[Réquiem] Líneas de Sangre: Los Olvidados

Avatar de Usuario
indomum
Mensajes: 47
Registrado: 24 Abr 2020, 18:58
Ubicación: Tenerife

Re: [Réquiem] Líneas de Sangre: Los Olvidados

#21

Mensaje por indomum » 30 Jul 2020, 02:10

EQUIDNA
¿Qué te pasa, guapa? ¿Nunca lo has hecho con dos chicas? Ven aquí, cariño. Nosotras te enseñaremos. Ya veras como gozas.
Esta línea de sangre exclusivamente femenina surge en la antigua Roma de manos de una vampira Daeva: Agripina, la madre del emperador romano Nerón. Siempre maltratada y menospreciada por los varones de su familia, desarrolló un intenso odio hacia los hombres; odio que le llevó a envenenar a varios amantes y, según se dice, a su propio padre. Astuta, bella y sobre todo carente de escrúpulos, Agripina atrajo la atención de una importante Daeva que la Abrazó después de dar a luz a su hijo. Una vez convertida en vampira, empleó su cuerpo, sus contactos y sus nuevos poderes sobrenaturales para aplastar a los rivales de su hijo y despejarle el camino hacia el trono del Emperador de Roma. El muy ingrato le pagó este favor haciendo que su propia guardia la asesinara bajo la acusación de traición, pero los historiadores vampiros sospechan que Agripina sobrevivió a este ataque, y que Nerón, conocedor de la verdadera condición de su madre, provocó el gran incendio de Roma para destruirla definitivamente.

Agripina Abrazó a muchas mujeres que compartían su odio hacia los hombres y deseaban hacerse con el poder que merecían y aplastar la falocracia romana, en la que solo los hombres tenían poder. Algo en la sangre de Agripina hacía que sus chiquillas se transformaran en lujuriosas y depravadas arpías, quizás alguna maldición de carácter divino o simplemente la propia naturaleza de Agripina; no se sabe con exactitud. Con el tiempo, esta progenie fue distanciándose del clan principal, hasta que se convirtió en una línea de sangre por derecho propio; adoptaron el nombre de la mujer del dios Tifón: Equidna, una criatura con torso y rostro de mujer y cuerpo de anaconda capaz de aplastar voluntades solo con su terrorífica belleza.

Las Equidna son lujuriosas, manipuladoras, ambiciosas e irresistiblemente bellas. Usan sus dotes de seducción para alcanzar sus objetivos, y no dudan en vender su propio cuerpo si es necesario; de hecho, es su “método” favorito para conseguir poder. Aunque estén muertas, las Zorras disfrutan enormemente con el sexo y la pasión artificial que este produce en los Vástagos. La mayoría de las Equidna practica el sexo tanto con hombres como con mujeres todas las noches, y muchas acaban convirtiéndose en ardientes ninfómanas capaces de matar por una noche de pasión. Como su fundadora, también odian profundamente a los hombres y se recrean seduciendo a varones mortales para luego matarlos lentamente mientras beben su sangre, a modo de tétricos juguetes sexuales.

Pese a ser muy antigua, la línea de sangre de las Equidna es poco conocida, pues se diferencian poco de su clan original y los vampiros de otros clanes las toman por Súcubos especialmente viciosas. De hecho, incluso los Daeva más antiguos saben poco acerca de esta línea de sangre, y los más jóvenes no han oído nunca hablar de ella. A las Zorras les da igual que se sepa de ellas o no; sus “técnicas” funciona tanto en aquellos que saben de su existencia como en los que nunca han oído hablar de ellas.

Clan Paterno: Daeva

Apodo: Zorras. A las Equidna no les disgusta este apodo.

Alianzas: Las Equidna no suelen afiliarse a ninguna alianza; prefieren pasearse entre los desatados, donde pueden satisfacer sus vicios con total libertad.

De las que se decantan por una alianza, muchas se sienten atraídas por el Invictus, que promete poder a aquellos que sean capaces de escalar por su estructura (cosa en la que las Equidna han demostrado ser muy hábiles); y las menos depravadas y radicales se decantan por los Cartianos, en pro de una sociedad más igualitaria. Hay unas pocas que se sienten atraídas por la exaltación y los ritos oscuros del Círculo de la Bruja, e incluso se sabe de algunas que forman parte del Ordo Dracul. Nunca se ha visto a una Equidna en el Lancea Sanctum, sobre todo porque nunca resultarían aceptadas.

