Interdicta plena: Morte'nte caligine

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#421

Mensaje por Baudelaire » 22 Sep 2020, 03:37

Ciertamente, te has demorado muchísimo más que todo el resto de la gente. Ya se mueven de aquí para allá concluyendo una infinidad de tareas, todo está a punto cuando ya en el patio ves que ya el desayuno casi se está acabando.

De una rápida carrera llegas a la mesa de la matriarca que te mira de soslayo mientras espera que Lessi monte el tablero con las piezas para reanudar la partida… luego de tu canto. Tu madre te sonríe y te besa cariñosamente la frente tras abrazarte, provocando que ahora la otra Perséfone te frunza el ceño mientras esta le da la espalda.

¿Necesitas algo más de maquillaje, Anais? Podrías habérmelo pedido anoche, pero tranquila que ya he hecho que lleven tus herramientas. Te he escuchado reparando la ventana y el frío te ha dejado algo pálida.

Lo compruebas al tocarte el rostro, pues al hacer el contacto es como hielo de las montañas. Definitivamente harás una presentación horrible, a menos que te asegures de entibiar un poco tu garganta. Lo prometido está en la mesa, todo dispuesto para que te sirvas. Tu madre te acerca una gran jarra para que bebas té caliente, porque es la primera en notar que pareces un carámbano luego de una nevada navideña.

Perséfone me ha indicado, hija, que podremos disfrutar de un momento a la hora de almuerzo… ya me contarás si tienes algo en mente.

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#422

Mensaje por Leohan » 27 Sep 2020, 07:55

Tengo algo que preguntarles, le digo. Luego, en privado.

Coloco abundante limón en mi té y lo bebo lentamente, para evitar por cualquier modo dañar mi garganta. Perséfone no me perdonará si no hago un canto estelar para compensar por el escándalo de ayer. Acompaño comiendo pan con miel y luego me levanto, preparándome para comenzar con el canto.

A pesar que mucha gente se ha ido luego del cumpleaños, todavía hay muchísimas personas aquí, haciéndome recordar a mis pensamientos de ayer: la misa de mi padre será más maravillosa aún si todos ellos estuvieren allí para presenciarla… Creo que sería un buen momento para invitarles. Pero antes debo cantar. Perséfone ha dejado bien en claro que ésa era la primera prioridad.

Debería entonar algo más operático para ésta ocasión: Beata Viscera, del compositor francés Perotin. No es una pieza fácil, pero es una de las favoritas de mi madre. La he practicado bastante, también, y por supuesto también le he visto cantarla varias veces. Creo que si yo pudiere ejecutarla bien la hará sentirse complacida.

Por supuesto que conlleva un gran riesgo: no es una canción corta, exactamente, ni tampoco movida, así que si empiezo mal acabaré aburriéndolos a todos.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#423

Mensaje por Baudelaire » 27 Sep 2020, 11:08

Terminado tu ágil desayuno, tomas una servilleta y te vas limpiando mientras subes al escenario. Hay algunos murmullos y chuchoterías por doquier, incluso con la reducción en la cantidad de personas, es un gran estruendo. Perséfone, la matriarca, se para sobre su mesa ayudada por tu madre… la otra Perséfone. Da un giro completo mirando a todo el mundo, instaurando un silencio descomunal. Niños y niñas apenas se atreven a respirar.

Con algo de temor, aclaras la garganta con el último trago de té. Dejas las taza en el piso y das una primera nota tentativa. Tu madre frunce el ceño en actitud de rabia por lo que parece un error más brutal que el de ayer… pero es suficiente para volver a afinarte. La anciana de un siglo la mira a ella, conminándola con un guiño a dejar de intimidarte… aunque el efecto ya está hecho. Te lanzas a la canción como dejándote caer desde el campanario de San Marcos a un canal en marea baja. O le atinas al oleaje o te estrellas con el roquerío del fondo.

La melodía cruza tus pulmones y tu pecho para salir prístina de tus labios. La boca abierta de Perséfone Dandolo, o Contarini, es cerrada por la otra Perséfone… con un sencillo movimiento de su mano posándola bajo su mentón y empujando suavemente. Tu piel se pone de gallina, lo estás haciendo… pero parece una eternidad, en tu mente vez como bailan las notas de aquél pergamino que habías grabado en tu mente a base de los golpes de tu madre. Concluyes la pieza y nadie ha movido un músculo, todas las bocas cerradas y los ojos brillantes.

