Ayuda: La odisea del Príncipe Alexsei

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3232
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Ayuda: La odisea del Príncipe Alexsei

#1

Mensaje por Alexander Weiss » 03 Oct 2019, 16:56

LA ODISEA DEL PRÍNCIPE ALEXSEI: EL BUQUE INSIGNIA DE LOS RENEGADOS DE TSUSHIMA

Por Mark Cenzyk

Imagen
Nivel de Morada: 4
Memoriam: 2

Gruñeron, se movieron y todos se levantaron,
No hablaron ni movieron sus ojos,
Resultaba extraño, hasta para ser un sueño,
Ver a aquellos hombres muertos levantarse.
El timonel se movió, el barco avanzó;
Sin que siquiera soplara el viento;
Todos los marineros subieron por las jarcias,
Donde no deberían haber estado;
Levantaron sus manos como herramientas sin vida
-Éramos una tripulación fantasmal.

-Samuel Taylor Coleridge, “La rima del viejo marinero.”

Históricamente, el Lejano Oriente ha sido un lugar lleno de misterio para los occidentales, su exotismo ha captado la imaginación y atraído la atención de aventureros desde Cristóbal Colón a Marco Polo. Los europeos han contemplado el enigma del Lejano Oriente como un cofre lleno de tesoros y riqueza listos para tomar. La apertura de China y Japón al imperialismo de Occidente en la segunda mitad del siglo XIX fue sólo el primer paso para atravesar las capas protectoras de la cultura y la sociedad oriental. Sin embargo, en las Tierras de las Sombras la situación es drásticamente diferente. El Reino Oscuro de Jade es un coloso envuelto en espesa niebla de misterio e ignorancia, y no resulta nada atractivo para los wraiths de Estigia. La única riqueza del Reino de Jade se mide en monedas de almas extranjeras, y el Emperador de Jade ha extendido sus garras hacia las fronteras de su imperio en Japón, Corea, Tíbet, Nepal, Indochina e Indonesia para explotar a los espíritus de otras naciones. Por supuesto, en los Territorios Conquistados se han producido varias rebeliones de diverso grado muy a menudo, pero el Imperio de Jade ha conseguido sofocarlas todas con éxito, y las flotas de los Segadores Imperiales continúan realizando viajes a esos Territorios para segar su cosecha de almas.
Pero ahora otra fuerza se enfrenta a las flotas de Jade. Son los Renegados Flotantes de Tsushima, una tripulación de hombres y mujeres cuyos destinos se cruzaron en el Estrecho de Tsushima, el lugar donde se libró la batalla marítima decisiva de la guerra ruso-japonesa de comienzos del siglo XX. Su buque insignia es el “Príncipe Alexsei”, un barco de guerra ruso hundido, un cuartel general y santuario para las almas que recogen y protegen de las guadañas de los Segadores. Una colección de wraiths de todas las épocas y lugares, los Renegados Flotantes de Tsushima vigilan los derroteros marinos de la Tempestad en su navío –en parte marineros, en parte piratas completamente dedicados a liberar los Territorios Conquistados de las legiones del Emperador de Jade.

EL PRÍNCIPE ALEXSEI
El Príncipe Alexsei es la base de operaciones de los Renegados Flotantes de Tsushima. Construido en Filadelfia en 1902, mide más de 120 m de largo y 22,5 m de ancho, el mayor barco de guerra de la Segunda Flota del Báltico que se dirigió hacia oriente. Su encarnación física yace irrecuperable en el fondo del Estrecho de Tsushima, que separa la península de Corea de la cadena de islas del archipiélago de Japón.
A lo largo del tiempo unos pocos buceadores emprendedores se han aventurado bajo las olas para explorar el naufragio y recoger todas las curiosidades que han podido: un diario de a bordo aquí, un sillón allá, incluso un servicio de té de plata de la sala de oficiales. Estos escasos hallazgos acompañan a un modelo del Príncipe Alexsei a escala que se exhibe en una habitación olvidada del Museo de Guerra Imperial de Londres, pero que sólo cuentan una parte de la trágica historia del barco. Quienes se han sumergido para contemplar el naufragio han contemplado un coloso formado por amasijos de metal y no pueden dejar de maravillarse ante la visión de los restos arruinados que constituyeron la última esperanza del futuro del Imperio Ruso. Cañones, balas de cañón, y más de 50 torretas defensivas adornan el puente del Príncipe Alexsei. Cuatro chimeneas inexplicablemente pintadas de amarillo brillante y coronadas por una ancha banda negra se encuentran envueltas en sucesivas bandas de algas y coral. Bancos de peces habitan en las bocas de los cuatro tubos de torpedos del Príncipe Alexsei y su gran quilla yace salvajemente desgarrada por las dos grandes brechas que lo arrastraron al fondo marino, junto con cualquier esperanza de la victoria de Rusia en la guerra.
En las Tierras de las Sombras el Príncipe Alexsei sobrevive como un barco reliquia. Todavía lleva las cicatrices de su primera y última batalla en el estrecho de Tsushima, pero el esforzado trabajo de su tripulación rusa lo ha activado de nuevo, y la visión del inmenso casco del Príncipe Alexsei y sus cuatro inconfundibles chimeneas surcando el mar del Mundo Subterráneo ha hecho huir a muchos barcos de los Segadores Imperiales.
El puente se encuentra centrado en la antecubierta, donde el Capitán Marius Khiznekov guía a los Renegados en sus viajes a través de la Tempestad mientras buscan barcos enemigos. Directamente detrás del puente se encuentra la sala de oficiales, el centro neurálgico de los Renegados. Khiznekov celebra consejo aquí, con un pequeño núcleo de wraiths de confianza como sus oficiales. Todos ellos definen el estrecho de Tsushima como el lugar de su juicio y tras la muerte sus Pasiones los llevaron al Príncipe Alexsei.
Desplegados alrededor de la cubierta el arsenal de cañones del Príncipe Alexsei ha enviado a más de un estúpido navío de los Segadores a las profundidades abismales de la Tempestad. En lo alto del palo mayor ondea la “Bandera Zed”, una tela cuadrada formada por cuatro triángulos convergentes de rojo, azul, amarillo y negro –el símbolo adoptado por los Renegados Flotantes de Tsushima. Los barcos salvavidas están conectados, tres a cada lado y se utilizan como embarcaciones de abordaje cuando los Renegados realizan incursiones en los Territorios Conquistados.
Por debajo de la cubierta se encuentran los camarotes y habitáculos de más de 200 personas, llenos de almas rescatadas y de Renegados. Quienes disponen de pericia mecánica trabajan en la sala de máquinas o manejan los cañones y torpedos, mientras que aquéllos con afinidad natural para rastrear y combatir se reúnen en los cuarteles generales para recibir misiones, que son elaboradas por un grupo unido de estrategas bajo el mando del oficial de operaciones, el Teniente Comodoro Matsuhiro Sati.
La sala de máquinas es la fábrica del Príncipe Alexsei donde el ingeniero jefe Grigori Radenska maneja la maquinaria sólida de las Tierras de las Sombras, construyendo, manipulando y reparando cualquier cosa necesaria en su taller. Él y un pequeño grupo de Renegados del Príncipe Alexsei mantienen las turbinas del barco alimentadas de Pathos, mientras transforman la materia prima del Imperio de Jade en las armas de la rebelión. Un enorme par de agujeros en la sala de máquinas marcan el punto de impacto fatal de los torpedos japoneses; han sido dolorosamente recubiertos con los espíritus Moliados de los primeros tripulantes de los Segadores Imperiales que tuvieron la mala suerte de cruzarse en el camino de los Renegados. Radenska considera que se trata de un final justo para los miembros de las legiones del Imperio de Jade. Sus compañeros Renegados no están en desacuerdo.
Los barcos son seres vivos, cada marinero lo sabe. Tienen nombres –familiares, humanos, que son utilizados para referirse a ellos. Son mantenidos con gran cuidado y esfuerzo, reparados y manejados, y genuinamente amados por quienes viven en y de ellos. En el calor de la batalla o en el ojo de la tormenta, pueden hacer las cosas más improbables, casi como si el barco no estuviera dispuesto a morir. Cada barco tiene un alma y el Príncipe Alexsei no es diferente, y ese hecho en ningún otro lugar es más real que en las Tierras de las Sombras. La propia Tempestad es un obstáculo aterrador y los wraiths con buen sentido del oído pueden escuchar los innumerables gritos de las almas sumergidas en los oscuros remolinos del Olvido, una cacofonía horrenda que rodea al Príncipe Alexsei, como un gran receptor de radio sepulcral. Mientras sus motores fantasmales atraviesan sin esfuerzo las aguas de la Tempestad, el Príncipe Alexsei late con la energía de su ser. Emite un bajo gemido, en el límite más extremo del sonido, que muchos wraiths confunden con el sonido de los motores cuando suben por primera vez. Los rusos saben la verdad –El Príncipe Alexsei está llorando.

HISTORIA
“Había una vez un barco…”
-Samuel Taylor Coleridge, “La rima del viejo marinero.”

