[Escenario] Edad Victoriana: Crimea

Requiem, Estirpe de Oriente, E. Victoriana, E. Romana, etc.
Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

[Escenario] Edad Victoriana: Crimea

#1

Mensaje por Alexander Weiss » 02 Mar 2021, 15:47

Imagen EDAD VICTORIANA: CRIMEA

Por Magus
Nota: Aunque este artículo está ambientado principalmente en torno a la península de Crimea, también abarca otros lugares del Mar Negro durante el siglo XIX.

HISTORIA
La región de Crimea y la costa norte del Mar Negro han sido lugares de paso para muchos pueblos en sus migraciones a lo largo de la Historia. Durante la antigüedad las tribus de escitas, cimerios y taúricos habitaban en las regiones montañosas cercanas al Mar Negro. Los antiguos griegos llamaban a la región Tauris, donde según sus leyendas la diosa Artemisa había llevado a la princesa Ifigenia durante la guerra de Troya, para evitar que su padre Agamenón la sacrificara. En Tauris Ifigenia se convirtió en sacerdotisa de la diosa y el rey Thoas de Tauris la obligó a que sacrificara a todos los extranjeros que llegaran a las costas de su reino.
Según los viajeros griegos, hacia el siglo VI a.C. los sacerdotes cimerios vivían en celdas excavadas en la roca y sólo salían para atender a los adoradores que acudían a los templos; uno de sus preceptos les prohibía ver la luz del sol por lo que abandonaban sus refugios por la noche y regresaban a ellos antes del alba.
La antigua Cimeria fue el dominio del anciano Genger, del clan Gangrel, que según los relatos de sus chiquillos enseñó a los pueblos de las estepas a domesticar los caballos salvajes. Sus descendientes, los Gengeroi, cabalgaron con las tribus del Mar Negro y lucharon entre ellos por extender sus dominios. El caudillo Scythes, un chiquillo de Genger, gobernó a los escitas durante varios siglos, enfrentándose a los sármatas, pero desapareció antes de la llegada de los romanos.
Los colonos griegos comenzaron a crear varios asentamientos costeros en el Mar Negro, pero no siempre tuvieron éxito. Influenciados por los Gangrel, que deseaban mantener el estilo nómada de sus pueblos, muchos asentamientos fueron saqueados y sus habitantes sacrificados. Sin embargo, algunos asentamientos, como Quersonesos, consiguieron prosperar y en el siglo II a.C. gracias a una serie de pactos defensivos los griegos del Mar Negro crearon el Reino del Bósforo, que quedaría bajo la influencia romana en el siglo I a.C, tras la derrota de Mitrídates VI, rey del vecino reino del Ponto. Tras la muerte de este soberano, su hijo Farnaces II fue nombrado por el general Pompeyo rey del Bósforo en el año 63 a.C. como recompensa por haber ayudado a los romanos contra su padre. En el año 14 a.C. el reino del Ponto se convirtió en un estado tributario de Roma.
El éxito de los griegos se debió en gran parte a que los Gangrel se vieron amenazados por la llegada de otros linajes vampíricos, principalmente Nosferatu y Tzimisce, y sobre todo Djoukai, una Matusalén del clan de los Demonios que reclamaba la península de Crimea como su dominio. Dejados a su libre albedrío, los pueblos de las estepas fueron seducidos por los productos que traían los mercaderes griegos del sur, estableciendo relaciones comerciales y permitiéndoles asentarse en su territorio.
Algunos vampiros del clan Toreador procedentes de Grecia se asentaron en las colonias del Bósforo y el Ponto, pero muchos terminaron regresando a Grecia ante la peligrosidad de la zona y los frecuentes ataques de los Gangrel contra las ciudades griegas. Sólo unos pocos, como Calístrato de Olbia, consiguieron ganarse la confianza del Clan de la Bestia, colaborando con ellos para proteger su dominio de los ataques de sus enemigos, no sólo otros vampiros, sino varias tribus de hombres lobo que merodeaban por la zona del Mar Negro.
Los griegos y los escitas mantuvieron varios acuerdos comerciales, pero esta relación no impidió que los asentamientos griegos fueran sucesivamente invadidos y ocupados por godos (250), hunos (376), búlgaros (siglos IV – VIII), kázaros (siglo VIII - X), el reino de Kiev (siglos X –XI), el Imperio Bizantino (1016 - 1050), los cumanos (1050 - 1237) y los mongoles (1237).
Las sucesivas invasiones provocaron enfrentamientos entre los Gangrel, a grandes rasgos entre quienes acompañaban a los pueblos nómadas y los que defendían sus territorios asentados. Durante el proceso la influencia del clan se debilitó y desde comienzos de la Edad Media otros clanes comenzaron a instalarse de forma más permanente: Tzimisce búlgaros y Nosferatu eslavos, y posteriormente Brujah, Toreador y Ventrue procedentes de Bizancio.
Los Matusalenes de las noches antiguas comenzaron a retirarse de escena. Genger se dirigió hacia el este y no volvería a ser visto tras la ocupación romana. La bruja Baba Yaga desapareció poco después de la llegada del cristianismo a Rusia y Djoukai se dice que fue destruida por uno de sus chiquillos, deseoso de liberarse de su yugo y arrebatarle su poder.
La invasión mongola del siglo XIII hizo huir a muchos Cainitas de las costas del Mar Negro, pero unos pocos permanecieron. Fue durante este período que varios agentes de la familia Giovanni se instalaron en las factorías comerciales italianas de la zona, permaneciendo incluso después de que los venecianos fueran expulsados por los genoveses, que controlaron la economía de Crimea y del Mar Negro durante dos siglos. Un Príncipe del clan Tzimisce llamado Oleg, procedente de Kiev, se instaló en la ciudad portuaria de Kaffa, convirtiéndose en el principal poder vampírico de la zona, a pesar de la fuerte oposición de los Gangrel, el linaje más numeroso.
En el año 1346 los mongoles de la Horda de Oro asediaron Kaffa, y lanzaron varios cadáveres de víctimas de la peste dentro de los muros de la ciudad para rendir a sus visitantes. De esta manera la Peste Negra viajó a bordo de los barcos genoveses y en pocos años se extendió por toda Europa. El Príncipe Oleg y todos los vampiros de la ciudad fueron consumidos por la enfermedad y se convirtieron en cenizas. Se rumorea que dentro de la ciudad se encontraba un nido de Baali, que habían intentado utilizar la peste contra sus enemigos mediante un poderoso ritual, que se descontroló por completo. Incluso más allá de Kaffa, algunos vampiros murieron por los efectos de la Peste Negra, aunque la mayoría consiguió sobrevivir a la enfermedad, pero también tuvieron que sufrir la escasez de recipientes sanos.
Tamerlán destruyó a la Horda de Oro en el año 1441 y los tártaros, un pueblo de origen turco-mongol que había emigrado a Crimea durante la Edad Media, absorbiendo a varios elementos autóctonos como godos y cumanos, fundaron el Kanato de Crimea, un reino independiente gobernado por Haci I Giray, un descendiente de Genghis Kan. Su reino se extendía por las estepas desde Kuban hasta el río Dniester, pero fue incapaz de conquistar las colonias genovesas del Mar Negro. Los tártaros de Crimea pidieron entonces ayuda a los turcos otomanos, e invadieron las ciudades genovesas en el año 1475. Tras la captura de las ciudades el sultán otomano mantuvo al khan Menli I Giray cautivo y lo liberó a cambio de que los tártaros aceptaran la soberanía del sultán de Estambul y convirtieran el Khanato de Crimea en un estado vasallo del Imperio Otomano.
La caída del Príncipe Oleg de Kaffa provocó un período de confusión entre los vampiros pónticos, que se enfrentaron entre sí por el poder. Esta situación de división se mantuvo durante varias décadas y continuó durante el período de las Guerras Anarquistas. Debido a esta división entre los vampiros, el dominio de Crimea resultó muy fácil de ocupar por parte de los Assamitas, que llegaron hacia 1470 y eliminaron a los principales poderes vampíricos del Mar Negro, entre ellos varios antiguos Gangrel y Tzimisce.
El líder de los Assamitas era Daud Zadé, que en vida había sido un jenízaro de origen albanés, y que se proclamó khan de Crimea, obteniendo el apoyo de varios vampiros del clan Tzimisce frente a los Gangrel y Nosferatu que se oponían a su dominio. Con la derrota de los Assamitas y la fundación de la Camarilla, muchos de sus adversarios se unieron a la secta, por lo que Daud Zadé reaccionó uniéndose al Sabbat. Durante varios siglos Crimea se convertiría en un dominio de la Espada de Caín.
Los vampiros del Sabbat utilizaron a los tártaros de Crimea para lanzar incursiones contra los territorios de la Camarilla, a menudo saqueando las tierras y capturando esclavos que eran vendidos en Kaffa. Por su parte la Camarilla reaccionó enviando a Milov Petrenkov, un poderoso antiguo del clan Gangrel, que Abrazó numerosos chiquillos entre los cosacos para detener el avance de los vampiros tártaros.
La guerra entre tártaros y rusos se decantó paulatinamente a favor de los últimos, y Crimea pasó en 1774 a ser un estado vasallo de Rusia por el tratado de Küçük-Kaynarca. En 1783 toda Crimea fue anexionada directamente al Imperio de Rusia, que convirtió los territorios conquistados en torno al Mar Negro en “Nueva Rusia”. Paralelamente, la Camarilla obtuvo un triunfo sobre sus enemigos, empujándolos hacia los dominios costeros y finalmente destruyendo a Daud Zadé y a varios de los líderes locales del Sabbat en un ataque por sorpresa. Pocos Cainitas consiguieron huir.
Tras la anexión rusa, comenzaron varios esfuerzos de modernización. La emperatriz Catalina II de Rusia ordenó la construcción de varios puertos y ciudades modernas en el Mar Negro como Odessa, que fueron dirigidos y gobernados eficientemente por varios gobernadores occidentales.
Sin embargo, la Camarilla había cantado victoria demasiado pronto. Milov Petrenkov desapareció hacia 1820, y muchos Vástagos creyeron que había sido asesinado por los Assamitas o el Sabbat. Las luchas internas y las acusaciones debilitaron a la secta y hacia 1851 un Obispo del Sabbat llamado Sandro, procedente de Grecia, se hizo con el poder, proclamándose Arzobispo de Crimea.
Los Vástagos de la Camarilla de Rusia enviaron peticiones de ayuda a Sheldon, Justicar del clan Nosferatu, y en respuesta éste envió a varios de sus arcontes y ghouls con los soldados occidentales que participaron en la Guerra de Crimea, y que concluyó con la derrota de Rusia. La Guerra de Crimea (1853-1856) devastó gran parte de la infraestructura social y económica de la zona. Tras la guerra los tártaros de Crimea tuvieron que huir en masa, obligados por las condiciones económicas, las persecuciones y las expropiaciones de tierra. Finalmente el gobierno ruso decidió detener el proceso, debido a que la agricultura había comenzado a sufrir y muchas regiones rurales habían quedado despobladas.
Última edición por Alexander Weiss el 03 Mar 2021, 14:17, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Re: [Escenario] Edad Victoriana: Crimea

