses. Con el tiempo su familia, tras una derrota militar, se alió con el Gran Duque Mindaugas, que en pocos años consiguió dominar casi toda Lituania. Azuolas, a pesar de su juventud, pasó a formar parte de sus consejeros, especialmente en cuestiones relacionadas con los dioses. Tras la Batalla de Saulé, Mindaugas recompensó a su familia y otros duques que lo habían apoyado hasta la victoria.
Sin embargo, no todos estaban conformes con el favor que había recibido del Gran Duque y e intentaron asesinarlo. Sin embargo, Azuolas no murió, sino que su maestro lo salvó de la muerte mediante la sangre de Telyavel y pronto reapareció entre los consejeros como si nada, aunque espació su presencia a las horas de la noche. De improviso, el duque Gostautai apareció un día en su castillo, muerto de terror.
Desde la Batalla de Saulé y su Abrazo, Azuolas ha formado el Círculo del Escudo de Oro, un círculo de jóvenes Telyavos que participan en la política de Lituania con la intención de detener el avance del cristianismo. Han encontrado bastantes seguidores entre los nobles que permanecen fieles a los viejos dioses y su influencia es considerable. Al mismo tiempo Azuolas se mantiene en contacto con otros Telyavos, pero suele actuar con bastante autonomía, especialmente en lo que se refiere a la política del Gran Ducado.
Al mismo tiempo, Azuolas ha comenzado a instruir a los aprendices de su círculo en una educación más modernizada, considerando que si quieren hacer frente a los Tremere y otros enemigos “civilizados”, no pueden quedarse atrás. Con este propósito ha atraído a varios eruditos de otros países a la corte del Gran Duque Mindaugas y varios servidores buscan libros de antigua sabiduría que puedan añadirse al legado místico de los Telyavos.
Imagen: Azuolas es un hombre joven, especialmente delgado de rasgos sobrios y serios. Cuando fue Abrazado llevaba su cabello rubio oscuro muy corto. Siempre parece concentrado en su interlocutor, con sus ojos de un color castaño claro, y habla muy poco, siempre con palabras meditadas y sabias. Aunque en la corte del Gran Duque suele vestir como corresponde a uno de sus consejeros, normalmente prefiere largos mantos sencillos de color negro o gris.
Consejos de Interpretación: Tu mente no descansa. Siempre estás atento a lo que te rodea, y especialmente a los espíritus, de los que has aprendido mucho. No temes a los muertos, y mucho menos a los vivos, y te comportas con una tranquilidad casi inquietante en todo lo que haces, siempre calmado y sin arranques excesivos de emoción. Cuando alguien te enfurece simplemente lo miras fijamente en silencio y dejas que sean tus ojos los que hablan y muestran tu desaprobación.
Sire: Zilvinas
Naturaleza: Visionario
Conducta: Pedagogo
Generación: 9ª
Abrazo: 1236
Edad aparente: Mediada la veintena
Atributos Físicos: Fuerza 2, Destreza 2, Resistencia 2
Atributos Sociales: Carisma 2, Manipulación 3, Apariencia 2
Atributos Mentales: Percepción (Espíritus) 4, Inteligencia (Absorbente) 4, Astucia 3
Talentos: Alerta 2, Expresión 3, Liderazgo 2, Subterfugio 1
Técnicas: Armas C.C. 1, Etiqueta 1, Pericias 2, Sigilo 1, Supervivencia 1, Trato con Animales 1
Conocimientos: Academicismo 2, Leyes 2, Ocultismo 3, Política 3, Senescal 1
Disciplinas: Auspex 2, Taumaturgia 4
Sendas nigrománticas: Senda del Mundo Sombrío 4
Trasfondos: Aliados 2, Criados 1, Influencia 3, Rebaño 2, Recursos 2
Virtudes: Conciencia 2, Autocontrol 5, Coraje 3
Camino de la Humanidad: 5
Fuerza de Voluntad: 6

