El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

Avatar de Usuario
Nyxe
Mensajes: 1049
Registrado: 01 Ago 2019, 19:13
Mensajes miarroba: 4.012
Antigüedad: 1 de Mayo de 2016

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#11

Mensaje por Nyxe » 24 Abr 2020, 20:10

A mi no me parece tan mala idea lo de los Dharmas. Por un lado, los primeros niveles seguramente sean mas un autoconocimiento que algo relativo a tu lugar en el cosmos. En ese sentido no es raro que eso les permita volverse mas poderosos, incluso a un nivel mas mundano. Conocer tus fortalezas, tus limites, como funciona tu cuerpo y lo que pueden hacer tus nuevos poderes... puede hacerse una cronica así perfectamente sin que los asuntos de yin, yang, hun y po tomen mucha mas relevancia que la hipótesis de los cuatro humores en V5. Por otro lado, creo que casi todos los dharmas dan para una buena coleccion de hijos de puta incluso en los niveles bajos, sin llegar a ser inhumanos. En el caso de las flores de hueso y los tigres diablo resulta evidente, pero un vampiro joven demasiado guiado por sus pasiones o con tendencia a imponerse a los demás tambien pueden ser estereotipos de vampiros comunes, recientes, y en linea de lo que (imagino) que los orientales entienden por un vampiro.

El problema no lo veo tanto en que los dharmas esten pensados como escuelas de iluminacion, sino que estén tan anquilosados en la sociedad, todas se lleven bien, y aparezcan desde el principio. Una de las diferencias entre Kuei Jin y Vástagos es que nadie crea a los primeros, sencillamente surgen. Entonces, ¿que gracia tiene que las Cortes los encuentren tan rápido para adiestrarlos? ¿No sería mejor que los vampiros encontrasen su camino solos y que al menos los primeros niveles de los dharmas fueran mas... instintivos? Allí donde un vampiro encuentra fuerza en su voluntad, otro descubre que es su demonio el que se la proporciona. Y donde unos consideran que la sangre de gente viva les alimenta más, otros sienten que es la de los muertos la que les da mas poder. Al principio simplemente serían vampiros de yin, yang, hun y po, y despues ya empezarían a encontrarse entre ellos, conocerían las Cortes y los nombres que recibe cada uno. Y las cortes no serían un grupo de dharmas unificado, sino que cada grupo tendría sus intereses y se enfrentaría por ellos, al modo de los clanes. Pero mientras que los Antiguos pueden considerar que el resto de religiones son enemigas, aunque tengan relaciones diplomáticas, los vampiros mas jóvenes pueden seguir queriendo mantener sus viejas relaciones con antiguos compañeros que simplemente tienen una personalidad distinta, o incluso ver mas facil encontrar aliados entre vampiros contra los que no estén compitiendo por el mismo "nicho".

Y respecto a si los Kuei Jin tinen un proposito bajo el cielo... puede que no. Pero eso no invalida el asunto sobre la iluminación. Un vampiro se va haciendo mas poderoso según va comprendiendose a si mismo, a otros seres, a la sociedad y al mundo. Igual que un vampiro occidental, es solo darle un toque mas místico. Y una vez que logras entender lo suficiente el universo puedes encontrar la forma de escapar definitivamente de tu condena. Puedes elegir el lugar que ocupas en el universo. Trascender no significa necesariamente que un dios te de la oportunidad de subir, sino que tu te la buscas. Y en cualquier caso, trascender siguiendo el camino de la muerte o de un demonio puede no parecerse mucho a lo que entendemos por "ascender". Aun si las cien nubes son un mito y todos los Kuei Jin están condenados, la trascendencia puede significar que tu alma recupere la libertad. Quizá una que jamás había tenido ni cuando estaba viva. Sobre una montaña de cadaveres y sobre todo el universo si hace falta.