La matriarca, frente a toda su familia, parece estar mareada de emoción y termina por desmayarse… cayendo providencialmente en los brazos de Angelino, que con gran agilidad ha reaccionado.

¡Hija! Si has aprendido tan bien a cantar de mí… espero que hayas aprendido, igual o mejor, de tu padre como sanar gente de un siglo.

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#424

Mensaje por Leohan » 01 Oct 2020, 22:16

La severa mirada de mi madre al inicio de la canción me hace pensar que he cometido un error ¿Cómo se me ocurrió atreverme a cantar una canción tan difícil en frente de toda esta gente? ¡Mi madre estará furiosa si hago el ridículo ahora, que estoy supuesta a enmendar por un error que casi nadie había notado! Logro recuperar la compostura y afinar luego ¡Y parece que está teniendo un buen efecto! Sin embargo, cierto miedo se mantiene. Tengo una muy buena capacidad pulmonar, casi tanto como la de mi madre, pero llegar a ciertas notas más graves o mantener vibratos es un tema muy distinto.

Para tranquilizarme un poco, cierro los ojos, y noto algo extraordinario: el silencio. Mi madre, como Hades, es capaz de hacer que un teatro con 200 personas se suma en un silencio absoluto, dónde todo el mundo posa su atención en aquella voz que llena el lugar. Aunque la cantidad de gente no es comparable, en este caso, realmente me empiezo a sentir complacida conmigo misma. Y abriendo los ojos, incluso ambas Perséfones parecen bastante complacidas.

Sonrío al cantar la última nota. Pero al terminar la canción, no pasan sino segundos hasta que la anciana Perséfone cae, desmayada. Instintivamente salto del escenario; y sólo al aterrizar me doy cuenta, y agradezco, estar usando botas y no algo con tacos. Voy corriendo hacia donde Angelino está sosteniendo a Perséfone, y es mi madre quien pide mi opinion.

Sí… digo, al principio un poco duditativa. Parecería un síncope común. No hay motivo para preocuparse. Puede ser por haberse levantado tan temprano, luego de toda la fiesta y comida de ayer. Me dirijo a la mesa más cercana y comienzo a despejarla. Debemos colocarla boca arriba y alzar sus piernas, para que la sangre fluya más fácilmente a la cabeza. Hay que mantenernos tranquilos. Ella de seguro se recuperará pronto.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#425

Mensaje por Baudelaire » 01 Oct 2020, 23:38

Muchas manos llegan a ayudar, incluso aparecen varios cojines para permitirte acomodar bien la cabeza de la matriarca. Del mismo modo, llegan un par de taburetes para mantener sus piernas en alto y una manta para cubrirla.

Acercas el oído a su nariz y tus temores se acrecientan, su respiración es demasiado tenue. Al medir su pulso, descubres que su corazón está muy acelerado. Es una combinación demasiado inusual, al menos según lo recuerdas. Pones tu mano en su frente y parece que, de momento, su temperatura es normal… pero, al mismo tiempo, percibes el frío de su sudor. Hay algo más que eres incapaz de comprender, sigues intentando escudriñar en tu cerebro… seguro tu padre te lo enseñó alguna vez.

Miras sus uñas y ves que se están poniendo azulosas, pero sus ojos están adoptando un tono amarillento. Demasiados síntomas en muy poco tiempo.

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#426

Mensaje por Leohan » 02 Oct 2020, 07:57

Recuerdo repentinamente aquella madrugada, en la capilla; luego que por causa mía Calíope se hubo roto su pierna, y yo sentía tanta desesperación que hasta le recé a Orfeo por respuestas. Ahora, sin embargo, no debo desesperarme. Es imprescindible mantener la compostura y poder reasegurarle a la familia que todo se encuentra bajo control.

Y sin embargo. ¿Ojos amarillos y uñas azules? ¡Igual a lo que le sucedía a Museo! ¿Qué significa éso? ¿se trataría efectivamente de otra posesión demoníaca? Quizás después de todo sea mejor llamar a un exorcista…

No. Le daría vergüenza a mi difunto padre. No debo pensar en enfermedades infernales sin antes haber considerado todas las alternativas terrenas.

