[Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

Desde la primera edición a la quinta.
Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#11

Mensaje por Alexander Weiss » 03 Ene 2021, 17:25

Imagen LA SITUACIÓN POLÍTICA ACTUAL
Como ha ocurrido en otros lugares del mundo tras el comienzo de la Gehenna, la situación política de la Estirpe en Irlanda ha sufrido un giro radical. En las últimas décadas el dominio de la Camarilla fue rápidamente derribado en un ataque rápido e inesperado por parte del Sabbat, que apenas pudo disfrutar de su triunfo cuando se produjo una resistencia inesperada con el despertar de un anciano –o ancianos- desconocido, que destruyó a los Cainitas uno tras otro antes de desaparecer, dejando a los supervivientes la opción de sucumbir ante el contraataque de la Camarilla o huir.
De esta manera, la Torre de Marfil recuperó los dominios irlandeses, aunque varias de sus figuras de autoridad habían sido destruidas, especialmente en el norte de Irlanda. Aprovechando lo que consideran una debilidad de la secta, otras facciones intentan sacar provecho, especialmente los Anarquistas, los Hécata y los cultos de Lilith y Mithras. Por ahora la secta retiene los dominios de Leinster, Munster y Ulster, pero la situación podría cambiar de nuevo en los próximos años, especialmente si los Vástagos locales siguen enfrentándose entre ellos y no prestan atención a los movimientos de sus enemigos, especialmente la Segunda Inquisición.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#12

Mensaje por Alexander Weiss » 04 Ene 2021, 17:29

HISTORIA VAMPÍRICA DE IRLANDA Imagen LOS PRIMEROS HABITANTES
En tiempos prehistóricos, las Islas Británicas estaban unidas al continente europeo, aunque la isla de Irlanda ya estaba separada de Gran Bretaña hacia el 14000 a.C. Los primeros habitantes humanos que llegaron a Irlanda eran pueblos cazadores y recolectores del Mesolítico, que llegaron en torno al 8000 a.C., cuando la influencia de la era glacial seguía presente y gran parte de la isla se encontraba recubierta por el hielo.
Los pueblos cazadores recolectores mantuvieron sus costumbres durante milenios, hasta que hacia el 4000 a.C. aparecieron los primeros indicios de agricultura, cerámica, casas rectangulares, tumbas megalíticas y ganado doméstico. Algunas tumbas megalíticas como Knowt y Dowth son enormes monumentos y las tumbas de Newgrange fueron construidas siguiendo la posición de los astros. En los territorios de Leinster y Munster se construyeron varias tumbas de piedra individuales bajo túmulos de tierra. Con el tiempo se construyeron nuevos tipos de tumbas cada vez más complejas.
En torno a esta época también llegaron nuevos pueblos a Irlanda en embarcaciones de madera y piel, navegando desde Escocia a través del canal del Norte. En lugar de concentrarse en aldeas, preferían vivir en granjas aisladas.
Hacia el 2000 a.C. comenzaron a aparecer armas, herramientas y objetos de oro y bronce. Las grandes tumbas comunes de tiempos pasados comenzaron a dar lugar a cementerios de tumbas individuales en montículos y túmulos, y también aparecieron entierros por cremación, con urnas funerarias. En las leyendas irlandesas a menudo se confunde a los constructores de túmulos con las hadas, Fir Bolg, Fomorianos y Tuatha de Danaan.

Se desconoce cuándo llegaron los primeros no muertos a las Islas Británicas. Situadas en el extremo de occidente, lejos de las civilizaciones de Oriente Medio, y con una población dispersa entre las que se encontraban numerosos hombres lobo y extraños espíritus que eran adorados como dioses, en principio las islas no resultaban muy atractivas para los Cainitas, acostumbrados a la seguridad y el alimento abundante de las primeras ciudades, donde se concentraron las primeras comunidades vampíricas.
Habitualmente, los eruditos de la Estirpe afirman que las Islas Británicas permanecieron en gran parte al margen de los no muertos durante milenios. Sólo algún viajero ocasional, motivado por el deseo de explorar nuevos territorios, expulsado por sus enemigos o quizás por la simple curiosidad, podría haber llegado en los primeros milenios de la prehistoria de Irlanda. Quizás alguno de los “dioses” de los primeros irlandeses recibía tributos de sangre, pero una criatura semejante debería tener cuidado con los numerosos Lupinos de la isla o disponer de suficiente poder para mantener su privacidad.
En cualquier caso, los primeros vampiros de Irlanda son objeto de leyendas entre sus descendientes, que a menudo los identifican con una u otra divinidad. Algunas de estas leyendas incluso les atribuyen haber guiado a los primeros habitantes humanos o incluso haber sido los creadores de las islas, pero lo más seguro es que se trate de mitos exagerados surgidos en el vacío de las evidencias históricas.
Según una de las leyendas irlandesas, transmitida entre los antiguos Cainitas, varios de los pueblos de la isla vivían bajo el dominio de dioses que exigían un tributo de cosechas, leche y niños en la noche de Samhain. Finalmente se alzaron en rebelión contra los dioses, pero fueron derrotados y los supervivientes huyeron, buscando ayuda en el sur. Finalmente regresaron con más fuerza y consiguieron desterrar a los dioses de la noche, dividiendo la isla en cinco reinos –Leinster, Munster, Connaught y Ulster en los cuatro puntos cardinales y Meath, en el centro de la isla. Sin embargo, aunque derrotados, los dioses de la noche permanecieron, luchando esporádicamente contra sus antiguos adoradores.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#13

