Ayuda: Los Pescadores

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 2334
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Ayuda: Los Pescadores

#1

Mensaje por Alexander Weiss » 28 Ago 2019, 23:18

Imagen

LOS PESCADORES

Por Joshua Gervais. Completado con extractos de El Fin del Imperio y el manual básico de Wraith.

La mayoría de los wraiths están de acuerdo en que les gustaría vivir una vida mejor (por así decirlo) que la que tienen. Los Pescadores la ofrecen a quienes verdaderamente la desean. Los Pescadores navegan en sus barcos dorados desde las Isla de los Lamentos a la Costa Lejana donde se encuentra su versión del Paraíso. Cualquiera dispuesto a demostrar su fe con un sacrificio de riqueza o un período de servidumbre recibirá su recompensa.
Los Pescadores han experimentado un considerable crecimiento desde su regreso de las Costas Lejanas. Muchos wraiths han sido enviados al Paraíso de los Pescadores y otros muchos han abrazado su causa. Los pescadores se han convertido en una presencia importante tanto en Estigia como en las Tierras de las Sombras de Europa. Con el incremento de su tamaño y poder el grupo también ha atraído a wraiths más interesados en la riqueza y el poder que en la misión de los Pescadores.

ARTÍCULOS DE FE
Los Pescadores enseñan que las Tierras de las Sombras son un purgatorio donde las almas deben prepararse para alcanzar el cielo y que ellos han encontrado su localización. Cualquier wraith que está preparado para abandonar el Mundo Subterráneo puede viajar con los Pescadores y llegar al Paraíso.
Los Pescadores no discuten ni niegan la existencia de otras Costas Lejanas, pero parecen solamente interesados en la suya. Una de las formas más fáciles de conseguir ofender a los Pescadores es pedirles pasajes a una Costa Lejana diferente. Podría parecer una visión estrecha teniendo en cuenta el gran número de Costas Lejanas, pero la suya es la única que ha generado un grupo tan poderoso dedicado a ella.
Existe algo casi paradójico en la misión de los Pescadores; renuncian a su propia salvación para poder salvar a los demás. Si fuera suficiente con viajar al Paraíso, entonces el grupo no existiría. Existe una gran variedad de razones por las que un wraith está dispuesto a unirse a la misión de los Pescadores. Algunos creen que es su deber compartir con los demás el don que han recibido, mientras que otros creen que necesitan hacer una penitencia por los pecados que les atormentan, y además algunos Pescadores tienen relaciones mortales que desean mantener. También existen Pescadores que no tienen fe en la promesa del Paraíso, y están más interesados en las recompensas que pueden conseguir en el Mundo Subterráneo.

LAS HERRAMIENTAS DE DIOS
Existen tres grandes divisiones entre los Pescadores: Peregrinos, Caballeros Cruzados y Obispos de la Muerte. La mayoría de los Pescadores pueden ser identificados por sus vestiduras. Los Peregrinos llevan largas túnicas sencillas. Los Caballeros Cruzados llevan tabardos con el símbolo del pez o de la cruz. Los Obispos de la Muerte por lo general llevan sotanas negras o algún otro tipo de vestiduras clericales. Durante las persecuciones romanas contra los cristianos utilizaban el símbolo del pez para marcar lugares secretos de reunión e identificarse entre ellos.
Se dice que todos los Peregrinos están destinados a llegar al Paraíso, pero algunos recorren caminos más largos que otros. Para demostrar que tienen la fe suficiente para viajar en un Barco de Oro un Peregrino debe realizar algún tipo de sacrificio. Algunos pasan su precio con Reliquias u Oboli, mientras que otros lo pagan sirviendo a los Pescadores durante un período determinado de tiempo. Los Peregrinos que saben comerciar pueden practicar para pagar su pasaje. Los Peregrinos que son eruditos pueden copiar documentos o actuar como sacerdotes, y siempre se necesita tripulación para los Barcos de Oro. Los Peregrinos especialmente hábiles pueden ser animados a permanecer en su posición y demorar el fin de su viaje por el bien mayor, o unirse a las filas de los Caballeros Cruzados o de los Obispos de la Muerte; resulta sorprendente cuántos aceptan la oferta.
Los Caballeros Cruzados protegen los intereses de los Pescadores actuando como guardia de los Peregrinos, los templos y los Barcos de Oro. Aunque los Caballeros Cruzados carecen de un código establecido de conducta, sirven como ejemplo de la buena voluntad de los Pescadores hacia todos los wraiths, y se espera que se comporten correctamente. Parte de sus deberes consisten en acudir en ayuda de los wraiths que están siendo atacados por esclavistas, Espectros y otras amenazas similares.