De todas formas, las Equidna procuran alejarse todo lo posible de cualquier alianza y obrar con total libertad. Sus métodos resultan igual de eficaces con los neonatos del Movimiento Cartiano como con los antiguos del Invictus, así que no ven la necesidad de unirse a una alianza cuando pueden dominarlas todas.

Apariencia: Las Equidna Abrazan exclusivamente a mujeres hermosas. Cuidan mucho su aspecto físico, procuran mantenerse limpias y emplean maquillaje y joyería fina para resaltar su belleza. Suelen llevar ropas elegantes y provocativas al mismo tiempo, aunque algunas llevan ropas de tendencias sadomasoquistas, lo que causa una gran impresión en quienes las ven. Las ropas con transparencias y las prendas muy ajustadas también son frecuentes en el vestuario de las Equidna. La ropa interior, cuanto más escasa mejor.

Refugio: A las Equidna les gusta la privacidad, así que a menudo usan como refugios apartamentos particulares o chalés situados en las afueras de la ciudad. Estos lugares suelen estar decorados con obras de arte erótico, cosa que impresiona mucho a aquellos que son invitados al refugio.

Las Equidna que no se pueden permitir un chalé o apartamento particular suelen tener su residencia en pubs, prostíbulos, moteles baratos y clubs de alterne, donde se ganan su alimento haciendo lo que mejor saben hacer. No son muchas las Equidna las que aceptan este modo de no-vida; normalmente aspiran a metas más altas.

Trasfondo: Las Equidna solo abrazan mujeres. Tienen que ser bellas, ambiciosas y viciosas para que encajen en el clan, aunque algunas disfrutan Abrazando a mujeres recatadas o puritanas y observando como poco a poco se degeneran convirtiéndose en ninfómanas bisexuales. Como son ardientes y apasionadas, muchas Equidna Abrazan solo con el propósito de emplear a la chiquilla como juguete sexual durante un tiempo; cuando la sire se cansa de ella, o bien la abandona o bien acaba con su no-vida, dependiendo de la diversión que le haya proporcionado la chiquilla. Como en los Daeva, la relación entre sire y chiquilla suele ser muy apasionada, pero se apaga pronto. Creación del Personaje: Las Equidna aprecian por encima de todo los Atributos y Habilidades Sociales, seguidos de cerca por los Mentales (una Zorra atractiva pero estúpida no va a llegar muy lejos...). Los Físicos son los últimos; la seducción es la mejor arma de la que disponen. Como Méritos, valoran especialmente Beldad, Posición, Recursos y Refugio (si a la belleza se le añade riqueza y poder, resulta doblemente irresistible). Se recomienda empezar con una Humanidad elevada, pues no tardará en bajar...

Disciplinas de la Línea de Sangre: Majestad, Celeridad, Poderío, Éxtasis

Debilidad: Todas las Equidna están llenas de lascivia, por lo que deben empezar con el trastorno mental Compulsión obsesiva hacia el sexo (en otras palabras, ninfomanía). Además, por alguna extraña razón, la línea de sangre no puede Abrazar hombres; los hombres Abrazados por una Equidna mueren inmediatamente.

Organización: No se puede hablar de organización alguna en esta caótica línea de sangre; tras el breve periodo de tiempo en el que sire y chiquilla permanecen unidas, las Equidna siguen su propio camino sin inmiscuirse en los asuntos de otras Equidna. Lo más parecido a una reunión que celebra esta línea de sangre es una gran fiesta de sexo y sangre que se celebra en una gran mansión en las afueras de París cada tres años, conocida sencillamente como la Gran Orgía. La anfitriona de la Gran Orgía es una anciana Equidna (conocida como la Madre Equidna), supuestamente la primera chiquilla de Agripina, aunque algunas antiguas Equidna sostienen que es Agripina en persona. El acontecimiento es sencillo: todas las Equidna que vayan a asistir a la Gran Orgía tienen que traer al menos dos compañeros (hombre o mujer, mortal o vampiro, no importa al principio). Después, durante toda la noche (y quizás varias noches más, dependiendo del número de invitados), las Equidna y los invitados se entregan a todo tipo de placeres y atrocidades sexuales. No hay normas, salvo que la anfitriona tiene que practicar el sexo con todos los hombres mortales invitados. Antes del fin de la última noche, la mitad de los hombres mortales son asesinados y usados como alimento; a la otra mitad (normalmente los que más placer han proporcionado a la Madre Equidna) se les borra la memoria y pueden regresar a sus casas. A las mujeres también se les borra la memoria y se les deja marchar, excepto a aquellas que han demostrado el potencial suficiente para ser Abrazadas. Los vampiros invitados siempre vuelven a sus refugios antes del amanecer, y casi todos recuerdan con gran deleite todo lo sucedido en la Gran Orgía.

