L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial

Moderador: Baudelaire

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#111

Mensaje por Baudelaire » 08 Nov 2020, 11:01

El arzobispo deja escapar una risilla y con un gesto hacia el secretario se retira para acercarse al altar.

Se huele perfectamente, aprendiz Raymond. Por la mano, no hay problema. Sé que tu corazón tiene la misma capacidad de ebullir rápidamente como el alcohol y que tus venas son como un alambique.

De toda la metáfora, te quedas con la palabra aprendiz resonando en tu alma. Es verdad, lo has logrado, pero sabes que es el primer paso de un largo camino. Ser aprendiz y tratar de aprender lo suficiente, vendrá un nuevo examen y deberás demostrar las técnicas en orden específico… lo que te brindará la opción de ser nombrado oficial para pertenecer, en pleno derecho al gremio. Igualmente, lo que quieres es llegar a maestro y enseñar. De algún modo con esta evaluación velada has sido tal cosa sin haberlo elegido, brindaste instrucciones claras a personas que si bien comprendían lo que debían hacer… sin duda apreciaron tu habilidad pedagógica.

Mi nombre es Antoine Deveraux, muchacho. Preparé los documentos necesarios mañana a primera hora, la idea será acompañarte de regreso al monasterio para conversar con el Abad. Es él quién deberá autorizar tu salida de San Thédodose.

El arzobispo pide silencio y todo el mundo, incluído tú, se acomodan para comenzar el servicio religioso. Un coro de monaguillos rodea el altar y una secuencia de canto gregoriano inunda cada rincón de la catedral. La vibración en cada piedra y en cada columna es impresionante. Sin ser un experto en asuntos auditivos, te imaginas lo que debe ser para un artista toparse con tan magnífica puesta en escena… comparándolo con lo que experimentaba tu olfato al pasear por el mercado buscando los materiales. Absolutamente abrumado estabas, pero al oído… a diferencia de tu nariz, le resulta imposible tomar contacto directo con la fuente.

Te dan ganas de acercar la oreja, como lo harías al examinar algún preparado, pero debes limitarte a escuchar. Te gustaría poder descifrar las notas como lo haces con las esencias, una aventura quizás más compleja que la que tienes entre manos ahora. Una a la vez, pues quién mucho abarca poco aprieta. Ya conocerás a alguien que podría ayudarte con los temas del canto, por ahora… sigues la ritualidad disfrutando cada momento.

La misa avanza y el arzobispo te pone de ejemplo al mencionar la alegoría de los talentos. Invita a monsieur Devereaux al altar y él, comenta que ha venido a este lugar santo en búsqueda de la precariedad… hallando un tesoro precioso. Posa su mirada sobre ti en un gesto muy sutil, sabiendo que eres muy tímido… prefiere mantener tu anonimato.

Vuelve a ponerse a tu lado hasta que llega el cierre de la ceremonia y el saludo de paz se extiende entre la concurrencia. El secretario del gremio ha mantenido la sonrisa en su rostro. Además de la palabra aprendiz, ahora te resuena su sonrisa persistente y recuerdas la otra palabra: tesoro.

¿Qué me dices, aprendiz Raymond? ¿Qué te ha parecido la misa? El arzobispo ha pensado en ti en su prédica. Me agradaría invitarte a desayunar mañana en mi residencia, ¿qué me dices? Mi esposa prepara un delicioso queso gruyère.

Gruyère, le lynx, la cave… la avalancha de recuerdos de tu aventurilla con el maÎtre Julien. Todo cobra sentido una vez más, pues enfrentar a un lince con un queso es exactamente lo que has logrado ahora en tu examen: lo imposible ha tenido lugar. Eres un milagro que sigue caminando, pero ni idea de protocolos, ¿deberías aceptar? ¿deberías declinar educadamente? Estás sumamente confundido, pero lleno de entusiasmo para mostrar tu gratitud.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#112

Mensaje por Guardiana » 12 Nov 2020, 13:12

Me siento entre aturdido y confundido, pues como bien sé, no entiendo de protocolos y al mencionar el queso mi viene a la mente el ejercicio de ingenio que tuve que hacer con el lince. Si aceptas, Raymond, ¿será una prueba más de ingenio? ¿Qué puede estar escondiendo este hombre? No te deja de parecer un misterio…

Aun así, evito seguir divagando y me decido a responder, ¡Oh, Monsieur Deveraux, la misa un encanto con ese canto gregoriano! Se debe tener mucho autocontrol y horas de ensayo. Volviendo a vuestra pregunta, será un placer aceptar la invitación; pero permitidme deciros que soy un muchacho humilde de iglesia y no entiendo mucho de protocolos ni de etiqueta ante tales eventos y además soy un poco torpe. En ningún caso querría entorpecer algo. ¿Aún está abierta la invitación, señor Deveraux? digo mostrandole mi mejor sonrisa.

