[Recurso] Linajes no oficiales de Changeling

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3571
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Linajes no oficiales de Changeling: el Ensueño

#31

Mensaje por Alexander Weiss » 16 Jul 2020, 21:41

Imagen MAPINGUARIS: LA FACETA ATERRADORA E IMPLACABLE DE LA NATURALEZA SALVAJE Por Alex Pina, Jessele Damasceno & Porakê Martins Imagen "Hmm ... Mira ... En los dos extremos del cañón de una pistola generalmente encuentras cobardes. Sólo en uno de ellos, con suerte, encuentras verdadero coraje. Pero nunca donde está la persona con el dedo en el gatillo. Ése es el tipo de coraje que respeto. Para los cobardes sólo tengo desprecio.

La misma naturaleza hermosa y encantadora que fascina a los visitantes de las regiones salvajes de América del Sur, y se personifica en las volátiles Karuanas, también tiene una faceta aterradora e implacable. Desde tiempos inmemoriales, cuando los cazadores y los nómadas de la selva acampaban en medio de la espesura durante una de las frecuentes tormentas que caían sobre la región, podían escuchar, en la oscuridad de la noche, los troncos de los grandes árboles que se partían con la fuerza de los vientos y los sonidos del viento, y animales desesperados que huían de sus refugios.
Aterrorizados, clamaron a los espíritus para no convertirse en el blanco de la ira y el poder destructivo de la naturaleza. Hacían lo mismo cuando tenían que hacer frente al poder de la tormenta, que barría los imponentes árboles y arrancbaa inmensos trozos de tierra a orillas de los ríos de la región; las impresionantes trombas que se formaban sobre las aguas de estos mismos ríos, arrojando peces desorientados al aire; los incendios naturales en las sekvas, que dejaban su rastro de destrucción; el ensordecedor estruendo del trueno; y los depredadores salvajes que acechan en las sombras.
Los mapinguaris son los herederos de los sueños y las pesadillas inspirados por el miedo y el horror, pero también por la reverencia, el asombro y una comprensión más profunda de la naturaleza que este poder salvaje despierta en la imaginación de los mortales. El mismo poder destructivo y creativo por el cual la legendaria Cobra Grande pudo modelar el lecho del río y la Gran Selva. Representan el aspecto más implacable y potencialmente destructivo de la naturaleza salvaje, que siempre se renueva y abre el camino a nuevas posibilidades, aunque como la destrucción que es capaz de provocar, no es algo hermoso de ver.
Después de todo, si la naturaleza es implacable, es porque es más grande y más poderosa de lo que los seres humanos pueden imaginar y necesita ser respetada y, en la medida de lo posible, comprendida, no sólo temida o rechazada. Y si es destructiva, es porque la destrucción también es parte de ella y es necesaria para abrir el camino a lo nuevo. Es la esencia de lo que representan los Mapinguaris.
Los tontos temen la destrucción que la naturaleza salvaje es capaz de provocar, así como temen la aterradora apariencia de los miembros de la Tribu. Sin embargo, los más sabios veneran la naturaleza y tratan de comprenderla en su totalidad y complejidad, tan generosa como implacable. Y, al poder ver más allá de las apariencias, también pueden cosechar de los Mapinguaris la sabiduría de perseverar frente a las tragedias más terribles y la obstinación de que sólo una fuerza que no puede ser detenida por ningún obstáculo es capaz de inspirar.

Apariencia: en su aspecto mortal, los mapinguaris no suelen ser muy agradables a la vista, tienden a ser torpes, algo desproporcionados, con caras ligeramente asimétricas y con una apariencia grosera, aunque indudablemente humana. Casi siempre, la falta total de cualquier rastro de gracia o belleza física tiende a hacerlos aún más descuidados, lo que no hace nada para que sean algo agradable de contemplar.
Sin embargo, es en su apecto feérico que la apariencia extraña y aterradora de los Mapinguaris se revela en todo su "esplendor". Se revelan como gigantes peludos, con un solo ojo en la frente; sus cabezas parecen fusionarse con sus troncos, ocultando sus cuellos; sus bocas, inmensas y llenas de dientes afilados, aparecen sobre sus vientres; su nariz se reduce a dos orificios, justo por encima de su boca, escondida por su vasto cabello; y sus patas robustas, similares a las de los toros, terminan en pezuñas redondas. En su terrible forma de hada, los Mapinguaris pueden alcanzar de 2 a 3 metros de altura, y su pelaje puede variar de marrón a negro, pasando por tonos rojizos. Y casi siempre serán confundidos con Thallains, o algo peor, por cualquier Kithain que los vea.