Mensaje por Alexander Weiss » 04 Ene 2021, 17:31

Imagen HIBERNIA
Desde el final de la Edad de Bronce comenzaron a llegar nuevos pueblos a Irlanda, que finalmente hacia el siglo VII a.C. introdujeron la forja del hierro. Muchos de estos pueblos estaban influenciados por la cultura céltica de La Tene, mezclándose con los pueblos indígenas y creando nuevos reinos, gobernados por una clase de aristócratas guerreros y sacerdotes (druidas). Estos reinos a menudo se enfrentaban entre sí, dando lugar a muchas historias que pasarían a convertirse en leyendas y mitos.
Durante el siglo I los romanos invadieron el sur de la isla de Gran Bretaña. No está muy claro si llegaron a enviar expediciones militares a Irlanda – Scotia o Hibernia, como era conocida-, pero parece que algunos jefes y caudillos irlandeses fueron apoyados por los romanos en sus luchas internas, mientras que algunos comerciantes romanos siguieron las rutas que ya habían recorrido antes que ellos fenicios y griegos. En cualquier caso, los romanos no añadieron la isla a su Imperio, participando sólo de forma indirecta en sus asuntos internos.
Desde Hibernia, algunos jefes hibernos realizaron ocasionales incursiones en Gran Bretaña, tanto en territorio romano como en el norte de la isla, en busca de botín y esclavos. Durante los siglos IV y V algunos pueblos hibernos invadieron el norte de Gran Bretaña, siendo conocidos como scotos.

Siguiendo algunos antiguos testimonios de los Vástagos, los primeros vampiros conocidos de Irlanda aparecieron en algún momento de la Edad de Hierro. Según algunas historias del clan Gangrel, la “traidora”, que fundaría el linaje Lhiannan, habría acompañado a los celtas en sus migraciones a Irlanda, llegando en algún momento del siglo VII o VI a.C. Esta Anciana y sus descendientes se enfrentaron a menudo con los hombres lobo por el control de los lugares sagrados de la isla y por la obediencia de sus adoradores.
Más salvajes y feroces, un linaje de vampiros monstruosos del clan Nosferatu también apareció en las noches de Irlanda. Venían del norte y adoraban a un monstruoso anciano conocido como Nuckalavee el Sin Piel, que era obedecido por sus criaturas, recibiendo tributos de carne y sangre para no ser destruidas. Las Lhiannan y los Nosferatu chocaban ocasionalmente, pero mientras los Druidas recibían adoración, los Monstruos eran temidos y rechazados, habitando en lugares ocultos y saliendo sólo en busca de presas.
Durante el siglo II a.C. también llegó una nueva anciana a Irlanda, que asumió el nombre y la identidad de Morrigan, la diosa de la guerra. La mayoría de los Brujah irlandeses la consideran su ancestro. No está claro cuál es su origen. Algunos dicen que llegó desde Grecia o Cartago, y que ya había visitado anteriormente la isla, siguiendo a los comerciantes. Tras ser expulsada de su dominio, decidió establecerse en Irlanda. Morrigan y sus descendientes alcanzaron acuerdos con las Lhiannan, convirtiéndose en líderes entre los no muertos locales.
Se dice que cuando el Anciano Mithras, del clan Ventrue, llegó a las Islas Británicas en el siglo I se encontró con la fundadora de las Lhiannan y alcanzaron un acuerdo. Mithras creó su dominio en Gran Bretaña y prohibió que sus descendientes invadieran Hibernia. En su territorio, las Lhiannan y sus seguidores fueron respetadas. No obstante, se dice que algunos descendientes de Mithras fueron aceptados entre los pueblos hibernos, extendiendo su culto bajo la adoración de Lugh, el dios del sol.
También se dice que un descendiente de Saulot, un guerrero legendario, llegó a Hibernia durante esta época, convirtiéndose en maestro de varios guerreros y jefes irlandeses, y según se dice, incluso Abrazando a varios entre su progenie.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#14

Mensaje por Alexander Weiss » 09 Ene 2021, 16:57

Imagen SAN PATRICIO Y EL CRISTIANISMO IRLANDÉS
Tras la caída del Imperio Romano, los siguientes siglos supusieron grandes cambios en Irlanda. Las tribus prerromanas cada vez más se organizaron en reinos, al mismo tiempo que los piratas irlandeses atacaban las costas de Gran Bretaña. Algunas tribus irlandesas llegaron a fundar nuevos reinos en la isla vecina, en Caledonia, y en menor grado en varios lugares de Cornualles, Gales y Cumbria.
Los mercenarios y comerciantes que regresaban a Irlanda, así como los esclavos que traían con ellos de Gran Bretaña o al Galia, introdujeron la fe cristiana. Aunque hubo algunos misioneros previos, según la tradición cristiana, fue con la llegada de Padraigh o Patricio en el año 432 cuando se realizó un esfuerzo coordinado y exitoso de convertir a los irlandeses al cristianismo. La “Confesión” de Patricio, es el documento irlandés más antiguo, proporcionando información su vida. Parece que los primeros reinos en convertirse fueron Leinster y Meath, seguidos a finales del siglo V por Ulster y Connacht.
Cerca del final de su vida, Patricio ordenó la construcción de una gran catedral de piedra en Armagh, una escuela y un monasterio, que finalmente darían lugar a una universidad.
Los primeros cristianos irlandeses concedían gran importancia al monasticismo, construyendo monasterios en lugares apartados como las islas Skellig, en la costa de Kerry. Estos monjes atraían seguidores y conversos por donde viajaron y se hicieron famosos por toda Europa, manteniendo viva la llama del cristianismo y la erudición, escribiendo hermosos códices iluminados como el Libro de Kells, obras de orfebrería como el Cáliz de Ardagh y las grandes cruces de piedra tallada. Desde los monasterios irlandeses, los monjes enviaron misioneros a otros reinos de Europa, recibiendo de la misma forma, visitas de eruditos de otros países.
La edad dorada de los monjes y santos irlandeses terminó a finales del siglo VII, con la llegada de varias plagas y epidemias, que debilitaron los reinos de la isla. Durante este período se produjeron las primeras intervenciones británicas en Irlanda. En el verano del año 684 una expedición militar dirigida por el rey Ecgfrith de Northumbria arrasó Brega y los alrededores.

