Los olvidados Kuei-jin de Madagascar

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1788
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Los olvidados Kuei-jin de Madagascar

#1

Mensaje por Alexander Weiss » Mié Jul 17, 2019 7:25 pm

LOS KINOLY DE MADAGASCAR

Imagen

Por Magus

La isla de Madagascar se encuentra situada en el Océano Índico, al sureste del continente africano, rodeada de numerosas islas más pequeñas. Su aislamiento ha permitido el desarrollo en su territorio de una flora y fauna únicas, y su insularidad también ha influido en la configuración de una cultura humana peculiar, lo que inevitablemente también se ha reflejado en su trasfondo sobrenatural. “La Isla de la Luna” permaneció deshabitada durante miles de años, y no fue hasta el cambio de era que llegaron sus primeros pobladores humanos.

LOS KINOLY

A pesar de la proximidad a la costa africana, fueron pueblos de origen indonesio sus primeros habitantes, y sus creencias moldearon los mundos del espíritu, dando lugar a la aparición de los Kinoly, muertos que regresaban del más allá ya fuera por ofensas causadas en vida o debido a que sus tumbas no habían sido debidamente preparadas.

Los Kuei-jin del Reino Medio permanecieron en gran parte ignorantes de la existencia de los Kinoly, que como ellos regresaban para ocupar sus cuerpos después de la muerte. No obstante, es posible que existieran contactos puntuales entre los Kuei-jin de Indonesia y los Kinoly de Madagascar, de la misma forma que durante siglos comerciantes indonesios visitaban la isla en busca de especias y otros productos africanos. Algunos mitos de los Kuei-jin hablan de la lejana “Isla de la Luna Dorada”, un lugar terrible habitado por tribus de pigmeos caníbales, y es posible que algún Kuei-jin indonesio acompañase las periódicas travesías de comerciantes y colonos entre Indonesia y Magadascar. Si fue así, actualmente no queda ningún testigo superviviente de estos contactos.

Los Kinoly traían con ellos recuerdos de un lugar terrible, la Tierra Hambrienta, y un ansia que les llevaba a beber la sangre de los vivos. Se aferraron a las creencias que mantenían cuando estaban vivos, convirtiéndose en protectores de sus tribus, pero también en jueces, imponiendo terribles castigos sobre quienes no mantenían un comportamiento adecuado, dañando sus cosechas y rebaños.

Pero no fueron los Kinoly lo único que regresó de la muerte. Ahora muchos creen que huyendo de la Tierra Hambrienta una terrible oscuridad los siguió. Esta oscuridad, llamada Ramanga, engañó a una princesa malgache ofreciéndole poder y a través de ella entró en el mundo físico, infectando a hombres y mujeres con una enfermedad de hambre que sólo se saciaba con sangre y poder. Los Kinoly y los Ramanga lucharon durante siglos.

Cuando llegaron comerciantes de África y Asia en busca de especias y esclavos, los Kinoly los rechazaron, pero los Ramanga abordaron a los extranjeros y los acompañaron en sus viajes, extendiendo su enfermedad como una telaraña. Algunos Kinoly también los acompañaron, y los pocos que regresaron del mundo exterior afirmaban que la enfermedad de los Ramanga se había extendido más allá, entre muchos hombres y mujeres que gobernaban como reyes y reinas. Los Kinoly se atrincheraron en Madagascar, combatiendo a los “Enfermos” cuando podían, aislando a sus tribus para protegerlas de sus enemigos. Para sorpresa de los Kinoly, no sólo los miembros de sus tribus eran capaces de regresar de la muerte, sino que algunos africanos y comerciantes que morían en la isla en ocasiones también llegaban huyendo de la Tierra Hambrienta. Al principio los Kinoly extranjeros eran rechazados, cayendo en la guerra entre Kinoly y Ramanga, pero con el tiempo algunas tribus los aceptarían entre sus filas, reconociendo su origen común y haber sobrevivido a los peligros de la Tierra Hambrienta.