El 8 de febrero de 1904, una flota de barcos de guerra japoneses bajo el mando del Almirante Heihachiro Togo atravesó el Mar Amarillo y atacó a la Flota Rusa del Pacífico fondeada en Port Arthur, en la península china de Liaotung. Para sorpresa de los países occidentales, los japoneses hundieron varios de los barcos de guerra rusos y dañaron otros hasta el punto de que no les quedó otra opción que ser puestos en barrena. Este ataque marcó el comienzo de la Guerra Ruso-Japonesa, que terminó al año siguiente con la victoria japonesa en las turbulentas aguas del Estrecho de Tsushima. El Príncipe Alexsei fue uno de los cinco barcos de guerra que fueron hundidos en la batalla final, y muchos de los eruditos más supersticiosos de la historia naval creen que el Príncipe Alexsei era, desde el principio, un barco maldito. Bautizado con el nombre del hijo hemofílico del zar Nicolás II y tripulado por un grupo de marineros inexpertos y mal preparados, muchos de los cuales participaban en su primera batalla naval en Tsushima, el barco fue la víctima de estos y otros muchos factores.
Durante su botadura en 1902, el Príncipe Alexsei fue considerado uno de los barcos de guerra más temibles jamás creados hasta el momento. Además de su inmenso arsenal, el Alexsei fue probado en varios trayectos por el Océano Atlántico y podía alcanzar la gran velocidad de 24 nudos náuticos, cuando la mayoría de los mejores barcos de guerra de la época sólo podían alcanzar unos 18 de media. Alfred Trayer Mahan, el gran estratega náutico estadounidense, después de navegar en el Príncipe Alexsei declaró: “Si el Todopoderoso quisiera capitanear un barco, no encontraría nada mejor que tomar el timón del Príncipe Alexsei.” En los círculos de los constructores de barcos de Filadelfia se decía que sus diseñadores habían creado una embarcación prácticamente indestructible.
Por supuesto, la gente también diría muchas cosas similares durante la inauguración del Titanic apenas diez años después, y aunque el Príncipe Alexsei podía haber tenido éxito en su botadura, cuando se dirigió a romper el asedio de Port Arthur, ya no era el orgulloso barco que había salido de los astilleros de Filadelfia dos años antes. Varios de los constructores de barcos con amigos en la corte del zar Nicolás II consiguieron contratos para realizar modificaciones extensas en varios navíos de la flota del zar para hacerlos “más dignos”, el Príncipe Alexsei entre ellos. Cambios de diseño superfluos y camarotes “mejorados” para los oficiales fueron añadidos a la estructura original de tal forma que el peso añadido hizo al barco incapaz de superar los 20 nudos y sólo cuando funcionaba a pleno rendimiento.
El Príncipe Alexsei estuvo fondeado en los astilleros navales rusos durante un año y medio mientras su casco era violado por estas modificaciones, y durante las cuales murieron tres trabajadores en varios accidentes. Cuando los contratistas terminaron con el barco y llegó el momento de confiarlo a un hombre, los mejores marineros hacía tiempo que habían sido destinados al Lejano Oriente. Después del ataque contra Port Arthur la mayoría de esos hombres habían muerto, dejando al mayor barco de guerra de la flota ruta abandonado en dique seco. Sin ningún veterano experimentado, el jefe de la Segunda Flota del Báltico, el Almirante Zinovy Rozhdestvensky se vio obligado a recurrir a marineros mercantes y a las filas de los reservistas para reclutar una tripulación capaz, si no digna, para tripular el Príncipe Alexsei.
El capitán elegido fue Marius Khiznekov, un marinero mercante de mediana edad cuya experiencia previa había sido dirigir un arrastrero en el Mar del Norte. Su tripulación era un mosaico de pescadores, viejos reservistas navales, trabajadores de los astilleros y campesinos reclutados en las granjas cercanas. La mitad de ellos nunca habían viajado por el mar y aquéllos que tenían algún tipo de experiencia previa habían navegado hacía tanto tiempo que la avanzada tecnología del Príncipe Alexsei era algo completamente extraño para ellos. Incapaz de demorar la fecha prevista de salida de la flota, el Almirante ordenó un entrenamiento apresurado y chapucero de la tripulación, y cuando levaron anclas, sabían poco más que cuando habían sido reclutados. El veterano oficial del cañonero Suvarof, otro de los barcos de la flota dijo sobre la tripulación del Príncipe Alexsei: “Algunos de ellos no saben nada y el resto sólo pueden recordar que son inútiles.”
A pesar de las numerosas desventajas, el capitán Khiznekov estaba decidido a preparar a su tripulación y su barco para la batalla durante el largo viaje al Lejano Oriente. La ruta de la Segunda Flota del Báltico atravesaría el Canal de La Mancha, rodearía Francia y España, recorrería la costa africana hasta Madagascar, atravesaría el Océano Índico hasta Singapur e Indochina y navegarían por el Mar de China hasta llegar a Port Arthur, donde esperaban romper el asedio de la Primera División de Batalla de la flota japonesa.
El viaje duró ocho meses tortuosos, durante los cuales la tripulación mal preparada se encontró con varios obstáculos. Apenas habían salido del Mar del Norte, la flota se encontró con un pequeño grupo de arrastreros ingleses en la noche del 21 de octubre de 1904. Creyendo que eran barcos de guerra ingleses el Almirante Rozhdestvensky ordenó abrir fuego contra las pequeñas embarcaciones. El incidente atrajo la atención de varios barcos de guerra de verdad, que rápidamente acudieron para defender a los pescadores civiles. Cuando el humo se hubo despejado y la flota rusa se dio cuenta de su error, los disparos del Príncipe Alexsei ya habían hundido un barco de pesca, el Crane, y dañado gravemente otro. Negándose a detenerse y ayudar a los supervivientes, la Segunda Flota del Báltico reasumió su formación y navegó rápidamente a través del Canal de La Mancha hasta llegar al Océano Atlántico. El capitán Khiznekov estaba furioso por la actitud de la flota, pues sus esfuerzos por rectificar la situación y ayudar a los pescadores atacados lanzando un barco salvavidas habían sido neutralizados de inmediato por una contraorden del Almirante Rozhdestvensky. Khiznekov regresó al Príncipe Alexsei, habiendo perdido todo su respeto por el Almirante y sólo se sintió ligeramente aliviado cuando la indignación internacional por la actuación de la flota rusa hizo sudar a Rozhdestvensky ante un Comité de Investigación.
Después del incidente del Banco de Dogger, la actitud internacional hacia la “loca flota rusa” se enfrió considerablemente. La Segunda Flota del Báltico fue recibida con gélidas reacciones en prácticamente todos los puertos donde se detuvo a repostar. Los marineros, cuando descendían a tierra, eran recibidos con desconfianza. En lugar de permitir que sus hombres añadieran leña al fuego, Khiznekov mantuvo a su tripulación a bordo en cada puerto en el que se detenían, distrayéndolos con la instrucción en tácticas de batalla y ordenándoles que aprendieran el funcionamiento de cada botón y palanca del barco. Los demás barcos de la flota contemplaban a una banda de marineros novatos correteando arriba y abajo por el Príncipe Alexsei como si fuera un espectáculo circense, pero el capitán Khiznekov mantuvo el entrenamiento durante todo el trayecto por el Atlántico y el Índico, prometiéndose que la tripulación que se enfrentaría a los japoneses en batalla sería fluida en sus maniobras e implacable con sus enemigos.
No resulta una sorpresa que la mentalidad de Khiznekov no fuera compartida por otros capitanes de la flota, que consideraban que todo el viaje hasta Port Arthur era inútil. Con cada día pasado en el mar la moral de la flota con respecto a una victoria potencial se hundía cada vez más; muchos marineros expresaban abiertamente su disgusto con el zar y su “guerra inútil”. La victoria contra los japoneses y la gloria que conseguirían no resultaban atractivas para los capitanes rusos, y en secreto algunos preferían admitir la derrota, dar media vuelta y golpear a la monarquía. Nada disciplinados, los capitanes hablaban directamente entre ellos sobre la posibilidad de amotinarse y desertar. En la noche anterior a la batalla, Khiznekov y todos los capitanes de la flota rusa se reunieron en la sala de oficiales del Suvaroff para celebrar una última cena con el Almirante Rozhdestvensky. La atmósfera era adecuada para un funeral, y ninguno de los capitanes presentes pensaba en la victoria. Cada vez más furioso ante la evidente cobardía que le rodeaba, el capitán Khiznekov se levantó y realizó una apasionada defensa de su honor y el de s tripulación: “Quienes os sentáis en esta sala no sois soldados, sólo pensáis en rendiros y huir, y os burláis de aquéllos cuyo deber nos ha traído hasta aquí. Mañana os prometo que mi tripulación y yo lucharemos contra los japoneses, solos si es necesario. Sé que ya estamos solos en nuestra creencia en la victoria. Puede que los japoneses nos hagan pedazos. Pero os prometo una cosa: Hasta el último hombre de la tripulación del Alexsei sabremos como morir. No nos rendiremos.”
Disgustado, Khiznekov regresó a su barco con sus hombres y llamó a toda la tripulación a cubierta. Ordenó que la reserva de vodka de los oficiales fuera abierta y repartida entre todos, mientras se declaraban su lealtad mutua y a su capitán. Alabó su honor y su empeño y los animó a enfrentarse al día siguiente con una voluntad de hierro. “Es por nosotros que mañana lucharemos contra el enemigo.” Dijo. “Debemos ser fuertes y valientes y prepararnos para afrontar el deber. Pase lo que pase, no debemos pasar a la Historia como unos cobardes.” Al terminar, despidió a los hombres y ordenó apagar las luces.
Al día siguiente la Segunda Flota del Báltico se alineó en una formación de una sola fila y se encontró con la Primera División de Batalla de la Armada Imperial japonesa, dirigida por el Almirante Heihachiro Togo. Desde el puente del Príncipe Alexsei, el capitán Khiznekov podía ver la flota japonesa, con el Mikasa, el barco de guerra de Togo, al frente. En lo alto del palo mayor del Mikasa ondeaba una solitaria bandera de señales, con la letra Z. Hacía mucho tiempo que Togo había convertido ese símbolo en un código de llamada al coraje: EN ESTA BATALLA SE ENCUENTRA EL DESTINO DE NUESTRA NACIÓN. QUE CADA HOMBRE HAGA TODO LO QUE PUEDA.
Aproximadamente a las 13:30 las flotas enemigas chocaron, y desde el principio quedó claro que los barcos japoneses se encontraban en condiciones superiores a los rusos. A las 15:15 el barco de guerra ruso Oslyaba había sido hundido y la táctica de Togo de atravesar la línea de formación rusa para irla cortando y aislando a los barcos en pequeños grupos había conseguido un éxito espectacular. A las 19:00 la formación rusa había sido rota por completo y otra pasada de la flota de Togo consiguió aislar y hundir el barco del Almirante Rozhdestvensky. A las 19:30 Togo había aislado a los barcos de guerra Alejandro III y Borodino y también los hundió. En ese momento los japoneses se dirigieron a atacar al Príncipe Alexsei.
El Príncipe Alexsei no había soportado bien la batalla. Había sufrido daños en la mayoría de sus cañones pequeños y en la mitad de los grandes; para empeorar las cosas un torpedo del crucero japonés Azumi había dañado su motor principal. El torpedo no había estallado, pero había causado daños considerables en las hélices del barco y el Príncipe Alexsei sólo fue capaz de maniobrar a media velocidad durante el resto de la batalla.
Sin embargo, si los japoneses pensaban que el barco de guerra dañado iba a ser una presa fácil como los otros cuatro barcos hundidos, estaban muy equivocados. El capitán Khiznekov ordenó una descarga total contra los cuatro barcos que lo perseguían, saturándoles con todos los proyectiles que quedaban a bordo del Príncipe Alexsei. Hundió a uno de sus perseguidores y causó serios daños a otro, pero mientras el Príncipe Alexsei intentaba rodear al Mikasa, los motores dañados no consiguieron maniobrar lo bastante rápido y el peso de su quilla que intentaba desesperadamente reposicionarse se convirtió en un blanco fácil para los torpedos del Almirante Togo. Los dos proyectiles impactaron exactamente en el mismo punto, convergiendo en la sala de máquinas. La explosión casi hizo saltar al Príncipe Alexsei fuera del agua, volcándolo sobre un costado y enviándolo al fondo. Mientras lo contemplaba hundirse, el Almirante Togo, cuyo código personal de honor le había enseñado a respetar la valentía de un oponente, inclinó su cabeza y pronunció una breve oración por el pacífico descanso del Príncipe Alexsei y de su tripulación, los únicos guerreros de verdad en toda la flota rusa.

