[CA] 8pm, Habitación 2do piso

Foro de roleo de la partida
Avatar de Usuario
Magda Dalmau
Madre Oscura
Madre Oscura
Mensajes: 1003
Registrado: 15 Jul 2019, 17:56
Mensajes miarroba: 8.847
Antigüedad: 5 de Noviembre de 2016

Re: [CA] 8pm, Habitación 2do piso

#11

Mensaje por Magda Dalmau » 24 Jul 2019, 10:56

Imagen Damià:
- No es preciso que finjas entereza -dice, en ese mismo tono agradable. Te he pedido que hagas un acto que pocos habrían sido capaces. Has mostrado diligencia y eso te ha hecho ganar mi admiración, pero te pido que seas sincera. Dime qué has sentido. Qué has pensado. Y qué piensas ahora.
Las palabras y el tono de Damià son lo suficientemente amistosos como para que Marga no sienta amenaza ante la presencia y la cercanía del vampiro. Al contrario, siente como si una cierta complicidad se estuviera forjando entre ellos. Como si realmente estuviera fluyendo la interacción mutua. Eso le da pie a ser sincera sin intentar ganarse a Damià... aunque tampoco tiene claro cómo podría ganárselo.

Marga intenta pensar en los momentos previos en los que se abandonó a la mutilacion visceral de Santiago. Durante unos largos segundos su mirada está perdida intentando rememorar esos instantes. Consigue visualizarse... pero como si estuviera viendo una escena de una película, como si viera su cuerpo actuar desde la esquina de la habitación.

No era yo... -dice algo confusa, sin mirar a la cara al vampiro. Bueno... sí lo era, pero... Traga saliva, pues le cuesta articular las palabras. Sin embargo, no es un problema de su garganta, sino de la desordeanda producción de ideas que tiene en su cabeza. Tuerce un poco el gesto. Nota como si algo quisiera salir de su interior, pero no sabe el qué, e instintivamente tampoco quiere dejarlo salir. Es como... -titubea una vez más. Es como si no fuera yo...Como si hubiera perdido el control.Pero no lo he perdido -reflexiona para su interior. Lo he hecho... queriendo. ¿Por qué? -se pregunta. ¿Por qué lo he hecho? Parpadea un par de veces. No, está claro por qué lo he hecho -dice mientras su mirada se fija en el herido Santiago. Pero... ¿por qué he tenido el valor de hacerlo?

El silencio se alarga, y Marga se da cuenta de que Damià sigue con esa mirada extraña en ella. Lo mira y vuelve a apartar sus ojos, intentando de nuevo organizar un discurso coherente. Se muerde el labio recordando las últimas palabras que ha dicho. Como si hubiera perdido el control... -se dice a sí misma. De repente, sin pretenderlo, una respuesta a ese pensamiento brota de sus labios. O como si hubiera tenido el control. Marga aún está intentando ordenar sus ideas, pero esas últimas palabras parecen un buque rompehielos que comienza a abrirse paso por el laberinto de ideas congeladas que es ahora el oceano de su mente.

Su gesto cambia, y de mirar hacia abajo, su rostro empieza a mirar hacia arriba. La mirada perdida en las esquinas de la habitación, pero esta vez da la impresión de que le está dando vueltas a una idea concreta. Sí... Un amago de sonrisa aparece fugazmente en su rostro, como si la idea que está rumiando se le antojara por momentos apetecible, o divertida, o ambas.

De repente, vuelve a fijar su mirada en la del vampiro. En vez del nerviosismo, el miedo o la confusión, un brillo diferente brilla en sus ojos. No es la pose ni la actitud segura que simulaba tener en el piso de abajo. Es como si estuviera ignorando donde está, y todos los peligros que hubiera acechándola. Habla con cierto desparpajo, fruto de la sinceridad y la claridad recién descubierta, sin censurar sus propias palabras y sin pensar en que pudieran tener alguna consecuencia. He tenido el control...-dice, esta vez con una sonrisa socarrona, diferente a todas las que ha mostrado esta noche. Suelta una breve carcajada, y vuelve a desviar la mirada, pensando otra vez en sus tribulaciones. Sus ojos pasean de nuevo por la habitación hasta volver a descansar sobre el dolorido Santiago, que se encamina hacia la puerta gateando con un gesto de dolor inequívoco. El rostro de Marga vuelve a perder la sonrisa, pero esta vez es desprecio lo que destila su faz. Aprieta unos segundos los dientes, y para el vampiro es claramente visible como una oleada de rabia cruza su cuerpo.