En el siglo VIII llegó a Madagascar una nueva oleada de inmigrantes procedentes de Malasia e Indonesia. Entre ellos también llegaron unos poco Kuei-jin de la Corte del Fénix Escarlata. Estos exploradores, procedentes de reinos marineros, reconocieron en los Kinoly criaturas similares aunque ignorantes. Fue durante esta época cuando se introdujeron los fundamentos de los Dharmas, especialmente el Aullido del Tigre Diablo y la Danza del Dragón Asesino, así como varias Disciplinas y artes hasta entonces desconocidas. Con la ayuda de estos conocimientos, los Kinoly consiguieron mantener a raya a los Ramanga y rechazar la oscuridad que portaban. Entre los Kinoly por primera vez surgió un rey, que formó la Corte de la Luna de Oro. Sin embargo, la lejanía de las Cortes del Reino Medio y las propias tradiciones de los malgaches provocaron que los Kinoly adoptaran costumbres muy heterodoxas.

La llegada de los europeos trajo a nuevos “Enfermos” a la isla entre los comerciantes, esclavistas y piratas. Los Kinoly los rechazaron ferozmente, confinándolos en las precarias colonias establecidas en la costa. Por su parte los vampiros europeos simplemente creyeron que la isla era el dominio de una oscura línea de sangre del clan Gangrel, que se resistía a permitir extranjeros en su territorio. En general, los Ramanga y los vampiros europeos dominaban los asentamientos y reinos de la costa de Madagascar, mientras los Kinoly permanecían confinados en el interior de la isla.

Las guerras entre los reinos malgaches terminaron con la victoria de los reinos del centro de la isla, que consiguieron unificar la mayor parte del territorio bajo el gobierno del rey Radama I (1810-1828) que creó el reino de Madagascar. Sin embargo, aunque los Kinoly lo habían acompañado en su ascenso al poder, expulsando a los vampiros extranjeros de su territorio, sin embargo no estaban de acuerdo con la intención del monarca de abrir Madagascar a la influencia extranjera. Su sucesora, la reina Ranavalona I (1828-1861) rompió los acuerdos con los extranjeros y prohibió la práctica del cristianismo, iniciando una purga en la que los Kinoly participaron ansiosos.

Sin embargo, la política de aislamiento de la reina se detuvo a su muerte, y sus sucesores abrieron de nuevo Madagascar a la influencia de los europeos y los misioneros cristianos, lo que provocó enfrentamientos entre la aristocracia malgache. En general, pocos vampiros europeos se atrevían a viajar a Magadascar por temor a las represalias de los Kinoly, y no llegarían en gran número hasta que los franceses aprovecharon la debilidad del reino de Madagascar y tras llegar a un acuerdo con otras potencias europeas, convirtieron la isla en una colonia en 1895. Algunos vampiros acudieron entonces a la isla, principalmente algunos exploradores de los clanes Gangrel, Toreador y Ventrue, pero también algunos investigadores Tremere, intrigados por las historias de los Kinoly. En general hubo contactos esporádicos y con más frecuencia, choques sangrientos, pero en algunas zonas vampiros europeos y malgaches alcanzaban una convivencia no exenta de tensiones.

Los Kinoly fomentaron las revueltas por la independencia del país, que finalmente se alcanzó en 1960. Sin embargo, pronto descubrieron que sus rivales Ramanga habían regresado y habían parasitado la administración, con la ayuda de otros vampiros africanos conocidos como Laibon.

SITUACIÓN ACTUAL

Actualmente Kinoly y Laibon conviven en Madagascar. De la misma forma que ocurría en época medieval, los vampiros mantienen las fronteras de sus dominios, con los Laibon concentrados en las ciudades de la costa mientras los Kinoly dominan el interior, y muy especialmente las zonas rurales. En algunos dominios se ha alcanzado una paz precaria y un gobernante Laibon y uno Kinoly gobiernan sus respectivas áreas de influencia y a sus súbditos, con tribunales mixtos para reducir las rencillas al mínimo.

Algunos antiguos Kinoly, recordando sus raíces, han recurrido al Reino Medio en busca de ayuda. El Gran Salto Hacia Fuera les resulta interesante, y estarían dispuestos a dar la bienvenida a guerreros Kuei-jin dispuestos a expulsar a los extranjeros de Magadascar.

