Interdicta plena: Morte'nte caligine

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#441

Mensaje por Baudelaire » 17 Oct 2020, 15:31

Mis dos primas lejanas, mi primo, mi hermana mayor y yo fuimos quienes nos encargamos, signora Anaís. Con la receta adecuada y la guía, lo haremos otra vez… con maní. Que pesto extraño.

Sabes que se organizarán por su cuenta y cuándo habrán regresado montarán todo lo necesario, así que tienes el tiempo justo para hablar con los guardias. Al terminar de informarles, llegan Ignacio y Julián para el relevo. Han dejado los caballos afuera, que tomarán Filipo y Héctor, mostrándote que este cuarteto se coordina de manera formidable.

Los recién llegados se acomodan en sus puestos, habiendo sido ya informados por quiénes parten para hacer tu recado. Les observas alejarse por el camino, dejando una polvareda que demuestra que son finos corceles de gran resistencia y rapidez.

Signora Anaís, tu madre ha recuperado la conciencia. Apenas unos murmullos, ha dicho que mejorará, pero he tenido que acercar mi oreja a su boca para poder escucharla. Puse mi mano en su frente y parece ardiendo.

Alessandro interrumpe tus cálculos de tiempos de ida y regreso con esa noticia. La nona, por el contrario, seguirá reposando plácidamente un tiempo más. La Perséfone que estuvo en el monasterio, probablemente ya se ha hartado de languidecer y cual Hades indignado viene a presentar sus reclamos al mundo de los vivos. Extraña ironía, sin duda.

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#442

Mensaje por Leohan » 18 Oct 2020, 03:18

Por supuesto. Es imposible que sólo una persona fuera la responsable de las salsas de ayer. Bueno, es muchísimo mejor. Cinco personas se podrán encargar mucho más rápido que una.

Me apuro a ir a ver a mi madre. Como es de esperar: renegando contra su propia condición. Sin embargo, sé que es poco prudente confiar en las palabras de una persona con fiebre intensa. De camino, tomo uno de sus trapos anteriores y lo empapo en el agua fría. Me acerco a ella para reemplazarlo.

Te has desmayado poco después de ella, le digo. Hay una plaga. Tendremos que quedarnos en Padua por un tiempo; hasta tu recuperación, por lo menos.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#443

Mensaje por Baudelaire » 18 Oct 2020, 04:52

Tu madre frunce el ceño, reincorporándose a una posición medio sentada mientras le pones el paño en la frente. Sigue con su actitud malhumorada y continúa con su diatriba.

¿Qué plaga? La única enfermedad que tengo es mental. Lessi, trae tu ajedrez, mi cerebro está que arde y esta vez te ganaré.

Sigue sin darse cuenta que, a pesar de pensar que sigue con su enorme vozarrón, lo que dice se ha reducido a un susurro. Debes acercar tu oreja a su boca para escucharla.

¡Faltaba más! Todo el mundo se está quedando con una sordera. Primero el niño, cuándo le pedí que te llamara y ahora tú, hija.

Se gira para ver a la otra Perséfone yaciendo en calma y nota las erupciones, luego contempla las suyas. Todavía más indignada y a fuerza de puro orgullo, digno de mandarla directo al inframundo por su nivel de pecado capital, se pone de pie algo tambaleante por el delirio ocasionado por la fiebre. Da un par de pasos hasta caer sentada y luego se levanta otra vez. Angelino trata de asistirla, pero tu madre gruñe.

Soy una mujer fuerte y estoy de lo más bien, ya verán todos. Escuchen y recuerden estas palabras: mi canto se oirá en todo el Véneto.

Angelino repite el mismo gesto, acercar su oreja a su boca para escucharla. Tu madre insiste en seguir con su negacionismo, buscando una esponja y acercándose decididamente a Lessi para lavarle las orejas. Intuyes que con esa actitud agresiva, probablemente tendrás que rendirle cuentas al doxe. El pobre niño se sentirá todavía más acosado que cuándo intentaste calmarlo. Tienes apenas unos segundos para reaccionar.

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#444

Mensaje por Leohan » 18 Oct 2020, 06:18

Por un momento no sé cómo responder ¿Qué puedo hacer contra la voluntad de mi madre, cuando ella se dispone a algo? …La verdad; lo único que he aprendido, acerca de hacerle contra, es que no es una buena idea.

Sin embargo; verla acercarse a Lessi, en forma tan brusca, me hace reaccionar. Si ella debe tener este arrebato, nacido de orgullo y delirio febril, está bien, pero es mi deber ayudar al niño a recuperarse.

Me coloco en medio de ambos, y tomo su brazo forzosamente. Ahora, en su condición actual, no posee la fuerza para resistirse. Y aunque en ningún otro momento me hubiera atrevido a llevarle la contra, no pienso dejarle continuar.