Los Obispos de la Muerte satisfacen las necesidades espirituales de sus compañeros Pescadores y viajan de Necrópolis en Necrópolis buscando Peregrinos. Los Obispos de la Muerte tienden a realizar tareas demasiado importantes para dejarlas en manos de un Peregrino, y custodian los secretos más valiosos del grupo. Los Obispos de la Buena Muerte pueden llevar fe a un wraith carente de ella y acudir en ayuda de aquéllos atormentados por la duda.
El Arzobispo, la autoridad suprema de los Pescadores en el Mundo Subterráneo, dirige a los Obispos de la Muerte y a los Caballeros Cruzados, y actúa como representante del Pescador ante Caronte y la Jerarquía. Se dice que el Arzobispo actual tomó el timón del primer Barco de Oro después de que el timonel desapareciera en un ataque Espectral y llevó el barco al puerto de las Costas Lejanas sin tener ninguna experiencia pilotando el barco. Hoy el Arzobispo pasa la mayor parte de su tiempo enseñando a los Obispos de la Muerte más prometedores y a algún Caballero Cruzado ocasional, dejando las tareas menos importantes en manos de sus consejeros.

LOS TRAIDORES LEALES
Existe una subsecta de Pescadores, que se hacen llamar el Traidor Leal, que han decidido tomar el futuro político del grupo en sus propias manos. Creen que cualquier acción está justificada para alcanzar los objetivos de los Pescadores, aunque esas acciones rompan los principios más sagrados. Cuando un Pescador es invitado a unirse a los Traidores Leales se le dice que el grupo es una facción oculta que sólo responde ante el Arzobispo. Finalmente se le cuenta la verdad, en cuanto se ha establecido que el potencial recluta es de suficiente confianza. Realmente los Traidores Leales sólo responden a su engañoso sentido de lealtad e importancia autootorgada. En el momento en que los reclutas se han introducido en el mundo secreto de los Traidores Leales no pueden dar marcha atrás. La facción sólo responde ante sí misma, y sus miembros custodian celosamente sus secretos.
Por lo general los Traidores Leales no se encuentran en posiciones de poder y raramente son respetados por sus compañeros Pescadores. Según ellos esto se debe a que sus verdaderas contribuciones son invisibles y no son reconocidas, pero la mayoría de los Pescadores aceptarían su expulsión si conocieran los métodos de los Traidores Leales. La colaboración con el resto de los Pescadores es la única fuente de autoestima de los Traidores Leales. Hasta el momento sólo unos pocos Pescadores ajenos a la facción conocen la existencia de los Traidores Leales, pero nadie ha decidido actuar contra ellos.
Las Tácticas de los Traidores Leales son crueles pero sólo actúan cuando consideran que es absolutamente necesario. Prefieren atacar indirectamente que de forma directa. Muchos Traidores Leales utilizan Red Vital combinada con Arcanoi relacionados con las Tierras de la Piel para atacar los Grilletes de sus objetivos. Los Traidores Leales también roban Reliquias de quienquiera que consideren indigno, que en la mayoría de los casos se trata de un no Pescador. Tienen cuidado de no robar Reliquias directamente a la Jerarquía, pero aparte de eso no tienen escrúpulos con respecto a quien roban.

