[EDT] En un café ( también llamado La absenta)

Escenas breves de Mundo de Tinieblas
Varios narradores.
Avatar de Usuario
Toxizer
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Mensajes: 1405
Registrado: 23 Jul 2019, 12:51
Mensajes miarroba: 272
Antigüedad: 26 de Mayo de 2019

[EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#1

Mensaje por Toxizer » 04 Sep 2020, 19:59

Imagen
En un café ( también llamado La absenta) Entre 1875 y 1876

Edgar Degas (1834 - 1917)

Óleo sobre lienzo

Musée d´Orsay

-------------------------------------------------------------------------------------

Estampa de Vampiro: La Mascarada - Ghouls y Aparecidos

-------------------------------------------------------------------------------------
El atardecer cae sobre Pigalle, pero el cielo lleva encapotado todo el día; poco antes de que entrases al café comenzó a caer un fuerte chaparrón. El establecimiento es el Café de la Nouvelle Athènes, uno de esos sitios bohemios que jamás pudiste pisar en tu antigua y aburrida vida. Desde que sirves al "amo", tienes los francos necesarios para costearte unas cuantas bebidas espirituosas. Un pianista, que a ti te parece que toca como los ángeles, ameniza la velada a los pocos parroquianos presentes. Nadie se giró para mirarte cuando entraste, parecen estar demasiado ensimismados en su profundo alcoholismo como para fijarse en el muchacho que acaba e entrar. Miras fíjamente a una pareja, no recuerdas sus nombres, últimamente has conocido a muchos artistas, pero ella te suena del teatro y el tipo de la pipa es pintor o algo similar. Te sientes arropado por la atmósfera cargada del local, que contrasta con la fría y húmeda noche de octubre.
► Mostrar Spoiler

Avatar de Usuario
elpajarometalico
Mensajes: 71
Registrado: 23 Jul 2020, 16:39
Ubicación: Sevilla

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#2

Mensaje por elpajarometalico » 05 Sep 2020, 03:00

Los ojos de Lucile se quedaron clavados en mí, aquellos ojos grises en los cuales se habían instalado una intensa preocupación por cualquier cosa tras la muerte de papa en la guerra. Me daba pena, trabajando hasta tan tarde, solo para satisfacer los designios de esa vieja foca que teníamos por abuela y que quería perpetuar ese infernal local de pollos. Pero antes de que pudiera preguntar, le estampe un beso en la mejilla y me fui apresuradamente. No sé que es lo que pasa por su mente pero no quiero saberlo, intuyo que esta preocupada por mí, pero también sé que ella no lo entendería como todos los demás, era mejor intentar aparentar que no pasaba nada en la medida de lo posible, ya que si supiese de aquello, ella no me lo perdonaría jamás en la vida. Alejo aquella posibilidad de mi mente ¡No quiero ni pensarlo!.

Termino rápidamente con el recado y me dispongo a irme rumbo a Pigalle. La verdad es que estoy muy ilusionado por aquella cita, por lo que intento ir veloz, sorteando a la gente y vehículos con los que me cruzo, escucho algún insulto por atrás, aunque sinceramente me da bastante igual, he decidido que nada me va aguar la moral. En ese preciso momento, gracias a lo tremendamente simpática que es la vida, noto algo húmedo en la nariz. Miro un instante a la cúpula celeste, efectivamente, tenían un puto problema de goteras. Merde¡ ¿En serio tenía que venir la lluvia ahora a tocarme las narices? Es cierto que nunca había tenido muy buena suerte, pero, joder...Mis pensamientos se ven interrumpido de forma abrupta con la llegada una gruesa cortina de agua . Nique ta mere¡ digo levantando un puño al cielo.

Llego a una de las calles cercanas al lugar de reunión. Quería dejar aquella bicicleta en un lugar discreto, para que no me viese acompañado con semejante cacharro mugroso, pero las cosas habían cambiado ahora. Me decido por atarla en el primer sitio que vea. Pero hoy parece que los nudos como que no, pero a la tercera va a la vencida. Me abalanzo sobre el Nouvelle Athènes como un tigre tras haber visto a su presa, sin embargo, me freno en seco antes de cruzar el umbral, evitando comerme el suelo por muy poco. Aunque calándome hasta los huesos, tenía que saber algo ¿Estaba él allí?. Asomo la cabeza muy discretamente y miro. En realidad, no había mucho que mirar: un grupo de borrachos en la barra y una pareja de personas en la esquina. No parece que este ¡Genial! Entro discretamente, sintiendo en mi pie las maravillosas punzadas de los calcetines totalmente empapados. Sí, muy agradable la sensación de estar pisando charcos al andar.