Entonces, su mirada vuelve otra vez hacia Damià. Y con gesto serio y palabras seguras, asevera: Y quiero seguir teniéndolo -dice con una respiración cada vez más agitada.
Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

Avatar de Usuario
Magda Dalmau
Madre Oscura
Madre Oscura
Mensajes: 1003
Registrado: 15 Jul 2019, 17:56
Mensajes miarroba: 8.847
Antigüedad: 5 de Noviembre de 2016

Re: [CA] 8pm, Habitación 2do piso

#12

Mensaje por Magda Dalmau » 24 Jul 2019, 10:57

Imagen Damià escucha. Y al principio parece que va a decir algo, pero casi resulta evidente el momento en el que se muerde la lengua y se echa para atrás. Se mantiene observador y atento, pendiente de cada cambio y gesticulación de Marga, de cada sutil diferencia que va produciéndose en la mente de la mujer.

Al principio, su actitud se mantiene tan fría y distante como siempre. Pero cuando ella termina, el vampiro le sonríe.

Un observador cualquiera afirmaría que se trata de una expresión común, afable y humana. Alguien que haya estado prestando más atención diría con titubeos que detrás de esas arrugas, detrás de ese rostro sociable, se esconde una realidad tenebrosa que parece complacida con lo que ve. Y que eso no es necesariamente bueno.

- Nunca vas a tener el control, Marga -dice, justo antes de quitarse la chaqueta y ponérsela en los hombros a la mujer. Al arroparla, la empuja con suavidad hasta que ambos quedan sentados en la cama. Si no fuese por la conversación, casi sería agradable, coloquial, mundano- No siendo mortal. Y aun cuando todos tus deseos se cumplieran y te convirtieras en lo que somos, seguirías al capricho de los mandatos de otros. Mira sino a Santiago. Ha pasado del poder a la desfiguración sólo porque me ha apetecido.

Damià toma la mano de la mujer, con la gentileza de un caballero. El tacto es frío, pero podría pasar por el de un mortal que acaba de llegar de una calle de viento invernal.

- No hay verdadero control. No hay normas ordenadas que vayan a protegerte. Hay cazadores y cazados. Hay lobos y corderos. Tu has probado ahora lo que significa tener colmillos, pero no sé si comprendes realmente lo que significa no tener el control y a pesar de ello, medrar. De vivir en constante lucha por evitar que otro depredador más fuerte y rápido te devore. De olvidarte de la paz de una vida humana.

El Malkavian le suelta la mano, pero la mira con intensidad. Mantiene la sonrisa, como si le estuviera proponiendo ir a tomar unas copas en vez de...otra cosa.

- ¿Sigues dispuesta a ir al siguiente paso?
Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

Avatar de Usuario
Magda Dalmau
Madre Oscura
Madre Oscura
Mensajes: 1003
Registrado: 15 Jul 2019, 17:56
Mensajes miarroba: 8.847
Antigüedad: 5 de Noviembre de 2016

