"Countdown" 2

Avatar de Usuario
Voivoda
Fundador
Fundador
Mensajes: 6927
Registrado: 13 Jul 2019, 17:50
Ubicación: Madrid
Mensajes miarroba: 27.018
Antigüedad: 7 de Agosto de 2004
Contactar:

"Countdown" 2

#1

Mensaje por Voivoda » 22 Feb 2024, 19:57

La llegada del sol templó los ánimos de ambos. A pesar de las urgencias y las emociones de la noche pasada, vuestros cuerpos muertos se rindieron al efecto eterno de la verdadera muerte, que se manifiesta con cada amanecer. Apenas sois capaces de recordar el brillo del sol sobre los millones de ventanas de los edificios de la ciudad de Nueva York.
refugio.jpg
Desde luego nada tienen que ver con el almacén en el que habéis pasado el día. Tadd localizó el lugar hace un tiempo en los alrededores de Little Italy, el reducido barrio en el que aún opera entre las sombras la comunidad de italo-descendientes de la ciudad. Discreto, con una puerta que da a un callejón secundario, sin tráfico cerca. Pero evidentemente temporal y nada seguro. Tenía que poner una barra de metal para evitar sustos durante el día. Nicole sentía que era poco más que un agujero donde esconderse como una alimaña, pero no dijo nada porque Tadd le había proporcionado donde dormir en un momento en el que necesitaba pasar desapercibida.

Tadd volvió pensativa del callejón después de hablar con Antoni. La preocupación se dibujaba en su rostro al tiempo que se multiplicaban las preguntas en su mente. Sabía que lo más sensato era abandonar a la tal Nicole y dedicarse a sus propios asuntos. El tiempo corría y la foto que le había llegado al móvil lo aceleraba. Era un colmillo arrancado desde la base de la encía, acabado en una punta fina como la de una aguja. Un souvenir que los salvajes amigos de Yahaira Bolívar habían tomado de su Sire. Por un momento Tadd tuvo la tentación de mandarlo todo a tomar por culo. Que Nicole salvara su pellejo y que a su Sire le arrancaran todos los dientes uno por uno.

Pero si Nicole era una víctima inocente no podía abandonarla.

Y su Sire era un auténtico hijo de puta, pero tampoco podía abandonarle.

Antoni no se había andado con rodeos. En menos de una semana la ciudad de Nueva York iba a ser sede de una cumbre de la OTAN. Y había desembarcado toda la caballería del país. Los agentes de la policía eran poco más que las mascotas de todo un ejército de miembros del FBI, la DEA y del propio ejército que se estaban desplegando por la ciudad. De hecho, lo que sea a lo que se dedique el amigo de Tadd está paralizado durante unos días para no llamar la atención. La conclusión es que cualquier tipo de incidente extraño que captara una cámara de vigilancia o que figurara en una base de datos estaba bajo el análisis directo de agentes especializados en la lucha antiterrorista.

Tadd cerró suavemente la puerta del almacén y miró a Nicole con preocupación.

La Malkavian estaba en una especie de trance en el que había entrado después de despertarse y de saborear aún en sus recuerdos sensoriales los últimos restos de la melancolía de la chica de la que se había alimentado la noche anterior. Hacía tiempo que no dejaba su mente en blanco permitiendo que fluyera por ella el torrente aparentemente irracional de imágenes y sensaciones por las que navegaban las mentes de sus compañeros de Clan.

Anna le había enseñado a comprender que esa fluctuación de imágenes y sonidos aparentemente sin sentido en realidad escondía todo un código comunicativo. Nicole se dejó llevar por todo tipo de imágenes. Pudo sentir el miedo de una mujer que corre de noche por Central Park y teme ser asaltada, podía notar el sudor de sus articulaciones y sus miradas furtivas hacia atrás, podía percibir un olor a varios tipos de sangres mezcladas, frases en un idioma europeo que no conocía, un despacho que parecía utilizado por una doctora en el que se acumulaban palabras de angustia y gritos de terror, un hombre canturreando una especie de canción infantil mientras conducía un coche.

- ¡Nicole!