Hay un patrón: el pulso rápido y leve, la respiración agitada y el sudor frío son síntomas de mala circulación. Éso incluso podría explicar las uñas, si es que la sangre no está llegando bien.

¿Pero qué hay del color de los ojos?

…Concentrándonos en lo que ya sé, ésto no puede haber sido un desmayo espontáneo, como imaginé al principio, o si no estos signos no serían tan notorios e inmediatos: no. Perséfone padece de anemia… ¿pero qué anemia? Mi padre me había mencionado que había cinco tipos ¡y no puedo recordar el nombre de alguno!

Volviendo a los ojos amarillos, no son un signo directo de anemia. Es un problema del hígado, que tiene que ver con la bilis amarilla, el humor del aire ¿Por qué ése problema se está manifestando exactamente al mismo tiempo que una crisis sanguínea?

Aunque ahora que recuerdo, mi padre poseía un par de libros muy preciados: teorías alternativas de medicina del mundo islámico, nunca expuesto a tales físicos como Hipócrates o Galeno, traducidas del arábico. En esos libros no había mención alguna de los humores; sino que consideraban que todo, las bilis, la flema y la sangre, eran parte del mismo sistema complejo e interconectado. Todo mezclado, en cierta forma. Mi padre tenía que ocultar esos libros; y, por supuesto, jamás le habrían permitido experimentar con la medicina de infieles. Todo era cuestión de curiosidad científica, como siempre… ¿pero qué tal si hay algo de crédito en las teorías de los islámicos? Significaría que la bilis y el hígado de Perséfone están efectivamente conectados con la sangre. Tienen que hacer algo con la misma… y lo están haciendo mal.

Siguiendo esa línea de pensamiento, podría descartar problemas de nutrición y del corazón. Lo cual nos deja tres alternativas: la primera es que sea un problema de familia. Miro a mi alrededor… si realmente se trata algo de familia ¿estarían todos así de sorprendidos? Por lo menos a un par de personas más de aquí ya les habría ocurrido algo así.

La segunda es comida en mal estado o algún tipo de químico ingerido; pero ya he visto todo lo que ha comido, y fue lo mismo que todos los demás. Si es por éso, nos enteraremos cuando todos nos descubriremos desmayándonos en secuencia muy pronto.


En cuanto a la tercera opción…

Trago saliva. La verdad es que no afecta en nada. Ante una anemia, recostar a la anciana y cuidar de ella hasta que despierte es todo lo que puedo hacer por ella. Pero necesito saber. Voy a arremangarle los brazos y las piernas, en busca de alguna hemorragia que le haya desestabilizado ¿Realmente podría haberse lastimado sin darse cuenta, o incluso querido actuar como si no ocurriera algo luego de darse un golpe fuerte?

Le pido a Angelino que aleje a los demás, con la excepción de mi madre. Si efectivamente la anciana se ha golpeado, no querría que un hematoma vaya a levantar pánico.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#427

Mensaje por Baudelaire » 02 Oct 2020, 17:23

Angelino asiente y corre rápidamente la voz. Todo el mundo comienza a despejar el entorno para montar un pequeño cobertizo para proteger a la matriarca. A pesar de sus esfuerzo, es imposible quitar a Alessandro de allí.

Signora Anaís, tienes que salvarla. Nuestro duelo debe decidirse… no quiero que la señora se muera.

Dice el niño tomándole la mano a Perséfone y rezando mientras llora. Tu madre, intenta sacarlo, pero rápidamente comienza a experimentar los mismos síntomas que su homónima. Alcanzas a reaccionar para evitar que se golpee. La colocas en otra mesa e, igual que antes, obtienes cojines y taburetes para acomodarla.

Los guardaespaldas de Alessandro aparecen, planeando quién irá a Padua a conseguir un físico. Mientras se muestran dispuestos a ofrecer su sangre de ser necesario.

¿Por qué ellas, signora Anaís?

Es Angelino quien pregunta, mientras vas revisándolas. Ninguna huella de hemorragias en ambas, pero sí ligeras puntuaciones rojizas… ¡una peste! Necesitas el libro de Eyzaguirre.

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#428

Mensaje por Leohan » 02 Oct 2020, 19:42

Inmediatamente salto hacia atrás al ver los puntos rojos ¿Realmente ha llegado una peste aquí?

Nadie se acerque, ordeno. Debo ir a buscar algo adentro. Mientras tanto solicitaré a todo el mundo mantenerse en tranquilidad. Coloquen mantas en el piso y, si empiezan a sentir mareos, recuéstense en las mismas.