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#65

Mensaje por Alexander Weiss » 19 Mar 2020, 18:29

Imagen

DEBRULÉ
Trasfondo: En vida Debrulé vivía en la aldea de Vilk, en un bosque del centro de Lituania. Se había quedado huérfana cuando era pequeña y fue entregada al Culto de Telyavel, donde fue adoptada por la comunidad de adoradores del dios. Desde que era pequeña aprendió a respetar a los dioses, y especialmente a sus elegidos, que aparecían en noches señaladas para recibir las ofrendas y repartir bendiciones. Se sentía impresionada por sus rostros serios y blancos y por los milagros que eran capaces de obrar y decidió que quería ser como ellos.
Durante muchos años fue una servidora fiel, hasta que se ganó el derecho a ser iniciada, bebiendo la sangre del dios y aprendiendo sus misterios. Gozaba con los ritos que la conectaban con la tierra y las maravillas que era capaz de obrar a través de la sangre. Se llenaba de orgullo cuando los adoradores se inclinaban ante ella y le hacían ofrendas, y agradecía a los dioses por haberle dado aquella vida.
Pero la alegría de Debrulé duró poco. Sabía que los cristianos habían arrasado el templo de Telyavel, y que eran sus enemigos, y supo que una de sus obligaciones era defender a los dioses y luchar contra ellos. Sus cruces le provocaban repulsión, pero los peores eran los vampiros que se mezclaban con ellos. Ella y su círculo lucharon...y perdieron.
Sus vencedores no fueron caballeros cristianos, sino los Tremere. En una batalla encarnizada en las fronteras, su círculo fue destruido por la magia implacable de los Usurpadores. Debrulé se enfrentó personalmente a su líder, un joven pálido de mirada triste e invocó el poder de los dioses contra él. Sin embargo, el espíritu se detuvo a un gesto del joven Usurpador y con sus palabras lo expulsó, ante la sorprendida mirada de Debrulé.
El joven la miró con su mirada triste y comprensiva y le dijo:
-No existen los dioses.
Y llamó el poder de las llamas contra Debrulé, que huyó ardiendo aterrorizada para enterrarse en un pantano, donde cayó en letargo.
Despertó poseída por una nueva comprensión. Sola y sin círculo regresó junto a los Telyavos, pero ahora las ceremonias le parecían vacías y sin significado. Sin saber a quien recurrir, habló con un mortal, un hombre sabio de su aldea que había pertenecido al Culto de Telyavel, y de sus labios supo la verdad.
Que los Telyavos no eran dioses ni sus enviados, sino vampiros que habían usurpado su lugar para beber la sangre de los vivos. Los auténticos sacerdotes de los dioses habían tenido que someterse o habían muerto y para hacer creer convocaban demonios.
Llena de rabia, Debrulé acabó con aquel hombre y tras un tiempo decidió dejar atrás al Culto de Telyavel. Desde entonces como una hechicera errante vaga sola, sin rumbo fijo, aprendiendo por su cuenta y decidida a no volver a ser engañada. En sus viajes ha contactado con otros Cainitas del Báltico, especialmente algunos hechiceros Tzimisce, y que en ocasiones ha intercambiado conocimientos con ellos.. Se dice que otros Telyavos, desengañados con el culto, se han unido a ella, y parece tener la intención de crear un círculo de renegados de su linaje.
Imagen: Debrulé suele vestir con ropas de campesina para pasar desapercibida, a menudo recogiéndose el pelo o cubriendo su rostro aparentando modestia. Cuando viaja suele envolverse en largos mantos gastados por el tiempo. No se preocupa especialmente de su aspecto, pero tiene cierta belleza natural en sus rasgos redondeados. Lo más destacado son sus ojos ambarinos de mirada feroz, semejantes a los de un depredador.
Consejos de Interpretación: Viviste engañada demasiado tiempo y la revelación te ha endurecido. Estás dispuesta a tomar tu destino en tus manos y no permitir que nadie te esclavice. Aunque no quieres relacionarte con el Culto de Telyavel has visto suficiente para no guardarles rencor, al fin y al cabo en este mundo los poderosos se ceban en los débiles. Atesoras el poder que aprendiste de ellos y al mismo tiempo tratas de aprender, pues sólo con el conocimiento y el poder podrás evitar ser una esclava engañada.
Sire: Sarys
Naturaleza: Superviviente
Conducta: Rebelde
Generación: 10ª
Abrazo: 1232
Edad aparente: Unos treinta
Atributos Físicos: Fuerza 2, Destreza 2, Resistencia 2
Atributos Sociales: Carisma 3, Manipulación (Impresionar) 4, Apariencia 2
Atributos Mentales: Percepción 3, Inteligencia 3, Astucia (Pensar Rápido) 4
Talentos: Alerta 2, Expresión 1, Intimidación 2, Liderazgo 2, Pelea 1, Subterfugio 2
Técnicas: Etiqueta 1, Pericias 2, Sigilo 1, Supervivencia 1
Conocimientos: Investigación 2, Lingüística 2, Medicina 3, Ocultismo 3, Sabiduría Popular 2
Disciplinas: Auspex 1, Presencia 2, Taumaturgia 3
Sendas taumatúrgicas: Rego Spiritus 3, Senda de la Sangre del Mundo 1
Trasfondos: Aliados 1, Contactos 2, Rebaño 2
Virtudes: Convicción 3, Instinto 4, Coraje 3
Camino del Pecado: 6
Fuerza de Voluntad: 7

