01. UN NUEVO COMIENZO

Moderador: Endimion1

Avatar de Usuario
Narrador (Endimion1)
Narrador del Decreto del Iranzo

01. UN NUEVO COMIENZO

#1

Mensaje por Endimion1 » 14 Feb 2021, 20:29

Domingo, 30 de septiembre de 2018. 23:17 horas.

Inmediaciones del Palacio Real - Madrid.


Una fina capa de lluvia caía sobre la capital al tiempo que Nicolás Arias y Manolo caminaban por la Plaza de Oriente en dirección a la Plaza de la Armería. El bullicio y movimiento de gente era, como de costumbre, constante y ajetreado. Vecinos de la ciudad, que iba y venía de aquí para allá, se mezclaba con turistas que se fotografiaban frente al Palacio Real o la Estatua de Felipe IV, artistas callejeros, que buscaban sacarse unas monedas, y sin techo, arremolinados en cartones y abrigos viejos, que pedían para sobrevivir o que buscaban un lugar donde pasar la noche al cobijo del agua que estaba cayendo.

Aquella ajetreada calma era ya, debido al tiempo que llevaban en la capital, familiar para los dos vástagos; una perfecta cobertura para sus quehaceres y necesidades, que les permitía moverse sin llamar demasiado la atención, en especial aquella noche, donde, sin duda, cambiaría el destino de la coterie.

Habían quedado, a las 23:30, con un representante de Don Rodrigo de Moya, Príncipe de la ciudad, en la Armería del Palacio Real para hablar sobre los detalles de la misión que se les había encomendado y para la que sus sires les habían "recomendado". La tarea no parecía, a priori, ni fácil ni agradable, e iba a requerir de toda la astucia y saber hacer de aquellos dos vástagos pero, al mismo tiempo, era una estupenda oportunidad para labrarse un nombre dentro de la sociedad Camarilla del país y de obtener, de paso, el favor de antiguos muy influyentes en la península ibérica. Las instrucciones para la reunión habían sido tan escuetas como claras; debían acudir al puesto de guardia de la Plaza de la Armería, preguntar por el cabo Hernández y dar la contraseña acordada (condestable), todo ello sin llamar la atención de curiosos.

El destino había ofrecido un nuevo comienzo para los Sangre Nueva, un camino a recorrer en el que sus acciones y decisiones tendrían peso y repercusiones, ahora era el momento de demostrar de que material estaban hechos Manolo Y Nicolás Arias y si la confianza depositada en ellos estaba justificada.

Manolo (Jimbo)
Nosferatu

Re: 01. UN NUEVO COMIENZO

#2

Mensaje por Jimbo » 17 Feb 2021, 13:17

"Mierda de tiempo"

Manolo recordaba los días de su juventud, cuando desde su lejano Barrio de Carabanchel divisaba las siluetas de la, por aquellos tiempos inconclusa, catedral de la Almudena y su vecino el Palacio Real. Entonces, esos lugares y sus alrededores eran los preferidos para fiestas y celebraciones, cuando "ir al centro" era sinónimo de día grande. ¿Era féliz en aquellos días? "ni de coña", concluía.

Y ahora estaban ellos allí. La extraña pareja que conformaba desde hacía unos 3 años con Nicolás - "menuda nenaza", pensó al conocerle - se había asentado y un sentimiento de compañerismo les unía. Cazas conjuntas, tiempo compartido, el roce, lo que fuera, estaba ayudando a que la presencia de uno con el otro se asentase, como dos piezas distintas de una maquina que estaba empezando a funcionar. "Como dos piezas MUY distintas", se corrigió el Nosferatu.

Como siempre, había ido tratando de pasar desapercibido, moviéndose de sombra en sombra a través de calles laterales. Bajando la vista incluso cuando aquellos simples mortales se cruzaban cerca de él. Una presencia borrosa. Ayudaba mucho que la estampa de su acompañante fuese algo que era difícil de obviar y que las miradas, irremediablemente, se dirigiesen a Nicolás. Repasó los pasos dados las últimas semanas, desde que supieron que su siguiente destino sería la ciudad de Jaén. Antiguos contactos que se reactivaron y otros que no se habían perdido, se consolidaron. Sí, estarían bien allí. "Al menos, tan bien como en cualquier otro sitio"