La llegada del cristianismo también supuso el fin del orden que los vampiros paganos habían establecido en Irlanda, haciéndose adorar como dioses y exigiendo sacrificios de sus seguidores a cambio de su protección. Durante la caída del Imperio Romano varios vampiros Gangrel de origen sajón atacaron a las Lhiannan, considerándolas “traidoras” por una ofensa realizada contra su fundadora. Algunos vampiros romanos también dejaron su sangre entre los irlandeses, antes de huir en busca de dominios más prósperos o caer en el letargo esperando tiempos mejores.
Pero las luchas entre Cainitas no fueron la causa del declive del paganismo entre la Estirpe, sino los propios mortales. Al principio los vampiros irlandeses no hicieron mucho caso del cristianismo, considerándola una religión extranjera que practicaban algunos comerciantes y esclavos.
Mucho se ha escrito sobre San Patricio, sobre su vida y milagros, que lo han situado como el santo más destacado en Irlanda, por encima de otros santos menos conocidos como San Columbano, San Borondón o Santa Brígida. Los antiguos eruditos de la Estirpe afirman que San Patricio contempló con sus propios ojos los sacrificios que recibían los pretendidos “dioses de la noche” y quedó profundamente desagradado, decidido a ponerles fin.
Patricio reclutó una orden de devotos seguidores, hombres y mujeres. Siguiendo su guía buscó los santuarios ocultos de los dioses, y los purificó mediante la espada, la fe y el fuego. Actuó de forma discreta al principio, antes de actuar de forma rápida y coordinada, derribando los ídolos paganos.
Las Lhiannan fueron las más afectadas. Después de su llegada a la isla habían realizado pactos con los espíritus locales para dominar la tierra e incrementar su poder. Esta alianza había permitido a los Druida gobernar Irlanda prácticamente sin oposición, y rechazar los ataques de sus enemigos.
De alguna forma San Patricio consiguió encontrar el santuario de la fundadora de las Lhiannan, que no sólo causó daño derribando los ídolos y destruyendo a sus guardianes durante el día. No, semejante profanación cortó los lazos entre los espíritus y la más anciana de las Lhiannan, debilitando el poder del conjunto del linaje y rompiendo los pactos que habían protegido sus santuarios de sus enemigos.
Así debilitadas, los enemigos de los Druidas, tanto entre los vampiros, como entre los hombres lobo y los magos irlandeses, aprovecharon la oportunidad. Sobre las ruinas de los santuarios paganos se construyeron iglesias que pasaron a dominar el paisaje, mientras las cenizas de los antiguos dioses eran esparcidas al viento.
Se dice que la Morrigan, la matriarca de los Brujah irlandeses, no pudo soportar la caída del paganismo y tanto fue su dolor que algunos dicen que se suicidó bajo los rayos del sol. Otros dicen que se sacrificó a sí misma, ofreciendo su sangre a sus chiquillos.
En cualquier caso, con la desaparición de la Anciana Lhiannan y de la Morrigan en el siglo V, la sociedad de los Cainitas irlandeses sufrió un duro golpe, derrumbándose en cuestión de décadas. En el vacío que siguió pronto fue ocupado por vampiros de otros clanes. Los Malkavian en especial fueron el primer clan que se introdujo en los monasterios irlandeses, aunque pronto la prosperidad de la Iglesia de Irlanda atrajo el interés de otros linajes, especialmente los Lasombra.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#15

Mensaje por Alexander Weiss » 28 Ene 2021, 18:20

Imagen LAS INVASIONES NÓRDICAS
La primera incursión vikinga registrada en Irlanda se produjo en el año 795, cuando saqueadores noruegos atacaron la isla. Las primeras incursiones fueron rápidas y de pequeño alcance, pero consiguieron detener la edad de oro de la cultura irlandesa y dieron comienzo a varios siglos de guerras intermitentes, en las que los monasterios y ciudades irlandeses fueron saqueados por los hombres del norte.
A mediados del siglo IX los vikingos comenzaron a construir asentamientos en varios lugares. El asentamiento de Dublín fue fundado en el año 852, convirtiéndose pronto en un importante centro de comercio, especialmente de esclavos. En el siglo X se había convertido en una ciudad amurallada. Después de varias generaciones, los habitantes irlandeses y nórdicos se habían mezclado, formando la clase de los gall-gaels (los “irlandeses extranjeros”).
Durante el siglo X también se produjo una nueva oleada de invasiones vikingas, que establecieron un control más localizado hacia el interior. Las invasiones no sólo introdujeron poblaciones extranjeras, sino que también establecieron redes comerciales con otros reinos europeos, e introdujeron monedas de plata en la economía local.
En respuesta a los ataques de los nórdicos, los reyes irlandeses establecieron alianzas, permitiendo incluso que los sajones se establecieran en la isla. Estas alianzas impidieron que los vikingos consiguieran el control total de la isla. El Alto Rey de Irlanda, Brian Boru, derrotó a los vikingos en la Batalla de Clontarf en el año 1014, que marcó el declive del poder nórdico en Irlanda, aunque las ciudades nórdicas continuaron floreciendo y expandiendo el comercio irlandés durante los siglos siguientes.
El rey Brian Boru consiguió unificar gran parte de Irlanda, aunque el reino nórdico de Dulbín mantuvo su independencia, hasta que el rey de Leinster, Diarmuit mac Maél capturó Dublín en el año 1052 y se convirtió en Gran Rey de Irlanda tras la desaparición de la dinastía de Brian Boru. El creciente poder de los reyes irlandeses provocó la respuesta de los nórdicos, y el rey de Noruega, Magnus el Descalzo atacó la isla en 1098 y 1102. El rey Muircherteach consiguió establecer una alianza con los noruegas, casando a su hija con el hijo de Magnus, y tras establecer la paz con los noruegos, inició una guerra contra el rey del Ulster y también intervino en la política de los reinos de Escocia, Gales e Inglaterra.
El rey Toirdelbach Ua Conchobhair de Connacht derrotó a Muircherteach en el año 1118 y se convirtió en Gran Rey de Irlanda, dedicando su reinado a modernizar su reina, construyendo los primeros castillos y una base naval en Dún Gaillimhe, que se convertiría en la ciudad de Galway. Su reino fue próspero y extendió el comercio de Irlanda a los reinos ibéricos. Sería sucedido por su hijo Rhuadhrí, que se convirtió en Gran Rey de Irlanda sin oposición.

