[EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

Aymar Garcés (Yaris)
Boina Roja

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#31

Mensaje por Yaris » 21 Nov 2021, 12:06

Finalmente atinó en abrir la ventana, levantando la maneta de abajo a arriba, de la misma manera en la que la criatura desgarraba al desgraciado Indalecio. Vio a ese monstruo con su perfil cincelado a contraluz de la enorme luna, pero no fue eso lo que lo dejó atrapado.

Vio a caer a la víctima, muerta antes de tocar el suelo, en un charco con su sangre. El reguero que antes circulaba en un cuerpo empapaba ahora la calle, y descendía en dirección a la taberna como un río de muerte que se cernía sobre ellos.

Pero se quedó allí, congelado, siguiendo el río de sangre acercarse hacía él. ¿Habría sido distinto de haber dejado a Juan salir? Quizás le habría dado tiempo al hombre de salir de allí, o quizás, ahora sería Juan el que estuviera criando malvas…

Levantó la cabeza e hizo contacto visual con aquella cosa, aquel engendro diabólico de mirada maligna y llena de rabia, y le devolvió la mirada. Sabía que tenía que salir de allí, correr y ponerse a salvo, entonces, ¿por qué las piernas no le respondían? ¿por qué seguía allí, plantando? Y lo que era peor, ¿por qué en lugar de estar asustado, sentía tanta rabia?

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 5561
Registrado: 14 Jul 2019, 11:50
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#32

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 21 Nov 2021, 13:06

{ https://www.youtube.com/watch?v=OQHm2c2HqVY - Moxica and the Horse by Vangelis from 1492 Conquest of Paradise OST }

El fuego de los pebeteros se reflejaba en las púpilas abisales de la bestia, y a Aymar le pareció que eran las llamas del infierno convocándole a un encuentro. Y el miedo le hizo flaquear las piernas que no parecían moverse de lugar, ni intención hubiese. Y le llegó al pensamiento el olor de la piel de Juana, de la fratenidad de Tello el Custodio, de la severidad protectora Laurent Moreau, la enigmática figura de Claudio de Solís, y cómo no, el último galopar errático de Quebranto. Todo ello, como pensamientos furtivos, presentes en su mente, no se sabe si como señal para despertar su instinto de supervivencia para volver a disfrutar de aquellos placeres y sensaciones, o como funesto recordatorio que llevarse ante las puertas de San Pedro.

Entre el ruido de caer de la lluvia sonó otro sonido de agua. Más seco y corto. Y así lo vio tambien Zuñiga, pues se había dispuesto a buscar arma flamígera que pudiera amedentrar al monstruo, como Mateo había saltado desde el ventanuco al río, que estaba a buena altura, y no sabía si crecido, por lo que no saben si se lo llevó la corriente o se malherió contra los guijarros, pero el caso es que nunca más se supo del pervertido tuerto. Mientras, Juan había recogido lo único que había encontrado, que era el cuchillo grande de los quesos, por él que el suero aún resbalaba por su filo, hasta caer en su punta. Había velas y había vino, pero no sabía, ni parecía el momento para experimentar, si la unión de ambos elementos producirían el llameante resultado que imaginaba, o era todo producto de una ficción.

Nicolás, el tartamudo panadero, se encontraba examinando la taberna, pensando sobre todo si encontraría refugio en la troja donde se almacenaban los víveres, o si podrían escapar por la casa del tabernero, cuya puerta se unía por la parte trasera de la barra. Pero conocía el dueño de la tahona, que aquello era un pasillo angosto, y no conocía los interiores de la morada de Iñigo, como para encontrar una pronta salida. Ni de las dos estancias que alquilaba a peregrinos y que eran colindantes, pero unidas, y de más reciente creación. Así que mientras lo pensaba, y presa del pánico, se agenció una hoz de la pared, que estaba herrumbrosa y en mal estado, colgando de la pared, casi más como elemento decorativo que como útil. Se habían maldecido, todos, de que el hacha de cortar la leña estuviera incrustrada en el tocón, en la parte trasera de la hospedería.

