[Rivas] VII (C)

Primer capítulo de la partida, que comprende las noches cercanas a "La Promesa".

Moderador: Variable

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 350
Registrado: 24 May 2020, 16:48

[Rivas] VII (C)

#1

Mensaje por Eva Espinosa » 23 Ago 2020, 01:51

Decidió que ese -y no otro- era el momento justo de dedicarle la atención que merecía a su última adquisición. Abrió la caja protectora de plástico duro con un interior acolchado, donde un libro de ese tamaño parecía quedar perfectamente encajado y protegido de cualquier golpe o inclemencia. Lo sacó, dejándolo en una mesa en la que había una especie de flexo, una lámpara con lupa integrada, cuya intensidad y color parecía poder controlar.

Se colocó unos guantes y abrió de forma ceremoniosa el pequeño hatillo en el que estaba envuelto. Puso una luz muy concreta, suave para no dañar el libro que, por desgracia aun olía a tabaco, y con la lupa comenzó a observar los desperfectos con más precisión. Parecía que había "sanado" correctamente. El cuero había absorbido todo la pomada hecha de grasa nutriente y propiedades fungicidas. Los hongos habían quedado resecos, principalmente en el paño junto a algunos huevecillos diminutos de insectos. Solo iba a tener que pasar un cepillo por las zonas para eliminarlo. Desgraciadamente, su acción había conseguido decolorar algunas partes.

Al abrirlo pudo comprobar que, tal como se había temido los hongos habían atraído a los pececillos de plata que habían dejado algunas páginas más deterioradas. Encontró también agujeros con algunas larvas de carcoma, que muertas por el potente insecticida y la acción del resto de ungüentos, debía extraer con cuidado y la ayuda de unas pinzas de sus agujeros. Después de dedicarle el mismo tiempo y delicadeza que una operación a corazón abierto comenzó a tapar con masilla los diminutos agujeros de la carcoma.

Intentó en ese momento fecharlo por su apariencia exterior y tipo de encuadernación. Después, buscó la autoría y posible procedencia que apareciera en alguna de las primeras páginas del libro. El resto era ir con suave cepillo repasando las páginas una a una para eliminar cualquier posible impureza y echando un espray fijador para evitar el deterioro o la pérdida de la tintura. Antes de que se diera cuenta había comenzado a leerlo...

Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 490
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] VII (C)

#2

Mensaje por Variable » 25 Ago 2020, 18:52

El libro era claramente un incunable de, como poco, seis siglos de antigüedad. Parecía formar parte de algún tipo de colección similares a las que poseía Daniel en su biblioteca (aunque a Eva no le sonaba de nada ver este libro ahí).

Las heridas y desperfectos, la falta de autoría y el hecho de que estaba escrito a mano con una tinta de color marrón oscuro, dotaban al libro de un valor enorme (probablemente mayor a lo que podría haber pagado por él). Era un gran interrogante: el libro había vivido muchísimo, eso estaba claro.
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 350
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] VII (C)

#3

Mensaje por Eva Espinosa » 26 Ago 2020, 04:32

Ese libro era todo un descubrimiento. Un hallazgo inaudito que le hizo preguntarse, ¿cómo había conseguido el Manco esta maravilla? Porque este no era un libro para todo el mundo, no era de ese tipo que te puedes encontrar en un rastrillo o con el que intentas convencer a un matón de que saldará tu deuda. Esto era puto oro puro.

Intentó analizar las reacciones durante la negociación. Pareció sorprendido por su primera oferta pero luego se hizo el duro... No, no era consciente de lo que valía no... Se mordió el labio, dándose unos toquecitos en el mentón con el extremo de madera de la brocha con la que pretendía eliminar las impurezas. En un principio, había pensado que lo de la colección era un farol para sacarle más. Pero, ¿cómo lo habría conseguido? ¿no estaría robándole a alguien de la Estirpe? No, eso no podía ser. ¿Alguien de la Estirpe estaba haciéndoselos llegar? No, eso tampoco podía ser. ¿O sí? ¿O...?

Tenía que ver el resto de la colección. Tenía que saber más.

Ese fue el momento en el que quiso saber de qué trataba y para eso no había más que una forma: comenzar a leerlo.

Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 490
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] VII (C)

#4

Mensaje por Variable » 31 Ago 2020, 21:59

La lectura del libro era bastante ardua. Estaba escrito en latín con una letra bastante irregular. A intervalos parecía limpia y clara y a otras se notaba el cansancio del escriba, haciendo la lectura en algunas partes prácticamente ilegible.

El VII parecía algo más que una numeración, en numerosas partes del libro se hablaba de "Los Hijos del Séptimo". De hecho, el volumen completo parecía hablar de los primeros vástagos de un eminente vampiro de la antigüedad. Los textos se referían a un linaje vampírico latino cuyo origen procedía de Siracusa, en algún momento previo de la cultura romana.

Indagar sobre ese libro le iba a llevar mucho, mucho tiempo.
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 350
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] VII (C)

#5

Mensaje por Eva Espinosa » 02 Sep 2020, 04:07

- ¡Guau!-exclamó, entrelazando las manos sobre la nuca y echándose hacia atrás en la silla para contemplar el techo de la habitación.

Lo que sentía en aquel momento era algo muy difícil de describir para un profano, alguien que no fuese un investigador o un bibliófilo jamás podría experimentar la extraordinaria -y obsesiva- pasión que embargaba su corazón en ese instante. Ese conocimiento milenario, esas letras centenarias que parecían que le hablaban directamente a ella. Le había pasado exactamente lo mismo que buscando el camino a las Antipáticas, pero su búsqueda se había detenido con la necesidad de experimentar en sus propias carnes la oscuridad, para comprender apropiadamente los textos.

Comenzó a hacer girar la silla, haciendo que la habitación diera vueltas a su alrededor al mismo tiempo que pensaba. Según lo que sostenía el Lancea Sanctum, el origen de la Estirpe estaba en la maldición divina de Longinos al atravesar el costado de Cristo. De él descendían supuestamente todos los vástagos. Ese origen le parecía una explicación tan fantasiosa como que el hombre fuese creado del barro y la mujer de un trozo de costilla. Sin embargo, en todo hecho fantástico se escondía alguna verdad. Quizás se refierese al séptimo descendiente de Longinos pero Siracusa había sido una colonia helénica y gozó de una turbulenta historia antes, durante y después de la caída del Imperio Romano, además de haber sido un importante productor de papiro en la época en que era el material básico de escritura.

Se levantó con tal fuerza de la silla que esta salió rodando hasta chocar contra la mesa. Rápidamente, se deshizo el moño para recogerse el pelo en una trenza, su trenza de investigar, que le cayó sobre el hombro izquierdo. Se dirigió hacia una de las pizarras que tenía con un montón de futuros desarrollos de informáticos, los borró y arrancó cada post it, arrugándolo, para arrojarlo con desdén a una papelera cercana. Dibujó a mano alzada el sur de Italia y situó Siracusa escribiendo su nombre al lado junto a un 7.

Mientras miraba la pizarra decidió que era hora de comenzar a llevar un cuaderno de investigación. No solo para ese tema también para el resto de cosas que iba a averiguando, tal como había hecho su padre. Abrió el cajón de la mesa para encontrarse con un cuaderno parecido al de su padre, salvo que este era una encuadernación menos robusta pero estaba impresa en un bonito cielo estrellado. Fue apuntando todo lo que había sacado en claro con la primera lectura junto a los datos de cómo lo había obtenido.

Cuando regresó al incunable tenía la intención de ir señalizando las páginas más ilegibles con simples tiras de papel, para intentar analizar mejor esos pasajes de cara al futuro. Mientras lo hacía comenzó a sentir la necesidad de buscar en el texto elementos que le permitiesen intentar identificar una aproximación al período histórico al que se refería los orígenes del linaje del Séptimo. Ya fuera por la mención de algún suceso, adversidad o peligro. También iba a esforzarse por buscar la aparición de nombres propios o apodos que le sirvieran de referencia para partir de algún lugar más en su investigación.