Estilo de vida: monstruoso, horrible, aterrador, feroz, terrible, son algunos de los términos más comunes asociados con los Mapinguaris, lo que está totalmente justificado por su apariencia indiscutiblemente extraña y la destrucción que un miembro aburrido de la tribu es capaz de causar. Irónicamente, esta fama también a menudo oculta el hecho de que la mayoría de los Mapinguaris suelen ser amables y pacíficos la mayor parte del tiempo. Muchos de ellos ven su potencial destructivo como una maldición y buscan evitar a toda costa situaciones de confrontación, temiendo la destrucción que pueden desencadenar y quienes, en cambio tratan de proteger lo que los rodea de la destrucción, o incluso , crear algo en lugar de simplemente destruir.
Incluso los más deslumbrados por su propio poder suelen aprender muy rápidamente que la falta de control puede ser muy costosa en muchos sentidos. Solo los Mapinguaris que ya no tienen nada que amar o preservar en sus vidas son susceptibles de desahogar sus instintos autodestructivos de una manera intrascendente. Estas criaturas trágicas pueden causar estragos en una escala con la que cualquier otro Changeling solo podría soñar, desafortunadamente para sí mismos, y afortunadamente para todos los demás, un Mapinguari que se encuentra en esta situación a menudo arde rápido y furiosamente, como una llama gloriosa que pronto se extingue por el sofocante peso de la banalidad.
Los miembros de la tribu a menudo se sienten atraídos por profesiones donde pueden hacer uso de su impresionante fuerza, pero, sobre todo, mantenerlos fuera de problemas y, si es posible, alentarlos a proteger o crear cosas: ingenieros, expertos en explosivos y / o demolición, técnicos de seguridad laboral, inspectores de IBAMA, militares, mecánicos, trabajadores, agentes de servicios generales, maquilladores, guardaespaldas, ermitaños y trabajadores manuales en general son opciones comunes.

Los Infantiles son pequeñas criaturas agitadas e intrépidas que tienden a destruir casi todo lo que ponen en sus manos. Juguetes, muebles, dispositivos electrónicos, nada parece estar a salvo de ellos. Sus berrinches pueden impresionar a los cuidadores más experimentados y causar visitas especialmente desagradables a psicólogos y analistas. Afortunadamente, tienden a aprender muy rápidamente que sus arrebatos, que siempre tienen consecuencias, casi nunca son deseables.
Una vez que las lecciones sobre acciones y consecuencias han sido asimiladas con fuerza, los Mapinguaris Rebeldes suelen ser criaturas reticentes y reservadas, aunque procuran establecer vínculos con otras personas. Es común que en esta etapa, las preocupaciones sobre su propia apariencia y el estigma al que están sujetos ocupen los pensamientos de los jóvenes miembros de la Tribu. Algunos de ellos intentan mejorar su apariencia con todos los medios disponibles solo para frustrarse inevitablemente en el proceso. Entre ellos se encuentran los individuos más trágicos. Otros adoptan una apariencia descuidada o rebelde desde el principio, incluso aman los piercings, los tatuajes y otros elementos para enfatizar una apariencia aún más intimidante y parecen disfrutar del horror ante los ojos de los demás. Finalmente, hay quienes simplemente se sumergen en su propio mundo interior y desarrollan un caparazón de indiferencia para lidiar con la hostilidad de otras personas.
Los Gruñones son supervivientes, veteranos de muchas historias trágicas, que han demostrado ser fuentes de autoconocimiento, con un profundo conocimiento de los aspectos más oscuros y, a veces, también más luminosos, de la naturaleza humana.