Tu canto se oirá, sí, pero antes de éso esperaremos tu recuperación. Con sus últimos alientos, mi padre me pidió que cuidara de ti, y pretendo honrarlo. La miro con tremenda seriedad. Orfeo también era fuerte ¿recuerdas? Tanto que se negó a su tratamiento ¿Qué le ocurrió a él? Al decirlo en voz alta, noto el otro motivo que me ha dado el valor de hacerle frente: una sensación de ofensa personal. Ahora recuéstate. Es tiempo de cambiar tu paño, y hay algo de lo que quiero hablar contigo.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#445

Mensaje por Baudelaire » 18 Oct 2020, 16:05

Alessandro le quita el paño con agilidad y lo lava con agua jabonosa en actitud frenética.

Mi audición está funcionando perfectamente, signora mamá de Anaís. El problema es que la peste te ha dañado la voz y suena como hilillo de suave brisa en medio de una tormenta.

Si Hades se puso a llorar al escuchar el canto de Orfeo, la Perséfone a la que aquí retienes se deja caer abrumada. Sabes que es por el terrible pensamiento de poder quedarse sin poder hacer su arte.

Hija, te amo… pero no eres física ni el niño es tu asistente. Me entregaré a tus cuidados, porque sé que le has hecho una promesa a tu padre. Solamente debes prometerme que al llegar alguien capacitado, le dejarás tomar el control.

Ella misma acerca su boca a tu oreja para que puedas escucharla. Puro orgullo concentrado, pero sabes que si algún físico realmente capacitado viniere… tardará bastante. El único que lo haría sin dudar es Eyzaguirre. Por supuesto, tu padre respetó los deseos de Orfeo. Probablemente tendría serios problemas en caso que tu madre, de estar todavía el vivo, le pide que la deje morir.

Tu posición es sumamente complicada y, sin darte cuenta, estás apretando demasiado el brazo de tu madre. Su rostro se encoge y apenas escuchas un chillido de dolor. Por reflejo la sueltas, ¿de dónde viene el orgullo? ¿del deseo de controlarlo todo y suponer que es la única solución? ¿sentirse infalible? Necesitas un milagro, uno muy grande.

Angelino simplemente se va, sabes que regresará pronto con su parentela para montar una cocina improvisada. Alessandro, por su parte, toma delicadamente la mano de tu madre y la hace caminar lentamente hasta el mesón. Con una gentileza que te conmueve, le ayuda a recostarse acomodando los cojines para que su cabeza quede bien sostenida.

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#446

Mensaje por Leohan » 28 Oct 2020, 18:05

Asiento en respuesta, sabiendo que probablemente el tipo de ayuda en que ella piensa probablemente esté lejos de venir. Decido revisar el trapo de la anciana mientras Alessandro acompaña a mi madre a la cama: está aún húmedo. Acto seguido, voy con la otra paciente y le cambio el trapo, como era mi plan originalmente.

Lessi, retirate un momento y diles a todos que se queden afuera. Debo lavarles el cuerpo antes de aplicar el ungüento, le indico al niño. Acto seguido humedezco el jabón nuevamente y me acerco a mi madre, desvistiéndole.

¿Sabes? Hablé con el doxe hace poco, y accedió a hacer una misa especial para papá, en el día de su cumpleaños. Seguramente será algo increible. No sé si podré ir, ya que yo fui exiliada; pero si logramos que te recuperes rápido, podrás ir en mi lugar… Pensaba sugerirle a la gente aquí que también fuera. Pero si hay una peste… Bueno, no querríamos arriesgarnos a que se esparsa por Venecia.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#447

Mensaje por Baudelaire » 28 Oct 2020, 19:16

Alessandro asiente y se retira algo cabizbajo, aparentemente por sentirse inútil este momento. Pero ya conoce de deberes y sabe que, en un momento, volverás a llamarle. Tu madre, en cambio, se descompone con la noticia de tu exilio.

¿Qué cómo? ¿y tú? ¿qué hiciste? ¿ser muy buena cerrajera? ¿fue por lo de la señora ésa y su prole? ¡Pero el doxe! ¡El doxe te ofrece algo así y se burla de ti sin poder darte la autorización o levantarte el exilio! Yo mismo le haré saber unas cuantas cosas.

Se nota muy exaltada, por supuesto desconoce la verdadera causa de la muerte de tu padre… su esposo. Quizás que le han dicho en el monasterio o aquí en Padua… imposible saberlo o cómo le afectará que le digas que según la información oficial tú has sido la asesina.

Lo único que hace ese Giovanni es burlarse de ti, hija… ¿dar una misa sin ti? Sin tu presencia me niego a asistir, preferiría volver al monasterio y arrancarme otra vez el cabello a pedazos.

