[Anaís] Reforzando la seguridad

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#141

Mensaje por Baudelaire » 11 Feb 2021, 13:03

Impulsada por tu sentido de justicia, te alejas siguiendo al tejón, pero puedes notar que el anciano ha regresado para observar el gesto de Angelino. Sin detenerse al pasar junto a Giancarlo, accede a la sala, probablemente desconozca que se trata de un donativo de sangre. Nada puedes hacer, pero la Convicción de aquel hombre mayor quizás le marca como un potencial inquisidor sombrío. Sigue poniendo su vida en riesgo, primero al batirse con la criatura infernal con un balde y una escobilla… ahora, va a exponerse a un procedimiento inusual. Y, sabes que lo hará de corazón.

Con tales pensamientos llegas al pasillo que lleva a la oficina del decano, la gruesa puerta de madera tiene su base llena de pequeñas virutas causadas por las garras del tejón. Son suficientemente fuertes contra las fibras vegetales, a pesar de ser incapaces de mellar la piedra. Temes haber llegado tarde así que corres para hallar el forado que ha usado para entrar, la cerradura todavía está asegurada. Podrías intentar agacharte y romper el resto de la puerta, pero seguro será más rápido utilizar tus habilidades.

El mecanismo es incapaz de detenerte más que unos cuantos segundos. Al interior, observas al decano encima de su escritorio y blandiendo su bastón desde arriba contra la criatura infernal que intenta atacarle. Sabes que esa arma improvisada va a terminar convertida en astillas al primer mordisco. Aunque la agilidad que demuestra este estudiante de tu padre que es algunos años menor, parece permitirle evitar que tal cosa ocurra… al tiempo que ya le ha golpeado en los costados un par de veces. Es evidente que el daño es escaso o nulo, probablemente a causa de la regeneración del inframundo que posee el tejón.

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#142

Mensaje por Leohan » 22 Feb 2021, 20:32

Me alivio al ver que el decano está, de momento, intacto. Sin embargo, me encuentro en duda de qué hacer. Sé lo resistentes que son estas criaturas, y ya he usado mi candado más pesado para arrojárselo al otro tejón; e incluso éso, sólo pudo aturdirlo momentáneamente.

Reviso la habitación, buscando cualquier forma posible de arma.

De haber habido algún tipo de espada para decoración, incluso una desafilada, mi victoria sería casi segura. Pero no es el caso. Hay una botella de vino sobre la mesa ¿Quizás podría golpear a la criatura? …No, con lo rápido que se regenera, sería prácticamente inútil… E intentar bendecir el vino en medio del combate para arrojar el líquido tomaría demasiado tiempo.

La otra opción es mi propia sangre ¿Podría quizás romper la ventana y lastimarme adrede, para luego atacar a la criatura a mano limpia?

No, la ventana rota sólo atraería más bestias infernales. Es una mala idea.


Decidiendo ir por la opción más obvia, me lanzo contra la criatura, con la intención de agarrarla por el cuello… y, una vez lo habré logrado, será sencillo arrojarla por la ventana hacia los canales venecianos.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#143

Mensaje por Baudelaire » 22 Feb 2021, 21:18

El decano te observa lanzarte sobre el tejón y retiene su bastón para evitar golpearte por error, mientras frunce el ceño al descubrir quién eres.

¿Anaís? ¿la hija de Alessandro Perugi? ¿qué haces...

Interrumpe su última pregunta el verte forcejear con la criatura que te muerde el antebrazo izquierdo, un hilo de sangre le obliga a abrir la boca por el dolor. Así, aprovechas de liberarte tomándolo por la cola. Nuevamente recibes asistencia, pues el decano salta junto a la ventana para abrirla. Con un movimiento rápido, lo ves salir como un plomo y sumergirse en el agua. Una ráfaga de viento trae un chorro de agua de la tormenta.

Te es imposible saber si se ha hundido o está intentando nadar. Lo importante es volver a cerrar la ventana, pues el pobre decano es incapaz de moverla. Tomas ambas hojas y las ajustas, mientras él pone el cerrojo. Solamente en ese momento, reparas que hay un trozo de colmillo clavado directamente en tu hueso. Comprendes que está impidiendo que salga un chorro de sangre, pero claro… estás con alguien que sabe de esas cosas.

…con esa herida? Mantén el brazo quieto.