#2

Mensaje por Alexander Weiss » 02 Mar 2021, 15:49

Imagen CRIMEA EN LA EDAD VICTORIANA
El nombre moderno de Crimea es de origen tártaro, derivado de la palabra Kerim o Krim, que significa “fortaleza”, aunque algunos eruditos creen que deriva del antiguo nombre griego de Cimeria. Tras la anexión de Crimea en 1783, las autoridades rusas intentaron revitalizar el antiguo nombre de Táurida, pero este nombre sólo se utilizó durante un tiempo en los documentos oficiales y el nombre de “Crimea” siguió y sigue siendo utilizado en la mayor parte del país.
Durante la Edad Victoriana Crimea es una zona decadente, arruinada por los efectos de la guerra, y los conflictos entre los diferentes pueblos que habitan en las costas y ciudades del Mar Negro. Sin embargo todavía existen esperanzas, y los puertos del Mar Negro se están recuperando con actividad renovada fomentando la pesca y el comercio, ofreciendo muchas oportunidades económicas y sociales.
Por lo que se refiere a los vampiros, la Camarilla ha conseguido reinstaurar con firmeza su presencia en la zona, o por lo menos eso parece. Existe la sospecha de que todavía quedan varios reductos de la Espada de Caín por erradicar, y varios Vástagos, confiados por la aparente paz entre la Estirpe, han reanudado su continuo juego de intrigas, si es que alguna vez ha cesado del todo.

LOS PUEBLOS DEL MAR NEGRO
Durante miles de años la costa del Mar Negro ha presenciado el paso de diversos pueblos que se han entremezclado y luchado entre sí. La convivencia interétnica ha sido dramática, interrumpida por episodios sangrientos en la forma de invasiones y pogromos.
Desde los antiguos cimerios y escitas, pasando por griegos, romanos, godos, hunos, bizantinos, pechenegos, cumanos, mongoles, genoveses, tártaros, turcos, cosacos y rusos, entre otros pueblos, multitud de gentes se han instalado o emigrado, discutido asuntos literarios, religiosos y políticos, encarcelado, repartido terrenos, vendido esclavos…el Mar Negro ha sido y es un hervidero de ideas y culturas que han dado lugar a una intensa y particular historia.
Armenios: Aunque más numerosos en la zona del Caúcaso y el Imperio Otomano, los puertos rusos del Mar Negro han recibido una importante emigración armenia, tanto poblaciones que han huido de las periódicas purgas de los turcos otomanos como trabajadores que buscan labrarse un futuro. A menudo trabajan como comerciantes o en plantaciones rurales.
Cosacos: En sus orígenes los cosacos eran grupos de forajidos, fugitivos y proscritos polacos, rusos y ucranianos, unidos con algunos tártaros y cumanos que se instalaron en las estepas del Mar Negro durante la Edad Media, hostigando a los tártaros y turcos y participando en las luchas entre polacos y rusos, apoyando a diferentes bandos según les convenía. Después de la conquista del Mar Negro y la desaparición de Polonia los cosacos fueron integrados en la caballería de Rusia. En tiempos de paz a menudo se los utiliza en los pogromos contra judíos y manifestantes revolucionarios. Suelen formar parte de la clase terrateniente, y algunos han acumulado considerables fortunas en los puertos del Mar Negro.
Griegos: Durante más de dos mil años los griegos han vivido en la costa del “Ponto Euxino” y actualmente el dialecto griego póntico resulta difícil de comprender para los griegos atenienses. Aunque se encuentran por todo el litoral del Mar Negro los griegos pónticos se concentran especialmente en el Caúcaso, Crimea y el Mar de Azov. Durante el siglo XIX muchos han aprovechado las oportunidades comerciales y han invertido en transportes, banca, plantaciones de tabaco y diversas industrias.
Judíos: Tradicionalmente se considera a los judíos del Imperio Ruso descendientes del antiguo imperio kázaro, aunque la mayoría son refugiados de otros lugares de Europa, y en especial de la numerosa comunidad judía de Polonia. En Rusia a menudo se han convertido en el objetivo del odio de otras comunidades y las autoridades a menudo han limitado sus movimientos y negado sus derechos. Algunos viven en comunidades campesinas llamadas shtetlach, pero desde la segunda mitad del siglo XIX, presionados por el creciente antisemitismo y las posibilidades de prosperidad emigran hacia los puertos del Mar Negro, y en especial hacia Odessa, donde constituyen cerca de una tercera parte de la población.
Karaim: Los karaim o caraítas son miembros de una secta judía que surgió en Mesopotamia en el siglo VIII. Creen que la voluntad de Dios se encuentra en las Escrituras y rechazan los añadidos del Talmud. Fueron desalojados de Palestina y Egipto con las cruzadas y llegaron a Crimea en el siglo XIII, donde han permanecido desde entonces como una distintiva minoría. Tras la conquista rusa del siglo XVIII, la emperatriz Catalina les concedió la ciudadanía (algo que negó a los judíos) y colonizaron varios puertos de Crimea.
Rusos: Los rusos, de origen eslavo, han ido acrecentando progresivamente las fronteras de su imperio, y desde el siglo XVIII han colonizado el Mar Negro, ocupando los puestos administrativos y entre la aristocracia, y marginando al resto de los pueblos locales, a veces mediante la emisión de leyes restrictivas, y a veces recurriendo llana y directamente a la violencia. Sin embargo, la mayoría de los rusos no se encuentran en los salones de poder, sino en las poblaciones de las ciudades, trabajando en todos los sectores sociales.
Tártaros: Los tártaro-mongoles llegaron al Mar Negro durante la decadencia del Imperio Bizantino en el siglo XIII, mezclándose con la población local, mezcla de godos, griegos, cumanos, pechenegos y otros pueblos de la estepa. Desde la conquista rusa en el siglo XVIII son progresivamente absorbidos por los rusos y otros colonos europeos y a menudo sufren medidas represivas. A mediados del siglo XIX todavía constituyen más de la mitad de la población de Crimea. Desde finales del siglo XIX surge un “Despertar nacional” encabezado por intelectuales que tratan de desarrollar un movimiento nacionalista, pero resulta brutalmente reprimido por las autoridades rusas.
Otros pueblos: Aparte de estos pueblos, en el Mar Negro existen otras comunidades. A medida que el Imperio Otomano cae en un progresivo declive, Rusia se autoproclama heredera del Imperio Bizantino y protectora de los cristianos ortodoxos que se encuentran en territorio turco, una excusa que encuentra muy conveniente para extender sus fronteras a costa de los otomanos. Ante la represión de los turcos en el Imperio Otomano, muchos cristianos ortodoxos recurren a Rusia como refugio, y dentro de sus fronteras se encuentran grupos de serbios, búlgaros, rumanos, así como otros pueblos procedentes del Caúcaso, como los georgianos y abjasios. La colonización rusa del Mar Negro también atrae trabajadores y técnicos especializados de Occidente, como atestiguan muchos monumentos y edificios recientes, construidos por arquitectos italianos, británicos y franceses, y que también ocupan puestos importantes en la administración.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Re: [Escenario] Edad Victoriana: Crimea

#3

Mensaje por Alexander Weiss » 02 Mar 2021, 16:00

LOS PUERTOS DEL MAR NEGRO
Imagen AZOV
La desembocadura del río Don siempre ha sido una importante zona comercial. A comienzos del siglo III a.C. los griegos del reino del Bósforo habían fundado una colonia llamada Tanais (que era el nombre griego del río). Varios siglos después la colonia fue saqueada por el rey Poleumón del Bósforo. Los colonos griegos regresaron y restauraron su prosperidad, pero la ciudad fue nuevamente destruida por los hunos en el año 370.
En el siglo X la zona pasó al control del principado eslavo de Tmutarakan. Los cumanos la conquistaron en el año 1067 y le dieron el nombre de Azaq (tierras bajas), del que derivó el nombre moderno. Los mongoles de la Horda de Oro conquistaron gran parte de la costa del Mar Negro entre los siglos XIII y XIV, pero los mercaderes venecianos y genoveses recibieron permiso para crear una colonia comercial llamada Tana.
En el año 1471 los turcos otomanos conquistaron la zona y construyeron la fortaleza de Azak (Azov), que fue sucesivamente atacada por los cosacos en 1574, 1593, 1620 y 1626. Finalmente los cosacos la conquistaron en 1637 y pidieron ayuda al zar de Rusia, pero ante la falta de apoyos y los continuos ataques se vieron obligados a abandonarla en 1642, siendo reocupada por los turcos.
El zar Pedro el Grande, que deseaba un acceso para sus dominios al Mar Mediterráneo, consiguió reconquistar Azov en 1696, concediéndole estatus de ciudad en 1708. Sin embargo, tras ser derrotado por los otomanos se vio obligado a devolverla en 1711. Los rusos conseguirían reconquistarla definitivamente tras la Gran Guerra Ruso-Turca, por el Tratado de Küçük-Kaynarca (1774).
Tras la conquista de un asentamiento que había costado gran derramamiento de sangre a lo largo de los siglos, Azov comenzó su declive a favor del cercano asentamiento de Rostov. Aunque sigue siendo un puerto importante, la mayoría de los comerciantes y viajeros no suelen detenerse mucho tiempo en la ciudad.