Furiosa, realmente furiosa. En esta ocasión, a diferencia de cuándo habías pensado que te retaría por la desafinación y era solamente e une excelente actuación, su ira es legitima. Esta empuñando tan fuerte las manos que sus palmas están sangrando ligeramente.

¿Tienes todavía la espada de Orfeo? Yo mismo se la atravesaré en la garganta al doxe. Nadie exilia a mi hija, por la razón que sea, y vive para contarlo… ¡Nadie! ¿me oyes, Nissi?

Mientras sigues limpiándola, te das cuenta que está haciendo un escándalo. Afuera, Alessandro deja escapar un gritillo y escuchas que se aleja corriendo hacia la casa.

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#448

Mensaje por Leohan » 29 Oct 2020, 16:31

Oh, no. Yo no sabía qué tanto conocía mi madre acerca de toda la situación. Parece que habrá mucho que explicar. Miro hacia la entrada de la tienda, deseando que Alessandro no la haya escuchado en su exabrupto. Supongo que no es muy probable, gracias a su voz debilitada. Sostengo mi dedo índice sobre mis labios, indicando a mi madre que se tranquilice y baje la intensidad de su reclamo, mientras sigo lavando su cuerpo con el jabón. Viéndola así, puedo notar más claramente el efecto que su tiempo de encierro ha tenido sobre su físico, anteriormente tan potente.

Es algo complicado, madre… El doxe podría ser de hecho uno de mis mayores aliados ahora mismo. Tanto mi padre como yo hemos sido víctimas de una conspiración, que comenzó aquel día en que fuimos aprisionados, y terminó en su muerte y mi exilio. La persona responsable de dicha conspiración no ha sido el doxe, sino la nueva burgomaestra… Ya conoces a Elizabeta Contarini. Era una malcriada de niña, pero de adulta se ha convertido en el mismo demonio en carne. Nadie podría haberse imaginado de lo que es capaz.

Decido que es mejor omitir la naturaleza de la conspiración de momento. Si a mi madre le ha alterado la noticia de mi exilio, mucho más la complicarán las acusaciones.

Hace dos días el doxe Giovanni ha venido a verme con una propuesta: yo cuidaría y escondería a su nieto, Alessandro, quien ha sido asaltado y abusado por esa mujer. A cambio, él revocaría mi exilio. Fui yo quien le dijo que no. En cambio le pedí que hiciera una misa especial para celebrar y reivindicar a Alessandro Perugi, y que no sea recordado por sus momentos de mayor desgracia. Él mantiene su oferta; pero yo decidí que, si voy a volver a Venecia, debo ser delicada al respecto y lidiar con Elizabeta antes. Hay un método que se ha presentado, pero necesitaré tu ayuda. Tú posees una inteligencia y conocimiento de política que yo no tengo. Ciertamente, si hay algo bueno en todo ésto, es que mientras que su cuerpo está débil, su mente es tan aguda como siempre.

Le resfriego la piel con agua y luego la seco con una toalla, cubriéndola nuevamente para que no tome frío. Luego tendré que hacer todo el mismo proceso con la mujer más anciana, mientras espero estará listo el ungüento.
Última edición por Leohan el 29 Oct 2020, 19:17, editado 1 vez en total.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#449

Mensaje por Baudelaire » 29 Oct 2020, 19:05

Tu madre se muerde los labios al saber que está a punto de cometer un grave error. Dudas que su voz haya salido con la suavidad anterior, algo podría haber escuchado Alessandro. Sigues rezando porque sea por otra razón que haya salido corriendo.

¿Mi prima Elizabeta nombrada burgomaestra? Prima de la hija de mi prima directa, pero prima al fin… ¿la misma que estaba enamorada de Orfeo? ¿qué tipo de de asalto y abuso ha hecho con el pobre Lessi? ¿le ha golpeado? No me parece que tenga alguna marca. Sabe hacerlo bien, quizás también deberías limpiar al niño con jabón… quizás esté sin fiebre, pero podría cargar la peste todavía.

Su mente sigue siendo aguda. La peste puede ser llevada por una persona sana que ha resistido sus efectos, hacia otra que sea susceptible. Ya tendrás que lidiar con ello, pero ¿le pedirás a los guardaespaldas de Alessandro que lo bañen?

Lo que me causa mucha curiosidad, hija, es el hecho que los decretos de exilio y amnistía son firmados por el doxe. Él te ha exiliado y pareces evitar decirme cuál es la razón, pero ahora quier compensarte por su error… además de dejarte al cuidado de su nieto. Es un extraño juego político, faltaría más que ahora haya espías florentinos en Venecia.