Conceptos: prostituta, femme fatale, feminista radical, viuda negra, psicópata ninfómana, empresaria diletante, dueña de un club, madame, arpía.
El anteriormente (des)conocido como Jay Done.

Avatar de Usuario
indomum
Mensajes: 47
Registrado: 24 Abr 2020, 18:58
Ubicación: Tenerife

Re: [Réquiem] Líneas de Sangre: Los Olvidados

#22

Mensaje por indomum » 30 Jul 2020, 02:10

Extasis

La Disciplina Éxtasis es dominio exclusivo de la línea de sangre de las Equidna. En contra de lo que muchos vampiros creen, no fue Agripina (la fundadora de la línea de sangre) la que creó esta Disciplina, sino una de sus chiquillas que, al parecer, era sanadora y comprendía en cierto modo el funcionamiento del cuerpo humano.
Estudiando el comportamiento del cuerpo ante estímulos placenteros, consiguió llegar a crear dichos estímulos (y potenciarlos hasta el paroxismo) con un mero roce empleando el poder de la sangre. De ahí proviene la Disciplina Éxtasis, que pasaría a extenderse por toda la línea de sangre de las Equidna y se convertiría en su principal seña de identidad.

Éxtasis se basa en alterar la percepción sensorial de la víctima para provocar sensaciones intensas y placenteras en su cuerpo. En niveles altos, los poderes de Éxtasis pueden provocar fuertes lesiones nerviosas irreversibles, e incluso la muerte en objetivos débiles. Las Equidna disfrutan enormemente practicando esta disciplina, pues su uso también provoca placer en el cuerpo del usuario. Normalmente, la emplean para proporcionar placer a las víctimas de sus juegos de seducción, bien para volverlas adictas y pedirles favores a cambio de más placer, bien para inutilizarlas (o matarlas) mientras practican el sexo. Cuando se dice que las Equidna usan su propio cuerpo como arma, se dice en serio.

• Toque de Placer
El primer nivel de Éxtasis permite crear en el cuerpo de objetivo un intenso y agradable placer con un solo roce. La sensación es similar a un orgasmo para los humanos y al acto de alimentarse en los Vástagos, por lo que puede servir para calmar el hambre o la furia del objetivo. En ocasiones, el uso continuado de este poder sobre una misma víctima puede volverla adicta al poder, lo que crea una especie de dependencia.

Coste: -
Reserva de dados: Manipulación + Empatía + Éxtasis contra la Resistencia + Potencia de la Sangre del objetivo
Acción: enfrentada. La resistencia es refleja. El vampiro debe tocar a su víctima para que el poder se active. Basta con un roce leve con cualquier parte del cuerpo (puede ser tanto la mano como con los labios, por ejemplo). Si el objetivo se resiste a ser tocado, puede necesitarse una tirada de Destreza + Pelea (o Pericias si se quiere efectuar un contacto más sutil) contra la Defensa del objetivo.