Los vampiros de Azov
Desde la conquista de Azov por los rusos, la ciudad es un dominio gobernado por un Príncipe del clan Gangrel, al que llaman el “Atamán”, y que es el líder del linaje en la zona. Azov también es un lugar de reunión para los Gangrel, especialmente los miembros cosacos del clan. Aunque otros linajes visitan la ciudad en ocasiones, suelen encontrar la presencia de los Animales demasiado opresiva y arrogante, ya que consideran la ciudad “su” territorio y permiten pocos desafíos a su poder. Como el Atamán fue arconte del Justicar Gangrel antes de ocupar su actual posición, su autoridad raramente es discutida, y quienes se sienten descontentos procuran ir a airear su disconformidad a otros dominios. La ciudad sufrió el asedio del Sabbat hacia 1830, y aunque los Cainitas consiguieron asentarse durante varias décadas, el Atamán resistió su presión hasta que consiguió expulsarlos en 1855, en gran parte con la ayuda de otros Gangrel.
Imagen KERCH
En el territorio del puerto de Kerch se encontraba la colonia griega de Panticapea, fundada hacia el siglo VI a.C. a partir de asentamientos mucho más antiguos, y que se convirtió en capital del reino del Bósforo, que sería conquistado en el siglo I a.C. por el reino del Ponto, del que sería capital durante un breve tiempo. La ciudad sobreviviría durante varios siglos hasta que los hunos la arrasaron en el 375 d.C.
Cuando se construyó la siguiente ciudad de Bospor en el siglo VI, ya en la época de esplendor del Imperio Bizantino, los nuevos colonos se asentarían en las faldas del monte Mitrídates y no entre las antiguas ruinas de la cumbre.
En el siglo VII los kázaros conquistaron Bospor, y la rebautizaron como Karcha, y durante su gobierno se construyó la iglesia de San Juan Bautista, la más antigua de Ucrania. Tras la conquista del reino de Khazaria por Kiev a finales del siglo X, se convirtió en el centro del estado sucesor de Khazaria, que fue destruido por una expedición de bizantinos y rusos en el año 1016. Desde el siglo XI se convirtió en el asentamiento eslavo de Korchev, un centro comercial entre Rusia, Crimea, el Caúcaso y Oriente. Fue conquistada por los mongoles en el siglo XIII y los genoveses crearon la colonia comercial de Cerco en 1318, para aprovechar el pescado y las salinas locales.
En el año 1475 la ciudad pasó al dominio de los turcos otomanos, que la convirtieron en un mercado de esclavos, sufriendo las periódicas incursiones de los cosacos zaporogos. En respuesta a la creciente amenaza de los rusos, los turcos construyeron la fortaleza de Yenikale en 1706. En el año 1771 Rusia invadió Crimea y por la Paz de Küçük-Kaynarca de 1774, Kerch y Yenikale fueron cedidos a Rusia.
Debido a su estratégica localización a partir del siglo XIX Kerch se convirtió en un importante puerto comercial y pesquero en el Mar Negro. Se creó un museo para estudiar los restos arqueológicos encontrados en los alrededores así como varias instituciones educativas. En 1846 se instaló una fábrica siderúrgica de hierro, para aprovechar los yacimientos de la península de Kerch. Sin embargo, este período de prosperidad se detuvo bruscamente cuando la ciudad fue devastada por los británicos durante la Guerra de Crimea en 1855.
Hacia finales del siglo XIX Kerch se ha recuperado en gran parte, habiéndose construido fábricas de comida enlatada y procesado de tabaco. La población de la ciudad se encuentra en torno a los 35.000 habitantes.
Panticapea: Situada en lo alto del monte Mitrídates, durante el siglo XIX la antigua capital del reino del Bósforo se convierte en el objetivo de arqueólogos y saqueadores, que a menudo destruyen las antiguas sepulturas en busca de tesoros. Los reyes del Bósforo eran enterrados en túmulos funerarios llamados “Kurgan”, de los cuales el más importante es el Tsarskiy Kurgan. Aparte de Panticapea existen otros asentamientos antiguos como Mirmecium, Tiritaka y Nimfei. Algunos de ellos se encuentran bajo el mar debido a los terremotos.
Iglesia de San Juan Bautista: Consagrada en el año 717, es la iglesia más antigua de Ucrania.
Fortaleza de Yenikale: Esta fortaleza fue construida por los turcos otomanos en 1699-1706, y está ubicada en el nordeste de Kerch. El nombre Yenikale significa “Fortaleza Nueva”. Fue construida por Goloppo, un italiano convertido al Islam, y varios ingenieros franceses también participaron en la construcción. Tras la conquista de los rusos en 1774, la fortaleza fue utilizada como hospital militar durante un breve período de tiempo, pero posteriormente fue abandonada.
Fortaleza de Kerch: La fortaleza de Kerch, mucho más moderna, fue construida a mediados del siglo XIX por el arquitecto ruso Totleben, tras la devastación causada por la Guerra de Crimea.
Escalinata de Mitrídates: La ciudad de Kerch está construida en la falda del monte Mitrídates. Una escalinata de 428 peldaños lleva hasta la cima, donde se encuentran las ruinas de Panticapea. Fue construida entre 1833-1840 bajo la guía del arquitecto italiano A. Digbi. Desde la cima se domina buena parte del Mar de Azov.

Los vampiros de Kerch
Kerch está gobernada por un Príncipe del clan Ventrue de origen ruso que llegó durante la Guerra de Crimea y que con la ayuda de varios arcontes consiguió apoderarse del dominio expulsando al Sabbat. Sin embargo, tras la huida de los Cainitas los vampiros de la Camarilla se han encontrado con un gobernante ineficaz y de talante autoritario, aunque gracias a sus contactos con el clan Gangrel ha conseguido mantenerse en el poder hasta el momento. Sus adversarios son pacientes, y poco a poco están debilitando sus lazos y convenciendo a los aliados del Príncipe de que a ellos también les convendría un cambio en el poder.
Sin embargo, el Príncipe es consciente de la oposición que despierta y está jugando a un peligroso juego: mediante una falsa identidad ha contactado con el Sabbat y les ha proporcionado información para asentarse en las proximidades de su dominio y las debilidades de varios de sus oponentes. Esta estratagema puede resultar muy arriesgada, pues la Espada de Caín podría conseguir suficiente fuerza para conquistar el dominio de verdad.
Imagen NOVOROSSICK
El emplazamiento de Novorossick estaba ocupado en la antigüedad por la colonia griega de Bata, especializada en el comercio de grano. Durante la edad media los genoveses de la familia Ghisolfi mantuvieron un puesto comercial en la zona. Tras la conquista otomana, los turcos levantaron en 1722 la fortaleza de Sujuk-Qale o Sogucak, que pasó a poder de los rusos en 1829.
Los almirantes rusos Mikhail Lazarev y Nikolay Raevsky fundaron una base oriental para la Flota del Mar Negro en 1838, en la costa de la nueva provincia de Novorossiya (“Nueva Rusia”) y llamaron Novorossick al emplazamiento.
Durante el resto del siglo XIX Novorossick crece con rapidez. Recibe título de ciudad en 1866 y se convierte en capital de la Gobernación del Mar Negro, la más pequeña del Imperio Ruso, en 1896. Se convierte en un importante centro administrativo y militar.

Los vampiros de Novorossick
Durante gran parte del siglo XIX Novorossick permanece despoblada de vampiros, o eso parece. Varios antiguos de la Camarilla y el Sabbat ven potencial en el lugar y envían a varios neonatos para que controlen el enclave, o por lo menos que eviten que caiga en manos de sus adversarios. Novorossick podría ser un buen lugar de comienzo para una cuadrilla o manada de personajes jugadores con cierta iniciativa.
Imagen ODESSA
El origen del nombre “Odessa” es desconocido. Algunas leyendas sugieren una conexión con el de su antigua colonia griega, Odeso, pero que la emperatriz Catalina, en un baile de la corte anunció en 1795 que aquella ciudad tendría un nombre femenino. Sin embargo, el nombre turco del asentamiento era Yesidan (“nueve flechas”), una explicación más probable como posible origen etimológico.
La moderna ciudad de Odessa ocupa la ubicación de una antigua colonia griega que dio lugar a un pequeño asentamiento conquistado sucesivamente por pechenegos, cumanos, tártaros y otomanos. Se convirtió en la ciudad de Hacibey durante el reinado del khan Haci I, permaneciendo en poder de los otomanos desde 1529. Durante la guerra ruso-turca (1787-1792) los rusos conquistaron la ciudad. Por el Tratado de Jassy en 1792 los turcos cedieron Hacibey a Rusia. La ciudad de Odessa fue fundada oficialmente en 1794 como una base naval rusa sobre la anterior fortaleza otomana. En enero de 1795 el nuevo nombre se mencionaba en la correspondencia oficial.
Odessa se convirtió en uno de los principales puertos del Mar Negro, y experimentó un gran desarrollo con la llegada de emigrantes y arquitectos enviados por los zares rusos. En 1819, con más de 35.000 habitantes, Odessa fue declarada puerto franco, estatus que mantuvo hasta 1859. La llegada de emigrantes diversificó enormemente su población, aunque rusos, judíos, griegos y tártaros son los más numerosos, pero también hay comunidades albanesas, armenias, búlgaras, francesas, alemanas, italianas, rumanas, polacas y ucranianas. La presencia de estas comunidades ha dado lugar a la aparición de calles “étnicas” como las calles Frantsuzky, Italiansky, Gretcheskaya, Yevreyskaya o Arnautskaya.
El poeta ruso Alexander Pushkin escribió sobre la ciudad de Odessa: “el aire está lleno de toda Europa, se habla francés y hay periódicos y revistas europeos para leer.”
El crecimiento de Odessa fue interrumpido por la Guerra de Crimea, durante la cual fue bombardeada por los ejércitos británicos y franceses. Pronto se recuperó y actualmente es el principal puerto exportador de cereales de Rusia. En 1866 la ciudad fue conectada con ferrocarril con Kiev y con Rumania.
La ciudad se ha convertido en el hogar de una próspera comunidad judía desde comienzos del siglo XIX y a finales del siglo constituyen una tercera parte de la población de la ciudad, que se encuentra cerca de los 100.000 habitantes. Sin embargo, los judíos son sometidos periódicamente a severas persecuciones antisemitas, llamadas pogromos (1821, 1859, 1871 y 1881), sobre todo tras las epidemias o derrotas militares, ante la pasividad e incluso con la colaboración de las autoridades rusas. Muchos judíos de Odessa han huido a otros países, especialmente a Palestina desde 1882, y la ciudad se ha convertido en una importante base de apoyo para el movimiento sionista.
Derybasivska: Entre las tropas rusas que conquistaron Odessa y Crimea se encontraba un militar español, el general José de Ribas (Osip Mikhailovich Derybas), que se convirtió en el primer alcalde y en cuyo honor se bautizó una de las principales calles de la ciudad.
Plaza Mikhailovich: El centro original de Odessa lo constituye la plaza Mikhailovich, desde donde comenzaron a construirse los nuevos edificios.
Moldavanka: Originalmente Moldavanka era una colonia de moldavos adyacente a Hacibey, cuyos habitantes trabajaban para los otomanos. Tras la conquista rusa, la colonia se convirtió en el principal barrio de los emigrantes, y pronto se convirtió en la zona más populosa de Odessa. Los arquitectos Francesco Boffo y Giovanni Torichelli reformaron Moldavanka, aunque mantuvieron las calles y plazas originales. Además, Moldavanka también se ha convertido en el barrio industrial de Odessa, donde se concentran las fábricas y talleres y es el centro de residencia de los judíos ortodoxos.
Iglesia de la Dormición de la Virgen: Es la primera iglesia ortodoxa de Odessa, que terminó de construirse en 1821, cerca de la costa del mar, junto al cementerio.
Dacha: Es el barrio de la aristocracia de Odessa, situado junto a los cuarteles militares. Destaca la mansión del Duque de Richelieu, que fue gobernador de la ciudad en 1803 bajo el reinado del zar Alejandro I. El Duque de Richelieu era un noble francés refugiado en la corte rusa durante la Revolución Francesa y fue responsable de gran parte del diseño y organización inicial de Odessa, considerándosele uno de los padres fundadores de la ciudad. En el año 1828 se erigió una estatua de bronce en su honor, esculpida por Ivan Martos.
Liceo Richelieu: En el año 1814 el duque de Richelieu abandonó Odessa entre una muchedumbre compungida y regresó a Francia. Dejó su paga de gobernador en un fondo para inmigrantes en apuros y su colección de libros la regaló a la biblioteca del colegio de Odessa que había fundado y que en su honor fue bautizado posteriormente como Liceo Richelieu.
Palacio de Vorontsov: Se trata de un palacio columnado al final del bulevar Primorsky. El edificio fue construido entre 1827-1830 por el arquitecto Francesco Boffo para el Príncipe Mikhail Semyonovich Vorontsov, el gobernador general, que ordenó construirlo sobre la casa del Duque de Richelieu.
Hotel Londonskaya: En sus orígenes este hotel era una mansión de estilo renacentista italiano construida por el arquitecto Francesco Boffo. En 1846 fue convertida en un hotel. Su primer propietario fue el bohemio francés Jean-Batiste Karuta.
Teatro de la ciudad de Odessa: El Teatro de la Ópera de Odessa abrió sus puertas el 10 de febrero de 1810. Fue destruido por un incendio el 2 de enero de 1873, por lo que comenzó una campaña para reunir fondos para el nuevo teatro. El nuevo Teatro de la Ciudad de Odessa se inauguró el 1 de octubre de 1887. La fachada del edificio es de estilo barroco italiano y el escenario fue construido en el estilo francés de Luis XVI.
Teatro Ruso: Este teatro fue construido en 1874 por iniciativa de A. Velikanov, un comerciante local. Inicialmente el teatro iba a llamarse “Teatro Velikanova”, pero en 1875 lo vendió a F. Rafalovich, que lo rebautizó “Teatro Ruso”.
Escalinata de Odessa: Situada originalmente sobre una meseta, la ciudad de Odessa necesitaba un acceso directo al puerto, que se encontraba al fondo de una ladera de varios cientos de metros. Antes de que se construyera la Escalinata se accedía mediante caminos desprotegidos y toscas escaleras de madera. En 1825 el arquitecto Francesco Boffo construyó la primera escalinata, pero pronto resultó insuficiente y entre 1837-1841 se realizaron varias ampliaciones. Un ingeniero inglés llamado Upton fue su diseñador. En su construcción se utilizó piedra arenisca de color gris verdoso procedente de Trieste.
Mercado Privoz: El mercado Privoz, situado en la calle Privoz, es el mayor mercado de comestibles de Odessa. El mercado comenzó en 1827, cuando los productos se vendían en carros tirados por caballos. Privoz absorbió el viejo bazar (llamado también mercado Volny “libre”). A medida que la ciudad crecía se construyeron más tiendas y establecimientos.
Catacumbas de Odessa: Las catacumbas de Odessa consisten en unos 2.500 km de laberintos que se extienden por la ciudad y la región circundante. La mayoría de estos túneles proceden de la minería. La mayoría se han construido durante el siglo XIX, a partir de las minas de piedra caliza para conseguir material de construcción barato. Pero las minas abandonadas también han sido utilizadas y ampliadas por los contrabandistas locales. Se trata de un lugar muy peligroso, ya que la mayoría de los túneles son desconocidos e inseguros. Es bastante probable perderse en la oscuridad o morir debido a un desprendimiento.