LOS LAIBON MALGACHES

Por mucho que los Kinoly se han esforzado, la presencia de los Laibon ha sido imposible de erradicar de Madagascar, y han alternado épocas de predominio con otras en las que los extranjeros manejaban la mayor parte de la política de los reinos malgaches. Los Kinoly afirman que ellos son los primeros elegidos para defender la isla y que los demás vampiros llegaron posteriormente, tras la entrada de la Gran Oscuridad en el mundo.

Los Ramanga son la manifestación más evidente de la Gran Oscuridad, sus primeros hijos. Conocidos como Xi Dundu entre los Laibon africanos, estos vampiros sibilinos y traicioneros son capaces de manejar las sombras, un derivado del siniestro legado que la oscuridad compartió con ellos. De lejos son el Legado Laibon más numeroso, presentes en todos los dominios.

Los viajeros Akunanse también llegaron para explorar la isla de Madagascar, y con su dominio sobre las bestias y el entorno resultaban difíciles de cazar para los Kinoly. Aunque algunos vagan por las selvas que se conservan en la isla otros, presionados por sus enemigos, han convertido las aguas que rodean Madagascar en su dominio, convirtiendo pequeñas islotes y bajíos en sus territorios.

Los Guruhi llegaron para gobernar, pero pronto cayeron en los engaños de los Ramanga, y muchos fueron destruidos por los Kinoly. Como resultado, los miembros malgaches del Legado prefieren permanecer en un segundo plano, a menudo actuando como jueces y árbitros para otros Laibon, pero sin reclamar posiciones de autoridad evidentes.

Algunos vampiros de origen francés, un resultado de la colonización, permanecen en Madagascar, a menudo vigilando los intereses de sus antiguos, pero su posición es muy precaria. Sólo los embajadores o los que cuentan con la protección de los Laibon mantienen su presencia en la isla, pero son una facción muy poco numerosa.

LA CORTE DE LA LUNA DORADA

Los Kinoly de Madagascar recibieron la influencia de la Corte del Fénix Escarlata, que abarcaba gran parte del Sudeste Asiático, y que dio lugar a la organización actual de los vampiros malgaches, conocida como la Corte de la Luna Dorada. Con la caída de la Corte del Fénix Escarlata, provocada por la proliferación de akuma, los Kinoly cortaron lazos con sus parientes orientales, y la caída de los reinos marítimos indonesios y la llegada de los europeos les permitieron mantener su aislamiento durante siglos.

Mientras sobre las ruinas de la Corte del Fénix Escarlata surgían las Cortes Doradas y el dominio de las penangallan, entre los Kinoly de la Corte de la Luna Dorada las prácticas matriarcales y el desequilibrio yang no se extendieron tanto, anteponiendo las costumbres propias de Madagascar. Aunque existen ciertos principios matriarcales entre los Kinoly, existe más igualdad entre hombres y mujeres en el funcionamiento de la Corte Dorada. Aunque su líder actual es una reina, ha habido reyes en siglos anteriores, y los vampiros masculinos son respetados y ocupan posiciones de liderazgo.

DHARMAS Y ARTES

Los Dharmas del Tigre Diablo y el Dragón Asesino son los más extendidos entre los Kinoly, pero su conocimiento es precario y en ocasiones bastante heterodoxo, debido al aislamiento de Madagascar, que les ha impedido contactar con los maestros de los Dharmas de las Cortes del Reino Medio. A pesar de esta precariedad entre los Kinoly han surgido algunos vampiros que han conseguido iluminación con sus propios medios, a menudo a través de los principios y enseñanzas de místicos mortales y la experiencia personal y se han convertido por derecho propio en poderosos ancestros. Los renovados contactos con el Reino Medio también están dirigidos a obtener mayor conocimiento de los Dharmas de los ancestros y bodhissatvas del Lejano Oriente.

Al contrario que en el Reino Medio, los Kinoly que no siguen los Dharmas (conocidos entre los Kuei-jin como kanbuijan) no son rechazados ni despreciados, sino que son aceptados en las cortes y a menudo actúan como intermediarios ante los vivos y como supervisores de la sociedad humana. Estos Kinoly no iluminados a menudo engendran Dhampiros, cuya sangre se ha mezclado con varios linajes aristócraticos de Madagascar, y entre los cuales a menudo surgen nuevos Kinoly.