La voz de Sowiek se manifiesta con violencia en los pensamientos de Nicole, que abre los ojos pero no ve la realidad a través de ellos, sino un espacio onírico en el que se dibuja el rostro de su compañera de Clan. Tadd empieza a asustarse comprobando que su compañera la ve, pero no la está mirando realmente.

- Emily ha sido detenida y no hemos vuelto a saber de ella -la voz de Sowiek le llega a Nicole como un eco reverberante- Estás sola, ten cuidado.

OFF: Tirada de Enardecimiento de cada uno, por favor.

He preferido solventar así todo lo que hemos venido hablando, si algún detalle se me ha pasado por alto no dudéis en decírmelo.
Imagen

Tadd (Dava)
Detective Privado

Re: "Countdown" 2

#2

Mensaje por Dava » 28 Feb 2024, 18:45


Golpee el móvil un par de veces en un vano intento de ver la imagen adjunta, lo cual fue imposible. Sabiendo de quién venía podía intuir que sería algún tipo de prueba de vida, pero mi teléfono no podía abrir ese tipo de archivos. Cosas de la tecnología del siglo pasado. Estuve a punto de lanzarlo contra el suelo para lidiar con la frustración que sentía en ese momento, pero sabía que solo me llevaría a una tienda de objeto vintage en busca de un sustituto y no sería barato.

—MIKI… si queda algo de ti cuando llegue te lo pienso arrancar de cuajo, gilipollas.

La cosa no mejoró en cuanto Antoni me dio entender que estaba más que atado de pies y manos con tanta vigilancia. ¡La hostia puta! ¿Acaso no me podía salir nada bien? Se planteó darse una vuelta para ver si con suerte se topaba con algún pobre infeliz que viniera de sobrado y desfogarse a golpes con él… incluso dar un trago. La notaba susurrándole tras la oreja como un lobo seductor que te incita al mal enfocándose en lo bien que te lo vas a pasar. Por suerte, tras soltarle un par de puñetazos a la pared, consigo volver a tenerlo bajo control antes de entrar de nuevo.

Antes de abrir la puerta, pienso las cosas en frío: En el peor de las cosas la SI la tiene fichada a ella, y en el mejor de los casos, solo habrán fichado mi vehículo. Lo prioritario es borrar el rastro, lo que para empezar significaba deshacerse del coche y de las pruebas que pudieran sacar de él y luego…

—Y he aquí el gran dilema, princesa…

Entro en el refugio y atranco la puerta de nuevo. Ahí está Nicole, aun en sopor. Por un breve instante me planteo en lo fácil que me sería incapacitarla de manera permanente y dejarla a su suerte para atraer los ojos indiscreto en dirección opuesta a la mía. No era mal plan, si no teníamos en cuenta de que posiblemente era una víctima, otro inocente más que se había topado con la peor de las suertes en el peor de los escenarios. En ese momento la veo moverse levemente, como si estuviera colocada, incluso abre los ojos, lo que hace que se me caiga la madera que había cogido de manera inconsciente al suelo.

—Nicole… Tengo malas noticias

Espero que me conteste mientras saco un plano del metro de mi mochila y consulto una manera de entrar en Manhattan por los subterráneos… Aunque eso significase ser plenamente visible por el radar de la Camarilla. Con suerte estaría demasiado liados para prestarnos atención.

Nicole Peralta (Nyxe)
Trabajadora Social

Re: "Countdown" 2

#3

Mensaje por Nyxe » 29 Feb 2024, 17:20

No podía decirse realmente que dormíamos. Mas bien era como si la realidad se apagase en cuanto amanecía, y el anochecer nos la volcase de nuevo encima como una jarra de agua fría.

Junto con todo el miedo, tristeza, y ansiedad de la noche anterior.

Por suerte, el único latido que me despertó también me trajo los ecos del colocón que me dio la sangre de aquella chica. La realidad acababa de aparecer, pero no importaba. Las voces y recuerdos de mis hermanos de clan eran más reales que el refugio de Tindalos. Y me permito escucharlos.

Anna me había enseñado a darle sentido, pero en el fondo, esto se me daba mejor que a ella. Lo que más fuerza le daba a una voz en tus pensamientos eran las emociones intensas, y era algo que ella comprendía bien en la teoría, pero no se le daba bien poner en práctica. En Chicago conocía bien los caminos para llegar a todo el mundo. El color de sus voces, de qué pensamientos tirar... más de una vez había hecho de mensajera sin tener que abandonar mi refugio. Sin embargo desde la Muerte Final de Anna, las mentes de los demás se habían convertido en un caos.