Los vampiros de Odessa
Odessa es uno de los dominios más importantes de la Camarilla en el Mar Negro, habiendo resistido varios ataques del Sabbat en las primeras décadas del siglo XIX, y siendo prácticamente el único que resistió el renovado ataque de la Espada de Caín en la década de 1820. El enclave está defendido por una firme alianza entre varios antiguos de los clanes Gangrel, Nosferatu y Toreador, que tienen sus propios intereses en el dominio. Sin embargo, la llegada de varios jóvenes Brujah y Ventrue ha creado una facción que lentamente se está haciendo con el poder en una población que crece y cambia rápidamente, desplazando a los poderes tradicionales. El Príncipe de Odessa es un ancilla Ventrue, pero su poder es nominal, teniendo que ceder a menudo ante la tríada de antiguos que ocupan la Primogenitura. Irónicamente, su principal apoyo fuera de su propio clan son los Brujah, con gran influencia entre la población judía y polaca.
Imagen ROSTOV
Rostov-en-el-Don fue fundada el 15 de diciembre de 1749 como un asentamiento comercial situado en el río Temernik (un afluente del Don) para controlar el comercio con el Imperio Otomano. Fue construido por edicto de la zarina Isabel, la hija de Pedro el Grande. Este primer asentamiento se llamaba Kupecheskaya Sloboda (“El asentamiento de los mercaderes”). No muy lejos se construyó una fortaleza. A medida que el asentamiento creció para convertirse en una ciudad recibió el nombre de San Demetrio de Rostov, un obispo de la ciudad de Rostov la Grande. En 1806 el nombre fue reducido a Rostov y después a Rostov-en-el-Don, para distinguirla de la vieja Rostov.
El asentamiento de Rostov ha crecido a partir del declive del puerto de Azov, convirtiéndose en el principal centro comercial de la zona. En 1756 la “Compañía Comercial Rusa de Constantinopla” instaló su sede en Rostov, atrayendo a numerosos comerciantes
Su favorable ubicación geográfica en una encrucijada de rutas comerciales ha fomentado el rápido crecimiento económico de la ciudad. A través del río Don llegan mercancías y viajeros del sudoeste de Rusia y del norte. Y desde el Mar Negro llegan mercaderes rusos, italianos, griegos, turcos y de otros países. Hacia 1850 Rostov tenía unos 15.000 habitantes y casi 100.000 hacia 1900.
Adyacente a Rostov se encuentra Nakhichevan-en-el-Don (“la primera parada” en el Don), fundada por colonos armenios en 1779. Ambas ciudades están separadas por un campo de trigo.

Los vampiros de Rostov
Aunque fue conquistada por la Camarilla durante la expansión de Rusia en la costa del Mar Negro, una manada del Sabbat ha sido el verdadero poder, primero abiertamente y tras la llegada de sus rivales, desde las sombras. Durante la Guerra de Crimea se ocultaron y permitieron que sus enemigos creyeran que los habían expulsado. Sin embargo poco a poco han ido destruyendo el poder de sus adversarios e incluso han conseguido varios nuevos reclutas.
El “Príncipe” de Rostov, aparentemente un noble ruso del clan Ventrue, es en realidad un vampiro Tzimisce de origen armenio, que ha usurpado su identidad y espera el momento adecuado para volver a gobernar abiertamente.
Imagen SEBASTOPOL
El nombre de Sevastópolis, o actualmente Sebastopol, fue elegido originalmente por la tendencia de las ciudades de la península de Crimea a reflejar sus antiguos orígenes griegos. El nombre significa “Ciudad Venerable” o “Ciudad Augusta”. El nombre posiblemente fue un homenaje a la emperatriz Catalina II de Rusia, que fundó la ciudad en 1783 y que la visitó en 1787 en compañía del emperador José II de Austria y otros dignatarios extranjeros. Al oeste de la ciudad se encuentran las ruinas de la antigua ciudad de Quersoneso (“península”), fundada en el siglo V a.C.
En 1797 el zar Pablo I ordenó que la fortaleza fuera rebautizada Akhtiar. No fue hasta el 10 de mayo de 1826 que la ciudad recuperaría definitivamente el nombre de Sebastopol.
Durante la Guerra de Crimea, Sebastopol fue asediada durante once meses entre 1854 y 1855 por los ejércitos aliados de británicos, franceses, sardos y turcos. A pesar de sus esfuerzos, los rusos tuvieron que evacuar su fortaleza y hundir toda su flota para evitar que cayera en manos enemigas. Cuando las tropas enemigas entraron en Sebastopol se encontraron sólo con ruinas. La caída de Sebastopol significaría la derrota de Rusia en la Guerra de Crimea. La mayoría de los defensores rusos que cayeron durante el asedio fueron enterrados en el cementerio de la Hermandad en más de 400 tumbas colectivas.
La campana de niebla de Quersoneso: La campana de niebla fue forjada en 1778 a partir de los cañones turcos capturados por el ejército ruso durante la guerra de 1768-1774. En la campana fueron grabadas las imágenes de los santos de los marineros: San Nicolás y San Focas. La campana se instaló en la iglesia de San Nicolás en Taganrog, que era la base militar rusa de la época antes de la fundación de Sebastopol. Cuando Sebastopol se convirtió en la nueva base militar el emperador Alejandro I ordenó que la campana fuera trasladada a la iglesia de San Nicolás de la nueva ciudad. Durante la Guerra de Crimea los franceses se apoderaron de la campana y la colocaron en la catedral de Notre Dame en París. Sería devuelta como señal de amistad entre Rusia y Francia en 1913.
Cementerio de la Hermandad: Este cementerio fue fundado en 1854 como lugar de entierro temporal para los soldados y oficiales rusos que cayeron durante el primer asedio de Sebastopol en la Guerra de Crimea. Se crearon tres cementerios que terminaron por unirse ante el incremento de bajas en la ciudad. Se estima que fueron enterrados entre 100.000 y 127.000 soldados rusos. El cementerio consta de 472 tumbas colectivas y 130 individuales. Las tumbas individuales contienen cuerpos de oficiales.
En 1870 en la parte superior del cementerio se construyó una iglesia dedicada a San Nicolás, cuyo interior se recubrió con placas con los nombres de los oficiales rusos que cayeron durante el asedio. Los muros exteriores están recubiertos con placas con los nombres de todos los regimientos y unidades militares que defendieron Sebastopol.

Los vampiros de Sebastopol
Sebastopol es el dominio del “Príncipe de Crimea”, un vampiro del clan Ventrue procedente de San Petersburgo y con orígenes militares, que sirvió como arconte de su clan durante varias décadas antes de su actual asignación. Actualmente utiliza la ciudad como base, desde donde despliega a varios arcontes bajo sus órdenes y a sus peones. Su intención es “pacificar” la zona y eliminar la presencia residual del Sabbat, que sabe que todavía está presente en varias ciudades del Mar Negro.
Imagen SIMFEROPOL
En la antigüedad el territorio de Simferopol estaba ocupado por un asentamiento escita, conocido por su nombre griego, Neapol (“Ciudad Nueva”), que fue la capital de los escitas de Crimea entre los siglos III a.C. – IV d.C., hasta que fue destruido por los hunos.
Posteriormente los tártaros de Crimea fundaron la ciudad de Aqmescit (“Mezquita Blanca”), que sirvió como sede del Qalga-Sultan, la posición más importante del Khanato de Crimea tras el propio Khan. La ciudad fue rebautizada como Simferopol en 1784 después de que los rusos se anexionaran el Khanato de Crimea. El nombre Simferopol significa “Ciudad de la Utilidad”. En 1802 Simferopol se convirtió en la sede de la administración de la Gobernación de Taúrida (posteriormente Crimea).
Durante la Guerra de Crimea Simferopol se convirtió en una base del ejército ruso, que instaló un hospital en la ciudad. Tras la guerra, más de 30.000 soldados rusos fueron enterrados en las cercanías.

