[AD] Interludere II

Moderador: Jebediah_Gogorah

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 2774
Registrado: Dom Jul 14, 2019 11:50 am
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

[AD] Interludere II

#1

Mensaje por Jebediah_Gogorah » Vie Dic 06, 2019 11:28 pm

{ https://www.youtube.com/watch?v=ldkSV0gElxg&t=97s - Departure from Gattaca OST }
...Obviamente estas penas sólo se aplicaban a los ciudadanos comunes, pero no a los jefes militares ni a los funcionarios del gobierno. Los poderosos son celosos de sus juguetes. -Richard Morgan, Altered Carbon
Los pasillos de la Tyrrell son largos e iluminados, sin dar ninguna pista de su piramidal forma externa. Las paredes blancas y asépticas son cortadas en cada piso por suelo enrejillado de forma romboidal. O mejor, dicho, de dos triángulos invertidos y pegados por la base. Equidistantes uno de otros, largas mamparas transparentes permiten ver los trabajos que se desarrollan en los laboratorios y talleres, aunque son los propios jefes de proyecto quienes deciden el grado de opacidad que quieren permitir.

La gente saluda con una sonrisa importada; una especie de mueca corporativa, que choca directamente con los rostros serios y apagados de la foto de sus tarjetas identificativas que cuelgan de sus bolsillos de la camisa.

La excepción a esa sobriedad, la ponía el bueno de Lang. Un judío alemán que llevaba varios años en la empresa y que se había ganado la fama de enchufado, ya que trabajaba en un proyecto liderado por su esposa, la Dra Berenice Levine, para otorgar conciencia a través de complejas formulaciones matemáticas, a los nuevos androides de la empresa de la Pirámide. Sin duda, un hito, que cambiaría el curso de la historia.

Lang avanzaba por los pasillos con dos cafés humeantes que acababa de sustraer de la zona del comedor. El logotipo de Tyrrell parecía cobrar vida en aquellas tazas que al contacto con un líquido caliente cambiaba de color y parecían llenarse de una neblina incapaz de asentarse. Dobló la esquina, y le extrañó el hecho de encontrarse las cristaleras del taller oscurecidas. No era habitual en Berenice, sin duda una de las jefas de proyecto que más transparencia en sus trabajos otorgaba, generando envidias y alabanzas a partes iguales. Lang tuvo que abrir la puerta haciendo uso de su boca, agarrando la tarjeta para acercarla al lector y que se abriera automáticamente.

Se le hizo un nudo en la garganta, cuando en la penumbra, encontró a su mujer llorando amargamente. Miles de fórmulas matemáticas adornaban las pizarras transparentes, que ahora parecían incluso llorar con la doctora, corriendo su tinta hacia la llamada de la gravedad. Las luces apagadas, como si una migraña intensa la afligiera.

- Acabo de hablar con el supervisor, cariño - le dijo mientras buscaba su hombro y la calidez de su abrazo - Estamos tan cerca, Lang... y nos quieren retirar una gran parte de los fondos... nada de esto me huele bien, mi amor... ¿por qué?... ¿por qué ahora?... - la pregunta quedó en el aire, y pocas cosas habían en este mundo que fastidiaran más a Lang que no poder sofocar las dudas de sus seres queridos. Aquello le causaba angustía... una angustía que aun no sabía pero que pronto le acompañaría para el resto de sus días.

Lang solo pudo acariciarle el pelo en señal de consuelo, mientras enrrabietado apretaba los dientes. Sobre la mesa de su mujer, el papel con aquella comunicación de reducción de presupuesto con la firma final de aquel nuevo supervisor que había llegado con delirios de grandeza... "L. Acy"...
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Lang (Justycar)
Líder hermético

Re: [AD] Interludere II

#2

Mensaje por Justycar » Jue Dic 12, 2019 9:44 am

https://www.youtube.com/watch?v=ua2k52n_Bvw

El café le animaba, le ayudaba a mantenerse despierto en las jornadas de 30 horas que se había convertido casi en obligatorias. Tenía un olor terrestre, vegetal, que le llevaba a pensar en África, en un mundo preindustrial y en enormes plantaciones tostando sus hojas bajo un cielo despejado de color añil. El noético sonreía al cruzar los pasillos, luciendo orgulloso su placa acreditativa de funcionario cognitivo del nivel 11, Proyecto Metrópolis. Entonces abrió la puerta del despacho, el cristal se deslizó en silencio, y quedó descorazonado ante la imagen de su amada esposa descompuesta en el suelo, lágrimas ennegrecidas por el maquillaje cubrían su rostro y súbitamente sintió como el suelo se abría bajo sus pies. La carta respondió sus preguntas en silencio, estaban tan cerca de conseguir el gran hito que casi podían tocarlo, la creación de una inteligencia artificial, rompiendo lo que habían decidido llamar La paradoja de María, la sagrada concepción de una vida no nacida. La rabia y la frustración se entremezclaron mientras rodeaba con su brazo a Berenice, sus ojos también se tornaron acuosos y el noético recorrió con su mirada las ecuaciones que cubrían las paredes, complejas fórmulas para un proyecto ahora vacío.

