[Rivas] La profecía de Gabo (C)

Primer capítulo de la partida, que comprende las noches cercanas a "La Promesa".

Moderador: Variable

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 349
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#11

Mensaje por Eva Espinosa » 05 Sep 2020, 02:42

No pretendía usar ningún programa informático contra los Otros, solo había pretendido dar una explicación de qué hubiera hecho ella de estar en el otro bando, y luego, había sido una afirmación de algo que podía hacer, un último intento de agarrarse a lo más útil de sus conocimientos para intentar tener a las chicas a "salvo" mediante una correa digital para que no volviera a pasar lo de Sara. No, no iba a usar tecnología contra los Otros, ¿qué clase de virus iba a poder desarrollar para hacerle algo al agente Smith? Era impensable.

- Eso suena bastante mal, la verdad -reconoció-. Supongo que entonces solo nos queda sobrevivir como podamos -suspiró y se restregó los párpados como si estuviera cansada-. Es todo tan extraño. Mi cerebro se empeña en encajar mis razonamientos en una normalidad pasada. Tengo que echar mano del sentido común para abstraerme y poner un poco de orden. Creo que necesito tiempo para mí pero no creo que lo vaya a tener. -en ese momento agachó la cabeza, desviando la mirada para que no se le vieran los ojos al tiempo que una cascada de rizos le ocultaba medio rostro. La cabeza agitó los tirabuzones perfectos en que se había convertido el tipo de cabello que tanto había odiado en vida, porque la hacía parecer más joven, más niña, pero también porque todas las personas de pelo rizado ansiaban la docilidad de una melena lisa. Cuando habló no había dolor en sus palabras si no que habló con el tono de quién constata un hecho-. Me siento extraña. Me siento un recuerdo atrapado en ámbar. Supongo que es algo que pasará para sentirme ese depredador que siempre dices.

No le quedaba otra que acostumbrarse a ese tipo de cosas pero es muy diferente nacer a una vida, cuando no tienes consciencia de ello, y aprender todo lo que hay en un mundo nuevo a ... esto. Llevaba el bagaje de su -hasta hace poco- existencia mortal encima: los conocimientos, la educación, las concepciones y lo que había en la no-muerte se contradecía a lo anterior. Era extraño y desesperante para alguien racional, alguien que había tenido todo el conocimiento de la humanidad en el bolsillo hasta hacía poco. Costaba salir de esos moldes con los que había construido su realidad durante más de dos décadas.

- ¿Estás queriendo decir que lo vincule? -replicó y lo miró, preocupada-. No puedo hacerle eso. Es mi tito. No quiero convertirlo en un esclavo ni en un yonki.

Arrojó el rotulador sobre la mesa y se sentó en el borde, suspirando. Por la forma en la que lo miraba de forma breve, antes de desviar la vista a otro punto y así sucesivamente, parecía como si buscara una salida que no encontraba. Esa habitación además le comenzó a resultar claustrofóbica, como si la puerta se cerrase para dejarla allí dentro, atrapada.

- ¿No habría más opciones? - aún tenía aquella angustia en el rostro-. Es muy mayor. Una parte importante de nuestro oficio se basa en saber mantener la boca cerrada y, si además, yo se lo pido aún estará más callado. No creo que sea necesario y tampoco me veo capaz.

Recibir aquella aprobación fue para Eva muy importante. No es que la buscara pero recibir palabras hermosas de alguien crucial en tu vida, alguien a quien admiras, alguien que sabe lo que se hace, se convierte en algo capaz de disipar cualquier dolor o preocupación. Al acompañarlo de una sonrisa los nubarrones, que oscurecían su corazón y afeaban su rostro con una expresión apesadumbrada, se disiparon como si jamás hubieran existido. Al instante se sintió mucho mejor, más confiada y segura de un plan que no le había parecido más que algo para salir del paso. La mirada se volvió cristalina e incluso reflejó la sonrisa que ya se había dibujado en sus labios. Aunque aquello iba de Raúl, era un plan para su rescate, su tito quedó en un segundo plano, como una preocupación pospuesta.