Los vampiros de Simferopol
Dependiente de Sebastopol, Simferopol está gobernada por un chiquillo del Príncipe de Crimea, que se encarga de la administración local en nombre de su sire. En secreto un espía del Sabbat lo vigila, aguardando órdenes de asesinarlo en cuanto la Espada de Caín inicie un nuevo ataque. El Príncipe de Crimea ha previsto esta situación, y pretende utilizar a su chiquillo como “cebo” para tentar a sus enemigos a que se muestren abiertamente.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Re: [Escenario] Edad Victoriana: Crimea

#4

Mensaje por Alexander Weiss » 02 Mar 2021, 16:04

Imagen LOS VAMPIROS DEL MAR NEGRO
De la misma forma que los pueblos del Mar Negro, los vampiros han ido y venido a lo largo de los siglos, aunque todavía quedan unos pocos, testigos de las noches más antiguas. Las viejas rivalidades han encontrado un caldo de cultivo excelente en las sucesivas invasiones y tensiones étnicas. Durante la Edad Victoriana la zona sigue siendo uno de los principales campos de batalla de la Yihad, y los diversos clanes y sectas movilizan a sus peones y aliados deseosos de derramar la sangre del enemigo.
A mediados del siglo XIX los puertos del Mar Negro y en especial Crimea son una de las zonas donde la Camarilla se ha enfrentado abiertamente con el Sabbat, utilizando la Guerra de Crimea como tapadera. Por ahora la Camarilla lleva la ventaja, controlando la mayoría de los dominios, pero la Espada de Caín mantiene su presencia clandestina e incluso llegó a conquistar varias ciudades entre 1820 y 1855. La mayoría de los vampiros más veteranos son conscientes de que la partida está lejos de haber terminado y despliegan a sus peones y agentes contra sus enemigos.

ASSAMITAS
La presencia de los hijos de Haqim se remonta a la Baja Edad Media, cuando cabalgaron con los tártaros de Crimea atacando las fortalezas de otros vampiros para beber su sangre. Durante el período otomano se enseñorearon de varios dominios del Mar Negro y desafiaron orgullosamente a la Camarilla aliándose con el Sabbat e incluso enfrentándose a su propio linaje. Durante varios siglos el antiguo Daud Zadé dirigió a sus subordinados segando las filas de sus enemigos, pero ni siquiera su coraje pudo evitar que la Camarilla terminara triunfando, amparada por la influencia de sus agentes mortales entre la burocracia rusa.
Actualmente quedan unos pocos Assamitas antitribu en la costa del Mar Negro, asentados en los últimos reductos de la Espada de Caín, pero batiéndose a la defensiva con sus aliados y dispuestos a hacer pagar cara su existencia.

Fariq, Dominio de Crimea
El antiguo llamado Fariq tiene una historia larga y compleja. Fue Abrazado hace más de dos mil años en Oriente Medio para servir a los cultos de Baal secuestrando inocentes y acabando con sus enemigos, pero finalmente fue capturado y castigado por sus crímenes, cayendo en letargo.
Despertó más de mil años después, consumido por los remordimientos, y a través del Islam encontró la salvación, recuperando su humanidad. Sin embargo, su servicio al clan Assamita le llevó a participar en los conflictos entre musulmanes y cristianos. Siguiendo las órdenes de sus amos viajó a Europa y saboteó varias cruzadas, extendiendo poco a poco una red de influencia para su linaje en Europa Oriental. Durante un tiempo estuvo aliado con los Ventrue húngaros, tratando de encontrar un medio de alcanzar la paz entre musulmanes y cristianos, pero finalmente su idealismo fue amargado por el peso de la edad y las atrocidades que presenció. Desde mediados del siglo XIII comenzó a distanciarse cada vez más del clan Assamita, actuando como un mercenario y rompió con su linaje en el siglo XV, negándose a acudir a la Convención de Thorns y uniéndose a las filas de los antitribu Assamitas.
Su menguante humanidad se estaba convirtiendo en una carga cada vez más pesada, pero en las filas de sus aliados de la Mano Negra encontró un nuevo consuelo: la Senda de las Revelaciones Perversas. Disfrutó de su recién encontrada “libertad” atacando con ferocidad a sus enemigos y saciándose con la sangre de los inocentes. Se instaló en el Mar Negro, donde se estaban concentrando otros renegados de su linaje bajo la guía de Daud Zadé, Dominio de Crimea.
Fariq cabalgó con los tártaros durante varias décadas, acompañándolos en sus saqueos y expediciones de castigo, y cayendo por sorpresa sobre los Vástagos de la Camarilla. Sin embargo, Daud Zadé no confiaba del todo en él y cuando descubrió que era un seguidor de la Senda de las Revelaciones Perversas intentó destruir a Fariq, pero éste lo traicionó, provocando su caída en manos de los arcontes de la Camarilla.
Con su secreto a salvo tras la destrucción de Daud Zadé y la caída de Crimea bajo la influencia de la Camarilla, Fariq fue elegido por los supervivientes de la Mano Negra para que los liderara. Entre las sombras Fariq sonríe, pensando en los nuevos conflictos que le aguardan en el futuro…
Fariq es un hombre de algo más de treinta años, de piel oscura como la noche, por lo que a suele utilizar su Ofuscación para evitar llamar la atención entre los mortales. A menudo se comporta de forma culta y educada, mostrando una gran ostentación y riqueza. Sólo sus ojos delatan la vacía expresión de los muertos, cargados con la oscura intensidad de su Bestia hambrienta…
Generación: 6ª
Disciplinas: Auspex 5, Celeridad 4, Extinción 7, Ofuscación 5, Presencia 5
Senda de las Revelaciones Perversas: 6
Concesiones demoníacas: Inmunidad al Fuego

BRUJAH
El clan Brujah es un relativo recién llegado a la política vampírica del Mar Negro. Sin embargo está recuperando terreno y consiguiendo una inesperada influencia gracias a la llegada de miembros del linaje entre los emigrados y refugiados polacos y judíos. Aunque a menudo se encuentran situados en un segundo plano en la política local, poco a poco están acumulando favores. Muchos Brujah sienten simpatías hacia las ideas liberales que llegan desde Occidente, así como hacia el movimiento nacionalista polaco o el sionismo judío, lo que también los convierte en ocasiones en objetivo inesperado de la represión de las autoridades rusas o de los pogromos antisemitas.

Isaak Malinowski
En vida Isaak era hijo de un comerciante judío de Cracovia, uno de los partidarios del príncipe Estanislao Poniatowski, quien a pesar de haber sido situado por los rusos en el trono de Polonia intentaba liberarse de su tutela y llevar a cabo una serie de reformas modernizadoras para tratar de restaurar la grandeza de su país. Sin embargo, el príncipe fue traicionado. La nobleza polaca se aferraba a sus antiguas y orgullosas tradiciones y colaboraron con los rusos para deponer al príncipe. En el proceso, Rusia se repartió con Prusia y Austria el territorio del reino de Polonia.
Isaak y su padre fueron detenidos por los rusos y apaleados. El padre de Isaak no sobrevivió a los malos tratos, pero Isaak despertó en su lecho y recibió la oferta del Abrazo del antiguo Abraham, del clan Brujah, quien había protegido a los judíos de Polonia desde la Edad Media. Isaak aceptó.
Aunque compartían una misma religión y cultura, Isaak tenía unos ideales más modernos que su sire, inspirados por los filósofos ilustrados franceses, varias de cuyas obras había adquirido y leído clandestinamente. Tras pasar varios años bajo su tutela, aprendiendo y debatiendo con él emigró a la ciudad de Odessa, donde se estaban reuniendo varios refugiados polacos, conspirando para devolver su independencia a Polonia. Regresó precipitadamente a su país en 1830 y participó en la revolución contra las autoridades rusas y los vampiros que les apoyaban. Sin embargo, después de que la revolución fuera aplastada huyó de regreso a Odessa.
Desde entonces Isaak ha procurado actuar con mayor discreción, colaborando en los proyectos culturales y modernizadores de Odessa y al mismo tiempo convirtiéndose en un autoproclamado guardián de la población judía. Normalmente sólo suele intervenir cuando un vampiro pretende abusar descaradamente de los judíos en las proximidades de su refugio. Los recientes pogromos en la ciudad le preocupan y ha comenzado a apoyar a los sionistas en su plan de construir un refugio para los judíos del mundo donde puedan evitar las persecuciones.
Isaak es un joven de unos veinticinco años, de piel pálida, cabello liso y oscuro, barba rizada y bigote. Suele vestir con ropas modernas y prácticas, a menudo camuflándose entre los obreros y tenderos del barrio de Moldavanka.
Generación: 7ª
Disciplinas: Auspex 1, Celeridad 3, Fortaleza 2, Potencia 3, Presencia 3
Humanidad: 7

GANGREL
Los Gangrel son el clan con una presencia más antigua y numerosa en torno a las estepas del Mar Negro, y muchos de ellos afirman con orgullo ser los descendientes del antiguo Matusalén Genger, que Abrazó varios chiquillos entre los pueblos nómadas de la zona. A pesar de sufrir varios reveses y no haber podido impedir la aparición de asentamientos permanentes ni la llegada de otros clanes, los Gangrel siguen siendo el clan más poderoso a nivel individual. Sin embargo, su orgullo bien podría provocar s caída, ya que su actitud arrogante y feroz a menudo les ha aislado de sus potenciales aliados en el resto de la Camarilla. En la mayoría de los dominios los Vástagos suelen mostrarse bastante tolerantes ante ciertos abusos del clan Gangrel, pero lo cierto es que a pesar de su número, pocos ocupan posiciones de verdadero poder. A menudo se encargan de las tareas de vigilancia y protección de los dominios como azotes o arcontes al servicio de Príncipes de otros clanes.
Aunque los Gangrel del Mar Negro tienen una procedencia diversa, la mayoría de ellos han sido Abrazados entre los cosacos durante los últimos siglos. Por esta razón los Gangrel cosacos a menudo observan con arrogancia y suspicacia a los Gangrel que han sido Abrazados entre los tártaros, griegos y otros pueblos. En cierto sentido consideran a los cosacos “su” dominio, y si algún Vástago es sorprendido perjudicándolos o incluso Abrazando entre ellos, puede que sufra represalias de algún Gangrel especialmente sobreprotector.

