L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#141

Mensaje por Baudelaire » 01 May 2021, 15:13

Continúas forcejeando en tanto el hombre te explica que es el mayordomo, pero con todo el zamarreo has roto las estrellas de anís. El aceite exudado por la compresión hace que finalmente la campanilla se deslice y le dé de lleno en la cara a Damian d'Anjou. Alcanzas a escuchar que ése es su nombre antes que el pobre caiga tendido por el golpe.

En el suelo, busca en su cinto un pañuelo para contener la hemorragia profusa que le enrojece la boca y el cuello. A borbotones, la sangre mana y se te hace evidente que le has roto la nariz. Sin querer, por supuesto... y tampoco es tu intención que la campanilla vuelva a sonar al mismo tiempo en que cae. Resonando a través del pasillo de acceso.

Seguro al interior todo el mundo sabe que algo ha ocurrido en la entrada.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#142

Mensaje por Guardiana » 03 May 2021, 22:33

Nada más ver cómo cae al suelo y la sangre emana de su nariz, esta vez me enfado conmigo mismo y maldiciendo a viva voz.
Pero Ramuntcho, ¿cómo eres tan torpe? ¡Es que nunca me libraré?

Acto seguido, me arrodillo al lado del Señor d'Anjou pidiéndole disculpas a la par que intento hacerle unos primeros auxilios... como bien me enseñaron en el monasterio. Y agarro a este hombre por el brazo y pico bien fuerte a la puerta ya abierta para atraer la atención de quien pueda oír los golpes... con la intención de llevarlo adentro y que, entonces, un físico sea llamado.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#143

Mensaje por Baudelaire » 04 May 2021, 20:21

El mayordomo Damian intenta evitar tus primeros auxilios, pero en realidad tiene pocas opciones. Con el eco de la campanilla todavía resonando y el golpeteo que le das a la puerta, procedes a tomar su nariz y ajustarla de un movimiento firme. Las manos divinas guían tus dedos humanos y, en realidad, solamente hay un leve crujido y monsieur D'Anjou sonríe aliviado sin manifestar dolor alguno.

Te agradece al tiempo que apoya su espalda en el muro, inclinando suavemente la cabeza para acomodarse y comprobar que la hemorragia se ha detenido. Nuevamente el olor del anís inunda el pasillo de acceso, justo en el momento en que la campanilla termina su precesión y queda estática sobre el piso. Un par de criados llegan a contemplar la escena, recuperan aquel hermoso objeto para llamar la puerta y que ha terminado convirtiéndose en una poderosa arma en tu torpeza... quién sabe, quizás en otra ocasión podrías ser útil considerarlo para enfrentarte con una criatura sobrenatural. Probablemente su nariz infernal seguirá en su lugar, pero seguro habrás podido tumbarlo.

Mientras sacan una nueva bolsita con las estrellas aromáticas y limpian en cóncavo interior, notas que el intenso perfume del pan recién horneado anuncia que estás un poco tarde para el desayuno. La campanilla es puesta en su lugar y todo parece volver a la normalidad cuando ayudan a ponerse de pie al pobre Damian. Salvo la profusa mancha en su pañuelo y en su camisa, parece evidente que será innecesario contactar a algún físico. Tus primeros auxilios providenciales le han proveído de todo el tratamiento necesario.

En silencio, te hace entrar y avanzar hacia una pequeña sala de espera contigua al comedor, según te informa. Ha llegado el momento de la verdad, pues tras retirarse escuchas su voz anunciar tu llegada. Regresa para indicarte que ya está todo listo para que ingreses, tercera silla a la izquierda de monsieur Deveraux, junto a su nieto Jean-Antoine y frente al primo de madame Deveraux que también está de visita. Además del matrimonio, están también el padre y la madre del niño. Así, la mesa se completa con 7 personas incluyéndote.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#144

Mensaje por Guardiana » 09 May 2021, 21:57

Me siento satisfecho con que Damian haya tenido bastante con mis primeros auxilios. Y mientras me está explicando que seremos siete en la mesa, me siento halagado al mismo tiempo un poco inquieto; pues una cosa es un desayuno con el matrimonio y otra cosa es un desayuno con la familia casi al completo.

¿Desde cuándo eres un evento, Raymond?

Una vez estoy en la sala, miro a todas las personas y me presento a cada una y les digo sobretodo que me siento complacido tras esta invitación. Mientras, me siento en el lugar que me ha sido asignado. Me parece adecuado preguntar a Monsieur Deveraux si quiere que bendiga la mesa...

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#145

Mensaje por Baudelaire » 10 May 2021, 02:00

Tu saludo y presentación es recibido por cada cuál a su manera, siempre con una sonrisa amable y un aire de calidez. Por supuesto, tienes unos instantes para percibir los diferentes aromas, un perfume por persona... único e irrepetible, lleno de su propia alma en una sincronía cósmica.

El goce de tu nariz se hace evidente, siendo parte del gremio podrás hacer todo lo que estás oliendo y muchísimo más. Tus divagaciones, como es habitual, son interrumpidas por la respuesta a tu consulta. Efectivamente la familia recibirá con mucha humildad la oportunidad que la plegaria de los alimentos salga de tu corazón.