- Creo que para que el plan sea viable es importante hacer un buen trabajo previo de reconocimiento. Localización del lugar. Accesos. Ruta de huida. Solo tengo una dirección de GPS y según sea a la altura a la que estén puede ser más o menos sencillo.

Volvió a la pizarra para ir haciendo sus propias anotaciones, cruzarse de brazos y fruncir el ceño, pensativa. Creía que cuanto más controlase la situación y más problemas a los que dar solución fuera capaz de anticipar, menos inconvenientes o imprevistos aparecerían sobre el terreno, ya fuera tanto en la propia operación de extracción como en los sucesos que pudieran llevar a tener que vincular a su tío o verse obligada a saltarse las normas.

- Estoy barajando que quizás pueda ir a Aluche sin que se me vea para asegurarme de que todo vaya bien. Les enviaré a hacer el reconocimiento previo mientras hago de distracción - separó la vista del mapa-. La verdad, tengo que reconocer que me cuesta bastante confiar en unas personas que no conozco, que no sé cómo trabajan pero era esto o ... - señaló unas cuantas calles secundarias más allá-. Quizás una de estas calles pueda ser un buen lugar para reunirnos en un coche tras un primer reconocimiento porque por móvil, la verdad no me apetece quedar. Toca volver al reloj analógico.

Se detuvo un momento, para terminar de contar lo que iba a ser el colofón de su plan. Algo que esperaba que fuera una buena ayuda o distracción. Se quedó a la espera de observar sus reacciones tanto positivas como posibles errores que pudiera ver en lo que le contaba alguien fuera de su cabeza.

- Lo último, creo que ,ya que no llevamos inhibidores y dudo que sea posible conseguirlos de forma rápida, localizar los cuadros eléctricos generales para orquestar un apagón puede sernos favorable. Aunque, sin duda, habrá que darse prisa porque darán la alerta rápido. Tras uno o dos cambios de vehículos que dejemos previamente preparados, simplemente, el trabajo habría terminado y cada uno iría por su cuenta. Espero que esa dispersión termine de ayudar a despistar nuestro rastro.



Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 489
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#12

Mensaje por Variable » 12 Sep 2020, 00:14

- Estoy queriendo decir que es tu ancla -dijo-. Es parte de la historia de tu vida y no puedes permitir que otro se haga cargo de su silencio. Es tu responsabilidad, y vas a tener que hacer lo que sea necesario para asegurarte de que no causa problemas. De no ser así, la Justicia y sus lacayos irán directos a por ti. Tendrás que evaluar su estado y actuar en consecuencia. Si te fías de su silencio hazlo, pero sabes que la vida de ambos queda en juego.

Hizo un gesto de molestia. Con un movimiento rápido, sacó del bolsillo del pecho de su camisa unas gafas de sol de metal y se las puso.

- Los inhibidores cuestan lo suyo, por lo que tengo entendido. Conozco a alguien que sabe cómo utilizar la tecnología y sabe cómo hacerlo bien. Puedo concertar un encuentro si quieres, y vemos a ver qué puede ofrecerte.

Se puso la chaqueta que tenía en las manos.

- Tengo que salir a solucionar el tema de los señuelos.
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 349
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#13

Mensaje por Eva Espinosa » 14 Sep 2020, 16:53

- Dame unos minutos más -dijo, mirando sus gafas de sol y sonriendo-. No te entretendré mucho.

Depositó suavemente la mano en su antebrazo, en un gesto para retenerlo.Se quedó unos instantes contemplando su difuso reflejo en los cristales de las gafas, pensando si no le parecería una criaja quejica que arma un escándalo para salvar a su gato de lo alto de un árbol. Pero había un motivo para todo lo que estaba haciendo y diciendo.

Gracias. Te agradezco mucho que me organices un encuentro con tu conocido. ¿Crees que habrá tiempo?