Los Mapinguaris comprometidos con su aspecto Día (Luminosos) son guerreros reacios y endurecidos, que prefieren elegir el camino del diálogo siempre que sea posible, pero que son increíblemente hábiles en tiempos de guerra y sabios en tiempos de paz. Emanan una sabiduría y una tenacidad peculiares para enfrentar los problemas de la vida y pueden extraer una gran felicidad de las situaciones más simples, como ser capaces de cultivar lazos, helechos o gatos con una dedicación impresionante.
Los Mapinguaris que se rinden al aspecto de la Noche (Oscuros) son monstruos completos y consumados que obtienen satisfacción de la destrucción y el miedo que son capaces de causar y prefieren devolver por duplicado el desprecio del que generalmente son objetivo.
Debido a su apariencia monstruosa y su potencial para causar problemas, incluso cuando no están destinados a hacerlo, los Kithains del Imperio Crepuscular a menudo consideran erróneamente a los Miembros de la Tribu como Thallains y en el pasado han sido perseguidos y destruidos con determinación. Ellos, que nunca han sido una tribu muy grande, cómo su número se reducía mucho con el proceso de colonización y, más tarde, con la guerra reciente. Hoy en día se encuentran generalmente dentro de las fronteras del Territorio Libre de Ewarë, siendo extremadamente raros fuera de ellas.

Organización: Durante mucho tiempo, los Mapinguaris fueron criaturas solitarias. Temidos, aunque no odiadso, y a veces incluso venerados, por los pueblos nativos y sus parientes Caapuã. Los Caiporas los asociaron con la destrucción de los refugios de sus queridos compañeros animales. Los Curupiras los querían lejos de sus dominios, para que no destruyeran sus jardines forestales. Alicantos y Uivaras también temían las consecuencias de su poder destructivo sobre los tesoros que guardaban. Los Boraros codiciaban los secretos de los Mapinguaris, pero parecían convencidos de que para obtenerlos era necesario derrotarlos en combate, lo que casi siempre los colocaba en una posición desfavorable, ya que muy pocos de ellos eran capaces de tal hazaña. Solo Boiaçus y Matintas, tan solitarios y, a su manera, casi tan distantes del resto como los Mapinguaris, parecían capaces de comprenderlos y aceptarlos realmente. Pero todo eso cambió lentamente y se consolidó con la urgencia que sólo la guerra es capaz de despertar.
El cambio comenzó cuando llegaron los colonos europeos trayendo consigo la destrucción contra los pueblos originales, y como los mismos Caapuãs nunca habían visto. En el pasado se habían producido guerras, enfermedades, hambre y muerte. Pero la destrucción de la guerra no estaba dirigida a la aniquilación completa de los enemigos, nunca era una guerra total, la destrucción nunca era total. La enfermedad causaba muerte y destrucción, pero a lo sumo diezmaba una aldea, no se extendía por todo el continente. El hambre también existía, pero la caza, la pesca e incluso los frutos del bosque eran abundantes y un pueblo sabio podía migrar a regiones de mayor abundancia. Había muerte, pero los muertos eran recordados, celebrados y honrados, no desaparecían en el olvido, la única destrucción definitiva. Entonces de repente, la destrucción natural que representaban los Mapinguaris ya no parecía tan mala.
Aun así, fue necesaria una guerra entre los Caapua y los Kithains del Imperio Crepuscular por el control de Ewarë, donde la infantería Mapinguari desempeñó un papel destacado, t para que los miembros de la Tribu fueran, de hecho, asimilados por la sociedad Caapuã, pasando a integrar, de manera completa y generalizada, las familias y los grupos de caza de Caapuãs. Varios miembros de la Tribu, que nunca fueron muy numerosos, perecieron para siempre en el frío contacto del hierro frío. Sin embargo, la Ira de los Mapinguaris se ha vuelto legendaria entre los Kithain del Imperio Crepuscular y todavía es citada por muchos como una de las principales razones que permitieron el Acuerdo de Paz que culminó en la creación del "Protectorado de Ewarë".
Según las tradiciones antiguas, cualquier Caapuã que emerge de la Crisálida en o cerca del territorio de una Familia Caapuã se convierte en miembro de ella. Si en el pasado esta tradición solía ignorar a los Mapinguaris, ya no es el caso. En el Territorio Libre de Ewarë, poder contar con un miembro de la Tribu como un aliado se considera extremadamente deseable en los actuales tiempos difíciles. Incluso los Curupiras, más obsesionados con mantener sus dominios en orden, aceptarán con gusto asignar una parte del territorio de su familia a un Mapinguari, incluso uno particularmente desordenado, siempre que puedan asegurarse de contar con él para rechazar a los visitantes no deseados. Con el tiempo, los miembros de la Tribu también han demostrado ser capaces y sabios ocupando posiciones en los Consejos de los Ancianos Locales.
Dentro de los grupos de caza de los Caapuã, los Mapinguaris rara vez ocupan la posición de líderes, ya que todavía se los considera inapropiados para posibles interacciones sociales. Sin embargo, generalmente son buenos consejeros para quienes ocupan esta posición, además de ser guerreros natos, aunque, casi siempre, reacios .
El representante de los Mapinguaris en el Gran Consejo de Ancianos de Ewarë es el líder quilombola Ubiratan, un pacífico Síocháin, muy cercano a Bartira, el representante de los Karuanas del Consejo. Ubiratan es un líder reconocido de la comunidad quilombola de Pacoval, en el municipio de Alenquer, en el Bajo Amazonas, y desempeñó un papel destacado como el principal líder militar de los Caapuã en la Guerra contra los Kithains del Imperio del Crepúsculo, aunque es uno de los más grandes entusiastas de la paz firmada recientemente.