Sin embargo, aquella música ¡Oh, la musique! !Que maravilla¡ ¿Era aquello de Gottschalk? Me quede en el umbral, casi viendo como el local se desvanecería nada más dar el primer paso hacia su interior. Aquel legendario elíseo de las artes y las ciencias, que dejaba su impronta en todo aquello que tocaba, como si no fuese nada más ni menos que el rey Midas, pero mientras que él lloró por su poder, la Nouvelle Athènes derrochaba el suyo con orgullo. Estaba como la última vez que lo recorrí en mis sueños.

Sin embargo no esperaba menos de mi adorado Loup Noir siempre sabía como ir dos pasos antes que yo para impresionarme. Pero esta vez me había adelantado. Aunque hubiese quedado empapado, tanteé en el bolsillo de mi pantalón y saqué un dibujo, aquello era mi mejor obra, quizá un poco mojada pero ello no le restaba ni un mínimo ápice de su perfección. Era él, durante la preparación de su anterior ópera, El barbero de Sevilla !Había estado magnífico aquella noche¡. Por lo que no pude resistir la tentación de acercarme a su camerino tras finalizar el primer acto. Haciendo gala de mi sigilo, logré zambullirme tras el telón hasta llegar a su puerta. Y allí le vi con aquel chaquetín rojo y aquella blusa blanca y estrecha ahora abierta de par en par, mostrando aquel pecho poderoso, mientras repasaba en un perfecto italiano sus frases. Aquel rostro , en parte, ocultado por su barba oscura , no podía ocultar la emoción y expresividad de su efigie mientras miraba al texto concentrado y desafiante . Y supe entonces que debía retratarle, antes de que aquella breve escena quedase eternamente consumida por el olvido y así lo hice ¡Aish, mi Fígaro¡

Me siento al fondo , disfrutando del ambiente, aprovecho para pedirme una absenta, la verdad es que las bebidas compartidas por Loup Noir adquirían un sabor único muy probablemente por su presencia alegre y caballerosa, así como por su conversación inteligente y sagaz, además siempre invitaba , sin él la verdad es que la absenta se sentía un poco más amarga que de costumbre. Sé que Loup Noir tardará lo suyo, le gusta hacerse el interesante, así que aprovecho ese momento para escurrir un poco los calcetines y librarme de aquella sensación de humedad que me atenaza, de mientras lanzo fugaces miradas a la pareja que se halla en la mesa de al lado para asegurarme que no me estén prestando atención. No quería tener mala fama en el local en mi primera visita. La verdad es que aquellos sujetos me suenan pero no sabrían decir muy bien por qué.
"¿Qué es lo que quiere decir?"

"Se lo escribiría pero tengo mala ortografía"

(El Apartamento, Billy Wilder, 1960)

Avatar de Usuario
Toxizer
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Mensajes: 1405
Registrado: 23 Jul 2019, 12:51
Mensajes miarroba: 272
Antigüedad: 26 de Mayo de 2019

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#3

Mensaje por Toxizer » 05 Sep 2020, 16:33

" Me acabo de despertar y ya tengo a este estúpido incomodandome"

- Como le decía ayer monsieur, no puede vivir en el Palais, blablabla.

" Que aburrimiento; yo ya vivía aquí antes de que Napoleón III derrumbase mi hogar para construir este maldito palacio"

- Ya hablé con Dupont y me dijo que no había problema - dice el elegante caballero al tiempo que da un fajo de francos a su interlocutor - otro día seguimos charlando monsieur Raoult, tengo una cita.

El caballero que sale del Palais Garnier se desliza por las húmedas calles parisinas, hace unos minutos ha caído un gran chaparrón. El hombre va canturreando el Largo al factotum mientras juguetea con su paraguas, tiene un paseo de 20 minutos para llegar a la Nouvelle Athènes.

" Este chico es un encanto y ademas creo que tiene posibilidades de convertirse en un gran artista; o acaso me estaré dejando llevar por su belleza y atenciones hacia mi persona...recuerda que es el poder de la sangre el que le hace ser tan amable. ¿ Me querría igual si no fuese un ghoul? No quiero comprobarlo, llevo demasiados años viviendo como un ermitaño. Si me viese ahora monsieur Gandolf, su joven pupilo cantando en la ópera "

El caballero entra en el café, saluda alegremente a los de la barra y se dirige a la mesa del fondo donde está su amado; pero se fija en una pareja. Se acerca e intenta saludar a la mujer, que no le hace ningún caso, y le da la mano al hombre, con el que cruza algunas palabras amistosas.

