L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

Desde la pureza del alma hacia la consagración inquisitorial
HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#91

Mensaje por Baudelaire » 10 Sep 2020, 00:02

El arzobispo te invita a pasar delante de sí, por la pendiente… ahora en sentido inverso, de subida. Has sido precavido al considerar los asuntos del posible intercambio de carretas, por lo que asumes que quizás necesitarás hacer varios viajes.

El orgullo, Raymond, es la incapacidad de aceptar tus propios errores. Caín mató a Abel por ello y, ya sabes, las consecuencias de ello nos persigues hasta nuestros días. Sin embargo, también está en suponer que tenemos todas las respuestas o que los objetos a nuestro alrededor son de nuestra propiedad. Solamente el señor todopoderoso posee todas las respuesta y todos los objetos de la creación son de su propiedad. Debemos agradecerle por la bondad de permitirnos ser parte de su generosa oportunidad de traernos a la Tierra.

Cuánta sabiduría surge de la boca de Renaud, igual que con maître Julien en el monasterio. De alguna manera, ambos han recibido muchas respuestas desde los cielos… claramente es su humildad la que ha permitido aquéllo. Quién asume que tiene todas las respuestas, jamás podrá aprender algo ni menos recibir a la providencia en su corazón. Quién piensa que puede poseer muchos objetos materiales, se encontrará en el paraíso con las manos vacías.

Sobre tu lugar de nacimiento, ir hasta él es una invitación. Queda para ti decidir si la aceptas o no. Después de todo, quizás tu nariz se sentirá abrumada por los aromas de un pasado tan distante. Aunque, ciertamente, te salvaste justamente porque alguien pudo percibir el perfume de la carne muerta. De otro modo, estarías paseando por el paraíso en lugar de cruzando por las calles de París con una carreta rumbo a Notre Dame

Abres la puerta que da a la calle, das un paso al lado y permites que el arzobispo salga tras de ti. Luego de cerrar la puerta, ahora sí camina delante tuyo… parece que el dolor de su cadera ha cedido o, de algún modo, es capaz de ignorarlo. Su paso es ligero y jovial, así que te esmeras en seguirlo sin perderlo… ¡va muy rápido y hay mucha gente! Debes poner atención.

Las callejuelas y los boulevards pasan vertiginosamente, hasta que llegan al barrio de los mercaderes: una cornucopia brutal que parece haberte sacado directamente los pulmones. La cantidad de esencias es tan abrumadora que de pronto eres incapaz de distinguir un olor de otro.

¿Estás bien, Raymond? Me parece que llevas allí parado varios minutos sin reaccionar.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#92

Mensaje por Guardiana » 10 Sep 2020, 20:52

Mientras escucho las palabras del arzobispo, no menos sabias que las de maître Julien, pienso que no he sabido pedir perdón por el incidente de la carreta… aunque no lo veo un error, sino una posible falta de control de un atributo tan característico.

¿Es un error carecer de un atributo como es la destreza? ¿se considera un error no aceptar ir al lugar donde nací? O quizás, ¿no mirar al pasado? Y este ultimo pensamiento se me escapa de la boca, como estar hablando solo… y, por un momento, que se me ha olvidado que hay alguien más a mi lado.. Aunque Renaud parece no haberme escuchado.

Tras salir al mercado y perseguir vigorosamente a mi guía, hasta llegar al barrio de los mercaderes, no me puedo creer lo que sucede en ese momento… como si todo a mi alrededor está detenido en el tiempo: las carretas, la gente que pasa a mi alrededor muy deprisa; y yo huelo, huelo tan intensamente, demasiados olores, ¿cuál saber cuál es?… se me nubla la vista, parpadeo.

Unas palabras que provienen del arzobispo, me sacan de mi especie de trance olfativo - Non, Maître Renaud, je ne me sens pas bien. Hace mucho tiempo, en el monasterio, me sucedió algo parecido: muchas olores a la vez bloquearon mi olfato… y cuando mi olfato se bloquea, algo malo puedo sentir… Je bloque quand je suis nerveux. Quizás el señor me esté poniendo a prueba.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#93

Mensaje por Baudelaire » 10 Sep 2020, 22:27

Renaud te extiende un pañuelo de lino blanco, recién almidonado. Al acercarlo a tu nariz, solamente hueles la tela y recuperas en algo la tranquilidad.

Un don como el tuyo sin duda debe ser una prueba permanente de los cielos. Quizás enfocarte pueda ayudarte un poco, cada vez que quieras verificar algún aroma… lo pones allí y solamente llegará a ti esa esencia. Espero te será útil y quizás podrás considerarlo un pequeño presente de mi parte.

Definitivamente es hermoso, ya el gesto es magnífico. El arzobispo sigue ayudándote y, además, te regala un objeto sencillo que podría servirte. Pasas los dedos para sentir la textura suave y liberar algo más del polvo recién aplicado. Lo mismo respecto al suave murmullo que hace al colarse el viento entre sus finas fibras. Tiene un pequeño grabado, dos letras elegantes: R y D.