¿O era la mía?

No tenía claro si era porque al haber perdido la conexion con Anna, el paso intermedio a través de la sangre había desaparecido y ahora estaba más cerca del resto de mi clan. Quizá su mente me ayudaba a filtrar los pensamientos que me llegaban de los demás. O quizá, simplemente, estaba en una ciudad nueva y me llegaban las voces de otra gente. En cualquier caso, tenía que aprender a darles sentido de nuevo. Rconstruir mi palacio mental y darle una habitación a cada uno de mis hermanos, como Anna me había enseñado. Pero antes tenía que encontrarlos.

El olor de la sangre mezclada me hace detenerme. Sabía que Sowiek traficaba con sangre, pero me doy cuenta de que no es ella, así que me aparto. Me encuentro con la puerta de la consulta, y aunque una parte de mi me dice que no me vendría mal pedir hora, ahora no es el momento. Salgo a la calle, y sin recordar en qué momento me recoge, estoy dentro de un coche. Le pregunto al conductor si sabe donde esta la embajada de Polonia, y antes de que me responda me ha dejado en el lugar donde se escuchan las voces en otro idioma.

Encontrarme con Sowiek me hace dar un respingo. No sé por qué, si yo tambien la estaba buscando. Pero la alegría de poder hablar con ella me dura tan poco como ella tarda en decirme que han detenido a Emily.

La noticia me golpea como un mazazo. No se si es mas fuerte el miedo a quedarme desprotegida contra la Segunda Inquisicion o la ira contra aquella idiota que se había dejado atrapar después de la que me había liado.

-¿Sigue en pie nuestro trato?
-Pregunto, moviendo los labios sin llegar a emitir un sonido en el almacén. -¿Los contactos del W por el permiso de residencia?

Cuando termino de hablar con ella su cara se transforma en otro rostro. Tindalos. Mirandome directamente. Me doy cuenta de que en algún momento he abierto los ojos y me he incorporado. Intento malamente poner cara de poker. Si estaba intentando que Tindalos no se pensara que estaba loca, no lo estaba consiguiendo.

-¿Mas todavía?
-le pregunto tras suspirar con expresion devastada.

No se me ocurría ningún camino que tomar que no fuera suicida, o al menos, mínimamente realista. Podía buscar a Emily, pero aunque la encontrase, no creía que fuese capaz de rescatarla. Me podía imaginar buscando al director del W y obligándole a tragar mi sangre mientras dormía, pero no si tanta gente tenía interés en ese hotel, era fácil que ya estuviera en el bolsillo de alguien. Podría intentar encontrar otra manera de conseguir el permiso de residencia, pero sólo me quedaban seis días.

Igual lo que tenía que hacer era salir corriendo y no parar hasta llegar a Santa Cruz, o al menos hasta Buenos Aires. Quizá así conseguía perder a la Inquisición. Quizá también encontraba la Muerte Final todavía antes.

-Oye Tindalos, ¿te puedo preguntar qué querías hacer en el W?

Avatar de Usuario
Voivoda
Fundador
Fundador
Mensajes: 6927
Registrado: 13 Jul 2019, 17:50
Ubicación: Madrid
Mensajes miarroba: 27.018
Antigüedad: 7 de Agosto de 2004
Contactar:

Re: "Countdown" 2

#4

Mensaje por Voivoda » 04 Mar 2024, 20:25

mapa.jpg
Tadd deja la pregunta de Nicole en el aire durante unos segundos. Su mente aún es un torbellino de pensamientos y el hecho de que estén desmontando a su Sire pieza a pieza le genera una profunda tormenta interior en la que se acumulan la rabia, la emoción y cierto placer. Se concentra en el mapa que tiene delante, mezcla entre una selva de rascacielos y un código por descifrar. En cierto modo sentía fascinación por esos cruces de líneas, nombres y colores. Por encima fluía el bullicio de la ciudad más viva del planeta... la que albergaba incontables seres ya muertos. Deseaba ser una más de ese enjambre.