- ¿Pero que demonios haces, insensato? - reclamó el tabernero a la vez que tiraba con fuerza de la camisola de Garcés por la parte de la nuca hasta hacer caer al mensajero de culo contra los tablones llenos de tierra y vino seco. Cerró la ventana, lo justo para ver como era golpeada por la enorme garra del hombre animal y hacía saltar astillas como dardos. Atendió entonces, alarmado, a las palabras de Jaime. Pero no contestó hasta que puso sus pies por delante y marcó la vereda. - Por aquí... - dijo mientras pasaba la barra, se asesugaraba ser el primero, y que Dios no quisiera, pero cayeran otros antes que él, que tenía muchas cosas que ver en éste mundo, y si fuera providencia, aquella historia le diera muchos clientes y muchos dineros, pero para ello tenía que poner el pellejo a salvo. Se dirigió al estrecho pasillo tras el tronco labrado que hacía las veces de mostrador. Era oscuro, como la noche en Zubiri y los presagios que allí se vaticinaban.
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Aymar Garcés (Yaris)
Boina Roja

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#33

Mensaje por Yaris » 22 Nov 2021, 08:10

El tirón del tabernero, haciéndolo golpear de culo contra el suelo, le recordó a todos aquellos azotes que se ganó de su maestro cuando era pequeño. Las astillas de la ventana destrozada, sin embargo, le devolvieron a la realidad con cada una de sus punzadas. Estaba claro que o se movía, o de ahí no salía solo con las nalgas enrojecidas.

Hizo acopio de valor y se propuso seguir1 Las piernas le temblaban como jamás lo habían hecho antes. Creía que conocía la congoja, como la primera vez que se quedó a solas con Juana, o la primera gran prueba de su maestro, o aquella primera misión como mensajero en aquellos caminos desconocidos. Pero nada, en toda su vida, le había hecho temblar como lo hacía aquella criatura, que a escasos metros de él, casi podía olerlo, como un leproso olía la muerte.

Trastabilló varias veces, con un nudo en la garganta, culo apretado, corriendo por las tablas de madera como si fuera un lodazal, los pies pesados y las piernas torpes. Afortunadamente sus sentidos no le fallaron, pudo ver al tabernero meterse por detras de la barra y no dudó en seguirlo, apartando sillas y lo que tuviera delante. Si salía de esta, iba a replantearse algunas cosas.
Spoiler
Mostrar

1. Fuerza de Voluntad
7d10>=6-p

Juan Zuñiga (Rugido_Ancestral)
Curioso Autodidacta

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#34

Mensaje por Rugido_Ancestral » 23 Nov 2021, 00:14

"Maldición, maldita sea..." Pensaba Juan mientras intentaba hacer algo que pudiera parar a la bestia, por desgracia no había demasiados elementos que fueran inflamables y el vino junto a las velas dudaba demasiado que pudiera hacer algo contra ese engendro que se avecinaba buscando descargar su rabia.

Sin embargo estaba atento y dispuesto, nunca había estado en una situación parecida pero su temple era el correcto y su carácter lo había hecho a partir de situaciones complejas de las cuales supo salir aireoso la mayoría de las veces, gracias a utilizar la cabeza por más difícil que fuera el momento. Sabía que debía salir raudamente de ese lugar, sobre todo cuando vio a la bestia romper la ventana en astillas.

No estaba lejos del lugar de donde debían pasar, puesto que había buscado el cuchillo para los quesos y si bien no estaba seguro de si serviría para algo, lo llevaría consigo, su peso era mucho mayor que su utensilio personal, si debía prestar cara a lo que sea que había allí esperaba tener algo lo más grande posible, pero por lo pronto debía huir por el pequeño túnel que estaba tras la barra.
Spoiler
Mostrar
Tirada de Fuerza de voluntad dif. 6
6d10>=6-p

Jaime Alberti Atienza (Baluar)
Monje inciado

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#35

Mensaje por Baluar » 24 Nov 2021, 16:58

► Mostrar Spoiler
Por un momento un sinfín de pensamientos se cruzaron por la cabeza de Jaime. Quizás el mas sencillo era dejarlo todo y lanzarse contra aquella bestia. No poseía grandes dotes para la lucha, ni había forjado una espada con la que enfrentarse al ser demoníaco como el Arcángel San Miguel contra el dragón, pero por un momento su estabilidad mental se tambaleó para morir, como un mártir en el nombre de Dios Jesucristo. Sin embargo, los movimientos que se dieron lugar dentro de la taberna, los gritos y, en definitiva, las palabras del posadero, a quien acababa de apelar en busca de una salida, borraron de su mente esa duda que se le había fijado el tiempo suficiente como para cometer una estupidez. Quizás fueron las imágenes de su buen Lyotard, el sacrificio que hizo por él, como Jesús, por salvarle, sus padres despidiéndose de él a las puertas de aquella cabaña donde había nacido o sus hermanos sorbiéndose los mocos y llorando sin comprender, esas vidas que parecían pender de un hilo y depender de sus acciones fueron las que le recobraron el ánimo.

