[Recurso] Resonancia

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 11738
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

[Recurso] Resonancia

#1

Mensaje por Alexander Weiss » 05 Jun 2022, 21:11

RESONANCIA
En el principio, antes de que el Paraíso fuese destruido, la Creación consistía de un número casi infinito de niveles de significado. Cada objeto poseía múltiples niveles de existencia –una espada también podía ser una canción, una rosa, un espíritu y una filosofía, y existía como todas esas cosas al mismo tiempo. La Creación era un sistema complejo e interconectado activado por el significado y el simbolismo, y los Elohim podían utilizar los significados y los símbolos para afectar al tejido de la Creación. Mediante el poder de su saber –su capacidad para afectar a todos los niveles de la Creación- un Elohim podía recitar un poema y provocar que naciera una estrella porque la estrella y el poema eran la misma cosa.
Después de que el Creador devastara el Paraíso, la Creación perdió gran parte de su riqueza y complejidad. Ángeles y demonios por igual descubrieron que ya no era tan sencillo utilizar su saber para manipular la Creación, porque la naturaleza múltiple de las cosas había sido reducida. De hecho, algunos objetos y conceptos ya no tenían una naturaleza múltiple y eran entidades únicas y aisladas. Sin embargo, en esta Creación reducida, seguían existiendo relaciones entre las cosas. Aunque ahora dos objetos podían ser entidades separadas en lugar de dos facetas de una misma entidad, seguían teniendo una conexión. Un objeto actuaba como un símbolo o un débil reflejo de otro –y manipulando uno, un demonio podía ser capaz de manipular otro de alguna forma. Un poema y una estrella ya no eran la misma cosa, pero cambiando el poema de una forma particular un demonio podría ser capaz de cambiar la estrella en formas similares.
A medida que avanzaba la Edad de la Ira, cada cuerpo de saber fue acumulando un cuerpo de símbolos y conexiones. Estas resonancias reflejaban las conexiones e interacciones que todavía existían en los niveles de la Creación. Demonios y ángeles por igual utilizaron las resonancias para hacer su saber más poderoso, utilizando los símbolos como lentes para concentrar el poder de sus evocaciones. Puede que un demonio no fuera lo suficiente para partir una montaña por la mitad, pero si utilizara un símbolo que representara la montaña, como una gema especial, podría incrementar la fuerza de su evocación y destruir la montaña.
En el nuevo y confuso mundo moderno, los demonios tienen que buscar las resonancias, que han perdido gran parte de su anterior poder. La Creación es más débil y delicada que nunca y los símbolos de saber ya no son lo bastante poderosos para magnificar la fuerza y efecto de las evocaciones. Sin embargo, la Creación sigue siendo un laberinto de interacciones y conexiones y los símbolos todavía tienen cierto poder. Utilizando un objeto que resuene de alguna forma con un saber determinado, un demonio puede controlar mejor el tejido de la Creación con una evocación, aunque el poder de esa evocación no cambie.
Una curiosa ventaja del mundo moderno para los demonios, es que ahora existen más objetos y conceptos que resuenan con el saber que en la Edad de la Ira. Mientras los demonios estaban encerrados en la prisión del Abismo, la humanidad dejó su propia marca sobre la Creación, construyendo nuevos inventos e ideas. Como las invenciones surgieron de los bloques establecidos de la Creación, incorporaron en sí mismos los símbolos y resonancias previos. Cuando aparecieron las nuevas creaciones, se conectaron con las resonancias e interrelaciones del saber. La Creación es más débil ahora, pero también más grandes y con una mayor diversidad de objetos, ideas y personas. Como resultado, los símbolos han diluido su fuerza, pero han ampliado su alcance. Cuando antaño sólo una canción resonaba con el Saber de la Añoranza, ahora casi toda la música tiene conexión con ese saber, no importa que sea tenue. De forma similar, esa música podría tener un efecto resonante sobre una evocación incluso si es interpretada con un instrumento que no existía en la Edad de la Ira, como una guitarra eléctrica, porque la guitarra está basada en los mismos principios y símbolos como todos los instrumentos y la música, pues toda la música nació del Saber de la Añoranza.