Demasiado aguda. Tanto que debes contener el estremecimiento que te provoca su idea loca, que es verdad, acerca de las rivalidades políticas entre dos grandes potencias de la península itálica. Ayudas a tu madre a vestirse, mientras ella insiste en asistirte con su homónima. Sería un despropósito manifestarle alguna molestia por su gentileza… aunque, en todo caso, descubres que es necesario con el estado de desmayo que presenta la centenaria matriarca.

Dime, pues, Nissi: ¿en qué querrás asistencia sobre asuntos políticos que fuere de utilidad para tus propósitos? ¿necesitas que le envíe una carta a mi prima para avisarle que estaré en la misa y se imagine que también irás tú? ¿cuál es tu plan? ¿qué esperas que sucederá si llegaren a descubrirte? ¿qué tal si te peinas como hombre y me dejas maquillarte? Podría hacerte pasar por algún primo lejano.

Leohan
Mensajes: 388
Registrado: 16 Abr 2020, 22:57
Mensajes miarroba: 472
Antigüedad: 24 de Enero de 2006

Re: Interdicta plena: Morte'nte caligine

#450

Mensaje por Leohan » 31 Oct 2020, 03:01

Ayudada por mi madre, lavamos a la centenaria. Aún careciendo de fuerzas, se nota su mano hábil y delicada. "Simple físico" o no, ella claramente se ha ocupado de aprender acerca de la profesión del esposo que enviudó; o quizás incluso lo hubo asistido, alguna que otra vez.

Independientemente, sus preguntas son muchas. Y aunque las respuestas vayan a dolerle, ella más que cualquiera merece conocer la verdad.

Hay mucho para explicar.

Yendo por partes, yo quería pedir tu consejo acerca de una extraña carta que me ha llegado: se me hizo saber que, aparentemente, Orfeo proviene de un linaje noble… del cual yo nada conocía. Mi padre también me ha hecho saber acerca de tu linaje doxal, con lo cual mi linaje sería doble: Veneciano y Florentino. Pues parece que alguien en Florencia se ha percatado de ello, y está requiriendo mis servicios para mediar tensiones entre las ciudades. He aceptado, pero la realidad es que necesito el consejo de alguien con una perspectiva más clara, como la tuya o la de ella. Hago un gesto hacia la anciana inconsciente. Creo que, desde esa posición, tendría algo de poder para llevar un poco de justicia a la ciudad; pero no podrá ser limitándome a firmar documentos y mandar notas sin saber qué significan. No se lo he dicho a alguien más aún, ni siquiera al doxe; porque no sé quién más lo sabe, y no puedo dejar que esa mujer se entere. Por la forma en que pronuncio esas palabras, es como si estoy escupiendo veneno que se ha metido en mi boca.

En cuanto al pobre de Lessi, no estás equivocada. No que yo sepa, por lo menos. El doxe no me ha dicho los detalles, ni quiero conocerlos; pero lo que sé es que ella le ha puesto las manos encima, no agresivamente, sino íntimamente. El pensamiento me hace temblar, y a la vez chirrar mis dientes por la rabia. Yo sé cómo opera ella. No le importa Lessi; pero quiere que su abuelo, el doxe, sufra. Quiere quitarle toda su felicidad antes de atacarlo directamente… Lo sé porque ha estado haciendo lo mismo conmigo.

Y hay algo más: he estado pensando acerca de tu venida aquí, y no tenía sentido en lo absoluto para mí; pero Elizabeta me había mencionado, a solas y en modo de amenaza, que tenía a gente vigilándote... ¿Qué tal si su plan ha sido que te dieran ropajes contaminados con la plaga; sólo para mandarte con esta mujer, contaminarla y, durante la celebración de su centenario, que la misma se esparsa a los cuatro vientos? La verdad, igualmente, es que la mayoría de los invitados venían de Venecia… Creo que ésa demonia está dispuesta a contaminar la ciudad entera con viruela sólo para hacer que Giovanni sufra.


Y ahora, el último, y más difícil punto.

Disfrazarme de hombre para ir a la misa es una buena idea: no se me habría ocurrido. Consideré que estar allí era demasiado arriesgado, por motivos que pronto entenderás; pero si alguien puede elaborar un disfraz impecable, eres tú. Independientemente, el doxe y yo elaboramos un plan. Mientras el arzobispo estará dando la misa de padre, revelará la naturaleza de la conspiración de su muerte a los oidos de toda Venecia. Él será escuchado... Y en el proceso, Venecia me habrá exonerado a mí.

La hora de la verdad.

El motivo por el cual el doxe no tuvo elección fue la gravedad de la acusación. Los guardias de Elizabeta me han acusado de matar a mi propio padre.

Editor completo

Volver a “Preludio”