Comenzó a preguntarse cuanto tiempo tenían, cuánto podrían salvar antes de que hicieran limpieza del taller. Sus pupilas se detuvieron en los cogitadores, en las placas de datos de ónice negro y las piezas de Nexus 4 medio ensambladas. Quizás pudieran conseguirlo a espaldas de la corporación, solo necesitaban tiempo y algunos de las carísimas piezas que importaban directamente de Japón. Habían llegado demasiado lejos, estaban a punto de crear Vida, nadie, ningún ser humano, podría juzgarles, podría detenerles. Las posibilidades de un descubrimiento como aquel eran infinitas, la transmigración de conciencias, la creación de seres vivos inmunes al paso del tiempo y de una inteligencia ilimitada. Era la última barrera que le quedaba al ser humano para alcanzar la divinidad, para alcanzar el Sol aristotélico de la quinta esencia. Pero le habían quemado las alas y como Ícaro se desplomaban en picado rápido hacia la superficie.

El judío acarició el rostro de su esposa, su dulce piel, sus cabellos castaños. Trató de tranquilizarla, no era el final, ningún advenedizo evitaría el milagro que estaban a punto de alcanzar. Se llevó las manos a la chaqueta y extrajo un colgante de plata de poco lustre, un recuerdo familiar, un legado de una época difícil. Lang puso la estrella de David entre las manos de Berenice y cerró sus dedos entorno a sus seis afiladas puntas. Debían de tener esperanza, ellos eran el pueblo elegido, prevalecerían.

-Saldremos adelante, salvaremos todo lo posible y saldremos adelante- Lang se quitó la placa de identificación, vacía ya de significado, en letras blancas leía Noético de nivel 11.

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 2774
Registrado: Dom Jul 14, 2019 11:50 am
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [AD] Interludere II

#3

Mensaje por Jebediah_Gogorah » Jue Dic 12, 2019 3:51 pm

{ https://www.youtube.com/watch?v=8zFgRPwWPwk - Memorias de África BSO by John Barry }

El olor del café y la cálidez del abrazo, como el abrigo de la sabana, le transportó a África. ¿Existía algo más poético que generar una nueva forma de vida en la cuna de la vida primigenia?. Soñó con una cabaña en las faldas del Kilimanjaro. Con exportar aquellas fórmulas a antiguadas tabletas de pizarra y tiza. A hacer el amor con su mujer en las más oscuras noches, con la única mirada de los ojos amarillos e impasibles de los felinos. Con que las propias nieves del Ol Doinyo Oibor, bajaran caudalosas frente al porche de la cabaña y alimentaran los generadores que daban chispa al milagro eléctrico en medio de la nada.

El precioso pensamiento de crear una conciencia en la cuna de la humanidad, se empañó con la bofetada de realidad que supusó aquel varapalo económico. Tal vez era algún tipo de maldición impia por jugar a ser dioses artificiales. Estaban tan cerca... y a la vez tan lejos... Metropoli era el hijo soñado en el ideario de Berenice, y ahora, desde la frialdad de un despacho, bajo el paraguas de un balance económico, alguien se lo quería arrancar de las entrañas.

Ambos permanecieron de rodillas abrazados, sosteniendo entre sus cuatro manos los dos triángulos equiláteros entrelazados. Con fuerza. Con fé. Con esperanza. La penumbra se cernía sobre ellos, ignorantes de que pronto, serían abrazados por el más arrasador de los fuegos.
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 2774
Registrado: Dom Jul 14, 2019 11:50 am
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [AD] Interludere II

#4

Mensaje por Jebediah_Gogorah » Jue Dic 12, 2019 6:33 pm

{ https://www.youtube.com/watch?v=31JINjxIxl0 - Out Of Time by Brian Reitzell from American Gods OST }

Aquel público envejecido y campechano rompía a aplaudir ante las palabras de esperanza del predicador Rick Miller. Escuchaban en ellas el consuelo ante la cada vez más creciente infertilidad de las tierras. Rick había perdido la ubicación en aquel momento. Había tragado tanta carretera aquellas últimas semanas, y lo había bautizado con tanto whisky, que tan solo conocía que estaba en algún remoto lugar del medio oeste. Los Ángeles solo era una idealizada silueta de edificios más allá de Sierra Nevada.