UTILIZAR LAS RESONANCIAS
El siguiente sistema opcional permite a los demonios conseguir pequeñas ventajas utilizando símbolos, objetos o conceptos resonantes en sus evocaciones. Estableciendo una conexión simbólica entre ellos y su saber, los demonios encuentran más fácil evocar su saber y manipular la Creación.
Una evocación normal es simplemente un acto instantáneo de voluntad –un acto tan natural como flexionar un músculo para un mortal. El demonio decide qué efecto quiere crear, y entonces activa su saber –pulsando los mecanismos ocultos de la Creación que ayudó a construir en los principios del tiempo. Si su habilidad no es suficiente, la evocación falla; si su habilidad es fuerte, evoca su saber, esperando que de la forma que deseaba.
Cuando un demonio incorpora elementos resonantes, el proceso de evocación cambia. Lo que antes era un acto instantáneo de voluntad se convertirá en un proceso más complejo. El demonio debe utilizar de forma activa el nuevo elemento en la evocación, construyendo una nueva interpretación de su saber y sintiendo cómo resuena en su símbolo. Hacerlo no le lleva más tiempo que en una evocación normal, o podría llevarle mucho más tiempo, dependiendo de la resonancia utilizada. Un demonio podría simplemente avanzar sobre una hoguera para resonar con el Saber de la Llama, y sólo le llevaría un segundo adicional invocar el saber –pero un Corruptor que utilice la danza para resonar con el Saber de la Añoranza necesitará pasar varios minutos bailando para conseguir el beneficio. De forma similar, lo que antes fue un acto en su mayor parte invisible se convierte en una interacción visible con el objeto o concepto resonante. Si tu personaje no utiliza la resonancia de una forma que haga la evocación obvia de alguna forma a los observadores –incluso aunque no se den cuenta de lo que está haciendo- probablemente no le ayudará en su intento de evocación.
Cuando quieras incorporar una resonancia en la evocación de tu personaje, dile a tu Narrador lo que está haciendo tu Caído. ¿Está recitando un poema para capturar la lealtad de alguien? ¿Bebiendo un cóctel de sangre y drogas para alterar la química de su cuerpo? ¿Enterrándose en la tierra que espera controlar? Describe la forma en que tu personaje utiliza los elementos resonantes. Las evocaciones más poderosas requieren una resonancia más significativa –cuanto más esperes alcanzar, más necesitarás hacer para conseguir esa ventaja. Podría bastar con una lectura del Tarot para realizar una evocación menor del Saber de los Patrones, pero para las evocaciones más poderosas, el demonio podría necesitar conectar cientos de ordenadores en un circuito predecible.
El beneficio de utilizar la resonancia es sencillo. Si el Narrador está satisfecho con un uso particular de la resonancia, la dificulta de la evocación disminuye en 1. La evocación se hace un poco más sencilla de realizar. Normalmente no es posible conseguir ningún beneficio adicional utilizando resonancia, no importa cuántos elementos resonantes adicionales utilices. En esta edad decadente de la Creación, la resonancia es demasiado débil para algo más que para facilitar una evocación. Sin embargo, un poco más de facilidad puede ser lo que tu personaje necesita en un momento crucial. La resonancia no es una forma de darle poder a tu personaje, simplemente es una forma de hacer las evocaciones más interesantes, permitiendo mejorar algunas escenas y proporcionar una recompensa a la creatividad del jugador.
El saber es un arte, y los demonios son los artistas de la Creación, no simples técnicos. A medida que se adaptan a este mundo, pueden aprender a manipularlo mediante una nueva y diversa serie de símbolos y resonancias e incorporar esos símbolos en el arte del saber para ayudarle en sus evocaciones. Pero no existen reglas concretas que dicten cómo puede utilizarse la resonancia. La comprensión del saber de un demonio es un elemento único y personal y dos demonios distintos no evocan o perciben su saber de la misma manera. Una resonancia que provoca un recuerdo o inspira una forma más fácil de activar los mecanismos de la realidad para un personaje podría no significar nada para otro, así que ese demonio no conseguirá beneficios incorporando esa resonancia particular en el arte de su evocación. El Narrador siempre tiene la última palabra de si una resonancia concreta te ayudará en una evocación particular, y está en su derecho de decidir que no funciona, incluso aunque tu personaje se haya beneficiado de esa misma resonancia la última vez que realizó la misma evocación.
El Narrador también puede decidir, a su discreción, permitir a los jugadores que utilicen esa resonancia con otras tiradas relacionadas con el saber, como asumir una forma apocalíptica, dar poder a los esclavos o elaborar reliquias. Cualquier bonificación obtenida de una resonancia es pequeña –una reducción en la dificultad en 1, o quizás un dado extra en tu reserva- pero toda ventaja ayuda.