El aislamiento de Madagascar ha impedido también la proliferación de akuma. Se sabe de algunos Kinoly que en ocasiones se han convertido en esbirros de la Tierra Hambrienta o la Gran Oscuridad, pero son criaturas lastimeras, esclavos sin mente, y los demás Kinoly procuran poner fin a su existencia cuando surge la oportunidad.

Los Kinoly adoptaron muchos de los principios esotéricos de los Kuei-jin, pero los adaptaron a su propia realidad y cultura. Los elementos de Aye (Hun) y Orun (P’o) están presentes en su naturaleza no muerta, pero también el sueño de la muerte (Yin) y el corazón de la vida (Yang). El sueño de la muerte es la reserva de las emociones que el Kinoly conservó al morir, y sin el que sería imposible alimentarse. El corazón de la vida es el puente que permite al Kinoly existir en el mundo material, conectando su alma con su cuerpo y estableciendo un nexo con el mundo físico.

Privados de enseñanza del Reino Medio, la mayoría de los Kinoly practican las Artes Demoníacas, especialmente el Shintai Demonio y el Viento Negro, que suelen ser las más frecuentes. Las Artes Chi y las Artes del Alma son un conocimiento celosamente guardado, especialmente por los ancestros, y se encuentran poco extendidas. Entre las Artes Shintai, el Shintai de la Carne y el Shintai de la Sangre son los más extendidos, pero pocos Kinoly destacan en su práctica.

LA TIERRA HAMBRIENTA

Los Kinoly afirman que regresaron al mundo huyendo de la Tierra Hambrienta, una especie de limbo en el mundo de los muertos que intenta saciar su hambre con los espíritus incautos que consigue atrapar. En cierto sentido es un reflejo oscuro de la selva primordial de Magadascar antes de la llegada de sus primeros habitantes, con grandes árboles y plantas que ocultan la luz y de la que surgen extraños susurros y sonidos. De vez en cuando la espesura se abre con voluntad propia, ofreciendo caminos en medio de la bóveda vegetal, pero sólo los incautos se atreven a hoyar la selva maldita…

Toda la vida de la Tierra Hambrienta parece dotado de una maligna inteligencia, y quizás manifiesten la voluntad de su terrible monarca. El ambiente está imbuido por un fuerte hedor vegetal a descomposición, y el aire está estancado y es cálido y sofocante. Algunos arroyos negros y burbujeantes atraviesan lentamente la espesura, arrastrando plantas y fango, y creando peligrosos pantanos de arenas movedizas en sus orillas.

Criaturas propias de la fauna malgache, tanto la actual como la primitiva, habitan en la espesura, pero a menudo muestran una actitud maligna y engañosa. Lemures oscuros de todos los tamaños acechan en la espesura, pájaros gigantescos caminan por la selva y aves rapaces capaces de levantar a un ser humano por los aires acechan en las copas de los más altos baobabs. De vez en cuando la selva deja espacio a claros y prados de plácido aspecto, pero estos espacios pueden cambiar en pocas horas, y a menudo la selva se aparta para exponer a los viajeros a la vista de los depredadores que acechan en los cielos.

Los habitantes nativos de la Tierra Hambrienta son los Vazimba. Los Kinoly afirman que son los habitantes originarios de Madagascar, que fueron asesinados o expulsados a la Tierra Hambrienta por los primeros colonos humanos. En su nuevo hogar los Vazimba se adaptaron, o degeneraron, convirtiéndose en una raza de pálidos pigmeos caníbales, que desuellan y despedazan a los espíritus que consiguen atrapar, y muy especialmente a los humanos, por los que siente un especial odiado. A primera vista, los Vazimba parecen repulsivos pigmeos albinos y lampiños, de piel arrugada, cuerpo escuálido, con las cuencas de los ojos vacías y sus bocas llenas de dientes afilados. Su pequeño tamaño es engañoso, pues muestran una fuerza impresionante, y además de tender trampas en la selva, atacan en oleadas, armados con lanzas, cuchillos y hachas de ominoso diseño que fabrican con los restos de las víctimas que consiguen atrapar. Sus ataques no cesarán hasta que sean diezmados o acaben con sus enemigos, pero también son capaces de recurrir a estratagemas más sutiles, agotando a sus víctimas o debilitándolas antes de lanzar el ataque definitivo. También capaces de crear luces e imitar los sonidos de las criaturas de la selva y las voces de sus víctimas para atraerlas a emboscadas. Sus ancianos a menudo conocen una magia oscura que obtienen de Mkodo, su dios, y que les permite manipular la Tierra Hambrienta a su antojo. Viven en pequeños poblados dispersos por la Tierra Hambrienta, cuyo emplazamiento puede variar.