Plantarse en el centro de Manhattan usando el Metro era una vía extraordinariamente sencilla, apenas les llevaría un rato desde la ubicación en la que estáis. Hacerlo sin llevar dos flechas señalando de modo invisible vuestras cabezas era probablemente más complicado. Nosferatu, miembros de la Camarilla, proscritos, quizá la Segunda Inquisición y si las leyendas eran ciertas hasta cocodrilos. La parada de la 49 es la manera directa de llegar al W de Times Square.
Probablemente era una de las estaciones con más afluencia del mundo.

En Union Square y en Hoboken había otros hoteles W... aunque Yahaira había apuntado al que estaba directamente en el ojo del huracán.

Nicole regresó a su estado natural, intentando no mostrar ninguna pista de los detalles del trance por el que acababa de pasar. Sowiek le había transmitido de un modo instintivo que seguía teniendo una oportunidad, pero podía sentir la ansiedad a través de la voz de la polaca por la Red del Clan. Un inmenso reloj de arena parecía haberse girado al tiempo que la policía poco a poco iba teniendo más presencia sobre Manhattan. Nicole no podía evitar pensar que estaba un paso más cerca de terminar como Anna.

OFF: Ansia a 2 ambos
Imagen

Tadd (Dava)
Detective Privado

Re: "Countdown" 2

#5

Mensaje por Dava » 06 Mar 2024, 09:55

Imagen
Sonrío de medio lado mientras asiento con la cabeza levemente en un “tic” nervioso heredado de los días en que aún veía el sol. En el poco tiempo que llevaba viviendo bajo el amparo de la noche y el neón lo único que había aprendido de MIKI era a desconfiar de todo el mundo. Todos tenían sus motivos y nadie enseñaba todas sus cartas. Nadie dudaba en pisarte el cuello o endiñarte toda su mierda si con eso podían salvar el culo. Pero al fin y al cabo me dedicaba a investigar a la gente, y para ello aprendí a calarla hace mucho. Los cainitas no éramos tan distintos. Solo jugábamos en otra liga a la hora de guardarnos rencor y putearnos.

-Si quieres que pongamos las cartas sobre la mesa, Thelma, las vamos a poner TODAS…

Mire a Nicole a los ojos sin alzar la cabeza. Intento evaluar sus reacciones instintivas a mis palabras, antes de que ni tan siquiera pueda hablar. Es en esas preciadas décimas de segundo cuando puedes averiguar de qué palo va la gente contigo. Aunque en su caso, había tenido oportunidades de dejarme tirada con el agua al cuello, pero no lo hizo. Pudo abandonarme a mi suerte en el control policial y, en contra de todo pronóstico, apaño la situación salvándonos el culo a las dos.

—Empiezo yo como muestra de buena voluntad, ¿te parece? Estoy relacionada en contra de mi voluntad con El Ministerio. Me tienen bien pillada por los ovarios…

Levanto el rostro sin apartarle la mirada mientras marco las estaciones en el mapa con un rotulador. Vuelvo a plegarlo y se lo entrego al pasar justo a su lado poniéndoselo en el pecho mientras busco ropa nueva y me aseguro que no va a quedar nada incriminatorio en este refugio cuando salga. Tenia que quemar todo mi rastro o estaríamos jodidas, y, de paso, reabastecerme para la misión que se avecinaba.

—Tú decides si quieres saber más, yo no soy de esas que hace que su mierda les salpique a otras, sobre todo cuando ya están bastante jodidas —sonrío mientras hago memoria de donde está el Coffe shop más cercano—. En el mapa tienes las rutas mas seguras siempre y cuando no nos encontremos con ninguno de nuestros hermanos con ganas de camorra. ¡Ah!, se me olvidaba. Olvídate de que podamos tapar el tema de la cámara. Mi contacto tiene las manos atadas con la puta cumbre de la ONU.

Espero pacientemente su respuesta sin parar de prepararnos para lo que se nos avecinaba. Antes de quitarle la batería al móvil, le envió un ultimo mensaje a Antoni, dándole la dirección en la que voy a abandonar el coche, sin matriculas, para que lo haga desaparecer como solo él sabe.