" Los borrachos de siempre y ese desgraciado pianista destrozando a Gottschalk. Ahí está esa dulzura juvenil"

- Hola, siento haberte hecho esperar, necesitaba estirar las piernas - deja el paraguas y el sombreo, se sienta al lado del muchacho y posa una mano en su muslo mientras le sonríe - Que dibujo tan magnífico querido, salgo muy favorecido. Como te decía, por aquí suelen venir muchos pintores, deberías hacer más dibujos y enseñárselos - señala a la pareja de borrachos - mira a esa, Ellen, hace de modelo para Degas, Renoir y otros, y se cree que es actriz o algo. El de la pipa es Desboutin, pintor, le enseñaría tu dibujo, pero ahora mismo no creo que esté en condiciones - ríe un poquito y sigue tocando indecentemente la pierna del joven- Sé bueno y tráeme una copita de vino - cuando el muchacho se levante se hará un pequeño corte y verterá vitae en la absenta.

Avatar de Usuario
elpajarometalico
Mensajes: 71
Registrado: 23 Jul 2020, 16:39
Ubicación: Sevilla

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#4

Mensaje por elpajarometalico » 08 Sep 2020, 03:57

"¡Pff, no me esperaba que los calcetines tuvieran tanta agua! ¡Verás tú como venga mi bello hombre lobo y vea esta meada de gato en mitad del café¡ En fin, habrá que hacer algo ¿No?"

A pesar de que la mayoría de los parroquianos se halla en brazos de Baco decido no jugármela y disimulo que me agacho para atarme los zapatos. Saco del bolsillo el pequeño pañuelo que me regalo Lucile por mi cumpleaños hará ya... ¡¿Cuatro años?¡ Me siento de repente impresionado por la velocidad con la que pasa el tiempo y por unos instantes también viejo ¡Joder, pues no me quiero imaginar cuando llegue a los cincuenta jajajaja¡ Pero, en parte, siento una gran sensación de nostalgia. Ciertamente el tiempo ha pasado rápido, especialmente desde que conocí a Loup Noir hará ya cosa de tres meses ¡Y cuanto he cambiado desde ese primer contacto¡

"¿Adonde habrá ido ese chaval taciturno y desconfiado, aquel que ignoraba completamente las fiestas que organizaban los chavales de su edad y prefería pasarse las noches hasta las tantas con el enésimo cuaderno de dibujo o releyendo aquel volumen, totalmente manoseado y cascado , de la Odisea? ¡Habría que verme las pintas de ese entonces jajaaj¡ Con aquella barba que no me cerraba por ningún lado y esa pequeña melena rubia de bucles revueltos y de nudos aún más revueltos si cabe ¡Seguramente si el mar hubiese sido mi pelo, Ulises no llegaba vivo ni a Troya jajaja¡¡Y ahora quien me ve, sin barba, siempre bien vestido y el pelo un poco menos largo¡ Todavía me acuerdo cuando Lucile bromeaba de que un día, iría a mi cuarto por la noche y haría un pequeño asesinato capilar."

Mientras me dejo llevar por el pasado, paso aquel pañuelo sobre el charco y veo como mi imagen acaba rota en un millar de gotitas repartidas por el suelo. Al ver esto pienso que quizás el anterior Remi ya no existe y ha sido sustituido por otro, quizá mejor, quizá peor, quien sabe.

Cuando pienso en mi hermana me embarga una intensa sensación de pena. Ya no era tan habitual que hablásemos. No era que estuviésemos peleados pero...

En ese momento me parece ver los zapatos de aquel feroz lobo, con su andar seguro pero a la vez sereno. Y en ese entonces, todo lo demás desaparece: Lucile y la guerra, las sirenas de Ulises y la pollería de la morsa, todo aquello queda como un sueño, nunca pasó, solo queda Loup Noir, simplemente porque él es el despertar, el amanecer. Veo como el pillo se disculpa por la tardanza, y yo le contesto ¡Oh, querido, no pasa nada, la espera solo hace que el postre sea más dulce¡ mientras le guiño cómplice. En respuesta siento el avanzar de su cálida mano sobre mi muslo, como si de un caliente cometa se tratara dejando su estela tras de sí en un frío y húmedo universo en búsqueda de un destino que le de sentido a su trayecto, el cual, es en definitiva un Sol más ardiente que sí mismo en un tiempo donde todo sube pero no baja. Mientras habla apoyo mi barbilla sobre su hombro, allí huele a él, ojala pudiera internarme aún más en aquel aroma, poder dibujar una historia de pieles compartidas en el.