El debilitamiento de las Lhiannan y sus aliados paganos, provocó el ataque de sus numerosos enemigos, que por primera vez en mucho tiempo veían la posibilidad de atacar la isla de Irlanda, la principal fortaleza del linaje de los Druidas. Las invasiones nórdicas trajeron feroces hombres lobo, enemigos feroces de los no muertos, pero con ellos también llegaron oleadas de draugar del clan Gangrel, deseosos de ajustar cuentas con los “traidores.” La Anciana Bodhmall tenía cuentas pendientes con la fundadora de las Lhiannan, y reunió a su alrededor una alianza de vampiros británicos para quebrantar el poder de los Druidas.
Bodhmall se enfrentó con la Anciana en algún lugar de Escocia. Venció, pero con su último aliento, la Anciana lanzó una terrible maldición sobre su adversaria y sus descendientes, debilitando su sangre y haciendo que sus cuerpos inmortales, aunque no pudieran morir, envejecieran. De esta forma, el dominio de los Gangrel británicos se debilitó, y muchos perdieron sus territorios ante la llegada de los vampiros que acompañaban a los vikingos.
Los descendientes del Altísimo se extendieron por las Islas Británicas, cayendo sobre los restos debilitados de las Lhiannan y sus enemigos. Otros clanes también tomaron chiquillos entre los nórdicos, especialmente los Brujah. Los vampiros irlandeses, que ya habían sido debilitados con la caída del paganismo, a menudo sucumbieron ante los recién llegados, pero otros consiguieron someterlos y hacerse un lugar en el nuevo orden.
A principios del siglo XII los clanes Brujah, Gangrel y Nosferatu eran los más numerosos en Irlanda, formando bandas de no muertos que reivindicaban algunos territorios y se enfrentaban entre sí. Algunos vampiros permanecían al margen de estos enfrentamientos, acudiendo a las primeras ciudades y beneficiándose del comercio. Unos pocos Malkavian y Salubri se aferraban tenazmente a los monasterios cristianos, mientras que las últimas Lhiannan irlandesas trataban de sobrevivir, protegiendo los últimos rescoldos del paganismo. Dirigidas por Magda de Connacht, los Druidas eran los últimos testimonios de un orden ya desaparecido, y los demás no muertos eran conscientes de la debilidad de la línea de sangre.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#16

Mensaje por Alexander Weiss » 30 Ene 2021, 18:55

Imagen LA LLEGADA DE LOS NORMANDOS
En el siglo XII, Irlanda se encontraba dividida en varios reinos cambiantes, y a menudo enfrentados entre sí. Las dinastías locales competían por la supremacía, pero no conseguían imponerse. En el año 1166, aprovechando la muerte del Gran Rey, Tigernán Ua Ruairc atacó el reino de Leinster. El rey Diarmait Mac Murchada fue derrotado y exiliado a Aquitania, donde contactó con el rey Enrique II de Inglaterra y regresó con un ejército de caballeros normandos, galeses y flamencos.
Diarmait recuperó varios condados, y nombró a su yermo Richard de Clare, heredero de su reino. Sin embargo, el rey de Inglaterra no deseaba un reino normando rival en Irlanda, y decidió ejercer su autoridad. En el año 1171 Enrique II desembarcó en la isla con un ejército e impuso a su hijo Juan “Señor de Irlanda”, con la bendición del Papa Adriano IV y obligando al Gran Rey de Irlanda a aceptar Cuando Juan I se convirtió en rey de Inglaterra, el Señorío de Irlanda pasó a formar parte de la corona inglesa.
Al principio el Señorío de Irlanda se extendía por toda la costa oriental de la isla, desde Waterford al este del Ulster, y también abarcaba considerables territorios en el interior, gobernados por condes. El rey Juan consolidó los territorios normandos y muchos reyes irlandeses le juraron lealtad.
Durante el siglo XIII los reyes ingleses se dedicaron a debilitar el poder de la nobleza normanda e irlandesa. El rey Juan animó a Hugh de Lacy a derrocar al rey del Ulster, antes de nombarlo conde. Al mismo tiempo los normandos extendían los territorios del Señorío de Irlanda, también conocido como “La Empalizada.”

