[Requiem for Rome] Peregrinos y Lancea & Sanctum

Imagen
Vampiro El Réquiem (for Rome). Narra Justycar

Moderador: Justycar

NARRADOR (Justycar)

[Requiem for Rome] Peregrinos y Lancea & Sanctum

#1

Mensaje por Justycar » 16 Sep 2020, 13:06

EL PEREGRINE COLLEGIA (ALA HOSPITIA: EL ALA DE LOS EXTRANJEROS)

No todo el mundo puede formar parte de la alta sociedad. No todo el mundo puede hablar con elocuencia, poner sus armas al servicio de la legión o hablar con los dioses. Y no todo el mundo quiere hacerlo. El Peregrine Collegia es una coalición de la Estirpe romana de más baja estofa: Extranjeros, criminales, esclavos abrazados, tullidos, prostitutas. Todos ellos representan el escalafón más bajo de la Camarilla. Operan en los límites de la Camarilla, involucrándose en servicios ilegales que las clases altas necesitan, pero que no pueden permitirse consumir en público.

El Peregrine Collegia entiendo que no sólo los buenos ciudadanos romanos acaban siendo abrazados. Este ala es un cajón de sastre para aquellos incapaces de liderar, que no tienen motivación para luchar o que no han sido instruidos en los caminos de los dioses, así como aquellos que abandonan sus cargos en otras Alas, hundiéndose en las profundidades de la Necrópolis en su deshonra. Siempre hay utilidad para un nuevo vampiro en el Collegia, siempre que quiera hacer el trabajo necesario para sobrevivir.

Contrariamente a los asumidos por muchos, el Peregrine Collegia no es una organización rebelde. De hecho, sus miembros son la manifestación en el mundo real de la política de inclusión del Senex, diseñada para integrar una gran disparidad de vástagos en la Camarilla. El Peregrine Collegia es una entidad legal con privilegios prescritos, formada unas pocas décadas antes del establecimiento de la Necrópolis y los miembros del Ala tienen el mismo derecho de representación ante el Senex y de pedir auxilio a la Legio que cualquier otro vampiro romano reconocido. Puede que no les guste sacar partido de este recurso (y de hecho, aquello que abusan de él son juzgados con dureza), pero lo tienen igualmente.

Hay algunos en el Peregrinae Collegia que señalan que es difícilmente las cosas podrían ser de otro modo. Argumentan que los estratos superiores de la Camarilla son entidades idealizadas, que funcionan solo porque dependen del Collegia para llevar a cabo sus asuntos más turbios y criminales en su lugar. Sin asesinos y bandidos a su servicio, el Senex había crecido hasta convertirse en un cadáver hinchado. Sin prostitutas y gladiadores, los soldados de la Legio no tendrían con quienes satisfacer sus impulsos y se abalanzarían sobre el liderazgo.

Aun más, las bandas organizadas del Ala se ocupan de imponer la ley entre los suyos, arrancando las malas hierbas que escapan de las muy predecibles tácticas de vigilancia de la Legio y poniéndolas a su servicio o destruyéndolas. El Collegia no es una escoria abominable que disfruta de una inmerecida compasión de las otras Alas, estos vampiros son absolutamente esenciales. Su constitución en una entidad legal propia fue inevitable y la conexión entre Senex y Collegia es necesaria para mantener la comunicación entre los distintos estratos de la Camarilla.

Por supuesto, la relativa valía del Collegia es opinable. Los miembros del Ala de los Extranjeros tienden a tenerse en mayor estima de lo que están dispuestos a permitir las alas superiores y los conflictos son inevitables. Las escuadras de la Legio Mortuum se encuentran en la primera línea de estos enfrentamientos, patrullando los salones del Collegia y abatiendo a cualquier vástago que quiera ejercer sus libertades con demasiado entusiasmo. Un animosidad natural entre la Legio y el Collegia ha surgido inevitablemente y son extraños algunos estallidos de violencia entre los dos. Técnicamente, el Collegia está sujeto a la vigilancia legal de la legión, pero en realidad, muchos miembros del colegio harán lo posibles por entorpecer sus investigaciones, incluso cuando no se muestren claramente desafiantes.


Spoiler
Mostrar
Imagen

NARRADOR (Justycar)

Re: [Requiem for Rome] Peregrinos y Lancea & Sanctum

#2

Mensaje por Justycar » 16 Sep 2020, 13:07

LANCEA ET SANCTUM (LA LANZA Y LA CAPILLA)

Apenas reconocida como una organización independiente dentro de la Camarilla, la Capilla y la Lanza es una escisión religiosa dentro del Peregrine Collegie, el cual reúne vástagos de varios credos y religiones. Los misteriosos y místicos vástagos de la Lanza y la Capilla son los oscuros heraldos de una nueva era y, según ellos, depredadores al servicio de una divinidad. El cruel dolor, la sistemática opresión y la deprivación son infligidos a aquellos que se unen al culto y los que lo soportan llegan, incluso, a prosperar.