Dmitri Pachenko, Atamán de Azov
Dmitri era el hijo ilegítimo de un atamán cosaco y a lo largo de su vida se esforzó por agradar a su padre. Su padre murió en una incursión contra Azov, y Dmitri juró que algún día conquistaría la fortaleza. Estuvo presente cuando Azov cayó en manos de los cosacos en 1637, y también durante el asedio otomano y la dolorosa retirada. Cuando él y sus hombres se retiraban, fue alcanzado por una flecha tártara, y se vio obligado a quedarse atrás, dispuesto a vender cara su vida.
Un vampiro lo encontró antes. El antiguo Milov Petrenkov había observado la retirada de los cosacos y decidió que merecía la pena Abrazar a algunos de ellos para que le sirvieran en la guerra contra los Cainitas del Sabbat que se habían refugiado en las costas del Mar Negro.
Dmitri sobrevivió al Abrazo y a las duras pruebas que le impuso su sire para demostrar su valía. Durante los años siguientes participó en numerosas batallas nocturnas, Abrazó a otros cosacos y luchó contra el Sabbat.
Cuando el zar Pedro el Grande conquistó finalmente Azov en 1696 y los vampiros de la Camarilla siguieron su estela, Dmitri estuvo presente. Su sire le concedió el dominio de Azov en recompensa por su valor y el dominio pronto se convirtió en una fortaleza del clan Gangrel y los demás linajes se inclinaban ante “El Atamán de Azov”, que conservó su dominio aún después de que los turcos lo recuperaran en 1711.
Otros Gangrel acudieron a él en busca de consejo y ayuda y Dmitri envió a sus chiquillos y ghouls en la conquista de otros dominios del Mar Negro. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, cuando el Sabbat había sido derrotado y expulsado de la zona, los servicios de Dmitri fueron cada vez menos reconocidos, al menos desde su punto de vista. La desaparición de su sire Milov hacia 1820 y varias derrotas a manos del Sabbat también perjudicaron su reputación. Cuando la Camarilla utilizó la Guerra de Crimea para contestar a los renovados ataques del Sabbat, acudieron arcontes de otros clanes que ensombrecieron los esfuerzos de Dmitri y sus tropas.
Paralelamente, el Atamán Pachenko demostró ser mejor guerrero que administrador. Los Vástagos de otros dominios desviaron los recursos económicos de Azov, que aunque sigue siendo un importante centro portuario del Mar Negro atraviesa un período de decadencia. Los Gangrel cosacos celebran sus asambleas en los alrededores y acuden a la llamada de su Atamán, pero los observadores externos no pueden dejar de percibir cierta tristeza por el recuerdo de las glorias pasadas.
Dmitri se encuentra inquieto. Se considera imprescindible para mantener el orden de la Camarilla en los dominios del Mar Negro y considera a los demás clanes unos ingratos. Por otra parte, dentro de su propio clan se está extendiendo cierta señal de disconformidad y derrotismo: varios de sus chiquillos han buscado otros lugares con mayor potencial para prosperar, acompañando a las tropas cosacas al Caúcaso y siguiendo la estela del imperialismo ruso. El Atamán Pachenko se considera traicionado y se siente demasiado apegado a Azov para abandonar un dominio por el que ha derramado tanta sangre.
Dmitri es un hombre de unos cuarenta años, robusto y velludo, de cabello rizado y negro y un impresionante mostacho. Suele vestir con un uniforme cosaco y siempre observa con atención lo que ocurre a su alrededor, buscando señales de oposición…y traición. Sus frenesíes han aguzado sus orejas, le han proporcionado una boca llena de dientes afilados y han recubierto su pecho y espalda de una densa capa de pelaje oscuro.
Generación: 7ª
Disciplinas: Animalismo 4, Auspex 2, Celeridad 3, Fortaleza 4, Potencia 3, Presencia 2, Protean 5
Humanidad: 4

Tatiana
Uno de los vampiros más extraños de Odessa es Tatiana, que pertenece al linaje de los Gangrel Marinos. Por lo que saben los vampiros de la ciudad vagaba por las aguas costeras del Mar Negro desde antes de la construcción de Odessa, y existen algunas leyendas de hace varios siglos sobre la presencia de extraños seres vampíricos en las profundidades del Mar Negro, aunque no está claro si fue Tatiana la que dio origen a esas historias o quizás alguno de sus congéneres, pues lo cierto es que los Vástagos del Mar Negro sólo conocen la existencia de Tatiana y desconocen por completo si es la única representante de su linaje en el Mar Negro o forma parte de una prole de Gangrel Marinos.
En cualquier caso, Tatiana parece sentir curiosidad por los asuntos en tierra y de vez en cuando merodea por los puertos de Odessa y otras ciudades del Mar Negro. A veces se relaciona con otros Gangrel para intercambiar información y noticias, aunque se sabe que tiene poca paciencia con los arrogantes miembros cosacos del clan. Los pocos vampiros que han tratado con ella afirman que se trata de una criatura cortés, aunque distante, con un lenguaje lleno de arcaísmos griegos y turcos. Afirma haber estado presente en los choques marítimos de la Guerra de Crimea, alimentándose de las víctimas de los naufragios. Se sabe que al menos en una ocasión informó de un inminente ataque del Sabbat contra Odessa, que pudo ser fácilmente rechazado, pero aparte de eso procura mantenerse alejada de la política.
Tatiana es una criatura de piel grisácea, moteada y viscosa, con ojos grandes y oscuros. Su escaso cabello parece los filamentos verdosos de un molusco. Su boca es su rasgo más aterrador, pues aunque normalmente parece una pequeña línea gris oscuro en su rostro puede abrirla para mostrar unas fauces imposiblemente grandes llenas de dientes afilados. Sus manos y pies están palmeados y sus garras muestran un aspecto cartilaginoso.
Generación: 8ª
Disciplinas: Animalismo 4, Celeridad 4, Fortaleza 5, Ofuscación 3, Potencia 2, Protean 4
Humanidad: 5

NOSFERATU
La presencia de los Nosferatu en el Mar Negro se remonta a la antigüedad, aunque las invasiones de los pueblos de las estepas a menudo les llevaron a evitar la zona. Sin embargo, desde la conquista rusa el clan ha observado los puertos del Mar Negro con una renovada atención. Muchos Nosferatu han comenzado a emigrar hacia allí. Los Vástagos de otros clanes que han percibido esta migración consideran que se trata de una estrategia del linaje para conseguir poder e influencia en los nuevos dominios. El hecho es que el siglo XIX es un período muy ocupado para los Nosferatu, dedicándose a excavar y construir nuevas madrigueras, ocultándose entre las sucesivas oleadas de inmigrantes mortales, que aportan su sangre como materia prima para este esfuerzo.

Piotr Ostromirovich
Piotr es un antiguo Nosferatu que fue Abrazado en el siglo X de la ciudad de Novgorod. Era un boyardo noble y poderoso, y formaba parte del cortejo del príncipe Vladimir, al que acompañó a Kiev. Tras su conversión al cristianismo poco después, fue Abrazado por un antiguo vampiro pagano que había vigilado a su familia durante siglos.
Piotr se convirtió en el líder de los Nosferatu de Novgorod, pero tras la destrucción de la ciudad en 1478 huyó al principado de Moscú, donde pronto se convirtió en el principal representante de su clan, tras enfrentarse a otros de sus hermanos de sangre que se oponían a su intrusión, y que irónicamente sellaron su destino al atacarle.
En Moscú Piotr también se encontró con su sire, quien le dejó bien claro que había sido él quien le había ayudado a situarse en el poder. Durante varios siglos Piotr se movió en la escena cortesana del principado de Moscú, actuando como portavoz y líder de los Nosferatu locales. Su sire lo visitaba de vez en cuando, reapareciendo de improviso y dándole instrucciones precisas. A finales del siglo XVIII Piotr recibió órdenes de abandonar Moscú y dirigirse hacia la costa del Mar Negro, donde debía construir un refugio para los Nosferatu que se dirigían a la región. Viendo la oportunidad de distanciarse de su sire, Piotr obedeció, y llegó a Odessa a comienzos del siglo XIX.
Pronto otros Nosferatu acudieron a él y reconocieron su poder. Con su ayuda comenzó a ampliar las catacumbas que se extienden bajo la ciudad de Odessa, y después de varias décadas han creado un auténtico laberinto en el que Piotr y sus hermanos de linaje son los señores indiscutibles. Aunque ha permitido que otros vampiros ostenten el poder nominal en el dominio, realmente es Piotr, junto con dos antiguos de los clanes Gangrel y Toreador quien ostenta el verdadero poder en la ciudad.
Piotr tenía unos treinta y cinco años cuando fue Abrazado. La sangre Nosferatu ha alterado enormemente sus rasgos y ahora es una criatura de piel rugosa, de un tono pálido y azulado. Sus ojos arden grandes y amarillos en sus cuencas y sus colmillos asoman de su labio superior en un rostro enmarcado por dos grandes orejas puntiagudas. Suele vestir con ropas oscuras y discretas, lo mejor para moverse en la noche.
Generación: 6ª
Disciplinas: Animalismo 5, Auspex 3, Dominación 2, Fortaleza 4, Ofuscación 7, Potencia 6, Protean 4
Humanidad: 6

TOREADOR
Aunque muchos Vástagos creen que la presencia del clan Toreador en los puertos del Mar Negro es un fenómeno reciente, llegando tras la conquista rusa con los nuevos colonos y emigrantes, lo cierto es que esta opinión sólo es válida para los miembros más jóvenes del clan. Durante la antigüedad algunos miembros del linaje viajaron a las colonias griegas del Mar Negro y algunos de sus descendientes han conseguido sobrevivir hasta la Edad Victoriana. Aunque no son un clan numeroso, se encuentran presentes en la mayoría de los dominios del Mar Negro, a menudo asociados a las prósperas comunidades griegas.