Nicole Peralta (Nyxe)
Trabajadora Social

Re: "Countdown" 2

#6

Mensaje por Nyxe » 08 Mar 2024, 21:04

Le devuelvo la mirada a Tindalos. Había tenido que aprender a desconfiar desde antes de mi Abrazo, tan pronto como empecé a trabajar con adictos y gente metida en bandas. Me solía hacer gracia pensar que los Vástagos eramos eso, una enorme mafia. Eramos a la vez traficantes y adictos, criminales y discriminados. Teníamos nuestra propia jerga, reglas y castigos, y también nuestras propias guerras encubiertas. Me habían advertido al empezar de que era más facil de lo que parecía acabar atrapada en ese mundo sin darte cuenta, aunque nadie me había advertido de que habría vampiros de por medio.

Claro que la broma perdía la gracia en el momento en el que te pillaban y la policía iba detrás de ti. De nuevo, no se me escapa la ironía.

No iba a poder escapar yo sola. Así que no me puedo permitir desconfiar de todo el mundo. Y creía que de Tindalos me podía fiar. Sus gestos eran honestos, y se notaba que era una persona directa y con poca paciencia. No le veía intentando un engaño prolongado. Además me había dado refugio, si quisiera hacerme daño hubiera tenido un montón de oportunidades de hacerlo.

-Está bien, me parece justo
-le digo con un ligero encogimiento de hombros, y antes de hablar tomo una larga bocanada de aire. -La Segunda Inquisicion me tiene fichada y me han seguido hasta aquí desde Chicago. La Camarilla se ha enterado y me han dado una semana para que me vaya, pero no tengo otro lugar al que ir y si me han seguido hasta aquí, me seguirán hasta cualquier parte. La unica persona que esta dispuesta a ayudarme a que me quede quiere los contactos del W que tenía la chica a la que que intentaba advertir cuando nos encontramos, pero la han detenido y no sé si está "viva" o muerta. Así que no sé si intentar encontrarla, si ir al W y convertir a alguien en ghoul, o si salir corriendo y rezar porque si llego lo bastante lejos la Inquisición deje de perseguirme.

Se lo suelto todo de seguido, casi sin pararme a respirar tomar aire. Estoy cansada y desesperada, y se nota en mi voz. Era consciente de que no se lo había contado absolutamente todo (no había mencionado a Ruth ni el nombre de Sowiek), pero eso contaba como personal, y no era algo que pudiese afectarle.

-Yo también entendería que no te quisieras implicar -le digo, volviendo a mirarle a los ojos-. Pero a estas alturas... el Ministerio no me preocupa más que unos estafadores piramidales.

-"Pun not intended"


Realmente no sabía demasiado sobre el Ministerio. Había oido hablar de los Seguidores de Set, pero no tenía claro si eran un clan o una secta. Aunque por lo que había escuchado, parecían mas bien lo segundo. Anna me había advertido de que era mejor evitarles y desconfiar de ellos, y me debatía entre evitar dejarme llevar por prejuicios, y considerar que si hasta los Vástagos les llamaban serpientes era por un motivo. En cualquier caso, les veía como otra de tantas redes y cárteles. No creía que tuviese que preocuparme mientras no me implicara ni me cruzase en su camino.

Lo que sí me preocupaba era lo de la cámara, y que Tindalos me dijera que no podía hacer nada. Cierro los ojos para tratar de encajarlo. Realmente no... no sabía lo que implicaba. A mí ya me buscaban. Si acaso, sería un problema para otros Vástagos. Pero eso podía conseguir que ni siquiera me dejaran quedarme aunque Sowiek intercediera por mí.

En cualquier caso, ahora mismo no puedo hacer nada. Soy consciente de que el tiempo (o la estadística) corre en mi contra, y no tengo a nadie a quien acudir ni nada que intercambiar. Por lo tanto, intento centrarme en el mapa de metro que me ha dado Tindalos. Eso sí era un problema que podíamos solucionar.

-Si salimos ahora, creo que habrá la suficiente gente como para no llamar la atención. O si no...
-empiezo a decir, pero me doy cuenta de que no tengo otro plan. Podría ocultarme yo, pero no a él-... si no nada. -Miro a Tindalos encogiendome de hombros. -Ir con los ojos abiertos y la cabeza baja.