Y, ¿bien? Tú dirás, yo te sigo y me vas indicando lo que quieras comprar.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#94

Mensaje por Guardiana » 11 Sep 2020, 23:03

Me siente entusiasmado y pienso a pesar de la que he liado con la carreta en el estrecho pasillo de la Catedral, aun así me ayuda… ¡Qué dios tenga en su gloria a Maître Renaud! El pañuelo huele a limpio, a sencillez, a confianza.

¡Oh, si, os materiales! Voici une liste: frascos, alambique de calidad, alcohol, émbolo, embudos, fleurs et d'autres parties des plantes… comme thym, menthe, melissa, pétales de rose, jasmin, d’oranger et colorants. Merci, Maître Renaud; me es muy útil, a lo mismo que esperanzador. Intentaré no perder el pañuelo. Si no es mucha indiscreción, pues ante todo no quiero ser inoportuno, desagradable o maleducado: ¿qué significan las letras R y D?

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#95

Mensaje por Baudelaire » 11 Sep 2020, 23:17

El arzobispo sonríe al ver como despliegas tu pergamino y lo largo que es.

Me parece que tendremos que hacer varios viajes, Raymond Duval… iniciales, R y D. Allons-y!

Primero los objetos voluminosos, luego los más pequeños y las herramientas. Le siguen los líquidos, entonces lo áridos y para terminar el material vegetal. Son 6 carreras por el mercado, escogiendo, oliendo y usando mucho el pañuelo: R y D. Así puedes irte concentrando y adquiriéndolo todo.

Nous avons terminé! Han sido casi dos horas de compras. Espero que estés satisfecho, maître Raymond Duval.

Apenas has hablado durante todo este período, completamente enfocado en escuchar las indicaciones de cómo llegar a que tienda o puesto ambulante. Miras nuevamente el pañuelo: R y D.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#96

Mensaje por Guardiana » 13 Sep 2020, 12:06

Me siento bastante agradecido de haber terminado la compra de los materiales más voluminosos, sin la ayuda de Renaud me habría perdido hace un buen rato por las callejuelas del mercado o me habría confundido de carreta… Merc, Maître Renaud. Sin vos como guía probablemente me habría tenido que guiar por mi olfato, y hay tantos aromas… bien que maintenant je vais l’avoir facile avec le mouchoir.

Aun así no sé si seguir estirando del hilo y continuar preguntando, Restera-t-il sans réponse? añadir sus palabras con alguna mirada entristecida.

Entonces, decide apostar por hablarle de manera persuasiva y estirando un poquito del hilo, quizás consiga algo más de información…
Maître Raymond, aunque el pañuelo me ayude mucho en cuanto a concentrarme en los olores… y si vos me lo dais… Je vous suis très reconnaissant. mais comme vous le comprendrez… je serais dépassé de ne pas savoir ce que ces initiales signifient..


Me quedo mirándolo en espera de su respuesta… a la vez que piensa Maître Renaud se redra-t-il compte de ce que j’essaie d'en faire?
► Mostrar Spoiler

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#97

Mensaje por Baudelaire » 13 Sep 2020, 15:34

Spoiler
Mostrar
¿Hay diégesis en lo que le ocurre a Raymond? ¿tampoco tú, Guardiana, tienes claro si ha completado la lista y el significado de las iniciales? De cualquier modo, responderé dentro de juego. :o

El arzobispo, junto a las cosas, ya de regreso en la sacristía te entrega el pergamino y te extiende un pluma. Procede a nombrar una a una tus compras, mientras vas marcando para comprobar que tienes todo. Le regresas la lista para una doble verificación: tu indicas y el anota. Al cabo de unos minutos, ya te sientes más tranquilo y procedes a indagar más acerca del pañuelo.

Maître Rrrrrrr aymod Dddddd uval, je suis sûr que tu as bien compris. Pero de todos modos, la R es la inicial de un nombre y la D, de un apellido.
Spoiler
Mostrar
Estoy seguro que lo has comprendido bien.

Miras las letras bordadas y caes en cuenta que son tus propias iniciales. Sabiendo que vendrías, alertado por el abad, ha hecho bordarlas en un pañuelo nuevo. Sin duda se trata de un hombro infinitamente generoso, además de ayudarte con mucha calma y apenas conociéndote, ha tenido a bien seguir las recomendaciones de maître Julien para que tengas menos problemas con las compras.

Ya es entrada la tarde y querría pedirte un favor, Ramuntcho. Me gustaría tu asistencia para preparar la misa de vísperas… ¿me ayudarías o prefieres que te deje en tu lugar de nacimiento? Podrás, de cualquier modo pasar la noche aquí y estar presente en la misa de matines para luego hacer la visita a tu cuna. Cuéntame que prefieres o si, en realidad, tienes algunas ideas completamente diferente. Estoy abierto a ellas.
Spoiler
Mostrar
Por supuesto, es la conclusión que saca Raymond. Pues también Renaud D'Hombières tiene iniciales R y D, así que también puede tratarse de una grandiosa coincidencia… aunque sigue siendo también atribuíble a la providencia.
Aquí se abren múltiples posibilidades para tu monje, más allá de que le presenta el arzobispo. Considerando que la opción de rechazar ambas misas y partir de inmediato también es aceptable o de asistir a ambas y dejar la visita a su lugar de nacimiento para otro día. Tienes plena libertad, Raymond es tu personaje. ;)

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#98

Mensaje por Guardiana » 17 Sep 2020, 21:12

En el momento en que el Maese Renaud le indica que significarían Raymond Duval, recuerdo cuando Maître Julien me comentó que fui encontrado en la casa siendo un bebé y que mis progenitores habían muerto. Así que imagino y doy por supuesto que es algún pañuelo que recogieron de mi madre cuando me encontraron en la casa.