Resultado de la tirada
Fallo dramático:
el poder no solo no funciona, sino que además la víctima no siente nada y se vuelve inmune al uso de este poder durante el resto de la escena.
Fallo: el objetivo obtiene el mismo número de éxitos o más que el vampiro. El poder no funciona y el objetivo solo siente un leve cosquilleo en el lugar donde le han tocado, nada más. El vampiro puede volver a intentarlo.
Éxito: el vampiro obtiene más éxitos que el objetivo en la tirada. El objetivo se ve invadido por una agradable sensación de placer que dura unos segundos, pero que es suficiente para calmarlo. En los humanos, es una sensación similar al orgasmo, por lo que les produce una penalización de -2 a todas sus reservas de dados (están demasiado embriagados por el placer como para concentrarse) durante tantos turnos como éxitos haya obtenido el vampiro. En los vampiros, es una sensación similar al éxtasis de la alimentación, lo que les da +2 a las tiradas para resistirse al Frenesí de hambre (Wassail) durante una escena.
Éxito excepcional: cinco o más éxitos en la tirada. La víctima no solo siente un placer embriagador, sino que además se vuelve adicta a este poder durante un día. Por cada hora que pase sin experimentar de nuevo el mismo placer (además se lo tiene que proporcionar la misma persona que usó este poder sobre él) sufrirá una penalización de –1 a todas sus reservas de dados. En este estado, el objetivo cumplirá las órdenes del vampiro del mismo modo que si estuviera bajo los efectos del poder Trance de la Disciplina Majestad, hasta que pase un día desde la última vez que se usó este poder sobre la víctima. Un Fallo en el uso de este poder sobre una víctima en este estado reduce la dependencia en una hora, y un Fallo dramático la anula completamente.

•• Placer paralizante
Este poder de Éxtasis es similar al primero, pero la sensación de placer que provoca es mucho más embriagadora e irresistible. La víctima siente un placer tan intenso que se vuelve incapaz de concentrarse en ninguna acción que quiera realizar. La sensación que provoca es tan agradable que la adicción que puede causar roza los límites de la obsesión compulsiva.

Coste: -
Reserva de dados: Manipulación + Empatía + Éxtasis contra la Resistencia + Potencia de la Sangre del objetivo
Acción: enfrentada. La resistencia es refleja. El vampiro debe tocar a su víctima para que el poder se active. Basta con un roce leve con cualquier parte del cuerpo (puede ser tanto la mano como con los labios, por ejemplo). Si el objetivo se resiste a ser tocado, puede necesitarse una tirada de Destreza + Pelea (o Pericias si se quiere efectuar un contacto más sutil) contra la Defensa del objetivo.

Resultado de la tirada
Fallo dramático:
el poder no solo no funciona, sino que además la víctima no siente nada y se vuelve inmune al uso de este poder durante el resto de la escena.
Fallo: el objetivo obtiene el mismo número de éxitos o más que el vampiro. El poder no funciona y el objetivo solo siente un leve cosquilleo en el lugar donde le han tocado, nada más. El vampiro puede volver a intentarlo.
Éxito: el vampiro obtiene más éxitos que el objetivo en la tirada. El objetivo se ve invadido por una abrumadora sensación de placer que dura varios minutos. El objetivo sufre una penalización de –2 a todas sus reservas de dados durante el resto de la escena. El efecto es el mismo tanto para humanos como para vampiros.
Éxito excepcional: cinco o más éxitos en la tirada. La víctima no solo siente un placer embriagador, sino que además se vuelve adicta a este poder durante una semana. Por cada día que pase sin experimentar de nuevo el mismo placer (además se lo tiene que proporcionar la misma persona que usó este poder sobre él) sufrirá una penalización de –1 a todas sus reservas de dados. En este estado, el objetivo cumplirá las órdenes del vampiro del mismo modo que si estuviera bajo los efectos del poder Trance de la Disciplina Majestad, hasta que se cumpla una semana desde la última vez que se usó este poder sobre la víctima. Un Fallo en el uso de este poder sobre una víctima en este estado reduce la dependencia en un día, y un Fallo dramático la anula completamente.

••• La Mirada de Equidna
El dominio avanzado de Éxtasis permite a las Equidna provocar los efectos de la Disciplina sin necesidad de tocar a la víctima; una sola mirada basta para desatar el poder. Las Equidna que llegan a este nivel de maestría son realmente temibles, pues pueden inutilizar con la mirada a sus enemigos.

Coste: Un punto de vitae para usarlo con cualquier otro poder de Éxtasis.
Reserva de dados: No hace falta una tirada de activación. Este poder está siempre activo.
Sistema: El vampiro puede utilizar los poderes Toque de Placer, Placer paralizante y Espasmos de Placer (el siguiente nivel) sin necesidad de tocar a la víctima; basta con la mirada. Ni siquiera hace falta que la víctima pueda ver al vampiro.