Caracteristicas: Los Mapinguaris generalmente priorizan los atributos físicos y mentales sobre los sociales debido a su inclinación natural por la destrucción y valoran talentos como atletismo, alerta, intimidación y pelea (casi siempre son llevados por sus padres a clases de boxeo o artes marciales para desahogar sus impulsos destructivos y mejorar la socialización); También tienden a tener predilección por las habilidades como pericias e interpretación, en un intento de cultivar habilidades creativas para contrarrestar su naturaleza destructiva; y pueden desarrollar cualquier tipo de conocimiento necesario para cumplir con sus obligaciones profesionales y mundanas. También tienden a valorar su vínculo con personas capaces de verlos más allá de su aspecto desagradable y no es raro que adquieran algunos niveles del Trasfondo Aliados.

Artes: Al igual que los otros Caapuã, tienen acceso gratuito a las Artes: Embustes, Prestidigitación, Primal y Viaje. Entre estas Artes tienen más afinidad con Primal. También suelen tener un vínculo natural con un Arte que los Caapuas conocen como
Andanças, Chicana, Prestidigitação y Princípio. Pero entre estos, tienden a tener una mayor afinidad con el Principio. También tienen un vínculo natural con un Arte que los Caapuas conocen "A Ira de Boiaçu" (Ira del Dragón) y suelen desarrollarlo, aunque sea de mala gana.

Afinidad: Tu reino de afinidad es Naturaleza.

Glamour: Los Mapinguaris obtienen Glamour abriendo el camino para que florezcan cosas nuevas. Ya sea dejar (o ayudar a alguien a dejar) algo o alguien que te mantiene atrapado en el pasado; desbrozar un campo para que puedan surgir nuevas plantas; destruyendo bienes materiales a los que uno está muy apegado, abriendo el camino para nuevas perspectivas y nuevas posibilidades; o incluso cambiando el curso de un río; o abrir un nuevo claro en el bosque. Los Mapinguaris también consiguen Glamour con hazañas de fuerza o bélicas.

Desatar: el sonido de la tormenta, de troncos crujiendo, truenos o el rugido de jaguares salvajes suelen acompañar a los trucos lanzados por un Mapinguari.