Los primeros Cainitas que acompañaron a los conquistadores normandos a Irlanda sufrieron graves pérdidas a manos de los hombres lobo y los vampiros irlandeses. Sólo en Dublín, Cork y Waterford consiguieron cierta protección, dominios gobernados por varios señores Ventrue que rindieron vasallaje al Príncipe Mithras de Londres. El Príncipe Edward de Dublín y el Príncipe Hector de Cork fueron los primeros gobernantes entre los Cainitas normandos, pero su autoridad fue disputada por los Toreador, especialmente vinculados a la Iglesia irlandesa y los Brujah, especialmente numerosos entre los comerciantes y apoyados por la secta de los Prometeos.
Más allá de la Empalizada pocos Cainitas normandos encontraban seguridad. Vampiros de los clanes Gangrel, Nosferatu y Toreador hacían frente común frente a los “extranjeros”, pero igual de a menudo se enfrentaban entre sí. A medida que pasó el tiempo, y de igual manera que ocurría entre los mortales, algunos Cainitas irlandeses se aliaron con los normandos, pero al mismo tiempo contribuyeron a extender la influencia del Príncipe Mithras en Irlanda.
La isla de Irlanda también se convirtió en un refugio para varios de los últimos Lhiannan. El linaje de los Druidas había quedado muy reducido tras su enfrentamiento con los Gangrel. Magda, la Bruja de Connacht, era una de las últimas chiquillas de la Anciana que se mostraba abiertamente, confiada en su antigüedad y poder. La invasión normanda desvió la atención de sus enemigos entre los vampiros y hombres lobo, al menos durante un tiempo. Pero con el paso del tiempo las Lhiannan se convirtieron en un linaje cada vez más reducido.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#17

Mensaje por Alexander Weiss » 03 Feb 2021, 22:05

Imagen EL RESURGIMIENTO DE LOS GAÉLICOS
A mediados del siglo XIII el poder de la nobleza normandad había quedado debilitado, y en el año 1261 el príncipe Fineen MacCarthy de Desmond derrotó a un ejército normando en la Batalla de Callann. La guerra continuó en las décadas siguientes entre nobles normandos e irlandeses, causando gran devastación, especialmente alrededor de Dublín. En esta situación caótica, los nobles irlandeses consiguieron recuperar grandes territorios que sus familias habían perdido durante la conquista normanda.
La Peste Negra llegó a Irlanda en el año 1348. Como la mayoría de ingleses y normandos habitaban en las ciudades y villas, la plaga los afectó con mayor intensidad que a los irlandeses, dispersos en asentamientos rurales, y a finales del siglo XIV la nobleza irlandesa volvía a dominar de nuevo la isla. El territorio inglés prácticamente se había reducido a la ciudad de Dublín y sus alrededor, manteniendo una autoridad nominal sobre el resto.
El estallido de la Guerra de las Rosas durante el siglo XV desvió la atención de los ingleses de los asuntos de Irlanda, y la autoridad del rey de Inglaterra desapareció. El Señorío de Irlanda pasó a manos de Fitzgerald, conde de Kildare, que gobernaba el país mediante la fuerza militar y sus alianzas con los nobles y clanes irlandeses. Sin embargo, una vez terminaron los conflictos civiles, los reyes de Inglaterra dirigieron de nuevo su atención hacia Irlanda. Mediante la Ley de Poyning (1494) el Parlamento de Irlanda quedó bajo el control del Parlamento de Inglaterra.

Muchos Vástagos afirman que las Guerras Anarquistas llegaron a Irlanda mucho antes que en el resto de Europa. Se dice que las facciones de Furores y Prometeos tenían gran influencia en la isla, pero lo cierto es que los conflictos políticos simplemente eran una excusa para que los vampiros irlandeses y normandos solucionaran sus diferencias.
Los Hijos de la Morrigan, del clan Brujah, se convirtieron en los líderes de la resistencia contra los normandos. El Príncipe Hector de Cork fue asesinado a finales del siglo XIII y el Príncipe Edward de Dublín apenas consiguió escapar de un atentado contra su vida. Sin embargo, los Brujah no parecían conformes con debilitar la influencia de los Vástagos normandos. Dirigidos por un antiguo llamado Dermod, que afirmaba ser el propio hijo de la diosa, había establecido una alianza con los Gangrel irlandeses. El precio de esa alianza fue acabar con los últimos Lhiannan que quedaban en la isla.
Los Vástagos ingleses que permanecían en Irlanda rindieron vasallaje a Dermod, pero no todos los vampiros irlandeses estaban de acuerdo con aceptar su liderazgo. Atacó furiosamente Belfast, donde decapitó a Miles, el líder de los Nosferatu irlandeses, que se dispersaron y ocultaron. A continuación se dirigió al dominio de Magda, la líder de la Lhiannan, y tendió una emboscada a la anciana con sus aliados Gangrel. Sin embargo, a pesar del engaño, la antigua Druida resultó ser demasiado poderosa para Dermod, y ambos resultaron destruidos.
La destrucción de Dermod y varios antiguos rompió las alianzas establecidas y arrojó la política de la Estirpe irlandesa en el caos. Bandas de feroces guerreros no muertos acompañaban los choques entre la nobleza. Los Vástagos normandos e ingleses fueron los más afectados, y al final muchos decidieron huir.
Durante el siglo XV los dominios de Irlanda se encontraban divididos entre dos facciones: el sur de Irlanda se encontraba en su mayor parte bajo la influencia de vampiros Brujah y Gangrel, siendo el gobernante de Dublín el Rey Séamas, conocido como “El Rojo”, del clan Brujah, el principal de sus líderes, mientras que en el norte, los Nosferatu y Ventrue, dirigidos por Milesius, del clan Nosferatu se oponían a sus intentos de dominar toda la isla. A medida que pasaban las décadas Séamas y sus partidarios se aliaron con los Anarquistas, mientras que Milesius recibía a los enviados de la Camarilla y ponía las bases para el dominio de la secta en la isla.
Última edición por Alexander Weiss el 04 Feb 2021, 22:34, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#18