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#66

Mensaje por Alexander Weiss » 19 Mar 2020, 18:56

Imagen

APÉNDICE DOS: UNA INVITACIÓN

Vender tu alma es la cosa más fácil del mundo. Eso lo hacen todas las personas en todas las horas de su vida. Si te pidiese que conservaras tu alma, comprenderías que eso ya es mucho más difícil.
-”El manantial”, Ayn Rand

-Una carta dirigida a Jurate, Suma Sacerdotisa del Culto de Telyavel, año de 1242

No nos conocemos, pero espero que tengamos el placer de poder hablar algún día en persona, más allá de las floridas palabras que un mensaje pueda ofrecer. También comprendo que desconfiéis de mis motivos, y teniendo en cuenta los precedentes de la relación entre la Casa de Telyavel y la Casa de Tremere, no os culpo por ello.
No comparto los motivos de mis compañeros, especialmente los del despreciable Etrius, para decidir castigar a vuestra Casa. Antes bien, debéis de saber que admiro vuestra obra en las lejanas tierras del Gran Ducado de Lituania, y que de habérseme encomendado la negociación entre la Casa de Telyavel y la Casa de Tremere creo que hoy seríamos aliados, y no enemigos. Creo que las acciones de la Casa Tremere con respecto a la Casa de Telyavel han sido completamente injustificadas y desproporcionadas, pero la ambición avariciosa de Etrius de Transilvania y su ansiedad precipitada por congraciar a la Casa Tremere como lacayos de la Orden de la Cruz Negra han provocado este desastre y esta desafortunada situación.
No podemos deshacer el pasado, ni pretendo hacerlo, pero si podemos ocuparnos del futuro. Aunque en este momento una reconciliación con la Casa de Tremere es harto imposible, mi intención desde la humildad es reparar parte del daño causado. Os pido que no penséis que pretendo imponeros una nueva y lamentable esclavitud, sino que os ofrezco un acuerdo entre iguales, entre la Casa de Telyavel y la Casa de Goratrix.
Conozco la precariedad de vuestra situación en el Gran Ducado de Lituania, con la ambición de los caballeros teutónicos y la Orden de la Cruz Negra llamando a vuestras puertas. Y en esa situación, y con buena voluntad, os ofrezco mi ayuda. Sin despreciar los logros de la Casa de Telyavel, estoy dispuesto a enviaros conocimiento, instructores y recursos para ayudaros.
A cambio sólo pretendo ganar vuestra buena voluntad y dar el primer paso para que en un futuro podamos compartir amistad, o por lo menos una alianza. Nuestras dos Casas se beneficiarían enormemente de un acuerdo.
Si rechazáis mi humilde oferta lo comprenderé. En ese caso mis palabras habrán cumplido su propósito y desaparecerán como si nunca hubieran existido y no volveré a molestaros, deseándoos la mejor de las fortunas.
De lo contrario, simplemente sostened esta carta y pronunciad sin temor mi nombre.