Entonces pienso Lo hecho, hecho está, ya le he dicho que soy un torpe y he sido sincero. Que nervios ir a desayunar con una familia distinguida. Puede que me sirva para aprender algo de etiqueta.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#113

Mensaje por Baudelaire » 14 Nov 2020, 12:33

El arzobispo se aleja, dejándote con el secretario del gremio que nota tu apesandumbramiento y tu inquietud. En un gesto muy cordial, posa su mano sobre tu hombro.

¿Acaso te invitaría sin saber de tu supuesta torpeza? Nada he visto de ella en tu examen, ¿acaso la has visto tú? Imagina que ese desayuno, antes de tu regreso al monasterio, será como desligar algún perfume. Seguro con ello en mente, podrás sentirte más cómodo.

Definitivamente se trata de una idea interesante. Tal como usabas el pañuelo para enfocar tu olfato, podrías eludir tus nervios asumiendo que estás simplemente con un alambique. En lugar de preparar alguna infusión exótica para destilar una esencia… será para obtener el aroma de la etiqueta.

La invitación sigue en pie, aprendiz Raymond. Y, en caso que desistieres, no tendré inconveniente en hacer llegar tus credenciales a maître Julien. Ya sabes, ahora que eres parte del gremio… deberás dejar el monasterio. Por supuesto, podrás visitarlo en tus momentos libres… pero las clases serán aquí en París.

Lo inevitable, dejar la seguridad de Saint Théodose y venir a la gran ciudad. La cuál, si bien es tu lugar de nacimiento, te sigue pareciendo enorme e incomprensible. Mientras te sumes en dichas divagaciones, el secretario del gremio retira la mano y se despide. Te avisa que te esperará después de la misa de matines por 20 minutos, antes de asumir que te habrás marchado. Dicho aquéllo, se retira y sin darte cuenta, te hallas completamente solo en medio de la catedral.

El aroma que has dejado se vuelve aún más intenso fluyendo libre y sin las perturbaciones del sudor de la gente en la misa. Es un momento de profunda paz, pero que dura apenas unos segundos, la realidad te golpea de lleno. El arzobispo te hace un gesto desde el pasillo que da al refectorio. Te invita a ir con él y hacia allá te diriges sin dudar.

¿Y bien? ¿irás a desayunar con monsieur Deveraux? Puedo darte mis bendiciones si ello te será útil. Pero quizás tendré que informarte algo más, ahora o antes de la misa de matines… tu celda seguirá disponible hasta tu partida.

Ya tienes dónde dormir, la generosidad del sacerdote es inmensa. Sin embargo, ¿qué es lo que quiere contarte?

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#114

Mensaje por Guardiana » 19 Nov 2020, 13:57

Me muestro un poco inquieto ante esa invitación, y mientras tanto pienso ¿Y quién no tiene miedo a lo desconocido? París… tan grande y tan bonita y a la vez tan oscura y misteriosa…

Entonces, me dirijo hacia el arzobispo Aunque no esté seguro del todo, acudiré a esa invitación, pues no quiero hacer un feo al señor Deveraux. Además no es decoroso rechazar algo así. Puede que me sirva para aprender etiqueta y ver un poco como se comporta la sociedad aquí en la gran ciudad. Así que si me puede dar sus bendiciones se lo agradeceré y espero que la divina providencia será buena conmigo en el aspecto de mi defecto… digo con la boca torcida y le tiendo una sonrisa al arzobispo mientras prosigo ¿Qué queréis decirme? Esta vez si lo menciono abiertamente no como la prueba... al tiempo que le miro de soslayo.
Spoiler
Mostrar
8-)

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#115

Mensaje por Baudelaire » 19 Nov 2020, 16:45

El arzobispo hace el signo de la cruz y te invita a meditar acerca de lo que te ha dicho antes.

El desayuno, los aromas, tu nariz. Todo saldrá bien, aprendiz Raymond.

Extraña bendición, cuánto menos. Pero lo que sigue te intriga todavía más, pues te hace seguirlo a través de nave central de la catedral vacía. Se dirigen hacia un confesionario y, tras abrir la cortina, toma uno de los candelabros y una puerta secreta se descorre al interior. Una escalera desciende hacia las tinieblas.

Saca una de las velas y te la entrega. El toma la suya y comienza a bajar. Le sigues con mucha curiosidad, pensando hacia dónde te lleva. Tras unos cuantos giros siguiendo los peldaños en patrón helicoidal tocan fondo. Se trata de un estrecho pasillo que hace necesario caminar de lado. Finalmente se abre una gran bóveda tallada en la roca misma bajo el suelo de París, aproximadamente dos veces la superficie de la catedral.