PRIVILEGIOS
Poder salvaje : los Mapinguaris están imbuidos del poder salvaje de la naturaleza, la realidad potencialmente destructiva y transformadora, y que nunca puede ser completamente dominada o sometida. Por defecto, los miembros de la Tribu reciben dos niveles adicionales en Fuerza y ​​Resistencia, incluso si aumenta estos atributos por encima de 5.
Además, también pueden inducir un estado de Frenesí Destructivo, canalizando un poder aún más impresionante y devastador de lo habitual, que en la práctica duplica su bonificación de Fuerza y ​​Resistencia estándar, al concentrarse durante un turno completo y gastar un punto de Fuerza de voluntad y un punto de Glamour. Este poder descansa en el corazón de cada miembro de la Tribu, incluso aquéllos con la personalidad más pacífica, y cuando se evoca, generalmente en ocasiones cuando se sienten amenazados, irritados u obligados a proteger a quienes o lo que aman, este Frenesí Destructivo emerge en un cataclismo de caos y destrucción siempre con consecuencias imprevisibles. Para obtener más detalles, consulta el elemento "Rastros de destrucción".

Presencia horrorosa: Además de su aspecto desagradable, la mera presencia de un Mapinguari puede causar molestias inexplicables incluso a los mortales no encantados. Los miembros de la tribu son naturalmente tan aterradores que pueden intimidar a cualquier criatura, desde mortales hasta seres sobrenaturales (encantados o no), desde pródigos hasta criaturas quiméricas. La dificultad de sus tiradas de Intimidación se reduce en dos, y nunca fracasan en las tiradas relacionadas con este Talento. Además, los Mapinguaris que invocan la Fantasía pueden emitir un terrible rugido que inspirará pánico en todos los que escuchen, aliados o no, obligándolos a tirar la Fuerza de Voluntad (dificultad 6 para quienes sólo escuchan el aullido y 8 para cualquiera que pueda ver al Mapinguari), o gastar un punto de Fuerza de Voluntad, para no huir aterrorizados.

FLAQUEZAS
Rastros de destrucción: El poder salvaje de la naturaleza que encarnan los Mapinguaris es impresionante, temeroso, implacable e impredecible. Esta naturaleza caótica y destructiva se hace eco de las acciones de los miembros de la tribu de una manera que no pueden controlar. Cada vez que uno de ellos participa en combate, de una manera sobrenatural e impresionante, cuando falla su objetivo o choca con algo, sus golpes eventualmente harán que los árboles y las paredes se rompan o agrieten o también pueden abrir pequeños agujeros en el suelo, lo que puede causar inconvenientes menores.
Sin embargo, cuando están bajo el efecto de su Frenesí Destructivo, es imposible ignorar o evitar los efectos destructivos resultantes de las acciones de los miembros de la tribu. El paisaje alrededor de un Mapinguari en este estado se ve sacudido por las oleadas de destrucción que son capaces de provocar el derrumbe de los árboles o las estructuras artificiales cuando sean golpeados por sus golpes o simplemente por el hecho de que el personaje choque, golpee o se apoye en ellos, aunque no sea su intención. Al evocar tal poder, deben realizar una tiradade Glamour refleja con el único propósito de verificar cualquier fracasp y determinar la magnitud de la destrucción que causarán. En esta tirada, los resultados equivalentes a 10 anularán cualquier fracaso, como de costumbre, pero los los resultados adicionales de 1 se combinarán para definir consecuencias aún más desastrosas para el personaje.
Tal destrucción nunca dañará directamente al personaje (al menos no desde un punto de vista físico), ni a sus objetivos, ya que será más que capaz de evitar dañarlos deliberadamente, pero generalmente causa inconvenientes para el propio Mapinguari y sus aliados. Un solo fracaso, por ejemplo, puede significar que la destrucción desatada ha ido más allá del mero inconveniente habitual y ha provocado un daño material significativo, ya sea para el Mapinguari o uno de sus aliados, o provoca que su presencia sea rechazada en el lugar, lo que le obliga a irse y dejar una parte de su vida atrás. Los fracasos adicionales pueden tener consecuencias aún más dañinas. Durante el Frenesí, puede haber destruido o perdido, por ejemplo, un objeto valioso que estaba bajo la custodia de su Grupo de Caza; o puede haber atraído la atención no deseada de persistentes cazadores de criaturas sobrenaturales; o incluso puede descubrir con horror que, sin darse cuenta, ha herido directa o indirectamente a un aliado o un ser querido que estaba cerca.El Mapinguari en sí no tiene control sobre tales consecuencias. Sólo depende del Narrador definirlos, siempre de una manera que en la historia. Las consecuencias de los fracasos en la tirada siempre deben tener un impacto real manera que tenga un impacto real en la historia que se cuenta. Las consecuencias de los fracasos en la tirada del Frenesí Destructivo del Mapinguari se producirán aunque el personaje no sobreviva a lo que lo provocó.