Avatar de Usuario
Variable
Narrador de Vampiro El Réquiem
Narrador de Vampiro El Réquiem
Mensajes: 490
Registrado: 11 May 2020, 20:07

Re: [Rivas] VII (C)

#6

Mensaje por Variable » 12 Sep 2020, 00:05

Al cabo de un par de días, Eva tenía el incunable lleno de tiras de papel. En esas largas horas de estudio había podido identificar el periodo histórico como contemporáneo al inicio de la expansión de la República Romana por la península itálica. Sin embargo, los nombres propios o apodos que pudo identificar eran demasiado extraños o demasiado ambiguos como para utilizarlos de referencia: sí, estaba el séptimo hijo, estaba "quien lo empezó" y estaba alguien identificado simplemente como "La Sombra".
Siempre hay múltiples caminos para llegar a un destino: algunos empedrados, algunos asfaltados, otros son caminos que atraviesan bosques y otros se sumergen bajo las montañas. Cualquiera que sea el camino, el mío siempre es el de la no espada.

Avatar de Usuario
Eva Espinosa
Mensajes: 350
Registrado: 24 May 2020, 16:48

Re: [Rivas] VII (C)

#7

Mensaje por Eva Espinosa » 13 Sep 2020, 02:13

- Chúpate esa, Lancea -murmuró, para sí con una sonrisa triunfal porque no encontraba nada más satisfactorio que ir encontrando los hechos con los que poder derrumbar los estúpidos dogmas de las religiones. Claro que aún estaba por probar la veracidad del contenido de ese libro.

Habían sido dos noches de auténtica diversión -y obsesión- donde estudiar el contenido del libro e ir señalizándolo adecuadamente. Dos noches que se le habían pasado volando como si solo hubieran transcurrido minutos pero se dio cuenta de tal hecho cuando notó que no llevaba la misma ropa y que si hacía memoria se acordaba vagamente que se había ido a dormir a la cama como cada amanecer. Se dio una palmada en la frente al no recordar si había alimentado a las perras. ¿Cómo podía haber sido tan inepta?

Fue a levantarse del escritorio pero se detuvo. Si habían esperado podían aguardar un poco más. Traspasó todo lo que había averiguado a su cuaderno de investigación, marcando un par óvalos rojos sobre dos de sus descubrimientos. El primero era la expansión de la República Romana. No era historiadora, no conocía exactamente las fechas en las que sucedió, pero estaba más que segura que sucedió mucho antes del nacimiento de Cristo. Es decir, si lo que había en aquellos textos era cierto, la existencia de la Estirpe se remontaba por lo menos varios siglos antes de que Longinos decidiera hacer el cafre con su lanza y quedaba descartado como el adán vampírico.

Lo siguiente que quedó rodeado de un bonito óvalo rojo en tinta líquida con una deshonrosa purpurina fue "La Sombra". Ya había encontrado esa referencia en la biblioteca, estudiando los volúmenes de Daniel. En los viejos textos monacales, tras ese La Sombra había un cardenal. Entrecerró los ojos, intentando recordar su nombre. Comenzó a darse golpecitos en la frente mientras intentaba hacer memoria. ¡Argh! Parecía un siglo desde que había leído todo aquello. Mon... Mon... ¡Monçada! Cardenal Monçada. Era quien había redactado muchísimos textos que hacían mención al rival de la Estirpe, Los Otros -putos Otros-.¿Sería el mismo?

Casi como en un trance cerró con mucho cuidado el libro para que las guías de papel no se movieran. Lo envolvió bien en el paño de algodón y apagó la luz. Se encaminó con la mirada perdida y dándole vueltas a la cabeza hacia la planta de arriba. Continuaba dándose golpecitos con el bolígrafo de tinta líquida con purpurina. Siguió distraída mientras le echaba el pienso a las perras y dejaba su ofrenda de paté a su felineza, Borrón. Comprobó que el dispensador de agua para los animales estuviera lleno y luego, se dirigió hacia la biblioteca.

Las próximas noches iba a intentar averiguar todo lo posible sobre La Sombra y Monçada. ¿Aparecería alguna referencia que se le hubiera sobre el séptimo o habría menciones al siete? Iba siendo también hora de ir a buscar bibliografía sobre historia romana, en especial sobre la República y Siracusa.

Editor completo

Volver a “Capítulo 1: La Promesa”