LOS CAÑONES DEL ALEXSEI
El combate naval en las Tierras de las Sombras es un reflejo pálido de su contrapartida en las Tierras de la Piel. Cuando un barco es dañado por el “fuego enemigo” en las guerras de los wraiths lo que normalmente es afectado es su estructura como reliquia. Si demasiado del tejido de memoria que manifiesta una reliquia es dañado, entonces la propia memoria se disuelve y la reliquia es destruida.
Así es la guerra naval en las Tierras de las Sombras y en la Tempestad. El objetivo último al enfrentarse al barco enemigo no es hundir su quilla en las aguas fantasmales; no existe agua en el Mundo Subterráneo y la Tempestad no engullirá un barco hasta que sea destruido. La esencia del combate consiste en dañar tanto el barco del oponente que ya no pueda manifestar la presencia de lo que fue, haciendo que se disuelva espectacularmente. Esta disolución puede tomar la forma de un hundimiento bajo las olas de la Tempestad, pero lo que realmente ocurre es que la idea del propio barco ha sido destruida.
Khiznekov y Togo han aprendido bien esta lección y utilizan su conocimiento con eficacia en las batallas en el inframundo. El método habitual de ataque del Príncipe Alexsei es concentrar el daño en los rasgos más destacados del barco enemigo, convirtiéndolo en una estructura “genérica” y disolviendo su existencia con más rapidez que una serie de disparos contra la línea de flotación.
Los cañones del Príncipe Alexsei utilizan munición reliquia que los Renegados han recuperado del fondo del mar en el estrecho de Tsushima. También suelen utilizar cualquier reliquia o artefacto a su disposición en momentos desesperados y los cañones nunca han dejado de disparar sin importar lo que se cargue en su interior.
Sistema: Los cañones del Príncipe Alexsei tienen una reserva básica daño de 6, 8 o 10 dados, dependiendo si son de calibre pequeño, medio o grande. Además, los cañones pequeños se encuentran instalados de tres en tres torretas giratorias, así que asumiendo que haya suficientes cañoneros, los tres tipos de cañones pueden disparar a la vez. Para usar los cañones el cañonero debe tirar Destreza + Armas de Fuego. Si el cañonero tiene la especialidad de Artillería la dificultad es 5, y si no, es 9. Los cañones pueden ser disparados en un turno, y el turno siguiente es necesario recargar. El barco medio de los Segadores Imperiales puede resistir hasta cien niveles de daño antes de desaparecer; es raro que un wraith sobreviva a un impacto directo.

La Batalla de Tsushima en wikipedia.

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Tsushima

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 3232
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: Ayuda: La odisea del Príncipe Alexsei

#2

Mensaje por Alexander Weiss » 03 Oct 2019, 16:57

LOS RENEGADOS FLOTANTES DE TSUSHIMA

Todos fuimos engullidos por el mar, aunque algunos fuimos arrojados
(y por el destino) para realizar un acto
del que el pasado es el prólogo; de lo que vendrá
ruego me disculpéis.

-William Shakespeare, “La Tempestad”

Aunque constituida por hombres y mujeres de varias nacionalidades, el corazón de los Renegados Flotantes de Tsushima es núcleo de wraiths rusos cuya ferocidad emocional individual los ha mantenido unos pasos por delante del Olvido. El coloso fantasmal del Príncipe Alexsei los imbuye con nuevas energías y un nuevo propósito que los ha salvado del destino que ha recaído sobre muchos de sus camaradas caídos.
Al principio los wraiths rusos no querían participar en la guerra contra el Emperador de Jade. Su principal propósito era evadirse de las redes de los Segadores; bajo el mando del capitán Khiznekov, permanecieron al margen y así lo preferían. Durante un tiempo lo consiguieron. El Príncipe Alexsei y su tripulación navegaron por derroteros en desuso de la Tempestad de forma experta –ocultándose en bahías escondidas e isletas, viajando al borde de las tormentas para camuflar su presencia y evitando a los Segadores y a los mercenarios Bugi.
El paso de cazado a cazador se produjo de forma inesperada, como ocurre en los grandes cambios. Mientras navegaba por la costa de parte de los Territorios Conquistados del Imperio de Jade, que hacía tiempo había formado parte de las Tierras de las Sombras de Japón el Príncipe Alexsei avistó una pequeña y destartalada balsa de no más de 6 m de largo. La embarcación estaba rebosante de wraiths, esforzándose por dejar atrás un barco imperial que los perseguía. Mientras observaba desde el puente del Príncipe Alexsei, el capitán Khiznekov estaba preparado para dirigirse a un lugar oculto cuando vio la pequeña balsa acercándose; al frente había un wraith vestido con uniforme naval agitando desesperadamente una señal de socorro, pero lo más importante, reconoció la bandera de la balsa, una bandera con la letra Z, la misma bandera que ondeaba en el palo mayor del Mikasa en la última batalla del Príncipe Alexsei.
En ese momento el capitán Khiznekov ordenó dar la vuelta hacia el barco imperial y dio una breve orden: “Hundidlo.” En el momento en que el capitán del barco Segador se dio cuenta de lo que se le venía encima, el Príncipe Alexsei ya había disparado con varios de sus cañones. Atacado por sorpresa, los proyectiles espectrales impactaron en el barco imperial y abrieron varios agujeros en su casco. Mientras el barco imperial desaparecía, esparciendo burócratas de Jade, Khiznekov ordenó botar un barco salvavidas y acercarse a recoger a los wraiths de la balsa. Cuando llegaron hasta ella, Khiznekov reconoció al hombre que ondeaba la bandera de señales –el Almirante Heihachiro Togo, su enemigo en la batalla del estrecho de Tsushima. Los burócratas imperiales fueron abandonados a los Espectros acechantes en la Tempestad.
La sorpresa de aquel momento impactó a Khiznekov con más fuerza que cualquier torpedo; fue entonces cuando se dio cuenta de que si él y su tripulación querían sobrevivir en este no mundo, no podían permanecer siendo meros espectadores. El Príncipe Alexsei se había enfrentado a la muerte sin parpadear; ahora, atrapado en el mundo de la muerte, no podía traicionar su resolución. Ambos grupos de wraiths se unieron para formar los Renegados Flotantes de Tsushima.
Poco después el Imperio de Jade descubrió su existencia –el barco que Khiznekov había hundido era el Dragón de Jade, el orgullo de la flota de Segadores del Emperador. Comenzaron a circular noticias por el Palacio de Jade sobre la desaparición de otros barcos: El Tigre de Jade había sido hundido frente a la costa vietnamita con todo lo que llevaba a bordo destruido. El Gusano de Seda había sido atacado y puesto en fuga, viéndose obligado a abandonar su cargamento de wraiths coreanos. Tres de los mejores barcos Segadores del Emperador, el Baiji, el Loto de Jade y el Flauta del Viento habían sido saboteados en uno de los puertos imperiales y habían sido inutilizados. Se decía que había aparecido un barco desconocido en la Tempestad que parecía haber surgido de la nada; un ángel vengador que descendía sobre los barcos Segadores y los destruía.
El Emperador de Jade había oído suficiente. Si quería mantener el tráfico de almas extranjeras, tenía que destruir el Príncipe Alexsei. Ahora todos los barcos Segadores viajan armados. Ningún convoy viaja sin una escolta armada. El Emperador de Jade ha reclutado barcos de los mercenarios Bugi para que registren la Tempestad e informen del primer avistamiento del Príncipe Alexsei al Imperio. El Imperio de Jade ahora está en alerta, y el propio Emperador piensa en el inevitable momento en que consiga aplastar a los Renegados Flotantes de Tsushima…
Después de todo, ¿qué podría hacer un solo barco?