PIGMEOS VAZIMBA

Atributos Físicos: Fuerza 3, Destreza 4, Resistencia 4

Atributos Sociales: Carisma 1, Manipulación 3, Apariencia 0

Atributos Mentales: Percepción 3, Inteligencia 2, Astucia 3

Talentos: Alerta 5, Atletismo 3, Esquivar 3, Pelea 3

Técnicas: Armas C.C. 3, Pericias 2, Tiro con Arco 2, Supervivencia 3

Conocimientos: Herbolaria 2

Disciplinas (Equivalentes): Montaña de Hierro 2, Shintai de la Llama Fantasma 1, Viento Negro 3

Aye (Hun): 0, Orun (P’o) 6, Sueño de la Muerte (Yin) 3, Corazón de Vida (Yang) 3, Fuerza de Voluntad 4.

MKODO, EL ÁRBOL CARNÍVORO

El Señor de la Tierra Hambrienta es Mkodo, un antiguo espíritu con un ansia reflejada en su dominio. Los Kinoly dicen que Mkodo moraba solo en la oscuridad del país maldito, y que cuando llegaron los Vazimba los tomó a su servicio. Con los sacrificios que le trajeron sus servidores creció en fuerza y poder e hizo crecer la Tierra Hambrienta.

Mkodo se alza en el centro de la Tierra Hambrienta. A primera vista parece un árbol gigantesco, similar a un baoba o un árbol de palma, pero a medida que el observador se acerca puede ver que su corteza está formada por escamas metálicas y púas negras. Sus ramas parecen tentáculos espinosos y cuando duerme permanecen cerradas en la copa o enroscadas alrededor del tronco. Sin embargo, de improviso, los tentáculos pueden desplegarse y azotar todo lo que se encuentre a su alcance, o atraparlo y arrastrarlo hasta las fauces hambrientas y rodeadas de púas que se encuentran en lo alto del tronco.

Cuando está saciado, Mkodo deja caer semillas de savia negra, que los Vazimba recogen y utilizan en sus hechizos. Además de contener poder, si son debidamente alimentadas con sacrificios las semillas pueden hacer brotar una versión más pequeña y menos poderosa de mkodo. Estos árboles más pequeños están conectados con su progenitor a través de sus raíces, transmitiéndole parte de su fuerza o sirviendo como sus manifestaciones cuando es necesario.

A través de sus raíces y sus retoños, Mkodo vigila e influye en gran parte de la Tierra Hambrienta, y pocos escapan durante mucho tiempo a su escrutinio. Mediante su maligna inteligencia sueña con extenderse a todo el mundo y se sabe que en ocasiones ha conseguido manifestar algunos de sus “brotes” en el mundo físico, lo que ha dado lugar a extraños mitos y leyendas sobre árboles y plantas carnívoras. Algunos brujos malgaches lo veneran en secreto, ofreciéndole sacrificios a cambio de poder. De momento gran parte de su influencia se limita a las zonas rurales de Madagascar, pero en los últimos tiempos los Kinoly han encontrado señales de su presencia en las ciudades, donde ha tomado servidores entre la población humana, infectados con los poderes de sus semillas y convirtiéndose en receptáculos para su progenie.