Los inhibidores eran como todo, los había muy específicos o de amplio espectro, más caros o más baratos pero sobretodo su venta era ilegal en España, salvo en escasas excepciones como a algunas entidades públicas. No estaba muy segura de poder seguir invirtiendo más en aquella noche pero si suponía más seguridad sería un dinero bien empleado, sobretodo si conseguía su propósito: poner a salvo a Raúl. Agachó un momento la cabeza mientras hacía cuentas de qué podía quitarse, qué títulos de la tienda podría intentar vender porque... veía complicado poder volver a trabajar como antes.

-Es posible que esta noche las cosas no salgan bien para mí. En ese caso, podría pedirte que por favor, le hagas llegar a Raúl por mí su mochilita roja. Contiene lo necesario para que pueda buscarse la vida lejos de aquí, y dentro estarán también los honorarios de la chica y su amigo, para que no le hagan daño porque crean que no van a cobrar

Los caprichos como dos perros era algo que no había tenido reparos para pedir, e incluso llegar a argumentar para conseguir lo que deseaba. Sin embargo, cuanto más importante era para ella más le costaba pedir. No lo habría hecho de no ser porque deseaba tenerlo todo atado y bien atado antes de salir allá afuera. Temía que su sacrificio fuera en vano si después de rescatarlo, los chicos no recibieran el pago y decidiesen cobrárselo de otra forma con su tío.

- Ayer no acudió la policía aunque los Otros secuestraron con total impunidad tanto en la calle como de forma escandalosa en un edificio. Quizás tengan influencia y puedan ayudarse de ellos para aplicar un protocolo aún más fuerte de búsqueda y captura con control de las salidas de Madrid como las estaciones, el aeropuerto.- se detuvo un momento, tras exponer las deducciones que había sacado en todos los encontronazos que había tenido con ellos - Si mi tito no es consciente de lo sobrenatural a su alrededor, voy a intentar sacarlo lo más rápido posible por carretera antes de que pueda haber controles. En unas tres horas si todo va bien puedo dejarlo en Burgos o lo más cerca que pueda para que me de tiempo a regresar antes de que salga el sol. Cuando estuvo allí no le molestaron.

No se le ocurría nada mejor salvo llevarlo al último lugar donde había estado seguro. Aunque le preocupaba la salida del sol, ¿podría resguardarse en el maletero de su coche o en la parte de atrás de una furgoneta? De lo que estaba segura es que Raúl no estaría en las mejores condiciones para viajar, mucho menos para que fuera quién condujera.

- Si ha visto cosas que no debía, no sé si lo mejor sería dejarle solo. Al menos hasta que se acostumbre o deba cerrar el vínculo. ¿Crees que sería buena idea que en ese último caso fuera factible que se quedara unas noches para tenerlo bajo control?

Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 489
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#14

Mensaje por Variable » 14 Sep 2020, 22:20

- Claro, te escucho -asintió-. Dudo mucho que pueda ser para allá, mínimo necesitaré un par de noches... Además te aviso de que es bastante... "Excéntrico".

Sonrió, como si la palabra fuera algún tipo de ironía o chiste interno.

- No te va a pasar nada, no seas tan pesimista -respondió, como si estuviera totalmente convencido-. Aunque en el hipotético caso de que eso fuera posible que pasara, yo me encargaría de Raúl, no tienes que preocuparte.

La miró algo contrariado.

- No creo que debieras ir a Burgos, está lejos y vas a ir apurada. Sería mejor que enviáramos a alguien con Raúl. Si necesitas que se quede... podemos verlo, no hay problema.
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 349
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#15

Mensaje por Eva Espinosa » 15 Sep 2020, 02:04

- Gracias -dijo, con total sinceridad, cuando terminó de hablar. Extendió la mano para tomar la de su Sire y apretarla con suavidad durante un breve instante, como muestra de afecto pero sobretodo de agradecimiento.

Para entonces, Eva simplemente sonreía con una expresiva mirada que mostraba que su humor había cambiado, se sentía más segura y positiva. Sus palabras la habían reconfortado sobretodo porque suponían un alivio a la carga que tenía con su tío. Desvió la mirada en dirección al sonido de una lengua perruna lamiendo el suelo con la insistencia que da el aburrimiento.