Toma la botella y la destapa ágilmente para arrojar un poco en la zona afectada. El ardor es espantoso y el hueso parece perforado por un dardo infernal, recordándote el rescate de Museo. El tratamiento prosigue con el bastón roto en dos partes iguales, que el decano ajusta a ambos lados del hueso. Se quita el cinturón y comienza a hacer un tejido entrelazado entre ambas fijaciones. Ya eres incapaz de mover el brazo.

Muy bien, a la sala de operaciones… ¡te quitaré yo mismo ese colmillo monstruoso, ragazza!

En un destello mental, se te viene a la mente el nombre del decano. Una vez fue a cenar a la mansión, para el día en que obtuvo su doctorado: Vicenzo Polo. El mejor estudiante que tu padre haya tenido, claramente es su legítimo sucesor como decano. Sabes que estás en buenas manos… ¿pero Giancarlo? ¿y el niño?

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#144

Mensaje por Leohan » 24 Feb 2021, 01:45

Mi primer instinto al ver el horrible colmillo es tomar mi propio brazo pero, dándome cuenta de que podría enterrar el colmillo aún más profundo, resisto el impulso.

No resisto el tratamiento pero, cuando el menciona la sala de operaciones, recuerdo el motivo por el cual vine originalmente.

¡Espere! digo, sin darme cuenta del volumen de mi voz. Ehm... señor decano, le agradezco la oferta y sería un honor recibir su tratamiento, pero hay algo más urgente. He traido a un niño herido al hospital, se encuentra en una de las aulas, siendo tratado por el físico Contarini; pero, si no puede tener un donante de sangre, de seguro morirá. Lo miro seriamente. Yo estaré bien por un tiempo, pero no sé cuanto le queda al niño ¿Hay alguien a quien pueda llamar? Preferiblemente alguien joven, para que la pérdida de sangre no le afecte tanto.

En parte me alegro por la herida del tejón, ya que no tendré que dar otros motivos para no donar la sangre yo misma.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#145

Mensaje por Baudelaire » 24 Feb 2021, 09:45

¿Angelino? Mmm… vamos allá, ragazza. Seguro podremos hacer todo a la vez.

Se acerca con ligereza al armario para extraer un nuevo bastón. Apoyado en él te sigue hasta la sala en que el físico Contarini está atendiendo a Museo. El decano entra primero y le sigues, allí está el anciano recostado en otra camilla improvisada con pupìtres.

Signore Polo! Hemos estabilizado al niño, gracias a la donación que han hecho mis estudiantes y el signore Ricati, el encargado de la limpieza.

Ningún estudiante se ve en malas condiciones, Angelino ha sabido extraer lo justo de cada uno. Están de pie sin mostrar algún inconveniente y el anciano te sonríe. Un héroe anónimo que pelea con el tejón y, además, arriesga su vida para salvar a un niño que jamás ha visto. Si ello no es un ejemplo de beatitud digno de un santo… imposible saber que se consideraría tal cosa.

Muy bien, Angelino. Por aquí, la signora Anaís, pensaba que habría algún inconveniente… lo cierto es que para ella si necesitaremos una sala de operaciones.

Por supuesto, son los futuros físicos quienes salen rápidamente a preparar todo lo necesario. El signore Ricati, se pone lentamente de pie, luego de terminado el procedimiento. El decano lo revisa y comprueba que está en perfectas condiciones. Se disculpa con un gesto y lo ves salir… por supuesto, lo sigue Angelino y luego tú. Está junto a Giancarlo que forcejea con el balde, bastante agotado, pero con la ayuda del anciano parecen recuperar el control.

¿Qué tienen allí, Anaís?

Te pregunta el decano al unírseles, pero providencialmente el físico Contarini desvía su atención hacia tu brazo. Tras asentir te invitan a seguirles hacia la sala de operaciones. Dudas si dejar al tejón sin vigilancia, pero quizás en esta ocasión deberías rezar para volver pronto. Difícilmente estás en condiciones de pelear con otro tejón, al menos no antes de que te habrán quitado el colmillo del otro. Y mientras más rápido termine el procedimiento, más rápido regresarás.

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#146

Mensaje por Leohan » 28 Feb 2021, 04:48

¿Así que el anciano ha ayudado a Museo? Considerando su edad y físico, sin dudas Contarini le ha advertido acerca del peligro en tal donación. Ciertamente es un gran ejemplo de beatitud.

Giancarlo parece estar arreglandoselas... Por ahora. Aunque quiero ayudarlo, no tendría forma de decirle al decano Polo que me pondré a pelear con más tejones.

