Ayuda: La Casa Danaan

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1791
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Ayuda: La Casa Danaan

#1

Mensaje por Alexander Weiss » Dom Sep 15, 2019 5:25 pm

LA CASA DANAAN – LA CASA 14

Imagen

Éste es el texto original de la Casa 14ª, que se pretendía que apareciera en el suplemento: El Tiempo del Juicio.

Aunque la mayoría de los sidhe recuerdan poco de su tiempo en Arcadia, unos pocos conservan recuerdos vagos y misteriosos de un estandarte que todavía no ha sido visto en el Mundo del Otoño: un campo de ardiente carmesí cubierto con una terrible cabeza de dragón negro, preparado para atacar. Estos recuerdos provocan a la vez fascinación y miedo en las mentes de los sidhe que pueden recordar este estandarte, junto con algunas preguntas inevitables -¿quiénes son esos enigmáticos nobles –y lo más importante- por qué no regresaron con las demás Casas?
Sin embargo, a medida que se producen los acontecimientos que anuncian el Fin, surgen historias sobre las apariciones de miembros de esta Casa desconocida, que circulan cada vez con mayor frecuencia. En algunas historias, una fuerza militar con este estandarte aparece a tiempo para rescatar a un grupo de hadas del ataque de Quimeras salvajes o de Thallain; en otras los testigos juran que amigos muertos hace mucho tiempo o héroes antiguos vestidos con estos colores se presentaron ante ellos y les hablaron con urgencia del estallido de una guerra en Arcadia o de una grave amenaza para el Mundo del Otoño. Los supervivientes hablan de imprudentes perdidos en pasos cambiantes y rescatados de una muerte segura por la repentina llegada de un grupo de estos nobles, incluso en lo más profundo del Ensueño. Sin embargo, otros mencionan que estos nobles aparecen en los pasos antiguos y piden voluntarios para que les acompañen a luchar contra una terrible amenaza en las profundidades del Ensueño –unas pocas historias incluso afirman lo mismo. Cada testimonio parece indicar que estos nobles misteriosos son Luminosos, pero otros afirman que sus motivos parecen inescrutables, pues no están dispuestos a hablar más de lo necesario y desaparece de forma tan repentina como han aparecido.
La verdadera identidad de esta Casa secretista es algo que muchos Sidhe han sospechado desde hace tiempo, pero su recuerdo de ella fue cuidadosamente borrado antes de su exilio a la Tierra. Son la Casa gobernantes de Arcadia, líderes entre los sidhe y los guardianes de las puertas de plata del Paraíso. Más que eso, son la Casa Danaan, custodios juramentados del legado de los Tuatha de Danaan, y su número está formado completamente por las almas feéricas que han conseguido suficiente sabiduría y dignidad para supervisar el gobierno de Arcadia tras la marcha de sus legendarios patronos en tiempos antiquísimos. Durante milenios han sido los responsables del mantenimiento de Arcadia y en menor grado del Ensueño Profundo, dejando que las demás Casas y los plebeyos se encarguen del Mundo del Otoño. Aunque son sensibles y compasivos ante la miseria de quienes tienen que enfrentarse a un mundo cada vez más Banal, consideran que su deber jurado es permanecer en Arcadia y encargarse de las tareas que les han sido encomendadas.
Ahora, por supuesto, ante la amenaza que representan los Tiempos Finales y el posible regreso de los Fomorianos, la Casa Danaan ya no limita sus actividades al Ensueño. Arcadia se encuentra bajo el ataque de fuerzas desconocidas y en su búsqueda de aliados la Casa ha enviado a algunos de sus miembros al Mundo del Otoño en busca de duendes lo bastante valientes y dedicados para dirigir a sus fuerzas allí. Por otra parte, algunos de los Danaan han actuado contra los dictados de su Casa y se han enfrentado a los problemas del Mundo del Otoño junto a sus compañeros, razonando que como los problemas de Arcadia surgieron cuando el mundo mortal comenzó a separarse, quizás arreglando los problemas del Mundo del Otoño, Arcadia pueda solucionar sus propios problemas.