- Cuando se pueda. Tampoco hay prisa -dijo, refiriéndose a la cita con su conocido. La verdad es que la curiosidad había comenzado despertarse. ¿A qué se referiría con excéntrico? No podría ser peor que cualquier colgado que se hubiera encontrado en sus tiempos de jarana digital, ¿verdad? ¿O no? Bueno, mientras no fuese un incel -. ¿Es de los conspiranoicos?

Se decía a sí misma que no pero, ¿había sido tan negativa solo por lo impotente que se había sentido la noche anterior? O es que por mucho que se lo negaba les tenía miedo. Los Otros la hacían sentir expuesta, acosada, vulnerable pero ni aún viva habían podido pillarla. Lo mismo algo estaba haciendo bien. Además, ya había visto que no eran infalibles. ¿Era por todo lo que arrastraba o algo más?

-Tienes razón -respondió, para devolver la mirada a los cristales de las gafas de sol. Había chasqueado la lengua para evitar que Cipi continuase con sus lametones compulsivos-. Quizás lo esté sobredimensionando pero hay que prepararse también para lo peor, que sucede muchas veces sin más. Sin embargo, -frunció un poco el ceño y se mordió el labio, pensativa- hay algo. No sé definirlo. Ya sé que no soy una cría ni estoy indefensa pero...- amplió la sonrisa, continuó con un tono distendido con el que pretendía reírse de sí misma -. Hasta tuve pesadillas con el motorista.

No era una persona viajera. Había tenido que hacerlo por trabajo pero tampoco es que hubiera salido mucho de su Madrid natal. No entendió la molestia. Burgos ,no es que estuviera al lado como Toledo o Segovia pero eran tres horitas de nada, no un vuelo transoceánico, era poco más de lo que tarda un AVE o como si atravesaras Madrid de punta a punta en transporte público. Pero sentía inseguridad porque no sabía como terminaría esa noche, si tendría que dar rodeos por los controles, o la posibilidad de un imprevisto mecánico con un coche que no era de su propiedad, luego además estaba el estado de su tito como punto final para echarla para atrás. A buenas malas creía podía dormir relativamente segura en un maletero, o en el baño o el armario de una habitación de hotel de carretera. Pero pensar que solo una pequeña cerradura y una lámina de metal, o una puerta de conglomerado que no su pudiera cerrar desde dentro, o una triste cortina de una ventana sin persianas pudieran ser su única defensa para evitar convertirse en un ninot de las Fallas hacía que le entrase claustrofobia.

- No está tan lejos -respondió-. Pero sí que tienes razón. Será mejor que lo lleve alguien por mí. Solo hace falta tener el tiempo justo para invocar a la ley de Murphy.

Mientras pensaba en perros abandonados cruzándose la autopista para hacer que tuviese un accidente, se dirigió hacia la mesita. En su mente había comenzado a sustituir al cánido por animales cada vez más grandes como jabalíes y ciervos. Eso sería de pura ley de Murphy pero también una rueda reventada en un coche prestado, sin una de repuesto, o los horribles y lentos trámites de asistencia en carretera para un vehículo alquilado.

-Ya sé que es apurar un poco el tiempo pero aprovecho antes de que se me vuelva a pasar con todos estos asuntos - se giró con los ojos tan brillantes como cada vez que se perdía en la biblioteca, o había visto la antigua y vasta colección por primera vez. Abrió poco a poco el paño para dejar a la vista el incunable encuadernado en cuero con el VII en la portada - Lo mismo te apetece leerlo luego. Ya lo he tratado de toda la porquería que traía pero aun lo tengo en cuarentena para que no le pegue algo a los demás.

Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 489
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#16

Mensaje por Variable » 15 Sep 2020, 21:19

- Creo que ese término -conspiranoico- se queda bien corto. Alexis es la definición de bicho raro por excelencia. Ya lo conocerás.