NOTA DEL NARRADOR
Muchos de los Grilletes de los tripulantes del Príncipe Aleksei se encuentran en el fondo del océano o en lugares tan alejados como Moscú y Port Arthur. Esta situación hace que llegar hasta ellos y protegerlos sea especialmente difícil, y la nostalgia que los personajes sienten al estar separados de sus Grilletes es un componente importante de la tensión a bordo. Por otra parte, una búsqueda para recuperar los Grilletes del capitán Khiznekov del hundimiento del Príncipe Aleksei podría constituir una Crónica fascinante…

LOS TRIPULANTES DEL PRÍNCIPE ALEKSEI

CAPITÁN MARIUS KHIZNEKOV
Si el Príncipe Aleksei estaba condenado desde el principio, realmente no fue culpa de su primer y último capitán. Con la crema y nata de las academias navales rusas durmiendo en el fondo del mar alrededor de Port Arthur, Marius Khiznekov fue reclutado directamente de la marina mercante y a regañadientes aceptó el mando del buque insignia de la Segunda Flota del Báltico porque literalmente era el mejor hombre disponible. Superado por la responsabilidad de dirigir la embarcación más nueva y más alabada de la flota, Khiznekov estaba decidido a demostrar que podía ser tan buen líder como cualquiera de los mejores capitanes militares. Su posición a bordo del Príncipe Alexsei fue como una pesadilla, debido a la obvia falta de apoyo por parte de sus superiores, que lo convirtieron en un paria a ojos de los demás capitanes de la flota. Sus compañeros consideraban que Khiznekov no era nada más que un pescador paleto e ignorante que había tenido una suerte tremenda en su asignación. Para los demás capitanes Khiznekov simbolizaba la precariedad del gobierno del zar –si la armada tenía que recurrir a los campesinos para encontrar un capitán ¿qué esperanzas tenía la operación?
Como resultado Khiznekov y sus hombres fueron tratados con burla y desprecio por los demás barcos; sus opiniones en los consejos de guerra de la flota fueron ignoradas y subestimadas; su tripulación recibió las labores menos favorables durante el viaje hacia oriente, y su barco era desdeñosamente apodado “la rata flotante” por el resto de la flota. Furioso con su posición a ojos de la flota y de sus superiores, Khiznekov estaba decidido a no dejar que esos insultos se interpusieran en su deber hacia sus hombres, su barco y su zar. El Príncipe Alexsei navegó hasta el final y lo hizo con orgullo. Incluso en la batalla del Estrecho de Tsushima, cuando se jugaría su destino, la cabeza fría de Khiznekov bajo el intenso fuego de los japoneses se mantuvo en su lugar. Cuando la formación rusa finalmente se rompió fue Khiznekov quien sería recordado por su valentía en una flota que había demostrado cobardía y egoísmo. Con sus cañones dañados, el motor que apenas podía mantener velocidad media y el barco en llamas, Khiznekov no estaba dispuesto a rendirse sin luchar. Enfrentándose al grupo principal de la flota japonesa, dirigió el Príncipe Alexsei sin dudarlo hacia sus enemigos, gastando toda la munición disponible, hasta el punto de disparar cadenas y metralla contra los barcos japoneses cuando finalmente agotó la munición. Khiznekov consiguió hundir el crucero Ruiseñor y causar serios daños al barco de guerra Ijichi antes de que un doble disparo de torpedos del buque insignia Mikasa impactara en la quilla del Príncipe Alexsei y lo enviara al fondo del mar.
Con un profundo odio hacia la máquina militar rusa y al resto de la flota, y sintiéndose en parte responsable de la muerte de su tripulación, Khiznekov era demasiado tozudo para aceptar resignado la muerte. Decidido a conseguir para el Príncipe Alexsei la gloria en las Tierras de las Sombras que no pudo conseguir en vida, Khiznekov ahora lo capitanea a través de la Tempestad, guiando a una variopinta tripulación de wraiths, negándose a repetir el mismo camino dos veces. Aunque el itinerario del Príncipe Alexsei parece errático, para Khiznekov es el plan perfecto –nunca permitas que el enemigo sepa cuándo o dónde golpearás la próxima vez.
Naturaleza: Superviviente
Conducta: Director
Círculo: Renegados Flotantes de Tsushima
Atributos Físicos: Fuerza 4, Destreza 3, Resistencia 5
Atributos Sociales: Carisma 4, Manipulación 3, Apariencia 3
Atributos Mentales: Percepción 5, Inteligencia 4, Astucia 5
Talentos: Alerta 4, Atletismo 3, Empatía 3, Esquivar 2, Intimidación 4
Técnicas: Armas C.C. 3, Armas de Fuego 3, Liderazgo 3, Navegación 6
Conocimientos: Burocracia 3, Ciencia Militar 3
Trasfondos: Artefacto (arma blanca) 4, Eidolon 2, Memoriam 3, Morada 3, Posición 4
Pasiones: Proteger a su tripulación (Deber) 5, Proteger a los wraiths de la crueldad del Emperador de Jade (Esperanza) 3, Detener a los Segadores Imperiales (Furia) 3
Arcanoi: Argos 3, Castigar 5, Fatalismo 2, Lamento 2, Ultraje 1
Grilletes: El Príncipe Alexsei 5; galones de capitán 2
Corpus permanente: 9
Fuerza de Voluntad: 10
Pathos: 10
Sombra: El Racionalista
Angustia: 6
Espinas: Aliados Oscuros 2, Reliquia Contaminada (una alianza matrimonial del Crane, uno de los barcos pesqueros ingleses hundidos) 1
Pasiones Sombrías: Dirigir el barco con salvajismo (Megalomanía) 3, Abandonar a todos los wraiths no rusos en la Tempestad (Odio) 4, Traicionar a Togo y entregarlo a los Segadores (Venganza) 3
Imagen: Marius Khiznekov es un hombre de 1,90 m de altura, con cabello muy corto y un rostro perfectamente afeitado, en fuerte contraste con los espesos bigotes de los demás capitanes de la Segunda Flota del Báltico. Lleva su traje de trabajo habitual bajo un largo abrigo, con las tradicionales cuatro bandas doradas de su rango en los hombros. Lleva un sable militar colgando de la cadera y su rostro afilado y angular a menudo muestra una mirada de intensa concentración. Sus ojos ligeramente almendrados a veces parecen brillar con determinación y propósito.
Consejos de Interpretación: Tus experiencias en vida con la corrupción e ineptitud del mando militar rusos y el resto de la Segunda Flota del Báltico te hace sentir prejuicios hacia el orden establecido. En consecuencia diriges el Príncipe Alexsei con mano flexible, casi caballerosa: no se trata de una cadena de mando en el estricto sentido de la palabra, sino que todos los miembros de la tripulación saben exactamente quién está al mando. A pesar de la sensación de libertad, tienes mucho cuidado de no permitir que degenere en caos y un empujón proverbial a tiempo siempre resulta útil para animar a los demás.
Nunca te separas de tus oficiales de mayor confianza, especialmente el ingeniero jefe y el contramaestre de facto Grigory Radenska. Sin embargo, últimamente te está preocupando la creciente tensión a bordo del barco entre tu tripulación y los japoneses, y temes que la tensión termine estallando. No te equivoques: esto no es un paseo por el parque. Tu decisión innata te ha llevado hasta aquí y te llevará más lejos, pero tienes que ser capaz de detenerte y observar el conjunto, y mantener la lucha contra el Emperador de Jade como el fundamento de la acción de los Renegados. Sabes que la carencia de guía fomentará la desesperación y los enfrentamientos internos en las mentes de tu tripulación, convirtiéndote en una presa fácil para los Segadores. Mantén a tu tripulación concentrada en el hecho de que el Emperador de Jade es quien está intentando destruiros, y no vuestros compañeros japoneses.

