Esbozo de la Crónica

Descripción de la crónica.

Moderador: Qwe

Avatar de Usuario
Qwe
Narrador de Vampiro Edad Oscura
Narrador de Vampiro Edad Oscura
Mensajes: 106
Registrado: 29 Nov 2019, 17:59

Esbozo de la Crónica

#1

Mensaje por Qwe » 14 Abr 2020, 00:53

Campaña de Vampiro Edad Oscura 20º, BYZANTIUM
  • [CP] Cunctus Populus ,Año 395 d.C. Jugable
  • [AS] Arcanaque Sacra, Año 589 d.C. Auto narrativa
  • [CN] Constantinopla Nocturna, Año 1197 d.C. Jugable
Libro de Nod Miguel, General del Cielo,
Custodio de la llama sagrada,
Me habló con estas palabras:
“Hijo de Adán. Hijo de Eva,
Tu crimen es grande,
Pero también es grande
La compasión de mi Padre.
¿No te arrepentirás
Del mal que has hecho,
Y dejar que Su compasión
Te limpie y purifique?”

Y yo respondí a Miguel:
“No por la gracia de [Aquél en lo Alto],
Sino por la mía propia
Viviré, con mi soberbia”


Byzantium es una crónica que consta de tres partes,la primera parte empezará en el año 395 d.C., tendrá una duración aproximada de 200 años (si no pasa nada), en tiempo real intentaré que no supere los 3 meses. El territorio adyacente a Constantinopla junto con la propia ciudad serán el escenario de la crónica. No se pretende hacer muy compleja la trama, pero si que abarcará diversas localizaciones. La política y la religión serán el motor principal de la crónica (tanto para los humanos como para los vampiros), y los conflictos bélicos el caldo de cultivo perfecto que hará que sea todo un reto para los jugadores mas exigentes.

La vida de un vástago en esta época era muy difícil, llena de numerosos peligros. Los bosques plagados de lupinos se vislumbran Impenetrables, las gentes creen en vampiros y otras supersticiones; además están muy preparados para enfrentarse a ellas, por no hablar de que el mendigo más insignificante tenía una devoción por Dios que lo hacía muy peligroso para los vástagos (la fe).

A todo esto se suma la ausencia de poderes fácticos oficiales, no existe “La Camarilla”, no existe “El Sabbat” y cualquiera puede sucumbir a los instintos más depravados para dar rienda suelta a su ambición. Los viajes entre ciudades no son seguros, hay muchísima delincuencia, salteadores de caminos y otros peligros acechando ocultos en la sombra. Hay demonios, infernalistas y los príncipes tienen un poder sobrecogedor. La supervivencia vendrá marcada mucho por la toma de decisiones, en definitiva será un autentico desafío.

Una vez superada esta etapa habrá un cambio de tercio, los personajes (si sobreviven), narrarán un periodo “auto-narrativo” hasta llegar al año 1197,fecha en la que empezará el módulo de “Constantinopla Nocturno”. Si algún personaje no sobrevive, podrá crearse uno nuevo en este punto para jugar esta tercera parte.

Introducción Imagen Imagen
En la época del Medievo Oscuro, pocas ciudades resplandecen como Constantinopla; la crónica se centra en la apenas recién fundada Constantinopla, y sus primeros años de esplendor. Abordará la cohesión cristiana y pagana de este periodo que tuvo lugar en la ciudad. Como se aceptó el cristianismo como religión y como éste fue arrasando con las antiguas creencias griegas. Los Dioses antiguos irán poco a poco desapareciendo para acabar siendo suplantados por la iglesia católica. También se dedicará alguna trama al propio declive del Imperio Romano, aunque no será el tema principal.

El Imperio bizantino fue la parte oriental del imperio romano que pervivió durante toda la Edad Media y el comienzo del Renacimiento. Este imperio abarcaba todo el Mediterráneo oriental. La ciudad griega de Bizancio, fundada en el año 650 a.C, fue la elegida por el Emperador romano Constantino para convertirla en la capital del imperio en el año 330 d.C. Constantino convirtió esta ciudad en un portento con más de 1.000.000 de habitantes provenientes de todas las partes del mundo.

