L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial
HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#131

Mensaje por Baudelaire » 23 Feb 2021, 22:57

Al momento en que le pides una silla, el mismo se levanta para acercártela y empujar suavemente tus hombros para permitirte reposar. Lo cuál ocurre justo antes que comience a hablar y pensar o la mezcla de ambas cosas, por que esa voz interior a veces parece conversar contigo. Tu ángel guardián, por supuesto… ya te ha salvado antes.

Muy bien, agente Raymond. Es importante recordar que se trata de una misión secreta, ni siquiera el papa sabe de nuestra existencia. Todo lo que solicitaré deberás guardarlo con tu propia vida si es necesario. Las criaturas sobrenaturales jamás deben pensar que eres otra cosa que un humilde monje aprendiz de perfumista. Nadie…

Refuerza la última palabra, revisa tu firma y enrolla el pergamino para guardarlo en una estantería con llave. Alcanzas a observar que hay bastantes más dentro, por lo menos hay más personas como tú embarcándose en esta misión de luchar contra el demonio y todos sus aliados. Sabes que no estarás solo.

Solamente debes guiarla sin que se desvíe, desde aquí hasta su destino. Lleva un mensaje importante para una persona que nos ayudará con algunos asuntos de la catedral. La clase que deberás darle es simplemente mostrarle tu beatitud, la pureza de tus actos y como te has alejado sistemáticamente de toda tentación confiando en la providencia divina. Tú sabes que, de otro modo, estarías ahora igual que ella en la calle. Muéstrale tu generosidad, algo que jamás ha recibido de alguien...

Nuevamente hace énfasis en el final, hablando mientras cierra el archivo y regresa para colocarse nuevamente frente a ti.

Sé tú mismo, bebe un poco de té y sonríe. Si te ofrecen pan y queso, acéptalos aunque solamente pruebes un mordisco. Es más importante que respondas con honestidad acerca de tu pasado y de lo que has vivido que intentar parecer otra persona. Te han elegido a ti como persona completa, con tus virtudes superiores y tus torpezas mínimas. Sé que, igual que con el cuidado de Dominique, lo harás bien. Lo que hay dos cuadras antes, lo averiguarás allí mismo. Si no tienes más preguntas, ya puedes partir… ¿o querrás llegar tarde?

Te hace una bendición mientras sigues sentado, así que la recibes con toda humildad decidiendo si acaso las respuestas a tus dudas vendrán de maître Renaud o de lo que ocurrirá en la calle con la monaguilla que te incomoda. Piensas que, en realidad, no estará jamás sola contigo… habrá mucha gente y tendrás la mente ocupada en encontrar la mejor ruta. Tu ángel de la guardia te acompañará para guiarte, sin duda. Solamente deberías pedírselo de camino a la salida de la catedral.

Editor completo

Volver a “Preludio”