ALMIRANTE HEIHACHIRO TOGO
Imagen
Togo, el líder de la flota imperial japonesa que resultó victoriosa en la batalla del Estrecho de Tsushima, se encontraba tan distante de alguien como Marius Khiznekov en vida que resulta increíble lo bien que han congeniado ambos en la muerte. El chico maravilla de la Armada Imperial, Togo fue educado en los antiguos principios del bushido, el código de los guerreros samurai que demanda coraje, resistencia y fidelidad imperecedera a la familia, la patria y el emperador. Durante 30 años sirvió en la Armada Imperial hasta que comenzó la guerra contra Rusia. Togo era una persona tan inspiradora para su tripulación, que cuando comenzó la batalla de Tsushima su mera presencia fue suficiente para levantar el optimismo y la esperanza en la victoria.
Durante su servicio como joven oficial a bordo del yate imperial Jingei, Togo tuvo el privilegio de obtener una audiencia privada con el propio Mikado, que alabó la gran inteligencia de Togo y su devoción hacia su país y proclamó que el joven teniente algún día dirigiría toda la flota imperial. Halagado por las palabras del emperador, Togo se había esforzado por conseguir una carrera larga e impecable, distinguiéndose hasta ascender como Almirante de la flota imperial y líder de la escuadra que luchó en la batalla de Tsushima. Allí Togo tendría su primer encuentro con Marius Khiznekov y el Príncipe Alexsei. La valentía de Khiznekov frente a los insuperables obstáculos a los que se enfrentaba dejó un profundo impacto en el Almirante Togo, que contempló el final del Príncipe Alexsei de la misma forma que el propio Khiznekov; no el suicidio de un loco, sino el salto feroz y valeroso de un tigre acorralado.
Cuando Togo murió, su espíritu imbuido por las palabras del emperador se opuso en redondo al dominio del Emperador de Jade sobre los Territorios Conquistados de Japón y se unió a otros wraiths de opinión similar en rebelión. Apenas consiguió escapar de los Segadores Imperiales, a bordo de una pequeña balsa reliquia a merced de la Tempestad con un grupo de wraiths rebeldes en lugar de sucumbir a manos de la opresora maquinaria del Imperio de Jade. Vagando sin rumbo por la Tempestad, la tripulación de la banda fue recogida por el Príncipe Alexsei, donde el Almirante Togo se encontró frente a frente con el alma del capitán que había sido tan valeroso como un tigre hacía tantos años. Percibiendo tras la furia y resentimiento del capitán Khiznekov un hombre que podía ser de gran ayuda para sus oprimidos compañeros japoneses, Togo consiguió persuadir a Khiznekov de que utilizara el Príncipe Alexsei como base de operaciones contra el Imperio de Jade. Juntos los dos hombres formaron y desde entonces lideraron a los Renegados Flotantes de Tsushima. Hasta el momento ha sido una alianza aceptable, pero nadie puede servir a dos amos y el acuerdo entre ambos hombres ha comenzado a mostrar señales de deterioro en los detalles con respecto al verdadero propósito de los Renegados.
Naturaleza: Visionario
Conducta: Arquitecto
Círculo: Renegados Flotantes de Tsushima
Atributos Físicos: Fuerza 4, Destreza 3, Resistencia 5
Atributos Sociales: Carisma 5, Manipulación 4, Apariencia 4
Atributos Mentales: Percepción 4, Inteligencia 5, Astucia 5
Talentos: Atletismo 3, Consciencia 5, Esquivar 3, Expresión 3, Intimidación 3, Subterfugio 4
Técnicas: Armas C.C. 2, Etiqueta 4, Liderazgo 4, Meditación 5
Conocimientos: Burocracia 5, Ciencia Militar 4, Cultura General 4, Enigmas 3, Filosofía 3, Lingüística 2
Trasfondos: Aliados 3, Artefacto (la espada ceremonial que le regaló a Togo el Mikado, un arma de Verdadero Jade) 5, Memoriam 4, Morada 4, Notoriedad 4, Posición 5
Pasiones: Liberar los Territorios Conquistados del Reino Oscuro de Jade (Furia) 5, Conseguir la confianza y ayuda de Khiznekov (Respeto) 4
Arcanoi: Argos 4, Lamento 3, Red Vital 2, Senda del Alma 4, Senda del Artesano 1, Títeres 1
Grilletes: Estrecho de Tsushima 5; Familia superviviente en Japón 3
Corpus permanente: 9
Fuerza de Voluntad: 10
Pathos: 9
Sombra: El Mártir
Angustia: 7
Espinas: Marca de la Muerte 2, Infamia 1
Pasiones Sombrías: Fomentar la división entre los wraiths japoneses y rusos (Confusión) 3, Apoderarse del Príncipe Alexsei y demostrar cómo actúa un verdadero capitán (Ansia de Poder) 2, Enviar a los Renegados a una misión completamente suicida para glorificar su causa y sin importar el coste (Orgullo) 4
Imagen: Heihachiro Togo es una arrugada figura napoleónica. De pie, mide poco más que 1,60 m, y está vestido con un uniforme completo de almirante militar, con escaso cabello blanco y barba cuidadosamente arreglada. Lleva unos potentes prismáticos Zeiss al cuello, y lo más importante, un Artefacto con la forma de la espada ceremonial que le regaló el emperador. En vida Togo creía que el espíritu del emperador lo acompañaba siempre, vigilándole como un ángel guardián y tras la muerte, siempre que lleva la espada con él, sigue creyéndolo. La espada se ha transformado en las Tierras de las Sombras en un Artefacto de Verdadero Jade, inmutable a cualquier intento de moldearla o destruirla. Togo es un hombre tranquilo y sereno, pero tiene enormes reservas de coraje, y nunca se le debe subestimar.
Consejos de Interpretación: Respetas a Khiznekov y a su tripulación; su fuerza, su tozudez pura y su simbiosis natural son la razón de que el Imperio de Jade no haya conseguido destruirles. Consciente de la tensa situación que existe a bordo del Príncipe Alexsei debido a la presencia de tu grupo, estás dispuesto a cooperar con él. Estás en desacuerdo con el mando flexible de Khiznekov y sabes que si estuvieras al mando todo sería más ordenado a bordo del Príncipe Alexsei y posiblemente los Renegados Flotantes de Tsushima no serían, bien, tan “renegados”. A pesar de tus diferencias obedeces a Khiznekov en las decisiones a bordo; después de todo, es su barco, aunque no te considere un igual. Aprovechas cualquier oportunidad para atenuar los temores de los tripulantes del Príncipe Alexsei que consideran que tú y los tuyos sois una amenaza –no hundirás el Alexsei en la muerte como lo hiciste en vida.
De todas formas, tú y el resto de los refugiados de los Territorios Conquistados os habéis puesto en manos de lo desconocido y habéis probado suerte en la Tempestad porque sabéis lo mismo que los rusos –que es mejor navegar libres que terminar viviendo como esclavos o peor. No permitas que tu disposición a preservar la armonía del barco obstaculice tu misión jurada. Crees que la eminencia divina del Mikado está contigo, guiándote a ti y a tus hombres, y crees que la mano benevolente del Mikado te ha llevado hasta el Príncipe Alexsei. A través de los Renegados derrotarás al Emperador de Jade y liberarás a las almas aprisionadas de tu hogar.

