[Ambientación] Año Nuevo en el Reino Medio - General

Novedades relacionadas con Mundo de Tinieblas en general y con nuestra comunidad, su web y redes sociales en particular
Avatar de Usuario
Mu_
Narrador de Estirpe de Oriente
Narrador de Estirpe de Oriente
Mensajes: 1186
Registrado: 07 Ago 2019, 00:47
Ubicación: Saigón
Mensajes miarroba: 4.106
Antigüedad: 15 de Junio de 2014

[Ambientación] Año Nuevo en el Reino Medio - General

#1

Mensaje por Mu_ » 10 Feb 2021, 11:14

Nota escribió: Esto forma parte de un especial sobre el año nuevo chino.

Para Webvampiro he dividido el artículo, poniendo cada sección dentro del foro del juego correspondiente. Hay descripciones para Vampiro (Estirpe de Oriente), Hombre Lobo (Hengeyokai), Mago, Changeling (Hsien) y Wraith.

El original, en un solo documento, está en https://vampiro.asqueados.net/ano-nuevo ... ino-medio/
Año nuevo en el Reino Medio

Cada inicio del año gregoriano solar es sucedido al poco tiempo por el año lunar, de origen chino, pero importado y celebrado en gran parte de Asia. Debido al gran número de personas que habitan o tienen su origen en estas regiones, éste nuevo año es uno de los acontecimientos más importantes del mundo, si no el que más (ya que los asiáticos celebran con tibieza el año solar y con un gran despliegue el lunar).

Los shen, las criaturas sobrenaturales del Reino Medio, no son ajenos a estas celebraciones. Casi todas ellas son firmes creyentes en una cosmología cíclica llamada la Rueda de las Edades. El año es un reflejo menor del giro de las edades, como dos engranajes conectados en la misma máquina. Estudiando el paso de los años, esperan entender mejor el ciclo de las edades. Celebrando el cambio, esperan que la Rueda no se detenga.

Este artículo analiza el significado y la celebración del año nuevo entre las distintas razas sobrenaturales de Asia. Mi experiencia y conocimiento de primera mano ha llegado a través de Vietnam, por lo que las descripciones, especialmente de la sociedad mortal, están más cercanas al país, aunque por lo que me consta en China y muchos países se vive de forma parecida.

La astrología china

A pesar de tener meses lunares, el calendario chino no se descuadra respecto a las estaciones como ocurre con el islámico. Esto es porque se introducen ajustes, de forma similar a los años bisiestos. Gracias a ese mecanismo, el nuevo año lunar ocurre cada vez en un día solar distinto, pero siempre a finales de enero o principios de febrero.

Como es ya conocido en las sociedades occidentales, cada año está asociado a un signo del zodíaco chino, por orden: ...



El año nuevo entre los mortales

Mi descripción se va a basar en Vietnam, pues es de donde procede mi conocimiento y experiencia de primera mano.

Aproximadamente un mes antes del año nuevo lunar, conocido en Vietnam como Tết, tiene lugar la Navidad. Aunque esa festividad no tiene demasiado significado salvo para la minoría cristiana, es cuando aparecen las primeras luces, con objeto de atraer a turistas y clientes. Cuando acaba el año gregoriano, muchas de las luces y adornos se mantienen, y en los comercios empiezan aparecer motivos del año nuevo: flores amarillas o rosas, sandías, pasteles de arroz, niños en vestimenta tradicional y, sobre todo, el animal del zodíaco que presidirá el próximo año. Los hogares, sin embargo, todavía tardarán alrededor de un mes en vestirse para el Tết.

En los días previos al cambio de año, todos los que pueden vuelven a su lugar de origen. Se considera que en este tiempo se produce en China la mayor migración humana, pero a éstos hay que sumarles todos los países de la sinosfera. Las empresas locales dan vacaciones, y quienes viven en otras partes del mundo hacen lo posible por regresar, pues es una gran pena para los padres la ausencia de sus descendientes en estas fechas.

El enorme éxodo rural de estos países hace que los desplazamientos sean masivos y carreteras, trenes y aeropuertos se ponen al borde del colapso.

En los días previos al Tết la actividad en todos los hogares es frenética. Hay que preparar comidas, ya que durante la celebración no hay mucho tiempo para cocinar. Hay que limpiar la casa y comprar ropa, vehículos o cualquier cosa. Muchos vietnamitas pulen los ahorros del año, ya que creen que recibir el año con la mayor muestra de prosperidad atraerá la prosperidad durante el mismo.