Tadd (Dava)
Detective Privado

Re: "Countdown" 2

#7

Mensaje por Dava » 14 Mar 2024, 10:24

Por su manera de hablar, de comportarse y expresarse no parece estar mintiendo, sin embargo, lo suelta todo de carrerilla sin parar. Parece ser una persona absoluta para la que la escala de grises le es ajena. No es problema, si se siente cómoda de este modo, así lo haremos. Le dedico mi mejor sonrisa y procedo a terminar de narrarla mi condición mientras acabo de cambiar mi indumentaria por otra más acorde al tipo de gente que irá en el metro un día como hoy a estas horas.

—En mi caso, el problema reside en que ese nido de serpientes tiene prisionero a mi sire como rehén y a cambio quieren que averigüe sobre los trapicheos de sangre en el W—sonrío riendo mi propia broma—. Si por mí fuera dejaría que le arrancasen los colmillos, clavaran una estaca en el pecho a ese carbón y abandonaran para que viera amanecer —la incomodidad se asienta en mi faz muerta—, pero ese hijo de puta me tiene más pillada que el Ministerio. Vale que a cada noche que pase, el yugo que ejerce sobre mí es más débil…

Miro a Nicolle a los ojos con cierto miedo y pena antes de continuar mi relato. El solo pensar lo que podría pasar si las cosas se torcieran es algo que no me deja indiferente. Si aún estuviera viva me hubiera derrumbado en ese mismo momento. No se merecía que le guardase el secreto cuando podría ponerla en un riesgo tan grave.

—… Mira, Thelma, sin florituras —carraspeo para asegurarme que presta atención mientras la tomo las manos—: Si nos cruzamos con mi Sire en algún momento, pase lo que pase, ocurra lo que ocurra, diga lo que diga y haga lo que haga… Nunca te fíes de mí —aprieto ligeramente sus manos— ¿vale? Acuérdate. Si mi sire está presente no soy de fiar. En absoluto. No de momento. No podría soportar la carga que significaría fallarte de ese modo.

Doy un paso atrás y le dedico una mirada que poco tiene que envidiar a la de unas guerreras que van a realizar una carga suicida contra un enemigo que les supera en número. Reviso la mochila una vez más asegurándome de que tengo todo lo necesario: Arma, munición, documentación, móvil, batería y demás útiles del oficio. La miro de nuevo intentando ser algo más conciliadora que antes. Escuchando sus recomendaciones sobre salir ahora y aprovechar el gentío.

—No puedo estar más de acuerdo. Si quieres cambiarte de ropa para ponérselo algo más difícil a la SI, sírvete tú misma, aunque no hay demasiado donde elegir. Soy de gustos sencillos —hago una mueca intentando traer una sonrisa a nuestras noches eternas—. ¿Cuál crees que puede ser la mejor ruta?

Espero que termine y la invito a poner rumbo a nuestro destino. El tiempo es oro.

Nicole Peralta (Nyxe)
Trabajadora Social

Re: "Countdown" 2

#8

Mensaje por Nyxe » 15 Mar 2024, 16:23

Casi doy un respingo cuando Tindalos me agarra las manos. Me parecía un gesto demasiado cercano y sabía que yo no era tan encantadora como para enamorar a alguien tan rápido. Al principio estaba entendiendo que su sire también podía chantajearle, pero sus gestos no encajaban con sus palabras. Tardo un par de segundos en entender lo que le ocurre.

-Has bebido su sangre, ¿no?

Estaba intentando agarrarse a alguien. Tenía un vínculo emocional muy fuerte y se daba cuenta de que no iba a poder deshacerse de el por sí solo. Había visto esa reaccion en algunos drogadictos, pero en realidad... era más común en víctimas de maltrato. Un Vinculo de Sangre producía la misma relación tóxica y dependiente.

Le sujeto las manos y le miro a los ojos al tiempo que asiento.

-No te preocupes. Sé por lo que estas pasando. Aunque suene a tópico, hay salida, ¿vale? Y te puedo ayudar.

Como mínimo le debía eso.

Bajo la vista al mapa y repaso las líneas. Había un par de ellas que podíamos coger, pero no tenía ni idea de cual podía ser "la mejor". De hecho, igual era hasta contraproducente plantearselo.