GRIGORY RADENSKA
Grigory Radenska quería ser un proscrito, no un marinero, o así lo creía. Trágicamente, cuando un hombre desea algo así, a menudo termina cumpliéndose de alguna manera. Miembro de varios grupos socialistas y anarquistas cuando era estudiante en París, Grigory terminó huyendo cuando se vio implicado en un fallido atentado con bomba contra una oficina del gobierno. Sin dinero, dejando una joven esposa detrás e incapaz de quedarse en Francia, Radenska huyó de regreso a los brazos impenetrables de la Madre Rusia. Cuanto más tiempo pasaba en el país donde había nacido, más avergonzado se sentía. Su fervor y confianza en la causa, que había vociferado en incontables esquinas de las calles se había apagado por completo cuando había llegado el momento de convertir sus palabras en hechos. Había abandonado a sus camaradas, a su joven esposa y sus principios; un sentimiento de autoodio le atormentaba con más intensidad que el frío invierno de las estepas. Perversamente, se alistó en la armada rusa, más que nada para trabajar, pero sobre todo porque era un buen lugar en el que esconderse.
Grigory era un mecánico brillante, y por ello se convirtió en el ingeniero jefe a bordo del Príncipe Alexsei y en gran parte fue el responsable de que la Segunda Flota del Báltico consiguiera hacer el largo viaje hasta el Estrecho de Tsushima. En el capitán Marius Khiznekov encontró a todo un camarada; sus métodos heterodoxos de mando le demostraron a Radenska que existía una alternativa a las opresivas estructuras a las que se oponía, y vio en él a la clase de líder a la que podía seguir, el líder con el que tendría la oportunidad de redimirse.
Sin embargo, su sentido del deber fue duramente puesto a prueba por la actitud del resto de la flota, cuyo sentimiento de desesperación y derrotismo percibía cada día mientras trabajaba realizando constantes reparaciones en los distintos barcos de la flota. Su habilidad y genio mecánico de improvisación no estaba nada inspirado y su dedicación a su trabajo y a su capitán llevó a Grigory Radenska a ignorar al resto de las tripulaciones y oficiales de la flota. Siempre soñaba con el día en que la flota llegaría al puerto de Vladivostok y podría regresar a casa con Anya, su esposa, y su dedicación para mantener los barcos rusos en funcionamiento y avanzando era una expresión de su deseo. Cuando el Príncipe Alexsei fue hundido por dos torpedos japoneses, Radenska se encontraba en la sala de máquinas, trabajando febrilmente para reparar las turbinas dañadas, y pereció al instante.
Consciente de la lealtad de su ingeniero jefe, el capitán Khiznekov buscó a Grigory por las Tierras de las Sombras, y los dos hombres se sienten tan unidos como hermanos, y confía en él como en nadie más, ni siquiera el Almirante Togo. Grigory Radenska es la indiscutible mano derecha del capitán y está orgulloso de su posición en el Círculo de Renegados. Nunca ha aceptado del todo la presencia del Almirante Togo y los japoneses a bordo del Príncipe Alexsei, y ha expresado a Khiznekov su desconfianza por las intenciones de Togo en más de una ocasión. Grigory desconfía abiertamente de Matsuhiro Sati, el tranquilo e inescrutable oficial ejecutivo de Togo y siempre mira por encima del hombro esperando que el japonés haga su movimiento para expulsarlo del liderazgo interno de los Renegados.
Naturaleza: Rebelde
Conducta: Fanático
Círculo: Renegados Flotantes de Tsushima
Atributos Físicos: Fuerza 4, Destreza 4, Resistencia 5
Atributos Sociales: Carisma 2, Manipulación 2, Apariencia 2
Atributos Mentales: Percepción 3, Inteligencia 3, Astucia 3
Talentos: Alerta 3, Callejeo 2, Esquivar 3, Intimidación 3, Pelea 3, Subterfugio 2
Técnicas: Armas C.C. 4, Armas de Fuego 3, Pericias 7, Reparaciones 5
Conocimientos: Ciencias 3, Enigmas 4, Investigación 1, Política (algo de sus días de anarquista) 2
Trasfondos: Contactos 2, Mentor (Khiznekov) 3, Posición 3
Pasiones: Servir a su capitán (Lealtad) 5, Conseguir el amor de Katharina Nevchenko, una wraith a la que rescató (Amor) 3
Arcanoi: Habitar 5, Moliar 3, Pandemonium 3, Ultraje 3
Grilletes: El barco 5; Las cartas de Grigory a su esposa 3; la oficina parisina donde llevó a cabo su atentado fallido 2
Corpus permanente: 8
Fuerza de Voluntad: 9
Pathos: 8
Sombra: El Horror
Angustia: 7
Espinas: Reliquia contaminada (la bomba que hizo para el atentado en París) 3, Marca de la Muerte 2, Aura de Corrupción 2
Pasiones Sombrías: Aniquilar a Sati (Envidia) 4, Violar sexualmente a Katharina (Sadismo) 2, Recordar a Grigory Radenska lo cobarde que fue en vida y deprimirlo hasta que abrace el Olvido (Miedo) 3
Imagen: Grigory Radenska parece exactamente lo que es, un hombre que dedica toda la eternidad a arreglar cosas. Lleva ropa de marinero desgarrada, un mono de trabajo, sus gafas de montura de alambre cabalgando precariamente sobre su nariz, su ceño siempre fruncido con mirada de concentración. Posee un conocimiento inmenso de la “maquinaria” de las Tierras de las Sombras y constantemente está buscando piezas de equipo que todavía no haya examinado, por el puro placer emocional de desmontarlas y ver cómo funcionan. La gran reserva y paciencia de Grigory Radenska con la tecnología de las Tierras de las Sombras sólo es superada por su posesivo sentido del deber hacia Marius Khiznekov y el Príncipe Alexsei. La combinación de todos estos factores se perciben en el rostro intenso y arrugado de Grigory.
Consejos de Interpretación: Tu trabajo es lo que te impulsa, y las horas que pasas manipulando toda clase de artefactos y mecanismos han atrofiado tus habilidades sociales y te han aislado en un mundo de tu propia creación. Te muestras ferozmente protector hacia tu capitán, y en ocasiones has sido reprendido por Khiznekov por acusar al Almirante Togo y a los Renegados japoneses de olvidar su “lugar” a bordo del Príncipe Alexsei. Te muestras desconfiado hacia Matsuhiro Sati, pues estás seguro de que quiere ocupar tu posición en la cadena de mando.
A pesar de tu trasfondo anarquista, te sientes fascinado por Katharina Nevchenko, una rica voluntaria moscovita a bordo de otro barco hundido en el Estrecho de Tsushima. La salvaste de los Segadores Imperiales y la trajiste a bordo, y estás descubriendo una extraña atracción por esa mujer. Proteges su buen nombre siempre que puedes hasta el punto de imaginar complicadas conspiraciones para darte una excusa para oponerte a alguien que la ha ofendido. No es que quieras conseguir verdadero poder político…

VICEOFICIAL DE OPERACIONES MATSUHIRO SATI
Uno de los estrategas militares de mayor confianza del Almirante Togo, el Teniente Comodoro Matsuhiro Sati obtuvo el dudoso honor de ser el militar de mayor rango que murió a bordo del buque insignia Mikasa, cuando un proyectil del Príncipe Alexsei le atravesó la cabeza durante su última descarga contra la flota japonesa. Lamentando su incapacidad de servir al hombre al que tanto respetaba, Sati se unió a una pequeña banda de wraiths japoneses que huían de las fuerzas del Reino Oscuro de Jade, esperando hasta el día en que el Almirante Togo llegara a las Tierras de las Sombras y pudiera completar su servicio. Nada ajeno a la pérdida de sus subordinados, la visión de la muerte tan terrible de uno de sus mejores estrategas militares ante sus ojos había afectado profundamente a Togo y cuando al morir Sati se apareció ante él y le ofreció su lealtad de nuevo en la muerte, Togo le dio una cálida bienvenida. Fue el ánimo de Sati lo que llevó a Togo a subir a una pequeña balsa para recorrer la Tempestad en busca de aliados. El encuentro con el Príncipe Alexsei, contra todo pronóstico, se produjo en el momento justo para Togo y su banda de rebeldes; casi parecía predestinado que ambos bandos unieran sus fuerzas para formar los Renegados Flotantes de Tsushima. Al margen del destino, algunos de los tripulantes del Príncipe Alexsei, Grigory Radenska en particular, se preguntan hasta qué punto tuvo que ver la suerte con el encuentro, y si Sati oculta otros secretos.
Naturaleza: Tradicionalista
Conducta: Conformista
Círculo: Renegados Flotantes de Tsushima
Atributos Físicos: Fuerza 3, Destreza 3, Resistencia 3
Atributos Sociales: Carisma 3, Manipulación 2, Apariencia 3
Atributos Mentales: Percepción 4, Inteligencia 5, Astucia 5
Talentos: Alerta 5, Callejeo 4, Consciencia 4, Expresión 3, Subterfugio 4
Técnicas: Armas de Fuego 4, Liderazgo 3, Meditación 3, Sigilo 5
Conocimientos: Ciencias Militares 2, Cultura General 4, Enigmas 4, Filosofía 2, Lingüística 2
Trasfondos: Aliados 2, Contactos 3, Memoriam 1, Mentor (Heihachiro Togo) 1, Posición 3
Pasiones: Ayudar/Proteger a Togo (Lealtad) 4, Derrotar al Emperador de Jade (Furia) 4, Ganar la confianza de Grigory Radenska (Deseo de Respeto) 2
Arcanoi: Argos 1, Fatalismo 3, Moliar 2, Pandemonium 2, Red Vital 3, Senda del Alma 2, Títeres 1
Grilletes: Estrecho de Tsushima 5; Copia personal de “El arte de la guerra” de Sun Tzu 3; el retirado Mikasa 3
Corpus permanente: 9
Fuerza de Voluntad: 8
Pathos: 7
Sombra: El Perfeccionista
Angustia: 6
Espinas: Truco de Luz 2, Lapsus 3, Vida Sombría 3
Pasiones Sombrías: Atacar y matar a Grigory Radenska (Furia) 2, Enviar a tantos Renegados como sea posible en una misión que terminará en su derrota y captura (Odio) 2, Convencer a Sati de que en privado Togo lo considera un fracasado (Envidia) 4
Imagen: Sati es un japonés bastante alto con cerca de 1,90 m. Sus ojos grises, su rostro lampiño y su expresión neutral serían del agrado de una de las estatuas de la Guardia Inmortal del Emperador de Jade. Habla con fluidez y corrección detallando planes y objetivos meticulosamente. Sati cree en el éxito a largo plazo de la misión de los Renegados y alcanzar ese éxito es lo que le impulsa como un fuego interno bajo su fachada estoica. Vestido con un uniforme militar impecable, la actitud cortés y formal de Sati ha demostrado su eficacia en varios enfrentamientos contra las fuerzas del Emperador de Jade. Sin embargo. Sin embargo, cada vez hay más murmuraciones a bordo por su docilidad e impasibilidad.
Consejos de Interpretación: Sé tan enigmático y reservado como sea posible. Confías en el Almirante Togo en la muerte como hiciste en vida, y te muestras cándido en tus sentimientos y opiniones cuando simplemente tienes una reunión privada con él. Aunque obedeces por igual a Togo y Khiznekov, te duele que tu estoicismo y naturaleza reservada sean acogidos con desconfianza por algunos de los rusos, especialmente Grigory Radenska. Aunque eres de naturaleza tranquila, no dudes en defenderte si crees que te están tratando injustamente, lo que puede ocurrir a menudo.