Avatar de Usuario
Mu_
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 941
Registrado: 07 Ago 2019, 00:47
Ubicación: Saigón
Mensajes miarroba: 4.106
Antigüedad: 15 de Junio de 2014

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#12

Mensaje por Mu_ » 26 Abr 2020, 15:57

Alexander Weiss escribió:
23 Abr 2020, 20:51
Jo, qué pesimista.
Es optimismo con experiencia. :lol:
Me sorprende que tengas experiencia en infiernos y trascendencia de la vida y la muerte, pero de ti me lo puedo hasta creer. :lol:
Alexander Weiss escribió:
23 Abr 2020, 20:51
Imagínate que mañana alguien decide que lo mejor para alcanzar el cielo es masacrar una ciudad. Y funciona.
Pues si funciona es que el que lo hizo sabía bien por qué lo hacía. El Cielo no tiene por qué pensar con nuestra mentalidad humana. Según la religión cristiana, Dios destruyó a una ciudad entera, niños incluidos, por el vicio. Es más, una vez se cargó prácticamente a toda la Humanidad, y es imposible que todos fueran culpables.
Alexander Weiss escribió:
23 Abr 2020, 20:51
Los Kuei-jin, como otros vampiros, no han hecho más que buscar una justificación para afirmar que su mierda no huele, autoproclamándose campeones caídos (¡Los Ravnos también lo son y nadie se para a pensar que puedan tener razón!). Su origen es el de fugitivos del Infierno, que ellos mismos digan que son elegidos del Cielo porque el Cielo lo dice así me suena a cuento.
Todo Kuei-jin es, o debería ser, demasiado consciente de que su mierda huele mucho. Con historia de los Wan Xian o sin ella, si están ahí es, en primer lugar, por la mala vida que han llevado. Ahora son fantasmas errantes, algo que en la cultura Asiática es muy negativo y tienen que alimentarse del chi de los vivos, además de otras muchas calamidades. Son una vergüenza para sus familias, y por eso las protegerían pero no se pondrían en contacto con ellas. Todo el inmenso esfuerzo de mil años persiguiendo un rayo de luz es la pena que en la prisión terrenal deben sufrir por sus crímenes.
Alexander Weiss escribió:
23 Abr 2020, 20:51
¿Y si el Cielo decidió simplemente que como los Wan Xian habían caído se acabó la tontería? No más Wan Xian. Por mucho que digan, los Kuei-jin no son sus herederos. No sirven para nada. No tienen un papel en el universo, más allá de haber regresado rompiendo el orden del mundo y sólo pueden mantenerse con la vida de este mundo. ¿Cuántas almas son condenadas durante la existencia de un Kuei-jin? ¿Cuántos nuevos Kuei-jin surgen de las muertes causadas por los anteriores? No me suena a equilibrio puro y kármico.
El mejor objetivos que puede alcanzar un Kuei-jin no es una seudoiluminación sobre una montaña de cadáveres, sino dejar de ser un monstruo.
Sí, es una teoría interesante. Y en particular no me encuentro muy apegado a la historia de los Wan Xian y no la menciono apenas en mis partidas.

Pero sin la iluminación y la posibilidad de encontrar el Camino de Vuelta, no queda más que el puro nihilismo y el regodearse en su existencia depravada. El Kuei-jin puede intentar preguntarse cual es el sentido de su existencia y la salida de este estado de desgracia. Los Dharmas ofrecen respuestas interesantes:

* Si el Kuei-jin es alguien que ha muerto pero no ha terminado de morir, buscar la respuesta en comprender la muerte y despegarse de las pasiones para encontrar la Trascendencia.

* Si el Kuei-jin ha sido maldito arrebatándole la vida, estudiar y comprender la vida para acercarse a ella lo más posible.

* Si ha sido condenado por una conducta deleznable, emprender un camino recto y seguir los designios del Cielo.

* Si ha sido convertido en un demonio, comprender qué significa ser un demonio, y abrazar la voluntad del Cielo.

* Si el Kuei-jin ha sido expulsado del ciclo de vida, muerte y reencarnación por el que los seres se elevan a lo largo de cientos de existencias, vivir, morir y renacer cien veces para alcanzar la comprensión de este ciclo.