EL TRATADO DEL PARAÍSO
Originalmente los Pescadores esperaban que Caronte les rindiera tributo, pero se negó. El Arzobispo se reunió con Caronte y llegaron a un acuerdo conocido como el Tratado del Paraíso. A cambio de Reliquias, la Jerarquía enviaría a los Peregrinos potenciales a los Pescadores. Además de los detalles del acuerdo el Tratado legitimaba a los Pescadores, permitiéndoles coexistir pacíficamente con la Jerarquía.
En realidad, ninguna de las dos partes cumple el Tratado tan bien como a la otra le gustaría. La Jerarquía no se esfuerza mucho en encontrar wraiths para los Pescadores. En general sólo los wraiths que buscan activamente a los Pescadores reciben algo de ayuda. Además, existen miembros de la Jerarquía que a título individual sienten simpatía hacia los Pescadores y constituyen excelentes reclutadores y otros miembros que disfrutan desviando o manipulando a los fieles
Por otra parte los Pescadores se quedan con Reliquias demasiado poderosas para la atea Jerarquía o que pueden ser de más utilidad en manos de un Pescador o en la protección de un Barco de Oro. Además los Pescadores necesitan mantener su economía en orden para mantener sus templos, equipar a los Caballeros Cruzados y pagar a trabajadores para que realicen tareas que los Peregrinos no pueden realizar. Algunas veces algunas Reliquias que deberían entregarse a la Jerarquía terminan vendiéndose para llenar los cofres de los Pescadores.
Los lazos entre los Pescadores y la Jerarquía siempre han estado algo dañados. Por sí solos los Pescadores no representan una amenaza directa a la Jerarquía, pero con la ayuda de los Gremios o los Renegados podrían convertirse en una amenaza muy real. Los Renegados comparten la desconfianza de los Pescadores hacia la Jerarquía y sus métodos pero poco más. Los Pescadores tienen lazos con algunos Gremios, especialmente los Heraldos, los Perdonadores y para sorpresa de algunos, los Juglares. Todas estas conexiones son lazos informales derivados del deseo compartir de dominar un Arcanoi concreto y de los secretos que los Pescadores comparten con sus compañeros y contactos en los Gremios.

EL TEMPLO DE LOS PESCADORES
La base central de la obra de los pescadores es el Templo. Es su fortaleza mejor protegida y el nexo de sus operaciones. Todos los viajes de los Pescadores a las Costas Lejanas comienzan en el Templo con una ceremonia para botar el barco y desconectar a los Peregrinos que parten de sus lazos con las Tierras de la Piel. El Templo es un edificio enorme, impresionante y con una hermosa fachada pública, para mostrar el poder y la amabilidad de los Pescadores. Como signo de confianza a Caronte, aunque no necesariamente auténtico, el Templo carece de defensas aparte del grosor de sus enormes muros.
El Templo contiene una gran capilla rodeada por cuatro altas torres y unos modestos jardines. Dos de las torres están dedicadas al alojamiento de los reclutas y el servicio; la mayor parte del adiestramiento de los Peregrinos tiene lugar en esas torres. Una torre está dedicada a los Peregrinos que aguardan la marcha y otros visitantes especiales. Y otra torre constituye el alojamiento del Arzobispo y sus consejeros así como los tesoros más valiosos de los Pescadores. La capilla central está conectada a varios edificios secundarios como una armería, establos y una bóveda donde el pago de los Peregrinos por su viaje se acumula.
Los Pescadores también mantienen una serie de fuertes en localizaciones clave donde los nuevos Peregrinos son reclutados y las Reliquias son almacenadas. Los potenciales Caballeros Cruzados y Obispos de la Muerte son entrenados y puestos a prueba en esos fuertes. Es posible para un Pescador tener una larga carrera y nunca haber visto ni el Templo ni un Barco de Oro. Los Pescadores tienden a construir sus fuertes en zonas donde el control de la Jerarquía es débil o la población mortal tiene una fuerte creencia cristiana. La mayoría de los fuertes disponen de un Obispo de la Muerte para coordinar el reclutamiento en la zona y un Caballero Cruzado al cargo de las defensas del fuete.

INTERPRETAR UN PESCADOR
En esencia los Pescadores son un negocio que comercia con fe. La forma en que venden ese producto varía de lo directo a lo engañoso. Para mantener sus Barcos de Oro y evitar que sus filas se reduzcan de vez en cuando no viene mal una pequeña mentira. Cada Pescador debe trabajar para vender a su grupo y cómo lo haga un personaje tendrá un efecto importante a lo largo de la Crónica.
Al contrario que los Herejes los Pescadores son una organización unida, pero eso no significa que no existan facciones o enfrentamientos internos. Las diferencias de opinión sobre los objetivos a completar y los métodos a utilizar han sido y son una constante. En cierto sentido los conflictos internos de los Pescadores son más intensos que las filosofías opuestas de otros wraiths.
Una Crónica puede tratar las duras decisiones que los Pescadores tienen que tomar si quieren seguir siendo honestos, y los sacrificios necesarios para mantener sus ideales. Esto podría llevar a tener que esforzarse por eliminar la corrupción de sus propias filas, yendo tan lejos como para acusar al Arzobispo o uno de sus consejeros.
De forma alternativa, si el grupo decide jugar dejando la moralidad de los Pescadores al margen y trata de conseguir todo lo que pueden de su organización, existen otro tipo de desafíos a los que los jugadores pueden enfrentarse. El más directo de ellos es la Jerarquía. No importante cuánto consigan los Pescadores, la Jerarquía siempre será más fuerte, más grande y mejor armada y estará en cualquier lugar en el que estén los personajes. Pero la Jerarquía también tiene muchas debilidades que personajes astutos y sin escrúpulos pueden utilizar para sus propios fines.
Finalmente, los personajes Pescadores pueden decidir hablar mediante sus acciones, y ganarse los corazones de las masas realizando impresionantes hazañas en el nombre de su organización. Este concepto puede llevarlos a enfrentarse en combate con Espectros, criminales y otras amenazas de las Tierras de las Sombras. También pueden emprender misiones menos violentas como encontrar Reliquias ocultas, descubrir injusticias cometidas por la Jerarquía y rescatar wraiths de la esclavitud.