Apariencia aterradora: La apariencia de los miembros de la Tribu nunca es agradable. Incluso en tu aspecto mortal, tu Apariencia nunca será mayor de 1, independientemente de tus esfuerzos por mejorarla. Sin embargo, en su Semblante Feérico, las cosas empeoran, reduciendo este atributo a cero. Los mortales los consideran extraños y malvados, las criaturas sensibles al Glamour tenderán a verlos como Monstruos y a menudo los confundirán con Thallains. Solo los Caapuãs, Eborás y los mortales que estén vinculados con el personaje a través del Trasfondo "Séquito" o "Soñadores" lo reconocerán como lo que es. Para las interacciones sociales con todos los demás seres, los Mapinguaris reciben una penalización de +2 en la dificultad de sus tiradas. Sin embargo, esta penalización nunca se aplicará a las interacciones relacionadas con el talento Intimidación.
Además, como son cíclopes, no tienen una buena percepción de las distancias y reciben una penalización de +2 en la dificultad de los ataques a distancia, que casi siempre los obliga a ir "cara a cara" en situaciones de combate y no contribuye a que sean conocidos como conductores especialmente hábiles.

ESTEREOTIPOS
ALICANTOS : A veces es importante dejar atrás el pasado, pero igual de importante es saber qué preservar. Aprendieron la primera lección, pero no la segunda.
BOIÚNAS (Sachamamas): Quizás ninguno de nuestros parientes nos comprende tan bien como el primogénito de Boiaçu. Desafortunadamente se han vuelto aún más raros de lo que somos hoy. HÓnralos cada vez que te cruces en tu camino.
BORAROS : No hay mucha sabiduría en la guerra amorosa.
CAIPORAS : Más que parientes, son nuestros hermanitos. Entienden la faceta de Boiaçu como madre y proveedora, nosotros la conocemos por su lado terrible e implacable. Juntos somos más de lo que podemos ser solos.
CURUPIRAS : Debe ser agradable poder crear cosas en lugar de simplemente destruirlas.
MATINTAS (Lloronas): existen para que no olvidemos el pasado, existimos para abrirnos para que florezca lo nuevo. Ambos somos importantes
KARUANAS : Envidio la belleza de nuestros parientes con la misma intensidad que temo su pasión. Lo que nos recuerda que todo tiene un precio. Y que Boiaçu fue sabio al no permitir que la llama que arde en el cofre de un Karuana también arda en nuestros corazones.
UIARAS (Encantado): Nuestros parientes son sabios por evitar la guerra, pero no lo suficiente como para terminar sus celebraciones. Escúchalos en cuestiones de guerra, ignóralos cuando festejen.
EBORÁS: Es necesario ser sabio para ver más allá de las apariencias, los Eborás nos reconocen por lo que somos y no por lo que parecemos ser. Por eso los honramos como nuestros parientes.
KITHAINS: Deja que la corriente aw lleve las penas del pasado como los troncos de los viejos árboles caídos. El rencor envenena el corazón. Mientras cumplan su palabra, no deben temernos como sus enemigos.

Editor completo

Volver a “Changeling”