Aunque quizás debería hacerlo, es compiicado decirles que se trata de una peste. Crearía un caos inmenso, y es necesario que todos se mantengan organizados y con algo de distancia entre sí… quién sabe, luego de inspeccionar a la anciana es posible que hasta yo haya contraído la enfermedad.

La realidad es que no sé qué hacer. Sólo genios como mi padre o Eyzaguirre poseen los conocimientos correctos. Pero en la ausencia de alguien así, tendré que consultar los escritos del físico ibérico, y ver si puedo encontrar alguna solución aplicable en el enorme libro.

Rápidamente voy corriendo hacia el hogar de la familia.
Última edición por Leohan el 02 Oct 2020, 21:31, editado 2 veces en total.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#429

Mensaje por Baudelaire » 02 Oct 2020, 21:03

Apenas alcanza a avanzar hasta el borde del improvisado cobertizo cuándo uno de los numerosos choznos de la matriarca te entrega el libro. Más gente comienza a transformar el refugio en un verdadero hospital de campaña con telas gruesas como muros.

Se nota que sería lo peor que la nona se muera justo al día siguiente de su cumpleaños y, a la distancia, vez que otro integrante de la familia está montando un caballo. Los guardaespaldas de Alessandro sabe que alguien se les ha adelantado para conseguir ayuda especializada en Padua. Tienes que hacer algo rápido y anotar todo, porque con le físico que vendrá… definitivamente necesitará la información clara y detallada.

Alessandro se acerca para darte una pequeña libreta y una pluma con un tintero, antes de desplomarse a tus pies. Sin embargo, su piel está intacta. Ninguna marca, nada de sudor frío, de ojos amarillentos o uñas azulosas. Pones la mano sobre su frente y confirmas que su temperatura es normal, pero Filipo y Héctor ya se han acercado para acomodarlo en otra mesa… alejada de las Perséfones. Luego, se aseguran que nadie más entrará… la plantarse en la puerta.

Angelino ha llegado con agua caliente y paños limpios, además de una cesta con diversas hierbas medicinales. Parece que ya tienes bastante a qué echar mano, pero sin más espacio pones el libro sobre el suelo y comienzas a buscar las ilustraciones del anexo de marcas. Hasta que encuentras la viruela.
Imagen

Avatar de Usuario
Leohan
Mensajes: 416
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#430

Mensaje por Leohan » 02 Oct 2020, 22:44

Mis ojos se abren de par en par ¿Viruela? ...Todo empieza a sonar peor y peor. Sería muy difícil para una anciana de la edad de Perséfone sobrevivir tal enfermedad.

Sin embargo ¡No tiene sentido! ¿Qué relación tiene ésa enfermedad con la anemia? ¿Y no es que los puntos deberían ser precedidas por una fiebre altísima? Ninguna de las dos tiene esta temperatura entre su enorme lista de síntomas.

Tomo uno de los paños, lo mojo y lo uso para limpiar a fondo la piel de la anciana, primero. Luego haré lo propio con mi madre. Si se exponen a suciedad o a algún tipo de contaminante, todo podría volverse aún peor. Noto que entre las plantas medicinales que Angelino ha traído hay un tesoro: una amplia hoja de Aloe Vera, que aplicaré luego del lavado: no sólo es higiénica, sino que además protege la piel. Sirve ciertamente para su regeneración, y podrá mantenerlas humectadas para combatir el síntoma más desagradable de la viruela: el proceso de resequedad de las erupciones de la piel y su transformación en pústulas y costras, que se mantienen incluso luego de la sanación.

Sin necesidad de concentrarme a fondo, de momento, ojeo nuevamente el dibujo, para hacer comparaciones. Pero lo que descubro son dos palabras en amplias letras mayúsculas.

QUEMAR SÁBANAS

Es cierto. Independientemente de si es la enfermedad correcta, las marcas son una señal clara de una enfermedad altamente contagiosa, y es muy posible que ésta gente comparta camas en ocasiones.

Angelino, necesito que recojas las sábanas y frazadas que ellas usaban, y te deshagas de ellas. No sé como, puedes quemarlas, enterrarlas o destruirlas; pero lo importante es que nunca nadie más las use.

Editor completo

Volver a “Preludio”