EL FIN DE LOS PESCADORES
Entre los años 1347 y 1351 75 millones de europeos murieron debido a la Peste Negra y sus consecuencias. El enjambre masivo de almas prendió la chispa que hizo estallar el Segundo Gran Maelstrom. Sin embargo, la burocracia de Estigia estaba preparada con sus cadenas para atrapar y atar a las almas más débiles. Las forjas de almas se abarrotaron más allá de su capacidad durante años.
Al mismo tiempo los Pescadores se estaban convirtiendo en una amenaza interna al Imperio de Estigia. Con sus promesas de un Paraíso situado más allá del Mar sin Sol, alejaban la atención de los wraiths de Estigia, debilitando la estructura del Imperio. Los espías de Caronte advirtieron al Imperator de que los Pescadores estaban reuniendo un ejército independiente y el gobernador temió que sólo fuera cuestión de tiempo de que exigiesen un poder político parejo a su poder militar. Pero por encima de todo, lo que llevó a Caronte a actuar fue la revelación de en qué se había convertido el Paraíso de los Pescadores.
Caronte comenzó a elaborar un plan para terminar con la amenaza latente de los Pescadores. Aumentó los diezmos de Reliquias que debían pagar al Imperio a cambio de permitir la partida de sus seguidores, con el fin de provocarles para que comenzaran las hostilidades y le diesen una excusa para su disolución. En su inocencia, los Cruzados de los Pescadores cayeron en la trampa. El Arzobispo de los Pescadores protestó y los Caballeros Cruzados marcharon hacia la Torre de Ónice, atacando a los Equites de Caronte. No obstante, uno de los Cruzados, Chretien de Grace, traicionó a sus compañeros, que fueron derrotados y colgados del Faro de Estigia, donde ardieron durante siete días.
Caronte y los Equites entraron en el Templo de los Pescadores, confiscando todas sus reliquias y tesoros y dio orden para que todos los seguidores del culto partieran hacia las Costas Lejanas inmediatamente. Los Pescadores abandonaron Estigia en una vasta migración, mientras sus templos eran incendiados.