Calístrato de Olbia, Monitor del Inconnu
Calístrato nació en una noble familia de la ciudad griega de Olbia en el siglo I. Tras la destrucción de la ciudad por los getas un siglo antes, la familia de Calístrato y otros griegos habían regresado a Olbia a invitación de los escitas, para reactivar el comercio. La familia de Calístrato le proporcionó una educación tradicional, y el joven aprendió los poemas de Homero, filosofía y las artes de la guerra. También le enseñaron a amar la belleza de hombres y mujeres y con el tiempo se hizo famoso en la ciudad por su valentía en batalla.
El filósofo griego Dión de Prusa visitó la ciudad de Olbia en el año 95 y no pudo dejar de admirar cómo Calístrato y varios ciudadanos se esforzaban por mantener costumbres y tradiciones griegas que habían desaparecido ya de Grecia. A su regreso, dejó constancia de su viaje en su “Discurso Boristénico”, que terminaría atrayendo atenciones inesperadas.
Poco tiempo después un nuevo viajero llegó a Olbia, interesándose por Calístrato. Se trataba de un antiguo vampiro llamado Endimión, que había oído hablar del muchacho a Dión de Prusa y que deseaba conocerlo personalmente. Conversaron durante varias noches y Endimión se sintió atraído por el muchacho, quien sentía una gran admiración por la cultura griega, y decidió convertirlo en su chiquillo.
Juntos viajaron por el Imperio Romano y se amaron durante varias décadas, y Calístrato se sintió fascinado y sobrepasado por todo lo que veía, aunque también sintió cierta tristeza por la decadencia que sufría Grecia bajo la dominación romana. Finalmente, añorando a su familia mortal, se despidió de su sire y regresó al Mar Negro.
Los vampiros que habitaban entre los escitas, principalmente del clan Gangrel, no apreciaron su presencia, pero Calístrato consiguió ganarse su respeto ayudando a los escitas contra dacios y sármatas e incluso derrotando a un vampiro escita llamado Tirgos en combate singular. Posteriormente Calícratos y Tirgos se convirtieron en aliados y amigos.
La llegada de los godos en el siglo III significó el fin del mundo de Calístrato. Él y sus aliados Gangrel intentaron detener a los vampiros que viajaban entre los invasores, pero la marea humana era imparable. Cuando llegaron los hunos en el siglo V Tirgos cayó en combate y Calístrato, devastado por la pérdida de su amigo y la destrucción de Olbia, decidió buscar la paz del letargo.
Despertó algunos siglos después, cuando un terremoto perturbó su sueño y se encontró con un mundo muy cambiado y dominado por una nueva religión que había visto en sus inicios. Viajó a Constantinopla, donde quedó fascinado por lo que veía y regresó al Mar Negro como aliado de los vampiros bizantinos. Sin embargo, cuando tras la caída de la ciudad ante los cruzados occidentales en el año 1204 y ante la llegada de nuevos vampiros latinos que ansiaban su antigua sangre, abandonó el Mar Negro para viajar por el mundo. Sus atacantes cayeron en la devastación causada por la invasión de los mongoles.
Durante los siglos siguientes viajó sin rumbo fijo. En Atenas se encontró con un antiguo vampiro que le enseñó a proteger su humanidad y en el siglo XIV conoció en Roma a uno de los miembros del enigmático Inconnu, quien lo puso en busca de la legendaria Golconda.
Hacia finales del siglo XVIII Calístrato regresó al Mar Negro, con la intención de buscar un refugio donde poder existir en paz. Eligió la nueva ciudad de Odessa, colaborando con los mortales en la financiación de hermosos edificios y proyectos para el fomento de la cultura. Se alió con otros antiguos Vástagos, pero procuró inmiscuirse lo menos posible en la política de la Estirpe. La Guerra de Crimea y las periódicas tensiones sociales han provocado su inquietud, y cada vez más deja los asuntos políticos y administrativos en manos de otros miembros de su clan. En su posición como Primogénito procura mantener las tensiones entre los Vástagos al mínimo, actuando como árbitro de la paz, un papel que le ha proporcionado una inesperada influencia y respeto entre la Estirpe.
Nunca ha creado chiquillos y suele preferir la compañía de los mortales, en especial de filósofos e intelectuales, aunque los jóvenes poetas y escritores que de vez en cuando visitan la ciudad también atraen su atención. A nivel personal no es un artista, pero ha realizado una notable labor de mecenazgo de proyectos artísticos, arqueológicos y culturales en el Mar Negro.
Calístrato (durante el siglo XIX se hace llamar Félix Borístenes) es un hermoso joven de cerca de veinte años, que suele vestir con elegancia aristocrática. A pesar de su edad vampírica, su rostro es muy humano y sereno, imbuido de calma y sabiduría. Quienes lo consideren un individuo inofensivo y débil se encontrarán con un guerrero muy hábil en el manejo de la espada y la lanza y en la lucha grecorromana.
Generación: 6ª
Disciplinas: Animalismo 3, Auspex 6, Dominación 3, Celeridad 7, Fortaleza 4, Presencia 6, Protean 5
Humanidad: 8

TZIMISCE
Durante mucho tiempo el Mar Negro constituyó para el clan Tzimisce una de las fronteras de sus dominios habituales en Europa Oriental. Sin embargo, con el paso del tiempo y las migraciones de los diversos pueblos de la zona algunos miembros del clan se han asentado en varios dominios. Tras la derrota de los Assamitas antitribu del Khanato de Crimea han adquirido una gran importancia dentro de la Espada de Caín de la zona, y actualmente constituyen la facción más poderosa dentro de la secta.
En Crimea existe un largo historial de enfrentamiento entre los clanes Gangrel y Tzimisce, con sucesivos episodios de violencia. En esencia la Camarilla y el Sabbat se han convertido en meras herramientas para continuar con sus disputas.

Karolina Soltys, Madre Superiora de Crimea
Karolina fue capturada cuando era una niña por un grupo de merodeadores tártaros y vendida en el mercado de esclavos de Kaffa. Terminó comprada por un ghoul que primero abusó de ella antes de entregarla a su amo, un decadente Tzimisce búlgaro que poseía un harén de esclavos. El vampiro se encaprichó de ella y la convirtió en su esclava personal, moldeándola a su gusto de tal forma que actualmente Karolina ha olvidado cuál es el aspecto que tenía en vida.
Cuando creció finalmente le dio el Abrazo y la convirtió en la primera de sus concubinas vampíricas, imponiéndole un Vínculo de Sangre. Karolina aprendió a satisfacer los placeres de su señor, y también adiestró a sus hermanas de sangre. Durante varias décadas vivieron una servidumbre decadente basada en el miedo.
Karolina habría podido pasar siglos esclavizada, de no haber sido por el estallido de las Guerras Anarquistas. Un grupo de los vampiros rebeldes asedió el castillo donde vivía su sire, que envió a sus chiquillos para que lucharan hasta la muerte. Varias de las hermanas y hermanos de Karolina fueron destruidos, pero algunos fueron capturados y liberados de su esclavitud de sangre.
Con el resentimiento generado por décadas de servilismo, Karolina reveló a los anarquistas los secretos de su sire, y fue la primera en lanzarse aullando por un pasadizo secreto que llevaba hasta sus cámaras privadas y reclamar la sangre de su corazón.
Junto con sus hermanas liberadas, Karolina formó una manada, las Hijas de la Venganza, y lucharon junto a los demás anarquistas sembrando el terror entre los antiguos de Europa Oriental. Sin embargo, finalmente los anarquistas resultaron derrotados y los Tzimisce antiguos y jóvenes hicieron la paz. Karolina reaccionó fríamente y huyó a Rusia, uniéndose junto a otros miembros de su clan en la Espada de Caín.
Durante varios siglos Karolina y las Hijas de la Venganza han acechado en las cortes rusas, utilizando una red de bellezas ghouls que se infiltran entre los aristócratas convirtiéndose en sus amantes y confidentes. A las más hábiles se las recompensa con el Abrazo.
Cuando el Khanato de Crimea fue conquistado en el siglo XVIII y los Assamitas derrotados, Karolina vio la oportunidad de crear un nuevo dominio. Se asentó en Rostov y se proclamó Obispo, tejiendo sus redes de intriga y acumulando poder. Cuando la Espada de Caín fue derrotada tras la Guerra de Crimea era la más destacada de los supervivientes y se proclamó Madre Superiora (desecha el título masculino de Arzobispo) de los Sabbat del Mar Negro.
Colaboró en la conquista de Rostov, y actualmente el “Príncipe” es en realidad uno de sus chiquillos, especialmente preparado para infiltrarse en la Camarilla. Ella acecha en las cercanías y sus agentes se extienden paulatinamente por la costa del Mar Negro, ocupando sus puestos y preparándose para golpear en cuanto la Camarilla vuelva a creerse segura.
Karolina cambia a menudo su aspecto, pero siempre aparece invariablemente como una mujer excepcionalmente hermosa, por lo general de rasgos eslavos. Sin embargo, en ocasiones una de las Hijas de la Venganza ocupa su lugar y ella se retira a una posición más discreta para observar. Otras veces adopta un aspecto completamente diferente, hombre o mujer, cuando es necesario realizar labores de espionaje. Disfruta ocultando su identidad y engañando a los demás sobre su verdadera naturaleza.
Generación: 7ª (originalmente 9 ª)
Disciplinas: Animalismo 3, Auspex 4, Celeridad 2, Dominación 3, Presencia 2, Vicisitud 5
Senda del Poder y la Voz Interior: 5

VENTRUE
Los Ventrue son los artífices de la reciente expansión de la Camarilla hacia las costas del Mar Negro. Siguiendo instrucciones del antiguo Bulscu, varios de sus agentes se han desplegado por los dominios de la zona, sentando las bases del poder del clan. Aunque han colaborado estrechamente con otros clanes, y especialmente los Gangrel, los Sangres Azules están actuando astutamente, dejando en manos de sus aliados los decadentes dominios en ruinas tras la conquista e instalándose en las nuevas ciudades y fortalezas modernas que los rusos están construyendo.
Durante la Guerra de Crimea murieron muchos vampiros de la Camarilla, pero al mismo tiempo quedaron varios espacios vacantes que han sido ocupados por una nueva generación de Ventrue. Irónicamente, frente a la imagen tradicionalista y conservadora del clan, posiblemente los Sangres Azules sean la facción más dinámica y moderna de la Camarilla del Mar Negro.