¿Guardaron mis padres algo que no haya sido encontrado?

Decidido a pasar más tiempo en Paris, ya que me tiene fascinado, le comento al arzobispo, ¡Oh, Maître Renaud! Je serai heureux d’assister à la messe des vêprès. Pero antes me gustaría, sino es problema, ir al lugar de mi nacimiento. Je pense que je suis prêt.

Y el pañuelo lo guardo considerándolo lo más preciado.

HERALDO HISTORIADOR (Baudelaire)

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#99

Mensaje por Baudelaire » 17 Sep 2020, 22:27

El arzobispo asiente y a poco de salir de la iglesia, recorren un par de callejuelas detrás de ella para llegar a un sitio bastante derruído. Se nota que es un lugar que sirve para dejar en cuarentena a las personas con enfermedades desconocidas. Al detenerse, apunta a una pequeña construcción que ha perdido parte del techo y muros, apenas a un tiro de piedra. Se excusa para retirarse rápidamente, sabes que la preparación de la misa de vísperas toma tiempo… considerando la cantidad de gente que albergará Notre Dame.

Te quedas, pues, dando tranquilos pasos hacia el lugar que te ha sido indicado. Nota que, quizás por a prisa o por alguna complicación, Renaud no ha respondido tu pregunta sobre los objetos. Pero según observas al llegar, todo parece intacto… salvo el daño en el lateral. Analizas que podría haber provocado el derrumbe y descubres que el umbral de la puerta había cedido. El acceso para rescatarte lo hicieron de urgencia por el costado, personas que desconocían como hacerlo. Hay un hueco para entrar de rodillas y arrastrándose.

Lo que te asombra es que, hasta ahora, el único aroma que llena tu nariz es el del pañuelo. Sí, está guardado, pero sigues percibiendo aquél perfume. Inspiras y espiras profundamente para liberarte y apreciar que esencias hay al interior. Solamente un tenue atisbo de pelaje de ratas y moho, con un leve toque de los efluvios típicos de la fabricación de la cerveza. La luz se cuela por los huecos y la capa de polvo es bastante profusa. Igual que telarañas amarillentas y corroídas.

Si alguien ha venido aquí después de tu rescate, parece que prefirió quedarse en el exterior. Tras cruzar un poco, puedes volver a erguirte y notar frente a tus ojos una cuna desvencijada. Una suave brisa se cuela y la agita, desprendiendo algo que podría ser sudor.

Raymond (Guardiana)
Perfumista parisino

Re: L'enquête vers l'Art Sacré: la voix du divine dans le cœur

#100

Mensaje por Guardiana » 24 Sep 2020, 11:56

Me quedo tranquilo, al ver que disfrutaré un poquito más de Paris. De hecho, siento curiosidad por sus compañeros de misa; pues no sé de costumbres y claramente estoy deseoso de aprender y de conocer, aunque tenga fama de el torpe.

La verdad es que me sorprendo con aquella casita pequeña, ahora vacía y humilde; más bien me parece un lugar en el cual alojarse de paso. Tras pasar por el agujero del costado de rodillas y agachado y al observar aquello, se me desuela el alma. Aparte del aroma del pañuelo que no me deja concentrarme, hago el esfuerzo sacando voluntad para concentrarme en el lugar, en lo mugroso que esta todo y mis ojos se fijan en esa cuna: me viene un olor a sucio, a sudor, a muerte, igual que me invade la nostalgia y sin quererlo, comienzo a llorar.

Mientras lloro; ya estoy junto a la cuna, con todas las sabanas sucias, llenas de agujeros, de pelos de rata… No me atrevo a tocarla; aunque, de hecho, quiero. Pero dos veces quiero y vuelvo a poner mis manos en el hábito. Al final, me decide a tocarla: pongo mis manos en esa madera, con la esperanza que mis progenitores puedan haber dejado una señal, como en aquel sueño.

Aquel sueño, sí. Que mis padres venían a verme a la catedral mientras me nombraban perfumista, ahora sé que aquéllo que predecía el sueño era que estaría aquí, visitándoles… en vuestro lecho de muerte y mi cuna ¿Estáis aquí?

¿Padre, madre, estáis aquí? ¡¡Hacedme una señal!! ¿Que pasó? ¿que os pasó? F¿ueron las ratas? Miradme, ¡sobreviví!

Editor completo

Volver a “Preludio”