Te lo regalo, espero que lo conserves con cariño, le contesto desde el hombro tras ver que le ha hecho ilusión mi dibujo. Tras eso continúa la conversación, estando atento a la vez pero también embobado. En ese momento la petición de mi acompañante me despierta totalmente de ese dulce sopor. Si él quiere vino, yo le traeré vino, en calidad de su más fiel servidor. Sus deseos son órdenes para mí, dulce caballero, digo riendome mientras me quito un sombrero imaginario remitiendome a como lo haría el mismísimo Cyrano de Bergerac.
► Mostrar Spoiler
"¿Qué es lo que quiere decir?"

"Se lo escribiría pero tengo mala ortografía"

(El Apartamento, Billy Wilder, 1960)

Avatar de Usuario
Toxizer
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Mensajes: 1405
Registrado: 23 Jul 2019, 12:51
Mensajes miarroba: 272
Antigüedad: 26 de Mayo de 2019

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#5

Mensaje por Toxizer » 08 Sep 2020, 17:54

" Que ghoul más majo. Es la mascota más adorable que he tenido en toda mi no vida. ¿Mascota? A quién quiero engañar, Remi me está conquistando. Sería maravilloso que el también fuese un vástago y pasar noches enteras dándonos el beso mutuamente, desnudos bajo unas sábanas de satén ¿ Me daría permiso Villon para abrazar al chico? Hace casi seis meses que Fortabat desapareció en El Cairo, un nuevo Toreador podría ocupar su puesto. A las malas, si el príncipe se enfada y no me tiende al sol, siempre podríamos abandonar la bulliciosa París. Acondicionar el viejo chateau y pasar los días tranquilamente, rodeados de todo aquello que nos produzca placer. Una vida hedonista al lado de mi rubio querubín"


Remi vuelve con la copa de vino, interrumpiendo las ensoñaciones de su domitor.

- Ven muchacho, quiero contarte algo - hace un gesto a su compañero para que se siente a su lado - ves a estos borrachos que nos rodean, son personas viciosas, sin fuerza de voluntad, que sufren de una adicción fatal. Algunos son adictos a más sustancias o a otros comportamientos perniciosos - señala a un tipo enorme de la barra - A Jean le gusta emborracharse y meterse en peleas, por ejemplo. Yo también tengo mis vicios - sonríe mostrando los colmillos - pero no quiero hablar de los míos, si no de los tuyos - hace una ligera pausa - aún sin saberlo, eres esclavo de una sustancia, la vitae... Sangre, mi sangre - estudia su reacción - Eso hace que te sientas bien a mi lado y que me obedezcas. Te pido disculpas, al principio solo era un juego, pero ahora creo que tu puedes ser el compañero que tanto tiempo llevo esperando. ¿ Te gustaría vivir para siempre y pasar al menos parte de la eternidad a mi lado? Por favor, te ordeno que seas sincero

Avatar de Usuario
elpajarometalico
Mensajes: 71
Registrado: 23 Jul 2020, 16:39
Ubicación: Sevilla

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#6

Mensaje por elpajarometalico » 13 Sep 2020, 20:00

Une coupe du vin pour le monsieur¡ Je t'invite digo con una sonrisa y guiñandole un ojo. Espero que aproveche hoy ya que por primera vez la cuenta corre a mi cargo. No por nada, había tenido que ponerme a trabajar como "artista callejero", si bien eso habría que matizarlo, ya que por mucha ilusión que me hiciera dicho término, los dibujos se habían realizado en la pollería durante los ratos muertos de la tarde o por la mañana entre encargo y encargo. Sin embargo quería agradecerle a mi bribón todo lo que había hecho por mí y creo que aquello era una buena forma de empezar.

Echo caso a Loup Noir cuando este señala que me siente. Tenía muchas ganas de continuar con nuestro anterior jueguecito, así que como le veo ahí... apoyado en la mesa... me decido a acariciarle la espalda, suavemente, como si en lugar de tocar un cuerpo sólido tocase una superficie acuosa, esperando, con su pasar, generar unas ondas. Pero sin embargo más que agua...recibo hielo, acompañado todo de una extraña y desagradable sensación de rigidez. En respuesta retiro la mano de la forma más discreta posible. Ademas le veo muy pálido, espero que se encuentre bien. De todas formas, hay algo que me escama y es la rapidez con la que ha tenido que enfermar. Cuando entro se hallaba perfectamente y no lo note enfermo de antes.

¡Oye querido, estás congelado¡ ¿Te encuentras bien? le comento estudiandole preocupado con la mirada.

Sin embargo veo que él no me echa mucha cuenta, lo que me hace preocuparme bastante más. Intento prestar la máxima atención a lo que tenga que decir, sé que él suele ser muy directo, pero a veces el grandullón puede ser más bien cortado y hay que leerle entre líneas.

