[Lore] El Vigilante

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 4120
Registrado: 14 Jul 2019, 11:50
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

[Lore] El Vigilante

#1

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 26 Jul 2020, 20:54

EL VIGILANTE

Por Anders Sandberg
Imagen
NOTA: Este post se trata de un ejemplo de personaje para Mago, en éste caso idea de Sandberg, y concretamente un Mago Huérfano. Es un ejemplo perfecto de un preludio corto pero conciso. NdT: Anders lo titula "The Watcher", cuya traducción es "El Vigilante", aunque, leyendo la historia, la mejor traducción sería "El Observador", pero en ese caso, la traducción fiel sería "Observer". Opté por dejar la traducción más literal.

Harold era un hombre poco notable. Aunque sus amigos y su esposa a menudo le decían que era inteligente y perceptivo, nunca trató de avanzar. Estaba contento con ser un burócrata menor en una gran administración, oculto por su normalidad. A medida que envejecía lentamente, no sucedió mucho, hasta que un día de otoño comenzó a ocurrir algo inquietante. Estaba ocupado leyendo algunos documentos sin importancia cuando encontró que su mirada se alejaba del papel. Intentó mirar hacia atrás, pero de alguna manera no pudo controlar sus ojos y se encontró subiendo lentamente sobre su escritorio con su propio cuerpo hundido debajo.

Mientras Harold se alejaba gradualmente, intentó pedir ayuda, hacer algo, pero no pasó nada. Se elevó a través de su techo hacia otro cubículo donde había una reunión en curso. Alguien se quejaba de los impuestos cuando Harold pasó. Nadie se percato. Durante más de una hora, Harold se movió al azar por el edificio, vio y oyó todo pero no pudo controlar nada. Entonces, de repente sintió una fuerza que lo empujaba hacia atrás, y se despertó sentado en su silla. Sacudido, regresó a casa en secreto, preocupado de que se estuviera volviendo loco.

Varias veces en los siguientes meses se encontró deslizándose, a veces durante la noche cuando estaba acostado en la cama junto a su querida esposa, una vez incluso durante un viaje en taxi. Se movía, veía cosas que no entendía y personas que no conocía. Poco a poco comenzó a ver un patrón, un juego sucio detrás de escena que nunca había sospechado. Realmente existieron conspiraciones y la corrupción no solo era común, sino total. Personajes sombríos manipulan la vida de cada hombre y mujer. Asustado, Harold comenzó a darse cuenta de que estaba completamente fuera de sí, completamente paranoico o que estaba viviendo en una pesadilla pura que nadie más notó ni se atrevió a notar. Si le dijera a alguien que sabía que sería hospitalizado, o peor.

Desesperado, intentó suicidarse. Con manos temblorosas tragó lo que calculó como una dosis mortal de sedantes y se recostó en el sofá para esperar la muerte. Cuando comenzó a elevarse por el techo nuevamente, incluso sintió un poco de humor amargo, por una vez fue correcto e incluso esperado. Pero esta vez no se movió por la ciudad. En cambio, se fue elevando cada vez más por encima del mundo. Vio su ciudad y el campo a su alrededor. Vio otras ciudades, otras tierras, otros continentes. Y vio cada detalle, todo lo que sucedió. Era como si fuera un ojo infinito observando la Tierra desde todas las direcciones a la vez. No tenía existencia individual, era solo el acto de observar, de conocer.

Cuando Harold despertó en el hospital, no abrió los ojos. Él ya sabía lo que estaba sucediendo a su alrededor: los chismes entre las enfermeras, la anciana moribunda que estaba cinco pisos más arriba ahogándose lentamente en sus pulmones en descomposición, el joven médico estresado a punto de cometer su primer error grave. Dejó que su atención flotara en el edificio por un tiempo, viéndolo desde muchas direcciones. Observó al hombre pálido, en la unidad de cuidados intensivos desapasionadamente hasta que decidió que era mejor aprender a ver a través de dos ojos nuevamente.

Las siguientes semanas fueron algo confusas a pesar de su nueva sensación de claridad. Con calma vio a su esposa divorciarse de él. Observó con cierto interés cómo perdió su trabajo. Finalmente, la mayoría de sus viejos amigos se habían marchado, aparentemente inquietos por su extraña mirada y su extraño estado de ánimo. Harold lo miró todo desde muchos ángulos para asegurarse de que recordaba, y luego empacó lo que necesitaría y se alejó.
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Editor completo

Volver a “Mago”