Sé que, de recuperar la vista, Giancarlo no tendría problemas en lidiar con la criatura, pero no sé cuanto tiempo tendrá que esperar para éso.

Resisti, Giancarlo! sólo puedo decirle, con cierta impotencia, mientras soy escoltada por los físicos.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#147

Mensaje por Baudelaire » 28 Feb 2021, 23:13

La puerta se cierra tras de los físicos, te acomodas en la litera mientras tanto. Tu brazo simplemente es imposible dejarlo en una posición en que el dolor ceda. Rápidamente traen una mesa auxiliar y colocan un cojín para que puedas apoyarlo sobre él... en la forma más incómoda posible para ti, pero la más sencilla para efectuar la operación.

Con una coordinación de bailarines, danzan alrededor tuyo realizando el procedimiento: rasgan tu camisa, redesinfectan la zona, calientan agua, preparan paños y recipientes, hacen un pequeño corte que te hace estremecer... pero tu brazo ya está asegurado a la mesa y eres incapaz de hacer cualquier movimiento con él.

Siguen el contorno del colmillo con delicadeza hasta liberarlo con un pequeño trozo de tu propia carne, colocan el cuenco para recibir la sangre tras retirarlo y lanzar más alcohol puro sobre la herida. Ahora quema, una pequeña llamarada surge de un pequeño recipiente para soplar... cauterizando así la herida.

Una nueva limpieza, un ungüento refrescante y encima varias compresas. El vendaje ser cierra firmemente y con un par de poleas ajustan tu muñeca para dejar el brazo en posición neutra, utilizando un soporte metálico que fijan a la mesa. Es entonces que escuchas un golpe sordo afuera, sabes que es el tejón que ha tumbado a Giancarlo volcando el balde.

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#148

Mensaje por Leohan » 04 Mar 2021, 04:41

¡Sigue aquí! Y parece que Giancarlo ha perdido la pelea por mantenerlo en el balde. Puedo asumir también que el heraldo sigue estando ciego, ya que de seguro habría hecho algo más a ésta altura de haber recuperado sus sentidos.

Sin embargo, con el soporte de mi brazo fijado a la mesa, hay poco que pueda hacer... sé que no le gustará a los físicos, pero debo pedirles que me liberen de mi posición.

Decano, ha hecho un excelente trabajo, inicio, pero creo que mi amigo necesita ayuda. El tejón que lo ha atacado no es el único que entró a la facultad, y creo que mi compañero está en problemas... Y sé que yo puedo ayudarlo.

Es mi mejor esfuerzo por convencerlos. Tendré que esperar que sea suficiente.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#149

Mensaje por Baudelaire » 04 Mar 2021, 15:57

Vicenzo y Angelino, lejos de atender tu solicitud, se sobresaltan al escuchar el ruido y salen rápidamente. Escuchas gruñidos y forcejeos, aunque algo puedes vislumbrar por la rendija que ha quedado entre las dos hojas de la puerta doble de la sala de operaciones.

Lo que sucede, finalmente, es que alcanzas a observar como el tejón sale volando por la ventana que les había servido de acceso. Un instante después está cerrada y ves acercarse a Giancarlo escoltado por los físicos.

Proceden a acomodarlo en otra camilla a un costado y comienzan a examinarle los ojos. Girando suavemente tu cabeza, puedes notar las quemaduras en sus párpados y la completa ausencia de pestañas. Ni Vicenzo ni Angelino te preguntan algo, porque proceden a realizar el mismo procedimiento que contigo... pero en la pierna derecha del heraldo.

Un buen rato después, está levantada con 3 poleas y un cuenco al costado contiene 3 colmillos de tejón. Ciego y todo, asistido por los físicos, ha podido deshacerse de la criatura infernal... aunque sin haberla destruido. Lo importante es que las vías de acceso han sido inhabilitadas, ninguno más debería acceder... aunque claro, también existen otras especias que quizás podrían tumbar puertas o romper los muros de piedra.

Parece que, por un momento, hay calma. Aunque definitivamente, Giancarlo deberá reposar bastante más tiempo que tú. Su muslo parece un tonel de sidra y su tobillo un grueso rollo de pergamino. El problema está en que Venecia ha sido invadida y es importante bloquear los muelles, de otro modo los barcos servirán para que las hordas del inframundo aborden y viajen por toda la costa mediterránea.

Editor completo

Volver a “Capítulo 1: Gritos en la espesura”