Constantino refundó la ciudad a su imagen y semejanza. La bautizó con su propio nombre Constantinopla e hizo de ella una versión del cielo en la tierra en muchos sentidos. Arquitecturas sublimes, que después fueron copiadas por todo el mundo. Visiones del orden celestial y del poder temporal que echarían raíces hasta llegar al mundo actual. Constantinopla fue rediseñada para que fuera el centro del mundo cristiano y del gobierno de Cristo en la tierra.
Imagen
En el año de su fundación, Constantino construyó una enorme columna en el centro de la ciudad como símbolo inequívoco que se había convertido en la Nueva Roma, la nueva capital del Imperio Romano. Originalmente esta columna medía cincuenta metros de altura, dividida en nueve anillos y coronada por una estatua de Apolo. Estaba construida en pórfido traído de Heliópolis, actual Egipto. El orbe de la estatua contenía supuestamente un fragmento de la Vera Cruz. En la base de la columna se ubicaba el santuario que albergaba diferentes reliquias como restos de las cruces de los dos ladrones que fueron crucificados con Jesús en el Calvario, la cesta del milagro de los peces y un frasco de alabastro que había contenido el aceite que María Magdalena usara para lavar los pies a Jesús. Además, estaban el Paladio de la antigua Roma (una estatua de madera de Atenea proveniente de Troya) y el hacha con la que Noé construyó el arca.

Esta monumental construcción fue objeto de reverencias y procesiones durante muchísimo tiempo, el mismo Constantino encabezaba dichas procesiones, acompañado de un puñado de sacerdotes paganos y cristianos que hacían ofrendas en la base de la columna. En el preciso momento que ordenaron los astrólogos, enterraron todas las reliquias al pie de la columna al son de los tambores que portaban palafrenes traídos de Egipto.

Ya se sabe que, con el paso de los años, la misma columna fue considerada en sí una reliquia y que los bizantinos, la gente que vivía en la ciudad, la bautizó con el nombre “el clavo de cristo”, porque pensaban que la estatua dorada de Constantino, por la parte superior, tenía algo de los clavos utilizados en la crucifixión. Todos los años, el 1 de septiembre, los bizantinos acudían a la base de la columna a cantar himnos a San Constantino, el fundador de la ciudad y del poderos imperio llamado Bizancio.


Constantinopla: Nueva Capital del Imperio Romano Imagen Imagen
Con una ubicación ideal en una península que forma un puente entre Europa y Asia Menor, Constantinopla data del siglo VI antes de Cristo y colonia griega de Bizancio. Su verdadera historia, no obstante, comenzó en el año 326, cuando el emperador romano Constantino el Grande puso los cimientos de la ciudad, que sobrepasó a Roma como capital del Imperio. En los siglos posteriores, Constantinopla ha ido creciendo, incorporando influencias helenísticas, romanas y, sobre todo, cristianas a un conjunto heterogéneo.

En el centro de Constantinopla se encuentra la Iglesia de la Santa Sapiencia, Hagia Sophia, una de las más hermosas basílicas del mundo. Desde ella, a lo largo de inmaculadas calles, se proyectan los numerosos foros de la ciudad, el imponente Hipódromo, y los majestuosos palacios desde los que los emperadores gobiernan Constantinopla y el Imperio Bizantino. Villas de estilo romano, bazares, aislados monasterios… todo puede encontrarse sobre las siete colinas de Constantinopla, que cobijan a la impresionante cifra de un millón de habitantes… haciendo de la ciudad la mayor y más rica del mundo.



La Sociedad Mortal Imagen
La sociedad bizantina se divide en tres categorías, El paso de una a otra, aunque poco común, no es imposible, La primera facción de la sociedad es la imperial, que incluye no sólo al emperador y su familia, sino también a sus consejeros y miembros de alto rango del clero, el ejército y la administración. El papel del emperador (o en raras ocasiones, la emperatriz) en la sociedad bizantina es primordial, pues no sólo es la cabeza del estado, sino además la de la Iglesia. Para los habitantes de Constantinopla, su emperador, su corte y la ciudad misma representan el Cielo, y como tal el emperador gobierna con autoridad divina. El derecho al manto púrpura está libremente basado en la herencia, pero en definitiva a través de la voluntad de Dios. Los emperadores han sido designados de diversas formas, desde consejos hasta sangrientas rebeliones, y todos los procedimientos han sido considerados signos del favor divino. Aunque este sistema es, al menos para los extraños, inestable y caótico, el imperio ha prosperado a lo largo de los años.

Después de la corte imperial, la segunda facción más importante de la población es su gran clase civil. Este grupo engloba a gente de casi cualquier faceta de la vida bizantina, desde mercaderes hasta burócratas, y sus miembros más prominentes están asociados con la Iglesia. El clero y los obispos de Bizancio asumen las tareas administrativas de la Iglesia Ortodoxa, mientras que los diversos monasterios forman el corazón espiritual de la sociedad. Por debajo del clero se encuentran los que trabajan al servicio de la burocracia bizantina, desde las leyes hasta las finanzas, seguidos a su vez por los productores de bienes, lo que incluye a comerciantes y artesanos. Estos burócratas y productores son la clase media de Constantinopla. El nivel más bajo de esta facción lo ocupan los criados y subordinados (incluyendo guardias y empleados civiles menores), dejando a enfermos desvalidos y otros indeseables a la gracia de la Iglesia.