También hay que comprar los adornos de año nuevo. Ciertas zonas de atiborran de vendedores que hacen su agosto en estas fechas. Hay sandías bellamente gravadas, cocos con pintura dorada y un sinfín de otros adornos. Lo más importante es el árbol, muy similar en concepto al de navidad. Suele ser un arbolillo de estilo oriental, cultivado para la ocasión en un macetero, con hermosas flores, amarillas en el sur, y rosas en el norte de Vietnam (este color imprime una estética diferenciada en ambas zonas del país, pues es predominantemente y el resto de decoración va acorde). De forma similar a la costumbre occidental, sobre sus ramas se colocan pequeños adornos, generalmente rojos y dorados. Si no de quiere comprar un árbol, que es más caro según lo grande y el número de flores, un gran macetero repleto de flores de largos tallos hacen el avío.

Aparte de las preparaciones, la otra actividad que mantiene ocupadas a las familias son las visitas. Los vietnamitas aprovechan para ver a parientes lejanos dentro de la misma ciudad y a vecinos y amigos, especialmente a aquellos a los que no ven regularmente durante el año. Generalmente las generaciones jóvenes son las que se desplazan a ver a sus mayores, pero no es una regla estricta.

La visita debe traer regalos a su anfitrión, normalmente comida, que es lo más práctico en estas fechas. Los anfitriones por su parte deben servir refrigerio. El resultado curioso de esto es que en cada casa se come no lo que compran, sino lo que otros les han traído.

La última noche del año las familias salen a ver los impresionantes fuegos artificiales que tendrán lugar en la media noche. No obstante esta costumbre es más informal y no obligada, por lo que muchos mayores prefieren quedarse en casa.

Mucho más importantes son los tres primeros días de celebración. Al comienzo del primero se prepararán las viandas para el banquete y se ofrecerán en los altares de los antepasados -una práctica que repetirán cada día de celebración-. A continuación, les encienden inciensos y les entonan cánticos para darles la bienvenida, pues se quedarán con la familia hasta el fin de las celebraciones.

El primer día idealmente todos los hijos y nueras acuden a la casa del ascendiente de mayor edad, por vía paterna, pues las mujeres entran al casarse en la familia del marido. Si el patriarca no está vivo, su mujer ejerce como cabeza de familia.

Una vez los antepasados han disfrutado del reflejo espiritual de las viandas, éstas son servidas a los vivos. Generalmente hay varias mesas pues la familia extendida suele ser bastante grande. Entonces lo habitual es que las mujeres se sienten con las otras mujeres, y los hombres con los hombres. Pero es una cuestión más de afinidad y temas de conversación comunes que una norma social estricta, y a lo largo del banquete mucha gente cambia de sitio para hablar con otras personas.

La comida es extremadamente copiosa, y los hombres beben grandes cantidades de cerveza, mientras brindan para animarse. Cuando se vayan, quedarán restos y latas vacías que recoger, labor de la que generalmente se ocuparán las mujeres que vivan en la casa.

En esos primeros días del año las comidas y las cenas se suceden, en casas de distintas familias. Segundos matrimonios y divorcios pueden multiplicar la familia política, obligando a un infierno de planificación. Durante ese tiempo, todos lucirán ropa formal nueva. También es el momento de la entrega del dinero de la suerte, cantidades dispares que se dan en sobres decorados (a veces elegantes y decorados, a veces regalo promocional de bancos y comercios). En este caso la dirección cambia, siendo la obligación de cada generación dar para las siguientes (por ejemplo, los abuelos han de dar para hijos, nietos y sobrinos).

También es un buen momento para visitar las tumbas de los difuntos, y los accesos a los cementerios se colapsan. En la costumbre vietnamita, tras colocar incienso en la tumba de padres y abuelos, también se reparten entre sus vecinos, esto es, las tumbas de alrededor, pensando en que pudieran no tener quien les rezase a ellos. Sirva como muestra del fuerte espíritu comunitario de este pueblo.

Tras tres días intensos de reuniones con familiares y amigos, se repite el ritual para despedir a los ancestros que estaban de visita y ahora deberán volver al más allá.

La celebración del año nuevo ha terminado, pero por fortuna las vacaciones todavía durarán alrededor de una semana más, permitiendo a familiares y amigos reunirse de forma más informal, ir a la playa o cualquier plan con el que aprovechar el tiempo libre.
Tình yêu cho yêu tinh

Editor completo

Volver a “MUNDO DE TINIEBLAS”