En realidad, lo que estaba claro es que habían conseguido poner a los Otros en apuros en unas pocas noches, algo que todos los vástagos habían temido desde hacía mucho tiempo. Habían llegado allí donde otros no se atrevían. Quizás terminaban pagándolo caro, pero... ¿Tenían alternativa?

- Desconozco cual es el alcance de las capacidades de esa gente, pero las pesadillas son algo habitual en los mortales... No me parece algo extraño y podría ser perfectamente natural. ¿Había algo diferente en ese sueño? ¿Algo que te haga pensar que va más allá?

Se ajustó la chaqueta, abrochándose los botones de los puños, y sonrió. Luego, cuando ella mostró el libro, lo contempló con ojo clínico y expresión serena.

- ¿Cómo lo has conseguido? -dijo, neutro-. Parece contener saberes importantes. ¿Me lo prestarías un par de noches?
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 349
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#17

Mensaje por Eva Espinosa » 16 Sep 2020, 03:51

Tal como se lo estaba pintando iba a comenzar a temerse lo peor pero ¿qué era más "excéntrico" que un conspiranoico? ¿Un terraplanista? ¿Un nazi vegano? Ojalá no fuese uno de esos misóginos que cree que por nacer con algunos órganos distintos era retrasada mental, porque a esos no los soportaba. En ese momento, cruzó los dedos para que no fuera alguien así. Lo mismo aunque era más rarito que un perro verde, lo era en plan Penumbra o un friki por el estilo.

- Me lo estás dibujando de una forma que casi parece carne de entrevista para Jesús Quintero -bromeó, divertida.

Estaba segura que después el tal Alexis no sería para tanto.

- Bueno, yo no lo he tomado por nada más extraordinario que un producto del estrés de esos días -admitió, pero se quedó pensativa, rememorando esos instantes- Lo que sí sé es que esa pesadilla no se me olvida aunque cada vez es menos nítida. Puede que se me quedara grabada porque una parte de mí siempre tuvo miedo que se hiciera realidad. La habitación oscura. La silla. Ese hombre, el motorista, con la cabeza cortada de mi tío. Me hizo mucho daño porque no quería contestarle. No era como ese daño de los sueños que no es más que la angustia o el miedo previo a lo que sabes que te va a pasar de forma inminente. Algo de lo que puedes abstraerte para ver la escena desde fuera como una película o, simplemente, si te supera el mismo sueño te hace cambiar de canal o te despiertas del sobresalto. Dolió, de verdad. Creo que pasó algo más pero no termino de acordarme.

No le había contado a nadie más lo que había sucedido en su pesadilla. Se dice que al hablar de los malos sueños estos desaparecen, que uno se siente mejor pero no se sintió precisamente mejor. Era como si a medida que iba contando sus impresiones notara aún más heladas las entrañas. La habitación se había vuelto otra vez claustrofóbica e incluso se le cambió el gesto.

-Quizá lo más extraño es que por entonces tenía el sueño muy ligero pero mi tito me despertó dándome unas voces y unos zarandeos, que parecía que intentara despertar a un oso en plena hibernación.

Se centró en el libro y en la fugaz sonrisa que creía haber visto. Sepultó todo aquello en su memoria. Bajo las preocupaciones por una infestación de carcoma o de pececillos de plata. La empujó debajo de todos esos misterios que necesitaba investigar. Siracusa. Los tiempos antes de Cristo. Antiquísimos linajes. Poco a poco la sonrisa fue instalándose de nuevo en su rostro, al principio, de forma tímida, pero luego satisfecha porque estaba segura que ese libro le encantaría.

- Trabajo. Me llamó un conocido de mi tito, un gitano de Pan Bendito que a nada bueno se dedica. Quería venderlo -respondió-. Me habló de una colección y parece que corresponde a una pero no sé si iba de farol. En cuanto tenga un poco de tiempo le daré un toque a ver por donde respira - poco después estaba asintiendo, con la cabeza. A ella le había parecido un libro fascinante-. Por supuesto. Tómalo para leerlo cuando y cuanto te apetezca. Es nuestro -lo miró y le sonrió, invitándole a tomarlo. - No lo dejes aún con los demás. El pobre venía infestadito de todo apestando a tabaco-en aquel momento se le puso esa cara de librera tiquismiquis, resabiada e indignada por el trato que había recibido el incunable, porque a ella esas cosas la ponían negra - No es cuestión de que expanda una plaga por la biblitoteca.