Yevgeni Sikorski, Príncipe de Crimea
Nacido en San Petersburgo, en el seno de una familia de boyardos, Yevgeni recibió una educación moderna y esmerada por parte de tutores occidentales, para desesperación de su tío, un obispo ortodoxo. Cuando tuvo suficiente edad ingresó como oficial en el ejército del zar, aprendiendo las artes de la guerra. Participó en la guerra contra los turcos otomanos y fue ascendido y condecorado por su valor. Regresó al hogar en San Petersburgo y se dispuso a crear una familia para perpetuar su linaje.
Pero alguien tenía previsto otro futuro para él. El antiguo Bulscu del clan Ventrue, y uno de los principales líderes del clan en Rusia había seguido con interés los conflictos entre rusos y turcos otomanos, y veía nuevos dominios que conquistar, por lo que eligió a Yevgeni como uno de sus chiquillos. Ni siquiera tuvo que forzar los acontecimientos: Mientras cortejaba a una noble dama Yevgeni se batió en duelo y resultó gravemente herido. Bulscu acudió a su lecho de muerte para ofrecerle una nueva existencia.
El Abrazo cambió a Yevgeni, arrastrando su idealismo mortal y sustituyéndolo por la acerada frialdad y el cinismo de la no muerte. Aprendió rápido de su sire, y antes de que se convirtiera en un problema, éste lo envió al Mar Negro, donde la Camarilla estaba librando una nueva guerra contra el Sabbat. Yevgeni demostró una capacidad muy superior a la que su edad podía dar a entender. Conocedor de las artimañas de la política y la guerra moderna utilizó de forma soberbia sus conocimientos, bombardeo estratégicamente los refugios de los Cainitas del Sabbat durante el día, enviando a sus ghouls a sembrar desinformación y derrotando a enemigos de varios siglos de edad.
Cuando terminó la guerra, Yevgeni y otros Ventrue recibieron dominios por sus servicios. Yevgeni se convirtió en Príncipe de la península de Crimea, pero por lo que a él se refiere el conflicto no ha terminado: sabe que los Cainitas siguen ocultos entre las sombras, esperando el momento adecuado para golpear. Ha situado a algunos Vástagos incompetentes en varias posiciones de poder con la intención de que se conviertan en un blanco fácil y revelen las posiciones del Sabbat. Por el momento ya ha descubierto que en Rostov y Simferopol los agentes de la Espada de Caín han comenzado a moverse. Ahora llega su turno…
Yevgeni es el estereotipo del oficial ruso moderno. Es un hombre de cerca de treinta años, rubio y con ojos azules, de rostro pálido y mirada gélida como el hielo. En su fortaleza en Sebastopol luce con orgullo su uniforme militar y pasea con la dignidad inherente a su cargo. Tiene poco espacio para las emociones, pero sabe respetar el valor y la eficiencia.
Generación: 7ª
Disciplinas: Auspex 2, Dominación 3, Fortaleza 4, Presencia 4
Humanidad: 4
Nota: Yevgeni Sikorski posee el Mérito Voluntad de Hierro. Sólo puede alimentarse de militares.

OTROS
Otros clanes mantienen presencia en el Mar Negro, aunque no tienen tanta influencia como los ya mencionados. Algunos Malkavian merodean aquí y allá, pero su poder a menudo es individual y no parecen actuar de forma coherente. Los Tremere comenzaron a construir algunas capillas en la zona a comienzos del siglo XIX, pero fueron destruidas durante la Guerra de Crimea. Desde mediados del siglo XIX han comenzado a regresar, pero se muestran más cautos y se encuentran muy ocupados con las labores de reconstrucción.
Los Giovanni enviaron a algunos de sus agentes a la zona del Mar Negro, sobre todo para participar en los movimientos económicos de la zona, que requieren gran financiación. La Guerra de Crimea ha supuesto una inesperada cosecha de almas para ellos, pero ninguno se ha instalado de forma permanente.
En una zona dominada por orgullosos y feroces Gangrel cosacos, los Ravnos procuran mantener su presencia al mínimo. Se sabe que alguno de ellos ha viajado en ocasiones por la zona, pero los únicos que han conseguido sobrevivir durante un tiempo apreciable se han unido a las filas del Sabbat para protegerse.
Por último, los Seguidores de Set mantuvieron cierta influencia sobre la zona durante el período otomano, y algunas Serpientes turcas podrían estar interesadas en recuperarla y establecer un nuevo dominio para el linaje en el Mar Negro.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 6223
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Re: [Escenario] Edad Victoriana: Crimea

#5

Mensaje por Alexander Weiss » 02 Mar 2021, 16:06

Imagen LA GUERRA DE CRIMEA
Desde el siglo XVIII Rusia aprovechó la debilidad del Imperio Otomano para extender sus fronteras, con el objetivo último de liberar a los pueblos eslavos de los Balcanes y conseguir una salida al mar Mediterráneo. Las ambiciones rusas provocaron el fracaso de su diplomacia y política exterior. Los detonantes de la guerra comenzaron en 1851 cuando Napoleón III de Francia mediante una demostración de fuerza y sobornos obligó al sultán Abdulmecid II a reconocer a la Iglesia Católica como autoridad suprema sobre los cristianos de Tierra Santa y la protección de los Santos Lugares, que hasta el momento habían estado bajo la administración de la Iglesia Ortodoxa.
El zar Nicolás I de Rusia exigió que el sultán otomano le reconociera el protectorado de los Santos Lugares y firmara una alianza que le permitiera paso libre al Mar Mediterráneo dando lugar a un conflicto entre turcos y rusos que también produjo la intervención de las potencias occidentales. En 1853 Francia y el Reino Unido declararon la guerra a Rusia y una flota aliada a la que se unieron el Reino de Cerdeña-Piamonte y el Ducado de Nassau entró en el Mar Negro, bombardeando los puertos rusos y asediando la fortaleza de Sebastopol, que caería en septiembre de 1855. Ante la derrota, Rusia firmaría el Tratado de París de 1856, que constituía en gran parte la renuncia a sus ambiciones e intereses territoriales. Se rechazaba el protectorado ruso sobre los cristianos ortodoxos del Imperio Otomano, con lo cual desaparecía gran parte de su influencia sobre los Balcanes. Por otra parte el Mar Negro fue neutralizado al prohibir a Rusia el mantenimiento de la flota de guerra y sus arsenales, que no volvería a desplegar barcos de guerra en la zona hasta 1871. El zar Nicolás I, que había muerto en febrero de 1855, dejó a su sucesor, Alejandro II, una situación política necesaria de reformas.
Aunque la mayor parte del conflicto tuvo lugar en la península de Crimea hubo varias campañas menores en el oeste de Turquía, el Mar Báltico, el Océano Pacífico y el Mar Blanco.

LOS CAMBIOS DE LA GUERRA
El conjunto de la Guerra de Crimea se caracterizó por la inmadurez militar y estratégica de los contendientes. Sin embargo, fue el primer gran conflicto armado que fue documentado por la prensa internacional. Los corresponsales de guerra destacaron el trabajo de las mujeres que trabajaban como enfermeras militares y el escandaloso tratamiento de los soldados heridos. Florence Nightingale y otras enfermeras modernizaron las técnicas de enfermería.
Durante la guerra también se utilizó estratégicamente el ferrocarril y el telégrafo eléctrico, facilitando las comunicaciones con el frente. Los periódicos informaron a la opinión pública del Reino Unido y Francia como nunca antes. Fue la primera guerra europea que fue fotografiada.
En la Guerra de Crimea también comenzaron a utilizarse elementos militares modernos, como las trincheras o el bombardeo continuado de artillería. Se introdujeron innovaciones balísticas y tecnológicas que incrementaron el alcance y el daño de los rifles.
Políticamente la Guerra de Crimea ocasionó un malestar político en Rusia que llevó a la abolición de la servidumbre en 1861. El zar Alejandro II comprobó que el ejército ruso, con filas de levas de siervos, había sido derrotado por un ejército moderno y de tropas libres. El gobierno ruso también comprobó su inferioridad militar, no sólo estratégica, sino también tecnológica.

PRINCIPALES BATALLAS
-Batalla de Sinope -30 de noviembre de 1853.
-Asedio de Petropavlovsk -30 – 31 de agosto de 1854, en la costa del Pacífico.
-Batalla de Alma – 20 de septiembre de 1854.
- Asedio de Sebastopol – 25 de septiembre de 1854 a 8 de septiembre de 1855.
- Batalla de Balaclava – 25 de octubre de 1854 (en esta batalla tuvo lugar la famosa Carga de la Brigada Ligera).
- Batalla de Inkerman – 5 de noviembre de 1854.
- Batalla de Eupatoria – 17 de febrero de 1855.
- Batalla del río Chernaya – 25 de agosto de 1855.
- Campaña del Mar de Azov – De mayo a noviembre de 1855.
- Asedio de Kars – De junio al 28 de noviembre de 1855.

LA CRÓNICA DE LA GUERRA DE CRIMEA
Una Crónica ambientada en torno al escenario del Mar Negro puede llevar a los personajes no sólo al conflicto de la Guerra de Crimea, en la Edad Victoriana, sino que puede convertirse en una historia de largo alcance que involucre a los personajes hasta las Noches Finales.
-La conquista de Nueva Rusia: Los personajes pueden haber sido Abrazados en el siglo XVIII, durante el comienzo de la expansión rusa hacia el Mar Negro, y participar en la conquista de dominios y territorios para la Camarilla. Esto los enfrentaría al Sabbat, asentado desde noches medievales en el Khanato de Crimea. Una Crónica del Sabbat podría llevar a los personajes a resistir a los “invasores” y tratar de mantener el control de sus dominios tras el cambio de poder entre los mortales.
Más allá del conflicto bélico, tras la conquista la zona del Mar Negro presencia una enorme actividad colonizadora, con la construcción de nuevas ciudades modernas y la llegada de emigrantes, que entre los vampiros pueden convertirse en aliados o enemigos.
- La venganza del Sabbat: Tras el primer empuje de la Camarilla, los Cainitas emprenden una contraofensiva aprovechando confusión política provocada por la extraña desaparición del antiguo Milov Petrenkov en 1820, para recuperar sus dominios. Los personajes pueden tratar de resistir o ayudar a recuperar los territorios perdidos, dependiendo del bando que apoyen.
- La Guerra de Crimea: La invasión del Mar Negro por parte de los ejércitos aliados de Francia, Gran Bretaña, Piamonte y Nassau puede permitir la intervención de personajes extranjeros. La Camarilla aprovecha la intervención militar para enviar a sus agentes y arrasar las fortalezas costeras del Sabbat. Los personajes pueden participar en este esfuerzo militar o entorpecerlo, pero debería ser un momento épico, mostrando uno de los principales conflictos que marcan la Era Victoriana y donde se conjuga la caballerosidad tradicional con la aparición de elementos militares modernos.
- Reconstrucción: El resto del siglo XIX es un período relativamente pacífico y de reconstrucción económica del Mar Negro, pero no por ello carente de sus propios conflictos: pogromos antisemitas, agitaciones sociales en la forma de movimientos obreros de ideología socialista y anarquista, conspiraciones internacionales…los vampiros bien pueden aprovechar estos elementos como herramientas para acrecentar su poder o verse atrapados en la marea histórica contra su voluntad.
- El siglo XX: El fin de la Edad Victoriana y todo el siglo XX pueden dar comienzo a toda una nueva Crónica. La derrota de Rusia en la Primera Guerra Mundial y el ascenso y caída de la Unión Soviética pueden provocar efectos inesperados sobre los personajes, bien provocando su exilio, destrucción o adaptación forzosa a los cambios. También presenta la oportunidad de introducir personajes nuevos o una Crónica de Vampiro: la Mascarada que refleje los cambios efectuados por los personajes antiguos desde la Edad Victoriana.


Editor completo

Volver a “OTRAS AMBIENTACIONES”