RESONANCIA Y PERSONALIDAD
Los objetos y artefactos no son los únicos elementos que resuenan con la Creación. Las ideas, filosofías y sentimientos también tienen mucha resonancia, e influencia sobre el saber y las evocaciones. Si un demonio realiza una evocación bajo una emoción particular, el Narrador podría decidir que la emoción es una resonancia lo bastante fuerte para ayudarle en la evocación de esa emoción, combinada con otros elementos resonantes, para reducir la dificultad de la evocación.
Sin embargo, un factor importante es que la relación entre personalidad y saber no es un camino de un único sentido. Al igual que las emociones y personalidad de un personaje pueden influir en el uso de su saber, su saber también puede moldear y controlar su personalidad. El saber de un demonio es un conocimiento espiritual, una fuerza que moldea y da forma a su alma y esencia. Los demonios con una puntuación elevada en un saber particular tienden a gravitar hacia los tipos de personalidad –Naturalezas- que resuenan con fuerza con ese saber. Un demonio con elevadas puntuaciones en varios saberes gravitará hacia las Naturalezas asociadas con su saber primario. Sin embargo, esto sólo es una tendencia. Tu personaje puede tener la personalidad que quieras. Sin embargo, puede sentirse atraído hacia una Naturaleza resonante cuando se encuentre bajo de Fuerza de Voluntad, o podría actuar de acuerdo con una Naturaleza particular como una forma de estudiar mejor una senda de saber.