Honestamente, nunca pensamos en que la Casa Danaan fuese un grupo jugable para personajes jugadores, debido a que llegaría con el fin del mundo. Sin embargo, puedo decir honestamente que tampoco iban a ser los protagonistas principales del Fin, ya que ese papel corresponde a los Tuatha y sus exploradores; en general se los diseño como una señal de esperanza, de que Arcadia seguía ahí fuera y que los hijos descarriados podrían encontrar un hogar después de todo.
Dicho todo esto, considero la Casa Danaan como un grupo al que se unen changelings selectos durante el período entre reencarnaciones –es la explicación por las que algunas hadas no se reencarnan con el paso del tiempo (Podría incluso tener algo que ver con la teoría sobre el hierro frío de los Beaumay, que según ellos separa a las hadas del mundo mortal para siempre…pero es mi teoría persona). La Casa Danaan reclutó a muy pocos duendes a lo largo de los milenios, pero a medida que el Invierno se acercaba incrementó su actividad y sus filas.
Como Casa los Danaan se encuentran tradicionalmente divididos entre Luminosos y Oscuros, porque la propia Arcadia es un equilibrio de ambas Cortes, donde ninguna Corte tiene más poder que la otra y muchas de las antiguas tradiciones (como la transferencia estacional de poder, etc.) se mantenían regularmente. La Casa Danaan está dirigida por sidhe que han renunciado a sus antiguas Casas para unirse a la causa del propio Ensueño, pero entre sus filas se encuentran muchos plebeyos ennoblecidos, de nuevo por una cuestión de equilibrio. Al estar dividida entre las dos Cortes, los Danaan también mantienen el equilibrio de las Casas feéricas, como fue (y como siempre debió ser).

Casas Luminosas: Beaumayn, Dougal, Eiluned, Fiona, Gwydion y Liam
Casas Oscuras: Aesin, Ailil, Balor, Daireann, Leanhaun y Varich
Casas Divididas: Danaan, Scathach

Si tuviera que diseñar un Privilegio y una Flaqueza para la Casa, lo que tenía en mente sería algo así:

Privilegios: Las hadas de la Casa Danaan nunca pierden de vista la Senda de Plata, y cualquier intento de confundirlos mágicamente o de ocultársela falla automáticamente. Además, sólo pueden abandonar la Senda de Plata por su propia y libre voluntad –ningún cantrip o fuerza física puede desviarlos de la Senda a menos que quieran, aunque esto no los inmuniza a los ataques que sufran. Además, si eligen dejar la Senda de Plata, pueden pasar un turno de concentración y gastar un punto de Glamour para reencontrarla desde su posición actual como una habilidad innata, sin importar donde se encuentren en el Ensueño. Además, los Danaan pueden entrar por la Puerta de Arcadia, y pueden permitir que otras hadas pasen con su permiso, suponiendo que lo concedan por su libre voluntad –ningún poder ni engaño ni chantaje puede obligar a un Danaan a permitir que un extraño entre en Arcadia.
Además, sin importar su Aspecto actual, todos los Danaan muestran una apariencia perfecta (la mayoría eligen parecer jóvenes, aunque no tienen por qué hacerlo), ni envejecen visiblemente a menos que decidan hacerlo, y no sufren penalizaciones por la vejez o por viejas heridas a menos que decidan mantener ese daño por sus propias razones.

Flaquezas: Los Danaan se encuentran sujetos por antiguos y poderosos juramentos a no revelar lo que se encuentra más allá de la Puerta de Arcadia; ninguna fuerza en el Ensueño o más allá puede obligarlos a traicionar esos juramentos, a menos que decidan hacerlo por propia voluntad. (Puede que no parezca tan duro, pero si consideras que habitualmente acuden a quienes sufren en el Mundo del Otoño y no son capaces de ofrecerles palabras de consuelo sobre el hogar, que contemplan el sufrimiento de los Tiempos Finales, y que sus aliados pueden incluso pensar que son algún engaño del Ensueño y que no proceden de Arcadia, la dificultad de esta Flaqueza se hace más obvia). Si un Danaan rompe su juramento automáticamente renuncia a su Casa y es arrojado a una localización al azar en el Ensueño, donde rápidamente se convierte en poco más que una chispa quimérica, vagando para siempre por el Ensueño y lamentando lo que ha perdido. Se dice que acciones realmente excepcionales podrían redimir a estas quimeras –el beso de un amor verdadero, el juramento de un amigo de verdad, o incluso el perdón de la propia Casa –pero debido a su reticencia a relacionarse con las demás hadas que les recuerdan su fracaso, un acto semejante sería realmente algo legendario.