Mensaje por Alexander Weiss » 04 Feb 2021, 22:32

Imagen CONQUISTA Y REBELIÓN
El rey Enrique VIII de Inglaterra decidió recuperar el control sobre Irlanda. Los señores de Kildare, que eran los gobernantes de la isla, no habían demostrado ser de fiar durante la Guerra de las Dos Rosas. El conde Thomas Fitzgerald de Kildare se rebeló abiertamente contra el rey en 1536, y tras aplastar la rebelión, Enrique VIII decidió ejercer un control más directo sobre Irlanda para evitar futuras rebeliones o alianzas con los enemigos de Inglaterra. En el año 1541 fue proclamado rey de Irlanda en una reunión del parlamento irlandés, a la que asistieron nobles irlandeses y normandos. Durante las décadas siguientes, los sucesivos reyes ingleses negociaron o lucharon contra la nobleza de Irlanda.
Después de varios conflictos brutales, como las rebeliones de Desmond y la Guerra de los Nueve Años, la reconquista de Irlanda fue completada durante el reinado de Isabel I de Inglaterra, y las autoridades inglesas de Dublín ejercieron un control efectivo sobre toda la isla, desarmando a los nobles locales. La mayoría católica del parlamento irlandés fue reducida dando más poder a los colonos protestantes. Sin embargo, los ingleses no consiguieron convertir a los ingleses al protestantismo, a pesar de los métodos brutales utilizados por la corona, incluso recurriendo a la ley marcial, que sólo generaron más resentimiento contra el dominio inglés.
Durante el siglo XVII los gobiernos ingleses implantaron una política conocida como las “plantaciones”, confiscando tierras a los propietarios católicos y entregándolas a colonos protestantes de origen inglés y escocés, que se concentraron sobre todo en las provincias de Munster, Ulster y en los condados de Laois y Offali. Los colonos también formban parte de la administración inglesa en Irlanda. Varias leyes penales y multas fueron introducidas para fomentar la conversión a la Iglesia Anglicana.

Los primeros Vástagos de la Camarilla en Irlanda eran principalmente Nosferatu y Ventrue, que utilizaron la conquista inglesa en su beneficio. El antiguo Gearóid O'Shae, del clan Ventrue, fue proclamado Príncipe del Ulster, y pronto contó con el apoyo de Milesius y los Nosferatu irlandeses. Otros Vástagos, en su mayoría ingleses y normandos que habían sufrido los ataques del rey Seámas, pronto ofrecieron su lealtad a la secta. Entre ellos se contaba el cronista Eginardo, del clan Ventrue, que se convirtió en consejero de Gearóid.
Séamas y sus aliados Brujah y Gangrel establecieron su principal dominio en Dublín, pero realmente controlaban la mayoría de los dominios del “Feudo de Connacht”, que abarcaba la mayor parte del sur de Irlanda. Consciente de que los Anarquistas habían sido derrotados, envió un embajador a la Convención de Thorns y aceptó la autoridad de la secta, para que legitimidad como gobernante de la Estirpe en Dublín fuera reconocida. Lo cierto es que tanto el Príncipe de Belfast como el de Dublín comenzarían una lucha encarnizada durante los siglos siguientes. Los Ventrue y Brujah arrastraron en su conflicto a los demás clanes.
Séamas de Dublín encontró la inesperada alianza de Pascoe de Cornualles, y muchos Toreador irlandeses y normandos se aliaron con los Brujah de Connacth, junto con los Gangrel irlandeses. Por su parte, Gearóid y Milesius consiguieron añadir a su alianza a Malcolm, un antiguo del clan Malkavian, quien afirmaba que los Brujah “le habían robado”.
En medio de los violentos conflictos entre los Vástagos del Ulster y Connacht pasó desapercibida la llegada de un inesperado visitante. En el año 1588 los Lasombra habían pretendido utilizar la Armada Invencible del rey Felipe II de España para emprender su propia conquista de Inglaterra. Sin embargo, la expedición fue derrotada y dispersada por los ataques de los barcos ingleses y las tormentas. Varios Cainitas del Sabbat se hundieron bajo las aguas junto con los barcos en los que viajaban.
Entre los naúfragos que terminaron en Irlanda se encontraba Rafael Molinero, un Cainita del clan Lasombra. Habiendo sobrevivido en solitario, no obstante mostró una gran determinación. Consiguió ocultarse en un pueblo de pescadores de Leitrim y aguardó su momento, creando una prole y adaptándose a la nueva situación en la que se encontraba. Con el tiempo, consiguió varios aliados entre Brujah y Gangrel descontentos con que su líder Séamas se hubiera unido a la Camarilla, y puso los cimientos del Sabbat en Irlanda. De hecho, con el tiempo, varios de sus agentes también se extenderían a Escocia e Inglaterra.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#19