Es cierto que en su camino dejan ríos de sangre, ¿pero no es así como los han hecho? ¿No creó el Cielo también las enfermedades, las desgracias y hasta los demonios y los malos espíritus? Aunque los humanos no lo comprendamos, todo tiene un propósito, y para los Kuei-jin comprenderlo es la clave de su salvación, que no tiene por qué ser justa ni humana.

Por otro lado, todo esto tiene más valor si es una minoría en vez de la sociedad completa la que busca la iluminación, y de ahí mi propuesta anterior.
Una de las diferencias entre Kuei Jin y Vástagos es que nadie crea a los primeros, sencillamente surgen. Entonces, ¿que gracia tiene que las Cortes los encuentren tan rápido para adiestrarlos? ¿No sería mejor que los vampiros encontrasen su camino solos y que al menos los primeros niveles de los dharmas fueran mas... instintivos?
Completamente de acuerdo. Por eso proponía que la mayoría de los Kuei-jin deberían ser kambujian (son como los Caitiff de los Kuei-jin, quienes no han tenido instrucción y encuentran unos principios personales con los que regirse), y solamente seguirían los Dharmas quienes decidan estudiarlos y comprometerse con ellos.
Chào mừng những con ma cà rồng Sài Gòn

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 2885
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#13

Mensaje por Alexander Weiss » 26 Abr 2020, 19:45

Mu escribió:Me sorprende que tengas experiencia en infiernos y trascendencia de la vida y la muerte, pero de ti me lo puedo hasta creer.
El problema está en la capacidad de la humanidad para tratar de justificar lo que simplemente no encaja en sus parámetros. Ocurre hasta con los políticos de hoy. Cuando se crea una religión o una ideología cuando no se adapta a la realidad o se contradice en sus principios se inventan elaboradas teologías o simples excusas para hacerlo todo en su nombre. Es simple hipocresía. "He cometido una matanza, me he comportado como lo puto peor, soy un muerto viviente, pero tengo una creencia para justificarme, sea consciente de lo que he hecho o no, así que todo está bien."
Pues si funciona es que el que lo hizo sabía bien por qué lo hacía. El Cielo no tiene por qué pensar con nuestra mentalidad humana. Según la religión cristiana, Dios destruyó a una ciudad entera, niños incluidos, por el vicio. Es más, una vez se cargó prácticamente a toda la Humanidad, y es imposible que todos fueran culpables.
El dios inefable. Básicamente la diferencia entre dios y demonios es la misma que entre terroristas y luchadores por la libertad.
Todo Kuei-jin es, o debería ser, demasiado consciente de que su mierda huele mucho. Con historia de los Wan Xian o sin ella, si están ahí es, en primer lugar, por la mala vida que han llevado. Ahora son fantasmas errantes, algo que en la cultura Asiática es muy negativo y tienen que alimentarse del chi de los vivos, además de otras muchas calamidades. Son una vergüenza para sus familias, y por eso las protegerían pero no se pondrían en contacto con ellas. Todo el inmenso esfuerzo de mil años persiguiendo un rayo de luz es la pena que en la prisión terrenal deben sufrir por sus crímenes.
Es uno de los fallos que le veo al sistema. Todo el rato tienes evidencias de lo contrario y aún así todavía sigues pretendiendo que eres un campeón del cielo y sabes lo que es mejor para el mundo y los demás no. Existen criaturas como los Wu T'ian que cumplen mejor ese papel, la propia fe de los mortales los repele, pero los Kuei-jin siguen emperrados en decir que lo están haciendo bien.
Sí, es una teoría interesante. Y en particular no me encuentro muy apegado a la historia de los Wan Xian y no la menciono apenas en mis partidas.

Pero sin la iluminación y la posibilidad de encontrar el Camino de Vuelta, no queda más que el puro nihilismo y el regodearse en su existencia depravada. El Kuei-jin puede intentar preguntarse cual es el sentido de su existencia y la salida de este estado de desgracia. Los Dharmas ofrecen respuestas interesantes:

* Si el Kuei-jin es alguien que ha muerto pero no ha terminado de morir, buscar la respuesta en comprender la muerte y despegarse de las pasiones para encontrar la Trascendencia.

