[Lore] Señor Campanitas

Avatar de Usuario
Justycar
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 2772
Registrado: 14 Jul 2019, 07:43
Ubicación: Valencia
Mensajes miarroba: 2.302
Antigüedad: 26 de Septiembre de 2017

[Lore] Señor Campanitas

#1

Mensaje por Justycar » 25 Jul 2020, 13:13

Del libro Belial’s Brood. Traducido por Justycar.



Hubo una una vez una niña pequeña que vivió en una casita blanca junto al lago, con sus padre y su madre. Cada noche su padre le cantaba una nana antes de irse a dormir, una querida y conocida canción una noche, una canción de más allá de los mares, la siguiente. Y ella creía que era debía ser la niña más feliz del mundo.

Entonces, una noche, cuando su padre entró en la habitación, ella se dio cuenta de que no estaba cantando. Cuando le preguntó por qué, él le reveló el objeto que escondía a su espalda, un osito de peluche de un blanco brillante, "un osito polar", le dijo. Además de una corbata negra, el osito llevaba tres dulces campanillas alineadas en su abdomen, botones de una costura casi invisible, que campanilleaban cuando se movían en la mano de su padre. "Este es el Señor Campanitas", le dijo, poniendo el osito bajo su brazo. "Cuidará de ti mientras yo esté fuera."

Cuando ella le preguntó a dónde iba, su padre se lo explicó (lo mejor que pudo a una niña pequeña), su país le necesitaba, iba a luchar por él. Cuando ella se dió cuenta de a qué se refería, estalló en lágrimas y le suplicó que no fuera, prohibiéndole que las abandonara. Él la abrazó e insistió en que la quería, pero al final, se marchó de todos modos. Y cuando no regresó pronto, el resentimiento creció en el interior de la niña y lanzó el osito al lago una tarde. Maldiciendo el nombre de su padre, le arrancó con furia los bracitos y las piernas y los arrojó al fondo del agua, dejando el resto junto a la orilla.

Algunas semanas después, su padre regresó a casa de un lugar que su madre había llamado “Gallipoli.” Cuando el coche de la armada llegó, dos hombre sacaron del asiento de atrás el hombre que un día fuera su padre. Sus dos brazos y piernas habían estallado por los aires en la Batalla de la Bahía de Suvla y solo quedó su cuerpo y su torso. Cuando la niña vio a su padre, su mente se desbordó mientras corría a la orilla del lago, desesperada por encontrar al osito. Todavía estaba allí, su pelo blanco mateado y descolorido, el nuedo de la corbata retorcido. Convencida de que su única esperanza pasaba por recuperar las partes que había lanzado al fondo del lago, la niña se lanzó sin miedo al agua y se ahogó rápdamente, mientras su padre gritaba su nombre desesperadamente, desde la superfície.

Mientras que las extremidades de algodón del Señor Campanitas nunca fueron recuperadas, el resto del osito fue conservado. Después de perder a su hija, el padre consumido por la pena no se sintió capaz de deshacerse de él y lo guardó junto a su cama hasta el día de su muerte, pasando entonces a su joven ahijada, una niña pequeña de la edad de su hija...

Editor completo

Volver a “Mago”