Quizás era la prueba de que Eva no había dejado ser ella por mucho que la hubiese convertido en su chiquilla. Ese ser de emociones convulsas, aún muerta. Aunque ahora tenía una parte hambrienta y feroz que se diluía de forma sibilina por el resto de su ser. Quizás la llama que temía que se apagara no lo había hecho, aún.

- Daniel, ¿crees que después de lo de esta noche me das por válido lo de conocer la nueva realidad, explorar la oscuridad y todo eso? ¿Puedo volver a la lectura o todavía no? -le preguntó, sonriendo y mordiéndose el labio, con la misma expresión de una estudiante que intenta raspar algunas décimas para llegar al aprobado.

Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 489
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#18

Mensaje por Variable » 16 Sep 2020, 22:29

Daniel sonrió, al detectar que se trataba de un chiste, aunque no conocía ningún Jesús Quintero.

- No quiero elevar tus expectativas al respecto. Ya tendrás tiempo de conocerlo por ti misma.

Borró la sonrisa de su rostro.

- La verdad es que hace un montón que no sueño. Me cuesta creer que sea algo que los Otros pudieran usar, teniendo en cuenta que nosotros estamos muertos, no dormimos, solo nos aletargamos.

Se encogió de hombros.

- Investigaré sobre el tema. Por si hay algún precedente de algo similar en ghouls o aliados de vástagos.

Asintió y se cruzó de brazos, mirando el objeto de nuevo.

- Estaría bien conseguir el resto del lote. ¿Vas a necesitar dinero?

Negó con la cabeza.

- Acabas de empezar... ¿Ya desistes?
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 349
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#19

Mensaje por Eva Espinosa » 17 Sep 2020, 22:51

- Entonces, ¿podemos soñar? -preguntó. Parpadeó, olvidándose totalmente del bicho raro al que iba a conocer y que le había despertado una fuerte curiosidad. No recordaba que hubiera soñado nada durante el descanso diurno pero tampoco le importaba demasiado. Durante gran parte de su antigua vida había padecido fuertes transtornos del descanso, quizá por los extraños y cambiantes horarios de su profesión, quizá también por las preocupaciones de un negocio que no iba precisamente viento en popa, pero sobretodo por la profunda desolación que le había dejado la violenta muerte de su padre. Si había algo que adoraba de la muerte en vida era, junto a hacerse invisible, poder descansar cuando tu naturaleza lo indicaba, ya quisieras o no-. No le había dado importancia a la ausencia de sueños, es algo habitual también en el mundo mortal.

Hablar de la pesadilla hacía que rememorase un período de su vida en el que todo había sido convulso y enloquecedor. Aunque lo miraba, sus ojos expresaron la ausencia para sumergirse en sí misma, rememorando los hechos que había vivido una y otra vez, buscando qué se le podía haber pasado por alto. No lo había pensado pero, ¿era la pesadilla producto del estrés o había algo más? Es cierto que le había dado una gran importancia, junto al resto de los detalles inquietantes, porque todas las personas en situaciones extremas le daban ese valor a sus vivencias. Su mente la tranquilizó de nuevo, seguramente, no sería nada, solo el producto de un atracón de pizza hawaiana junto a la expresión del terror que había sentido.

- Cuando tuve la pesadilla, cuando me sucedieron todas esas cosas inquietantes no se me podía considerar aliada de un vástago. No te conocía. Cuando creí que era un lancero las cosas cobraron sentido pero con la matrícula de Cristian y todo esto, no dejo de pensar en esos días, intentando buscar respuestas, motivos. -se detuvo durante un momento, y pareció que dejara de hablar para ella misma, intentando poner un orden que no encontraba-. Creo que en otras circunstancias asistiría a la reunión pero no estimo como sensato acudir actualmente, aunque tengo que admitir que me tienta.