Todavía puedes elegir hacer como si nunca has estado aquí. Tienes algo más, aparte de tus talentos para la destilación y los perfumes, Raymond. La providencia te ha escogido para servir a una organización secreta. Maître Julien me ha informado acerca de tu exitosos exorcismo tras el encuentro de aquella extraña piedra de colores.

Ese anciano astuto le ha contado todo y ello significa que nada más tienes para revelar.

Soy el representante oficial del Concilio de fe con sede en París, a nombre del cardenal Marzone te ofrezco la oportunidad de ser parte de nuestra agencia: la inquisición sombría.

Te da una explicación detallada de tus deberes si aceptas, te asegura que tendrás problemas de por vida, pero que sin duda encontrarás el regocijo de salvar almas cristianas.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#116

Mensaje por Guardiana » 20 Nov 2020, 15:50

Vaya vaya con el viejo Julien... ¿hay algo que no sepa? ¿sabría que aunque posea celibato soy débil a la carne?... mejor que ni piense, ¡me podrán leer el pensamiento!

Estoy pensando, maese arzobispo, que tengo aquel pañuelo que me disteis y que me fue de mucha ayuda en el mercado. Mientras miro el papel que me acaba de dar de manera delicada y lo pongo en una mesa iluminando con la vela que tengo en la otra. Parece que nunca se termina este documento.

Maese arzobispo, ¿a qué os referís? no consigo entenderle... ¿inquisición? mientras me hago el símbolo de la cruz. ¿Qué tiene que ver el exorcismo que realicé? y la verdad aun no sé ni cómo sucedió ni qué hice... sólo que me salió del alma. Vuestra merced lo llamaría divina providencia, yo lo considero como un acto de ingenio y fuerza de voluntad.

¿Que es sombría? ¿un color? ¿Una manera de ser? Suena a algo lúgubre, algo gris.
Mientras me mantengo meditando Y no os ofendáis, lo que más ambiciono es ser maestro, de universidad quizás...
► Mostrar Spoiler

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#117

Mensaje por Baudelaire » 20 Nov 2020, 16:29

Cruzado de brazos, el arzobispo observa como sacas el pañuelo sin darte cuenta. Luego los deja caer libremente a sus costados para tomar la palabra.

Comenzaré por el final, petit Raymond... o Ramuntcho, como me indica el abad que te apodaba cariñosamente.

¡Otra vez maître Julien! Es imposible escaparle.

Seguro habrá muchas universidades que querrán contar con tu presencia en alguna cátedra. Lo cierto es que al ser parte de la inquisición sombría, tendrás deberes extra en horas ajenas a tu futuro trabajo. Ya sea que fueres a Salamanca, Padua o te quedes aquí mismo en París... en las facultades de medicina o filosofía o cualquiera otra afín a tu oficio tendrás el permiso de ausentarte en caso necesario.
Spoiler
Mostrar
No son abundantes, todavía, las universidades en esta época. Aunque tienen influencia eclesiástica, porque surgen habitualmente de monasterios, si poseen ciertas libertades para realizar investigaciones científicas y todo lo demás que se da en el mundo actual. Por supuesto, toda publicación debe hacerse a mano y en latín (o griego en casos muy especiales). Rafael Eyzaguirre, rector de la universidad de Salamanca (como podrías ver en su preludio), tiene un tomo enorme sobre el tratamiento de la peste.
Te dejo este mapa, cada puntito o rojo indica una de ellas. Imagen De ser necesario, puedes presionar en la imagen para agrandarla. Raymond, por supuesto, puede indagar por su cuenta y dar con la información que te he compartido ahora sobre la educación universitaria durante la edad oscura.
Te mira atentamente y luego te explica con una paciencia que roza la virtud superior, sabiendo lo complicado que puede ser para ti.

Nuestra organización secreta, la inquisición sombría, se encargará de mover los hilos. La pregunta fundamental es otra: ¿qué es para ti la beatitud y cómo crees que hubo influído en aquel acto de ingenio y fuerza de voluntad que llevaste a cabo en el exorcismo?
Muchas personas pueden intentar confrontar a un poderoso demonio y salir victoriosas para contarlo... ¿te das cuenta que podrías haber recibido la corrupción y terminado como un esclavo de la oscuridad?

La inquisición sombría, si eliges unirte, significará que te habrás consagrado a una nueva forma de comprender al enemigo. Siempre está allí listo para aprovechar las debilidades humanas, como agente tendrás la oportunidad de confrontarlo justamente con ingenio y fuerza de voluntad. Yo tampoco lo entendía al comienzo, pero mis rezos son capaces de lo inimaginable. He logrado milagros de gran trascendencia y he salvado muchas almas inocentes de las criaturas infernales...