"¡Como todo el mundo supongo, jejeje¡" reflexiono mientras me rasco la cabeza, confundido por la situación.

Sin embargo su monologo llega a un punto extraño y bastante incomodo cuando me muestra esos largos colmillos. En un impulso primario, lejano para mi comprensión, me inclino bruscamente hacia atrás con la vista fija en esos dientes. Casi parece un lobo de verdad intentando engañarme con tal de convertirme en su cena. Me comienzo a sentir inquieto, ya que barajo esa posibilidad, a pesar de parecerme tan absurda...pero es que la situación en sí, se estaba tornando así, absurda. Siento una extraña sensación de inquietud y temor, como si el hombre que creía conocer y amar no hubiese sido nada más que una mascara, una entrada hacia un paisaje oscuro y tenebroso. Y aquella mención a un vicio suyo... Casi sentía tener ante mí la imagen en varón de la Carmilla de Le Fanu.

"¡PERO LOS VAMPIROS NO EXISTEN, REMI¡ ¿Cómo demonios podía ser Loup Noir un vampiro? Si lo fuera me habría devorado ya hace tiempo... oportunidades tuvo" trago saliva ante esa idea "Todo esto es raro ¡Mierda¡ ¿Pero...si lo que dice es cierto? ¿Esos colmillos? ¿Esa piel blanca? ¡Me cago en Dios¡"

Me acuerdo en ese instante la primera vez que vi a Loup Noir mientras volvía de una fiesta ,a la cual había ido obligado por Lucile. En aquel entonces me había parecido un chico, un poco mayor que yo de modales caballerosos, auxiliando a una pobre dama que se hallaba inconsciente... o eso me pareció a mí. Si lo que dice es cierto, todas sus acciones cobran un nuevo y tétrico significado.

Me siento aún más confuso cuando menciona que tengo un vicio y me quedo un rato con la mirada fija en él. Inquieto, por desconocer la respuesta. Pero la respuesta solo me deja más perdido de lo que estaba.

Creo que está equivocado, nunca he bebido de él (se me hace rara la expresión en mi mente). No hemos hecho nada "raro" las noches anteriores, solo quedar para... Sí, para... beber...

En ese momento mire la absenta y después a él, para retornar inmediatamente a aquel líquido verdoso. Pensaba que antes no podía sentirme más asustado e incomodo de lo que estaba ya, pero aquello lo estaba consiguiendo. Lo que era antes un detalle cortés, se me antoja como algo mucho más siniestro, casi como si fuese veneno, y no puedo más que apartar la copa de absenta lo más lejos que pueda de mí. No puedo evitar también sentir un poco de asco al pensar en el canibalismo indirecto que he estado realizando todo este rato sobre Loup Noir ¿O será, más bien, sobre las personas de las que él ha tomado? No lo tengo muy claro, me estoy comenzando a sentir mareado y sé que quizás en otro momento más tranquilo, hubiese tenido arcadas con solo ese pensamiento. Sin embargo, estoy ahora tan asustado que hasta eso lo reprimo. Pero el asco, es de pronto, superado por el vértigo. Vértigo, al ver que mis emociones, pueden, quizás no ser "mis emociones". Que mis acciones, tal vez no eran "mis acciones". Me vuelve a invadir aquella sensación extraña que me dio al pensar en el cambio en mi comportamiento y comprensión del mundo ¿Fue este tan inocente como pensaba en un principio? No puedo evitar mirar a mi propio cuerpo, buscando asegurarme de que es el mío, de que verdaderamente sigo siendo yo. Lo inquietante es que en el primer momento no lo consigo.

Y por último llega aquella pregunta, sabía que algún día Loup Noir me lo preguntaría. Lo presentía en su mirada durante las noches anteriores. A pesar de que me hiciera ilusión, no podía evitar tener miedo. Miedo por mí pero también por Lucile ¿Lloraría igual por mí como cuando descubrió una mañana en que papa se había ido para siempre? ¿Terminaría por ser aniquilada por aquella vieja del demonio que estaba sepultándola poco a poco en vida? Sabía que tenía que escoger por mí, no por Lucile, sin embargo no podía evitar un intenso sentimiento de culpa y arrepentimiento. Joder, era mi hermana y la quería. Además de ser lo único que a ella le quedaba de un tiempo en que fue feliz. Siempre nos habíamos cuidado el uno al otro y era ella quien ahora me necesitaba, si me iba... ¿Qué sería de ella?

Sin embargo Loup Noir representaba todos mis sueños, todo lo que deseaba y quería. Me había dado una nueva comprensión del mundo, aunque ahora fuera un desconocido para mí, era mi primer amor y me ha llevado a sentir cosas que no había pensado que sentiría nunca. Había sido como el genio de Aladdin y me había mostrado que el mundo exterior era un lugar hermoso y que valía la pena ser recorrido. En definitiva conceder una oportunidad a los demás.