Se quedó de nuevo unos instantes en silencio. Tenía muchísimas preguntas que necesitaba responder. ¿Por qué asustarla? ¿Por qué intentar volverla loca? ¿Era por su padre? Llevaba tiempo preguntándose cómo consiguió la tarjeta de Torres dándole vueltas a esa idea, ¿y si no habían sido ellos?

-La verdad es que no estoy segura que fueran ellos los que asesinaran a mi padre, conociendo como actúan.

Echó un vistazo al panel que había dedicado a la investigación de su padre. En una pizarra colgada en otra pared había algo similar a lo que había marcado y escrito a la que tenía junto a ella con toda la información sobre los Otros, pero en la de su padre había impresiones a color, recortes y rápidas conclusiones escritas en post its verdes con forma de manzana. No estaba pensando de forma adecuada porque estaba implicada emocionalmente en todos esos hechos. No era lo mismo que investigar libre de todas esas cargas. Al escuchar hablar de nuevo sobre el libro desvió la vista del manojo de llaves que había dejado colgado con cinta americana como una prueba colgante, y que aún estaba por averiguar.

- Sí, necesitaré dinero me temo -dijo-. Comprar una colección completa siempre es un fuerte desembolso. Intentaré aportar todo lo que pueda pero me va a resultar complicado trabajar como antes - continuó, y emitió un suspiro de insatisfacción-. Debo tener cuidado, ellos tienen un perfil por el que no les sería difícil hacerse pasar por coleccionistas para moverse por el gremio y acceder a mí. - decidió obviar todo eso y centrarse en que todo saldría bien. Sonrió-. Mañana llamaré a Salva para ver cuantos ejemplares componen la colección, intentar realizar una estimación de tasación e intentar averiguar un poco más sobre el origen.

¿Estaba intentando picarla o es que se sentía decepcionado realmente?

- Bueno -dijo, cruzándose de brazos, sonriendo divertida y alzando una ceja al mismo tiempo, asumiendo que le iba a tocar sí o sí pero intentando raspar un poquito de lo que le gustaba de verdad- supongo que una no puede desistir de su vida y su realidad pero sí puede hacer cosas divertidas para amenizarse una existencia nada glamourosa llena de investigaciones, robos, suplantaciones de identidad, persecuciones y asaltos, ¿verdad

Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 489
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] La profecía de Gabo (C)

#20

Mensaje por Variable » 18 Sep 2020, 05:42

- Al contrario -dijo-. Que yo sepa, no podemos, pero uno aprende a abrirse a posibilidades remotas cuanto más conoce el mundo que se esconde a ojos mortales.

Negó con la cabeza.

- Siempre se sueña -explicó-. Estuve estudiando hace años sobre ello. Es habitual que una persona tenga varios sueños durante una misma noche, la clave es recordarlos, la única forma de hacerlo es hacer un fuerte esfuerzo de voluntad nada más despertar para plasmar el sueño de alguna forma. Al repasarlo, se pueden ordenar los sucesos vividos y dar forma al sueño como recuerdo.

Se encogió de hombros y la miró, con algo de nostalgia.

- Es otra de las cosas que creo que me hubiera gustado hacer si estuviera vivo. Las pesadillas, por el contrario, tienen un impacto más fuerte en la psique humana, por el lado desagradable, no necesitan ser ordenadas y "grabadas" para dejar un poso. La fuente del miedo o de la pesadilla está ahí, y es común levantarse con ella en la cabeza.

Torció el gesto.

- No tiene nada que ver con este asunto, pero hay un linaje de vástagos, los Nosferatu, cuya sangre permite atemorizar a sus víctimas. No conozco los detalles y entresijos de dichas capacidades, pero puedo intentar averiguar algo más.

Frunció el ceño y colocó sus brazos en jarras.

- ¿No? ¿Qué es lo que te hace dudar? Me intriga ese razonamiento.
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Editor completo

Volver a “Capítulo 1: La Promesa”