* Si el Kuei-jin ha sido maldito arrebatándole la vida, estudiar y comprender la vida para acercarse a ella lo más posible.

* Si ha sido condenado por una conducta deleznable, emprender un camino recto y seguir los designios del Cielo.

* Si ha sido convertido en un demonio, comprender qué significa ser un demonio, y abrazar la voluntad del Cielo.

* Si el Kuei-jin ha sido expulsado del ciclo de vida, muerte y reencarnación por el que los seres se elevan a lo largo de cientos de existencias, vivir, morir y renacer cien veces para alcanzar la comprensión de este ciclo.

Es cierto que en su camino dejan ríos de sangre, ¿pero no es así como los han hecho? ¿No creó el Cielo también las enfermedades, las desgracias y hasta los demonios y los malos espíritus? Aunque los humanos no lo comprendamos, todo tiene un propósito, y para los Kuei-jin comprenderlo es la clave de su salvación, que no tiene por qué ser justa ni humana.

Por otro lado, todo esto tiene más valor si es una minoría en vez de la sociedad completa la que busca la iluminación, y de ahí mi propuesta anterior.
Yo creo que el final del Camino de las Cien Nubes, si quieres darle una chispa de esperanza, es volver a ser humano, que como dicen los budistas, es la mejor oportunidad de encarnación para alcanzar el estado del nirvana. La existencia de un bodhissatva Kuei-jin la veo demasiado manchada de sangre y crímenes para alcanzar un estado de iluminación.
Completamente de acuerdo. Por eso proponía que la mayoría de los Kuei-jin deberían ser kambujian (son como los Caitiff de los Kuei-jin, quienes no han tenido instrucción y encuentran unos principios personales con los que regirse), y solamente seguirían los Dharmas quienes decidan estudiarlos y comprometerse con ellos.
También veo precisamente que los Dharmas, como las Sendas de Iluminación occidentales, muchas veces son demasiado complejas y creo que como ocurre con Vampiro, sería conveniente comenzar por la humanidad, antes de alcanzar un estado lo bastante aceptable como para tomar un Dharma.

Avatar de Usuario
Mu_
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 941
Registrado: 07 Ago 2019, 00:47
Ubicación: Saigón
Mensajes miarroba: 4.106
Antigüedad: 15 de Junio de 2014

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#14

Mensaje por Mu_ » 27 Abr 2020, 17:12

Voy a poner unos paralelismos occidentales. Caín mata a su hermano, y Dios le castiga (a él y a sus hijos) con un ansia asesina y una sed de sangre que le hacen matar y sembrar el mal, por lo que las víctimas aparenetmente somos los de alrededor. Es incomprensible desde nuestra mentalidad humana, pero aparentemente Dios (o el Cielo) está por encima de ella. Los caminos del señor son inescrutables, y nuestro cerebro biológico y nuestros físicos son incapaces de comprender su plan.

Es por esto que la Humanidad no parece ser una respuesta eficaz a la existencia vampírica. Los que se aferran a ella no pueden aspirar más que a agarrarse a los jirones de los que fueron, mientras que los que consiguen dejarla atrás progresan, con mayor o menor dificultad. No es de extrañar, al fin y al cabo la Humanidad es un autoengaño evidente que consiste en negar todo lo que la nueva existencia supone. Mientras tanto, con mayor o menor tino, las Sendas de Iluminación trata de encontrar el propósito de la nueva existencia. Y cabe preguntarse, si Dios no quiere que los vampiros mate, ¿por qué los hizo así?

Es un punto de vista cruel y depravado, inhumano. Por supuesto, yo soy humano, y veo mejor moralmente a los vampiros que tratan de resistir a la Bestia. Pero desde un punto de vista cósmico, no parece lo más coherente.