•••• Espasmos de Placer
El vampiro puede crear un placer tan potente en su víctima que esta se reduce a un amasijo de espasmos que se retuerce constantemente en un éxtasis sobrenatural. La víctima se vuelve incapaz de hacer otra cosa que no sea retorcerse, y si es demasiado débil puede caer inconsciente.

Coste: Un punto de vitae (más otro si se quiere combinar con La Mirada de Equidna)
Reserva de dados: Manipulación + Empatía + Éxtasis contra la Resistencia + Potencia de la Sangre del objetivo
Acción: enfrentada. La resistencia es refleja. El vampiro debe tocar a su víctima para que el poder se active. Basta con un roce leve con cualquier parte del cuerpo (puede ser tanto la mano como con los labios, por ejemplo). Si el objetivo se resiste a ser tocado, puede necesitarse una tirada de Destreza + Pelea (o Pericias si se quiere efectuar un contacto más sutil) contra la Defensa del objetivo.

Resultado de la tirada
Fallo dramático:
el poder no solo no funciona, sino que además la víctima no siente nada y se vuelve inmune al uso de este poder durante el resto de la escena.
Fallo: el objetivo obtiene el mismo número de éxitos o más que el vampiro. El poder no funciona y el objetivo solo siente un leve cosquilleo en el lugar donde le han tocado, nada más. El vampiro puede volver a intentarlo.
Éxito: el vampiro obtiene más éxitos que el objetivo en la tirada. El objetivo cae al suelo sacudiéndose en violentos espasmos mientras experimenta un placer que incluso puede llegar al dolor. No puede hacer nada en este estado, ni siquiera defenderse. Permanecerá en este estado durante un tiempo que depende del número de éxitos obtenidos por el vampiro.
Éxito excepcional: cinco o más éxitos en la tirada. El sistema nervioso de la víctima se colapsa y es incapaz de resistir una sensación tan potente. Cae inconsciente durante el resto de la escena. Los vampiros no sufren este efecto.

Éxitos - Duración del efecto
1 - Un turno
2 - Un minuto
3 - Una hora
4 - Tres horas

••••• El Abrazo de la Lamia
El dominio de Éxtasis permite a su usuario causar un placer tan intenso que destroza el sistema nervioso de la víctima, dejándole con daños irreversibles en su sistema nervioso. Las Equidna más antiguas se enorgullecen de su capacidad para matar a sus víctimas con este poder y lo usan sobre cualquier desafortunado que caiga en sus garras, pues el placer que provoca en el usuario es difícil de imaginar.

Coste: Dos puntos de vitae
Reserva de dados: Presencia + Empatía + Éxtasis contra la Resistencia + Potencia de la Sangre del objetivo
Acción: enfrentada. La resistencia es refleja. El vampiro debe tocar a su víctima para que el poder se active. Basta con un roce leve con cualquier parte del cuerpo (puede ser tanto la mano como con los labios, por ejemplo). Si el objetivo se resiste a ser tocado, puede necesitarse una tirada de Destreza + Pelea (o Pericias si se quiere efectuar un contacto más sutil) contra la Defensa del objetivo.

Resultado de la tirada
Fallo dramático:
el poder no solo no funciona, sino que además la víctima no siente nada y se vuelve inmune al uso de este poder durante el resto de la escena.
Fallo: el objetivo obtiene el mismo número de éxitos o más que el vampiro. El poder no funciona y el objetivo solo siente un leve cosquilleo en el lugar donde le han tocado, nada más. El vampiro puede volver a intentarlo.
Éxito: el vampiro obtiene más éxitos que el objetivo en la tirada. El objetivo se ve invadido por un placer tan poderoso que causa un dolor atroz y severos daños en los nervios. El objetivo recibe tantos niveles de daño letal como éxitos haya obtenido el vampiro en la tirada. Además, sufrirá los efectos de Espasmos de Placer durante un turno por éxito obtenido en la tirada.
Éxito excepcional: cinco o más éxitos en la tirada. El placer provoca daños masivos en el sistema nervioso de la víctima, volviéndola totalmente loca. Además de recibir los niveles de daño correspondientes, la víctima adquiere un Trastorno mental leve que solo se podrá curar con el tratamiento adecuado.
El anteriormente (des)conocido como Jay Done.

Editor completo

Volver a “Otras ambientaciones de Vampiro”