Con el deseo de que se cumpla vuestra voluntad y la de la Casa de Telyavel, quedo a vuestra disposición.


-Goratrix

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#67

Mensaje por Alexander Weiss » 19 Mar 2020, 19:19

Imagen

EL DESTINO DE LOS TELYAVOS
Asediado por sus muchos enemigos, el Culto de Telyavel recibe la inesperada ayuda de Goratrix, uno de los discípulos de Tremere y Señor de la Capilla de París y del Reino de Francia. Enzarzado en una profunda rivalidad con el Consejero Etrius desde antes de su conversión en vampiros, el hecho de que Etrius haya atacado a los Telyavos e intentado destruirlos es motivo suficiente para que Goratrix se interese, dispuesto a entorpecer los esfuerzos de su rival.
Pero más allá de su rencilla personal, Goratrix ve potencial en el Culto de Telyavel. Uno de sus proyectos esotéricos consiste en el estudio de la magia del clan Tzimisce y cree que de alguna forma los Telyavos han conseguido comprender sus principios, lo que constituiría una herramienta muy valiosa para su arsenal.
Por supuesto, hay que decir que las negociaciones entre Goratrix y los Telyavos no son fáciles, pero la necesidad se termina imponiendo y finalmente el Culto de Telyavel acepta la ayuda de la Casa de Goratrix.
Y Goratrix cumple su palabra, En las décadas siguientes sus agentes viajan de manera secreta y clandestina al Báltico, llevando a través de las rutas comerciales, grimorios de conocimiento mágico, materiales de laboratorio y en fin, varios recursos para ayudar a los Telyavos. Con el tiempo, y a medida que se establece la confianza entre ambas partes, incluso hay un intercambio de conocimientos y de aprendices, que se lleva a cabo con gran discreción.
La alianza entre Goratrix y los Telyavos resulta fructífera. Cuando Goratrix cae en desgracia entre los Tremere en el siglo XIV debido a que su interferencia en el reino de Francia y en la Orden del Temple, es llevado a la capilla de Ceoris para ser juzgado, pero terminará consiguiendo escapar y “desaparecerá”, encontrando refugio entre sus aliados del Báltico.
Durante su estancia entre los Telyavos, Goratrix no pierde el tiempo, dirigiendo la escisión de sus aliados y servidores de la Casa Tremere para crear su propia Casa independiente del resto del clan de los Brujos.
Pero la alianza entre Goratrix y los Telyavos es descubierta, y los Tremere reinician una vez más las hostilidades. En el siglo XVI el Culto de Telyavel se encuentra muy debilitado, el reino de Lituania, su principal refugio, se ha convertido al cristianismo y el paganismo cada vez se encuentra cada vez más en recesión. Cazadores de brujas al servicio de la Iglesia también acaban uno tras otro con los círculos Telyavos, y finalmente cae el Círculo de Riga, y los Tremere y otros vampiros consideran extinta a la línea de sangre.
Sin embargo, los Telyavos no se extinguen, y una vez más demuestran ser unos avezados supervivientes. Unos pocos, en gran parte los que permanecían al margen del Culto del Telyavel, encuentran refugio dentro de la Casa de Goratrix, y se unen a los antitribu Tremere en el Sabbat, donde permanecerán ocultos durante siglos y contribuirán a la creación de rituales y hechizos relacionados con el poder de las tierras salvajes.
Cuando los antitribu Tremere son prácticamente destruidos a finales del siglo XX en una conflagración, los Telyavos consiguen sobrevivir de nuevo. El hechizo que convoca a la Casa de Goratrix y provoca su destrucción simplemente no les afecta, ya que estaba diseñado para afectar sólo a los descendientes del antiguo mago. Preocupados, contemplan cómo el Sabbat se desmorona a su alrededor y sus compañeros Cainitas parten en cruzada con el comienzo de la Gehenna.
Los Telyavos eligen ocultarse y esperar, abandonando la Espada de Caín. Es entonces cuando escuchan una voz que los llama uno tras otro, una voz familiar y que creían desaparecida para siempre.
Goratrix reaparece entre las sombras y con los Telyavos pone los cimientos de una renovada Casa de magos.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3829
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#68