La tercera facción de la sociedad bizantina es el ejército. El servicio se considera de por vida y está ideado para ofrecer grandes recompensas. Los ascensos dependen de los logros y la ambición, aunque el prestigio familiar se ha convertido en un factor de importancia. A pesar de los notables beneficios de la carrera militar, muchos miembros de familias pudientes la desechan en favor de la administración civil. En los últimos años, el ejército y la armada han recurrido a granjeros-soldados, lo que contribuye al declive del poderío bizantino, estos soldados son más leales a los señores locales que al emperador.

Sociedad Cainita Imagen A pesar de no haber un poder establecido, la sociedad Cainita consta de numerosas organizaciones que ofrecen multitud de oportunidades. Las sectas más prominentes y con presencia en la crónica serán las siguientes.

El Inconnu: Son vampiros antiguos que llevan una agenda misteriosa, eran muy activos en esta época, aunque sus movimientos no eran fácilmente identificables. El secretismo era su principal modus operandi. Quieren alcanzar un estado de paz llamado la Golconda. Como es natural esta secta se fundará tras la caida de roma, con lo que no es posible pertenecer a ella hasta que no se funde.

Los Furores: Los vampiros que quieren controlar estamentos de poder fuera del poder oficial, controlan a los burgueses de las ciudades, los canteros, los artistas, los gremios de ladrones, es decir, todo lo que es el poder no oficial. Los príncipes en cambio controlan a los reyes, a los nobles, a la alta jerarquía eclesiástica, al ejército, es decir, los poderes directos. Son mayoritariamente vampiros jóvenes.

La orden de las cenizas amargas: Vampiros cruzados, que fueron buscando para redimirse el Santo Grial de Cristo, dicen que lo encuentran y que lo beben. Y eso les da poderes, emiten una luz, un brillo que quema a los infernalistas y llevan unas espadas especiales para matar demonios y otras criaturas. Esta orden también tiene sus seguidores, gente que trabaja para ellos, etc...

Autarcas: Gente que está fuera del control gubernamental, salteadores de caminos, delincuentes, ladrones. Son vampiros más jóvenes que van arrasando allá por donde pasan.

Los Prometeos: Son vampiros antiguos que piensan que los vampiros y los humanos pueden coexistir, recuerdan la antigua Cartago donde esto era posible. Son los vampiros que protegen a los humanos de los desmanes de otras sectas y otros vampiros.

La Mano Negra: Misteriosa con sus dos ramas, la Oriental Tal'mahe'Ra y la Occidental “Manus Nigrum Medieval”.

Metarama : Constantinopla y el Imperio Bizantino Imagen Aunque marginados en gran parte del Imperio Romano, los Brujah alcanzarían gran influencia en el Imperio Bizantino, sobre todo a partir de la fundación de Constantinopla. La Trinidad de los clanes que gobernaba la ciudad otorgó a los Brujah un papel destacado en la misma. El antiguo Brujah Tribonius y su progenie se convirtieron en legisladores y guardianes de las leyes y se convirtieron en una de las familias retoños de Constantinopla, los Lexor, bajo la protección de los Ventrue Antoninos. Los Brujah bizantinos prosperaron entre las bibliotecas y eruditos del imperio, y algunos antiguos idealistas a menudo visitaron y residieron en la ciudad, como el antiguo filósofo Critias, que había decidido regresar a la civilización. Pero poco a poco la gloria de Bizancio fue cayendo en una lenta decadencia, provocada por las divisiones internas y los enemigos exteriores.

Metatrama: Oriente Medio y el Mundo Islamico Imagen Los Brujah estuvieron presentes en el pueblo judío ya desde época antigua, pero su influencia fue disminuida por la presencia de otros clanes. Aunque la rebelión de los macabeos y sicarios contra el dominio extranjero fue en gran parte dirigida por los esfuerzos del clan Assamita es muy posible que los Brujah colaboraran en la rebelión. Algunos rumores aseguran que algunos de los Verdaderos Brujah se ocultaron en los reinos judíos hasta bien entrada la Edad Media. Durante la Edad Media la isla de Chipre se convirtió en otro dominio para los Brujah, bajo el gobierno de un pescador judío Abrazado en el siglo V llamado Nehemías. Este vampiro recibió la visita del antiguo
Rathmonicus, un Verdadero Brujah que había elaborado un código filosófico conocido como la Senda del Corazón Abrasado, basado en la inhibición de las emociones y que posteriormente recopilaría en un escrito conocido como el Libro del Corazón Vacío. A raíz de la visita de Rathmonicus y conoció el crímen cometido por Troile sobre su sire y aprendió las enseñanzas del legado de Brujah. La duda de si Nehemías era un Verdadero Brujah y el antiguo Rathmonicus le reveló la identidad de su linaje o si en realidad Nehemías cambió la naturaleza de su sangre mediante sus estudios sobre el legado de Brujah constituyen una incógnita.

