Malefitia imperium: Regule lingue soffice in cielo

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Malefitia imperium: Regule lingue soffice in cielo

#131

Mensaje por Baudelaire » 08 Jun 2021, 03:09

Tu fiel criado asiente y toman rumbo hacia allá, pero les interrumpe alguien que habla en nombre de Jacob.

Disculpad, herr Piero. Mi amo me ha indicado que necesitáis comer. Aquí traigo pan caliente, un poco de leche y bastante queso.

Carga un morral, una jarra y un saco. Todo huele muy bien, así que Lorenzo sacude con un pañuelo una pequeña mesita que está allí mismo en el patio junto a Astilla en el zapato. Ayuda a su colega a preparar un espacio agradable para ti.

Mi nombre es Rütgers, herr Piero. Voy de inmediato por unos taburetes, esperad por favor. Estaré de regreso en un santiamén.

Así que tu primo también conoce de asuntos domésticos, es lo que concluyes todavía con el cepillo en la mano. Ni idea por qué te lo habría dejado, considerando lo brillante que está ya el pelaje de aquel jamelgo. Desde tu posición al centro del patio, lo contemplas y notas que pasta con tranquilidad.

Sin que puedas divagar más, Rütgers ya ha vuelto y hay dónde sentarse. Lorenzo ha conseguido un par de manzanas extras de un pequeño huerto que contiene algunos frutales. Los cielos son amables, podrías decidir desayunar rápidamente aquí o simplemente tomar un bocado para ver que ocurre en el gran salón.

Lo cierto es que tu criado mira hacia todos lados esperando que Jacob reaparezca. Jamás lo habías visto tan intranquilo, de verdad teme por tu vida. Y, sin más, tus tripas rugen con fiereza. Comer será lo más adecuado, entre azotes y ayuno, te sientes muchísimo más puro... o menos impuro, meditándolo un poco.

Todo está muy sabroso, hasta que un sonido de cuerda que se suelta te pone en alerta. Una flecha silba y Lorenzo lo nota, va directamente hacia ti. Te empuja y se le clava directamente en el hombro izquierdo. Rütgers, por su parte, está a la entrada del patio cuándo el ataque sobreviene. Corre para dar la alerta.

Avatar de Usuario
Rafagast
Mensajes: 103
Registrado: 27 Ene 2021, 16:49

Re: Malefitia imperium: Regule lingue soffice in cielo

#132

Mensaje por Rafagast » 16 Jun 2021, 15:52

Tras reincorporarme, procedo a mirar alrededor tratando de localizar de donde ha venido la flecha. Una vez sabiendo su origen, agarro a Lorenzo y lo arrastro fuera de donde pueda alcanzarle otro proyectil.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Malefitia imperium: Regule lingue soffice in cielo

#133

Mensaje por Baudelaire » 17 Jun 2021, 04:05

En la ladera rocosa, entre unos arbustos y más allá de las murallas del castillo, localizas rápidamente al francotirador. Se te hace muy sencillo, pues viste de raso brillante en color bermellón. Los destellos en su ropa son claros, incluso a esta distancia y con la tenue luz de la mañana bajo un cielo levemente nublado.

Astilla en el zapato se desboca y al galope llega para volcar la mesita. Tu vista fija en el asaltante solitario te ha impedido notar que desde otro rincón lejano en la montaña, otro enemigo también ha tirado. La flecha se clava directamente en la madera. Ese jamelgo ha demostrado su valía, primero tu criado y ahora él... dos ataques que podrían haberte costado la vida.

Lorenzo sangra bastante, pero con un poco de presión en la zona dónde se ha clavado el proyectil, consigues contener un poco la hemorragia mientras lo alejas hacia el pasillo. Allí los muros deberían servir de cobertura en caso de un nuevo arquero renegado buscando tu corazón. El caballo les sigue agachándose para permitir que montes a tu criado. Esa bestia es demasiado inteligente, casi un ángel de la guarda. Parte rápidamente hacia el interior al galope, seguro al puesto de enfermería. Allí recibirá la atención que necesita.

Un piquete de soldados pasa junto a ti bloqueando el acceso que da al patio. Una lluvia de flechas se clava en sus enormes escudos, tipo torre, casi tan altos como sus portadores; se organizan hasta que forman una barrera impenetrable, salvo porque algunas son incendiarias y algo de hierba en el jardín se prende fuego.

Parece que la alerta dada por Rütgers ha sido efectiva.

Avatar de Usuario
Rafagast
Mensajes: 103
Registrado: 27 Ene 2021, 16:49

Re: Malefitia imperium: Regule lingue soffice in cielo

#134

Mensaje por Rafagast » 08 Jul 2021, 00:14

Sigo presionando la herida de Lorenzo mientras grito.

¡Un físico! ¡Un galeno! ¡Alguien, ya! -luego me vuelvo hacia mi criado y le digo- tranquilo, Lorenzo. Como hay Dios que vas a salir de esta. Escúchame y háblame ¿entendido?

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Malefitia imperium: Regule lingue soffice in cielo

#135

Mensaje por Baudelaire » 08 Jul 2021, 14:59

Apenas con un hilillo de voz, tu fiel sirviente te responde. Un par de palabras y luego comienza a desvanecerse, al mismo tiempo que llegan dos pajes. Son bastante más jóvenes que tú, casi niños, pero lo suficientemente fuertes para cargar dos enormes baldes. Seguro, en tu caso, sería un despropósito intentar levantarlos.

Lo cierto es que lanzan el agua para evitar la propagación del incendio hacia el interior del pasillo. Al escuchar tu clamor, nuevamente hacen demostración de su poder muscular, levantando a Lorenzo como un trozo de pergamino en el viento. Es bastante incomprensible que estos muchachitos sean capaces de tal proeza, incluso con el entrenamiento militar que deben tener, por ello la única opción es la providencia. Tus plegarias han sido escuchadas y el todopoderoso les ha imbuido de la fuerza de las huestes angelicales.

Si algo de tus nuevas revelaciones comienza a cobrar sentido, es en este momento que puedes contemplar la verdad. A paso ligero se internan en el castillo y te esfuerzas por correr con tal rapidez. Se detienen frente a Rütgers que les abre una puerta lateral. Al interior hay un improvisado consultorio, un camastro con algunos cobertores. Todo limpio, por lo menos.

Le acomodan con delicadeza y parten a buscar ayuda médica. Entre el sirviente de tu primo y tú van quitando algo de la suciedad alrededor de la herida, con buen jabón y paños suaves. Un hombre entra a la carrera, apenas algo mayor que tú, pero que lleva un morral con utensilios de cirugía. Si se trata del físico o el galeno que habías solicitado, claramente está lejos de parecer uno.

Editor completo

Volver a “Preludio”