Mensaje por Alexander Weiss » 19 Mar 2020, 19:28

LIBRO DE LÍNEA DE SANGRE: TELYAVOS

LA VOZ DE LOS DIOSES SUENA EN LA NOCHE
Hace tiempo un grupo de magos de la Casa Tremere descubrieron que la inmortalidad que habían obtenido tenía un precio demasiado elevado. Se apartaron de sus compañeros y viajaron lejos al este en busca de sabiduría y redención, pero lo que encontraron los cambió por completo. Se convirtieron en Telyavos, seguidores del dios Telyavel y tienen a su disposición la magia y los secretos de la tierra, que utilizan para protegerla. Sin embargo, esa tierra tiene muchos enemigos y la existencia de los Telyavos no es fácil, aunque están dispuestos a utilizar los dones de los viejos dioses y luchar. Aunque tal vez ni siquiera eso sirva para detener al destino que avanza inexorable en la sombra de la cruz...

EL LIBRO DE LA LÍNEA DE SANGRE: TELYAVOS INCLUYE:

-La historia de la línea de sangre, desde las primeras noches inciertas hasta la actual Guerra de los Príncipes.
-La organización interna de las Los Telyavos.
-Nuevos poderes, ejemplos de personaje y más.

Avatar de Usuario
Justycar
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 3107
Registrado: 14 Jul 2019, 07:43
Ubicación: Valencia
Mensajes miarroba: 2.302
Antigüedad: 26 de Septiembre de 2017

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#69

Mensaje por Justycar » 26 Mar 2020, 23:04

He empezado a leerlo con calma. El relato de inicio de Aras y Gintaras me ha gustado bastante. Aunque creo que revelas demasiada información de primeras. Yo hubiera dejado más preguntas por responder en un relato inicial, recortando el diálogo de Gintaras y haciéndolo más enigmático. Pero vaya, es un buen relato, plantea los temas de la línea de sangre, es entretenido y fluye.

Avatar de Usuario
Justycar
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 3107
Registrado: 14 Jul 2019, 07:43
Ubicación: Valencia
Mensajes miarroba: 2.302
Antigüedad: 26 de Septiembre de 2017

Re: Libro de línea de sangre: Telyavos

#70

Mensaje por Justycar » 26 Mar 2020, 23:15

Capítulo 1: Historia y geografía.

Una cosa que creo que vendría bien, desde la más absoluta ignorancia que reconozco tener, es una visión más amplia del panteón eslavo o báltico. Es algo que siempre he echado de menos en las historias de los Telyavos. Veo que mencionas a Glitiné, Saulé y Menuo. Para mí eso es un puntazo, me gustaría leer más sobre ellos, sus mitos y leyendas (aunque te las inventes) y así dar pie a un panteón completo que me ayude a comprender la forma de pensar de los lituanos.

Está chula y bien contada la deserción de los Tremere, el origen del vampirismo y el pacto con Keleval. Quizás te sugeriría lo mismo de antes, no dar las explicaciones tan mascadas (las Hijas del agua son Lhiannan, por ejemplo). Empiezo a pensar que es una cuestión de estilo y son manías mías, te encuentro didáctico. Es un capítulo de historia, al fin y al cabo.

Lo que quiero decir es que, además de un relato de los hechos (aunque sea de la mano de testigos), sería genial ver una leyenda, un cantar o incluso un sueño para contar las batallas y movimientos de las mareas políticas. Algo más narrativo que académico.

En la parte geográfica, el capítulo está bien, detallando su diáspora por Europa. Creo que me gustaría leer más sobre la corte de Mindaugas, quizás venga en otro capítulo.

Editor completo

Volver a “Vampiro Edad Oscura”