[Anaís] Reforzando la seguridad

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#121

Mensaje por Baudelaire » 27 Dic 2020, 19:37

Giancarlo te reconmina chasqueando la lengua contra los dientes.

No es un asunto de nuestra organización contra tu familia, Anaís. Caminamos por el filo de la espada, a un costado está la locura y al otro la muerte, pero parece que el riesgo de cortarse es solamente una broma de mal gusto. Lo que importa, en realidad, es el orgullo. Si eres incapaz de reconocer tus errores, más que ayudar a tu familia o a la inquisición, dañarás a almas inocentes.

Museo está herido, desconozco que podría causar tan terrible cortadura en un niño... pero si buscan dañar a este ser sobrenatural, es porque hay algo más que el enemigo está intentando para confundirnos. Este pergamino contiene el ritual de invocación de las criaturas infernales, desconozco de dónde lo ha sacado... pero es la clave para buscar la fuente del mal y llevar el sagrado exorcismo a su puerta.

¿Es él el hechicero demoníaco que mueve los hilos detrás de todo lo que está sucediendo en Venecia? Es casi imposible, aunque ya sabes como la brujería permite a los mayores esperpentos del informando pasar como bebés de pecho. Sin embargo, lo más probable es que aquel poderoso lanzador de sortilegios está enfrentado a otros seres sobrenaturales. Busca, ciertamente, aprovechar toda fuente mística que le provea de ventaja...


Menuda conclusión, ¿qué Museo podría ser un hechicero? Es hora de aprender humildad, porque de serlo... Venecia entera estaría en riesgo. Nunca hay exageración en mantener la objetividad y la humildad. De otro modo, jamás habrías curado a la anciana Perséfone, menos de la viruela u otra peste.

Aunque, la hipótesis de ataques a otros seres sobrenaturales parece bastante plausible. Un niño queda atrapado en el fuego cruzado, la liebre... ¿de dónde ha salido? ¿es otra criatura infernal o es parte de la guerra entre las hadas?

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#122

Mensaje por Leohan » 27 Dic 2020, 21:28

Es cierto que desde una perspectiva emocional, yo no querría que Museo fuera un invocador o un ser demoníaco... Aunque racionalmente tampoco sé cuanto sentido tendría. El invocador de seguro debería ser increíblemente inteligente, si se lo juzga por el tipo de estrategias y movidas que ha hecho en mi contra, y las actitudes actuales de Museo no condicen con éso ¿Por qué me daría todo lo necesario para destruirlo, en vez de intentar aprender más acerca de mí y de mi orden? Y las acciones de los seres demoníacos del Inframundo también parecerían indicar que Museo pertenece a otra facción involucrada en esta batalla... La facción de las Hadas.

Si Giancarlo va a hacer juicio de la situación, es mejor que escuche todos los detalles antes de llegar a ninguna conclusión.

Se ha llamado a sí mismo un noble en el mundo de las hadas, aunque no parecía muy contento acerca de dicha revelación, y tomó una forma similar a la de los duendes de los cuentos. No sé si la información es útil; pero su atacante fue una liebre que llevaba un extraño amuleto de hierro. Museo estuvo aterrado al verla y cuando yo la eliminé, no sangró el pus amarillo que hemos visto en los demonios, sino que se convirtió inmediatamente en humo. Pienso en qué más decir. Incluso antes de hoy, tenía motivos para pensar que las fuerzas demoníacas estaban tras él. Creo posible que su posición en el mundo de las hadas podría ser peligrosa para él mismo, así que si un exorcismo puede convertirlo en un humano común, tal vez sea la mejor forma de protegerlo. Preferiría sin embargo que ésa sea su decisión.
Última edición por Leohan el 29 Dic 2020, 00:45, editado 1 vez en total.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#123

Mensaje por Baudelaire » 27 Dic 2020, 22:58

Un demonio siempre buscaría que pienses que está indefenso o trataría de engañarte para desviar tu atención de lo importante. Quizás solamente es un impostor y el verdadero Museo ha sido capturado nuevamente. Los cuentos de hada, por cierto, quizás son ciertos y todo podría tener un sentido diferente.

Lo que necesita es el bautismo, Anais. Destruirá su parte feérica y conservará su cuerpo humano. Un exorcismo podría dañar irremisiblemente su alma... si es que tiene una. Nos toca ser humildes, la decisión no es suya ni nuestra.

Mira hacia los nubarrones, es la voluntad del todopoderoso la que determinará el futuro de Museo. Sería una blasfemia de tu parte desafiar sus designios... ¿acaso es el Callo otra vez? Lo descartas rápidamente, porque te lo habrían informado. Igual la inquietud que despertaste en Cascada podría haber sido un indicio de aquéllo hace un rato.

Debemos rezar, solicitar humildemente la sabiduría de los cielos.

Asegura las velas y se pone a maniobrar el timón, a la espera que le sigas en la plegaria que comienza a salmodiar.

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#124

Mensaje por Leohan » 29 Dic 2020, 00:58

Miro de reojo. Tiene razón, claro, pero aún así se siente incorrecto. Aunque un bautismo no será dañino, el resultado habrá de expulsar el lado feérico que se halla dentro de sí. Y éso justo después de que yo le he sugerido que no deje que alguien más tome decisiones por él.

También está el contrapunto: Eurídice me ha dado una señal antes ¿Por qué habría indicado en el libro de Eyzaguirre la página acerca de posesiones demoníacas? ¿Cómo estoy supuesta a interpretar aquéllo?

Lo miro nuevamente. Pasará lo que deba pasar. De momento lo primario es hacerle sanar. Lo mantengo cerca, preocupada por la posibilidad de una tormenta que podría sacudirlo.