Mientras dejaban atrás el Palacio de la Ópera, otro edificio que recordaba perénnemente en obras, echó de menos a Cholo, su pastor alemán de 7 años que le seguía a casi todas partes. Pero allí donde irían probablemente Cholo no podría entrar, así que decidió dejarle hoy en el Refugio. La hora y el lugar de la cita se acercaba, así que repasó los pasos a dar con Nicolás

- Vale, entonces yo doy una vuelta por las sombras del Patio de Armas buscando cualquier cosa que parezca una amenaza y tú observas, no estamos aquí para que nos den bien por culo, ¿vale? Luego nos juntamos otra vez y si no hemos visto nada, sin palabras y a por el puesto de guardia. Y preguntas por el cabo Hernández. Que no se te olvide lo de cabo, que esta gente son quisquillosos de cojones, ¿ok?

Llegaron a la entrada que da paso a la esplanada que separa la Catedral del Palacio y Manolo, con un gesto de asentimiento para Nicolás, se fundió en las sombras para realizar la inspeccción acordada.

Avatar de Usuario
adosis
Mensajes: 7
Registrado: 27 Oct 2020, 23:38

Re: 01. UN NUEVO COMIENZO

#3

Mensaje por adosis » 21 Feb 2021, 21:36

"Un paseo por los recuerdos"

Tras Tantos Años a Nikolas Arias marchaba nuevamente por las calles de su ciudad natal, Mientras marchaba de la plaza de Oriente recordaba sus días bajo el sol y y su juventud una época alocada y sin tantas preocupaciones ,cuando vio a los artistas callejeros y a los mendigos en una noche tan lluviosa ,Nikolas se les acerco con una ropa finamente diseñada para aparentar ser un hombre acaudalado ya que sus ropas eran a ojos de las personas lo que llevaría un actor en una gala ,Nikola se les acerco y les dio unas monedas y les prometió que pasaría de vez en cuando por aquí y si necesitaban ayuda, que se lo pidieran entonces, tras eso se levanto y marcho a la Plaza de la Armería.

Tras aquello se encontró con su querido amigo Manolo en el lugar, como siempre parecía ver enemigos por todas partes, tan nervioso y preocupado, Manolo comento de como debía de proceder, vigilar antes de entrar por si había mirones y al entrar al puesto de guardia ,preguntar por el tal cabo Hernández. Al asentir a manolo le recordé -Manolo quizás se te pudo olvidar, la contraseña es condestable, tan importante como lo de cabo, pero no menos ya que nos ara falta para acceder- tras eso manolo marcho para revisar la zona, y yo marche con mi fiel sirviente Fernando para realizar la misma labor.
Mi Amor al Arte es Inconmensurable .

Avatar de Usuario
Narrador (Endimion1)
Narrador del Decreto del Iranzo

Re: 01. UN NUEVO COMIENZO

#4

Mensaje por Endimion1 » 23 Feb 2021, 20:48

Los dos vástagos se separaron, nada más cruzar aquellas breves pero intensas palabras, para realizar cada uno aquello que habían acordado. Aquella maniobra, que tenían ya bastante entrenada aún llevando relativamente poco tiempo trabajando juntos, les llevó a cada uno a un lugar distinto de la plaza. Por un lado el nosferatu, amparado en las sombras y en sus dones, se movió por el perímetro de la misma, observando de manera meticulosa y cuidada, utilizando sus habilidades aprendidas en los años de servicio en la benemérita, para comprobar como todo parecía estar en orden. Los viandantes iban y venían, de aquí para allá, charlando, mirando sus teléfonos móviles o simplemente deambulando. Se fijó, entonces, en la entrada principal del Palacio Real, en la zona donde dos guardias, que vestían los colores de la Guardia Real, custodiaban la entrada sufriendo las inclemencias meteorológicas, mientras otros dos aguardaban cobijados en una pequeña garita anexa, ya en el interior del reciento. Por su parte el toreador se situó en el centro de la plaza, en un lugar donde tener una buena visual, y extendió sus sentidos, a fin de poder sondear la zona. Primeramente ajustó su mirada, como si de un francotirador que mirase por una mirilla se tratase, para fijarse en los guardias, tanto de la puerta como de la garita. Los primeros, en posición rígida, montaban guardia, tal y como se hacía en tiempos pretéritos, disimilando, no con mucho éxito, su incomodidad ante la situación y empuñando, apuntando hacia abajo, sus armas de fuego reglamentarias, un par de fusiles con el seguro puesto. Cosa distinta era los dos que se encontraban en la garita, los cuales hablaban distendidamente mientras fumaban un cigarrillo. Un escrutinio detallado reveló que uno de ellos portaba galones, los cuales no sabía identificar, pero que sin duda le señalaban como algún tipo de oficial. Se vio tentando a enfocar su oído, para tratar de escuchar lo que estaban hablando, pero descartó la idea. El viento era, de por sí, ya suficientemente molesto como para exponer a sus oídos, afinados al extremo gracias al uso de sus dones, a una mala ráfaga que pudiera aturdirlo. Además, con tanto paso de gente no podía estar seguro de que alguien no diera un grito o, simplemente, hablara más fuerte de la cuenta a su lado, lo que sin duda le resultaría extremadamente molesto, llegando incluso a aturdirlo.