Re: [CA] 8pm, Habitación 2do piso

#13

Mensaje por Magda Dalmau » 24 Jul 2019, 10:58

Imagen Damià:
- Nunca vas a tener el control, Marga -dice, justo antes de quitarse la chaqueta y ponérsela en los hombros a la mujer. Al arroparla, la empuja con suavidad hasta que ambos quedan sentados en la cama. -No siendo mortal. Y aun cuando todos tus deseos se cumplieran y te convirtieras en lo que somos, seguirías al capricho de los mandatos de otros. Mira sino a Santiago. Ha pasado del poder a la desfiguración sólo porque me ha apetecido.
Marga se deja empujar y sentarse junto a Damià, sin apartar la mirada de él mientras contraria sus deseos. Escucha sus palabras, y cierto conflicto empieza a resonar suavemente en su interior: la frustración por no obtener lo que desea en contraposición con la aceptación de la situación que le explica el vampiro. Echa una vista a Santiago, con ira, y un momento de lucidez (o de locura) llega a su mente: por momentos se identifica con Santiago. El bello energúmeno creía tener todo bajo control, y solo se trataba de una ilusión... ahora yace humillado y dolorido por los suelo. Marga aún está procesando qué signfica todo aquello y que siente al respecto, y ni siquiera se da cuenta que el vampiro coge su mano con gentileza. No es el frío tacto, sino sus palabras las que la sacan de sus tribulaciones.

Damià:
- No hay verdadero control. No hay normas ordenadas que vayan a protegerte. Hay cazadores y cazados. Hay lobos y corderos. Tu has probado ahora lo que significa tener colmillos, pero no sé si comprendes realmente lo que significa no tener el control y a pesar de ello, medrar. De vivir en constante lucha por evitar que otro depredador más fuerte y rápido te devore. De olvidarte de la paz de una vida humana.
Je... Una breve carcajada socarrona se le escapa. Y la rabia empieza a crecer en su interior, acompañada del fugaz paso de imágenes poco claras pero con un hilo conductor, que la hace apartar el rostro. Aquel cliente medio calvo que aseguraba que ahora las mujeres tenían las cosas mucho más fáciles, mostrando una arrogante condescendencia sobre Marga. Su antigua casera rompiendo despectivamente el contrato de alquiler delante de sus narices. Los dos jóvenes borrachos que la acosaron y persiguieron una noche de un lejano fin de semana por simple diversión. La navaja abriéndose camino por la comisura de los labios de Santiago. Las interminables y dolorosas peleas con Roberto y su desgana por luchar juntos. Las incontables horas extra que le ha dedicado a la consultoría para que saliera adelante. Las recientes noches llorando sola una vez Eduard ya se había dormido. La sala del primer piso con Blanca, Julian y ella ignorándoles a su pesar para que no le arrebatasen su esperanza...

Su mirada dista de ser amable o asustadiza, sino algo más animal, fijada en los ventanales a través de los cuales se aprecia la penumbra de la calle nocturna.

Cita:
El Malkavian le suelta la mano, pero la mira con intensidad. Mantiene la sonrisa, como si le estuviera proponiendo ir a tomar unas copas en vez de...otra cosa.

- ¿Sigues dispuesta a ir al siguiente paso?
Marga mira a Damià, y el Malkavian puede ver enfado en su cara. Nunca he tenido mucha paz en mi vida. Y nunca he dejado de pelear -dice con rabia, casi ofendida por las palabras del vampiro. Tras unos segundos de pausa, sigue con el mismo tono iracundo, pero sin alzar la voz. Pareciera que toda precaución y etiqueta con la que Marga suele comportarse y que tan bien considera que le funciona se hubiera desvanecido, mostrando una Marga más visceral. No quiero que me proteja nadie. No he venido aquí a buscar protección, sino a seguir luchando. No me voy a rendir, no ahora... -dice seria, aunque en su tono de voz se nota algo de agitación. Marga guarda silencio con la mirada fija en Damià, dando su último comentario como respuesta a su pregunta.
Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

Avatar de Usuario
Magda Dalmau
Madre Oscura
Madre Oscura
Mensajes: 1003
Registrado: 15 Jul 2019, 17:56
Mensajes miarroba: 8.847
Antigüedad: 5 de Noviembre de 2016

Re: [CA] 8pm, Habitación 2do piso

#14

Mensaje por Magda Dalmau » 24 Jul 2019, 10:58

El reloj marca las 9....pero ninguno de los que están en la habitación repara demasiado en ello
Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

Cerrado

Volver a “[CA] Casa Marfá*”