Interdicta plena: Morte'nte caligine

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#441

Mensaje por Baudelaire » 17 Oct 2020, 15:31

Mis dos primas lejanas, mi primo, mi hermana mayor y yo fuimos quienes nos encargamos, signora Anaís. Con la receta adecuada y la guía, lo haremos otra vez… con maní. Que pesto extraño.

Sabes que se organizarán por su cuenta y cuándo habrán regresado montarán todo lo necesario, así que tienes el tiempo justo para hablar con los guardias. Al terminar de informarles, llegan Ignacio y Julián para el relevo. Han dejado los caballos afuera, que tomarán Filipo y Héctor, mostrándote que este cuarteto se coordina de manera formidable.

Los recién llegados se acomodan en sus puestos, habiendo sido ya informados por quiénes parten para hacer tu recado. Les observas alejarse por el camino, dejando una polvareda que demuestra que son finos corceles de gran resistencia y rapidez.

Signora Anaís, tu madre ha recuperado la conciencia. Apenas unos murmullos, ha dicho que mejorará, pero he tenido que acercar mi oreja a su boca para poder escucharla. Puse mi mano en su frente y parece ardiendo.

Alessandro interrumpe tus cálculos de tiempos de ida y regreso con esa noticia. La nona, por el contrario, seguirá reposando plácidamente un tiempo más. La Perséfone que estuvo en el monasterio, probablemente ya se ha hartado de languidecer y cual Hades indignado viene a presentar sus reclamos al mundo de los vivos. Extraña ironía, sin duda.

Leohan
Mensajes: 350
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#442

Mensaje por Leohan » 18 Oct 2020, 03:18

Por supuesto. Es imposible que sólo una persona fuera la responsable de las salsas de ayer. Bueno, es muchísimo mejor. Cinco personas se podrán encargar mucho más rápido que una.

Me apuro a ir a ver a mi madre. Como es de esperar: renegando contra su propia condición. Sin embargo, sé que es poco prudente confiar en las palabras de una persona con fiebre intensa. De camino, tomo uno de sus trapos anteriores y lo empapo en el agua fría. Me acerco a ella para reemplazarlo.

Te has desmayado poco después de ella, le digo. Hay una plaga. Tendremos que quedarnos en Padua por un tiempo; hasta tu recuperación, por lo menos.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#443

Mensaje por Baudelaire » 18 Oct 2020, 04:52

Tu madre frunce el ceño, reincorporándose a una posición medio sentada mientras le pones el paño en la frente. Sigue con su actitud malhumorada y continúa con su diatriba.

¿Qué plaga? La única enfermedad que tengo es mental. Lessi, trae tu ajedrez, mi cerebro está que arde y esta vez te ganaré.

Sigue sin darse cuenta que, a pesar de pensar que sigue con su enorme vozarrón, lo que dice se ha reducido a un susurro. Debes acercar tu oreja a su boca para escucharla.

¡Faltaba más! Todo el mundo se está quedando con una sordera. Primero el niño, cuándo le pedí que te llamara y ahora tú, hija.

Se gira para ver a la otra Perséfone yaciendo en calma y nota las erupciones, luego contempla las suyas. Todavía más indignada y a fuerza de puro orgullo, digno de mandarla directo al inframundo por su nivel de pecado capital, se pone de pie algo tambaleante por el delirio ocasionado por la fiebre. Da un par de pasos hasta caer sentada y luego se levanta otra vez. Angelino trata de asistirla, pero tu madre gruñe.

Soy una mujer fuerte y estoy de lo más bien, ya verán todos. Escuchen y recuerden estas palabras: mi canto se oirá en todo el Véneto.

Angelino repite el mismo gesto, acercar su oreja a su boca para escucharla. Tu madre insiste en seguir con su negacionismo, buscando una esponja y acercándose decididamente a Lessi para lavarle las orejas. Intuyes que con esa actitud agresiva, probablemente tendrás que rendirle cuentas al doxe. El pobre niño se sentirá todavía más acosado que cuándo intentaste calmarlo. Tienes apenas unos segundos para reaccionar.

Leohan
Mensajes: 350
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#444

Mensaje por Leohan » 18 Oct 2020, 06:18

Por un momento no sé cómo responder ¿Qué puedo hacer contra la voluntad de mi madre, cuando ella se dispone a algo? …La verdad; lo único que he aprendido, acerca de hacerle contra, es que no es una buena idea.

Sin embargo; verla acercarse a Lessi, en forma tan brusca, me hace reaccionar. Si ella debe tener este arrebato, nacido de orgullo y delirio febril, está bien, pero es mi deber ayudar al niño a recuperarse.

Me coloco en medio de ambos, y tomo su brazo forzosamente. Ahora, en su condición actual, no posee la fuerza para resistirse. Y aunque en ningún otro momento me hubiera atrevido a llevarle la contra, no pienso dejarle continuar.

Tu canto se oirá, sí, pero antes de éso esperaremos tu recuperación. Con sus últimos alientos, mi padre me pidió que cuidara de ti, y pretendo honrarlo. La miro con tremenda seriedad. Orfeo también era fuerte ¿recuerdas? Tanto que se negó a su tratamiento ¿Qué le ocurrió a él? Al decirlo en voz alta, noto el otro motivo que me ha dado el valor de hacerle frente: una sensación de ofensa personal. Ahora recuéstate. Es tiempo de cambiar tu paño, y hay algo de lo que quiero hablar contigo.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#445

Mensaje por Baudelaire » 18 Oct 2020, 16:05

Alessandro le quita el paño con agilidad y lo lava con agua jabonosa en actitud frenética.

Mi audición está funcionando perfectamente, signora mamá de Anaís. El problema es que la peste te ha dañado la voz y suena como hilillo de suave brisa en medio de una tormenta.

Si Hades se puso a llorar al escuchar el canto de Orfeo, la Perséfone a la que aquí retienes se deja caer abrumada. Sabes que es por el terrible pensamiento de poder quedarse sin poder hacer su arte.

Hija, te amo… pero no eres física ni el niño es tu asistente. Me entregaré a tus cuidados, porque sé que le has hecho una promesa a tu padre. Solamente debes prometerme que al llegar alguien capacitado, le dejarás tomar el control.

Ella misma acerca su boca a tu oreja para que puedas escucharla. Puro orgullo concentrado, pero sabes que si algún físico realmente capacitado viniere… tardará bastante. El único que lo haría sin dudar es Eyzaguirre. Por supuesto, tu padre respetó los deseos de Orfeo. Probablemente tendría serios problemas en caso que tu madre, de estar todavía el vivo, le pide que la deje morir.

Tu posición es sumamente complicada y, sin darte cuenta, estás apretando demasiado el brazo de tu madre. Su rostro se encoge y apenas escuchas un chillido de dolor. Por reflejo la sueltas, ¿de dónde viene el orgullo? ¿del deseo de controlarlo todo y suponer que es la única solución? ¿sentirse infalible? Necesitas un milagro, uno muy grande.

Angelino simplemente se va, sabes que regresará pronto con su parentela para montar una cocina improvisada. Alessandro, por su parte, toma delicadamente la mano de tu madre y la hace caminar lentamente hasta el mesón. Con una gentileza que te conmueve, le ayuda a recostarse acomodando los cojines para que su cabeza quede bien sostenida.

Editor completo

Volver a “Preludio”