Necesito respuestas a mis preguntas, me hallo perdido y tengo miedo. Cojo la mano fuertemente a Loup Noir, con miedo de que si digo algo equivocado se vaya y contemplo su rostro en silencio un buen rato.

Tengo miedo. Por favor necesito respuestas, dámelas En ese momento le aprieto más fuerte aún la mano, me da igual esa frialdad, me da igual esa rigidez, si quiera que ello pueda no ser más que un delirio de la sangre, solo tengo claro de que no quiero que se vaya. Me siento desbordado por todos lados y no sé muy bien cual es la respuesta correcta, solo puedo quedarme mirando fijamente aquellos ojos que tanto amo, mientras que los míos los siento húmedos, aunque llorar siempre me pareció una mariconez. Siento el amago de abrazarle pero no me decido.
"¿Qué es lo que quiere decir?"

"Se lo escribiría pero tengo mala ortografía"

(El Apartamento, Billy Wilder, 1960)

Avatar de Usuario
Toxizer
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Mensajes: 1405
Registrado: 23 Jul 2019, 12:51
Mensajes miarroba: 272
Antigüedad: 26 de Mayo de 2019

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#7

Mensaje por Toxizer » 16 Sep 2020, 22:44

" Mierda, el chaval está conmocionado. Soy demasiado impetuoso; quizás por eso siempre me ha costado tanto el encontrar compañeros, pero que demonios, uno nunca sabe cuando puede terminar su no vida. Bueno vamos a dar unas nociones de vampirismo al querubín y que decida"

El pasional Toreador toma al muchacho entre sus brazos y le va susurrando al oído las ansiadas respuestas.

- Mi precioso querubín, no tengas miedo de tu Loup Noir. Sabes bien que te quiero, y deseo compartir un don maravilloso contigo, mi sangre. Si aceptas serás joven y bello para siempre, además podrás seguir mejorando tu arte hasta niveles insospechados; créeme yo a tu edad solo canturreaba canciones guarras en una asquerosa taberna, y ahora, trabajo en las mejores óperas. Podrás ver a tu familia hasta que empiece a notarse que no envejeces, pero tengo ciertos planes para abandonar esta asquerosa ciudad. La vitae, la sangre, nos permite realizar ciertas proezas, ya lo irás descubriendo. Hablando de sangre la necesitamos, así nos toca beber de los vivos. Del sexo te puedes ir olvidando; sin embargo hay otros métodos que te enseñaré gustoso. Como ya habrás visto soy bastante impaciente, así que ve pensándotelo, te dejo media hora aquí a solas, yo voy a cenar.

El vástago sonríe, pasa la lengua por su labio superior, se levanta y lanza un beso a su joven amante.

Avatar de Usuario
elpajarometalico
Mensajes: 71
Registrado: 23 Jul 2020, 16:39
Ubicación: Sevilla

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#8

Mensaje por elpajarometalico » 01 Oct 2020, 02:48

No puedo evitar dar un respingo sobre mi asiento al sentir los brazos de Loup Noir empujándome suavemente hacía él. Confundido, la primera sensación que tengo es la de separarme de su abrazo, una emoción solo posible de describir como un instinto animal que busca su propia conservación. Sin embargo, voy dejándome vencer poco a poco... al calor de su cuerpo... y a su mirada, mientras no me resisto al deseo de acariciarle el rostro, quedándonos finalmente observándonos el uno al otro, mientras que la confusión y el desasosiego se van desintegrando en el silencio, solo roto por el ritmo melancólico de un piano que parece venir de ninguna parte y los gritos de algún borracho buscando bronca. Solos, Loup Noir y yo entre océanos de gente extraña y desconocida que solo pasan, se mueven, vuelven y retornan en su pasaje, el extraño vals de los borrachos. Y por unos breves instantes... me olvido de que mí Fígaro es un cadaver ambulante sediento de sangre.

Segundos después siento el aliento de mi amante en mis oídos no pudiendo evitar un cierto escalofrío en la espalda, mientras me cuenta las respuestas nunca antes confesadas. Me río ante los inicios de Loup Noir en el campo de la música ¡Siempre lo intuí pero deseaba escucharlo de sus labios jajajaja¡ Sin embargo, y a pesar de la presentación amigable de mi querido, sé que me estoy asomando a un abismo oscuro y profundo, un abismo que me mira a mí directamente desde su esencia maléfica y críptica, dispuesta a absorberme en cualquier momento.