-Le sigo, hermano -dijo a la vez que abría los ojos de par en par al ver la garra de aquel animal. Su carne y su piel no serían más duras que las del herrero, ni su fe, o la desesperación de quien se afronta a un final fatídico, una coraza. Dio gracias al Señor por haberle permitido recobrar el seso.

Buscó a sus compañeros con la vista y les advirtió:

-¡Por aquí, hermanos, aún nos queda camino por delante. No vendamos barata nuestra piel!

Con el ánimo recobrado siguió al hombre que parecía ser su única esperanza...

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 5561
Registrado: 14 Jul 2019, 11:50
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#36

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 24 Nov 2021, 23:09

{ https://www.youtube.com/watch?v=1W_wX3i6anY& - Framganga by Dahheim }

Contra todo pronostico, Aymar, dando cuenta de su buen estado físico, de su lozanía labrada a base de recados y trabajos en la orden, fue el primero en seguir al tabernero. Aún con trastabilles y esquivas de mobiliario, y si bien no era una carrera sino la pura supervivencia, consiguió colocarse tras el dueño del mesón. Tras él, Juan, cuchillo quesero en mano, siguó al boina roja, pues estaba más cerca de la entrada. Cerraba la marcha Jaime el cátaro, que sólo mantenía al despistado panadero, a su espalda. El resto de la taberna, Gervasio e Ignacio habían optado por seguir los suicidas pasos de Mateo, con mejor o peor suerte.

El pasillo era tan angosto como largo, y tan oscuro que tuvieron que pasar unos segundos hasta que sus vistas se ajustaron. El oído por su parte les traía el sonido de la madera destrozada en mil pedazos, y un rugido gutural de aquel demonio que exigía tributo en forma de sangre, y que había adivinado el estrecho pasaje por el que desfilaban sus presas.

Nicolás no era muy diestro. Si bien, nuestro Señor le había dado el don de amasar y hornear el pan como nadie en la comarca, se le conocía por la torpeza física del que es inepto para cualquier juego, y muchas eran las apuestas que le habían sido ganadas. El tartamudeo, no obstante, camuflaba cierta inteligencia, del que no era tomado por serio por aquella tara logopédica. Albertí había visto las sombras que se enfrenteban contra el final del pasillo. Eran provocadas por las luces del salón donde hasta hace nada departían tranquilamente, y ahora eran cortadas por la silueta grotesca de la bestia. Nicolás ni siquiera gritó. Ni un sólo gesto que advirtiera de como le alcanzaba la muerte, y ésta le alcanzó en silencio. Cómo había nacido. Sólo Jaime fue testigo o así lo presintió cuando notó la cálida sangre del tahonero sobre su nuca, y parte de la parte trasera de su hábito.

Zuñiga, que iba en medio, tuvo tiempo de sentirse decepcionado. Otro más se había aprovechado de su ignorancia e inocencia y le había engañado. Aquellas piedras no hacían nada, ni se movían ni se calentaban... y ¿que demonios? ¿Existía un peligro más grande que aquel ser del Inframundo?. Mal camino tendrían si aquello era presagio del mismo, y tan solo era la primera noche del viaje.