Originalmente fundado por una pequeña banda de esclavos judíos, el movimiento que se convertiría en el Lancea et Sanctum comenzó en lo más bajo de la sociedad romana, defendiendo una perspectiva sobre la Fé y el servicio que fue mal recibida por la mayoría de la Camarilla. Despreciados y marginados por los estratos más altos de los propinqui, los esclavos llevaron una miserable existencia en los límites del Peregrine Collegia, lentamente atrayendo a nuevos conversos a sus filas.

A mediados del siglo I d.C. un acuerdo entre los miembros originales permitió la inclusión de algunas sectas gnósticas y cultos pre-cristianos, algunos de no más de uno o dos vampiros. Mezclando rasgos filosóficos y una variedad de doctrinas procedentes de varias Fés mortales, forjaron un credo común y lograron una fortaleza con la que soportar las miserias. Se reunían regularmente en el Sanctum, una pequeña y perdida capilla de la Necrópolis y se juraron sobrevivir a la persecución de la Camarilla y mantenerse fieles a sus creencias.

Pero fue el advenimiento de la doctrina de Longinus, la primera religión única de los vampiros, el que electrificó la congregación. Traídos a Roma por los discípulos de Monachus, hijo del mismísimo profeta oscuro, los Testamentos de Longinus otorgaron a la Estirpe sus propios mártires, sus propios santos y su propio lugar en el plan de Dios. La historia de la conversión al vampirismo de Longinos con la misma sangre del Señor y sus subsiguientes sufrimientos y revelaciones cautivaron a la congregación y muchos textos existentes fueron enmendados para encajar en ellas.

Algunas creencias fueron discretamente eliminadas de la congregación (la mayoría expulsándolos del grupo, para el Lancea, para los seguidores de Longinus era despreciable matar a otro vampiro), mientras que otras mantuvieron su presencia mezclándose con la Fé dominante o mostrando su compatibilidad con ella.

Con el rápido éxito del cristianismo primitivo, el Lancea et Sanctum creció a un ritmo cada vez mayor. Cristianos abrazados y paganos conversos atestaban la asamblea ya en el siglo tercero d.C. A pesar de (y en algunos casos, gracias a) la persecución de la Camarilla. Mientras que la Legio Mortuum cazaba a aquellos que el Senex consideraba peligrosos, el Lancea et Sanctum abrió sus brazos a todo aquel que buscara refugio. Todos los vampiros eran Vástagos para la nueva iglesia de vampiros y todas merecían santuario. Las brutales incursiones de la legio continuaron y, sorprendentemente, sin importar con cuanta dureza aplastaran una célula del Lancea et Sanctum, siempre había otra que parecía inspirada a ocupar su lugar.

El constante desafío a la tradición, incluyendo la importancia de artes místicas de Egipto, la diseminación de doctrina que llevaba la ortodoxia de la lealtad o no a la Camarilla y la tendencia a negar publicamente los dictados de la sociedad romana hizo imposible reconciliar al Lancea con el Senex y la ley vampírica vigente.

Hacia el final del tercer siglo, tras una serie de ataques particularmente violentos sobre el Lancea et Sanctum, rompió sus vínculos con el Peregrine Collegia, declarándose a sí mismos bajo su propia ley. El Colegia estuvo muy satisfecho de dejarles marchar, ya que no le habían traído sino problemas durante décadas. Prediciendo la rápida destrucción de la congregación, el Collegia no hizo ningún esfuerzo en detener la secesión del Lancea y no intervino en su defensa.

La violencia de la Legio Mortuum se redobló, extendiéndose con rabia por toda Roma. Horribles batallas se libraron en los corredores sembrados de cenizas de la Necrópolis, tocando a fin con la destrucción de casi la mitad de la nueva congregación.

Pero estas noches, el Lancea et Sanctun es tan poderoso y numeroso como siempre ha sido. Los fundadores caídos son mártires, recordados por su sacrificio e inspiradora e inquebrantable Fé. Los sacerdotes forajidos de esta "alianza" (por su acuerdo con el mismo Dios), son un cuerpo político propio, no un Ala de otra organización y se mueven entre las sombras de la Necrópolis, portando la palabra del profeta oscuro a los atribulados vástagos y llevándolos ante los brazos de Dios.


Spoiler
Mostrar
Imagen


Editor completo

Volver a “FALL OF THE CAMARILLA”