RESONANCIAS ESPECÍFICAS
La siguiente es una lista de varios objetos, conceptos, ideas y Naturalezas que resuenan con cada saber accesible a los personajes de Demonio. Por supuesto, no se trata de una lista exhaustiva. Si tu crees que una cosa determinada debería resonar con un saber concreto, presenta esa idea a tu Narrador –que no hay duda que tendrá sus propias ideas para nuevas resonancias.
Percibirás que hay varias resonancias conectadas con múltiples sendas de saber. La luz, por supuesto, es una resonancia del Saber de la Luz, pero la luz natural también resuena con el Saber de los Celestiales. El color también es una resonancia del Saber de la Luz, pero el color rojo también resuena con el Saber de la Carne, mientras que el color verde resuena con el Saber de la Naturaleza. Después de todo la Creación es un complejo laberinto de interacciones y muchas cosas resuenan para diferentes saberes. Esas resonancias pueden ser muy útiles para evocar efectos conjuntos (ver el Capítulo Seis).
Saber de la Añoranza: Éste es un saber de emoción e inspiración y casi cualquier cosa que puede evocar emoción –especialmente amor, lujuria o deseo- puede ser una resonancia. Entre elementos destacados se cuentan poesía, música, arte, tacto, ropa, buena comida, vino, belleza, cartas de amor y películas pornográficas. Entre las Naturalezas Resonantes se cuentan Vividor, Protector, Conspirador y Ansioso de Emociones.
Saber de la Bestia: Como es obvio, este saber resuena con los símbolos de animales. Todos los animales resuenan con este saber, especialmente los animales salvajes y sin domar. Entre otros elementos resonantes se encuentran el pelo, el cuero, los collares, jaulas, los colores rojo y marrón, olores fuertes, carne cruda, fustas, sangre, heces, cazar y los sonidos de animales cazadores. Entre las Naturalezas resonantes se encuentran Bravo, Competidor, Solitario y Superviviente.
Saber de la Carne: La carne viva es el principal símbolo de este saber –ya sea animal o humano. La carne muerta es un símbolo menos importante, pero sigue siendo útil, como cualquier símbolo que evoque pensamientos de biología y funciones corporales. Entre los ejemplos destacados se cuentan hospitales, morgues, sangre, drogas, medicina, el color rojo, doctores, sexo, tatuajes y arte corporal. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Vividor, Masoquista, Monstruo y Superviviente.
Saber de los Celestiales: Una gran variedad de símbolos diferentes resuenan con este saber –no sólo símbolos de ángeles y demonios, sino también símbolos de pureza y de cuerpos celestiales. Entre estos elementos destacan pájaros, murciélagos, diamantes, astronomía y astrología, estrellas y planetas, luz natural (del sol o de la luna), plumas, el color blanco, coronas y cristales. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Autócrata, Juez, Perfeccionista y Tradicionalista.
Saber del Despertar: Este saber resuena con símbolos de salud, vida y vitalidad. Entre estos símbolos se encuentran el amanecer y la mañana, el agua fría, los niños, los embarazos, lechuzas, hospitales, medicina, los colores azul y verde, el corazón, risa, amor, calor confortable (pero no insoportable), el barro y las flores. Entre las Naturalezas resonantes se encuentran Vividor, Protector, Niño y Caballeroso.
Saber del Espíritu: Imágenes de fantasmas y espíritus resuenan enormemente con este saber, así como los símbolos de comunicación y control sobre los espíritus. Entre los ejemplos de estos elementos se cuentan tableros de wija, cristales, sombras y siluetas, rituales, celebraciones religiosas, máscaras, cartas de Tarot, jaulas y círculos mágicos. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Conspirador, Juez, Mártir y Visionario.
Saber del Firmamento: Este saber resuena con símbolos de comunicación, especialmente la comunicación a distancia. Obviamente la televisión y la radio son resonancias fuertes pero entre otros ejemplos también se cuentan los libros, internet, teléfonos, cantar, leyendas urbanas, telescopios y antenas, pájaros, alas, correr y cualquier clase de organización grande (incluyendo las religiones). Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Director, Pedagogo, Perfeccionista y Visionario.
Saber de la Forja: Herramientas, invenciones y objetos elaborados por manos mortales (e inmortales) son los que más resuenan con este saber. Los objetos creados por un único herrero son más resonantes que los objetos producidos en masa –una antigua espada de Toledo o una rústica hacha de piedra es más resonante que un coche o un ordenador. Entre otros elementos resonantes se cuentan forjas, yunques, martillos, carbón, escultura, máscaras talladas y relojería. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Arquitecto, Director, Pedagogo y Perfeccionista.
Saber del Fundamento: Los símbolos de las leyes de la física y la mecánica resuenan con este saber. Entre los ejemplos de estos símbolos se cuentan libros de ciencia, el sol y las estrellas, relojes y relojería, artefactos mecánicos y electrónicos, péndulos, circuitos y objetos en movimiento a gran velocidad. Debido a la naturaleza impersonal de este saber común, no existen Naturalezas que resuenen especialmente con él. Los Maestros de este saber pueden manifestar cualquier personalidad.
Saber de la Humanidad: Los seres humanos, con todas sus glorias y miserias, son los principales y definitivos símbolos de este saber. Los elementos que resuenan con este saber son cosas que resuenan con los humanos a nivel personal –belleza, emociones, relaciones, política, ciudades y sociedades. Debido a que este saber abarca todas las cosas humanas, todas las Naturalezas resuenan con él, y casi cualquier estado emocional podría tener un efecto en la evocación de este saber.
Saber de la Llama: El fuego, en todas sus formas, es la resonancia primaria de este saber –desde las llamas de una vela, pasando por hogueras y calentadores eléctricos. Las emociones y símbolos que asociamos con el fuego y el calor también son relevantes. Entre los ejemplos más destacados se cuentan el color rojo, comida picante, leones, rubíes, desiertos, aceite y volcanes. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Vividor, Competidor, Pedagogo y Embustero.