Mensaje por Alexander Weiss » 05 Feb 2021, 17:30

Imagen EL SIGLO XVII
Durante el siglo XVII Irlanda sufrió uno de los períodos más sanguinarios y destructivos de su historia. La mayoría de los terratenientes católicos fueron desposeídos de sus tierras y quedaron sometidos por duras leyes del parlamento de Inglaterra.
En 1641, los católicos irlandeses se rebelaron contra la dominación inglesa y los colonos protestantes. Los rebeldes consiguieron gobernar el país como la Irlanda Confederada en medio de la guerra civil inglesa hasta que el general Oliver Cromwell y sus ejércitos invadieron la isla y tras varios años de guerras cruentas la reconquistaron en 1653. La conquista de Cromwell fue especialmente brutal, y terminó con la mitad de la población irlandesa muerta, esclavizada o exiliada. Otros muchos irlandeses murieron debido a las terribles condiciones de la postguerra. Las mejores tierras de los católicos fueron confiscadas y entregadas a colonos ingleses, mientras sus propietarios eran trasladados a la fuerza.
Durante esta época muchos prisioneros irlandeses (y también escoceses y galeses), fueron transportados a las colonias caribeñas de Inglaterra para recibir trabajos forzados. Otros muchos emigraron como sirvientes, tratando de huir de la miseria y el hambre. Durante este período los irlandeses fueron deshumanizados por los ingleses, para justificar los malos tratos y duras medidas penales. Hacia 1655 más de 12.000 prisioneros irlandeses habían sido enviados a la isla de Barbados.
En el año 1688 estalló la Revolución Gloriosa, cuando el rey Jacobo II de Inglaterra, que se había convertido al catolicismo, dejó Londres y el parlamento inglés lo sustituyó por Guillermo de Orange. Irlanda se convirtió en el principal campo de batalla entre ambos bandos. Los católicos irlandeses apoyaron a Jacobo tratando de anular las leyes penales y las confiscaciones de tierras, mientras que los protestantes apoyaban a Guillermo y su esposa María Estuardo para preservar sus propiedades. En 1690 en la Batalla de Boyne, las tropas de Jacobo sufrieron la derrota definitiva.

A pesar de ser un Príncipe de la Camarilla, Séamas el Rojo de Dublín se comportaba en la práctica como un líder Anarquista, convirtiendo su dominio en un refugio para Anarquistas de otros dominios, donde como mínimo los rebeldes podían esperar que el Príncipe mirase de su lado, y en el mejor de los casos que recibiese una acogedora bienvenida. Muchos Anarquistas de las Islas Británicas utilizaron el Feudo de Connacht como su base de operaciones, donde trazaban planes contra los dominios de la Torre de Marfil.
No resulta extraño que el Príncipe Gearóid de Belfast se mostrase beligerante contra el dominio de Dublín, respondiendo a los ataques de los Anarquistas enviando a sus propios saboteadores, e incluso asesinos. De esta forma, las tensiones entre el Feudo del Ulster y el Feudo de Connacht no dejaron de incrementarse.
El estallido de la Revuelta de 1641 fue bien aprovechada por el Príncipe Séamas, ayudando a sus aliados Anarquistas, y situándolos en varios dominios irlandeses, al mismo tiempo que iba estrechando su cerco sobre el Ulster. El Príncipe Gearóid consiguió resistir durante años, hasta que finalmente la llegada de Cromwell y los ingleses le permitió lanzar su propio contraataque.
El Justicar Severus, del clan Ventrue, recibió cartas del Príncipe de Belfast, acusando a Séamas el Rojo de cobijar a “criminales” contra la Camarilla y ayudarles en sus ataques contra la secta. No sólo eso, sino que afirmó que Séamas había tratado con Cainitas del Sabbat y planeaba convertir toda la Irlanda en un dominio de la Espada de Caín. Supuestamente las cartas iban acompañadas de varias evidencias y testimonios fiables. No está claro que todas las acusaciones fueran ciertas, pero sí fueron suficientes para que el Justicar Ventrue interviniera.
La intervención de la Camarilla provocó el alzamiento de armas de los Vástagos de Dublín, y también la llegada de numerosos Anarquistas. Sin embargo, la secta aprovechó bien el momento, infiltrando a sus arcontes entre las tropas de Oliver Cromwell y preparando grupos de soldados ghouls que tenían claros objetivos. Aunque al principio las batallas entre Vástagos fueron encarnizadas, a medida que los ingleses tomaban cruentas medidas sobre la población irlandesa la guerra comenzó a decantarse a favor de la Camarilla. Séamas consiguió huir, ocultándose en Escocia, donde sería conocido como “James el Rojo,” y reclutaría una prole entre los escoceses con la intención de iniciar una nueva revolución a largo plazo.
El Justicar Severus entró en Dublín en 1653 y dejó a uno de sus arcontes, Robert Fraser, del clan Ventrue, como Príncipe pro tempore, antes de proseguir combatiendo a los Anarquistas de las Islas Británicas. En 1660 fue elegida Elizabeth Bendish, del clan Toreador, como nueva Príncipe de Dublín.
Muchos Anarquistas, especialmente Brujah y Gangrel, huyeron de Irlanda, mientras que otros encontraron refugio entre los Cainitas del Sabbat. Don Rafael Molinero, del clan Lasombra, incrementó sus partidarios, pero prefirió aguardar a que el temporal de la guerra hubiera pasado. No obstante, no permaneció ocioso, y junto con varios miembros de su secta diabolizó a algunos antiguos en medio de la confusión reinante, añadiendo más leña al fuego.
Hacia finales del siglo XVII, el Movimiento Anarquista de Irlanda había quedado tan reducido, que pocos Vástagos irlandeses intentaron utilizar la Revolución Gloriosa en su provecho. La Camarilla había conseguido dominar toda la isla, y los pocos disidentes se aferraban a pequeños dominios rurales, donde a menudo eran presa de los hombres lobo o de otras amenazas.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 5654
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Taller de Irlanda Nocturno