EL PAPEL QUE LA CASA DANAAN PODRÍA HABER JUGADO EN EL TIEMPO DEL JUICIO
En cada uno de los escenarios del Tiempo del Juicio existen factores potenciales para introducir a la Casa –aunque para ser honesto no son especialmente adecuados para la Corona de Sombras (demasiado abierto) o Elige tu Veneno (las hadas tienen que arreglar ese desastre por sí mismas). Tal y como lo he pensado así es cómo la Casa Danaan podría haber actuado en los demás escenarios:
Dioses y Monstruos: La Casa Danaan podría ser un heraldo excelente de la guerra que se avecina, apareciendo poco antes de la Transformación y advirtiendo a las hadas de que “se preparen”, o como un comodín sorpresa durante la guerra, algo temáticamente similar a las fuerzas que Aragorn trae de de los Senderos de los Muertos en “El Retorno del Rey”. En general son un buen añadido a un escenario especialmente espectacular, demostrando a las hadas que si los muertos aparecen para luchar (por saludables y perfectos que parezcan), realmente no habrá un “después” para nadie a menos que ganen la guerra, y quizás incluso así. Además es una buena forma de reintroducir a personajes especialmente épicos en el gran final que de otra forma estarían muertos de forma inconveniente.
La Gran Purga: Considero que los Danaan también podrían ser heraldos excelentes de la purga, quizás presentándose contra la voluntad de los Tuatha para alertar a sus amigos y parientes y ayudarles a preparar su última resistencia o negociación. O podrían acompañar a los “exploradores” Tuatha como guías (después de todo están más familiarizados que ellos con el mundo mortal) y constituir un excelente puente para ayudar a los Kithain y convencer a los Tuatha para lograr un nuevo acuerdo (o volverse contra ellos en un momento crítico). Si realmente quieres incrementar el terror de este escenario, haz que los “muertos” de la Casa Danaan sean los que ejecuten la matanza de este escenario, dirigidos por un puñado de exploradores Tuatha que les dan órdenes. Los Danaan no están contentos con su papel, pero lo consideran una forma de llevarse a los changelings de vuelta a casa (una perspectiva positiva) o quizás incluso una forma de corregir un error para salvar sus propias pieles (más negativa). De esta forma, en lugar de enfrentarse a entidades misteriosas y sin rostro que quieren destruirlos, los personajes se enfrentarán con amigos, aliados y seres queridos que creían muertos y con mirada triste que alzan sus armas para asestar el golpe mortal…
Éxodo Estrellado: Se suponía que los Danaan aparecerían en los portales que Dice crea y ayudarían a las hadas a regresar a Arcadia o a dondequiera que fueran (una de las razones de su gran familiaridad con la Senda de Plata). Este encuentro de amigos perdidos y seres queridos pretendía ser una especie de agradable sorpresa final, tras la tristeza producida por la partida, para dar a los jugadores algo de esperanza sobre el futuro y la sensación de que consiguen algo en lugar de dejarlo todo atrás. Por supuesto, los Danaan que regresan para guiar a sus viejos compañeros no pueden hablar de Arcadia –“Lo veréis cuando lleguéis allí”- y las hadas perspicaces notarán que los Danaan también han renunciado a la seguridad absoluta de Arcadia para poder regresar y ayudar a las hadas exiliadas a volver a casa; después de todo, al final son igual de vulnerables que los refugiados a los peligros del Ensueño, y podrían morir fácilmente durante el camino, quizás para no volver a renacer nunca. Quienes se pregunten por qué los Danaan aceptaron semejantes riesgos para volver recibirían sonrisas y respuestas como: “Bien, pensé que merecía la pena asegurarse de que volvíais con seguridad.” O algo así. Temáticamente la aparición de los Danaan, aunque sólo sea justo antes de la partida, une en este escenario la sensación de lo que es importante en la vida con la importancia de aprender a despedirse; así como la lección de que cada adiós en cierto sentido es un nuevo principio.
Los Narradores que busquen un giro podrían hacer que los Danaan aparezcan poco después de que Dice se marche y ayuden a preparar a las hadas para su viaje, uniéndolo con el tema de “asume todo lo que has aprendido en esta vida y haz las paces con ello (¡o no!)”. Es mejor que no aparezcan hasta que se acerque el momento de marchar –su presencia puede reducir la notoriedad de muchas cosas importantes sin aparecen antes- pero es mi granito de arena.

¡Espero que te ayude!

Pete Woodworth

Gracias a Arkane por el Blasón de la Casa.

Editor completo

Volver a “Changeling”