Como ha indicado Giancarlo, empiezo a rezar.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#125

Mensaje por Baudelaire » 29 Dic 2020, 03:14

Giancarlo agradece por haberte encontrado y la reunión fructífera que les lleva de regreso a Venecia, pide perdón por su arrogancia y suspicacia frente a Museo, para terminar solicitando que el viaje esté alejado de los ojos malignos.

La plegaria continúa por una hora completa, te pide que controles el timón por un momento, mientras te aplica un aceite sagrado que milagrosamente se extiende por toda tu piel. Luego de repetir el procedimiento sobre sí mismo, vuelve a capitanear el navío.

Seremos, a las miradas sobrenaturales, dos personas comunes y corrientes con un niño... humano. Al menos hasta que Museo decida volver a mostrar su otra forma, la que me has comentado.

Lo interesante de esta cobertura, en forma de rito sagrado, es que funciona solamente en un sentido: cualquier criatura sobrenatural que se manifieste en el entorno será fácilmente detectada por ti, especialmente si se trata de algún ser acuático infernal como los que ya conoces.

Compruebas que, tras distancias similares, puedes observar un enorme sapo en la orilla al costado este y luego al oeste. Como un sinfín de guardias que parecen estar esperándoles. Por supuesto, la providencia que mana del Arte sagrado practicado por el heraldo, les encubre perfectamente.

Ha resultado, Anaís. Nada, salvo la tormenta, podría complicar nuestro viaje.

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#126

Mensaje por Leohan » 14 Ene 2021, 06:54

Es un ritual muy efectivo y útil, aunque quizás demasiado complejo para mí. Éso, y también toma demasiado tiempo.

¡Tiempo, justamente! Es exacto lo que ¡no tenemos! Debería haber sabido que, incluso tomando el camino más eficiente, tardaríamos demasiado en llegar a Venecia. Quizás hasta habría sido mejor probar suerte con la curandera del caserío...

Aunque al contrario de lo pronosticado, Museo parece estar... bueno, no bien, pero estable. Tomando su temperatura, no parece demasiado baja, aunque personalmente no sabría decir qué constituye una temperatura normal para... ¿Duendes? ¿hadas? ¿mitad hadas? Niños con partes feéricas, lo llamó Giancarlo.

A pesar de la cobertura que nos provee la providencia, nuestra invisibilidad ante las criaturas infernales parece casi un mal presagio. Si no hay un motivo real para que todos estos demonios se encuentren aquí... ¿cuántas de las criaturas están presentes en la propia Venecia ahora mismo?

Observo que en el bote hay un par de remos, seguramente para los días sin viento, lo cual me hace contemplar la idea de usar mi cincel más grande para cortar una de las puntas. Así podré obtener una lanza improvisada, a falta de mi espada ropera... solamente en caso de que fuere necesario.

Pero por ahora es más importante pensar en lo inmediato: la tormenta.

Viniendo de una veneciana sonará vergonzoso, pero honestamente no tengo demasiada experiencia naval. Estoy más acostumbrada a que me lleven, en vez de navegar yo misma ¿Crees que la tormenta nos causará muchos problemas?

Elijo desear que él posea experiencias más útiles para la situación corriente. Considerando su profesión creo que es bastante posible, pero no debería asumir cosas.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: [Anaís] Reforzando la seguridad

#127

Mensaje por Baudelaire » 14 Ene 2021, 19:03

Giancarlo se ríe de buena gana, aunque sus carcajadas se ahogan levemente con el viento helado que se hace más intenso y el repiqueteo de las gotas más gordas de lluvia que ya están cayendo. Sin darse cuenta te habla en florentino con el acento que siempre te recuerda a Orfeo.

Pues, ya sabes... o quizás no, pero mi ciudad está a unas 20 leguas de Livorno. Es más lo que corro o cabalgo que mi oficio de timonel de una veneciana avergonzada. Lo que no tengo de marino, me lo compensa la embarcación. Es robusta y responde rápidamente a mis órdenes. Algo así como las cerraduras a tus herramientas, aunque tú eres una prodigo en tu área, Anaís.

Del mismo modo, distraído, regresa al veneciano para la última frase. Aunque tiene razón, en parte. La falta de talento puede compensarse con esfuerzo y buen equipo... tampoco es que sea simple aptitud, sin trabajo tampoco hay logros. Y, sin duda, para lograr ser un heraldo tan avezado... debe haberle puesto mucho empeño de su parte.

Un nuevo mensaje de humildad y, también, honestidad. Sabe que puede sortear la tormenta, pero tampoco te asegura que será un viaje de placer.

Sed, tengo sed... un poco de agua, por favor.

Sumida en tu reflexión más el salto de idiomas de Giancarlo, apenas escuchas el murmullo de Museo. Con un hilillo de voz que se abre paso a través de todo el barullo de la tormenta, recibes el mensaje más con el corazón que con el oído. Le haces un gesto a tu compañero y te apunta a un cuenco que ya se ha llenado con las gotas de lluvia. El niño, sin abrir los ojos, bebe lenta y profusamente. Su temperatura ha descendido levemente y comprendes que deberás abrigarlo, pero no hay mucho.

Nuevamente te asiste el buen heraldo, apuntando hacia un pequeño arcón. Para cuando te ofrece la llave, ya lo tienes abierto y has cubierto a Orfeo con la mante que estaba adentro. Ahora tú te ríes de buena gana, pero se desvanece pronto, un rayo ha golpeado el mástil y las velas están encendiéndose.

¿Qué clase de tormenta infernal es ésta? ¿cómo es que la tela gruesa y húmeda puede quemarse?

Editor completo

Volver a “Capítulo 1: Gritos en la espesura”