Aymar se sentía desesperado ante lo que parecía una ratonera. Al terminar el pasillo la estancia se abría en otro pasillo mucho más pequeño que lo cortaba, con una clarabolla que en noches más claras dejaría entrar la luz lunar, y que mostraba cuatro puertas. Tres enfrente que parecían la vivienda de Iñigo, y los dos cuartos que alquilaba a los viajeros. Otra puerta en un lateral que todos adivinaron que daba al exterior. En el lateral tapiado contrario, más cajas de la cantina se apilaban, asi como ristras de ajos y los restos de la matanza del cerdo que colgaban cómo cárnico muestrario, aromatizando a sangre seca y especias la zona. Allí se encontraron a uno de los peregrinos que portaba una vela y que buscaba, aún en duermevela, las respuestas a tanto jolgorio. Era un tal Bernabe, y era castellano, de pelo rojizo y barba rizada. Era un fraile descuidado y pecaminoso que hacía el camino cuando sentía que su deuda con el señor estaba desequilibrada, y los pecados se le escapaban de los bolsillos. Sería a todas luces, la próxima víctima del lobo hombre, puesto que no esperaba que cruenta criatura aperecería tras la apresurada comitiva.

Salieron a fuera, mientras la lluvia seguia cayendo con furia. Todos vieron ahora, el tocón con el hacha clavada, y a más de uno se le ocurrió si enfrentar a la bestia. En un lateral, el izquierdo según la salida, bajo un pequeño techo que apenas le cubría medio cuerpo, Quebranto relinchaba advirtiendo del peligro, mientras hacia lo posible por zafarse de su amarre a las astas del abrevadero. En el lateral contrario, un saliente pronunciado de hierba, pero prácticable, aunque ahora menos con la lluvia, que llegaba hasta el serpenteante río. Y enfrente, los árboles del bosque que recibían a los peregrinos cómo soldados de la noche de rugosas armaduras.
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Jaime Alberti Atienza (Baluar)
Monje inciado

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#37

Mensaje por Baluar » 25 Nov 2021, 08:39

Una vez hubieron dejado la taberna a sus espaldas, Jaime se limpió la sangre del panadero como si de un miasma se tratase. No quería atraer la atención de esa bestia sedienta de sangre. O al menos, así pensaba el joven religioso.

Miró a sus compañeros, evitando mirar atrás, recordando el pasaje de Lot y su salida de Gomorra. Temía volver la vista atrás y que sus ojos se encontrasen con los de ese demonio. Trató de entender por un segundo qué había ocurrido, cómo se había iniciado todo, pero no tenían tiempo para reflexiones ni cábalas acerca de seres sobrenaturales. Volvió a la realidad y se cercioró de que todos estaban bien. Cogió al posadero por un hombro para llamar su atención.

-¿Por dónde huimos? -Preguntó a sus compañeros-. Quizás meternos en el bosque sea peor -dijo mirando en derredor buscando un lugar donde meterse y despistar el rastro de ese animal...
► Mostrar Spoiler

Avatar de Usuario
Jebediah_Gogorah
Narrador de Mago
Narrador de Mago
Mensajes: 5561
Registrado: 14 Jul 2019, 11:50
Ubicación: Umbra Profunda
Mensajes miarroba: 9.932
Antigüedad: 30 de Octubre de 2016
Contactar:

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#38

Mensaje por Jebediah_Gogorah » 27 Nov 2021, 12:32

{ https://www.youtube.com/watch?v=7wwKuFESols&t=0s - Temple of Odin by Danhein }

Había adivinado el joven monje iniciado, que en camino iniciático se hallaba, que si bien el bosque no parecía buen refugio ante la infernal criatura, no menos bueno parecía el campo abierto. Sin embargo, le vinieron riminiscencias pueriles que le acongojaron por un instante. Recordó como con su hermano Emiliano recogía la miel fresca en las frías mañanas de primavera en su natal Escuain. Con los pirineos oscenses como lienzo infinito, recolectaban el néctar dorado, y las abejas furiosas corrían tras de ellos, aguijones en ristre. Entonces ellos, si no conseguían zafarse del irascible enjambre, se lanzaban a las caudalosas aguas del Yaga. Alguna que otra vez, tambien habían dado esquinazo a algún jabalí territorial, al que habían molestado cogiendole las bellotas o simplemente lanzándole piedras.

Jaime miró hacia la derecha, ladera abajo, y vió brillar las aguas revueltas del río, remontar sobre las rocas, con los pocos reflejos de la luna, haciendolas brillar como diamantes. El río Arga, que así se llamaba el río que pasaba por Zubiri y que era cruzado por el puente de la rabia, parecía una alternativa decente para escapar del lupus homine.