---

De vuelta a Asia, nos encontramos en un mundo donde la vida y la muerte van siempre de la mano. Echa un vistazo al mundo y verás que el ser superior casi siempre come al inferior. Y es sólo de los restos putrefactos de la vida, incluido la de los depredadores más altos, de donde puede germinar la nueva vida. Es un ciclo, como el ciclo de reencarnaciones o el Ciclo Mayor que es la Rueda de las Edades. No parece haber sido diseñado por una mente piadosa tras y como la entendería un ser humano.

Los Kuei-jin son Kuei-jin porque la han liado muy gorda a nivel kármico. Ahora son fantasmas hambrientos en cuerpos muertos que se alimentan de la vida de otros humanos. ¿No les queda otra que continuar su vida fallida eternamente? Es algo que no cuadra mucho con las religiones asiáticas.

Los Dharmas son caminos de autodescubrimiento, comprensión e iluminación. No son caminos de autojustificación. El Kuei-jin no experimenta el momento propicio cuando se le ocurre una excusa que contar a los demás. Generalmente lo encuentra en soledad cuando encuentra una verdad sobre sí mismo, o sobre el Cosmos. Si fueran simples excusas, podrían simplemente contárselas unos a otros para comfortarse, pero la iluminación no se puede explicar ni relatar ni reproducir, porque es la consciencia, no la mente racional, la que la vislumbra.

Por supuesto, no es comprensible para nosotros que la redención se alcance sobre un río de sangre. Pero poco sabemos real sobre las verdades cósmicas. No en vano, los vampiros pasan más de un milenio buscando las repuestas, reflexionando, recorriendo los mundos celestiales, hablando con los mismísimos Reyes Yama. Y, con todo, pocos consiguen terminar de entender ese papel.

Te puedo comprar que el final del camino sea la vuelta a la humanidad, pero a través de una reencarnación. Todo ese camino ha sido la dura pena por sus crímenes y ahora tiene que empezar de nuevo (no creo que ningún Kuei-jin sea feliz). No obstante, para mí tiene más sentido que suponga la Trascendencia, ya que hay muchas similitudes con el camino que siguen los Wraith. Lo que es verdad que no me gusta son los Arhats que se mantienen en el mundo, para mí el Arhat por definición desaparecería del mundo, por alguna de las salidas que hemos dicho, y el papel de testigos de la iluminación quedaría para los bodhisattvas.

Volviendo al mundo real, el explorar en el juego morales alternativas a la humana es un tema que me fascina. Y en Estirpe de Oriente lo han hecho muy interesante, pues ya no basta con cumplir una serie de mandamientos y evitar los pecados. Hay que interpretar y descubirir, y al final el camino de cada uno es personalizado. ¿Difícil? Obviamente un poco, pero creo que con la práctica se puede entender bien.

Los Kuei-jin lo llevarían muy mal si tuvieran que conformarse con la Humanidad. Para empezar, la mayoría tendría puntuaciones muy bajas sólo empezar, debido a su mala vida. Mecánicamente se podría equiparar al Hun del vampiro cuando empieza, normalmente entre 1 y 3, y creo que es una puntuación lógica debido a su trasfondo. Hacer a los Kuei-jin con Humanidad sería repetir Vampriro: la Mascarada, y está claro que sus diseñadores buscaban ofrecer nuevas experiencias.

Por último, y enlazando con lo primero, la Humanidad, en parte comprendida dentro del Fénix Ascendiente, me parece el camino más evidentemente condenado al fracaso. Es la negación de uno mismo, la negación de lo evidente, es aferrarte a una vida que evidentemetne ha sido fallida. Incluso las Grullas Resplandecientes aceptan su maldición y su parte impía y buscan la virtud dentro de ella y una forma de servir el propósito del Cielo sin aferrarse al pasado que murió. Es como un Wraith que quiere la Trascendencia sin desprenderse de sus Pasiones y sus ataduras a la Tierra.
Chào mừng những con ma cà rồng Sài Gòn

Avatar de Usuario
Mu_
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 941
Registrado: 07 Ago 2019, 00:47
Ubicación: Saigón
Mensajes miarroba: 4.106
Antigüedad: 15 de Junio de 2014

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#15

Mensaje por Mu_ » 28 Abr 2020, 08:35

Perdonad que me extienda, pero el tema me fascina.