RAMANGA, LA GRAN OSCURIDAD

Más allá de la Tierra Hambrienta se encuentra un gran Abismo en el que yace un horror sin nombre ni forma. Engendrado en la oscuridad antes del tiempo se dice que se manifestó a través de un hombre o una mujer que fueron arrojados a la oscuridad, y una parte del Abismo entró en él. Atrapada, la criatura cayó en la desesperación y durmió, hasta que el lamento de los Kinoly la despertaron. La multitud de los primeros Kinoly, que huía asustada de los Vazimba de regreso al mundo la atrajeron y devoró a varios. Los supervivientes, aterrorizados, huyeron fuera de su alcance al mundo físico.

Sin embargo, la oscuridad contempló el mundo y acudió a una voz mortal. Se alzó de las profundidades y tanteó la frontera entre los mundos. Una ambiciosa mujer llamada Ramanga hizo un pacto con la oscuridad, ganando acceso al poder de las tinieblas y a la vida inmortal. Debía ser fiel a la Gran Oscuridad o perdería su poder, pero hasta el momento se ha mantenido leal al pacto. Ramanga y sus descendientes pueden ignorar a la criatura si lo desean, pero les susurra mientras duermen, avivando sus ambiciones, aunque no tiene un poder real para controlarlos.

Ramanga se unió con la Gran Oscuridad en mente, cuerpo y alma –pero sus descendientes no. Es posible que ni ella ni la Gran Oscuridad hubieran previsto que fuese capaz de transmitir su poder. Después de todo semejante pacto no tenía precedentes. Desde entonces los descendientes de Ramanga se han extendido por el mundo con su poder sobre la oscuridad. Sin embargo, aunque la oscuridad no pueda controlarlos, puede que tenga otros usos para ellos…

Los Kinoly temen a Ramanga y creen que ella es la fuente de la plaga que dio origen a los vampiros europeos con sus diversos linajes. Otros no están tan seguros y creen que Ramanga es simplemente uno de muchos demonios similares que han extendido su maldición de sangre por el mundo, propagándose como una enfermedad insaciable.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1788
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Re: Los olvidados Kuei-jin de Madagascar

#2

Mensaje por Alexander Weiss » Mié Jul 17, 2019 7:26 pm

Imagen
Buscando información sobre los Ramanga de Madagascar que dieron lugar a la línea de sangre de Edad Oscura encontré esto:
El Ramanga es un vampiro que se encuentra en las leyendas de la tribu Betsileo de Madagascar. Algunas leyendas dicen que un Ramanga es una persona que realiza servicios repulsivos para el jefe de la tribu. Un Ramanga se comía los recortes de las uñas y se bebía la sangre o la saliva que dejaban caer los nobles de las tribus. Si no había un Ramanga, las uñas recortadas se guardaban hasta el regreso de la criatura. Se trata de una criatura ceremonial, encargada de evitar que uñas, sangre o saliva caigan en manos de hechiceros que puedan utilizarlos con fines malévolos.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1788
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Re: Los olvidados Kuei-jin de Madagascar

#3

Mensaje por Alexander Weiss » Mié Jul 17, 2019 7:26 pm

Imagen

La Famadihana es una tradición funeraria del grupo de los Malagasi en Madagascar. También conocido como el regreso de la muerte. Durante el tiempo de la Famadihana las personas sacan los cuerpos de sus difuntos de las criptas familiares, envolviéndolos con mortajas nuevas para posteriormente iniciar una procesión con música en vivo y bailes con los cadáveres alrededor de las tumbas.

La tradición de la Famadihana parece ser de origen reciente, teniendo sus orígenes alrededor del siglo XVII, pudiendo ser una adaptación de la tradición del funeral doble presente al sureste de Asia. La costumbre está basada en la creencia de que los espíritus de los muertos se reúnen finalmente con el mundo de los antepasados después de la descomposición completa del cuerpo acompañada de ceremonias pertinentes, lo cual puede tomar muchos años. En Madagascar este ritual tiene lugar normalmente una vez cada siete años, reuniendo a parientes lejanos en una celebración familiar.