-Si vamos a actuar con normalidad vamos a pensar como mortales -le propongo-. Bajamos y cogemos la línea que antes pase de las que nos dejen cerca.

A veces la solución más dificil de ver es la más evidente. Sin leer auras -que no era tan fácil- imaginaba que quien estuviera vigilando para encontrar Vástagos buscaría a gente que actuase raro. Que mirase hacia los lados, que estuviese más pendiente de las presas que de los trenes... o que pareciera dar un rodeo. así que lo mejor sería tomarse el viaje en metro como un simple viaje en metro. Además, algo que la mayoría de Malkavian sabíamos era que la aleatoriedad es una táctica poderosa. Es imposible de anticipar y deja a tus enemigos perseguidores confundidos, tratando de averiguar si tus planes son realmente más complejos de lo que creían.

Me levanto y echo un vistazo a su armario. Yo tambien consideraba que vestia de forma "normalita", pero mi ropa era más claramente de la seccion de chicas. No creía que fuese a influir mucho, pero le robo una sudadera con capucha para tener más pinta de pareja de bolleras.

-Yo estoy lista.

Avatar de Usuario
Voivoda
Fundador
Fundador
Mensajes: 6927
Registrado: 13 Jul 2019, 17:50
Ubicación: Madrid
Mensajes miarroba: 27.018
Antigüedad: 7 de Agosto de 2004
Contactar:

Re: "Countdown" 2

#9

Mensaje por Voivoda » 16 Mar 2024, 21:26

metro.jpg
A veces la rutina más cotidiana es la que podía generar una mayor inquietud. Sobre todo cuando dejas de ser una simple mortal y te convertías en un ser sobrenatural que se alimentaba de sangre y que en cualquier momento podía estar en el punto de mira de varios tipos de enemigos potenciales. Ninguna de las dos está cómoda en el Metro.

Y realmente no pasa nada fuera de lo común. Oleadas de personas que se dirigen hacia el centro de Manhattan, hacia el mismo epicentro del mundo. Jóvenes con ganas de fiesta, ejecutivos que aún tienen que seguir trabajando por la noche, turistas de todas las razas y nacionalidades, personas que simplemente viajaban por las entrañas de la ciudad porque no tenían realmente adónde dirigirse. La imagen repetida día tras día en la Gran Manzana.

Para vosotras son vitalidad desbordante que tienta a vuestras Bestias, cámaras de vigilancia por todas partes, agentes de seguridad que os miran de reojo, carteles y graffitis que quizá eran mensajes de otros no-muertos que se movieran por ese inmenso territorio subterráneo. Casi no habláis, como si temierais que abrir la boca pudiera dar pistas a quienes os rodean sobre vuestra verdadera naturaleza.

Paranoia y deseos de salir de allí cuanto antes.

news2.jpg
Una pantalla en el interior del vagón va pasando un carrusel de noticias de la ciudad de Nueva York. Un primer vistazo os vale para comprobar el tremendo despliegue policial que se está instalando en la ciudad por la cumbre de la OTAN. También hay alguna noticia sobre incidentes en el Bronx. Un incendio en el motor de un avión antes de despegar del JFK que dejó a doscientos pasajeros asiáticos aterrorizados.

Pero hay dos noticias que os hacen removeros por dentro. La una nota que algo raro le ha pasado por la cabeza a la otra, pero aún no os dais más explicaciones. Primero Tadd comprueba que Nicole se queda mirando fijamente, de hecho la Brujah se tensa al comprobar que no parpadea con normalidad, una información que se titula Un fondo de inversión catarí interesado en desarrollar un nuevo plan urbanístico en Brooklyn. En sí la noticia no tiene nada que pueda parecer relevante para vosotras, pero en la pieza van pasando distintas personas que viven en barrios de ese distrito. En la pantalla, que no tiene sonido, se subtitulan sus declaraciones. Nicole puede ver perfectamente a Ruth, quien muestra su temor a que la llegada de ese dinero catarí obligue a cerrar y a derruir colegios, polideportivos y parques infantiles del vecindario.