Saber de la Luz: Todas las clases de luz –y todos los símbolos asociados con la luz y las imágenes- pueden resonar con este saber. Entre estos elementos se encuentran estroboscopios, programas de televisión, pintura, fotografía, lentes, cristales, espejos, prismas, arco iris, focos, todos los colores, ropa transparente y drogas alucinógenas. Entre las Naturalezas resonantes se incluyen Niño, Caballeroso, Embustero y Visionario.
Saber de la Muerte: La sociedad humana se ha obsesionado por los símbolos de la muerte y la mortalidad durante miles de años y hay muchas resonancias para este saber. Entre estos elementos se cuentan cementerios, cantos fúnebres, carne podrida o ropa raída, polvo, ataúdes, relojes, los colores blanco y negro, lirios, cuervos, mármol, arena y procesiones funerales. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Protector, Jugador, Solitario y Penitente.
Saber de la Naturaleza: No debería sorprender que las plantas de cualquier tipo, desde pequeños líquenes a enormes secuoyas, sean las resonancias de este saber. La madera normalmente no lo es ni tampoco los objetos de madera –las plantas vivas son lo que de verdad sugiere la Naturaleza. Entre otros ejemplos se cuentan bosques, junglas, pantanos y otros lugares naturales, los colores verde y marrón, los sonidos de la naturaleza, pigmentos y fibras naturales. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Protector, Solitario, Rebelde y Superviviente.
Saber de los Patrones: Cualquier elemento que posea un patrón complejo o varios elementos que unidos conformen el patrón de otro –como un método de adivinación o predicción- es una posible resonancia para este saber. Entre los posibles ejemplos se incluyen la astrología, las cartas (normales o de Tarot), circuitos, ordenadores, el mercado de valores, gemas, telarañas, tapices y relojería. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Director, Jugador, Perfeccionista y Visionario.
Saber de los Portales: Toda clase de portales –independientemente de que conduzcan a espacios reales o imaginarios- pueden resonar con este saber. Entre estos elementos se cuentan puertas y ventanas, por supuesto, pero también obras de ficción, espejos, túneles, las matemáticas sobre dinámica espacial, películas, anillos, entradas a cuevas y círculos mágicos. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Juez, Bizarro, Ansioso de Emociones y Visionario.
Saber de los Reinos: Los símbolos de este saber no sólo incluyen cosas que sugieren el más allá, sino casi cualquier cosa que sugiera la existencia de otro mundo u otro espacio más allá del nuestro. Entre los principales elementos resonantes se cuentan espejos, pinturas, sombras, mortajas, obras de fantasía, historias de fantasmas, transbordadores, el color negro, niebla e ilusiones ópticas. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Pervertido, Solitario, Monstruo y Bizarro.
Saber del Resplandor: La nobleza, el liderazgo, el derecho divino de los reyes –son las imágenes que resuenan con este saber, como los símbolos de luz, poder y sabiduría. Entre estos elementos se cuentan coronas, banderas, la luz del sol, riqueza, ropas lujosas, cetros, espadas, tronos, podiums, manifiestos, oro y el color púrpura. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Autócrata, Director, Pedagogo y Tradicionalista.
Saber de las Sendas: Cualquier símbolo de viajar o de caminos puede resonar con este saber. Los vehículos son un símbolo extremadamente potente del Saber de las Sendas, especialmente los vehículos conducidos o dirigidos por una única persona. Otros ejemplos son compases, mapas, zapatos y botas, laberintos, atlas y carreras. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Autócrata, Conformista, Fanático y Visionario.
Saber de la Tierra: Obviamente, la tierra y la piedra son las resonancias de este saber, así como todas las gemas y metales, desde el oro al hierro. Estos materiales son más resonantes en sus formas puras que en un aspecto forjado o artificial, y así, un lingote de hierro puro o una esmeralda en bruto son más resonantes que una espada de acero o un anillo de esmeraldas. Entre otros elementos se cuentan terremotos, montañas, minas, granjas y los colores negro y marrón. Entre las Naturalezas resonantes se incluyen Arquitecto, Conformista, Confabulador y Tradicionalista.
Saber de las Tormentas: El agua en todas sus formas es la principal resonancia de este saber, desde un océano en calma hasta una tormenta desatada. Los elementos que se encuentran en el agua, como peces, corrientes y electricidad también son símbolos útiles. Entre algunos ejemplos destacados se cuentan hielo, ríos, huracanes, mareas, olas, los colores verde y azul, peces, electricidad, nubes, cristales, aguamarinas y barcos. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Protector, Conformista, Solitario y Bizarro.
Saber de la Transfiguración: Los símbolos del cambio, mutabilidad e inestabilidad son las resonancias de este saber, así como las imágenes que enfatizan la apariencia sobre la sustancia. Entre algunos ejemplos destacados se cuentan espejos, barro, agua, mercurio, máscaras, toda clase de ropa, actores, lentes de distorsión, cámaras, maquillaje y dados. Entre las Naturalezas resonantes se cuentan Conspirador, Pervertido, Rebelde y Embustero.
Saber de los Vientos: El aire es la principal resonancia de este saber, especialmente el aire en movimiento –desde la brisa más tenue hasta una galerna rugiente. Entre otras resonancias se incluyen tornados y huracanes, flautas, el color azul, música, instrumentos de viento o de cuerda, ropa ligera, humo, cometas y pájaros, especialmente águilas. Entre las Naturalezas se incluyen Vividor, Pervertido, Jugador y Visionario.

juliodelhumeau
Mensajes: 14
Registrado: 16 Ago 2021, 16:51

Re: [Recurso] Resonancia

#2

Mensaje por juliodelhumeau » 17 Jun 2022, 20:55

oye, está geniál muchas gracias.

Editor completo

Volver a “Demonio”