A la izquierda, la imponente figura de un Quebranto rampante y nervioso, destacaba entre la tranquillidad de Noir, la incombustible mula negra de Jaime, y el caballo carente de nombre propiedad de Pedro de Mendoza. Gritos de confusión empezaban a escucharse en la aldea, ante la presencia de la bestia que antaño era agote, y que se sabía que nada bueno traían, y por eso, marcados en rojo estaban y de campanas pertrechados para avisar de su paso. Pero ningún grito como el que vino desde sus espaldas y que les heló el espinazo y les apremió más todavía. Bernabé al contrario que Nicolás, se alejó del silencio y un chillido que sin duda les acompañaría en las siguientes noches si conseguían supervivencia, reverberó por todas las paredes del hostal taberna. ¡Dios se apiade de sus almas!
"- ¡¡¡Fenomenales poderes cósmicos!!!... y un espacio chiquitín para vivir" (Genio - Aladdin)

ImagenImagen

Aymar Garcés (Yaris)
Boina Roja

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#39

Mensaje por Yaris » 27 Nov 2021, 12:41

Aymar oyó a Quebranto antes de abandonar aquel pasillo eterno y aceleró el paso, aún más, casi al punto de llevarse por delante al tabernero al salir del edificio. Una vez en el exterior fue directo a los caballos, ignorando al resto, no por no escucharlos hablar, sino por la prioridad que ahora lo atenazaba: liberar a los caballos.

Respiración agitada, el corazón latía en su pecho como su caballo golpeaba el suelo al galope, su mente aun intentando entender lo que estaba sucediendo, pero al ver a los equinos, al acercarse al abrevadero, volvió a recuperar parte de su cordura. ¿Por dónde huimos? pudo escuchar decir a su compañero, y tal como él lo veía, a pie sería imposible.

Liberó primero a los caballos de sus compañeros, dejando el último a Quebranto, visiblemente nervioso y agitado. El animal intuía el peligro mucho antes de lo que él podría hacerlo jamás, tenía esa sensibilidad de los animales que preveían los desastres segundos antes de producirse.

Al acercarse a su compañero intentó calmarlo con palabras tranquilas, con una mano en el morro y otra en el lomo, buscando desatarlo de su agarre. No tuvo éxito, el nerviosismo aún era palpable en su voz, el titubeo, el temblor apenas perceptible para un humano de sus manos, no consiguieron dar la tranquilidad que el animal necesitaba y ahora, presa del pánico, se agitaba ignorando a su jinete amenazando con arrancar de cuajo el abrevadero y huir del lugar.
Spoiler
Mostrar
1. Carisma + Trato con Animales (caballos)
7d10>=6-p

Jaime Alberti Atienza (Baluar)
Monje inciado

Re: [EC] Escena 02 - El puente de la Rabia

#40

Mensaje por Baluar » 29 Nov 2021, 12:56

La mirada de Jaime se movía rápida en busca de una salida, de poder dar esquinazo a aquella bestia demoníaca. Por un momento rechazó la idea de correr en la oscuridad del bosque, un espacio desconocido para ellos y apto para que una bestia corriese a sus anchas. El río fue una salvación y un lugar, como Jesucristo, para ser bautizado y, por ende, salvado de sus pecados.

Vio a Aymar salir con las monturas y advirtió a sus amigos:

-¡Huyamos por el río! ¡Si nos mojamos puede que acabemos confundiendo nuestro rastro a esa bestia. Que Dios, Jesucristo, se apiade del alma de estas gentes.

Por un momento no sabía bien si decir pobres o no. Había presenciado cómo el odio el a gente había despertado la rabia contenida de aquella bestia. Quién sabía si aquel ser despertaría en mitad de la noche o, habiendo sido dejado tranquilo no hubiera castigado a los villanos con todo el odio que llevaba dentro. Quizás de haber sido tratado con humanidad los vecinos se hubiesen ahorrado esta sangría. Lo mismo se trataba de un lobo con piel de cordero...

Con esos pensamientos corrió y se montó a las grupas de su buena Noir. Hizo una señal a sus compañeros para que le siguiesen y dirigió al animal a lo que parecía una posible escapatoria...
► Mostrar Spoiler
Última edición por Baluar el 30 Nov 2021, 08:20, editado 1 vez en total.

Editor completo

Volver a “[EC] Escenas”