Una vez finalizado mi interlocutor, me mira antes de marcharse y me lanza un beso, el cual cojo en el aire con gran regocijo. Sin embargo sigo algo confuso ya que tengo muchas emociones en mi cabeza y desconozco los sucesos que podrían acaecer durante los posteriores momentos, pero sin embargo ya tengo una base sobre la que moverme y aquello es importante. Me dispongo para dar una pequeña vuelta, seguramente el viento nocturno y otoñal , me sirvan mejor a mi decisión que el ambiente viciado y bullicioso del bar. A la entrada del local, me fijo en mi sombra recortada en aquel suelo blanquecino, la cual se va haciendose cada vez más pequeña conforme voy en dirección a la calle. Una vez allí contemplo la calle flanqueada a ambos lados por una serie de vetustos robles, guardianes impertérritos de las humildes casas blancas resplandecientes bajo el haz lunar. Las calles se hallan vacías y no puedo evitar la incógnita sobre si finalmente Loup Noir habrá tenido éxito en su siniestro cometido.

Tras un rato deambulando por aquellas calles desiertas, me detengo a observar el dibujo realizado por los charcos en sus reflejos, mirando la faz de la Luna, mientras esta se va escurriendo poco a poco del mar de nubes, testiga muda de masacres, alegrías, amores, odios y secretos como es mi caso. Y lo más importante me observo a mí mismo durante un buen rato, analizándome, hasta que digo con tono burlón ,mientras intento adoptar una pose más o menos intimidante, escondiendo con tal propósito los labios en la vieja bufanda:

¡Cuidado ahí caballero, soy el conde Remi Aubriot, un vampiro desalmado y sanguinario del París profundo¡ ¡Que no me cree mire mis colmillos, la última visión que vera en su existencia arrrgh¡ Jajaja ¡

"¡Desde luego como vampiro no me darían ni un duro jajajaja¡"

Mientras mi risa se va fundiendo lentamente con el silencio, me vuelvo a observar atentamente mientras sonrió. Puede ser que halla cambiado, pero en el fondo sigo siendo yo, y solo yo ¡Me importa un carajo todo lo demás¡ Voy a ser yo quien tenga las respuestas. Por unos instantes observo el cielo nocturno, puede ser que en esta gran bestia que es París, sea imposible ver las estrellas como de pequeño lo hacía con mi padre allá en el campo, antes de mudarnos aquí, pero por unos instantes me quedo anonadado, mientras siento como Selene me baña con su luz. En fin ya tengo la última pieza del puzle, será mejor encaminar mis pasos rumbo al café sin más tardar.
"¿Qué es lo que quiere decir?"

"Se lo escribiría pero tengo mala ortografía"

(El Apartamento, Billy Wilder, 1960)

Avatar de Usuario
Toxizer
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Narrador de Vampiro, Hombre Lobo y Mago
Mensajes: 1405
Registrado: 23 Jul 2019, 12:51
Mensajes miarroba: 272
Antigüedad: 26 de Mayo de 2019

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#9

Mensaje por Toxizer » 02 Oct 2020, 23:50

Cuando Remi regresa al café, se encuentra a su amante inmortal cantando una tonadilla picante sobre los pros y los contras del fornicio con la menstruación, montando gran algarabía entre los borrachos, que se ríen y acompañan con las palmas. Al verte cesa su actuación y te señala la mesa de antes; lo bebedores de absenta están ahora charlando en la barra con un señor.

- ¿ Y bien? ¿Quieres ser mi pareja inmortal? ¿O prefieres marchitarte poco a poco como estos idiotas? - se le ve ligeramente achispado; se ha alimentado de un borrachuzo con las venas cargadas de absenta - Tu belleza merece ser preservada hasta el fin de los tiempos.


Avatar de Usuario
elpajarometalico
Mensajes: 71
Registrado: 23 Jul 2020, 16:39
Ubicación: Sevilla

Re: [EDT] En un café ( también llamado La absenta)

#10

Mensaje por elpajarometalico » 10 Oct 2020, 18:39

Mis pasos resuenan con gran eco por las calles ahora vacías y, en apariencia, muertas de Pigalle, imprimiendo un ritmo sereno y acompasado a un tiempo que parece hallarse enroscado sobre si mismo, llevándome en un eterno retornar a una esquina que da acceso a una nueva callejuela con elementos idénticos a otra dejada ya atrás, pero a la vez distinta en su composición, mientras que los espacios ya cruzados parecen disolverse en la nada. Casi me parece que la ciudad iba descomponiéndose inexorablemente como en una especie de proceso creativo inverso, en un primer momento desaparecen los colores de las últimas hojas anaranjadas de los árboles o la luz fatigada de las farolas, poco después le seguían en el mismo destino las sombras de los edificios o el pelaje de algún gato despistado y así hasta no quedar nada más que un burdo esqueleto en forma de figura geométrica, devorado progresivamente por una nieve eterna e infinita.

