LAS BARONÍAS

Documentación e información varia recopilada por Pedro Gutiérrez de la Ensenada a cerca de la situación actual de Jaén.

Moderador: Endimion1

Avatar de Usuario
Endimion1
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 244
Registrado: 15 Mar 2020, 00:06

LAS BARONÍAS

#1

Mensaje por Endimion1 » 13 Dic 2020, 12:19

Desde la declaración del Decreto del Iranzo se ha recuperado, por parte del Condestable, la antigua tradición de las Baronías, que como explicaré más adelante corresponde a una serie de necesidades logísticas y de organización de la provincia de Jaén.

Alcalá la Real, Andújar, Úbeda y Baeza han sido, históricamente, las cuatro ciudades más importantes, además de la propia capital, de la provincia y, por ende, han sido, junto a Jaén, los lugares de mayor concentración de población, además de aglutinar gran influencia artística, religiosa, política y/o militar. Es por ello que allá por el 1250, una vez se hubo asentado el cristianismo en la provincia tras el exitoso asedio de Jaén, que ocupó los años 1245 y 1246, se decidió organizar de manera eficiente la disposición militar y logística de Jaén, apoyándose en estas ciudades, a las que podríamos denominar satélites, para asentar esta nueva sede de poder y organizar la defensa de lo ya conquistado.

Dicho todo esto, y puestos en antecedentes, se puede explicar mas en detalle el por qué de su designación como Baronía por el príncipe de la época y los motivos por los que se mantuvo esta designación hasta que el Sabbat tomó el control de la capital y acabó con todas las tradiciones impuestas por los seguidores de la Camarilla.

Alcalá la Real: Siendo de todas estas ciudades la que menos población albergaba, y la que políticamente menos poder tenía, contaba con una posición logística envidiable, pues esta ciudad se sitúa en los límites sur de la provincia, muy cerca de Granada que por aquel entonces era el centro de poder musulmán más importante en la península ibérica. Es por ello que se decidió instaurar una fuerza militar de defensa permanente en la fortaleza del Castillo de La Mota, una construcción de origen musulmán que data del año 731 que se reformó y adaptó a las necesidades cristianas tras la reconquista de la ciudad. Además de esta fuerza militar se dispuso un grupo de batidores, formados por hombres del séquito de caza del Rey Fernando el Católico, para que custodiaran los alrededores de la ciudad, en especial los bosques y cerros circundantes, los cuales eran utilizados por los musulmanes para el transporte de alimentos y armas a las zonas periféricas de la provincia de Granada con el fin de dar apoyo a los grupos de guerrilla que operaban en la zona para evitar el avance de los ejércitos cristianos. Por supuesto esto no pasó desapercibido por la sociedad cainita de la época, en concreto por el príncipe de Jaén de la época, que decidió otorgarle el rango de baronía y nombrar a uno de sus más allegados cerebros tácticos para dirigir, desde la sombra, la defensa de la ciudad. Actualmente Alcalá la Real y los pequeños pueblo de su alrededor, en donde habitan poco más de 20.000 habitantes, son un núcleo de población de poca importancia para la capital pero dada la guerra en la que nos encontramos contra el Sabbat y siendo Granada, como es, un centro de poder de la Espada en la península, no es de extrañar que se haya retomado la tradición y se haya instaurado como barón a D. Ramón Elizondo, un afamado nosferatu famoso por su gran capacidad para obtener información.

Andújar: Si bien esta ciudad posee una idiosincrasia similar a la de Alcalá la Real, es un núcleo de población relativamente pequeño pero posee gran valor estratégico debido a su situación como una de las fronteras norte de la provincia, su designación en lugar de Linares como baronía siempre ha estado en el candelero. Si bien Linares está logísticamente algo mejor situada que Andújar, cabe recordar que en el camino desde Jaén a Madrid la ciudad de Linares está mejor situada y comunicada y su población en la acutalidad es de más de 100.000 habitantes, frente a los casi 37.000 censados en Andújar, el motivo principal para que se designase a Andújar como baronía reside en el hecho de que el famoso monasterio de la Virgen de la Cabeza, lugar de peregrinación y romería anual todos los meses de abril, se encuentra en esta ciudad. Como comprenderéis fue el interés por proteger este lugar santo, sumado a la cercanía de Andújar a la provincia de Córdoba, por la que se designó a esta ciudad como baronía. La restitución este rango ha traído consigo el nombramiento de Dª. María Estrada como su regente. Aunque entraremos en detalle sobre los barones más adelante si que deseo destacar el hecho de que esta tremere ha instaurado una capilla del clan en Andújar y que, en la ciudad, principalmente habitan vástagos de este clan.

Úbeda y Baeza: Esta baronía, formada por dos ciudades hermanas que se encuentran situadas muy cerca la una de la otra, fue designada por criterios bastante diferentes a los dos casos anteriores. Además de que históricamente, y hasta entrados en el siglo XVIII, estas dos ciudades se gobernaban como una sola el patrimonio histórico y cultural de las mismas, sumado al hecho de que durante la reconquista se convirtieron en sedes del poder religioso en la provincia, hizo que fuera de capital importancia el control de ambas ciudades, de una manera más "directa", por parte de la estirpe, al objeto de poder influir en sobre el rebaño de manera más directa y eficiente. Además, y durante el siglo XIII, fue uno de los núcleos de población mas importantes de la provincia, solo superado por la capital. A día de hoy estas ciudades patrimonio de la humanidad son un gran núcleo turístico y artístico, situándose en Úbeda una de las academias de arte más importantes de la provincia. Tras la restauración de su título de baronía se otorgo el cargo de barón de Úbeda y Baeza a D. Ricardo González, del clan toreador, encomendándosele la tarea de investigar y recuperar todas las reliquias que se supone el Sabbat escondía en estas dos ciudades, las cuales fueron hasta que se retomaron por el Condestable grandes centros de poder religioso para la Espada y lugar donde se llevaban a cabo ante estas supuestas reliquias, según los datos de inteligencia de la Torre, una serie de rituales y peregrinaciones, enlazadas a las distintas fases de la luna y cambio de las estaciones, de los fanáticos de la Espada de los alrededores.

Me despido de estas líneas no sin recordaros que podréis obtener mayor información a cerca de los barones en la sección sobre titulada "Vástagos destacados" de este dosier y haciendo hincapié en el hecho de que estos barones, además de ser nombrados por el propio Condestable, son parte junto con el Príncipe de Jaén del Consejo de la Ciudad, el cual se reúne mensualmente en el Castillo de Santa Catalina.
El honor y el valor lleva al hombre a la victoria

Editor completo

Volver a “[DI] DOSIER DE PEDRO GUTIÉRREZ DE LA ENSENADA”