[Escenario] San Francisco - 1984

Avatar de Usuario
Justycar
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 3085
Registrado: 14 Jul 2019, 07:43
Ubicación: Valencia
Mensajes miarroba: 2.302
Antigüedad: 26 de Septiembre de 2017

Re: [Escenario] San Francisco - 1984

#41

Mensaje por Justycar » 02 Sep 2020, 08:16

J. MORBUS

Imagen

CLAN: Malkavian

Este temible vástago trata a los humanos como ganado y disfruta extendiendo las enfermedades y alimentándose de la sangre emponzoñada. Ha entrado en San Francisco con discreción, pero su influencia se ha extendido rápidamente por el Castro y, especialmente, el club nocturno Oasis. Pese al impacto negativo que sus actividades están teniendo sobre los rebaños y dominios de otros vástagos, sus dones de Ofuscación le han permitido pasar desapercibido y se sabe que resulta inmune a los efectos de las enfermedades que él mismo extiende. Físicamente es atractivo e imponente, mostrando una constante sonrisa de condescendencia.

Avatar de Usuario
Justycar
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 3085
Registrado: 14 Jul 2019, 07:43
Ubicación: Valencia
Mensajes miarroba: 2.302
Antigüedad: 26 de Septiembre de 2017

Re: [Escenario] San Francisco - 1984

#42

Mensaje por Justycar » 08 Sep 2020, 17:55

JUSTICAR ALONSO CRISTO PETRODÓN DE SEVILLA
alias TORQUEMADA.


Imagen


CLAN: Nosferatu

Hay un buen motivo por el que San Francisco, asediada por todos frentes, todavía no ha caído a manos del Sabbat, los Wan Kuei o los Anarcas del sur de California. Petrodón es ese motivo, el solo nombre del Justicar despierta el temor en cualquier neonato, se dice que no hay hombre más cruel que haya pisado la Tierra y tiene agentes en todas partes. El antiguo Nosferatu tiene ojos y oídos en toda California y se ha otorgado a sí mismo el deber de proteger el centro y la costa oeste de los EEUU. También se dice que la rata de cloaca disfruta con las largas sesiones de tortura en las que despelleja a los anarquistas por la más mínima infracción. Su sombra, alargada y ominosa, se cierne también sobre los Príncipes, que deben soportar sus injerencias en silencio. El viejo inquisidor castellano tiene una mente aguda y un olfato para la debilidad, la sedición y la herejía. A menudo, el mero rumor de que Petrodón está en la ciudad o de que unos de sus arcontes acechan es suficiente para que todo el mundo ponga sus asuntos en orden, nadie quiere encontrarse en su punto de mira.

Editor completo

Volver a “Vampiro La Mascarada”