Sin embargo vuelvo a la realidad cuando por muy poco me choco contra un borracho al cruzar una esquina, una vez devuelto a la realidad fijo la vista hacia atrás y veo que esta no se halla desdibujada, adivinando que simplemente era un espejismo provocado por mi ansiedad, entonces cuando voy a continuar descubro ante mí las puertas de la Nouvelle Athènes, sin embargo ya no es la cafetería serena de hace una media hora aproximadamente, sino que se había convertido en una especie de foco al que se acercaban todos los borrachos de las proximidades como si fuesen polillas que se arremolinasen, en un gesto temerario y homicida, en torno a las luces de las calles. Y en el vértice de aquel torbellino de color y olor a licor, con el corazón en el interior de la cafetería, se hallaba Baco ,en la forma de mí Lobito Negro, cantando sobre el fornicio con la menstruación y sobre como follar y fumar en pipa a la vez, mientras pega saltitos y hace gestos obscenos en la barra próximo a desnucarse de un momento a otro. Me apoyo sobre uno de los laterales de la entrada, sin atreverme a entrar aún en un ademán que se me antoja ahora de un pasado remoto y me dispongo a encenderme un cigarro mientras disfruto del espectáculo. No me puedo evitar fijarme que en un muro cercano había un cartel que podría ser símbolo de esta divertida Babilonia, entre los colores deteriorados y maltratados por la lluvia se podía leer "La troupe de mademoiselle Eglantine se complace en presentar Sueño de una Noche de Verano", la fecha es algo más difícil de leer pero se adivina que la función transcurrió el día 01 de algún mes desconocido de 1863.

Y en ese entonces antes de que pudiese distinguir las misteriosas figuras halladas en aquel cartel, escucho una voz nombrándome, aquella voz buscada y deseada en oscuridades anteriores, pero ahora, en parte, temida durante las luces del presente, y a pesar de todo, tan irresistible como siempre había sido en su embrujo. Observo su mirada recorriendo mi cuerpo mientras me aproximo hacia él con el brillo febril del alcohol impreso en ellos, mientras que poco después es su aliento quien interroga a mi oído acerca de mi destino. Sin embargo no puedo evitar quedarme mirando hacia la nada con un gesto triste mientras revivo mi existencia hasta ese entonces ,casi como si no fuese mía, sintiéndola simplemente como las gotitas de pintura que se quedan sobre el lienzo, congeladas para siempre en un trayecto hacia ninguna parte, condenadas a quedarse ahí eternamente como una historia sin fin. Sin embargo un dulce comentario rompió aquella reflexión como si no fuera más que un recipiente de cristal, aprovechando ese momento para apagar el pitillo y poder responderle, pero las palabras no salen y me quedo estudiándole con la mirada mientras se me dibuja una sonrisa triste en mis labios. Y es entonces cuando me doy cuenta de la realidad que se esconde en sus palabras ¿Loup alguna vez te has sentido solo?...No sé si me he explicado bien, no sé... muchas veces me he sentido como una isla alejada del resto, sin poder entenderles del todo.... Perdona sé que no es el tipo de respuesta que esperabas. le pregunto mientras le observo durante unos breves instantes, creyendo ver en ellos a un semejante, a alguien que borracho de soledad se escurría por las sombras de las calles y en un impulso, antes de que pudiese responder, no pude evitar besarle, un gesto lejano ya de las impresiones de la sangre sino más cercano a una emoción intensa de querer arañar su soledad, de recorrer juntos aquella geografía que ni siquiera Lucile, a pesar de la cotidianidad, había logrado adivinar. ¡Allá donde vayas, yo iré¡ le dije acercándome cada vez más a aquel cuerpo congelado hasta pegar mi frente con la suya, en un vano intento de ponerle fin a su invierno. Era cierto también que ello era un gesto doloroso ya que para ello debería transmutarme, exiliarme del Eden solar, reservado únicamente a quienes respiran, y dejar mi relación con Lucile en mi memoria, pero me jure a mí mismo que mientras estuviese vivo, velaría por ella en las sombras y cuando esta dejara de existir, seguiría viva en mí recorriendo los pasillos de mi corazón. ¿Dolerá?
"¿Qué es lo que quiere decir?"

"Se lo escribiría pero tengo mala ortografía"

(El Apartamento, Billy Wilder, 1960)

Editor completo

Volver a “ESTAMPAS DE TINIEBLAS”