No creo que sea tan complicado para un Kuei-jin iniciarse en un Dharma. Para empezar, y es una cuestión entre metafísica y mecánica, no creo que los jóvenes Kuei-jin carezcan de Humanidad, aunque probablemente la tengan muy baja. Simplemente no está representada por el sistema (el rasgo Hun podría ser una medida, pero sólo para personajes recién creados). Pero podría tener Dharma 3 y aún conservar algo de Humanidad.

¿Cómo podría ser el inicio en el Dharma? Hay dos opciones:

* En la primera el vampiro tiene su primer Satori antes de haber estudiado el Dharma, como si fuera un kambujian, aunque podría haber empezado a ser instruido. Estas revelaciones suelen estar asociadas a una Virtud, por lo que suelen ser compatibles con algún Dharma.

Por ejemplo, el personaje se rige por su hambre salvaje de chih mei, pero se cruza con un familiar suyo y decide no atacarlo. Entonces asume instintivamente una nueva norma moral: "a la familia no se le ataca" (asociada a la Virtud Hun), que le sirve para elevarse mínimamente sobre su estadio animal. Cuando comparta esta experiencia con algún Kuei-jin más experimentado, éste claramente ve que su vocación está con las Grullas Resplandecientes.

Para mí, en el momento en el que este vampiro decide seguir ese camino y empieza a estudiar o a ser instruido en el Dharma, ya puede apuntarse en la ficha que es una Grulla Resplandeciente. Todavía es una Grulla ignorante que tiene que aprender todo sobre su Dharma, pero la única diferencia con una Grulla más experimentada es que a la segunda le queda un poquito menos que aprender, pues ambas tienen por delante aún un camino de siglos de estudio.

Voy a poner otro ejemplo más polivalente. El chi-mei ha sido reclutado y disciplinado por los Kuei-jin, a duras penas contiene su demonio pero está empezando a ganar control sobre sí mismo. Sale a buscar carne humana de la que alimentarse, y entonces ve a un hombre golpear a una chica. Algo se revuelve dentro de él. Da una brutal paliza al hombre mientras la mujer escapa aterrada. Puede interiorizar su experiencia como "proteger al débil" o "castigar a los malhechores", ambas con Virtud Hun, en este ejemplo me vale con cualquiera. Pero esta experiencia es lo suficientemente ambigua para que el vampiro decida estudiar la Grulla Resplandeciente, el Rostro de los Dioses o incluso la Llama del Fénix Ascendente (probablemente dependerá más de lo que le enseñen que de su elección).

* La segunda es al revés. El vampiro cuando es disciplinado y tiene control, es instruído en los principio del Dharma que elige o el que le ponen. Durante un tiempo vaga hasta que tiene un satori que le eleva y le hace empezar a comprender el Dharma. Para mí el segundo método es menos interesante y tiene más posibilidades de fallo, pero también vale.

En cualquiera de los dos casos, un vampiro con Dharma 1 no es un experto en el Dharma ni ha conseguido ninguna transformación metafísica brutal. Simplemente tiene una pista de lo que quiere y mucho estudio por delante. Un Dragón Asesino y una Flor de Hueso de nivel 1 no tienen muchas diferencias, simplemente están explorando caminos distintos, estudiando cosas que aún no comprenden. El apartado "Aún no has llegado" del libro de Dharma de los Dragones Asesinos es muy reveladora y el mejor consejo que se escribió para interpretar en Estirpe de Oriente (es válida para cualquier Dharma).
Chào mừng những con ma cà rồng Sài Gòn

Avatar de Usuario
Casemir
Narrador de Vampiro, Mago y Changeling Oriental
Narrador de Vampiro, Mago y Changeling Oriental
Mensajes: 1484
Registrado: 14 Jul 2019, 22:23
Mensajes miarroba: 7.523
Antigüedad: 15 de Junio de 2013

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#16

Mensaje por Casemir » 28 Abr 2020, 09:50

Enlazando con la voluntad del Cielo.