En la siguiente pieza, cerca ya de vuestra estación de destino, es Nicole quien observa de reojo cómo Tadd se queda mirando la pantalla. Es un reportaje sobre el incremento de la violencia en el Bronx. Es el mismo barrio en el que están limpiando las encías del Sire de la Brujah. Lo que en cambio le llama la atención es que uno de los entrevistados es el Dr. Akiva. Un latigazo recorre las vísceras de Tadd al recordar esa primera noche. Al recordar cómo se incorporó y los ojos de terror del forense. Parece que ha perdido peso. Seguramente duerme mal. En el reportaje relata cómo ha visto auténticas barbaridades en las heridas que los pandilleros están dejando en las víctimas del barrio. Tadd comprende que la violencia y Yahaira no sólo rodean a su Sire, sino también a aquel médico al que deseaba que no le pasara nada.

hotelW.jpg
Si la sensación en el Metro era claustrofóbica, y además ambas salís al exterior con vuestros pensamientos rumiando lo que acabáis de ver, no es menos la sensación opresiva que tenéis al salir al corazón de Manhattan. Además del espectáculo de los rascacielos, las luces brillantes, los coches, los centenares de personas... notáis algo más.

La resonancia que deja el poder.

Es probable que Nueva York sea una ciudad dividida en la que ya no hay un Principado fuerte, una jungla en la que se alzan en la noche decenas de pequeños gobernantes nocturnos. Es probable que sea más fácil pasar desapercibido ante la ausencia de un sistema centralizado de persecución por parte de la Camarilla.

Pero el centro de Manhattan sigue siendo el corazón de la bestia.

Casi se nota en el aire. Ambas os sentís pequeñas, como si un inmenso Gran Hermano estuviera presente. Hellene Panhard aún tenía la capacidad de impregnar con su presencia avenidas enteras de la ciudad más importante del mundo. No hacen falta disimuladas marcas para notar que estáis en un Territorio ajeno, con mayúsculas.

Os dirigís a las cercanías del Hotel W intentando pasar desapercibidas, casi deseando ser invisibles. Os detenéis a una cierta distancia, observando la fila de taxis en la puerta y las letras rojas del letrero.

Teméis haber dejado algún tipo de rastro.
Imagen

Nicole Peralta (Nyxe)
Trabajadora Social

Re: "Countdown" 2

#10

Mensaje por Nyxe » 18 Mar 2024, 16:22

Lo peor para aparentar normalidad es pensar que tienes que aparentar normalidad. Así que intento recordar la época en la que más iba en metro, cuando estaba estudiando. Solía quedarme mirando el móvil, y de hecho hago un gesto para cogerlo, pero me doy cuenta de que mi bolsillo está vacío.

¿En qué solía pensar cuando se me quedaba sin batería? Muchas veces en exámenes o trabajos, o tambien en la lista de la compra. Madre mía, ¿hacía cuanto que no iba al supermercado? Fue en Chicago, sin duda. No había ido muchas veces después de mi Abrazo, pero alguna vez necesitaba algo. ¿Que era lo ultimo que había comprado? ¿Una libreta? ¿Gomas de pelo? No, había sido algo para el centro social. ¿Igual sí había sido comida?

Ver a Ruth en las noticias interrumpe el hilo de mis pensamientos. Aunque me estaban ayudando a tranquilizarme, no estaba completamente distraida. Me doy cuenta de que tengo que llamarla en cuanto tenga una oportunidad. La última vez que hablé con ella acaba de llegar y estaba más centrada en mi situación que en la suya, pero esto claramente tenía que estar preocupándola. Aunque una parte de mí piensa que si se tiene que marchar... igual podríamos irnos juntas.

Salir al exterior no resulta tranquilizador. Ya me había parado la policía una vez y podían volver a hacerlo. Pero al menos ya habíamos pasado uno de los peligros.

-¿Que plan tienes?
-le pregunto atreviéndome a hablar por primera vez desde que entramos en la boca de metro-. Puedo darme una vuelta sin que me vean y decirte si huelo algo o veo a algún Vástago.

Confiaba en encontrar alguna pista de ese modo, porque no tenia ni idea de cómo investigar si no una trama de contrabando. Ni siquiera se me ocurría una película que me diese ideas, nunca fui muy fan de las historias policiacas.

Editor completo

Volver a “Coterie Nicole y Tadd”