KATARINA NEVCHENKO
Nacida en una aristocrática familia moscovita, Katarina era una de las visitantes asiduas de la corte imperial de los Romanov, que bebía, bailaba, cotilleaba y que en general pensaba que la guerra era algo que le ocurría a otras personas, preferiblemente más pobres. Su prometido, un hombre atractivo de una respetable casa nobiliaria, cuya posición en la armada era simplemente una de las formas en la que el joven hijo de un noble mantenía las apariencias, de repente se encontró para su sorpresa, destinado al servicio activo y reclutado para la guerra. Fue embarcado con destino a Port Arthur, donde llegó justo a tiempo para contemplar la destrucción de la Escuadra del Pacífico, donde desapareció en acción. Katarina, incapaz de determinar si su prometido estaba vivo, muerto, había sido hecho prisionero o estaba volviendo a casa, y sin recibir ayuda del ejército, decidió descubrir la verdad por sí misma. Ella y otras mujeres de la corte imperial rusa viajaron hasta el Pacífico con la Segunda Flota del Báltico y fueron embarcadas en el Orel, un barco hospital, con una unidad de la Cruz Roja.
Para Katarina la dura realidad de la vida a bordo de un barco de guerra resultó un duro contraste comparado con la vida en la corte, tuvo que aprender sola a cuidar de los heridos, endurecer su constitución ante la sangre de la batalla y soportar los groseros desvaríos de los borrachos y vulgares marineros. Durante un episodio especialmente aterrador, mientras atendía a un marinero que había resultado herido en una comprobación de equipo rutinaria, de repente se encontró con un cuchillo en la garganta cuando la lujuria del hombre se apoderó de él e intentó violarla. Por fortuna sus gritos alertaron a Grigory Radenska, que se encontraba a bordo del Orel para hacer algunas reparaciones; sorprendió al hombre y lo golpeó con toda su fuerza con una llave reguladora que sostenía en aquel momento. Katarina se salvó de la violación personal, pero más que en ningún momento se dio cuenta de que si quería encontrar a su prometido tendría que aceptar las leyes de la guerra.
Sin embargo, la primera regla de la guerra es que no había reglas; Katarina Nevchenko pereció a bordo del Orel cuando fue hundido en el Estrecho de Tsushima, sin descubrir nunca el destino de su prometido. En las Tierras de las Sombras fue Grigory Radenska quien rompió su Crisálida y la llevó al Príncipe Alexsei, salvándola de una segunda violación a manos de los Segadores Imperiales. La estancia de Katarina con los Renegados y su contacto con Grigory han convertido a los dos en un equipo efectivo, pero su actividad entre los Renegados siempre ha sido secundaria frente a su continua búsqueda del hombre al que amó en vida.
Naturaleza: Arquitecta
Conducta: Protectora
Círculo: Renegados Flotantes de Tsushima
Atributos Físicos: Fuerza 3, Destreza 3, Resistencia 4
Atributos Sociales: Carisma 4, Manipulación 3, Apariencia 4
Atributos Mentales: Percepción 4, Inteligencia 4, Astucia 3
Talentos: Consciencia 3, Empatía 5, Instrucción 3
Técnicas: Etiqueta 5, Meditación 3
Conocimientos: Ciencias 4, Medicina 4, Psicología 3
Trasfondos: Contactos 1, Eidolon 2, Memoriam 3, Morada 3, Posición 3
Pasiones: Demostrar a los machistas Renegados que una mujer es igual de capaz de participar en la lucha (Orgullo) 2, Mostrar gratitud –platónica- a Grigory Radenska por su ayuda (Amor) 1, Buscar y salvar a las almas de quienes perecieron a bordo del Orel con ella (Devoción) 3, Continuar buscando información de su prometido desaparecido (Amor) 4
Arcanoi: Castigar 1, Fantasma 1, Lamento 3, Materializar 2, Red Vital 2, Ultraje 2
Grilletes: El barco hospital Orel, hundido en el Estrecho de Tsushima 5; el Palacio de Invierno en Moscú, donde era una figura popular en la corte del zar 3
Corpus permanente: 7
Fuerza de Voluntad: 8
Pathos: 8
Sombra: El Padre
Angustia: 6
Espinas: Reliquia contaminada (el cuchillo utilizado por el marinero que intentó violarla) 2, Lapsus 3
Pasiones Sombrías: Convencer a Katarina de que sólo es una niña miedosa y mimada (Envidia) 4, Obligar a Katarina a seducir y humillar al idiota de Grigory Radenska (Sadismo) 3, Deprimir tanto a Katarina por la pérdida de su prometido que se rinda al Olvido (Soledad) 3
Imagen: Katarina mide alrededor de 1,60 m, y es una mujer joven, de cabello oscuro y suave, profundos ojos verdes y con la clase de belleza por la que Dostoievski se habría amputado la pierna derecha hasta la rodilla para poder escribir sobre ella. Está vestida con un uniforme de enfermera, manchado con la sangre de los muertos y heridos de la guerra. En lugar de sentirse avergonzada o asqueada, Katarina lleva su uniforme manchado como una medalla de honor. Mantiene la cabeza alta con orgullo por la contribución que ha realizado y continúa aportando a los Renegados.
Consejos de Interpretación: Años de riqueza y refinamiento te han enseñado a controlar tus sentimientos, pero tu servicio a bordo del Orel no fue un lecho de rosas: has visto la atrocidad y la crueldad de cerca y no te haces ilusiones sobre el significado de la contribución que prestas –que debes prestar- a bordo del Príncipe Alexsei. Como enfermera, conoces la importancia de adoptar una actitud comprensiva; en la muerte tu conocimiento sobre las situaciones a las que se enfrentan los Renegados te han proporcionado el respeto de Khiznekov. En ocasiones el capitán incluso te ha pedido que te sientes en la sala de oficiales y que participes en las sesiones de planificación, algo por lo que le estás agradecida.
Aunque Khiznekov parece valorar tus opiniones, no estás segura de la sinceridad de los demás. El chauvinismo cultural masculino del Almirante Togo te molesta, la actitud imperturbable de Sati te vuelve loca, y la actitud exagerada de Grigory Radenska cuando te defiende te avergüenza en ocasiones. También está el problema de su asunción confundida al creer que como te salvó en el pasado ahora eres “su mujer”. Habla sinceramente y no detengas tu honestidad en ningún plan o detalle. Los Renegados necesitan toda la ayuda y sinceridad posibles: comprendes que son como todos los hombres, quizás incluso más.

ANDREI BRODOVIN
Al contrario que Katarina, para quien la guerra fue una epifanía emocional, Andrei Borovin considera la guerra como una fuente de provecho. Sus estrechos lazos con personajes influyentes de la corte del zar Nicolás II le ayudaron a conseguir derechos exclusivos sobre los contratos madereros del ferrocarril transiberiano en la región oriental de Vladivostok. Su avaricia le llevó a él y a su compañía a realizar incursiones en el norte de Manchuria en busca de madera, donde Brodovin se encontró con la oposición de los campesinos chinos. Reunió varios grupos de matones para que los golpearan y aterrorizaran.
Cuando la Madre Rusia y Japón tuvieron un desacuerdo por el trato abusivo que los manchúes locales recibían de Andrei y otros empresarios similares, Brodovin acudió directamente al zar y exigió que le diera a su compañía y a la expansión de los intereses rusos en el Lejano Oriente la mayor importancia. Las demandas de Brodovin y otros empresarios contribuyeron a avivar los fuegos de la guerra. Las llamas se reflejaron en los ojos de Andrei como el brillo de una riqueza incalculable, y él y sus aliados comerciales hicieron todo lo que pudieron para influir en las decisiones políticas del Palacio de Invierno. Pero los esfuerzos de Andrei no le servirían para nada. Mientras viajaba a bordo del barco de guerra Kasparov en una “posición no oficial” Andrei murió mientras atravesaban una franja del océano llena de minas durante el ataque contra Port Arthur y murió despedazado en la explosión.
Inmediatamente la Crisálida de Andrei fue tomada por los Segadores Imperiales, que en secreto lo retuvieron en lugar de entregarlo a las autoridades de Estigia. Con la llegada de los Renegados Flotantes de Tsushima y el caos que causaron al Reino Oscuro de Jade, Andrei había sido convertido en un espía al servicio del Emperador Yu Huang. Al ser un civil occidental, fue aceptado por los Renegados a bordo del Príncipe Alexsei. Su misión es vigilar los movimientos de los Renegados y enviar información al Palacio de Jade para que las fuerzas imperiales puedan desplegarse y aplastar al barco rebelde. Sin embargo, para Andrei ha resultado casi imposible comunicar información significativa; la ruta del Príncipe Alexsei es por naturaleza deliberadamente vaga, y tanto Khiznekov como Togo sienten cierta desconfianza hacia el especulador ruso. Sin embargo, Andrei diligentemente observa las acciones de los Renegados, esperando que cometan el proverbial error fatal…
Naturaleza: Conspirador
Conducta: Tradicionalista
Círculo: Infiltrado de los Protectores del Reino Próspero
Atributos Físicos: Fuerza 3, Destreza 2, Resistencia 4
Atributos Sociales: Carisma 4, Manipulación 5, Apariencia 3
Atributos Mentales: Percepción 4, Inteligencia 3, Astucia 3
Talentos: Alerta 3, Atletismo 2, Callejeo 3, Esquivar 2, Intimidación 3, Pelea 2, Subterfugio 2
Técnicas: Armas C.C. 2, Armas de Fuego 2, Etiqueta 3, Sigilo 3
Conocimientos: Burocracia 3, Finanzas 5, Investigación 4, Leyes 3, Política 4, Psicología 1
Trasfondos: Aliados 1, Contactos 2, Morada 1, Posición 2, Riqueza 5
Pasiones: Entregar al Príncipe Alexsei y a los Renegados en un bonito paquete al Emperador de Jade (Odio) 3, Conseguir al concluir esta misión un agradable trabajo en la burocracia del Reino Oscuro de Jade (Ambición) 2, Hacerse tan rico como sea posible (Avaricia) 4
Arcanoi: Argos 1, Castigar 1, Lamento 2, Moliar 2, Usura 5
Grilletes: El puerto de Port Arthur 5; el ferrocarril transiberiano 2
Corpus permanente: 6
Fuerza de Voluntad: 8
Pathos: 7
Sombra: La Sanguijuela
Angustia: 6
Espinas: Aliados Oscuros 3, Infamia 2, Pacto de la Muerte 2
Pasiones Sombrías: Traer a los Espectros a bordo del Príncipe Alexsei y soltarlos (Furia) 2, Decirle al Emperador de Jade que se joda y convertirse en un Renegado de buena fe (Envidia) 3
Imagen: Andrei Brodovin viste de forma conservadora y habla poco. Intenta permanecer apartado de los demás Renegados tanto como le resulta posible, pero su presencia a bordo ha terminado molestando a otros, especialmente a Grigory Radenska, que por naturaleza odia a los especuladores oportunistas como Brodovin. Sin embargo, con el paso del tiempo Andrei ha conseguido encajar mejor a bordo, y muchas veces algunos Renegados que hablan en privado no se han dado cuenta de su presencia, y se dedica a pasear, escuchar y recoger toda la información que puede.
Consejos de Interpretación: Encuentras la atmósfera del Príncipe Alexsei irritante, pero tus grandes reservas de paciencia impiden que manifiestes tu irritación. Una persona calculadora por naturaleza, procuras no llamar la atención. Te presentas voluntario para diversas misiones dentro del alcance de tu capacidad, siempre manteniendo ojos y oídos abiertos a la espera de conseguir información importante sobre los Renegados. No intentas sabotear internamente los planes de los Renegados, ya que los más probable es que te descubrieran. De hecho, haces lo que se te pide correctamente y bien, incluso yendo más allá de lo esperado. Cuanto más confíen Khiznekov y Togo en ti, más cerca estarás del centro vital de los Renegados.