No había terminado Nicolás de divagar en sus pensamientos interiores cuando una mano en su hombro le sobresalto.

-Maldito Manolo -pensó para sus adentros. El muy cabrón siempre es capaz de sorprenderme.

-No he visto nada sospechoso –repuso el nosferatu antes de que su compañero se diera la vuelta. Procedamos.

Con paso lento, a la par que casual, ambos vástagos se acercaron a donde estaban los dos guardias. Nicolás iba delante, seguido de un Manolo, enfundado en su amplio abrigo y con la cabeza resguardada en un sobrero ya desprovisto de sus dones de ocultación, pues ante las cámaras de seguridad de nada servían sus capacidades.

-Buena noches –saludó educado y con tono afable el toreador a los guardias. Mi compañero y yo teníamos una cita con el Cabo Hernández.

Los guardias se miraron el uno al otro y, tras un instante de duda, uno de ellos dio un paso al frente, miró a ambos vástagos, y se dirigió a Nicolás.

-Contraseña –espetó secamente.

-Condestable –contestó rápidamente el toreador.

Tras un instante de duda el guardia hizo una señal a su compañero quien, a través de un pinganillo que quedaba oculto tras su media melena castaña, dijo algo, lo suficientemente bajo y enfocado a su pechera como para no ser oído. Pocos segundos después hizo una señal a su compañero y, abriendo una pequeña sección de la verja invitó a ambos vampiros a entrar. Al otro lado el guardia que lucía los galones de cabo, que Manolo identificó sin problemas, apareció al otro lado, con semblante serio y ciertamente molesto por tener que salir del cobijo de su garita.

-Síganme caballeros –dijo con voz profunda aquel guardia que rondaba los cincuenta. El Teniente Saavedra les espera.

El trío recorrió el patio hasta el edificio de la Armería, situado justo a la izquierda de la entrada, llegando hasta el interior de la misma. Una vez dentro bajaron un par de pisos por unas escaleras hasta llegar a la entrada de una habitación iluminada de uno de los sótanos, a los que el cabo les invitó a entrar. En su interior un hombre uniformado estaba sentado en un cómodo sillón, al otro lado de la estancia, comprobando unos documentos que tenía en su mesa. Cuando los vio aparecer por la puerta se puso en pie y los miró de arriba abajo.

-Buenas noches caballeros –les dijo mientras los invitaba a pasar. Mi nombre es Gabriel Saavedra, Teniente de la Guardia Real, por favor pasen y tomen asiento, tenemos mucho de que hablar esta noche…
Adjuntos
Teniente Saavedra.jpg
Teniente Gabriel Saavedra

Avatar de Usuario
adosis
Mensajes: 7
Registrado: 27 Oct 2020, 23:38

Re: 01. UN NUEVO COMIENZO

#5

Mensaje por adosis » 01 Mar 2021, 00:38

Nikolas le dio un buen vistazo de arriba a bajo al teniente Gabriel, tras lo cual le ofreció la mano y le dijo

-muy buenas noches caballero espero que todo este en orden y que no le incomode el aspecto de mi compañero , hay cosas que es mejor guardarlas asta estar seguros -

decía Nikolas mientras miraba a manolo

-bueno me presento yo soy Nikolas arias el es manolo y el joven con gafas y de aspecto taciturno es mi sirviente Fernando, es de confianza no se preocupe por el- .

tras el apretón de manos , Nikolas trasmitía 'confianza' con sus palabras y tras hacer las presentaciones se dispuso a coger un asiento.
Mi Amor al Arte es Inconmensurable .

Editor completo

Volver a “[DI] 00. PRÓLOGO”