Incluso los Reyes Yama, con todo su poder, con toda su maldad, con toda su soberbia, en la vastedad de sus repugnantes fortalezas no pueden evitar un sudor frío cuando piensan si su camino de depravación y rebelión no forma parte en realidad de los planes del Cielo, y siguen sin poder dejar de ser las marionetas de lo que más odian.

(Lo que me recuerda un poco a cuando a Melkor se le recuerda que su voluntad también parte de Eru, y que no puede hacer nada que no provenga de él en realidad).

Avatar de Usuario
Nyxe
Mensajes: 1049
Registrado: 01 Ago 2019, 19:13
Mensajes miarroba: 4.012
Antigüedad: 1 de Mayo de 2016

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#17

Mensaje por Nyxe » 29 Abr 2020, 04:29

Yo no soy muy fan de lo de la Voluntad del Cielo. A ver, entiendo que si son personajes de su mitología, los Kuei-Jin tengan sus dudas. Pero me parece que el que todo suceda por la voluntad de Dios genera tantas contradicciones que resulta imposible argumentar nada (en el juego y en la realidad). Aunque no se hasta que punto estaremos confundiendo a la Augusta Personalidad de Jade con el Dios judeocristiano. Cuando hice un trabajo sobre el shintoismo en el instituto el Emperador de Jade no hacía literalmente nada (creó el mundo y ya, y aun así muchos tuvieron que darle forma después). Y en los cuentos en los que le recuerdo aparecer era poco mas que un déspota (y no lo digo en como criticamos al Dios Judeocristiano los ateos llamandole psicopata, los cuentos realmente daban a entender que el emperador estaba equivocado). Pero aun así, dado que el Cielo no hace acto de presencia (mientras que los mil infiernos si), y parece que a los Kuei-Jin les toca escapar del infierno solos... creo que es razonable suponer que esos reinos superiores pasan bastante de los inferiores. Tampoco termino de tener claro si los Kuei-Jin al sufrir la Muerte Final regresan al infierno, recuerdo haber leido algo como que si morían sin alcanzar la iluminacion eran expulsados del Ciclo y no regresaban jamás (vamos, que caían en el Olvido). Porque si un Kuei Jin logró escapar del infierno una vez, ¿que le impide escapar una segunda? Vale, que los reyes Yama le vigilaran mas esta vez pero teoricamente podría pasar. Aunque a mi me gusta pensar que el Olvido es la reencarnacion (lo pierdes todo al pasar, pero si lo absorbe todo es porque es un tunel, no un agujero), y que la posibilidad de Trascender (Golconda, Ascension, Trascendencia, Cien Nubes...) es la oportunidad que tienes para escapar de ello (haya lo que haya después, no será malo).

Pero bueno, me enrollo. Yo veo mas jugable la primera opcion que cuenta Mu. No se como funcionan los Kanbujian pero creo que ni siquiera haría falta. Aunque en la ficha seguramente escribiríamos el Dharma, seguramente ni el propio vampiro lo tendría claro. Igual que se dice que no es raro que los Kuei Jin experimenten al principio con varios Dharmas y por comodidad vamos directamente al que queremos. Para los vampiros jovenes, el termino Flor de Hueso cuando lo conozca al principio sería algo como un sinónimo de "vampiro de Yin", o simplemente una forma de referirse a cierta clase de vampiros afines. Posiblemente muchas lecciones sean compartidas entre varios Dharmas. Y que no fuese hasta que se encontrase con un maestro apropiado o con una Corte que entendiese verdaderamente lo que es la Cancion de la Sombra.