La práctica de la Famadihana es cada vez menos frecuente debido al gasto en las telas para las mortajas y a la creencia de algunos de los malgaches de ser una práctica pagana. Con la llegada de los primeros misioneros cristianos y la presencia de grupos Evangélicos malgaches se ha desalentado la práctica. Sin embargo, la Iglesia Católica no se opone a la práctica porque considera a la Famadihana una celebración cultural más que religiosa. De acuerdo con el testimonio dado a la BBC por un malgache: "La Famadihana es importante porque es nuestra manera de respetar a los muertos. Es también una oportunidad que tienen familias enteras de todo el país para reunirse."

Imagen

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1788
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Re: Los olvidados Kuei-jin de Madagascar

#4

Mensaje por Alexander Weiss » Mié Jul 17, 2019 7:27 pm

El pueblo malgache cree que los ancestros que no son bien recordados y respetados se convierten en fantasmas malignos. Sin embargo, estos fantasmas llamados angatra no son como los espíritus occidentales. No sólo embrujan sus tumbas, sino que causan enfermedades y mala suerte a quienes les han ofendido. Para impedir que un ancestro se convierta en un angatra o kinoly los malgaches realizan un ritual llamado famadihana en el que el cuerpo del ancestro es desenterrado cada cinco o diez años y envuelto en lamba, telas artesanales.

Los kinoly surgen de los ancestros que no son cuidados por los vivos. Parecen personas de verdad y son los cuerpos animados de los ancestros. Aunque parecen humanos, tienen ciertos rasgos característicos. En primer lugar tienen ojos rojos e inhumanos. En segundo lugar tienen uñas afiladas y largas como dagas. Los kinoly utilizan sus largas uñas para destripar a los vivos.

Los kinoly también son ladrones. Roban arroz de los vivos, aunque se desconoce con qué propósito, porque no se lo comen. De hecho, el estómago y los intestinos de un kinoly están atrofiados, impidiendo cualquier tipo de digestión. Por lo tanto la razón de sus robos puede ser simplemente arrebatar a los vivos las comodidades y placeres que los propios kinoly no pueden disfrutar.

A continuación se muestra una descripción de los kinoly en el The Antananarivo Annual and Madagascar Magazine, Volume 4, Issues 13-16, publicado en 1889 (el artículo es de 1817):


Imagen

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 1788
Registrado: Dom Jul 14, 2019 1:15 am

Re: Los olvidados Kuei-jin de Madagascar

#5

Mensaje por Alexander Weiss » Mié Jul 17, 2019 7:28 pm

Aya Tali escribió:La población de Madagascar está dividida en varios grupos étnicos, y algunos de esos grupos son principalmente de ascendencia asiática, y otros principalmente de ascendencia africana (hay una mezcla significativa de ambas poblaciones hasta el punto que varios grupos étnicos de la isla son una mezcla equilibrada de ambos). Las poblaciones no humanas pueden ser mitos, o en un caso interesante, pueden haber sido una rama de homínidos diferente de los humanos modernos (que pudo haber desaparecido mediante la asimilación). En cualquier caso, la cultura de los pueblos originarios de Asia habría cambiado bajo la influencia de los inmigrantes y comerciantes de la península arábiga y del continente africano, pues la inmigración y el comercio trajeron nuevas ideas y tradiciones, construyendo el tejido espiritual que crea a los Kuei-jin.

Yo creo que los Kuei-jin de Madagascar se identificarían siguiendo el sistema del alma de cuatro partes de los Wraiths africanos. El Hun sería la Psique, el P'o sería la Sombra, el Yin sería el Sueño, y el Yang sería el Corazón. La naturaleza de los wraiths animales del Reino Oscuro de Marfil (con el que los Kuei-jin de Madagascar se encontrarían familiarizados) posiblemente influiría en el desarrollo de la cultura malgache de los Kuei-jin. Posiblemente se percibirían como intermediarios entre los tres mundos y cualquiera de los grupos étnicos del tejido cultural de Madagascar podría convertirse en Kuei-jin (sin importar su etnia). En cualquier caso me imagino que Madagascar sólo podría sostener unos 500 Kuei-jin en el mejor de los casos y que los Cainitas serían reticentes a viajar a Madagascar debijo a los ultrajes que los Kuei-jin malgaches sufrieron durante el período de colonización francesa.

Editor completo

Volver a “Otras ambientaciones de Vampiro”