LEIKO
Leiko nunca tuvo otra familia salvo su hermano mayor Gedde. Se quedó huérfana cuando era pequeña, los dos eran inseparables y se ganaban la vida en las calles del moderno Tokio. Gedde era el líder de una pequeña banda de matones, chicos como él y como Leiko que simplemente sobrevivían día tras día –no eran crueles, pero eso no les impedía golpear si con eso ganaban un plato de comida o un techo temporal sobre sus cabezas. Leiko y Gedde sabían que siempre podían contar el uno con el otro y que siempre estarían allí el uno para el otro. Era un reflejo involuntario, como respirar. Incluso después de la fatídica noche cuando la porra de un policía antidisturbios descalabró la cabeza de Gedde, Leiko se negó a creer que los habían separado. Cuando subió hasta la azotea de un almacén abandonado de productos electrónicos y se lanzó al vacío iluminado de neón de la noche de Tokio, Leiko sabía en su corazón que se reuniría con su hermano algún día.
En las Tierras de las Sombras, Gedde abrió la Crisálida de su hermana, y los dos siguieron donde lo habían dejado, sólo que en esta ocasión su banda era de wraiths rebeldes, y las apuestas eran mucho más elevadas: la libertad de las almas aprisionadas en los Territorios Conquistados por el puño del Emperador de Jade. Juntos los dos hermanos liberaron almas de las tierras rurales de Japón, siempre un paso por delante de los Segadores Imperiales, hasta que finalmente los atraparon. Como líder de la banda rebelde, los Segadores tomaron a Gedde y lo Moliaron para convertirlo en un Eunuco Imperial. Cuando se dispusieron a acabar con Leiko habría sufrido un destino igual de terrible si no hubiera conseguido soltarse y lanzarse a la Tempestad, nadando con todas sus fuerzas para salvar su alma.
Perdida en la turbulencia infernal, Leiko estaba a punto de rendirse a los remolinos del Olvido cuando fue divisada por los tripulantes del Príncipe Alexsei, que la subieron a bordo. La furia de Leiko contra los Segadores era palpable, como su obsesión por vengarse de ellos. Su pasión iba acompañada de determinación por recuperar a su hermano y quizás, sólo quizás, encontrar alguna forma de devolverle su anterior ser. Su fría determinación de alguna forma ha convertido a Leiko en la bala perdida del barco; el Almirante Togo a veces consigue persuadirla de que participe en las incursiones de los Renegados, pero tanto él como el capitán Khiznekov la consideran demasiado inestable para que se le pueda confiar alguno de los planes o secretos del barco.
Naturaleza: Niña
Conducta: Solitaria
Círculo: Renegados Flotantes de Tsushima (pero sólo hasta cierto punto)
Atributos Físicos: Fuerza 2, Destreza 4, Resistencia 4
Atributos Sociales: Carisma 2, Manipulación 2, Apariencia 2
Atributos Mentales: Percepción 2, Inteligencia 3, Astucia 4
Talentos: Alerta 4, Atletismo 4, Buscar 3, Callejeo 5, Esquivar 4, Pelea 4, Subterfugio 3
Técnicas: Armas C.C. 3, Armas de Fuego 2, Conducir 4, Sigilo 4
Conocimientos: Ciencias 1, Cultura General 2, Informática 2, Investigación 2, Leyes 1
Trasfondos: Aliados 1, Eidolon 1, Mentor 1, Posición 1
Pasiones: Encontrar a los Segadores responsables del destino de Gedde y acabar con ellos (Venganza) 4, Encontrar a Gedde y salvarlo del Imperio de Jade (Amor) 5, Regresar a los Territorios Conquistados y reclutar más wraiths para seguir luchando por su cuenta (Ambición) 1
Arcanoi: Fatalismo 2, Materializar 1, Pandemonium 3, Ultraje 4
Grilletes: La azotea del edificio de Oshima Electronics en Tokio, desde donde se suicidó 4; el viejo refugio de su banda en las alcantarillas de Tokio 1
Corpus permanente: 8
Fuerza de Voluntad: 8
Pathos: 7
Sombra: La Sanguijuela
Angustia: 6
Espinas: Infamia 3
Pasiones Sombrías: Provocar al capitán Khiznekov lo suficiente para que te eche del barco (Furia) 3; encontrar la fortaleza más próxima del Reino Oscuro de Jade y delatar la posición de los Renegados (Odio) 2; asegurarse de sufrir el mismo destino que Gedde entregándose a los burócratas del Imperio de Jade para que la conviertan en un Eunuco (Miedo) 2
Imagen: Leiko es una chica de la calle que viste con una cazadora de motorista negra, con vaqueros y botas. Sus ojos arden con el calor de la venganza, tanto que en ocasiones parecen brillar de verdad. Es una experta luchadora callejera, que posee una fuerza inaudita para su pequeño cuerpo. Normalmente retraída y silenciosa, en ocasiones –muy raras- Leiko manifiesta alegría ante los éxitos de los Renegados, pero en general le preocupan poco los objetivos a largo plazo, sólo le importa que cada día que permanece con ellos se acerca a su hermano un poco más.
Consejos de Interpretación: Hasta donde sabes, la muerte sólo ha resultado ser la misma mierda en otro plano de existencia. Irradias amargura –lenguaje obsceno, te ríes de los infortunios de los demás, y que Dios ayude a quien te toque deliberadamente, a menos que le guste que le den una paliza. Sin embargo, tienes cuidado de no ir demasiado lejos; el capitán Khiznekov puede comprenderte, pero posiblemente haya visto cosas mucho peores. Considerando la desconfianza innata del capitán hacia sus pasajeros japoneses, puede que no le importe dejarte a un lado si te pasas de la raya y sabes (y crees que él también lo sabe) que necesitas a los Renegados y su poder si quieres tener la posibilidad de encontrar a Gedde de nuevo.

IDEAS PARA HISTORIAS
-Una pelea termina a golpes a bordo del Príncipe Alexsei, cuando la Sombra de Matsuhiro Sati y la paranoia de Gregory Radenska provocan un amotinamiento generalizado. Para empeorar las cosas, una escuadra de barcos imperiales se dirige hacia la posición del Príncipe Alexsei mientras el combate continúa en cubierta. ¿Puede pararse esta locura, y si no, a quién se unirán los personajes?
-Grigory Radenska se acerca a los personajes y les pide que le acompañen en un bote al Estrecho de Tsushima para recoger Artefactos del hundido Orel que están conectados con Katarina Nevchenko, para garantizar su seguridad y fortalecer su relación en el Príncipe Alexsei. Si Katarina lo sabe o no los personajes todavía no lo saben, y para empeorar las cosas, Andrei Brodovin ha descubierto el plan. Podría esperarles una cálida recepción…
-Un cuerpo es encontrado flotando en medio de la Tempestad. Los personajes jugadores lo ven y lo suben a bordo, donde descubren que se trata de un Eunuco Imperial de un poderoso magistrado que inadvertidamente ha caído por la borda de un barco del Imperio de Jade. Al descifrarlo, descubren evidencias sobre la traición de Andrei Brodovin. Tanto el capitán Khiznekov como el Almirante Togo deben ser convencidos del peligro, y el especulador hará lo que sea para proteger su posición.
-El capitán Khiznekov ha descubierto que Leiko está intentando manifestarse en las Tierras de la Piel para vengarse del policía que mató a su hermano, y ha decidido que ya no puede permitir que siga a bordo. Los jugadores, enviados por el Almirante Togo, deben intentar detenerla y después intentar convencer a Khiznekov de que la permita continuar entre los Renegados. Pero tal vez quieran intentar ayudarla…

Editor completo

Volver a “Wraith”