¿En qué difiere lo que te relato con lo que has vivido desde el encuentro con lo sobrenatural, Ramuntcho?


Sabes que el arzobispo habla con la verdad. Aún con ingenio y fuerza de voluntad, se requiere virtud superior para la hazaña que te sigue pareciendo algo fortuito.

Incluso siendo una persona común, tienes claro que tu alma es especial. La oferta que has recibido es, sin duda, un portento venido directo desde los cielos.

¿Por qué rechazar la consagración que el todopoderoso quiere depositar sobre ti?

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#118

Mensaje por Guardiana » 25 Nov 2020, 18:19

Al escuchar… meneo la cabeza de un lado a otro mientras el arzobispo habla como estando de acuerdo en eso, pero en desacuerdo con lo otro y así sucesivamente, me siento contrariado y aturdido… Y aún así decido hablar mientras tomo mi asiento.

- No no, o si si, no lo sé. Ahora que ya soy aprendiz de perfumista y voy a aceptar la cita del señor Deveraux, vos, me salís con la inquisición sombría y que tomaría mucho tiempo libre… Entonces, ¿cuánto tiempo me queda para ser un profesor? Entonces acabaré siendo solo un aprendiz, porque no ¡tendré tiempo de acabar con lo establecido! He luchado por ser aceptado en el gremio y vos, me salís con ésto…

¿Como creéis que me siento? ¿Queréis que sea parte? Entonces, ¡tendréis que hacer algo al respecto! No me voy a quedar mirando como acepto ser de la inquisición y mi carrera como futuro profesor ¡se va al traste! Julien, ¿sabe por dónde quiero ir? Además, ¿cómo es que confiaríais en mi con mi torpeza consumada?


Sonrío para mí mismo de manera entristecida, Si digo que no, decepcionaría a maese Julien. Si digo que no al desayuno decepcionaría al señor Deveraux. Si digo que no a quedarme en Paris, me decepcionaría a mi mismo... ¿Qué hacer cuándo solo quiero una cosa tan sencilla como dar clases?

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#119

Mensaje por Baudelaire » 27 Nov 2020, 02:48

El arzobispo nota tu exasperación, tus dudas y te escucha silenciosamente. Tan pronto has terminado reza en un murmullo y te responde.

Nuestro señor misericordioso ha proveído y va a seguir haciéndolo, Raymond. Te dará todo que podrás necesitar en el futuro, la Convicción que te permitió superar la astucia de aquel lince o encontrar el camino hasta aquí ha sido parte de la providencia. Pero, quién soy yo sino un instrumento del todopoderoso. Tal cuál lo eres tú, ve tranquilo a descansar. Sé que tendrás un buen desayuno y conseguirás un buen trabajo. Monsieur Deveraux ya sabe quién eres y tus orígenes religiosos, podré enviarle una nota para compatibilizar lo que tendrás que hacer con él y lo que aprenderás aquí sobre el Arte sagrado.

Además, muy pronto serás oficial y luego maestro. Estarás dictando clases antes de poder darte cuenta. De hecho, tal como no sabías que tenías un estudiante en el monasterio… tampoco sabías que estabas siendo profesor durante tu examen.

¿Acaso hubo torpeza en alguno de aquellos pasos?


Te sonríe y te da un bendición, antes de retirarse a sus aposentos. Te quedas solo en aquella bóveda secreta tallada en la roca bajo la catedral, la llama de la vela se tambalea unos instantes y termina por apagarse. Ahora, además, estás sumido en la oscuridad.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#120

Mensaje por Guardiana » 26 Dic 2020, 14:36

Vaya que mala suerte justo cuando se va el arzobispo se apaga la luz... Intento salir un poco a tientas del lugar aunque es inevitable pegarme un cabezazo por aquí, otro por allá; luego un escalón que no veo... Salgo un poco disparado, pero sin caerme.

¡Ufff, menos mal! Al final logro vislumbrar una luz de fondo... Menos mal, me duele la cabeza y creo que me saldrán varios chichones.

Una vez estoy llegando cerca de su celda... me detengo y saco el pergamino que tiene dentro del habito...
Piensa... No sabes lo que hacer, ¿firmar? ¿no firmar? ¡Lo conseguirás todo! Es peligroso y ¿si me matan? Lo que sea, será. Sólo el señor sabe lo que sucederá.

Y tras este momento de introspección, estampo mi rúbrica sin pestañear. Ya dentro de mis aposentos, la guardo en un cajón de una mesita pequeñita y acto seguido me duerme.

Editor completo

Volver a “Preludio”