Metatrama: Movimiento Anarquista Los Prometeos Imagen El sueño de la utopía de Cartago no llegó a morir con la ciudad e incluso algunos de los conquistadores romanos, como Gaius Marcellus, del clan Ventrue, vieron que existían ideales de la ciudad que merecía la pena conservar y perpetuar. Sin embargo, se cree que fue uno o varios antiguos Brujah quienes pusieron en marcha los fundamentos de un nueva secta visionaria y revolucionaria que abarcaría todos los clanes y cuyo objetivo final sería la creación de una utópica e imprecisa "Nueva Cartago", en la que se establecería un nuevo pacto de convivencia entre vampiros y mortales. Estas visiones de futuro rara vez se tradujeron en hechos concretos, pero consiguieron crear una organización paralela al sistema establecido de señores y lacayos en la sociedad medieval. Según los datos más fiables la nueva secta fue creada en torno al año 1120, aunque es posible que tuviera algunos precedentes. Los Prometeos o Incendiarios, como se los llamaba, consiguieron crecer actuando en el margen de la sociedad urbana, utilizando a grupos como ladrones, mendigos, prostitutas, comerciantes, y moviéndose con cautela para llevar a cabo una revuelta contra el sistema establecido por los príncipes vampíricos.

Metatrama : Los Furores y los Precedentes de la Rebelión Imagen Ya desde la época de la Segunda Ciudad, cuando los Cainitas más jóvenes se rebelaron para derrocar a sus sires, se había producido una dicotomía entre jóvenes y antiguos. Según los mitos extraídos del Libro de Nod esta lucha generacional y fratricida de los vampiros formaría parte de la maldición de Caín. Otros Vástagos más escépticos consideran esta lucha un comportamiento natural producido por las tensiones dentro de la sociedad vampírica y que se reproducirían de forma cíclica como una forma de control social para evitar abusos excesivos.
A lo largo de la historia, Roma, Cartago, Constantinopla y otros lugares de gran concentración vampírica vivieron gran parte de estas rebeliones, pero en su mayor parte no trascendieron el nivel local. Desde la caída del Imperio Romano y el surgimiento de la sociedad feudal, las perspectivas de los jóvenes vampiros se redujeron drásticamente. En el siglo VIII ya existía un gran número de jóvenes insatisfechos, en su mayoría desposeídos que carecían de lugares donde residir y la población de las ciudades era demasiado reducida debido al hambre, las epidemias y el pillaje como para soportar la presión de demasiados Vástagos. Los antiguos se aferraban fieramente a sus dominios, expulsando a sus propios chiquillos para evitar tensiones adicionales. Obviamente las motivaciones de estos desposeídos variaban tanto como cada individuo. Muchos simplemente no disponían de un lugar a donde ir, especialmente aquéllos que habían sido expulsados por crímenes supuestos o reales, y su posición les empujaba a cambiar su situación.

Observaciones Imagen Usaremos el manual de Vampiro Edad Oscura 20º Aniversario, habrá un apartado específico para las reglas que quiera resaltar en los siguientes apartados que usaremos de la 2º Edicion de Edad Oscura. En principio habrá pocas restricciones, pero alguna sí que hay.

La metatrama de Mundo de Tinieblas será respetada al máximo durante toda la crónica, en cualquiera de sus partes, y se intentará evitar cualquier acción que conlleve contradecir a lo que se entiende por oficialista. Los personajes que mueren mueren, los que sobreviven sobreviven y los eventos que suceden acaban sucediendo. Se intentará que no sea algo gravoso para los jugadores y que no impacte mucho en la trama de la crónica, aunque si que serán tenidos en cuenta los efectos de la misma.

La diabolización de Saulot no ocurre hasta el año 1022 d.C., por lo que no hay vampiros Tremere en esta época, no hasta la última parte, que se juega en la crónica [CN] Constantinopla Nocturno.

Editor completo

Volver a “Información sobre la crónica”