#20

Mensaje por Alexander Weiss » 06 Feb 2021, 23:40

Imagen EL SIGLO XVIII
A principios del siglo XVIII la mayoría de la población católica consistía en campesinos sin poder político, y muchos terratenientes se convirtieron al protestantismo para evitar las penalizaciones económicas. Los presbiterianos del Ulster vivían en condiciones mucho mejores pero tampoco tenían poder político. El poder social y económico se encontraba en varias familias anglicanas de origen inglés, que constituían un 5% de la población poseían la mayor parte de la tierra cultivable, que trabajaban con campesinos católicos. Muchos de los terratenientes vivían en Inglaterra y gobernaban en ausencia, pero los nobles que vivían en Irlanda se resentían con el control inglés y buscaban más poder local, puesto que el parlamento inglés tenía la autoridad y trataba Irlanda como si fuera una colonia. Aún así la nobleza irlandesa no buscaba la independencia pues dependían del ejército para garantizar su seguridad.
Después de la Revolución Gloriosa las leyes penales fueron reforzadas para asegurarse de que los católicos no volvieran a rebelarse. Gran parte de la producción agrícola se dedicaba a la exportación, lo que dificultaba el abastecimiento de Irlanda. Las malas condiciones climatológicas produjeron una grave hambruna en 1740, que causó la muerte de unas 400.000 personas y obligó a más de 150.000 irlandeses a emigrar. Además, las exportaciones irlandesas fueron reducidas por las Actas de Navegación, que imponían impuestos a los productos que entraban en Inglaterra, pero los productos ingleses que entraban en Irlanda no pagaban ninguna tarifa. A pesar de estas duras condiciones, en conjunto el siglo XVIII fue relativamente pacífico y la población irlandesa alcanzó los cuatro millones de habitantes.
Hacia finales del siglo XVIII los nobles irlandeses constituyeron una facción en el parlamento inglés, dirigida por Henry Grattan, que pedía relaciones comerciales más favorables y más autonomía legislativa para el parlamento irlandés. Incluso se realizaron peticiones radicales de permitir a los católicos representación en el parlamento. En 1767 el virrey George Townshend, con el apoyo del rey obtuvo una serie de leyes que dieron más autonomía al parlamento irlandés.
Los presbiterianos irlandeses también fueron perseguidos, aunque a menor escala, y en 1791, inspirados por la Revolución Francesa, un grupo de presbiterianos celebraron la primera reunión de lo que se convertiría en la Sociedad de los Irlandeses Unidos. Esta sociedad buscaba quería reformar el parlamento, emancipar a los católicos y separar la religión de la política, con el tiempo decidieron utilizar la fuerza para derribar el gobierno británico y fundar una república aconfesional. Sus actividades culminaron en la rebelión irlandesa de 1798, que fue aplastada de forma sangrienta. En respuesta a la rebelión las Actas de Unión de 1800 disolvieron el parlamento irlandés.

Durante el siglo XVIII varios Vástagos procedentes del Ulster y de Inglaterra se asentaron en el Feudo de Connacht, entre ellos varios Malkavian, Nosferatu y Ventrue. La Príncipe Elizabeth Bendish, del clan Toreador, era una autoridad nominal, y quien ostentaba el poder era el consejo de la Primogenitura, en alianza con los Vástagos del Ulster.
Sin embargo, el Movimiento Anarquista no había sido destruido del todo. Varios Brujah y Gangrel habían huido y aguardaron el momento adecuado para regresar. Desde Escocia, el derrocado Príncipe James preparaba su regreso, en alianza con varios Brujah y Gangrel.
Durante esta época los Tremere, que habían mantenido un perfil bajo en la política irlandesa, comenzaron a mostrarse más activos. Jonathan Temple, que había servido como arconte, fundó una pequeña capilla en la ciudad de Cork, y aunque al principio parecía dedicarse exclusivamente a sus estudios esotéricos, pronto estableció contactos con varios Vástagos de Connacht, descontentos con el sometimiento al Feudo del Ulster. También se convirtió en un visitante asiduo de la Príncipe Elizabeth de Dublín, tanteando la posibilidad de establecer la presencia del clan en la ciudad.
Durante el siglo XVIII la Estirpe irlandesa mantuvo una relativa paz, pero los Vástagos más perspicaces veían una telaraña de intrigas que se extendía sutilmente, el preludio de una tormenta que estaba por llegar. James el Rojo y su prole aguardaban el momento oportuno para golpear, al mismo tiempo que reclutaban partidarios.
Y finalmente la oportunidad surgió con el estallido de la Revolución Francesa. James utilizó a sus agentes infiltrados en varias sociedades secretas y provocó una rebelión para distraer la atención de los Ventrue. Como aguardaba, sus rivales actuaron de forma aplastante para eliminar a sus peones.
En 1798 James el Rojo y su prole de Brujah atacaron el Feudo del Ulster. El Príncipe Gearóid O'Shae y gran parte de sus partidarios fueron destruidos. A continuación James y sus aliados se dirigieron hacia el sur, para conquistar el Feudo de Connacht y reclamar el antiguo dominio de Dublín. La Príncipe Elizabeth Bendish, que carecía de un poder real y no estaba dispuesta a sacrificarse, simplemente abandonó la ciudad.
La batalla entre James el Rojo y los Vástagos de Dublín fue encarnizada, y no hubo cuartel. Y entonces Don Rafael Molinero y el Sabbat intervinieron, avivando el caos reinante. Los pocos Vástagos de Dublín que consiguieron sobrevivir, lo hicieron porque habían huido antes de quedar atrapados en el conflicto. En cualquier caso, tras lo que fue conocido como “Las noches de la niebla de sangre” no quedaba ningún vampiro en la ciudad, y sólo se encontraron pequeños montones de ceniza de varios contendientes.
La Príncipe Elizabeth Bendish reapareció de forma sorpresiva, reclamando de nuevo la ciudad que había abandonado. La Primogenitura de Dublín había sido destruida, y no quedaba ningún otro Vástago que pudiera hacerle sombra.
Por su parte, los Vástagos supervivientes del Ulster consiguieron derrotar a los Anarquistas hacia 1800, pidiendo ayuda al Príncipe de Londres. Caitlin O'Shae, del clan Ventrue, la chiquilla más antigua del Príncipe Gearóid, fue declarada Príncipe con el apoyo del antiguo Milesius, del clan Nosferatu.

Editor completo

Volver a “VAMPIRO LA MASCARADA”