Aunque, al precipitarte, notas que todavía la mesa está vacía. Te quedas en la persignación cuándo un ejército de sirvientes va montando los platos, las tasas y todos los manjares. Si ya habías quedado mareado con el desfile de esencias de cada persona... ahora es un enjambre de vapores que te han bloqueado el olfato.

¿Qué clase de bendición podrías dar en este momento?

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#146

Mensaje por Guardiana » 15 May 2021, 21:27

Mientras sonrío aceptando esos saludos amables, de repente al traer la comida mi nariz se queda bloqueada, como siempre suele pasar; aun así prefiero que no me interrumpa el desayuno, y pienso si no se trata de otra prueba del señor Deveraux y prefiero serle sincero.

Antes de llegar aquí olía exquisitamente a pan y me muero por probarlo. Aún así Señor Deveraux no soy perfecto y ante muchos olores juntos, mi nariz se suele saturar y no responde al olfato tan bien como debería ¿Le ha pasado usted alguna vez?

Y diciendo a la señora Deveraux y los suyos, al estar la comida en la mesa.

Tiene una pinta deliciosa, si me disculpan, bendeciré la mesa: "Bénis-nous, ô Seigneur, pour ces aliments que nous allons recevoir de ta générosité à travers le Christ notre Seigneur. Amen. Seigneur, merci pour la nourriture que nous avons devant nous, la famille et les amis à nos côtés et l'amour les uns pour les autres. Amen."

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#147

Mensaje por Baudelaire » 18 May 2021, 02:37

Tu anfitrión asiente frente a tu consulta sobre el exceso de aromas y toda la concurrencia sigue la oración que vas rezando. Si monsieur Devereux tiene algo planeado, claramente es tu imaginación... porque las verdaderas complicaciones vienen de otros lugares: como la campana.

Lo cierto es que tu nariz parece irse desbloqueando con cada palabra que vas pronunciando. Al momento de concluir, está completamente despejada y comienzas a disfrutar del pan. Una sirviente se acerca para cortarte un trozo, casi leyendo tu olfato; e, incluso, logra predecir lo que le querrás poner.

Acto seguido, toma un cuchillo y en lugar de untarlo en la mantequilla lo clava en el dorso de tu mano y gira la cabeza en señal del posesión. Los gritos inundan el comedor y comienzas a sangrar profusamente. La mujer, abre su boca de manera descomunal, dispuesta a devorarte completo. El asco te inunda el estómago y estás a punto de vomitar.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#148

Mensaje por Guardiana » 01 Jun 2021, 21:17

Sintiendo mi nariz abrumada por esa boca maloliente tan grande y estando, además, confundido; saco fuerza de voluntad pues el Señor estará conmigo otra vez y se me ocurre una idea. En ese momento opto por tirar todos los cubiertos de la mesa y coger el mantel.

¡Señor, dame fuerzas! Y, por favor, no dejes que falle mi destreza en estos momentos.

Opto por ir esquivándola todo el rato hasta ponerle el mantel en la cara, para así taparle la boca y los ojos. Así me puedo concentrar y tener mis sentidos al máximo para hacerle un exorcismo

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#149

Mensaje por Baudelaire » 01 Jun 2021, 23:48

Sin siquiera haber comenzado formalmente tu entrenamiento como inquisidor sombrío, ya recibes un primer ataque artero de una mujer poseída. En el monasterio se trataba de una piedra y un espíritu maligno, ahora hay una persona que sufre detrás de la malignidad del enemigo.

Con una mano atravesada por el cuchillo, te queda solamente la otra libre para tirar. El mantel, muy fino, se queda sin rasgar, pero todo lo que está encima se desperdiga rápidamente. La concurrencia, sorprendida y asustada, toma rápidamente distancia. Entre gritos, desmayos y dejases, el ambiente está lejos de ser el mejor. Se supone que las actividades secretas de combate contra los esbirros infernales, deberían pasar inadvertidas. Definitivamente está lejísimos de ser una opción.

De algún modo providencial, un candelabro golpea en la nuca a la mujer, dándote el tiempo para finalmente tomar una punta del mantel y ejecutar tu plan. Algo incompleto, ciertamente, apenas te alcanza para dejarla atragantada con la tela. Es bastante gruesa y resiste la presión de su dislocada mandíbula, que está tratando de cerrarse.

Solamente monsieur Deveraux es capaz de reaccionar y, tras correr a tu lado, retira el cuchillo con un movimiento rápido. Con su pañuelo, cubre ágilmente la herida. El dolor es terrible, pero la venda improvisada parece contener la hemorragia. Quizás está saliendo sangre de todos modos, pero esos demasiado atento para proceder al exorcismo.

Tu cruz, yace en el piso. Aparentemente ha sido un manotazo de la mujer, durante el forcejeo. Tu biblia, yace seguramente en tu celda. Pero notas que hay una en un pequeño altar al rincón del comedor. Allí también un pequeño incensario humea suavemente. Lo único que te faltaría es el agua bendita.

Editor completo

Volver a “Preludio”