Tras la meditada oratoria, tocaba el turno de los agasajos, las donaciones, los autógrafos y las fotografías. No era algo que le agradara a Miller. A él lo que más le gustaba es hacer uso de su lengua de oro, y dejar pátina de su eclesiástica pedantería, de su arrogancia divina, de su luz celestial. Pero aquellos crudités eran parte del menú principal.

Entonces se acercó ella. Su escultural cuerpo generoso de curvas y su sensual rostro latino, le hacía asemejarse a una actriz del siglo pasado, cuya escena en una tasca del desierto con el animal diabólico por excelencia y que se convirtió en una imagen icónica del cine hollywoodiense, la elevaron durante un tiempo como mito erótico de los depravados y repletos de tetosterona jóvenes.

No puso un billete por delante, sino una tarjeta. Se bajó las gafas sobre el puente de la nariz. - Vaya... vaya. Me he tenido que venir al culo del mundo para encontrar competencia a Seraphim Moscovich... - se sentó delante sin pedir permiso, para claro enfado del resto de la cola - ¿Sabe que, Reverendo Miller?... Justamente hoy, hace un siglo que se pegaba un tiro Adolf Hitler. Le puedo decir que no veía a alguien tan capaz de mantener los ojos y la boca abiertas atentos a un orador de su público, desde los tiempos de ese bastardo austriaco. - Giró la tarjeta y se la mostró a Miller. Se leía "Amanda García, cazatalentos" - ¿Que le parece formar parte de mi plantilla de cyberpredicadores y dejar para siempre esta vida de nómada?... Eso sí... tenemos que hablar de un cambio de nombre a algo más comercial... - Se echó la mano al mentón y miró hacia el techo de la carpa - Probus... ¿que le parece?... Pegadizo... ¿no?... Rick Probus...
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 2774
Registrado: Dom Jul 14, 2019 11:50 am
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [AD] Interludere II

#5

Mensaje por Jebediah_Gogorah » Lun Ene 20, 2020 11:48 pm

{ https://www.youtube.com/watch?v=guKoNCQFAFk - Summertime by Janis Joplin }

Artis lleva toda la noche persiguiéndolo. En cada esquina. Ese daimon cambiante que es un susurro en una esquina y una pantera en otra. ¿A qué esta jugando?. Las pupilas del latino están dilatadas... los opiaceos están haciendo su efecto y apenas nota ese maldito incordio tecnológico que lo rodea y que le produce casi un picor físico. Estaba seguro que su mente naturista estaba condenada a desarrollar una alergia por aquel mundo de neones y máquinas, de acero y cristal en el que no sabía aún porqué, vivía.

Hace un calor bochornoso, que sólo se calma con las gotas condensadas que caen desde las escaleras de incendios, como estalactitas de placer, por los callejones que Zagreo se mueve en aquella noche. Cómo un gato o cómo aquella pantera. No sabe exactamente lo que busca... pero nota el hormigueo en sus pies después de una intensa jornada de baile. Siente su noche incompleta... ha bailado... se ha drogado... sólo falta una cosa para completar su perfecto triángulo placentero. Una erección responde a su búsqueda. Con la premisa de que la noche es joven y con la supuesta promiscuidad homosexual como esperanza, entró en el La La Land de Rodeo Drive, un club donde a últimas horas de la noche sólo aparecían los desesperados o los señores maduros en busca de jóvenes confusos.

No tardó en darse cuenta de su magnetismo... y su perfume floral era evidente incluso en aquel atestado y sudoroso lugar. Un traje de lino blanco le hacía parecer un auténtico latifundista panameño. Sus gafas de pasta multiplicaban su morbo por doscientos, y enseguida supo con su mirada que aquel tipo sería alguien importante en su vida. Artís tardó en bajar sus defensas, lo que un mensaje escrito en el dorso del posavasos invitándole al reservado. Minutos después sus dedos jugueteaban produciendo verdaderos y casi visibles rayos de electricidad sobre el canoso y desabrochado pecho de su nuevo dios griego llamado Mathius. Aquel si era el tipo de electricidad que le gustaba a Zagreo.
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Editor completo

Volver a “[AD] Escenas”