Ahora, con lo que no coincido es con lo de los Fenix. A mi no me parece tan mala idea, si pensamos que uno de los motivos para regresar de entre los muertos son deudas o tareas pendientes. Sería un poco como los Mil Susurros, solo que aprovechando al máximo una sola vida. Resolviendo todos los asuntos pendientes y llegando a la mejor version posible (la mas Elevada) de lo que querías ser. Al fin y al cabo un Wraith no puede Trascender simplemente deshaciendose de sus Pasiones y Grilletes. Debe Resolverlos, lo que muchas veces implica llegar hasta el final de lo que representen.

Avatar de Usuario
Mu_
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 941
Registrado: 07 Ago 2019, 00:47
Ubicación: Saigón
Mensajes miarroba: 4.106
Antigüedad: 15 de Junio de 2014

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#18

Mensaje por Mu_ » 29 Abr 2020, 22:31

Dicho así suena bien y casi me has convencido. La verdad es que solía tener una mala opinión del Dharma y luego lo leí y no me pareció tan mal, aunque creo que necesito volver a leerlo para volver a convencerme. No obstante, para mí suena bien si pudieras completa todo tu camino en tu koa (el tiempo de una vida mortal). Pero con el paso de los siglos tus "Grilletes" irían desapareciendo y hacerte con otros nuevos no me parece la forma de Trascender.

Esto me recuerda a como se describen los Dharmas herejes en el libro de los Dragones Asesinos: escaleras que suben alto, pero están truncadas a mitad, dejando al vampiro colgando de ningún sitio.

Aclaro que a pesar de estas opiniones me parece bien a nivel de ambientación, como me parece lógico que muchos vampiros, a mi juicio quizás equivocadamente, optaran por esta forma de iluminación.

Coincido en lo del Infierno, tiene más sentido que el alma termine destruyéndose que de vuelta al Infierno, aunque lo oficial es lo otro (incluso en algún libro algunos vampiros visitan al infierno para ver los castigos de otros Kuei-jin que murieron.

Los Kambujian funcionan con una senda personal con principios propios establecidos por prueba y error. Al menos donde yo los tengo no lo explica demasiado bien. En mi interpretación, se aferran a una virtud, y cada vez que tienen una revelación y la tirada tiene éxito, pueden añadir algún principio a su senda personal.
Chào mừng những con ma cà rồng Sài Gòn

Avatar de Usuario
Casemir
Narrador de Vampiro, Mago y Changeling Oriental
Narrador de Vampiro, Mago y Changeling Oriental
Mensajes: 1484
Registrado: 14 Jul 2019, 22:23
Mensajes miarroba: 7.523
Antigüedad: 15 de Junio de 2013

Re: El ascenso de las Cien Nubes y el final de los Wan Kuei

#19

Mensaje por Casemir » 30 Abr 2020, 12:49

La Voluntad del Cielo (no la del Emperador de Jade) es un concepto muy arraigado en la cosmología oriental.

Confucio la mencionaba a menudo. Todo estaba escrito, y ocurría porque así lo quería el Cielo. Contradictoriamente, las cosas van mejor cuando se hace de acuerdo a lo que el Cielo quiere.

Más antiguo es el concepto del Dao, o Tao. El Tao es por definición imposible de definir. Pero vendría a significar el modo natural de transcurrir las cosas, o "el modo del Cielo".

En política, el Mandato del Cielo es un concepto clave, similar a la Divina Providencia. El Cielo otorgaba al Emperador (Hijo del Cielo) la tarea de gobernar. Pero cuando una dinastía era injusta o incapaz, el Cielo le retiraba su favor y elegía a un gobernante fuera de esa dinastía. Obviamente, era el concepto que los usurpadores usaban para legitimarse, pero estaba muy arraigado en la mentalidad, y cuando empezaba a haber plagas, sequías y desastres naturales la gente decía que eran los signos de que el Cielo quería cambiar de gobernante.

Lo que quiero decir con esto es que la Voluntad del Cielo era algo muy arraigado en la filosofía china, y, por extensión, en sus zonas de influencia. Aunque no encaja para nada con mi visión del mundo real, creo que para el juego es apropiada, al menos como creencia implantada.

Editor completo

Volver a “Otras ambientaciones de Vampiro”