SECRETOS SUCIOS DE LOS PESCADORES
No todas las Costas Lejanas son paraísos. Estos lugares son burlas y parodias de las verdaderas Costas Lejanas, donde los wraiths son torturados en grotescas terapias que sólo contribuyen a fortalecer sus Sombras, y donde el brillo de los ojos de los ayudantes no es una mirada gozosa, sino el brillo gélido del Olvido. Muchos de estos lugares han sido destruidos por los Barqueros, pero algunos de estos lugares han sobrevivido para atrapar a los incautos con falsas esperanzas, con sus localizaciones protegidas por sus Señores Oscuros, que ahora han crecido en poder y rivalizan con los Malfeos.
Otras Costas Lejanas son poco más que pequeños reinos, gobernados por tiranos que operan bajo el débil pretexto de la religión o la divinidad. Otras son grotescas parodias del más allá descrito en las religiones de los Vivos, o el producto de los delirios infantiles de cualquier ser retorcido que tenga el poder. De estos, no se necesita ningún ejemplo.
Quizás el más famoso de estos falsos reinos sea el Paraíso de los Pescadores. Aquí, cientos de miles, quizás millones de almas, sobreviven bajo un gobierno totalitario basado en las primeras versiones cristianas del más allá. Quizás antaño el Paraíso fue un pequeño reino de alguna clase pero ahora es algo mucho más grande y mucho peor. En el Paraíso el poder es controlado por quienes afirman ejercer la voluntad del Elegido –el nombre que recibía el Sin Reposo que anteriormente gobernaba este lugar del Mundo Subterráneo- y que gobiernan a las masas. Los autonombrados Angélicos eternamente vigilantes buscan cualquier señal de disensión o que rompa la armonía.
Para quienes no obedecen las rígidas normas y advertencias de los Angélicos existe Sheol, el oscuro y repugnante reino de obreros y forjas que actúa como Infierno para los Pescadores. Aquí Demoníacos Roídos por la Sombra trabajan para mantener el falso Cielo. Quienes se extravían sencillamente son castigados, mientras que los verdaderamente impíos son transformados en distintos objetos o –quizás más terrible- son reformados mediante Moliar e Intimación. De hecho, hay quien dice que los abismos de Sheol son el lugar de nacimiento de Angélicos y Demoníacos, aunque por supuesto, sólo se trata de rumores.
Los Demoníacos utilizan Intimación con tanta libertad como Castigar en el proceso de “enderezar” a las almas descarriadas, y la mayoría de los habitantes del Cielo han terminado por convertirse en poco más que Zánganos, imitando la emoción del gozo y pronunciando palabras vacías sin ningún tipo de fervor. Es posible que estas almas condicionadas experimenten algo parecido al gozo que proclaman y cantan. La verdad es que si se encuentran descontentas con su condición son incapaces de expresarlo de ninguna forma significativa. Se sabe que los wraiths que han mirado a los ojos de estas criaturas beatas han entrado inmediatamente en Catarsis.
Los Misioneros Pescadores son invariablemente programados, y se encuentran armados con poderosos Arcanoi y son “mejorados” más allá de su apariencia normal. Son perseguidos por Barqueros y Jerarcas por igual, y los wraiths que los acompañan de regreso al Paraíso no son de confianza si vuelven a aparecer.
La verdad es que la gran mayoría de los Barqueros –y desde luego todos los que han trabajado en las Legaciones- siempre han sabido que la mayoría de las Costas Lejanas no son de confianza. Las Legaciones de Estigia sólo preparaban viajes a los destinos más conocidos cuando se les permitía, y fomentaban el Ritual de Separación en los Resplandecientes que lo aceptaban. Durante siglos después de que los Barqueros fueran exiliados, el Imperio envió millones de almas en la oscuridad del Mar de las Sombras a disposición de cualquier ser que se encargara de ellas. Para empeorar la situación, la mayoría de las legítimas Costas Lejanas continuaron trabajando con los Barqueros, en lugar de con sus sucesores en las Legaciones.
Desde el exilio de los Barqueros hasta el exilio de los Resplandecientes, la mayoría de las almas que partieron de Estigia navegaron a lo que puede definirse como un destino incierto. Engañados por su propio orgullo y por la rabia y la amargura ante el tamaño de la incompetencia imperial, los miembros de la Sociedad de los Barqueros observaron durante largo tiempo cómo el Paraíso de los Pescadores crecía desde una docena de chozas de madera hasta convertirse en una blasfemia tan grande en el rostro de la Tempestad que desafiaba la imaginación. Desgraciadamente, cuando los Barqueros decidieron actuar, era demasiado tarde. Los emisarios de los Barqueros fueron rechazados por los diplomáticos de los Pescadores e ignorados por los burócratas que se beneficiaban del tributo que pagaban a Estigia. No sería hasta que la avaricia de los Pescadores provocó su caída que Estigia reconoció el problema de las Costas Lejanas. Fue una lección que la Sociedad de los Barqueros aprendió con gran coste, pero la aprendieron bien. Cuando llegó la Shoah, los Barqueros no dudaron ante el problema –simplemente actuaron.

UNAS PALABRAS FINALES SOBRE LOS PESCADORES
Ya sabemos cuál es el destino que aguarda a los Pescadores. Independientemente de que estén condenados desde el principio o que pueden salvarse mediante una guía correcta, queda en manos del Narrador y puede determinarse en el transcurso de la Crónica.
Si su destino ya está sellado asegúrate de mostrar los defectos y errores del grupo. Los Pescadores han perdido la confianza de los wraiths, el Arzobispo descarga su responsabilidad en consejeros corruptos o incompetentes y los recursos del grupo se malgastan.
La otra cara de la moneda se encuentra en la fuerza de los Pescadores, que pueden demostrar luchando contra el destino. La filosofía de los Pescadores en esencia consiste en sacrificarse por el bien de los demás, e incluso en los peores momentos esa idea permanece en los corazones de los verdaderos creyentes. Esa nobleza quizás podría salvarles…o condenarles sin remedio.

Editor completo

Volver a “Wraith”